Elogio del periódico

Por: | 04 de abril de 2009

Conozco pocos placeres equivalentes a la lectura del periódico. Es un placer completo, es sensual, físico, sentimental, un placer completo que no sólo te identifica con lo que ocurre sino que, como los libros, te permite concebir otras realidades que quizá el periódico no cuenta pero insinúa. Las sensaciones que produce el periódico incorporan olores --el olor del papel, el olor de la tinta--, el sentido del tacto, la visión; las consecuencias de las lecturas incorporan a tu memoria el conocimiento del mundo, del mundo grande y del mundo pequeño. Y además te permite hacer ese ejercicio simultáneamente: no es necesario que pases de página para ver varios mundos a la vez; el periódico es interactivo, te permite una libertad que difícilmente te van a permitir otros objetos, porque es cómodo, manejable, te acompaña adonde tú quieras, y te espera, enrollado en tus vaqueros, enfundado dentro del bolsillo grande de tu abrigo, entra por debajo de la puerta y te espera, es tu amigo, y también tu adversario, dice lo que tú quieres y dice lo que tú no quieres. Es el universo y un puño, o el universo y una mano. Es un grito y un susurro. Es un niño, un hombre, una mujer, una chica, es una novia o un novio, el periódico es mucho más que la hoja que dejas en el asiento del tranvía, es un recuerdo que te estuvo esperando y que sigue contigo. Leer un periódico te produce la misma sensación de aprendizaje que uno tenía cuando el maestro hacía digresiones en clase: de un asunto te llevaba a otro, para que comprendieras al fin toda la realidad, y cuando recordabas la clase parecía que recordabas un mosaico. Un periódico es un mosaico, y un puzle, hasta que no lo completas no ha cumplido su función, pero te da tiempo, no te urge. El periódico no sólo te lleva al acontecimiento en sí, sino que lo rodea de todo lo que hubo antes o después, te reproduce el contexto como si te estuviera regalando un paisaje. Un periódico es un homenaje que le hace la historia instantánea a la historia grande; no se puede concebir la vida, el tiempo de vida, sino como una hemeroteca que se ha enriqueciendo hacia atrás, pero sin la cual no puedes seguir hacia adelante. E ir a comprar el periódico, elegirlo entre todos, o comprar varios, comprender qué periódico es el tuyo, llevarlo por la calle, sentarlo contigo a tomar un café mientras el silencio interior bulle por ser una palabra..., ese es otro de los inmensos placeres que da leer, tener, compartir un periódico. Esa sensación que describo forma parte de las grandes, irrenunciables, bellas sensaciones de mi vida, y quería hoy compartirla con ustedes. Ah, y el periódico es para que la gente sepa qué pasa, no es para que la gente sepa qué nos pasa a los periodistas, ni a los que, creyendo que son periodistas, utilizan el periódico como si fuera el espacio de una venganza, un ajuste de cuentas, un instrumento de chantaje, etcétera. Un periódico es un periódico, por eso es grande, como una mano abierta.

Hay 35 Comentarios

Siempre se puede ver el negocio o su deterioro, o la convivencia de lo de necesario (la información y la opinión fundada), con el negocio, o cualquiera de sus combinaciones con humor,

"Carlos Núñez Cortés:
Vengan a visitarnos, no dejen de venir.
Avisen cuando llegan para irlos a recibir.
Les daremos cariño, el corazón entero.
Pidan lo que quieran, excepto dinero.

No hablaremos de ciencia, sino de placer,
de nuestras apetencias y de la mujer.
Son una obra de arte, rubias y morenas.
No las de Marte, las de aquí están re-buenas

(Termina la canción dejando las maracas sobre la cabeza de Marcos, ante la atónita mirada de éste)"

La versión completa vale la pena,
http://www.lesluthiers.org/verversion.php?ID=125

Me gustaría demostrarte que no soy ninguna santa, me gustaría santificar las fiestas, me gustaría verte, amarte besarte, y luego que sea lo que Dios quiera.

¿Quién matará al periódico en papel? En primer lugar las reestructuración de las finanzas en las editoriales (la crisis nos afecta a todos por igual) y en segundo el suministro de las versiones digitales de sus productos impresos. La tecnología ayuda a esto último.
Ir a comprar al kiosko la prensa escrita que yo suelo leer en la versión digital me supondría diariamente cerca de los 10 euros. La oferta de los periódicos digitales es tan amplia como la impresa y el ahorro es muy considerable. El periódico de toda la vida tiene su encanto, nadie lo discute, pero se hace muy difícil cambiarlo por los digitales cuando el acceso a estos es tan fácil.

Sarah, welcome to this blog. I am a daily user of it, you know, sometimes it is cultural, other political and rarely about sports. It really is a nice blog. I hope you keep enjoying and giving your point of view of it as we do so many Juan Cruz ' friends.

Salud y libertad desde Sevilla.

Maestro Cruz
Todas las razones expuestas para loar el periódico en formato de papel, el echo físico de su contacto y la ceremonia para algunos entre los que me encuentro de leerlo con una taza de café al lado, el recuerdo del primer periódico que se leyó (El Progreso de Lugo) la satisfacción de leer artículos de personas admiradas, queridas y con una afinidad ideológica(Vázquez Montalbán ,Haro,Millan,Vicent,Maestro Cruz etc,etc,etc) y la posibilidad de guardarlo y releer a persona y personajes que no están físicamente entre nosotros me animan en la idea que no se perderá este formato y no será para nostálgicos y carcas no rechazo la cibernética(estoy utilizándola ahora mismo) pero el olor, tacto y la posibilidad de transporte sin tener que estar pendiente de las compañías suministradoras de tecnología (algún día deberíamos hablar de lo cara y malas que son en este país)me parecen argumentos mas que loables para tener un hilo de esperanza en su supervivencia.
Saludos Paco

I recently came across your blog and have been reading along. I thought I would leave my first comment. I don't know what to say except that I have enjoyed reading. Nice blog. I will keep visiting this blog very often.

Sarah

http://www.craigslistpostingonline.info

Mi amigo Eugenio me sosprende con una bonita y afirmativa contestación a una frase de Juan. Dice: "y yo creo que hay alguno que lo supera, la escritura y la construcción de un periódico, el diseño, la letra, el formato y las fotografías, la redacción y las columnas.
Un abrazo,
Eugenio Fouz".
Sobre el elogio a la lectura del peridodico que hoy nos deleita Juan.
Pero Eugenio, todo lo demás siempre despues de la lectura, sin lectura no hay escritura, diseño, hacer las columnas, colocar las fotografias, enmarcar la noticia y etc.
Todos hemos nacido con la lectura incluso los que tambien hemos bebido de "la cultura oral", la que nos educarón nuestros abuelos, tambien necesitamos la lectura.
Un saludo Eugenio, por encontrarte en la casa de Juan, nuestro maestro y amigo.
Salud

Juan, es muy bonita la descripción de tu oficio, de tu profesión, eso que más te gusta y mejor haces, como dice Joan Manuel Serrat en una de su canciones.
El periodico es todo eso y es una manera de ser, un estilo de vida que los que hemos conocido el periodico en la Dictadura de Franco y en las sucesivas etapas desde el 1975, hemos crecido con la prensa.
No osbtante Juan, estamos asistiendo a una nueva etapa en la prensa, en donde los navajazos manchan de sangre el papel del periodico.
En donde los nietos y herederos del abuelo Franco, aquellos que se situaban en los mejores puestos de funcionarios mietras el resto luchabamos contra la dictadura, contra la moldaza y a favor de la Libertad, ahora su prepotencia les hace proclamar que son independientes y defensores de la libertad de enseñanza, mientras atacan la enseñanza pública y no permiten el derecho a las mujeres a decidir por ellas mismas.
Vivimos tiempos de desmemoriados, a los que tenemos la obligación moral de recordarle la historia más reciente, la que ahora cumplimos 75 años.
Salud.

Juan, se nota la pasión de tu innata vocación. Naciste para el periodismo, y de ahí tu amor por el periódico, que con tanto cariño elogias.
Estoy de acuerdo en gran medida con todo lo que dices que representa el periódico. Tal vez aquello que dices que no es lo que debiera ser el periódico, al final de tu magnifica glosa, lo es más veces de las deseadas. Sabes que a veces se utiliza para la venganza, el un ajuste de cuentas, y como instrumento de chantaje, manipulando la línea editorial a conveniencia, haciendo campañas de acoso por rivalidad política, económica, personal, o simplemente por el mero hecho de contribuir a un morbo que hay quien cree que mejora sus ventas.
Yo quiero, como tu, quedarme con lo positivo y maravilloso que tiene el mundo que encierra; o mejor, que libera un periódico.
Periódico, hoy ha quedado claro aquí, es lo que te gusta, y periodista, lo añado yo, lo que eres, tienen la misma raíz: periodo. Este término que no hace solo referencia a un hecho temporal, sino a la aventura de hacer un viaje a lo desconocido. Periodo es lo que tardo Ulises en volver de la Guerra de Troya, o los 20 años que estuvo Penélope con su rueca disipando las esperanzas de sus pretendientes. ¡Que bonito! Periódico, a estos efectos, son los 24 cantos que componen la Iliada y periodistas sois los Homeros de hoy, que narran nuestras pequeñas epopeyas diarias.
Me consta que esta idea es la que te motiva y te guía, y quiero pensar que a todos tus colegas también, aunque de esto último no tengo la misma constancia.
Vivan los periódicos escritos, con sus características físicas, que tan bien has descrito, y que tanto importan, y hago votos para que el mundo digital tan bienvenido por tantas cosas solo los arrope sin agobiarlos
Enhorabuena

¡Uf! Un poco exagerado el elogio. Comparto el entusiasmo por los contenidos de los periódicos, pero no por el objeto en sí. No es cómodo, no es manejable y es imposible meterlo en el bolsillo de unos vaqueros, especialmente los domingos. Si además el lector es torpe con su manejo, como yo, el diario puede acabar en un lio incomprensible. El periódico más cómodo y fácil de leer es el ABC, por su tamaño, y por su grapa a prueba de torpezas lectoras. No entiendo como el resto de periódicos no lo han imitado. Por la grapa, me refiero.

Estimado Juan Cruz,
gracias por ese elogio u oda al diario escrito, a la edición impresa. Hermosísimo todo el texto. La imagen final de la mano abierta es acertada. Soy de los que quieren el papel antes que la pantalla, pero el coste del diario se está encareciendo y ésa es una forma de cerrar la mano y el modo más eficaz de acabar con la edición impresa. No permitan que los lectores de papeles nos quedemos sin ellos por culpa de un precio que lo hace inaccesible. Hagan del diario impreso algo asequible para la gente.
Juan Cruz, escribe usted "conozco pocos placeres equivalentes a la lectura del periódico" y yo creo que hay alguno que lo supera, la escritura y la construcción de un periódico, el diseño, la letra, el formato y las fotografías, la redacción y las columnas.
Un abrazo,
Eugenio Fouz

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef01156ee0b35d970c

Listed below are links to weblogs that reference Elogio del periódico:

Mira que te lo tengo dicho

Sobre el blog

¿Qué podemos esperar de la cultura? ¿Y qué de quienes la hacen? Los hechos y los protagonistas. La intimidad de los creadores y la plaza en la que se encuentran.

Sobre el autor

Juan Cruz

es periodista y escritor. Su blog Mira que te lo tengo dicho ha estado colgado desde 2006 en elpais.com y aparece ahora en la web de cultura de El País. En cultura ha desarrollado gran parte de su trabajo en El País. Sobre esa experiencia escribió un libro, Una memoria de El País y sobre su trabajo como editor publicó Egos revueltos, una memoria personal de la vida literaria, que fue Premio Comillas de Memorias de la editorial Tusquets. Otros libros suyos son Ojalá octubre y La foto de los suecos. Sobre periodismo escribió Periodismo. ¿vale la pena vivir para este oficio?. Sus últimos libros son Viaje al corazón del fútbol, sobre el Barça de Pep Guardiola, y Contra el insulto, sobre la costumbre de insultar que domina hoy en el periodismo y en muchos sectores de la vida pública española. Nació en Tenerife en 1948.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal