Lentitud

Por: | 11 de abril de 2007

Muchas veces he regalado el libro "Del buen uso de la lentitud", del francés Pierre Sansot, editado por Tusquets, y ahora me lo he encontrado yo mismo en la estantería, y lo he abierto por la primera página, la de las dedicatorias o la de las frases. E incluye una frase de Pascal que les regalo en esta mañana que en Tenerife, en el sur, amaneció luminosa, el mar quieto, la brisa en su sitio, el cielo como un regalo nítido del sol; un momento que requiere de nosotros lentitud, o por lo menos capacidad para saborear el tiempo como si fuera la eternidad. Platón decía que cuando la eternidad se mueve la llamamos tiempo. A veces el tiempo, incluso el que se mueve, se parece a la eternidad, pero esta es otra historia.

He aquí la frase de Pascal con la que se abre el libro sobre la lentitud: "Toda la infelicidad de los hombres proviene de una sola cosa: no saber estar inactivos dentro de una habitación".

Acaso quieren glosarla. Si tienen tiempo.

Hay 16 Comentarios

Quizás sea porque la lentitud nos obliga a escuchar nuestros pasos, a hablar con nosotros mismos o a disfrutar de nuestro propio silencio.
Yo a veces en Madrid la fuerzo, la lentitud, y camino por el centro despacio, casi parado, y dejo que la vida, las personas me adelanten por ambos lados. Y me sienta muy bien.

Hace unos años, me contaron en Santa Cruz, que en Fuerteventura, aún existían poblaciones donde el tiempo se detenía por un rato. A ciertas horas, presumiblemente fijadas por las mareas, los pobladores cerraban las casas y los comercios, los niños dejaban de jugar e ignorando a la calima y a los turistas se iban rumbo al mar, a pescar.

Suscribo el pensamiento de Pascal, pero no creo que toda la fuente de infelicidad provenga de eso ( en realidad, de no practicar la meditación) tambien creo que tiene que ver con un equilibrio mental del que algunos carecemos... el cerebro va por libre y cuando queremos darnos cuenta nos ha metido un gol.

A veces me dejo guiar por algunas personas que dicen............un libro magnifico.......le haré caso , lo compraré y lo leeré.El articulo de el pais me ha traido hasta aqui buscando a pierrre sansot .un saludo

Felicidades por tu blog, Juan, pero mucho más por tus libros y tu lirismo literario.
Un abrazo.

Para el amigo que me pregunta si creo que el blog es periodismo de baja intensidad:
No, no lo creo en absoluto. Esta es para mi la primera experiencia y es cierto que cambia la perspectiva que tenemos los periodistas digamos clásicos; hay un problema de ajuste de lenguajes, supongo, como cuando uno deja de escribir a mano para escribir a máquina. Cuando dije que aquella (la de lo que sucedió con los equipajes) quería ser una pieza de periodismo hip hop tenía la intención de que se me entendiera que era el relato de una experiencia personal, que en periodismo está bastante prohibida. Pero la conté porque afecta a menudo a muchísima gente: que son, somos, clientes opacos

El proximo sabado 14 de abril -¡y que viva la Republica!- el Movimiento Social y Asambleario de Tenerife volverá a manifestarse en Santa Cruz (capital de la isla) contra la corrupción y en pro de la democracia real -la democracia participativa-. Alli estaran, de nuevo, algunos colegas de Juan Cruz -la cultura con el pueblo- para encabezar una marcha que visibilice lo que el binomio politicos-constructores han hecho de nuestro territorio y con nuestra gente.
El Medano, Montaña Roja y, particularmente, el paraje natural de Montaña Pelada, se desvanecen en mi memoria como parte de un tiempo donde aun se me permitia sentirme una misma cosa con la naturaleza. En mi ideario poetico; Montaña Pelada fue la pila donde rebautizarme, renovar mis paganos votos, y conciliarme con las deidades de ese mar que para todo isleño es identidad suficiente, a la vez, que aplastante realidad (¿Deberia agregar algun comentario a "Los pasajeros opacos"?. En definitiva, nada me resultaria mas grato que ver a Juan Cruz y a Fernando Delgado portando alguna pancarta o, en su defecto, escribiendo sobre ello. Con tales abanderados... ¿admitirian entonces en la capital del reino que el Movimiento Social y Asambleario de Tenerife existe?)
Un unico beso en la mejilla (esa es la costumbre en Canarias) e invitarles a todos a esta proxima fiesta de la democracia.

¿Puede explicar lo de periodismo hip hop? ¿Le parece que un blog es periodismo de baja intensidad?

Leí por primera vez esa cita de Pascal en un libro de Paul Auster: "La invención de la soledad" (fantástico, plagado de semillas como esta frase que germinan en alguna circunvolución del cerebro y abren ventanas en el cráneo, esto es, en las miras). Desde entonces, al menos, conozco el porqué de mi infelicidad y busco en los lugares adecuados los instantes precisos (perfectos, brevísimos) de felicidad.

Yo desde que vivo en Fuerteventura (y ademas jubilada) tengo mucho tiempo de´´pensar´´cuando amanece si levanto la cabeza de la almohada,veo el mar,pero valoro mucho el tiempo.......y lo aprovecho al máximo.
Voy a estar un mes fuera,y siento mucho que no voy a internet,pero cuando vuelva,te volveré a leer,gracias Nieves

Suscribo el pensamiento de Pascal, pero no creo que toda la fuente de infelicidad provenga de eso ( en realidad, de no practicar la meditación) tambien creo que tiene que ver con un equilibrio mental del que algunos carecemos... el cerebro va por libre y cuando queremos darnos cuenta nos ha metido un gol.

Puede que Pascal tenga razón pero no entiendo la inactividad estando vivos. Me temo que tampoco la entiendo estando muertos. Otra cosa es la falta de control sobre la actividad.


Incluso hablando de la actividad voluntaria, y no necesariamente controlada, no se me ocurre como se puede estar inactivo dentro de una habitación, el cerebro no para en casi ningún momento y digo casi porque me resulta tan difícil lo absoluto... Algo así como que si hay que atenerse al punto de vista de Pascal la felicidad es imposible y tengo algún motivo para asegurar que no es así. La eternidad es otra cosa


La infelicidad de los hombres provendría más bien, y siguiendo la idea de Pascal, de no saber dirigir la actividad durante la quietud que se transformaría de esa manera en inquietud..


Me ha salido una especie de trabalenguas.

Gracias por el envite y por el título del libro. Cuando tenga tiempo le echaré un vistazo rápido, a lo mejor después de leerlo lo releo despacito.

La lentitud tiene inconvenientes, me quedé en la frase de la felicidad (desde el sendero) donde hay una falsa oposición porque no son incompatibles seguir buscando lo que queremos con disfrutar de lo que tenemos. Es falsa oposición porque aunque se pueda discutir sobre los objetos del deseo y las cosas disfrutables, enfrenta lo que naturalmente no tiene vocación de enfrentamiento: el deseo con la capacidad de disfrutar.
La consecuencia más nefasta de una falsa oposición, es que plantea un conflicto nuevo donde en principio no había ninguna necesidad, (gotita anticrispación).

Hace unos años, me contaron en Santa Cruz, que en Fuerteventura, aún existían poblaciones donde el tiempo se detenía por un rato. A ciertas horas, presumiblemente fijadas por las mareas, los pobladores cerraban las casas y los comercios, los niños dejaban de jugar e ignorando a la calima y a los turistas se iban rumbo al mar, a pescar.


Juan, sale a la ventana de tu casa del Médano, mira hacia el mar, y pregunta por que no han pensado en esa frase de Pascal los que destruirán en breve todo ese paisaje con un puerto industrial, donde ahora mismo solo hay tabaibas y reina la lentitud serena del reloj natural.

El planeta se muere, no hemos sabido estar inactivos en esta gran habitación azul. A raíz de ello nos llega una gran infelicidad.

Como para ser solidarios,tambien uno tiene que dar y no solo recibir;quisiera acompañar la idea de lentitud de Juan Cruz con algo que lei en las pasadas vaciones de pascua y era asi:


.....esta cultura,no te anima a pensas en esas cosas hasta que estas a punto de morirte.

Estamos muy absortos en asuntos egocentricos,en nuestra carrera profesional,en la familia,en tener dinero suficiente,en pagar la hipoteca,en comprarnos un coche nuevo,en arreglar el radiador cuando se rompe;estamos ocupados con billones de actos pequeños que solo sirven para salir adelante.

De modo que no adquirimos la costumbre de contemplar nuestras vidas desde fuera y

decirnos ¿esto es todo?,¿es esto todo lo que quiero?¿me falta algo?

La fuente el libro de Albom Martes con mi viejo profesor,Un testimonio sobre la vida,la amistad y el amor.

A ver si entre todos,al menos,rebajamos "la crispacion reinante"

Quizás sea porque la lentitud nos obliga a escuchar nuestros pasos, a hablar con nosotros mismos o a disfrutar de nuestro propio silencio.
Yo a veces en Madrid la fuerzo, la lentitud, y camino por el centro despacio, casi parado, y dejo que la vida, las personas me adelanten por ambos lados. Y me sienta muy bien.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00d834f5806353ef

Listed below are links to weblogs that reference Lentitud:

Mira que te lo tengo dicho

Sobre el blog

¿Qué podemos esperar de la cultura? ¿Y qué de quienes la hacen? Los hechos y los protagonistas. La intimidad de los creadores y la plaza en la que se encuentran.

Sobre el autor

Juan Cruz

es periodista y escritor. Su blog Mira que te lo tengo dicho ha estado colgado desde 2006 en elpais.com y aparece ahora en la web de cultura de El País. En cultura ha desarrollado gran parte de su trabajo en El País. Sobre esa experiencia escribió un libro, Una memoria de El País y sobre su trabajo como editor publicó Egos revueltos, una memoria personal de la vida literaria, que fue Premio Comillas de Memorias de la editorial Tusquets. Otros libros suyos son Ojalá octubre y La foto de los suecos. Sobre periodismo escribió Periodismo. ¿vale la pena vivir para este oficio?. Sus últimos libros son Viaje al corazón del fútbol, sobre el Barça de Pep Guardiola, y Contra el insulto, sobre la costumbre de insultar que domina hoy en el periodismo y en muchos sectores de la vida pública española. Nació en Tenerife en 1948.

Eskup