"La esencia del periodismo es la supercicialidad"

Por: | 21 de noviembre de 2008

México. Viajé leyendo, releyendo, lo había leído en 1995, fui su editor, el libro de Ben Bradlee Vida de un periodista. Me sumergí en esa vida y en esa pasión, el periodismo. Si no es pasión no es nada, es burocracia. El periodismo hay que esperarlo en la calle, en lo que dice la gente, en lo que calla la gente, en lo que sufre, y también en la alegría. Las noticias sólo existen si uno las va a buscar, o las espera. Los cínicos, decía Kapucinsky, no sirven para este oficio. Me estaba esperando en el hotel Pablo Ordaz, el corresponsal de El País aquí, uno de los grandes periodistas de la penúltima generación española. De los que miran como si estuvieran buscándole el alma a lo que pasa. En medio del frío invernal de la noche de México Distrito Federal nos comimos unos espagueti y hablamos de periodismo, por supuesto. Le conté una frase que había encontrado en el libro de Bradlee. Se la dijo al que luego sería director del Washington Post su primer maestro, un tal Wagden, una vez que Bradlee se enredó con un reportaje: "La esencia del periodismo es la superficialidad". Pablo se ha ido ya, para él ha sido un día largo, y yo me he subido a la habitación fría, a tratar de vencer el jet lag que en México azota como la edad. Mañana será otro día, en esta tierra bellísima cuya capital tiene la nueva enfermedad ya vieja de los atascos.

Hay 20 Comentarios

jcarlos, no tienes que disculparte, entendí que transcribías un texto tuyo de un post anterior a cuando me incorporé a este espacio o en tiempos en que por ahí fué la cosa. Efectivamente lo pude constatar con tu remisión a él, gracias.
Lo leí y me pareció un excelente texto, Ferran, nobleza obliga y lo que valió para jcarlos tiene total vigencia para tí, como porteño agradecido por la mención, (coincidimos en los gustos, una cosa es la inspiración del padre de los cronopios y otra la amargura irresuelta del pesimismo) y gracias por el piropo a mi ciudad natal. ¿La conoces?

A PARTIR DEL 28 de noviembre publicaremos en varias editoriales cartoneras de América Latina un libro inédito del poeta mexicano Mario Santiago Papasquiaro: Respiración del laberinto.

Mario Santiago fundó con Roberto Bolaño el Movimiento Infrarrealista a amediados de la decada de los 70´s

El libro aparecerá en Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay, Chile y México

Para esta edición simultánea, La Cartonera de México convocó a todas las editoriales cartoneras de América Latina y cada edición tendrá un prólogo distinto, escrito por diversos autores latinoamericanos: Bruno MOntané, Juan Villoro, Diana Bellessi, Homero Carvhalo, Pedro Damian, Tulio Mora, Joseantonio Suárez.

Si su medio tiene interés en difundir este proyecto podemos enviarles fotografías, fragmentos de los prólogos, algunos poemas del libro que publicaremos y, para las estaciones de radio, materiales en audio con reportajes y entrevistas.

Contactenos a esta dirección
[email protected]

Leí en un periódico ayer:


" En 2030 si nous ne changeons pas nos modes de vie , de production et de consommation , l'humanité aura besoin de deux planètes pour assurer sa subsistance . "

¿ Eso es otro huevo en la paja o es noticia?

Cuidadín D. Juan y acompañantes con la contaminación que azota ciudad de México . Dice la Historia y Carlos Fuentes que cuando el ser humano apareció por estas tierras , la VIDA silvestre rebosaba en sus orillas pantanosas y que sus bosques de pino y encino cubrían las laderas de las montañas. El aire era limpio y fresco . Las lluvias de verano renovaban los lagos y hasta en los jardines flotantes o chinampas de Xochimilco ( un suburbio de Mexico DC ) surgían las flores y verduras de manera espontánea .
Hoy ,en cambio, y desde hace bastantes años, ( por desgracia) la contaminación de su aire es enfermedad crítica y problema ecológico grave . Otras cosas venidas de la mano del hombre y que ensucian la metropoli más grande y agobiante del mundo son la basura , la lluvia ácida y la falta de agua potable.
Pasamos algún tiempo luchando contra eso y todos los que por aquellos días coincidimos en las trajineras de un frenético trabajo estabamos de acuerdo en que eran necesarias medidas definitivas y más contudentes para evitar una catástrofe casi tan grande como la metropoli misma .
Murieron los días y también las semanas y sin poder esperar a ese frío análisis de las causas, y acuciados por la llamada urgente de un nuevo foco de envenenamiento , tuvimos que volar hacia Toluca .
El angel de la Independencia nos dijo adiós con una lágrima gris carbón en los ojos.
Ahora parece que ya se descubrieron las causas y que la podedumbre que azota la cúpula azul que cubre la mirada de la virgen de Guadalupe se forma por la lenta renovación del aire debida a la altitud y a las cordilleras que rodean el valle y que impiden la salida de los agentes contaminantes.
No obstante , y aún a pesar de que se tomaron medidas , y de que los mexicanos piensan que " Mientras exista mundo , no habrá fin a la gloria y fama de México-Tenochtitlan " nosotros seguimos creyendo que la agudeza del problema no podrá rebajarse hasta que no se controle el numero de vehiculos automotores y de lanzamientos a la Vida de todas las "cagadas " humanas.

Por el futuro de Nuestra Madre Tierra y para que la ciudad más antigua del continente americano , cuna de la primera imprenta y cuna de la primera universidad de America siga existiendo ,pedimos CONCIENCIA.


Desde Toluca una sardina pertrechada a la espera de papeles.

Maestro Cruz

Para qué poetas en tiempos de crisis? Pues para eso, precisamente para eso. Para evitar que en "épocas de miseria ocupen su lugar los timadores, los farsantes, los hechiceros, los fanáticos y otras criaturas del submundo intelectual"
Emilio Lledó,El País
Saludos Paco

No sé si es necesario aclararlo, pero lo hago para no quedarme en la duda. La idea para el periódico y el fomento del periodismo era de chorra, una ironía de la actual situacíon en la prensa.

Textos como estas palabras tuyas, o el texto que recomendé "Yo más que tú", las pondría en exclusiva en un bloque centrado en una página, con unos grandes márgenes y sin más que los pequeños encabezados de número de página, fecha y línea de separación.

joder Ferran, ¡que guapo!, he leído el primer párrafo y me quedado prendedado, que forma tan bonita de expresarte tienes.

Gracias Juan,gracias Ferrán.
Es mucho más gratificante leeros a vosotros que abrir el periódico y leer lo que se escribe debajo del titular. Vuestra prosa narra, huele, suda, exhala su vaho, piensa, reflexiona, se mueve, sufre, llora o ríe. Si tuviera que resumirla en una palabra diría que vive.
Viajo en el avión con Juan y leo con él a Ben Bradlee y, mientras el avión sobrevuela la ciudad buscando el aeropuerto, miro los valles inundados de calles y de casas que trepan las laderas de los montes; cuando el suelo se acerca más aún, a través de la ventanilla escarchada, distingo las jacarandas que flanquean las avenidas.
Con Juan yo me muevo por la noticia porque está viva, en cambio, muchas de las noticias que leo en los periódicos son como naturalezas muertas, parece que leo el boe, todo muy articulado pero sin sustancia. Yo lo único que quiero, como lector de a pie que soy, es que me cuenten, que me escriban las caras y las aristas que no veo, que hagan como hace Millás que con cualquier minucia me sorprende.
Para mí el periodismo es Kapucinsky relatando que su periódico lo envía a China, llega al hotel, se pone en contacto con el periódico que le va a prestar ayuda y no le dejan salir del hotel, no puede ni hablar con la gente de la calle.
Tú lo has dicho Juan, "buscándole el alma a lo que pasa". Si me permites, añadiría: y transmitirla al lector.

"La esencia del periodismo es la parcialidad del escribiente".


Lucía Folino.
(a los amigos la adulación promiscua y a los desconocidos la indiferencia).

uah!
cuya capital tiene la nueva enfermedad ya vieja de los atascos.
y eso que a los periodistas, vamos que ni el juicio a puerta cerrada a Anna P en Rusia puede con lo que sucede en México y la superci--- cia... uah!
belo!

en lugar donde más periodistas se matan al año... muy bella su conciencia, eso es un gran dolor de piernas, que llega al corazón si no se mueven con o sin avión..
cuidado que hasta los que vuelan no aterrizan bien y eso que... ponene todas las coordenadas en vuelo y las conversaciones antes del aterizaje de la cjaa negra.
bel´siimo!

bravo por esa periodista, también
ok!

Sólo unas líneas para reivindicar al maestro Pablo Ordaz: un periodista fundamental, una lectura obligada por distinta, profunda y rigurosa, para cualquier estudiante de periodismo, lector perseverante y compñero de profesión. Periodistas así hacen que los periódicos sean importantes cada mañana

Estimados Juan Cruz y blogueros:

La verdad es que, si uno hubiera podido escoger, habría pedido a los Reyes ser, de mayor, algo así como un parche de nicotina pegado al pecho de Juan Cruz. Asistiría a sus viajes, sus encuentros, sus conversaciones, su llegada a ciudades con nombres preciosos (Buenos Aires...¿os habéis fijado?), entraría en librerías donde el tiempo permanece alerta, en suspenso, observándonos con recelo y protección, como una madre bisoña. No me importaría mi humildad de parche, mi condición adjetiva: somos contingentes ´casi todos, y los imprescindibles son lo que expresaba Kathy Bates en aquella película Nicholls a un amigo: ¿ves la luna? Es preciosa, pero está apagada, no tiene vida. Sólo brilla porque refleja al sol. Y, a veces saber vivir de acuerdo con las propias posibilidades es ser la Luna, porque también hay que estar ahí y tener cierta consistencia para saber reflejar.

¡Qué no habría dado yo por una conversación con Cortázar! Cuando estudiaba a comienzos de los años 70 la carrera, confesé a un compañero esa sensación extraña que se tiene cuando alguien (siempre una mujer) te fascina por la calle, al cruzarte con ella, y piensas en su vida de enigma. Me recomendó el "Manuscrito hallado en un bolsillo", para ver cómo esa historia la relataba Cortázar (menos mal que no me recomendó "El túnel" de Sábato..., terrible) y un poema de Baudelaire dedicado a "Une passante"...(Toi, que j'eusse aîmée).

Resignado a no poder acercarme a todo eso más que con la imaginación, y aprovechando la experiencia ajena (no creo que Juan me aceptara como parche intruso, ni convertido en un halo de curiosidad frustrada que pasara los controles de seguridad de los aeropuertos), puedo viajar con vosotros a ese espacio virtual.

Y hoy se nos habla de periodismo, de la reflexión sobre la realidad que tantos profesionales han llegado a confundir con la mecánica del google, dando información donde se espera la lectura del mundo a través de unos ojos más sabios. ¿Qué distancia hay entre la literatura y el periodismo? ¿Solamente la ficción? La poesía no lo es, y sabemos que la novela acaba por no serlo o ha empezado no siéndolo la mayor parte de las veces. El periodismo es escritura, no redacción (aunque esta palabra haya acabado por designar, precisamente, el área básica de un periódico). Pero eso requiere lectores, no público. Personas que no quieren informarse, sino leer y aprender en un espacio donde la forma dé significado al contenido. No se trata del engaño de los titulares que un bloguero señalaba aquí mismo. Sino de la forma de contemplar, de la forma de narrar, que acaba determinando el contenido real de la noticia. ¿Cómo explicar la mirada de los canillitas a primera hora de la mañana en las calles de la Paz, en la estatura del aire a 4.000 metros, en un agosto de frío intenso, como la vi hace más de veinte años? Buscaba material para la tesis, me alojaba en casa de una monja que trabajaba en la asistencia sanitaria a los cholos que vivían en los flancos de la ciudad, del "Buenos Aires andino" que quiso crear Bánzer, destruyendo buena parte del encanto de la ciudad vieja. Y me encontraba con aquellas niñas y niños, que guardaban sus periódicos con un aire de indefensión, de edad y de etnia maltratadas siempre. O los ex-mineros que pedían limosna a quienes podían sentarse en los bares de los hoteles de cinco estrellas, con los miembros devastados por alguna explosión en Potosí o en Oruro. O cómo la extrema derecha arrojaba fruta contra las cholas que se manifestaban en un desfile cívico el día de la independencia, con los padres enseñando a sus hijos a acertar en el disparo. Todos, con las gorras de ADN, el partido de Bánzer con siglas de genoma. Y mi mujer arrastrándome fuera de aquel escenario, cuando había empezado a pelearme ya con ellos, con la inconsciencia del hombre y de los treinta años.

Explicar cosas como ésta pueden distinguir no a un buen y un mal periodista. Sino a quien lo es y no lo es. Quien lo es, encuentra la condición humana a punto para definirla en cada paso por estos espacios extremos o en los que se dan por áreas de una normalidad anestesiante. El que no es periodista, hace la crónica. El periodista desvela la existencia común, la vida de todos, en los hechos concretos, en los actos individuales.

Saramago nos decía ayer en una entrevista a propósito de su Viaje del elefante (que por cierto, sale hoy ) que "puede que suene antiguo, pero hay que volver a la ética". Escribo esto, porque aunque no he leído ese libro de Kapuscinsky, "Los cínicos no sirven para este oficio", sé que argumenta que para ser periodista hay que ser buena persona.
Quién no es cínico alguna vez, quién no se refugia en sus relaciones personales, en su individualismo, quién no mira a otra parte ante el sufrimiento del mundo pensando que no puede hacer nada, que no es culpa suya. Es el momento -la crisis es una oportunidad- de mirarnos al espejo y pensar qué estamos haciendo por las personas desgraciadas. Yo me acuso, de cínica, a ratos.

Puede que no todo sea superficialidad, estoy convencida que no
Juan cuando vuelvas nos cuentas qué se dice en Méjico de Noé Aguilar Reynoso
Tengo que darte una mala noticia, hoy ha fallecido alguien a quién conoces muy bien, Adrián Alemán; sobran las palabras

"El periodismo hay que esperarlo en la calle, en lo que dice la gente, en lo que calla la gente, en lo que sufre, y también en la alegría". Magnífica frase, sin duda, y muy apropiada para este periodista, José María Albert de Paco, que ha escrito este excelente post. Un consejo: lean también la carta.

http://playalibre.blogspot.com/2008/11/tv3-un-da.html

guei dicen que es guey, que viene de buey, que es asshole.

Quería decir Hola

Leo y no acabo de comprender. Si el periodismo deja de serlo cuando la pasión no es su fundamento; si el periodismo debe hacerse valiente y sinceramente, al margen de hipocresías y cinismos según Kapuscinski, maestro del periodismo a mi entender; si agradecemos que el periodismo busque 'el alma de lo que pasa' -¡qué bella manera de definir las profesión!- ¿qué cosa quiere decir que "la esencia del periodismo es la superficialidad"?
Otra vez mi ingenuidad puede que me esté jugando una mala pasada y de lo que se trata, con esa frase, es poner a las claras y desenmascarar la manera de hacer de algunos periodistas.
Acá, mis compañeros, seguro que me sacan de dudas.

Recupérese del jet-lag, y del mal de altura si es que le afecta, y cuéntenos bien de cosas desde ese país. Nos hace falta esa 'busqueda del alma' de lo que sucede al otro lado del mar porque si nos quedamos nomás con el intenso inventario de la realidad del día a día, a veces sentimos que la cosa está mala, muy mala.

Ah! y yo también creo, como Amando, que habría que revisar el titular.

Buen día para todos.

Guei!

Una sugerencia para El País, y para el fomento de la profesión
de periodista...

En cada noticia escriben un titular, y cuatro comentarios
que difieren en la interpretación de la noticia, y a
continuación se desarrolla un texto acorde con cada subtitular.
Por ejemplo.

Titular:
Un SMS del ex-ministro Casos es investigado por el juzgado

Subcomentario 1 :
Cascos quiso enviar una broma a Aznar diciéndole algo
sobre una empresa y se enteró todo el mundo.

Subcomentario 2 :
Cascos quizás compró acciones de Sacir-Vallermoso y mediante
un SMS provocó una bajada en la cotizacion de la empresa y se
ha forrado.

Subcomentario 3 :
El presicente se Sacyr-Vallermoso y Cascos
complinchados.

Subcomentario 4 :
La verdad es que Cascos estaba brindado con
Aznar.

Y a continuación los textos a cada
alternativa.

Así sería un periodismo con criterio. Por cierto, si me coje
la no olvide mandarme un email. Gracias


Apreciable Juan Cruz y amigos bloqueros:
Juan cruz,que te recuperes pronto de los efectos del jet lag y te deseo que tengas una fructifera estancia en tierras mejicanas.Armando,a mi tambien me encanta la frase de Juan Cruz con respecto a la mirada de Pablo Ordaz.No cabe duda,me parece a mi,que si practicaramos todos la tecnica que contiene esas frase ,quizás el mundo seria mas razonable de lo que es.
Apertas agarimosas

Con Amando, el título cree Armstrongfl que es equívoco y duro, pero se tratará de eso, de llamar la atención sobre lo que no es o no debe ser.
Un saludo,
Armstrongfl

CORREGID EL TÍTULO, POR FAVOR.
Buenos días, JC y amigos de este blog. ¿Para ti JC son noches, tardes, qué son?
Espero que te repongas en breve del jet lag ese que te tendrá confuso.
Me encanta esa frase con la que defines la mirada Pablo Ordaz: "De los que miran como si estuvieran buscándole el alma a lo que pasa". Lo dices refiriéndote a la profesión periodística, pero, ¿no debería ser aplicable (y obligatoria) para el oficio nuestro de vivir?
Feliz viernes desde la congelada Segovia

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef0105361429d9970c

Listed below are links to weblogs that reference "La esencia del periodismo es la supercicialidad":

Mira que te lo tengo dicho

Sobre el blog

¿Qué podemos esperar de la cultura? ¿Y qué de quienes la hacen? Los hechos y los protagonistas. La intimidad de los creadores y la plaza en la que se encuentran.

Sobre el autor

Juan Cruz

es periodista y escritor. Su blog Mira que te lo tengo dicho ha estado colgado desde 2006 en elpais.com y aparece ahora en la web de cultura de El País. En cultura ha desarrollado gran parte de su trabajo en El País. Sobre esa experiencia escribió un libro, Una memoria de El País y sobre su trabajo como editor publicó Egos revueltos, una memoria personal de la vida literaria, que fue Premio Comillas de Memorias de la editorial Tusquets. Otros libros suyos son Ojalá octubre y La foto de los suecos. Sobre periodismo escribió Periodismo. ¿vale la pena vivir para este oficio?. Sus últimos libros son Viaje al corazón del fútbol, sobre el Barça de Pep Guardiola, y Contra el insulto, sobre la costumbre de insultar que domina hoy en el periodismo y en muchos sectores de la vida pública española. Nació en Tenerife en 1948.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal