Elogio del periódico

Por: | 04 de abril de 2009

Conozco pocos placeres equivalentes a la lectura del periódico. Es un placer completo, es sensual, físico, sentimental, un placer completo que no sólo te identifica con lo que ocurre sino que, como los libros, te permite concebir otras realidades que quizá el periódico no cuenta pero insinúa. Las sensaciones que produce el periódico incorporan olores --el olor del papel, el olor de la tinta--, el sentido del tacto, la visión; las consecuencias de las lecturas incorporan a tu memoria el conocimiento del mundo, del mundo grande y del mundo pequeño. Y además te permite hacer ese ejercicio simultáneamente: no es necesario que pases de página para ver varios mundos a la vez; el periódico es interactivo, te permite una libertad que difícilmente te van a permitir otros objetos, porque es cómodo, manejable, te acompaña adonde tú quieras, y te espera, enrollado en tus vaqueros, enfundado dentro del bolsillo grande de tu abrigo, entra por debajo de la puerta y te espera, es tu amigo, y también tu adversario, dice lo que tú quieres y dice lo que tú no quieres. Es el universo y un puño, o el universo y una mano. Es un grito y un susurro. Es un niño, un hombre, una mujer, una chica, es una novia o un novio, el periódico es mucho más que la hoja que dejas en el asiento del tranvía, es un recuerdo que te estuvo esperando y que sigue contigo. Leer un periódico te produce la misma sensación de aprendizaje que uno tenía cuando el maestro hacía digresiones en clase: de un asunto te llevaba a otro, para que comprendieras al fin toda la realidad, y cuando recordabas la clase parecía que recordabas un mosaico. Un periódico es un mosaico, y un puzle, hasta que no lo completas no ha cumplido su función, pero te da tiempo, no te urge. El periódico no sólo te lleva al acontecimiento en sí, sino que lo rodea de todo lo que hubo antes o después, te reproduce el contexto como si te estuviera regalando un paisaje. Un periódico es un homenaje que le hace la historia instantánea a la historia grande; no se puede concebir la vida, el tiempo de vida, sino como una hemeroteca que se ha enriqueciendo hacia atrás, pero sin la cual no puedes seguir hacia adelante. E ir a comprar el periódico, elegirlo entre todos, o comprar varios, comprender qué periódico es el tuyo, llevarlo por la calle, sentarlo contigo a tomar un café mientras el silencio interior bulle por ser una palabra..., ese es otro de los inmensos placeres que da leer, tener, compartir un periódico. Esa sensación que describo forma parte de las grandes, irrenunciables, bellas sensaciones de mi vida, y quería hoy compartirla con ustedes. Ah, y el periódico es para que la gente sepa qué pasa, no es para que la gente sepa qué nos pasa a los periodistas, ni a los que, creyendo que son periodistas, utilizan el periódico como si fuera el espacio de una venganza, un ajuste de cuentas, un instrumento de chantaje, etcétera. Un periódico es un periódico, por eso es grande, como una mano abierta.

Hay 35 Comentarios

Estimado Juan, le escribo desde Lima. Suscribo completamente su nota. Ese placer de leer el periódico lo más temprano de la mañana que se pueda, con una taza de café, es lo máximo. Me ha tocado comprar el periódico de madrugada en los aeropuertos, la sensación de ser de los primeros en leer el periódico del día es difícil de olvidar, el olor del papel y la tinta recién impresas... Tengo un recuerdo muy fuerte. Un soleado domingo abril de 2001 en Manhattan: un paseo larguísimo en Central Park con el New York Times del día paseando por horas. Hasta hoy conservo ese ejemplar.
Saludos, Martín

Las prisas algunas veces son buenas consejeras, casí siempre lo son, menos para decir "echar de menos", que es reiterativo y además con insistencia.

Cuando leí esta entrada me sentí tan periodista y lectora como la primera vez que vi un texto mío en una edición de un periódico. Gracias por reivindicar el papel y la misión de quienes lo llenamos de letras.

Desde República Dominicana, una joven periodista amante del periódico y su tinta.

Pero que bien escriben en Perú, es reconfortante, alivia y además quita es escozor, dentro de poco se caerán las vendas de los ojos y las heridas cicratizarán al sol de los almendros, me gustán las miradas que me cuentan cosas, y algunas dicen versos. Hecho de menos la compañía de algunos perros pero los amos los pasean poco, no parecen humanos, no tienen compasión por ciertas human-as.

Creo que el periódico es un magníico instrumento que además de procurar sentirte vivo - como también lo consiguen otros medios, por ejemplo, la radio - da fe.
No e mueve. No se puede distorsionar. Todo está escrito. Y por eso da tanta pena tirarlo. ¿Cómo voy a tirar este ejemplar con lo que dice este personaje, o este autor, o con el maravilloso acierto que ha tenido en esta noticia el periodista...Cuántas personas, situaciones, encuentros, conflictos y países, personajes y personalidades que hoy han sido noticia... ¡Qué alegrón!
¿Se imaginan una estancia con todos los periódicos de la vida de una persona? Entrar y escoger, entrar y no salir...
Como un hikikomori
Entra en escena un segundo personaje, y se monta una serie.

¡WOW!¡ Amaneció usted inspirado señor Cruz.
Me ha gustado muchísimo.
"Grande, como una mano abierta".
Felíz día.

Pensar que a mi me gusta coleccionar diarios o recortes. Tengo recortes de lo que pasaba en Argentina entre 1999 y 2002. Y estoy haciendo una coleccion. Tengo el diario Gramma de cuba, El Mercurio y La tercera de Chile, El Pais y La Vanguardia de España, The Jerusalem Post de Israel, El Pais y Brecha de Uruguay, un diario de Jordania, Folha de SaoPaulo de Brasil, sumado a los de varias ciudades y provincias argentinas

¡Ay, qué bonito!...
Gracias por el enlace. Que tengas un finde como mereces; o sea, genial.

Que tengáis feliz fin de semana

http://www.youtube.com/watch?v=-3-VF7xd_KE

Maestro Cruz

Ocurre,por eso,que yo no vuelvo atrás, cansado el pie del arduo camino;ni ,desganado,sustraigo los brazos a la obra que se presenta;ni,desesperado,vuelvo las espaldas al enemigo que me ataca;ni, deslumbrado,aparto los ojos del divino objeto
G,Bruno


PD.Dedicado a Adsuar y a los que entran con educación,urbanidad y decoro a pasar un rato agradable leyendo ó dejando sus impresiones para que no se desanimen nunca a pesar de los momentos duros que nos toca pasar en esta vida,a los doberman mi desprecio y rechazo esperando siempre que se larguen de donde nadie los quiere.
Saludos Paco

Para Lectora de Poesía y amigos blogueros: te he dejado un recadito en el comentario de ayer. A los no invitados a este blog, ni agua.
Besos desde el mar.

Maestro Cruz

EL MUNDO ESTÁ BIEN HECHO

Los ríos van al mar,
el mar a las playas de moda
de manera que el mundo está bien hecho.
Sobre esta cuestión no puede discutirse.Mas si alguien
quisiera alzar su voz contra el aserto,
le taparíamos la boca con la prueba más firme:
el General.
No puede darse un general en jefe sin que exista
el orden en las filas.Y,por tanto,
las filas del orden del General en Jefe
y el Jefe mismo, en general, como ya he dicho, vienen a
demostrar
la armonía preestablecida y la buena mano que ha tenido
quien pudo
para hacer lo que ha hecho.Aunque,después de todo,
no hubiera sido necesario traer
hecho tan concluyente, toda vez que este mundo,
y,en general, toda playa de moda que va a dar en la mar,
eran ya suficientes para que nos bañásemos
en el más general regocijo
del General en Jefe

Carlos Bousoño

PD.Dedicado a Gaspard, Ferran y Chapuzas seres humanos que entran y nos dejan sus pensamientos con educación, urbanidad, mira de alturas, nobleza y sinceridad.
Saludos Paco

Hay días en que al levantarnos de la cama uno se encuentra con la ausencia de unos ojos, un rostro. Pero igualmente comenzamos a ordenar el día, el mundo, de ilusiones, sueños, retos, proyectos. Uno comienza a idear diversas tareas, las cíclicas rutinas, para que el día salga cuanto menos perfecto.
Saluda al sol (el mejor espectáculo del día), a los árboles, a los niños que van de la mano de sus padres por la calle para ir al colegio, escucha la última música con la que ayer noche se acunó, y, finalmente, se sumerge confiada en la ducha; si es con agua fría, mejor. El frío espolea y aviva las atrofiadas neuronas. Si no sale a correr, realiza una larga serie de ejercicios maratonianos para chequear el cuerpo, y palpar la salud de cada célula. Luego, mientras se prepara un desayuno pantagruélico (necesito engordar un poquito, me dicen. Parte del tiempo destinado a la comida lo dedico a visitar este Blog, y mis 47 kilos son cada vez menos visibles), y enciende la radio para saber cómo anda el mundo. Hoy, en la mañana Juan Cruz hablaba en La Ser con Concha Velasco sobre el elixir de la eterna juventud; leer poemas. Yo también leo cada mañana poemas, y, también, como decía Concha, llevo poemas en mi bolso para leer en durante las esperas o regalar a quien los necesite. Todo eso va esponjando el cuerpo para llenarlo durante el día de nuevas emociones.
Los días que puedo, salgo primero a correr durante una hora, unos 10 kilómetros. (No está mal, me digo). Me gusta mucho el deporte, y me sube enorgullece decir que una vez escalé el Mont Blanc. Al regresar, me acerco al kiosko para comprar El país, y, a veces, Público. Los diarios extranjeros los medio leo por la red. Y, vuelvo a casa para crear una nueva Ítaca. Tomo una ducha fría para sentir cada uno de mis músculos, y a luego me baño en crema para nutrir mi piel. Después, tomo un gran desayuno que siempre incluye cereales, fruta, queso, miel y polen, y lo acompañado con las secciones preferidas de cada Periódico. Creo que el periódico es un complemento alimentario más. Cada columna, cada sección, cada viñeta, cada una de las cartas al director, las noticias sobre Vida y Artes, Músicas y Conciertos, Exposiciones, charlas y conferencias…son un nutritivo surtido que alimenta mi afán de conocimiento. El periódico, sus palabras también son alimento, tienen su peculiar sustancia, y su propia vida: nos hablan, gritan o susurran, respiran, huelen, tienen sabor, contienen su propio código emocional, etcétera. Conocer la Vida auténtica de esas palabras o ignorarla depende en parte de todos nosotros. El periódico es una de las mejores inversiones como aprendizaje. No se puede pedir más: ¡Y todo ello por un Euro!
Sueños maravillosos para todos.

¡Bravo, bravísimo, Iago!a eso le llamo yo un elogio...
Para mi un domingo sin periódico de papel no es casi ni medio domingo.
Un saludo

Como no se hacer TrackBack te escribo para decirte que he publicado, indicando tu nombre como fuente, esta inolvidable 'entrada' "Elogio al periódico" en mi Blog sin gasolina.

Me gustó mucho, tanto como me gustan los periódicos.

"Elogio del periódico" ha sido depositado en un blog privado al cual acceden con clave sólo para mi esposa, mis hijos y mis íntimos amigos, denominado: "Los mejores artículos que he leído." (en toda mi vida reciente).

Saludos desde Caracas y... de hoy en adelante me convertiré en asiduo visitante de 'Mira que te lo tengo dicho'.

Como la tierra silenciosa espera
un labrador, apasionadamente,
así. Ya tengo el corazón caliente
de esperar bajo el sol a que Dios quiera.

A que quiera venir. Si Dios viniera,
si viniera Él aquí, si de repente...
¿Por qué pensaré en Dios tan dulcemente
cuando tengo en la vida quien me quiera?

Y me pongo a soñar, y se me llena
de sueño el corazón, y me parece
que cantan sobre mí. Pura, serena,

gira la tierra lenta del verano.
Desde la gana de vivir me crece
un ansia de llamar a Dios hermano.

ANTONIO GAMONEDA (De "Sublevación inmóvil")

http://www.youtube.com/watch?v=u6So6eHn5uY&feature=channel

Quédate ahí, a salvo. Para hacerte volar sobre tus dudas necesitaría una magia que no tengo.

Mi infancia son recuerdos de un piso en Barcelona, al que llegaba La Vanguardia todos los días y El Noticiero, por las tardes. En aquellos tiempos, mi madre era quien disfrutaba de veras del desayuno con su diario. Los demás nos íbamos temprano, al trabajo o a estudiar. De ahí que los domingos, mi padre se concedía el derecho a leerlo el primero. No soportaba dejarlo desordenado o mal doblado -como yo ahora- y más tarde, a la hora del café, se cometaban los artículos. Desde aquí un homenaje también a La Codorniz y al Damero Maldito de Conchita Montes, que haciamos entre todos. (Bueno, eso me hacían creer)
El hecho es que, mi adolescencia en Madrid, estuvo rodeada de periódicos. Durante unos años leíamos dos o más matutinos y el Informaciones por la tarde.
Ahora ya en el sur, sigo disfrutando de ese placer tan bien descrito. Pero confieso que algunos días entre semana, no los compro y los leo en Internet. Es el avance de los tiempos, supongo. Pero la perspectiva de los domingos al sol, con los diaros, suplementos y demás zarandajas, es maravillosa.
Ah y una radio al lado, que no falte!

"Cada época tiene sus mitos, En la que nací el mito era el "Hombre de Estado", hoy el mito es el Hombre de Televisión. Con la ceguera propia a la cultura de izquierda, se interpretó la afirmación de Berlusconi (nadie lee los periódicos, todos ven la Tele) como una nueva pifia llena de desprecio, No era así: era un acto arrogante, pero no era una idiotez. Si se suman todos los ejemplares (le tirage) de todos los diarios italianos, se obtiene una cifra más bien derisoria en relación con el número de quienes sólo ven la televisión. Además si se tiene en cuenta que sólo una parte de la prensa italiana es crítica en relación con el gobierno actual, mientras que toda pública o privada se hizo la voz del poder. Berlusconi tenía toda la razón. El problema es el control de la televisión, los periódicos pueden seguir escribiendo lo que quieran.
Es un hecho y los hechos son por naturaleza independientes de nuestras preferencias."

Umberto Eco Crónicas de un regimen

Es el mundo no sólo que viene si no que es y está. Sólo nos cabe la lírica de las oraciones fúnebres.

No estoy muy de acuerdo que el periódico sea tu "amigo". Es demasiado variopinto y con más caras que un icosaedro. La amistad es más frontal, más interactiva. El periódico, a veces, es como un confesionario de ida y vuelta. Vemos los pecados ajenos y dejamos entrever los nuestros en el silecio de la confesión según pasamos las hojas. Claro que no se necesita acto de contrición y además de silencio no hay penitencia.

El periódico es la intrahistoria y la historia en presente. El papel es el pan y el jamón las noticias. Excelente bocadillo.

El placer anterior de leer el periódico y de ir a comprarlo en un fin de semana sin apreturas de tiempo, tampoco es mal placer.

Además de lo que has dicho, Juan... Pudiera ser lo que más se echaría en falta...

Apilarlos en el desván
Pisar el suelo recién fregado
Hacer recortes
Mancharte de tinta
Mezclar su olor con el del café
Limpiar los cristales
Limpiarse el cú en según que circunstancias
Enseñar al perrito adónde
Rellenar los bolsos de señora
Rellenar empeines de los zapatos
Tapar el suelo los pintores
Hacer marionetas de papel y pegamento
Hacer gorros de napoleón a juego con la espada de madera
Hacer barquitos de papel y aviones de cola
Espiar desde los bancos del parque
Dar trabajo a los traperos
Pasearlo bajo el brazo y fardar ideologías
Envolver huevos y fragilidades
Relleno salva-envíos
Bajar a tumba abierta los ciclistas
Correr los sanfermines
Hacer cartuchos de castañas
Encender la hoguera de sanjuán
Hacer trucos de magia
Envolver el bocadillo
Y pasar hoja mojando el dedo…

¡Ay, mis periódicos queridos!


¿¿¿OTRA VEZ CON LO MISMO??
De este tema no se ha hablado hasta el cansancio, YA?

A colación con el post de hoy:

"Los estadounidenses creen que si los periódicos desaparecen, Internet los suplirá."

"Los lectores confían en que si siguen desapareciendo diarios encontrarán la información en la Red."

Titulares de un artículo en El Pais digital de hoy. Ver enlace:
http://www.elpais.com/articulo/sociedad/estadounidenses/creen/periodicos/desaparecen/Internet/suplira/elpepusoc/20090403elpepusoc_8/Tes

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef01156ee0b35d970c

Listed below are links to weblogs that reference Elogio del periódico:

Mira que te lo tengo dicho

Sobre el blog

¿Qué podemos esperar de la cultura? ¿Y qué de quienes la hacen? Los hechos y los protagonistas. La intimidad de los creadores y la plaza en la que se encuentran.

Sobre el autor

Juan Cruz

es periodista y escritor. Su blog Mira que te lo tengo dicho ha estado colgado desde 2006 en elpais.com y aparece ahora en la web de cultura de El País. En cultura ha desarrollado gran parte de su trabajo en El País. Sobre esa experiencia escribió un libro, Una memoria de El País y sobre su trabajo como editor publicó Egos revueltos, una memoria personal de la vida literaria, que fue Premio Comillas de Memorias de la editorial Tusquets. Otros libros suyos son Ojalá octubre y La foto de los suecos. Sobre periodismo escribió Periodismo. ¿vale la pena vivir para este oficio?. Sus últimos libros son Viaje al corazón del fútbol, sobre el Barça de Pep Guardiola, y Contra el insulto, sobre la costumbre de insultar que domina hoy en el periodismo y en muchos sectores de la vida pública española. Nació en Tenerife en 1948.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal