El olvido que seremos

Por: | 22 de agosto de 2007

"Somos el olvido que seremos". Ese verso, que él creyó que es de Jorge Luis Borges, y muy probablemente lo sea, es el arranque del último libro de Héctor Abad Faciolince, escritor colombiano que ahora vive en Berlín por una temporada que se le acaba. El libro se titula El olvido que seremos y es una de las grandes obras que he leído en los últimos años. Escritor sabio, capaz del ritmo en una prosa que está repleta del sentimiento de la autobiografía, Héctor describe la historia de su padre, que fue asesinado en 1987 por los paramilitares colombianos. Ese sentimiento autobiográfico, que a veces paraliza, alcanza en la prosa de Héctor los niveles de la confesión y de la poesía, junto con una rapidez literaria que le da una enorme altura; jamás cae en la autocomplacencia del dolor, y se permite incluso el humor, el buen humor que debió haber en su familia incluso en los tiempos oscuros.

Ese libro me golpeó muy fuerte; Héctor siempre ha sido para mi uno de esos grandes escritores colombianos que parecen tener dentro de sí como el motor de la prosa combinada con la música y con la poesía. De la estirpe de Fernando Vallejo y de Gabriel García Márquez, y de William Ospina, es capaz de grandes hazañas narrativas incluso en los textos más urgentes, en la prosa periodística.

Me escribió en julio, en medio de uno de los meses más terribles de mi vida reciente, y no le respondí, aunque en mi alma me hice eco de su carta. El otro día, mientras hablaba con la persona con la que almorcé y luego me dijo que yo no aparentaba la edad que tenía, recordé que debía llamarle en algún momento. Y apunté su nombre como una de las tareas que debía cumplir ayer mismo. Por la tarde, mientras trataba de leer los mensajes del blog, en medio de dos adolescentes que chateaban en un ciber que se llama Planet fun, aquí, en San Sebastián de La Gomera, sonó el móvil, apareció un número desconocido y era Héctor. Maravillado por la sopresa, salí a la calle, dejé el correo y le conté la estupenda coincidencia. Intercambiamos impresiones, él me pidió algo que puse en marcha y yo le prometí un envío que esta misma mañana mi amiga Natalia me está haciendo el favor de cumplimentar.

Estas coincidencias, decía Héctor, sólo indican que estamos en el camino de las personas que queremos, y que el recuerdo es tan fuerte que a veces se verifica en llamadas que han sido preparadas o deparadas por un destino que alguien maneja desde algún lugar que uno sólo podría identificar con la palabra memoria o con la palabra poesía, que más o menos vienen a ser lo mismo.

Ah, y en cuanto a los versos cuya autoría ha despertado una polémica en Colombia. Seguro que alguno de nuestros bloggers tiene una clave. ¿"Somos el olvido que seremos" es un verso de Borges o no? Seguro que aquí hay una respuesta para Héctor.

Hay 44 Comentarios

"Somos el olvido que seremos". Naturalmente, salvo "porque tú me miras mi vida ha vuelto a ser" (Pere Gimferrer). Corolario: Escribir, saltar, agitar los brazos, para que nos vean.

Entre los fragmentos de un "evangelio apócrifo", el argentino nos señalaba: "Yo no hablo de venganza ni de perdones; el olvido es la única venganza y el único perdón".

Yo -que suscribo estas líneas- me sostengo sobre otros versos del argentino para afirmar que sólo sé que tan sólo una cosa no hay, y es el olvido. Y me quedo antes con esos versos del Everness que con unos abocetados, sin discutir autoría.

EVERNESS

Sólo una cosa no hay. Es el olvido.
Dios, que salva el metal, salva la escoria
y cifra en Su profética memoria
las lunas que serán y las que han sido.

Ya todo está. Los miles de reflejos
que entre los dos crepúsculos del día
tu rostro fue dejando en los espejos
y los que irá dejando todavía.

Y todo es una parte del diverso
cristal de esa memoria, el universo;
no tienen fin sus arduos corredores

y las puertas se cierran a tu paso;
sólo del otro lado del ocaso
verás los Arquetipos y Esplendores.

(Jorge Luis Borges. El otro, el mismo. 1964)

Hay un verso de Borges que dice: "Ya somos el pasado que seremos". Sólo una palabra es distinta. Lo dice el mismo Abad en un artículo que se puede leer en:
http://www.semana.com/wf_InfoArticulo.aspx?idArt=105640

Somos, Miss Uma, el olvido que seremos por esos comentarios no.32 y no.33 del post anterior "Hace cuarenta años teníamos veinte años" y por el vídeo lleno de emoción de Mr.Potts cantando un aria de Puccini que me hace llorar cada vez que pincho http://blogs.laverdad.es/mur/personales/ESCRITOSADIARIO

Me dicen en la librería que este libro aún no está a la venta. ¿Es así en toda España?
Saludos,
Diego

Conistorsis, esa afirmación de Borges recuerda las declaraciones de Rosa Regás.

Cuando fallecemos el cuerpo se hace polvo. No queda rastro de él con el tiempo. Lo que queda es simplemente el recuerdo de lo que fue, lo que fuimos para cada uno de los que nos conoció.
Quedamos en sus mentes, en sus corazones. Por lo que, al final, sólo somos ese recuerdo que quedará de nosotros cuando faltemos.

La presencia y el recuerdo del ser querido perdura en el tiempo.
Seremos el recuerdo.

quiero saludar a mariano que es el que más me gusta de este blog, aunque esté de vacaciones. por si acaso lo lee. blasy.

es dificil olvidar a quien se amó. es imposible olvidar a quien se quiso. es inmortal en tu memoria. aunque esté muerto lo vives como vivo. su recuerdo te acompaña dia a dia. a veces no quisieras acordarte por que te apena. pero es imposible no acordarte. es su recuerdo su presencia aunque sepas que su presencia jamás será posible. pero en tu mente su presencia es presente ,aunque esté muerto está vivo. porque no puedes dejar de pensar en que existió, porque su presencia existe, existe en tu cerebro , en tu corazón y en cada minuto del dia que sigues pensando en él.es imposible olvidar ni un sólo minuto a quien amaste por muy muerto que esté. tu recuerdo le da vida y a veces te quita a ti la vida, pero sólo a veces, esas veces que quisieras abrazarle y darle millones de besos. pero sólo con querer ya se los das , se los das al recuerdo de tu instante. no seremos olvido, seremos recuerdo para quien nos quiso. muchos besos juan cruz. blasy.

"Ninguna culpa está olvidada, mientras la conciencia guarde noción de élla" Stefan Zweig.
Yo tambien creo que la conciencia de cada uno es lo mas importante, es ésta la que debe tranquilizarse y encontrar una justificación a cualquiera de nuestros actos y decisiones, una vez conseguido será mas facil llegar al olvido.
En cuanto a nuestro propio olvido, pienso que es lo mejor que les puede pasar a los que queden. Si nos recuerdan que sea sabiendo que nos fuimos con la conciencia tranquila, eso ayudará, pero si nos olvidan,no pasa nada. La vida debe seguir.

A finales de 1974 el periodista argentino Orlando Barone reunió a los escritores Jorge Luis Borges y Ernesto Sábato. De la extensa entrevista destaco este párrafo:

Borges: Quiero decir, Sábato, que no se hacía ninguna referencia a las noticias cotidianas, fugaces.

Sábato: Sí, eso es verdad. Tocábamos temas permanentes. La noticia cotidiana, en general, se la lleva el viento. Lo más nuevo que hay es el diario, y lo más viejo... al día siguiente.

Borges: Claro. Nadie piensa que deba recordarse lo que está escrito en un diario. Un diario, digo, se escribe para el olvido, deliberadamente para el olvido.

Sábato: Sería mejor publicar un periódico cada año, o cada siglo. O cuando sucede algo verdaderamente importante: "El señor Cristóbal Colón acaba de descubrir América". Título a ocho columnas.

Borges: (sonriendo) Sí... creo que sí.

Sábato: ¿Cómo puede haber hechos trascendentes cada día?

Borges: Además, no se sabe de antemano cuáles son. La crucifixión de Cristo fue importante después, no cuando ocurrió. Por eso yo jamás he leído un diario, siguiendo el consejo de Emerson.

Sábato: ¿Quién?

Borges: Emerson, que recomendaba leer libros, no diarios.


En otro momento, afirma Borges: "Yo no he leído un periódico en toda mi vida. En un diario, por lo general, se escriben noticias, desde luego tontas. ¿Qué importa que un ministro viaje o no? De las cosas realmente importantes uno se entera de igual modo. Yo creo que los periódicos se hacen para el olvido, mientras que los libros son para la memoria".

Tocayo Alonso, ¿El del bigote? ¿Stalin?

"Somos el olvido que seremos"
La gente nos olvidará, cuando ya no estemos...
Pero nosotros recordaremos nuestras obras, y todo el mal que hicimos...
Fdo: El del bigote, y todos los de la guerra de Irak...

No me olviden ustedes porque sigo aquí. Telefónica no se congratula con mi persona y me tiene incomunicada. El mono se apodera de mí, la biblioteca de un pueblo de medianía de la que tendríamos que hablar Juan (segunda planta, inaccesible y sólo dos periódicos, bueno te gustaría saber que uno es El País y otro el Diario de Avisos, sin embargo, se me antojan pocos y pocos los libros). Acabo de pedir El Gran Gatsby. A ver si hay suerte, pero aprovechando la coyuntura que me ofreces hoy, solicitaré algo también de Jorge Luis Borges, de Hector Abad me parece que ya es mucho pedir. Tienes que visitar este sitio un día, hoy me he propuesto que voy a hacer algo. He engullido a toda pastilla tus comentarios anteriores. Lamento no haberlos disfrutado en toda su amplitud, con sus comentarios respectivos. El mar te sienta y el aire también, me gustan. Blogueros tengo que liberar este ordenador es de uso común. Espero despertar mañana con una llamada de Santa Telefónica para saciar esta ansiedad que la incomunicación está generando en mí.

Un saludo a los gomeros y a los blogueros.

Muchos poemas y textos se atribuyen a Borges con la duda... y la duda no sería tal, si no fueran tan perfectos...
Dicen que el autor va dejando huellas... que el epíteto se repite, que la metáfora gira distinta pero igual en cuanto a sonido... yo no sé...

“Rojo Adán”, encontramos en “La Luna”,

“...Pensaba que el poeta es aquel hombre
que, como el rojo Adán del Paraíso,
impone a cada cosa su preciso
y verdadero y no sabido nombre...”

“Del triunfo de la muerte”, también nos dijo al citar a Allan Poe,

“...Pompas del mármol, negra anatomía
que ultrajan los gusanos sepulcrales,
del triunfo de la muerte los glaciales
símbolos congregó. No los temía...”

Quien supo manejar laberintos y tiempos... espejos e infinitos... quien fue capaz de soñar una cierva blanca con un poco de memoria y un poco de olvido... ¿no pudo haber escrito esto?

Pero no es nada, la duda... En lo bello no hay nunca duda... y además Borges, me encanta... será por eso.

No sé si tiene mucho que ver con el tema que propones hoy, pero al hilo de tu argumento recordé que viviendo en Buenos Aires un día me di cuenta que la ciudad es también una fuente de memoria y olvido. Estando con las madres de la plaza de Mayo me pregunté si, aun permaneciendo activa la memoria
por los desaparecidos, no tenía el acto, esa visita semanal, un componente también turístico desde los ojos de quiene lo contemplaban. Todo mezclado turistas e implicados. No sé, las guías turisticas a veces tambien distorsionan lo que una ciudad, o un trozo de ella, significa. Nuestro amado mundo repleto de ficciones cotidianas.

Borges se arrepentía de todo lo que había escrito, y por eso le cantaba al olvido?

El olvido a veces es la única alternativa a no poder perdonar, la única manera de seguir.

Ya somos el olvido que seremos.
El polvo elemental que nos ignora
y que fue el rojo Adán y que es ahora
todos los hombres y los que seremos.

Ya somos en la tumba las dos fechas
del principio y el término. La caja,
la obscena corrupción y la mortaja,
los triunfos de la muerte y las endechas.

No soy el insensato que se aferra
al mágico sonido de su nombre;
pienso con esperanza en aquel hombre
que no sabrá quien fui sobre la tierra.

Bajo el indiferente azul del cielo,
esta meditación es un consuelo.

(J. L. Borges) Poema inédito.
http://www.analitica.com/va/arte/dossier/3241864.asp

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00e54ecde5088833

Listed below are links to weblogs that reference El olvido que seremos:

Mira que te lo tengo dicho

Sobre el blog

¿Qué podemos esperar de la cultura? ¿Y qué de quienes la hacen? Los hechos y los protagonistas. La intimidad de los creadores y la plaza en la que se encuentran.

Sobre el autor

Juan Cruz

es periodista y escritor. Su blog Mira que te lo tengo dicho ha estado colgado desde 2006 en elpais.com y aparece ahora en la web de cultura de El País. En cultura ha desarrollado gran parte de su trabajo en El País. Sobre esa experiencia escribió un libro, Una memoria de El País y sobre su trabajo como editor publicó Egos revueltos, una memoria personal de la vida literaria, que fue Premio Comillas de Memorias de la editorial Tusquets. Otros libros suyos son Ojalá octubre y La foto de los suecos. Sobre periodismo escribió Periodismo. ¿vale la pena vivir para este oficio?. Sus últimos libros son Viaje al corazón del fútbol, sobre el Barça de Pep Guardiola, y Contra el insulto, sobre la costumbre de insultar que domina hoy en el periodismo y en muchos sectores de la vida pública española. Nació en Tenerife en 1948.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal