La lealtad de publicar

Por: | 24 de julio de 2008

Por la tarde, en medio de un calor que se parecía al de México o al de Cuba cuando se calienta la caldera del Caribe, estuve tomando agua con gas muy helada con Miguel Aguilar, un joven editor, de Mondadori, donde lleva los libros de no ficción. Estuvimos hablando de grandes editores del pasado, de Jaime Salinas, de Carlos Barral; durante una época muy fructífera de éste en Seix Barral, Salinas fue un elemento decisivo del engranaje editorial que hizo posible aquella hermosa, inolvidable aventura. Luego le prestó a Alianza su sensatez y su inteligencia, y ya saben lo que fue y lo que es Alianza, tras el impulso de gente como Salinas, Javier Pradera y Daniel Gil. De ellos dos, de Salinas y de Barral, estuvimos hablando, y de lo que la sociedad cultural española les debe, que es mucho. Y la sociedad no lo paga porque ésta es una sociedad mezquina, preocupada por el comercio inmediato más que por la creación de cultura a partir de la cultura que ya existe. Si Atapuerca fuera del año pasado ya estaría cerrada Atapuerca, porque aquí lo que importa es lo que está ocurriendo, lo que acaba de ocurrir, excepto en lo que hace referencia a Atapuerca, que de vez en cuando (como en los informes de los consejos de administración) saca sus huesos a la calle y hace recuento de sus falangetas. Pero en fin, me fui con Atapuerca por los cerros de Úbeda. De lo que hablábamos, pues, era del, tejido cultural que significa la publicación de libros, y cómo en aquellos años arriesgados, aquella conciencia increada del cosmopolitismo español fue capaz de arrostrar la negligencia del franquismo y colocar a este país en la vanguardia de las culturas literarias del mundo. De eso hablábamos en medio del calor y ante sendas botellas de agua de Vichy, que tomamos como si acabáramos de abandonar el desierto. Y esta mañana me encontré (en el blog dedicado a Carlos Barral, precisamente) una deliciosa entrada de Pedro Ávila sobre un lance que se produjo en México cuando Barral observó que alguien ponía a Octavio Paz a caer de un burro. Y Barral, indignado por los insultos al gran poeta, retó a duelo al inquisidor. Y esto me trajo a la memoria uno de los elementos más valiosos y perdurables del oficio de editar: la lealtad, a los libros y a sus autores, y esa lealtad la mantuvo Barral por sus autores (y por los que no eran sus autores) hasta el fondo de sus obligaciones. Que Pedro (cantante, él le puso música a los versos de Ángel González, lo pueden ver en Youtube, les aconsejo que lo vean en Youtube) haya recordado esa anécdota, que yo no conocía, me ha llenado esta mañana de alegría y de reconocimiento. A Pedro y a Barral. Y eso quería decir esta mañana en que creía que iba a escribir sobre la placidez con la que Rita, la perra, duerme a los pies de la cama de Eva, que anoche se quedó a dormir en casa. Como Rita.

Hay 54 Comentarios

Ya, Mariano, pensaba en tí cuando lo he escrito, ya te dije que estás en mi programa madrileño junto al Prado y al Reina Sofía,( por cierto y fuera de tema, las fotos que he visto de Pierre Gonnord en la revista de verano son impactantes,) pero no me lo vas a enviar por correo, o ¿sí?
Lo que me parece que hay que entender es que la gran distribución está matando las librerías como al resto del comercio pero que es más grave para la librería porque comprar un libro en un supermercado cogerlo y meterlo en el carro junto a los nabos (en francés las malas películas y los libros malos se llaman así NAVET) no es lo mismo que hojear, hablar con el librero, dejar ése coger otro, que te aconsejen y al final llevarte tres.

Ay qué penita me ha dado de ese libro que grita tinta, si dan ganas de ir a comprarlo, ¡cachis esos casi 500km que me separan de él!. Ábrelo un poquito Mariano, acaríciale el lomito.
Acabo de leer que han detenido a la madre de la niña abandonada de la que Mariano nos habló ayer y no lo entiendo; a ver, entiendo que se proteja a los bebés ¡cómo no! pero ¿qué puede hacer una criatura (me refiero a la madre) que, acosada por vete tú a saber qué cosas, se ve abocada a tomar una decisión de esta categoría?. Si, ya, acudir a asistentes, ayuntamientos, .... ni yo misma puedo adivinar el lugar al que debería ir si necesitase algo así,¿qué nos hace pensar que todo el mundo debe saber de todo?. Antes existían los tornos de las monjas, eran sitios seguros en los que dejar a un niño a buen recaudo y bajo techo; ahora ¿qué pueden hacer?, son perseguidas, detenidas, incluso si dejan a la criatura en el hospital después de parir. La cosa se complica más si, como ocurre en este caso, resulta que ni siquiera eres del país y trabajas de pobre doméstica. Estaré equivocada, seguro, pero no, no lo entiendo.

Y además, no se creán el espejismo del numero de tiradas.
Me cuentan, personas bien informadas en ventas, que el Harry Poter, el último que ha salido, se ha vendido el 50 % menos que el anterior.
Y del Zafón, ni contaros.
Pero en fin, siempre habra una faja que cierre el libro con un numero seguido de ceros, comunicando la cantidad de libros publicados.
Ja Ja Ja. Si no los vende los grandes almacenes, devuelven paquetes sin abrirlos, si cada día hay menos librerias en los barrios y los cascos historicos de las ciudades, estan cerradas, la pregunta es la del millón. ¿Quién vende los millones de ejemplares?.
Saludos amigos blogueros.

Maririu, eso te pasa por no estar al lado de mi librería, que Pura alegría te estaría esperando con los lomos abiertos... Está la pobrecita gritando tinta para que alguien se la lleve...
Aparte de esta broma (sin gracia, lo asumo) diré que es que la respuesta de tu librero es cierta por desgracia. Ni te imaginas el tiempo que me ha costado conseguir unos ejemplares de "Los años de Laura Díaz", por ejemplo. Parece que estaba pidiendo algo extraterrestre.
Se publica tantísimo, que las novedades dejan de serlo enseguida y sólo interesa lo que se vende mucho.
Yo lo intuía, ahora lo puedo constatar.
Besitos/azos.

Maririu, se que hay gente así y sabes en mi vida los que menos lo han entendido son los hombres, puede que sea sólo casualidad o tal vez causalidad, ¡quien sabe!
Paco, querido sí que queremos a Juan y mucho es nuestro referente político el único político canario que ha podido sacar de sus casillas a los nacionalistas, no lo podemos perder ni Zapatero tampoco; y por esa razón va en el número uno a las elecciones europeas

Tersat, más bien plácidamente acurrucadito, bien acompañado y dando compañía... vamos, lo rico de Rita.
Y aprendiendo de editores, escritores, y el complejo mundo de editar, bueno más o menos... enganchadito, como una concha, de la casa de las conchas, de Salamanca. O así.

es que Rita es de envidiar, Iago.
Hoy he encargado Pura Alegría y como va de editorial os digo la respuesta dela librera:
"Ah es de Alfaguara, los libros de Alfaguara pasan por un repartidor, entonces si lo tiene con dos o tres días lo tendré pero si no, no se sabe..."
Me había decidido a volver a comprar allí, me ha recibido con mucha alegría, pero la verdad ...

doy vueltas por Compostela. El día destá chunguillo, pero no para de llegar gente, gente de todos los colores, sitios, formas y tamaños. A pié, en burro,en jumento, andando, en carro y en coche; en bici... pero sobre todo ¡andando! El ambiente es de movimento, mucho movimiento. Los hay que colocan una fachada de fuegos artificiales para la noche. Otros meten, con andamios y gruas, por las ventanas, cámaras de filmar para los actos de mañana, supongo. Reporteros desde El obradoiro retrasmiten. Los que pueden pagarlo, salen y entran al hostal. Los guardias no dan abasto, y yo callejeo y debo haber salido, sin querer, en una mil fotos que no paran de hacer los turistas... y me acabo de enterar que van a reparar el Pórtico de la Gloria y ya está puesto en andamio. Al que se podrá acceder, de 14 en 14, en algunas horas del día. Voy a ver si me apunto y no tenga que trepar, por mi cuenta, hasta arriba. Desde Compostela: Abrazos.

Maestro Cruz
Luis, Mariano, Antonio Corbalan,Alena etc, etc,este es vuestro terreno y espero acabar el día entendiendo algo más sobre el mundo editorial y en definitiva los libros, fuente de cultura y de alegría para el espíritu,al que le tengo cariño y gracias al cual conocí al Maestro Cruz, al Maestro Saramago, Pilar del Río, Octavio Paz, El Gabo y muchos más y fijaros que daré una visión diferente del mundo editorial al de los profesionales i semiprofesionales y amigos bloqueros antes citados.Lo que dice Luís sobre el editor que se queja de escritores para minorías, se lo han dicho a muchos escritores que hoy son las referencias,(animo Luís, vas por buen camino)lo que se dice de las grandes editoriales,que no apoyan a los noveles, las grandes dicen que no hay noveles con calidad y lo que decís de las pequeñas editoriales, estas se quejan de que descubren autores y después se los llevan por un puñado de dólares las grandes.Cuanto tiempo hace que lo oigo, 30 años,conclusión, nos vemos en Liber en octubre en Barcelona y la industria en general de las editoriales siempre pendió y penderá de un hilo que sujetan ,el editor, el agente, el librero y el hilo lo pone el autor que mira que lo sujeten bien sin poder hacer mucho más de lo que hizo.
Carmen Coello escuchando Juan Fernando en la Ser se quita uno el sombrero que nivel que tiene este autentico socialista y persona de primerísimo nivel que orgullo de compañero que tienes enhorabuena y el manifiesto, justo y honrado de personas de bien.
Gracias Manzanares pero suéltate y cuéntanos algo sobre el tema de hoy por favor.
Saludos Paco

Iago ¿dormido? así vas a estar?.
Alena, me da que si, que hay que ser como Zafón pero, esta que lo es, agradece mucho a los que se zafan de zafonearse, claro que yo no soy una cuenta corriente soy sólo una pesonilla que, además, pertenece a eso que llaman "una minoría" -no paso a enumerar todas a las que pertenezco, son tantas que constituyen una estupenda mayoría.
Madre qué caló, no es aire sahariano es, directamente, el Sahara.
Saludo con ventilador.

¡Qué pronto se sienta usted a escribir, señor Cruz! Le envidio. Eso lo ha hecho siempre, al menos en el blog. Tiene usted muy buen aspecto literario -y de espíritu- últimamente; en mi opinión, mejor que el invierno pasado. No soy nadie para decirlo, pero me lo parece.
Esta serie sobre Barral me está gustando mucho. Soy uno de los beneficiados por esa labor editorial de primer orden: en mi casa se compraron bastantes de esos libros, antes de nacer yo, y, al pasar de los años, los he ido leyendo u hojeando, y me he culturizado.
Tiene usted razón, se pierde en España mucha de nuestra gran cultura por el desagüe del olvido.
¡Un abrazo!

Juan, voy a intentar estar en tu blog, como está en tu casa Rita.

Vaya por dios.
Y los autores ¿qué somos?...
¿Hay que ser Zaffón para que te publiquen?...

Juan, los editores són unos incomprendidos.
Cuando descubren un buen autor o una obra selecta, siempren estan en bambalinas, o en el lado oscuro, todos hablan del libro, del autor, incluso se permite decir originalidades y se olvida de nombra al que lo recibió en su despacho, escuchandole y exponiendo su tiempo y dinero.
Y sí el libro por error de programación coincide con algún atentado o una invasión, no se ve y no se vende y tampoco se habla del editor, que ofreció su tiempo, su dinero y sigue recibiendo al autor, porque se considera engañado por el poco reflejo en prensa y radio de su obra.
En fín, estos son pequeños detalles que están pasando ahora en España, talvez no en Madrid, pero te aseguro que están pasando en España.
Salud.

El dilema fidelidad-lealtad creo que no se resuelve en el diccionario. Yo también lo intenté. El truco creo que está en que asociamos fidelidad a los temas del amor, temas más personales y lealtad lo usamos de forma más general. ¿Puede ser?
Juan, ya la biblioteca tiene tu "Muchas veces.." y yo también, claro. Por cierto, me pidió que te diera saludos la señora argentina de la librería que me habló de sus charlas y sus nostalgias.
Saludos

Las grandes editoriales y las grandes librerías, esas también. Llevas un pequeño libro con la esperanza de que se queden con tres ejemplares, de esa semiautoedición que habla Luís, y miran al libro como si manchara.
Pero a Coelho lo tienen hasta en el water (con perdón). Prefieren que el lector se manche con otras cosas, y a tí (a mí) que nos den dos duros, porque no hacemos entrevistas subvencionadas.Ah, pero claro, es que hay que "rentabilizar la librería"...ya me dirán que coño de pérdida es para ellos tener cuatro libros tuyos en el escaparate...
En fins, saludos cordiales.
En una que fuí hace años, tomaron mi libro, me miraron de arriba a abajo y luego me dijo un excelso "señor" que se autotitulaba "librero": "¿y esto qué es?"...yo que soy borde ( ya lo sabéis) le respondí: "Pues esto naturalmente es un paraguas ¿es que no lo ve?"...
Saludos cordiales.

Tersat, se puede ser infiel y desleal al mismo tiempo o no.
Los que rompen por la infidelidad de del otro o de ambos, y al día siguiente hacen públicas sus miserias... Esos son las dos cosas. Vale para todo tipo de relaciones.

Si Atapuerca no se hubiera encontrado con J.L.Arsuaga (y un equipo,claro) y su estupenda forma de difundir y explicar, no sé yo dónde estaría Atapuerca. Lo digo porque, justo o no, somos todos los que hemos creado y alimentado un mundo mercantil (¿había otra forma?) en el que, lógicamente,lo importante es "vender"
adecuada y convincentemente las cosas.
Y claro que es necesario que existan "Barrales" gentes arriesgadas , diferentes y dispuestas a que el mundo les dé portazos y cosas peores, de ellos y por ellos se mueve el mundo con un ritmo diferente; pero ¿esto no ocurrió siempre así?, creo que sí. La única diferencia es que éste es nuestro tiempo, si "preguntamos" al pasado, encontramos lo mismo.
Glupss!
Si lo de infiel se refiera a la cosa del amor, no sé,puede que poder se pueda, lo mismo...tengo que pensar. Pero si no es de eso, yo tampoco entiendo. Miré el diccionario, "pa porsi" y, no,no, no me aclaro.
Alguien ayuda?
Saludos.

Luis, me refería más bien a las grandes editoriales. Mi pregunta es sencilla (y retórica), ¿se puede lanzar una tirada de un millón de ejemplares sin hacer una revisión profesional de un texto?

Bueno, ya sabrás que en las editoriales pequeñas la corrección la hace básicamente el autor. Y quizá un poco el editor.

Y el desastre no se queda en la elección de los catálogos. Es que luego el cuidado que se le da al libro es nefasto. Yo soy corrector y me doy más cuenta de estas cosas, pero es indignante el nivel tan bajo de corrección y maquetación que se ha puesto de moda entre las grandes editoriales. No te pueden cobrar más de 20 euros por un libro y que tenga más de 10 erratas, por ejemplo.

Carmen Coello, cuando digo que puedo ser infiel pero jamás desleal, hay gente que no lo entiende.
Un abrazo.

¡Qué razón tienes, Mariano! Hartitos estamos de Códigos da Vinci, Pilares de la tierra y sus secuelas, precuelas o todo lo que cuelas. Y, mientras tanto, se quedan en el tintero montones de obras o acaban en pequeñas editoriales que subsisten más por ganas que por dinero.El otro día un distribuidor le espetó a mi editor que si sus libros no fueran "tan elitistas" quizá se venderían más. Manda carallo (por no decir otra cosa más "trillada".

En verano en Madrid el asfalto cae del cielo. Yo ruego al dios de los ateos para que me regale una nube que me persiga, pero no hay manera...
Me da que muchos editores de hoy en día deberían mirar hacia atrás. O valdría con que miraran con ojo crítico lo que publican. El cuidado del libro es mínimo, y con ello se descuida al autor y al lector. Por suerte las editoriales pequeñas están haciendo el trabajo que no están haciendo las grandes.
Besitos/azos.

Al final no me enteré si se va a reeditar a Hamsun. Lo he buscado en las librerías y no lo encuentro.
El otro día busqué en Google "comer madera" , y en vez de salir la obra de Hamsun, apareció una noticia real, de un senegalés que sobrevivió el año pasado en su cayuco porque se lo comió, literalmente (la madera del cayuco). Más de 50 personas murieron en esa travesía. Caray, qué podemos hacer.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00e553d0d2878834

Listed below are links to weblogs that reference La lealtad de publicar:

Mira que te lo tengo dicho

Sobre el blog

¿Qué podemos esperar de la cultura? ¿Y qué de quienes la hacen? Los hechos y los protagonistas. La intimidad de los creadores y la plaza en la que se encuentran.

Sobre el autor

Juan Cruz

es periodista y escritor. Su blog Mira que te lo tengo dicho ha estado colgado desde 2006 en elpais.com y aparece ahora en la web de cultura de El País. En cultura ha desarrollado gran parte de su trabajo en El País. Sobre esa experiencia escribió un libro, Una memoria de El País y sobre su trabajo como editor publicó Egos revueltos, una memoria personal de la vida literaria, que fue Premio Comillas de Memorias de la editorial Tusquets. Otros libros suyos son Ojalá octubre y La foto de los suecos. Sobre periodismo escribió Periodismo. ¿vale la pena vivir para este oficio?. Sus últimos libros son Viaje al corazón del fútbol, sobre el Barça de Pep Guardiola, y Contra el insulto, sobre la costumbre de insultar que domina hoy en el periodismo y en muchos sectores de la vida pública española. Nació en Tenerife en 1948.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal