Mira si yo te querré

Por: | 16 de abril de 2007

Comencé a leer Mira si yo te querré, de Luis Leante, último premio Alfaguara de novela; tuve que intervenir, con mucho gusto, además, en el acto de entrega del premio, y observé la sorpresa de los periodistas, e incluso del jurado, de ver premiada la novela de un escritor que no conoce ni Dios. En el mundo de los premios literarios, donde lo habitual es que ganen los que ya lo ganaron todo, que un nuevo escritor emerja no sólo es una noticia sino que es una buena noticia.

Ya he leído cien páginas del libro; leer es un ejercicio que tiene sus etapas. La principal etapa es cuando ya tú estás en el libro, vives en él, y ya llegué, hace rato, a ese estadio; pero ahora lo tengo que dejar, tengo que dejar de leer, es lunes, comienza el vértigo de la semana, cae sobre mi esa maldición que cantó Horacio Guaraní ("yo seré lunes sin remedio") y que en mi caso consiste en creer que en este día maldito y sin remedio he de hacer todas y cada una de las cosas que debo hacer. Como si no hubiera tregua, como si después de este día ya no hubiera ningún otro día. Como si después del lunes hubiera un muro de hielo.

Esta sensación provoca en mi, desde que amanece, y hoy ha amanecido el sol entre gris y rojo, una ansiedad que convierte la perspectiva de la jornada en una nerviosa página de la agenda de un loco. La esperanza es que al final del día volverá la calma, yo iré a escuchar un coloquio (al que les invito) en el Teatro Español sobre la locura del mundo, y luego volveré a refugiar en la atmósfera de ese libro la esperanza que hace mejores a los hombres: ser parte de la realidad pero también parte de la imaginación de los otros.

Ah, no me olvido de lo que pasa, y entre lo que pasa me inquietó ayer Rajoy, hablando de las amenazas de Al Qaeda. Dice que el Gobierno no se las toma en serio. Inquietante. Inquietante recordar cómo se las tomó el Gobierno en el que él estuvo.

Hay 16 Comentarios

Gracias, La alegría de lo que está por venir.

. La esperanza es que al final del día volverá la calma, yo iré a escuchar un coloquio (al que les invito) en el Teatro Español sobre la locura del mundo, y luego volveré a refugiar en la atmósfera de ese libro la esperanza que hace mejores a los hombres: ser parte de la realidad pero también parte de la imaginación de los otros.

El autor de "Desiderata" es quien nombra seguramente. Porque cuando yo era pequeña y hasta la adolescencia escuchaba como una hermosa pieza de cantautor a un artista que varios años después he leído en otro sitio quien era el autor verdadero de la letra y no vea que menudo chasco me llevé!!! algo así como si un novio me hubiera mentido... ríanse. Fueron muchos años y en esas edades donde el idealismo está más marcado es más fuerte. Mi novio me engañó muchos años. Léame en "Desde el sendero". De nuevo felicidades y gracias por el blog, lo disfruto es una cita maravillosa.

Los lunes no me desagradan, son el inicio de algo nuevo, tiempo por delante para que suceda lo previsto y lo imprevisto. Es decir, tiempo para lo que usted escribe, para ser una parte de la realidad pero habitar y dejar que habiten los sueños, los propios y los ajenos.

Gracias, , encontrar tanta objetividad y/o honestidad en este caos que nos rodea, me da una inmensa paz

Primera vez que he leido vuestra página, y la verdad...me ha encantado......

Pocas situaciones hay tan tristes como tener que volver al mundo real cuando ya vivimos dentro del libro.
Un abrazo, Juan.

Hace unos años, la lectura de "El sueño de África", de Javier (M.) Reverte, me cautivó y generó mi afición a la literatura de viajes que he ido cultivando desde entonces.

Ahora acabo de leer "La aventura de viajar"(Plaza & Janés), del propio Javier (M.) Reverte, que me ha dejado totalmente desconcertado dado que el libro acumula no pocos errores geográficos, todos ellos graves ya de por sí, pero más aún -si cabe- en un autor que se supone especializado en la literatura viajera.

En efecto, mi primer sobresalto se produjo en la página 37 donde, al relatar la primera ocasión en que vio el mar, afirma que fue el Cantábrico en Vigo (Pontevedra). El error es mayúsculo en sí mismo pero se engrandece aún más al enmarcarse en una experiencia personal que él rememora de un modo tan vívido. La duda surge de inmediato: ¿de verdad cree Javier (M.) Reverte, décadas después, que el primer mar que vio en su vida fue el Cantábrico, cuando realmente fue el Atlántico?.

Lamentablemente, las deficiencias geográficas del libro no se agotan ahí:

-. Páginas 174 y 177: En el episodio relativo al viaje a las Islas Malvinas se habla (por dos veces) de la escala realizada en la atlántica isla de "Asunción". Evidentemente se trata de la isla de ASCENSIÓN. Además el autor afirma que la isla carece que población civil, "según creo". Es llamativa esa falta de rigor pues no tendría más que haber hecho un mínimo esfuerzo de estudio para poder afirmar con rotundidad que la población de Ascensión no es única y exclusivamente militar.

-. Página 178: En lo que respecta específicamente a las Malvinas, dice que la capital (Port Stanley) se ubica en la isla homónima. Este dato es absolutamente falso: esa isla se llama Soledad (ó "East Falkland").

-. Página 178: Asimismo, en el capítulo relativo a las Malvinas se indica que entre el archipiélago y la Antártida solo están las deshabitadas Georgias. Esta afirmación es del todo inexacta. Al sur del archipiélado de las Malvinas, es decir entre éste y la península antártica, no hay tierra alguna, tan solo el Atlántico Sur (el error es equivalente a afirmar que entre Tasmania y la Antártida está Nueva Zelanda). Georgia del Sur está al este/sudeste del archipiélago malvino, y sí está habitada (Bird Island y King Eduard Point). A su vez al este/sudeste de Georgia se encuentra el archipiélago de las Sandwich del Sur, éste sí despoblado.

-.Página 264: En el relato correspondiente a una de sus estancias en Nicaragua, indica literalmente que "también viajamos a las cercanías de las fronteras con Panamá, en San Juan del Sur". Viaje onírico el reflejado aquí, pues Nicaragua no tiene frontera con Panamá, sino con Costa Rica.

Estos errores, todos ellos de relevancia y en absoluto achacables a meros lapsus de transcripción o a "duendes" de imprenta (que, además, no existen), son imputables en primera instancia al propio autor, si bien ha contado con la necesaria connivencia de la editorial en la medida en que ésta no los ha detectado con carácter previo a su publicación. Quizás la editorial hizo un acto de fe de las propias declaraciones del autor cuando afirma que "(...) en mi particular mitología viajera, lo que busco es contrastar con mis sentidos la realidad de lugares sobre los que he leido mucho" (página 283), afirmación ésta que adquiere un tono irónico a la vista del cúmulo de exabruptos geográficos. Es probable que la justificación de lo acontecido la aporte el propio autor al indicar que "(...) la lista de mis mitos viajeros ocuparía bastante más espacio si recorro con minuciosidad su geografía" (página 283/284). Tal vez haya sido así y esa ausencia de minuciosidad sea la causa de ese caos geográfico. Sea como fuere, el lector tiene el privilegio y el derecho de poder elegir, y yo ya he decidido que Javier (M.) Reverte deje de ser uno de mis escritores de cabecera.

Javier Gómez

Me encanta leerle.
Como madre y mujer estoy de acuerdo con Eva. El domingos era, quizás, el día más duro de la semana pero ahora que los hijos han crecido las cosas no son igual.
Los lunes no me desagradan, son el inicio de algo nuevo, tiempo por delante para que suceda lo previsto y lo imprevisto. Es decir, tiempo para lo que usted escribe, para ser una parte de la realidad pero habitar y dejar que habiten los sueños, los propios y los ajenos.
Y como dice Diego de la isla (qué casualidad! el poeta y él)dejar o desear que la eternidad, por fin, comience un lunes puede ser un buen principio para la semana.

Querido Juan: El verso de Horacio Guarany es exactamente "Yo siempre he sido lunes sin descanso". Hay otro verso del cubano Eliseo Diego que comienza así: "La eternidad por fin comienza un lunes". Saludos atlánticos.

Porqué la maldición del lunes parece recaer en los hombres? Para la mayoría de las mujeres/madres, sin duda el peor día es el domingo, con su carga de aspiraciones incumplidas. Me gusta leerte todos los días de la semana.

Pues para mí, el lunes es el mejor día de la semana, sin dudarlo. Es el primero, el más tierno, y por lo tanto, el más ingenuo y en el que se nos está permitido cualquier cosa: excesos y retrocesos. La calma. La alegría de lo que está por venir. Y queda tanto tiempo para realizar lo pendiente... ni más ni menos que seis días por delante para nuestros sueños. Qué alivio. Me encantan los lunes, lo malo es que también son seis días para aquello a lo que nos dedicamos, que no siempre coincide con a lo que nos queremos dedicar.
Buena semana a todos.

Querido Juan, me gustaría que la excepcionalidad del caso de Luís Leante se extendiera como una plaga, en este caso bendita. Somos muchos los que tenemos los nudillos desgarrados de golpear las puertas de las editoriales sin que nos escuchen. Y de enviar originales a los concursos ni le cuento, a mí me llegaron a devolver alguno incluso sin abrir, sin haberlo mirado siquiera. Yo sigo pensando que quien se pone delante de un papel con la intención de escribir o es un valiente o un suicida. Pero algunos no podemos remediarlo, tenemos vocación de osados y sería saludable que se ampliara el panorama literario en nuestra lengua. Estoy convencido de que nos llevaríamos gratas sosrpresas.
Un cordial saludo.

Estimado Juan Cruz: no lo dude, Juan Antonio Martínez es acertado. El autor de "Desiderata" es quien nombra seguramente. Porque cuando yo era pequeña y hasta la adolescencia escuchaba como una hermosa pieza de cantautor a un artista que varios años después he leído en otro sitio quien era el autor verdadero de la letra y no vea que menudo chasco me llevé!!! algo así como si un novio me hubiera mentido... ríanse. Fueron muchos años y en esas edades donde el idealismo está más marcado es más fuerte. Mi novio me engañó muchos años. Léame en "Desde el sendero". De nuevo felicidades y gracias por el blog, lo disfruto es una cita maravillosa.

Los lunes para mí son el día en el que pienso que me estoy equivocando, que si quiero dedicarme a escribir en serio no me puedo sumergir en jornadas largas y tediosas. Espero que llegue un lunes en el que pueda compaginar la literatura y el trabajo sin tener que reinventar el tiempo.
En cuanto a Rajoy y Alqaeda, una nueva burla a la inteligencia y a la memoria cercana. Cada día se parece más al muñeco de los guiñoles de Canal Plus. Y cada día tiene menos gracia.

Solo leo algo en blogs,me paso hace tiempo,"para poder escribir tuve que dejar de leer" y a ti te leo.
Saludos.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00d834716cee69e2

Listed below are links to weblogs that reference Mira si yo te querré:

Mira que te lo tengo dicho

Sobre el blog

¿Qué podemos esperar de la cultura? ¿Y qué de quienes la hacen? Los hechos y los protagonistas. La intimidad de los creadores y la plaza en la que se encuentran.

Sobre el autor

Juan Cruz

es periodista y escritor. Su blog Mira que te lo tengo dicho ha estado colgado desde 2006 en elpais.com y aparece ahora en la web de cultura de El País. En cultura ha desarrollado gran parte de su trabajo en El País. Sobre esa experiencia escribió un libro, Una memoria de El País y sobre su trabajo como editor publicó Egos revueltos, una memoria personal de la vida literaria, que fue Premio Comillas de Memorias de la editorial Tusquets. Otros libros suyos son Ojalá octubre y La foto de los suecos. Sobre periodismo escribió Periodismo. ¿vale la pena vivir para este oficio?. Sus últimos libros son Viaje al corazón del fútbol, sobre el Barça de Pep Guardiola, y Contra el insulto, sobre la costumbre de insultar que domina hoy en el periodismo y en muchos sectores de la vida pública española. Nació en Tenerife en 1948.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal