El medio es cada vez más sofistificado y el mensaje es cada vez más banal

Por: | 22 de noviembre de 2008

Al Internet. Por razones que sólo saben unos cuantos, pero que sobre todo conoce mi hija Eva, tengo recortado en casa, y enmarcado, un artículo del profesor e investigador Manuel Castells, publicado en El País en 1996. Se titula así, "¡Al Internet!", y era una incitación a que todo el mundo se subiera a aquel tren que estaba saliendo de su excitante punto de partida. Han pasado doce años y el cambio al que Internet ha sometido al mundo ha sido tan brutal que todavía no se ha parado nadie a pensar que el fanatismo a favor es tan dañino como el fanatismo en contra. Es un juguete demasiado preciado, un instrumento demasiado precioso, como para no suscitar una admiración sin límites que no deja ver el bosque. Un árbol inmenso y admirable, sin duda. Pero existen ramas del bosque sobre las que conviene discutir. Lo que he observado es que quien discute desde el punto de vista de la prevención (cuidado, es un buen instrumento, pero todavía necesita inmensas correciones) es tachado de inmediato de viejo que no quiere el progreso. Estoy en México, en el inicio del homenaje que distintas entidades nacionales mexicanas dedican al novelista Carlos Fuentes por sus 80 años; y como el escritor homenajeado no quiere que se hable de él en las mesas redondas que se han organizado, los convocados a esos concilios hablan de las distintas artes que el propio Fuentes ha cultivado. Entre otras, y esto fue ayer, el arte de informar. Estuve en la primera de las dos mesas, y me quedé muy interesado por las posiciones que adoptaron dos veteranos (sí, qué pasa, ¿no se puede ser veterano y hablar?) periodistas, Alan Riding, que fue corresponsal cultural del New York Times, y Sergio Bata, columnista mexicano en Los Angeles Times. Ambos hablaron del deterioro de la información, y expresaron sus temores sobre la (mala) utilización de Internet como instrumento, que está dejando que supuestas informaciones disfrazadas de rumores, trufadas de datos que luego resultan falsos, estén tomando carta de naturaleza. Bata citó una frase que a mi me suena y que resume mi propia posición al respecto, valga la presunción: "Si no hubiera periódicos de referencia que nutran la red, ésta sería una letrina". No la dijo un viejo, ni la dijo un reaccionario contrario a Internet; la dijo el presidente de Google, y no hace mucho. Yo dije hace poco en Argentina que si no se pone remedio a la mala utilización del instrumento Internet, la red un día sería un lodazal. Y mis amigos de los medios de Internet casi me matan. Espero que el refresco de esta reflexión de tan alta autoridad me saque al menos del purgatorio. Y Alan Riding dijo algo que está en el frontispicio de este blog de hoy: los medios cada vez son más rápidos y más sofisticados; este y todos los medios, y la información es cada día un bombardeo más persistente y más fugaz, pero el mensaje es cada vez más banal. Es un asunto que me mueve mucho a la reflexión, en la que quiero que me acompañen sin prejuicios ni anatemas.

Y el arte de editar. Y por la tarde estuve en otra mesa, y en esta no sólo escuché, con mucha atención, sino que además tuve la oportunidad de hablar. Hablaron mis compañeros Sealtiel Alatriste, Basilio Baltasar, Marisol Schultz, Bill Swainson, Consuelo Saizar, Paolo Rocco, todos ellos editores activos o durmientes, como quien les escribe, y tuvimos un moderador excelente, el gran periodista argentino Claudio Escribano, lo suficientemente veterano como para ser muy moderno. Hicimos el coloquio en la Librería Rosario Castellanos, del Fondo de Cultura Económica, en el barrio de la Condesa. Una librería emocionante, extraordinaria, que llevó mi memoria sentimental, y editorial, a Isabel de Polanco, fallecida en marzo, y campeona del entusiasmo por las grandes librerías, por estas librerías iberoamericanas que mantienen viva la llama de una literatuira excepcional que siempre renueva a sus lectores, y que constituye al tiempo un espacio y un homenaje al libro. En ese clima hablamos del futuro de la edición, ante un auditorio que se fue nutriendo, y en el que distinguí a Tomás Eloy Martínez, a Sergio Ramírez y a mi antiguo compañero Fernando Esteves, que por muchas razones encarna para mi el entusiasmo de editar, desde que le conocí cuando él tenía 25 años y yo creía que éramos todos inmortales (aún). Fueron intervenciones muy interesantes de las que yo destacaría una reflexión: los problemas de banalidad que sufre la sociedad están atacando también al mundo del libro, como no podría ser de otra manera; George Steiner decía, en una entrevista reciente que tuve la satisfacción de hacerle para El País Semanal, que en tiempos de crisis la gente regresa a la exigencia de la calidad. Ojalá sea esto cierto y en seguida. Como primera providencia, tenemos esa librería que tanto éxito está teniendo aquí y que tanto hubiera hecho feliz a gente como nuestra inolvidable Isabel.

Atención, la amistad. Intento escribir un texto sobre la amistad. Seguro que ustedes me ayudan a buscar documentación, experiencias, etcétera. Les agradezco de antemano que puedan echarme una mano en la tarea.

Hay 33 Comentarios

La democratización que trae la internet pasa por el registro de las fuentes.

También hay mayor responsabilidad. Creo que hay que saber buscar en ella.


Hola,

Con las multas a los comerciantes en el barrio de Sans en Barcelona por los organismos de la 'normalización cat' nace este vídeo, es una tragicomedia digna de verse.

Os recomiendo la visión de CASABLANCA de LLOBREGAT, dedicado especialmente a los que apoyan el CAC (centro de multas por rotular en castellano y cerrar emisoras por criticar las políticas del tripartit) y en especialmente a los que están por todo lo contrario.

CASABLANCA de LLOBREGAT vídeo:

http://www.youtube.com/watch?v=mEQShmIO2vI
(Unir en una línea si sale el enlace cortado)o buscar en youtube o google

Gracias por verlo y también por su difusión.


Maestro Cruz
Es muy cierto lo que dice Maririu sobre mi caso que involuntariamente y sin premeditación, ocurrió que tuve un grave problema de salud y al hacer un comentario
a Ortegal un muy apreciado paisano gallego, una persona Isabel gallega también y desaparecida del blog dijo sin mala fe entiendo, que había muchos que decían mentiras sobre enfermedades para dar pena, eso origino que contara mi caso que en principio tenia muy mala pinta y se dieron las muestras de afecto y animo que siempre voy a guardar en mi corazón y que tanto me sirvieron y me sirven, todavía no tengo el alta completa espero que en enero me la darán, sentí la calidez de unos grandes y generosos seres humanos cuando a pesar de no conocerme personalmente creyeron que merecía su solidaridad y el darme su apoyo con frases y con casos vividos por ellos incluso, en el que habían salido adelante.Internet y este blog en particular me sirvieron para conocer a personas maravillosas y que valen mucho la pena como seres humanos, ese matiz y es aprecio me hacen a veces meter la pata por defender a algún habitual cuando algún personaje esperpéntico se mete con ellos.No tengo alma de superman pero si de leal compañero de tertulia.
Saludos Paco

Don Juan,
la amistad es un regalo bonito, simple y escaso. Es una forma de amor que se da con aquellas personas con las cuales uno puede ser auténtico y espontáneo. Personas con quienes hay confianza, cariño y seguridad. Aunque vivamos en un mundo cada día más extraño y cruel la amistad supone un poco de esperanza.

Estudio el primer año de periodismo y sigo su trayectoria y su blog. Gracias por ofrecer un buen periodismo. Gracias por compartir con el público sus reflexiones y pensamientos. Ojala algún día llegue a expresarme de la manera tan increíble como lo hace usted.

Curioso... Buenos días...
Yo me fijé en que hablabas de internet y comenté lo que a mi me preocupaba y sigue preocupándome.
En cuanto a la amistad pensé que buscaría algo que me señala la memoria, retazos, nada concreto, sobre la amistad de Du Bellay poeta de la Pleiade, renacimiento en Francia creo que era sobre su amistad con La Boétie... No he tenido tiempo aún.
Esta mañana he pensado en las amistades que hemos tejido día a día en este blog, ¿os acordáis de como nos precipitamos todos a la cabecera de Paco, Francisco Gómez? no tenían mucho de visita de cortesía éramos amigos que llegábamos con el decidido próposito de levantarle los ánimos y, él nos lo dirá y nos lo ha dicho, creo que lo conseguimos.
No nos conocemos en lo externo, podemos cruzarnos por la calle indiferentes pero ¿en lo "interno"? la personalidad, la sinceridad, lo "buena persona" ¿quién no sabe nada de los demás?
y ¿de Juan Cruz? ¿qué sentimos por Juan Cruz? ¿admiración sólo? ¿le ponemos en un altar y le rezamos? o cuando nos dice que está baldado nos precipitamos con todos nuestros remedios y le damos consejos, hace un año le rogábamos que se tomara con calma lo de los viajes, ahora me río de nuestro atrevimiento y además como se ríe una abuela del nietecito que vuelve a intentar lo que le prohibió.
Bueno los días siguen y los amigos nos acompañan, cómplices o críticos o ambas cosas a la vez, la amistad es crítica a menudo pero está ahí, segura y fiel. Y se forja en las batallas... contra los nicks...!!!!!!!!!!!!!


amigos
http://www.tendencias21.net/Robot-infantil_a609.html
http://www.tendencias21.net/index.php?action=breve&id_article=1039831


punset
http://www.eduardpunset.es/charlascon_detalle.php?id=10
http://www.adn.es/impresa/cultura/20071001/NWS-0263-instinto-fusion-amor.html

relaciones sociales
http://www.tendencias21.net/Descubren-como-se-forman-los-recuerdos-sociales_a1477.html
http://www.tendencias21.net/Las-redes-sociales-moviles-empiezan-a-generar-negocio_a1953.html
http://www.tendencias21.net/index.php?action=breve&id_article=1115533
http://www.tendencias21.net/Un-estudio-genetico-explica-la-deficiencia-en-la-salud-de-las-personas-solitarias_a1770.html

http://www.tendencias21.net/index.php?action=breve&id_article=329461
http://www.tendencias21.net/Descubierto-el-origen-cerebral-del-amor_a652.html
http://www.tendencias21.net/Descubren-por-que-el-amor-es-ciego_a294.html
http://www.tendencias21.net/La-amistad-es-el-mejor-medicamento-contra-los-ataques-al-corazon_a329.html

Buenos dias

Desde siempre, parte de nuestros conocimientos los hemos basado en la experiencia, no había más, todo en relación a la amistad (tambien a lo emocional) se aprende como siempre se ha aprendido desde los albores de humano; de forma instintiva, por imitacion e intuitivamente y, algo más que no sabría decir. Abordar un tema como amistad supone hoy en día un trabajo difícil y complejo, porque no sólo es la impresión subjetiva o la experiencia, es tambien conocimiento que con el cual podríamos controlar, decidir y cambiar lo que acontece alrededor de las relaciones humanas: ¿Por qué las personas somos así? en referencia al último libro de E. Punset ¿por qué somos como somos?. Quízas algún padre con información y conocimiento hubiese alterado el orden de las cosas en las experiencia emocionales que tanta importancia tienen en las conductas interpersonales, y esto desde esta base hubiese sido tanto como cambiar el futuro de los implicados. Ayer escuche una noticia insignificante por el tiempo de locución que ocupo en las noticias de la radio; decía que se habia constatado que los bebes que los sientan en un carrito mirando a sus padres eran más risueños que aquellos que los sentaban de frente en carrito, osea dando las espaldas al padre; estos no sonreian. La sonrisa es la puerta de la amistad.

Les dejo algunos enlaces de esta biblioteca, de este primitivo que tenemos por internet. Comprendo que los ávidos por saber les guste tanto, pero todavía está lo mejor por venir, y tambien lo peor. No he mirado revistas especializadas en estos temas, pero debe de haber tambien bastante. Espero más emocionarte que desilusionarte.

amistdad
http://www.tendencias21.net/Internet-refuerza-los-lazos-sociales_a876.htmlhttp://www.tendencias21.net/La-primera-impresion-es-la-que-regula-el-amor-y-la-amistad_a411.html
http://www.tendencias21.net/La-amistad-prolonga-la-esperanza-de-vida_a673.html
http://www.tendencias21.net/La-amistad-es-el-mejor-medicamento-contra-los-ataques-al-corazon_a329.html
http://www.tendencias21.net/La-fisica-de-la-amistad_a910.html

Armstrongfl ha disfrutado con los comentarios de Ferrán Gallego.
Un abrazo de admiración y amistad virtual
Armstrongfl

Amistad.- Nos conocimos en el 2º de aquel lejano Bachillerato.Compartimos la merienda, las novias,al marqués de Sade, Salgari, el Jabato, hasta las primas..Hoy me llama desde Madrid a cualquier hora, para preguntarme si me he tomado la pastilla..Siempre dijo que lo más importante en la vida es hacer el amor..Y se preocupa de mi viagra. Podría escribir tres libros sobre esta "amistad". Pero sé que entenderás, Juan, con estas breves palabras..No hay sitio en nuestros hombros que no estén llenos de los brazos de nosotros. La última vez que nos vimos, en la calle Princesa, el abrazo que nos dimos parecía el último. Él fue el primero que le vio la cara a mi hijo.
Internet.- Estoy de acuerdo contigo.. tú dices siempre que el punto intermedio..Pero yo ahora me paseo por mi calle Almagro y me voy hasta el Retiro, hasta Cascorro y me quedo en las puertas de Cuchilleros..gracias al internet..
Carlos Fuentes.- El otro día vi en la tele el inicio del homenaje..Me gustó Felipe, breve, mundano; qué lejos de aquel nuestro..por consiguiente..Qué diría Octavio Paz de todo esto ??
Sólo asistí a la mesa de Monsivaís y la Mastretta..prefiero quedarme en casa en el tiempo más transparente..
Por cierto, ahora vivo en la Ciudad de México D.F, en la Colonia Condesa (aquí no hay barrios) y me compro los libros, precisamente, entre otras, el la Librería de Rosario Castellanos. Una pista:en los tianguis me he encontrado libros viejos estupendos..son como los de Madrid en el Rastro o en la Cuesta de Moyano..Ya sabes, no soy Sabines...

Es indudable la gran transformación social y tecnológica que estamos presenciando, muy equiparable a una revolución industrial, y por lo tanto no se percibe igual (a pesar de la globalización) en igual intensidad ni equiparación de medios técnicos en los diferentes rinconess del planeta donde la desigualdad social es evidente, pero lo que nos diferencia con nuestros vecinos europeos es la diferente forma de afrontar los retos tecnológicos, algo que nos ha conducido a sobrellevar malamente un lastre de pasividad en cuanto a la interacción del poder público en la esfera del desarrollo tecnológico (otros paises como Finlandia optaron por una opción mixta pública y privada, para no dejar en manos mercantilistas algo tan importante como es una vía de conocimiento en red). Es un hecho probado, por lo tanto, que un derecho primario como es el conocimiento y el acceso a la cultura, no debiera en modo alguno dejar que se monopolice en beneficio de unos pocos (que son casi siempre los mismos), para negarselo a personas que tienen, no sólo el mismo derecho, si no una deuda moral que debemos hacer frente entre todos.

Estimados:
Internet es una herramienta que nos permite tener una parte del mundo a golpe de tecla: museos, bibliotecas, libros, música, arte, bancos, tiendas y... periódicos, noticias, rumores, opiniones, falsas noticias, falsas personas; pues eso, un trozo de esta aldea global. Creo que no es el medio el que hace al mensaje más banal, más bien es esta sociedad "opulenta" que prefiere la anestesia de lo "ligh", lo "des", lo "vano", lo "superfluo". No creo que sea la herramienta, ni siquiera el mensajero, hay tantos mensajes, es tan grande la ventana, que se simplifica ad infinitum. Admiro a esos arquitectos del lenguaje escrito, hablado o visual que, con cuatro frases, comunican una simpleza y consiguen transmitir. Si Ortega hubiera vivido esta era de internet, seguramente, habría concluido que era una etapa más de la rebelión de las masas.

Estimados:
Internet es una herramienta que nos permite tener una parte del mundo a golpe de tecla: museos, bibliotecas, libros, música, arte, bancos, tiendas y... periódicos, noticias, rumores, opiniones, falsas noticias, falsas personas; pues eso, un trozo de esta aldea global. Creo que no es el medio el que hace al mensaje más banal, más bien es esta sociedad "opulenta" que prefiere la anestesia de lo "ligh", lo "des", lo "vano", lo "superfluo". No creo que sea la herramienta, ni siquiera el mensajero, hay tantos mensajes, es tan grande la ventana, que se simplifica ad infinitum. Admiro a esos arquitectos del lenguaje escrito, hablado o visual que, con cuatro frases, comunican una simpleza y consiguen transmitir. Si Ortega hubiera vivido esta era de internet, seguramente, habría concluido que era una etapa más de la rebelión de las masas.

Maestro Juan Cruz, gracias a su obra: Cuantas veces me pediste que te contara.... me inspiró este relato que logre publicar en diario Jaén, gracias.

Dedicado a Mari, que pasó tantas horas conmigo en El Médano.

Y para Juan Cruz, que volvió a recordárme este lugar en sus obras.

Relato publicado en la edición impresa de Diario Jaén el domingo 16 noviembre 2.008.-

Muchas veces me pediste que te contara esos años. Muchas veces te imaginé en El Médano contemplando con ella el mar y atravesando los cardonales hasta llegar a la playa de la Tejita donde ningún bañista hacía caso a un viejo letrero que todavía lograba mantenerse en pie el cual rezaba con letras mayúsculas: “Prohibido bañarse desnudo”.

Eran unos años en los que todavía no te conocía, ignorando que en un futuro fueras a pasar tanto tiempo conmigo y nunca caí en la cuenta ni pensé que aquella voz que oía algunas veces era la tuya cuando telefoneabas a tu mejor amigo que por aquel entonces lo tenía yo aquí a mi lado antes de que se marchara a los madriles. Nunca imaginé que aquella voz tuya que sólo me preguntaba por él iba a estar luego conmigo escuchándola y conociéndola delante de mí tantas veces, sintiendo incluso una vez la necesidad de volver a oírla por teléfono cuando después de haberla oído como siempre por la mañana la llamé por la noche para recomendarle que cambiase de canal de televisión.

Quién me iba a decir que esa voz desconocida que me hablaba desde El Médano a la cual no prestaba ninguna atención, iba luego a desear que se silenciara y dejase de oír delante de mí y a pesar de que ésta insistió en que por favor la siguiera escuchando.

Hoy siento a veces la fugaz necesidad de oírla antes que se marche del todo y tenga que imaginármela, por eso hoy también te escribo desde tu propia imaginación, porque hace mucho tiempo que tú también has dejado de oír mi voz y quiera compensarte con mis letras silenciosas y sin voz propia al igual que yo me quedaré aquí viendo cada día las tuyas.

Un día viajaré hasta El Médano, me acercaré sola a la playa de la Tejita a bañarme desnuda fijándome si ese letrero prohibitivo sigue ahí después del paso de los años. Me imaginaré que oigo tu voz, desearé que esté la playa sola donde pueda pensar de forma tranquila que estás ahí, tu oyéndome y yo hablándote otra vez, tu hablándome de nuevo y yo por fin escuchándote.

Voy a hablar de algo que conservo como el recuerdo de una amistad antes de la madurez. No sé si la adolescencia las hace más puras, menos impregnadas de una búsqueda del valor de cambio o, por el contrario, la infancia y la adolescencia son las temporadas en un infierno de egoísmo esencial, que ni siquiera puede justificarse por la promoción social o los objetivos de realización de vida, sino que se refugia en una intacta manera de defender el propio yo.

Volvía siempre de un espantoso colegio de escolapios a casa, a principios de la década de los sesenta, en compañía de un vecino, un año mayor que yo. Toda la clase lo miraba con esa peculiar y sombría tenacidad con que se contempla a los diferentes en la adolescencia, y ni siquiera los maestros podían evitar la incomodidad cuando se dirigían a él. Tenía una piel que era mucho más que pálida: era blanca, fina, como si bastara con quitar una capa y poder ver el mecanismo que funcionaba en todos nosotros para seguir con vida. Y miraba desde unos ojos que no eran exactamente azules, sino de una humedad sucia, blanda, que sólo recordaba al azul por el tono de desidia que poseía aquella mirada, su falta de intensidad, su capacidad de parecer estar observando algo que estaba delante de ti, como si no alcanzara a verte y sólo pudiera llegar a tus inmediaciones. Causaba una impresión de ausencia que nada tenía que ver con el ensimismamiento, porque hablaba tanto como cualquiera de nosotros. Se trataba de su pelo negrísimo, su rostro encalado y aquellos ojos encharcados, como si alguien te mirara desde el fondo de un estanque.

Yo suspendía siempre las matemáticas y la física, con una constancia que parecía distinta a incapacidad: era una especie de determinación. No creía en lo que no podía ver, en directo o en mi imaginación. Y el mundo de los números o la velocidad de la luz, el cálculo de una masa o un logaritmo me parecían verdaderas insensateces a las que no pensaba dedicar ni un segundo. Lo cual llevaba aparejado,en aquellos años, un castigo ejemplar. No unos azotes suaves, sino cosas que quizás entonces eran normales y hoy contemplaríamos con espanto. Iba, naturalmente, aterrado al volver cada sábado a casa con el boletín de notas. Y Toni se pasaba aquel trayecto al calvario de la paliza paterna tratando de animarme. Creo que sólo a través de aquellos ojos lívidos pude ir viendo la vida que se agolpaba en el trayecto dilatado, de media hora de camino, que llevaba a casa. Un trayecto que Toni trataba de alargar, como un anestésico que precediera a la humillación y al dolor, señalándome todo lo que debería haberme interesado en el camino: por ejemplo, una dependienta de una belleza inalcanzable, que hacía como que no nos veía al otro lado de la puerta de la tienda de ropa y que debió ser nuestro primer amor, compartido y deletreado en las noches de insomnio; o la elección de ascender por las piedras irregulares que cercaban unos jardines públicos, hasta que nos sabíamos de memoria dónde poner el pie para avanzar rápidos y sin tropiezos.

Aquello no me evitaba la suerte ya decidida, a las cinco en punto de la tarde, en cuanto mi padre regresaba a casa. Pero tenía algo que, mucho tiempo después, siempre he querido asignar a una experiencia de entrega, de ternura e incluso de dolor por el dolor ajeno. Porque Toni también suspendía (él, todo lo que fuera de letras...), pero nunca le pusieron una mano encima. Vivía en un primer piso, pero nunca pude entrar en su casa porque su madre se pasó enferma todo el tiempo que estuvimos juntos. Sólo la vi dos o tres veces, cuando íbamos a jugar al parque y ella estaba sentada junto a la ventana que estaba a nivel de la cuesta. Era inmensa, y nunca nos dijo nada, ni siquiera las advertencias alarmadas de las madres o el severo recordatorio de la hora de comer. El padre, como todos los padres de mis conocidos, era alguien a quien apenas había visto, pero recuerdo cómo ni siquiera me sorprendía que fuera tan pequeño, que nunca imaginé cómo debían haber sido sus encuentros amorosos, dos cuerpos de dimensiones tan alejadas y de apariencia tan distinta. La pulcritud de aquel señor delgado y la impresión de dejadez de la mujer que veía asomarse a la ventana, como si el cuerpo hubiera dejado de tener interés para ella o, sencillamente, no le perdonara su conducta vengativa, su falta de lealtad al dejarla postrada, hinchada e inerme ante un paisaje pequeño e inmóvil.

Si recuerdo aquella amistad es porque la acompañé de la traición que la hizo, vista después, tan necesaria. Sólo descubrí la falta que me hacía cuando no respondí a aquellos trayectos tranquilizadores hacia mi casa cuando regresaba a ella los sábados, abochornado y temblando de miedo y Toni era capaz de distraerme con la vida que continuaba rodando, demostrando que aquellas calificaciones no tenían más importancia que la brevedad de un escaparate o la espera ante un semáforo. Y, desde luego, mucho menos que mi felicidad.

Toni fue el primer amigo, el primer compañero de clase, a quien se le murió la madre a los 15 o 16 años. Mis padres tuvieron que ir a ver al marido y darle el pésame, cuando el cadáver reposaba aún en su propia cama. Fue la primera vez que entré en aquel piso, y la envidia por lo grande que era, por los muebles majestuosos y las paredes llenas de libros y de fotografías de paisajes extraños, los techos altos y el silencio acolchado de las casas enormes con alfombras, fue el único sentimiento que me llenó y me indignó, me llenó de vergüenza porque Toni sí había estado en mi casa y quizás sólo por verla había sentido compasión por la mezcla de mediocridad de clase media y de frustración violenta que debió detectar en ella. ¿Qué me importaba a mí algo tan improbable como la muerte, la enfermedad o la soledad en aquellos años, cuando mi amigo vivía en aquel espacio privilegiado y a salvo del miedo? "Vete con Toni" me exigió mi madre, empujándome lejos del velatorio en la habitación matrimonial. Toni estaba asomado a la ventana, en el lugar que ocupó su madre hasta que el avance de la enfermedad la obligó a encerrarse en su habitación. No quise decirle nada. No hacía falta, podía haberme sentado a su lado: y estaba solo, mientras las visitas se amontonaban en la zona central del evento. Esa periferia que ocupábamos era la nuestra, como lo era el trayecto de regreso a casa cuando yo necesitaba su ayuda y su prevención. Pero no soportaba aquella residencia, aquella vida que nunca había sido la mía y que él había tenido por casualidad, sin merecerla, como yo no merecía la mía. Volví hacia la puerta, y pude oler esa impresión de cautiverio que tienen las casas de un agonizante, cerca de donde se oían las voces de los mayores.

Al cabo de dos o tres días, Toni volvió a clase, con una corbata negra y un botón negro en el ojal, que incrementaban su palidez. La mirada ya no era acuosa cuando hablé con él y le dije lo que debía haber dicho en su casa. Era sólida, pero furtiva, como si se escondiera de mí o quisiera esconderme. Aguantó con firmeza las condolencias proclamadas por el padre encargado de curso, que nos recordó con una delirante excitación nuestra insignificancia de criaturas dóciles de Dios.

Nunca volvimos juntos a casa. Toni me esquivó siempre y apretaba el paso para ir a solas. Aunque quiero creer que no fue por venganza o por desaliento por mi reacción ante una pérdida que yo no podía valorar. Quiero creer que fue porque aquella muerte le hizo ver que el dolor ajeno no puede consolarse y que cualquier palabra de quien no sufre algo directamente est´´a muy cercana a la farsa y a la autosatisfacción. Quiero creelo así, para que mi acción de entonces, que me costó la pérdida de mi primer amigo y definió con su ausencia nuestra amistad, sea imperdonable.

Juan, estoy totalmente de acuerdo contigo en lo referente a Internet. Es muy importante, pero tambien muy peligroso, pues hay mucha basura. Tambien a mi me ha pasado, que reconociendo lo estupendo que es, si he puesto algún pero, debidamente razonado, te suelen tachar de trasnochado. Salud

Sr. D. Juan :

Humildemente que le digo que a mi Internet me parece la cosa más superchula que se ha inventado desde que Edison Thomás construyó el micrófono de carbón ,parió la maquina parlante , mejoró el acumulador y puso en funcionamiento la primera electrica central, pero yo tengo un problema y es que me lo creo tó.
Un poné por poné .. Yo me entro en un blog en el que se habla de enfermedades y me creo que todos los que escriben son personas de verdad que cuentan sus experiencias y no me puedo meter en el coco que posiblemente no sean más que dos o tres personas con historias inventadas o con 50 nicknames .
Otro poné ..
Yo leo que alguien escribe : "Te quiero amiga" y voy y me creo que detrás de esas palabras hay una muy buena personita .
Otro más ..
Alguien dice ser Juan Carlos de Borbón y yo ya estoy toa nerviosita creyendo que es el mismisisimo Rey de España que se ha montao un blog y que quiere comunicar como un Robin disfrazao con toditos los subditos de su Estado .
No hay modo D. Juan, no hay modo .. He intentado por todos los medios autoconvencerme de que es absurdo creerse lo que se lee en esta pantallita blanca que a veces hace las veces de un amigo y a veces funciona como un diabólico diablo.
Ese es un problema que puede plantear la red pero me parece que al fin es superable por muchas buenas cosas pequeñitas y por pocas buenas cosas grandes .
Y es que muchos creen que Internet solo sirve para intercambiar un par de bromas, algunos recuerdos ,opiniones , una dirección , dos conocimientos y alguna peregrina dirección para un día conocerse si así el destino y Fortuna lo quisiese, sin embargo a mi me parece que esto va mucho más lejos y que además de ser un sitio de diversión, matatiempo y aprendizaje ,pues que también se pueden estrechar lazos . Lazos humanos.
Mire , aseguro que no veo la tele ( palabrita ) pero anoche fuí a tropezar con un programa de esos que relatan las vidas ajenas y mire qué cosa tan bonita que ví que un señor de Alcalá de Guadaira había ido a dar con sus huesos y su felicidad en la Patagonia de la Argentina gracias a un sitio de Internet que se llama Facebook o qué sé yo.
Eso me dejó estupefecta y pensando que gracias a este mar de cables y palabras las distancias se están acortando y que ya no hacen falta como antaño tiempo larguisimo de contacto interpersonal o cercanía física para encontrar afinidad e ilusión . Luego habrá que ver lo que duran ,pero eso ya es otro estudio.
En fín, a mí lo que me gusta de Internet.. bueno otro día lo digo que hoy ya me he pasado .


Estimado Juan y amigos del blog. El tema de la amistad puede dar para intervenciones numerosas y extensas. Hablar de esas amistades entre hombres que han sido tema del central del buen western, o de las amistades de dependencia como las que McCullers situaba, de una forma tan inquietante, en "El corazón es un cazador solitario". Quiero, antes de zambullirme en la propuesta de forma más meditada, por si tiene algo de interés para Juan, plantear esa amistad que no es recíproca más que en un aspecto: el de la necesidad de ser admirado y la ´necesidad de admirar. A veces, una amistad puede ser imbatible asomada a ese espacio que no es de generosidad, sino de alimentación mutua, siempre con el riesgo de la inanición asegurando que se mantenga. Pondré un ejemplo: aquella muchacha con un solo libro, Harper Lee, y Truman Capote. La indefensión de este último exigiendo la lealtad absoluta de la autora de "Matar un ruiseñor", y la sensación de estar perdida, sin conseguir superar un primer éxito, de quien consideraba a Capote un genio vanidoso, incapaz de ir más allá de sí mismo, pero que ofrecía la posibilidad de proteger que Harper Lee necesitaba proporcionar. De la misma manera que deformó su propia infancia para explicarla de un modo feliz, arcádico, en el mundo rural de la Alabama de los años treinta. A su lado, Truman podía sentir que se hallaba algo más seguro, que podía actuar con la impunidad y con la desnudez que podía clausurar en otras ocasiones. ¿Era eso una verdadera amistad? ¿Tiene que ser siempre la imagen de una entrega sin egoísmo? ¿O es una palabra que define las relaciones de dependencia que siempre implican la necesidad del otro y, por tanto, la defensa frente a la soledad?

Hola buenas tardes
He querido escribir estos dos días anteriores, pero ahí se han quedado ,en mi escritorio virtual , unas páginas a medio terminar.
¿A que se refieres la frase " el mensaje más banal"?. Yo creo que Internet mas que un solo tren es una estación de infinitos trenes unos malos y otros buenos y la posibilidad de coger infinitos itinerarios unos más amenos, más sabios y otros más burdos todo “depende de”. En mi vida hay un antes y un después de Internet La primera parte de mi vida, fue en una isla, tremendamente “aislada” , y lo único que había era una escuela de magisterio con un profesorado gris, mi mundo era confortable pero lleno de carencias intelectuales, si más horizonte que estar mona, casarte, tener hijos, tener la casa impecable y cocinar bien y enseñar el ba, be, bi, bo bu sin muchas pretensiones, una vida con una sola ventana con el mismo horizonte. Internet me ha puesto al día y me da la posibilidad de abrir muchas muchísimas ventanas. Internet hace una labor de divulgación estupenda y buena, superior a la basura o a las ramas podridas que pueda haber. Juan con toda sinceridad y mi respeto como maestro que eres para mí, creo que tu enfoque nace de tu realidad vital y que la comparten algunos, pero que no se corresponde con mi realidad vital que la comparten muchos, en lo que cuenta no es la edad sino las circunstancias.¿Es posible , o alguien puede separarse y desprenderse de esa realidad para opinar ?
Besos

Matías: me he quedado muy intranquilo e interesado por el papel de ese Claudio Escribano durante la dictadura ¿puede contarlo? Gracias.

Desde Segovia, buenas tardes, JC y amigos blogueros.
Me parece este post muy acertado, aunque quizá no sea para tanto, o, mejor dicho, no sea muy distinto de lo que sucede fuera de la Red. En el fondo, Internet no es más que una extensión (a veces asusta, eso es cierto) del propio mundo. La gran diferencia, según mi torpe perspectiva es que las distancias y los tiempos se anulan, es como si no existieran. En estas mismas páginas nos comunicamos individuos que habitamos puntos muy disntantes en el Planeta o recibimos textos del pasado (hermosísmo el texto de Cicerón, gracias, Beatriz) como si emergieran para nuestro uso.
Cuando todo es posible, también, por desgracia, es posible su mal-uso, su ab-uso, o, por utilizar el mismo concepto, todo se banaliza.
Si en el mundo real, uno tiene la impresión de que todo es muy complicado, en Internet la impresión se convierte en seguridad. Ante nuestros ojos aparecen, o pueden aparcer, millones y millones de ofertas que hemos de despreciar, porque son inalcanzables simplemente.
A final, sólo nos queda una cosa, creo, la propia responsabilidad, e ir descubriendo nuestro camino...

AMISTAD.
Anoche, precisamente, escribí este texto. Quizá no sirva para lo que nos pides, pero, al menos trata de lo mismo. El texto completo se puede encontrar en http://amandocarabias.blogspot.com/

La casa es hermosa, alta, amplia, casi excesiva para una pareja, pero la esperanza de que pronto se vea enriquecida por la presencia de los hijos, la convierte en una especie de cuna acogedora, como el trasunto de los corazones de sus dueños.
Para mí, el mejor momento de la hermosa y distendida tarde, ha sido durante la sobremesa, mientras los licores enviaban tropas de refuerzo a los jugos intestinales para que completaran una buena digestión de la contundente y exquisita carne asada. La luz entre rosada y dorada se colaba por el alto ventanal del salón orientado al mediodía y al poniente. El calor cítrico de las llamas de la chimena era una caricia que entibiaba el aire de la estancia, la conversación distendida, la risa a veces estruendosa, la música que ahuyentaba las miasmas del espíritu.
Y allí pensaba que sí, lo que siempre pienso, que cuando el nazareno comparaba el reino de los cielos con un banquete de bodas, por su cabeza andaban escenas similares a las que hemos vivido esta tarde. Quienes han compartido conmigo estos momentos podrán asegurar conmigo, que si estar en la gloria es similar a esto, realmente merece la pena un esfuerzo...
Por eso, aunque cansados, el dulce sabor de esta camaradería, ha colmado los corazones y ha hecho algo tremendo, ha ahuyentado las penas y las angustias y las prisas y las dudas que cada uno de nuestros corazones pudiera arrastrar en esta jornada que concluye.
Feliz sábado y domingo desde Segovia.

Juan, yo hice un comentario sobre, lo que significa la amistad, casi desgarrador, porque tu preguntabas "Qué hago yo aquí?, en parar el tiempo y hablar con los amigos.
Sencillamente yo no puedo vivir sin ellos y estoy aquí a miles de kilómetros, porque ni internet ni el teléfono pueden sustituir el abrazo, la mirada, estar frente al otro y con el otro.
Pero bueno no quiero no ponerme mal que ya bastante tengo.

Quería hacerte a tí y a todos los bloqueros un comentario sobre un programa en CNN+, El Debate, que dirige el Sr. José Ma. Callejas. Viene a cuento porque estás en México, ya me entenderán.
Se titulaba:OBAMA Y AMERICA LATINA.
Los que debatían eran un historiador y ensayista mexicano: Enrique Krauze, que había publicado un libro titulado el Poder y El Delirio, sobre Chávez,.

El otro contertulio era un profesor de historia, Sr.Juan Carlos Monedero de la UCM y presentaba un libro como editor que se titulaba: "La nueva izquierda de América".

Fue tan claro en la explicación el profesor Monedero que si lo pueden ver se los recomiendo, es exactamente lo que yo pienso, terminó diciendo menos Obama y más América Latina, lo que quería decir y sobre todo te envío este mensaje para tí Juan y para los que se ilusionan tanto con Obama, que se deberían ilusionar más, y creer más en América Latina, esa América incesante de la que una vez hablabas.
A veces es muy difícil comprender, y sobre todo porque hay tanto internet tanto medio de comunicación, que no comunica nada, y de América Latina sabéis poco o nada en general

Una abrçada de una uruguayana Nora


Pero, hombre, el mundo de internet es tan vasto que puede encontrar todo aquello que desee. Si lo que quiere es banalidad encontrará banalidad, pero si lo que busca es excelencia tenga la seguridad de que también la encontrará. Todo depende de sus aficiones, habilidades y expectativas. Yo particularmente prefiero quedarme con las virtudes del invento. Aquí le dejo algunas páginas particularmente buenas.

http://www.fondodeculturaeconomica.com/
http://www.lavanguardia.es/hemeroteca/
http://www.march.es/conferencias/conferencias.asp

Y hay muchas más.

Maestro Cruz
Internet,el periodismo, los medios de comunicación son una oportunidad que tenemos de saber más, tengo la esperanza que sea cierto lo de que el saber nos hace más libre, en este blog y en los medios de comunicación de lo que yo llamo “la brunete mediática” padecemos lo que yo llamaría el abuso y la utilización de la comunicación con una falta de ética y espíritu de obrar en beneficio de la sociedad que en algún caso es esperpénticamente valleinclanesca,todo no vale y el fin no justifica los medios,las formas,las maneras lo son todo en esta vida,o a mi juicio deberían serlo,debemos pensar un poco más en los demás y en sus susceptibilidades al interpelar ,informar ,comunicar ó simplemente escribir en un blog,yó el primero que me autoinculpo. Todos tenemos un corazoncito y nos gusta que nos quieran y no nos hablen feo y como dicen en México no nos regañen.Rodeado de amantes de los libros,Sealtiel y los demás ilustres que nombras,me ha emocionado que nombres a Isabel,pues entronca en el tema
de la amistad,fue tu jefa pero sobre todo fue tú amiga y ese estadio es solo posible por la conjunción de dos seres humanos tan especiales,¿cuantos somos amigos de nuestros jefes?,¿cuantos somos amigos de nuestros compañeros de profesión ó de trabajo?.Cuantas veces los enemigos más grandes no los tienen en su propia profesión o trabajo.Manifeste en una ocasión que la familia te viene impuesta y que los amigos los elegimos libremente y eso creo es un gran valor.

La amistad.Como dijo Epicteto “el mundo está lleno de amigos”.Por ello pensó que no había motivos para apegarse al lado de los más cercanos ,ya que no esta garantizado que nadie permanezca al lado de uno eternamente.Ademas en cierto sentido es posible elegir a los amigos ,y la duración de una amistad puede depender de que el amigo siga mostrando las cualidades que llevaron originalmente a buscar su amistades .Ética a Nicómaco ,Aristóteles ofrece diferentes definiciones de amistad.En una de ellas menciona el hecho de que se quiere el bien para el amigo; otra sugiere que la amistad podría consistir,sencillamente,en valorar la compañía de alguien y en compartir sus alegrías y penas.Kant describe la amistad como aquello que da libertad al sacar al individuo de la cárcel del yó,de la que se tendría que tener el deber de escapar. Extractos del libro de filosofía de David Papineau de la Editorial Blume
PD Noto la ausencia de Luís Vea y de Satalia un abrazo a los dos.
Saludos Paco

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef010536103074970b

Listed below are links to weblogs that reference El medio es cada vez más sofistificado y el mensaje es cada vez más banal:

Mira que te lo tengo dicho

Sobre el blog

¿Qué podemos esperar de la cultura? ¿Y qué de quienes la hacen? Los hechos y los protagonistas. La intimidad de los creadores y la plaza en la que se encuentran.

Sobre el autor

Juan Cruz

es periodista y escritor. Su blog Mira que te lo tengo dicho ha estado colgado desde 2006 en elpais.com y aparece ahora en la web de cultura de El País. En cultura ha desarrollado gran parte de su trabajo en El País. Sobre esa experiencia escribió un libro, Una memoria de El País y sobre su trabajo como editor publicó Egos revueltos, una memoria personal de la vida literaria, que fue Premio Comillas de Memorias de la editorial Tusquets. Otros libros suyos son Ojalá octubre y La foto de los suecos. Sobre periodismo escribió Periodismo. ¿vale la pena vivir para este oficio?. Sus últimos libros son Viaje al corazón del fútbol, sobre el Barça de Pep Guardiola, y Contra el insulto, sobre la costumbre de insultar que domina hoy en el periodismo y en muchos sectores de la vida pública española. Nació en Tenerife en 1948.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal