Cura totalitario

Por: | 23 de abril de 2007

El obispo Cañizares, vicepresidente de la Conferencia Episcopal, acaba de decir que la asignatura de Ciudadanía que promueven las autoridades educativas españolas reflejan el totalitarismo del Gobierno. Ni Cañizares ni sus colegas de la cúpula eclesiástica, ni la Iglesia católica en general, han condenado aun el totalitarismo que apoyaron. Pero ven totalitarismo allí donde les apetece.

José Luis Sampedro me decía el otro día, en una entrevista que le hice con motivo de sus noventa años, que una de las tareas pendientes de la democracia es la de poner a la Iglesia en su sitio. Montada sobre el chantaje moral que proviene de su influencia, sigue usando ese poder para retrasar la marcha de la sociedad española hacia una educación laica y hacia un futuro más progresista y más libre de lo que la ató en el pasado.

Cañizares y su compañía eclesiástica animan y apoyan el insulto y la descalificación de sus periodistas más vociferantes, que lastran las ondas con una actitud que sí se parece a la que se produce en el nacimiento de viejos totalitarismos, los que tachaban e insultaban a aquellos que ni pensaban ni se expresaban, por fortuna, como ellos.

En un día como este en que se celebran los libros, celebremos la duda, y celebremos la libertad de desear una sociedad laica en la que lo que hoy dice Cañizares sea una amarillenta hoja del pasado.

Hay 35 Comentarios

Para Daniel: como Azaña ya dijo, España ha dejado de ser católica. Y al decir España me refiero al Estado, que debe derogar el concordato para tratar a la Iglesia Católica sin privilegios. También me refiero a los ciudadanos. Vivo en Lavapiés: al menos esta parte de España ha dejado de ser católica. Por cierto yo soy ciudadano español, no soy católico, tampoco lo son ni mis padres ni mi mujer. Yo soy agnóstico, ateo en la práctica. Mi mujer budista. Los dos españoles. Ya va siendo hora de que la Iglesia católico ocupe su lugar con el resto de confesiones y no tenga ni financiación pública ni tratos de favor. La libertad de cultos verdadera es la hay en una sociedad laica, donde sus institucione se rigen por la neutralidad ideológica y la ley que la garantiza para que todos seamos verdaderamente iguale ante la ley.

Por último: me parece sintomático encontrar un mayor nivel de tolerancia con las ideas de los otros entre los católicos con los que hablo, inclusive los más radicalmente conservadores (Estilo opus o similares) que entre la gente de izquierda y de progreso (Entre los que me sitúo). ¿No sería un momento idílico el actual para realizar una verdadera separación Iglesia-Laicidad, pero en nuestra propia configuración de la realidad social y política

Anticlericalismo refiere a planteamientos surgidos en el XIX donde existía en España una sociedad estamental y donde pudiera justificarse una corriente ideológico-política que contrarrestase el poder real de tales estamentos de Poder. Mucho me temo que, un mínimo análisis estadístico ´(úsese la ciencia social, por favor) nos llevaría a concluir que el anticlericalismo político no tendría fundamento alguno, salvo por algún "rebote" vivencial (ex-seminarista, antiguo alumno colegio de curas, o similar)

Vera Sr.Cruz,en nuestra pais,actualmente se da un sinfin de paradojas,que el profesor Sampedro,si no estuviera en los 90 años,quizas podria explicarnos a todos.

La gran paradoja de nuestra España,es con un desarrollo economico "a toda pastilla",nos estamos subiendo,en lo tecnologico como en el vivir diario,a lo "ultimo de lo ultimo".Un ejemplo,en lo coches,plagadas estan las calles de los modelos de Mercedes que ni "se ven en Stugart" y de BMW que ni "se ven en Munich",ciudades donde se fabrica y donde sus altos ejecutivos llevan los ultimos modelos.

Este efecto "lo ultimo de lo ultimo"tambien es visible en las ofertas de baños,duchas,vitroceramicas,muebles de cocina y un sin fin de "utilidades" como dirian los pijos.

Entonces a un desarrollo tecnologico en las clases pudientes,en el sentido de que puede pues tienen ingresos para ello,no se corresponde una evolucion en lo religioso,nacional catolicismo,tanto en las clases "pudientes de siempre",como en las clases medias y en las bajas.

Para mi Sr.Cruz el "verdadero problema" del catolicismo hispano,reside en la cabeza de mi paisano Rouco,que aunque formado en Alemania,se ha quedado con lo que dice un opinante "la formacion del espiritu nacional",cuando en su escuela de Mondoñedo nos hacian cantar el cara al sol y de Isabel y Fernando el espiritu imperial.

Como es posible que Rouco y Cañizares,sean "tan hipocritas y cinicos",como para predicar una cosa y mantener y pagar,con los dineros de algunos contribuyentes a un personaje como Jimenezlosantos que cada dia,dice y dice y sigue diciendo blasfemias de la vida real.

Ah....ademas,este Jimenezlosantos,se dice,y tiene a gala decir, que el es muy ateo y a pesar de ello,le siguen manteniendo en la Cope.

Que espera Vd. Sr.Cruz de personajes,como Rouco y Cañizares.La unica posibilidad es que Ratzinger y sus nuevos intelectuales,les pongan las pilas,sino a espera ....

No estoy de acuerdo con el planteamiento del autor. Demonizar a la Iglesia no es la solución para integrar su innegable papel positivo en una sociedad que, por lo demás, es eminentemente católica, al menos desde un punto de vista cultural.

Respecto a la dichos asignatura me recuerda, de forma sospechosa, a una denominada "Formación del espíritu nacional". Por supuesto recibiré comentarios furibundos en sentido contrario, pero me limito a expresar el sentimiento que me provoca.

Tal como dice el Sr. Sanpedro, España no se consolidará como una democracia madura en tanto no consiga separar a la iglesia católica (o cualquier otra que interfiera, como ella, en los asuntos civiles) del quehacer y las atribuciones de los poderes del estado. Quienes llaman a ese deseo anticlericalismo, o se equivocan o se manifiestan de mala fe. Lo que realmente acaba produciendo un sentimiento anticlerical es la postura de la jerarquía católica, aferrada sus privilegios, fomentada por la blandenguería del poder legítimo, que no se los arrebata de una vez, y jaleada por la postura intransigente, victimista y cargada de resentimiento de la parroquia que apoya al clero conservador. Los que deseamos que el actual estado de cosas acabe de una puñetera vez, no estamos por la desaparición de iglesia alguna: simplemente abogamos porque su actividad se limite al ámbito de sus fieles, porque sea mantenida por ellos y porque se acabe con los privilegios de que hoy disfruta, prohibidos expresamente por nuestra constitución. De la misma manera que yo no ando por ahí amenazando a quien no piensa como yo ni pidiéndole que me mantenga, tampoco estoy dispuesto a que me amenacen los que se creen que, por ser hijos de dios, miembros del pueblo elegido y otras lindezas similares, se creen que tengo la obligación de pagar sus facturas y seguir sus dictados.

Me pasa que cuando leo en las noticias un comentario de uno de estos grandes dogmatizadores, no me preocupan demasiado. Me aterrorizo, sin embargo, pensando en las miríadas de personas que se tragan la pastilla dogmática sin leer el prospecto.

Es de lo que más dudo. A los que dudaron, en el pasado, los quemaron. Ahora todo es más llevadero.

Si celebras la duda, ¿podrías dudar incluso de tus propios prejuicios anticlericales?

Aun es peor, Rajo dijo la otra noche (y no se porqué nadie lo ha comentado) que lo importante (en la escuela) era el inglés y no la educación para la convivencia...

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00d83454eea069e2

Listed below are links to weblogs that reference Cura totalitario:

Mira que te lo tengo dicho

Sobre el blog

¿Qué podemos esperar de la cultura? ¿Y qué de quienes la hacen? Los hechos y los protagonistas. La intimidad de los creadores y la plaza en la que se encuentran.

Sobre el autor

Juan Cruz

es periodista y escritor. Su blog Mira que te lo tengo dicho ha estado colgado desde 2006 en elpais.com y aparece ahora en la web de cultura de El País. En cultura ha desarrollado gran parte de su trabajo en El País. Sobre esa experiencia escribió un libro, Una memoria de El País y sobre su trabajo como editor publicó Egos revueltos, una memoria personal de la vida literaria, que fue Premio Comillas de Memorias de la editorial Tusquets. Otros libros suyos son Ojalá octubre y La foto de los suecos. Sobre periodismo escribió Periodismo. ¿vale la pena vivir para este oficio?. Sus últimos libros son Viaje al corazón del fútbol, sobre el Barça de Pep Guardiola, y Contra el insulto, sobre la costumbre de insultar que domina hoy en el periodismo y en muchos sectores de la vida pública española. Nació en Tenerife en 1948.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal