El pájaro canta porque tiene una canción

Por: | 16 de mayo de 2009

Estuve anoche en el concierto de Joan Manuel Serrat; estaba lleno el Circo Price. Ámbito raro. Los circos evocan melancolía para mi. El concierto fue también melancólico, emocionante; detrás había una señora que tarareaba las canciones; una amiga que me acompañaba le pidió silencio, y la señora se indignó: todo el mundo debe cantar en los conciertos. Según. A veces es mejor escuchar en público, dejas que los demás se confundan con sus propios ritmos. Serrat canta desde que yo empecé a escuchar canciones, y muchas de sus letras son las letras de mi vida, y de la vida de tantos, en España y en América. En uno de los ratos estupendos en que reflexionó sobre la música y la vida, dijo por qué cantaban los pájaros. Los pájaros no preguntan, cantan porque tienen una canción. Les dejo esa frase, la apunté, la quise rescatar para dejarla ahí, sola, como un regalo de sábado de mayo, en medio de la astenia primaveral que ha puesto mi ánimo al nivel del mar. Disfruten del día, lean, paseen bajo el sol, y si tienen arena conviértanla en la orilla de una playa.

Hay 27 Comentarios

De tanto vivir en Francia, Maririu se vuelve rabelaisienne, no con palabras verdes sino con el termino meollo. De este viaje que nos cuenta Ferran, de estos encuentros en la plaza pùblica, la agora, dije una vez que son de gente elegante.
La elegancia no es una cuestion de moda sino una manera de ver y de decir las cosas.

- las plumas de quetzal, suspiro, eran las que formaban la "corona" de Moctezuma que se puede ver en Viena.

Hola amiguitos del blog:

Ya es la media más del meridiano, y quiero al igual decir hola como vosotros. Este post es que me ha parecido precioso, Serrat me ha gustado desde niña, todo de él, su arte y su personalidad es maravilloso.
Os cuento que yo les compro semillitas a los pájaros en mi ventana, incluso he hecho un diseño de ellos de técnica 'nevado' que me ha quedado muy moderno y elegante y así los simulo más en mi ventana.

Siempre he tenido la idea que los pájaros traen mensajes buenos. Me encanta cuando me despierto escuchando a alguno que viene a cantarme a mi ventana porque creo que me trae un mensaje secreto y si vienen muchos son para animarme lo sé siiii.
Son verdaderamente bellos. Serrat dice que cantan sin preguntar porque tienen una canción, eso es, pero además yo creo que es que la sienten y la cantan desde su dentro muy dentro y su sentimiento profundo y natural de ellos mismos. Pero también parece que a veces que algunos dejan de cantar y es que dicen que se han entristecido por x motivo.

Otro muy muy importante es el pájaro que muere en cautiverio ¿no lo sabíais? Conozco uno muy elegante y hermoso que habita en la región de centro américa que se llama Quetzal y por eso en Guatemala la unidad monetaria también tiene ese nombre como símbolo de la libertad. El quetzal empieza a fallecer desde el momento en que se le atrapa aunque lo tratéis bien, entristece y muere ¡increíble! ¿cierto? Por eso está prohibida su caza. Aparte que está en peligro de extinción y solo los podéis ver en zonas concretas del área. Y pensando en eso es cierto que la libertad es necesaria en todos los aspectos, pero a mí me pasa de una que no quiero ser libre y es la del amor, quiero ser presa toda la vida, y libre para querer toda la vida, sí, pero presa de ese querer. ¿Me explico? Bueno no sé si me entendéis pero a mi que me hagan presa y carcelera de uno a la vez. ¿me entendéis? ¿Si? Bueno eso me gustaría, pero no por posesiva sino porque tener un corazón solo para mi tí es tan hermoso, !un corazón! ¡es mejor que un lingote de oro!

Ah! el quetzal es de plumaje verde con el pecho rojo y su cola de largar plumas puede llegar a medir hasta un metro. Cuando vuela se ve hermosísimo con sus plumas tan largas. ¡Si lo viérais! disfrutariáis mucho de su belleza y originalidad, estoy segura.

Bien ahora me marcho a la otra entrada y luego a navegar a otros lugarcitos que hoy domingo hay mucho y el día se hace corto.

El día está hermoso y también al igual que Armstrongfl me ha parecido hermosa la frase de Juan: "lean, paseen bajo el sol, y si tienen arena conviértanla en la orilla de una playa"...

Nos vemos en el otro post también ;-), o si no en alguna de estas últimos consejos de Juan ;-)
Besitos.
(Ah! por cierto ahora que termino ya pasa una más del meridiano más de la media de antes, :-))) ¿entendéis? :-))) mirad si os vengo a visitar...)

Partitura, pues lo siento. No estaré en la feria del libro de Madrid. La editorial no da para eso. Pero agradezco mucho tu interés.
http://cotidianos.blogia.com

- como amstrong quiero daros los buenos días a todos y gracias Ferran porque sacas "la subsantistique moêlle" =el meollo- de lo que vivimos.

Es domingo, temprano y hace un día bonito. Hoy he vuelto a madrugar para aprovechar el tiempo, he estado preparando ejercicios y ahora me dedico a hacer algo que me gusta: leo y escribo.
En principio quería copiar el final maravilloso del post de ayer(veo que ya hay otro nuevo)
"Disfruten del día, lean, paseen bajo el sol, y si tienen arena conviértnala en la orilla de una playa" (Juan Cruz) Vaya final más hermoso!!!
A Armstrongfl le ha encantado ese final. Gracias.
Pero es que antes de escribir leía un poco algunos comentarios de los tertulianos y le emocionaba leer a Ferran Gallego y su alusión a Antonio Corbalán.
Un abrazo a todos desde la orilla
Armstrongfl

Luis Vea, ¿vas a la Feria del Libro?. Voy a hacer una confesión pública, ciertamente desinhibida; me da auténtico pavor pedir una firma a los autores consagrados que me gustan. Así que, prefiero acercarme a uno que no lo sea.

Si esto ha molestado, lo siento poco. Es cuestión de madurez.

Gracias

De tanto pasearme en Andalucia con las saetas de Gonce, ya llega la madrugada. Antes vi la primera luciérnaga; se volverà mariposa también? Pués escuché la cancion de Isolda. Me voy a la cama con todos estos aires, acentos y lenguajes sonando en mi cabeza. Pronto cantaràn los pàjaros, menos el ruisenor. Donde esta? llegarà dentro de poco.
Buen domingo.

Te quiero...

Te quiero.

Te lo he dicho con el viento
jugueteando tal un animalillo en la arena
o iracundo como órgano tempestuoso;

te lo he dicho con el sol,
que dora desnudos cuerpos juveniles
y sonríe en todas las cosas inocentes;

te lo he dicho con las nubes,
frentes melancólicas que sostienen el cielo,
tristezas fugitivas;

te lo he dicho con las plantas,
leves caricias transparentes
que se cubren de rubor repentino;

te lo he dicho con el agua,
vida luminosa que vela un fondo de sombra;
te lo he dicho con el miedo,

te lo he dicho con la alegría,
con el hastío, con las terribles palabras.
Pero así no me basta;
más allá de la vida
quiero decírtelo con la muerte,
más allá del amor
quiero decírtelo con el olvido

Luís Cernuda

Muchas gracias Sr Juan Cruz, escritor y periodista o autor de "cirugías quirúrgicas" como Ud. prefiera. Pero MUCHAS GRACIAS POR ESTE POST.
Como lo puso "En España como en América", y dentro de América nuestro pequeño Uruguay ha sabido recibir siempre que le han dejado a Serrat y ha entablado con él un afectuoso vínculo que llegó hasta una de "esas casualidades" como ud. ha citado de nuestro Escritor Mario Benedetti con un disco, el de "El Sur también existe".Poca casualidad han hecho ambos solo con esa poesía, lo que transmite y el lujo de Serrat cantándola...
Como si no hubiera hecho ya su lugar en el corazón de los uruguayos desde el primer recital que vino a darnos por acá en 1968 y desde allí en más mientras lo dejaron.
Esos tristes largos años en que entre otras cosas no le dejaron venir, no lo podíamos escuchar más que cada uno en su casa con bajo volumen y en discos que luego escondíamos.
Pero volvió y sigue. Por suerte sigue regalándonos cada año su visita.
Allí vamos como la primera vez, cuando todavía estábamos en la escuela y nuestra maestra nos trajo para escuchar un poema de Antonio Machado un disco de un cantante español llamado Joan Manuel Serrat.
Así lo escuché por primera vez y luego quise verlo,asistir a un concierto, el próximo,su primer recital en nuestro Teatro Solís.
De allí en más me integré siendo niña -de mano de mamá al principio- a su equipo, el que le sigue,le admira,le espera, ansiosa,leal y calladamente para asistir cada vez que Serrat avise, a la cita, donde "arriba en la calle el cielo se viste de Fiesta"...
Es siempre un encuentro entrañable con el que alguien una vez por aquí llamó "Santo y seña de una generación que le sigue, le venera y transmite a hijos y nietos que también hoy lo han hecho su referente"
Gracias nuevamente y ¡Saludos montevideanos conmovidos!

Renée serratiana

Estimado Juan y blogueros:
Recuerdo el primer concierto de Serrat al que asistí, hace más de 30 años, en la vieja Plaza de Toros de Santa Cruz de Tenerife. Fue inolvidable. En su última canción todos encendíamos nuestros mecheros, fósforos y hasta alguna linterna. Fue muy bello y emotivo. Sus canciones formaron parte de nuestra juventud y de nuestra vida.
Por el jardín, querida lectora de Poesía, estamos disfrutando de una floración extraordinaria de rosas. Los pájaros nos llenan el alma con sus trinos. Desde el maravilloso canario silvestre, pasando por el petirrojo, el espectacular capirote, el humilde hornero, el gorrión ... hasta llegar al imponente mirlo, negro como el azabache y con un canto fuerte y melodioso.
En Canarias existe una copla popular, que dice así:
El mirlo canta en el monte
el capirote en la higuera
el gorrión en los trigales
y el canario donde él quiera
Hablando de mariposas, estamos a la espera de que lleguen las bellísimas monarcas. El arbusto del que se alimentarán sus orugas ya está florecido. No creo que tarden mucho en llegar. Les mantendré informados.
Por cierto, lectora, el poema de Juan Ramón Jiménez:
...Y yo me iré. Y se quedarán los pájaros cantando ... nuestro profesor de Literatura, en bachillerato, nos lo hizo memorizar.
Saludos poéticos desde Tenerife, la isla del Teide.


Amigos: magnífica complicidad, la nuestra. Hemos pasado por el dolor de nuestro amigo Antonio, permitiéndonos que se sienta un poco arropado ante trances como el suyo; hemos hablado de fútbol, política y poesía, mientras Jaume mostraba desesperación o cabreo legítimos y Catherine una honda preocupación ante un país que puede desencajarte las esperanzas de ser un ciudadano normal. Nos hemos procurado algo de reflexión soberbia sobre la psiquiatría y las contradicciones de una persona que era, al mismo tiempo, psiquiatra. Hemos degustado poemas bellísimos, con ese Juan Ramón que Una lectora de poesía nos ha traído, certero, pulimentado, perfecto. Y hemos recalado en la Nova Cançó. Feliz puerto de llegada en este viaje en el que aprendemos tanto de los demás.

Fíjate, Catherine, para que te endulce el sueño o la vigilia el pensar en esta Cataluña donde tu hija puede vivir, quizás encontrar a un compañero para vivir: yo recuerdo aquellos días de canción que no sólo era protesta, sino propuesta de vida. En aquellas últimas tardes del franquismo, podíamos sentirnos parte de algo difuso, consciente de su propio existir distinto a la mediocridad de la dictadura, a la maldad de su mundo. Lejanos al rencor, pero próximos al desprecio de todo lo que nos impedía ser un país normal, de todo lo que emborronaba nuestra ansiedad por la belleza. "Éramos jóvenes, éramos casi adolescentes..." y nos dijimos "el hoy es malo, pero el mañana es mío" (como afirmó Machado hace casi cien años, en el primer número de la revista "España"). Aprendimos a escuchar algo distinto al simple panfleto, porque la belleza en sí misma era subversiva. Aquella "Aguila negra" que cantó Barbara en Francia y Maria del Mar Bonet nos proporcionó (aquella voz infranqueable, aquella hermosura nocturna, mientras cantaba también "Què volen aquesta gent?" para denunciar el asesinato de Ruano...Serrat podía cantar el abandono en "Me'n vaig a peu", la sensación de una invulnerable entrega en "Paraules d'amor" o sentirnos en pie, sobre una tierra envejecida y tenue, con la fuerza de los veinte años recién cumplidos.

Nunca existió a solas la canción del combate. Era la belleza de la música, del poema cantado, que en su camino tenía que nombrar también la inmundicia. No era panfleto gratuito de público fácil, para corear consignas cómodas, sino un intento de ordenar aquel mundo en el que habíamos entrado muy poco antes. A veces no podíamos más y cantábamos, acompañábamos lo que nos pareció que, en forma de canción de amor o de guerra, necesitaba de nuestra voz como la única forma de escucharlo. Después, aprendimos a escuchar callados. Incluso, más tarde, cuando de todo hace treinta años, hemos aprendido a escucharlo a solas. Como una afirmación de lo que fuimos y de cómo valió la pena tomar partido: por la vida, claro, contra la corrupción; por la libertad contra la sombra de los cipreses alargados; por la amistad a lo largo, por los entusiastas, fervientes e indomables compañeros de viaje. Aquí estamos, aún, aquí estamos.

Disculparme queridos amigos del blog:

¿qué es ese trabalenguas que he subido antes? :-)))) con las prisas de alcanzar a Antonio Vega... No siii...vaya cabeza esta...

¡Mil millones de disculpas por favor!

Lo repito sumando los agradecimientos de vuestras aportaciones tan bellas que me han emocionado y gustado también mucho.
Hoy trajo Juan buenas dosis de inspiración.

¡Muchas Gracias Juan por ese magnífico regalo y el post de hoy que es una gozada!

Y ya que nos hablas de playas traigo algo de lo nos hablaste hace unos días.

"Comprendí entonces que había roto la armonía del día, el silencio excepcional de una playa en la que había sido feliz".

Albert Camus


Aparte quiero darle también las gracias a Gonce por esas magníficas piezas que me emocionaron ambas. Las he tarareado y visto varias veces también :-)
Antonio Corbalán gracias también esos versos que nos traes son preciosos. Isolda esa pieza de Serrat qué hermosa.

Besitos.

(El homenaje a Antonio Vega ahora en la 2, camos de prisa que no llegamos :-)

¡Muchas Gracias Juan por ese el magnífico regalo y por este post de hoy que es una gozada!
Y ya que nos hablas de playas traigo algo magnífico de lo nos hablaste hace unos días:

"Comprendí entonces que había roto la armonía del día, el silencio excepcional de una playa en la que había sido feliz".

Albert Camus


(Atención que ahora mismo -a las 10 pm- hay un homenaje a Antonio Vega, si os interesa pongamos la 2 y lo vemos juntos ¿si? :-)
Besitos.

Lectora de Poesía y Paco. Gracias a los dos por vuestras lecciones de vida y declaración de intenciones. La poesía se sobreentiende.

Luis García Vea, me siento solidaria con Juan Bonilla. Bastante suplicio es leer mala poesía (aunque sea por dinero) para encima ver que ciertas cosas no cambian. Si fuera él, publicaría con nombre y apellidos el poemario que tanto le gustó, aunque imagino que le será difícil.

Besos desde el sur para el lector y el poeta que no ganó.

Maestro Cruz

Otras veces me hablaba del canto de lo ruiseñores.El Levante español,de donde provenía,estaba cargado de naranjos en flor y de ruiseñores.Como en mi país no existe ese pájaro,ese sublime cantor, el loco de Miguel Hernández quería darme la más viva expresión plástica de su poderio .Se encaramaba a un árbol de la calle y,desde las más altas ramas,silbaba o trinaba como sus amados pájaros natales.

Pablo Neruda, Confieso que he vivido ed,Seix Barral
PD. Desde una playa catalana de la costa mediterránea con un brillante y luminoso sol y con la esperanza de un mañana más feliz sobre todo para los parados y con el deseo que los chorizos y los que intentan tomarnos el pelo y nuestro dinero y los que se meten en la esfera privada de las personas no se salgan con la suya que tengáis un feliz fin de semana.
Saludos Paco

Juan, ¿qué opinas del texto de Juan Bonilla sobre el premio Loewe que aparece hoy publicado en El Cultural?

Me permito publicarlo:

El verano pasado leí unos 300 poemarios: lo hice por dinero. 250 eran infumables, 40 malos, y los otros legibles. Había tres decentes, y uno espléndido. Nunca Loewe a gusto de todos, es natural, pero el jurado del Loewe, hasta ahora, siempre me había dado garantías de que se podía confiar en él, de que, aunque me pasara el verano anegado de palabrería, merecía la pena con tal de que finalmente alcanzase a lograr el premio un buen libro. Hasta ahora. Llegó el último premio Loewe, titulado Playstation, firmado por Peri Rossi, y lo primero que pensé tras leerlo fue: para qué coño me han tenido un verano entero leyendo poemarios. Es inverosímil que el jurado considere que éste era el mejor libro: ustedes no pueden saberlo, pero yo conozco 300, y sé que había, al menos, tres libros decentes, y uno espléndido, que se quedaron sin recompensa como yo me quedé sin verano para que el premio fuera a un racimo de bobadas narcisistas. ¿Por qué no ponen en las bases de algunos premios el nombre del ganador? Así, el que se presentara, sabría al menos que gasta estúpidamente su dinero encuadernando copias que carecen de posibilidad alguna.
http://www.elcultural.es/articulo.aspx?id=25261

“…Y yo me iré. Y se quedarán los pájaros / cantando; / y se quedará mi huerto, con su verde árbol, / y con su pozo blanco. // Todas las tardes, el cielo será azul y plácido; / y tocarán, como esta tarde están tocando, / las campanas del campanario. // Se morirán aquellos que me amaron; y el pueblo se hará nuevo cada año; y en el rincón aquel de mi huerto florido y encalado, / mi espíritu errará nostáljico… // Y yo me iré; y estaré solo, sin hogar, sin árbol / verde, sin pozo blanco, / sin cielo azul y plácido… / Y se quedarán los pájaros cantando”. Juan Ramón Jiménez: “El viaje definitivo”.

Un H-ola azul y refrescante para todos.
Admiro a la gente que comienza el día cantado, como los pájaros. La música alegra el espíritu y a alimenta el alma. El canto de los pájaros siempre es motivo de júbilo, tanto los pájaros urbanos como los silvestres. Nadie como ellos para cantar las alabanzas del mundo; de ahí, tal vez, lo que dice el poeta Adam Zagajewski: “los pájaros son los poetas antes de la inteligencia”. Siempre es hermoso sentir el canto de un pájaro, algo cada vez más difícil dado el creciente ruido que amenaza con fagocitarnos. Me gusta escuchar y me colma escuchar el canto de los pájaros en cualquier lugar: en el silencio del bosque, en la selva, el jardín, en la montaña, en la playa. Siempre que puedo, escucho su canto y trato de descifrar su significado.
En África me enseñaron a distinguir el canto de varias decenas de pájaros. Tumbada bajo los árboles milenarios, poblados de pájaros, con los ojos cerrados y el corazón alerta, escucha día tras día el misterioso mensaje de los pájaros. Los pájaros piaban y piaban sin cesar para hablarme de su cotidiana lección de perseverancia. Los pájaros nunca se cansan de piar y piar, cantar y cantar, laborar y laborar. Cada día cantan con la misma o mayor intensidad, no importa que llueva, nieve, sople el viento o luzca un sol de justicia, los pájaros siempre están alegres y cantan. Durante un largo tiempo, cada día, escuchaba el dulce trino de los pájaros; trataba de descifrar el mensaje que ellos querían transmitir: su lección de perseverancia. En efecto, los pájaros son un modelo de paciencia, fe y perseverancia. Admiro su actitud ante las dificultades o la más cruel adversidad, climática o humana; nunca se rinden ni claudican. Pueden estar días y días armando su nido, reuniendo los diversos materiales traídos en ocasiones de lejanos lugares, y cuando ya lo tienen todo terminado, listo y preparado para poner los huevos, las inclemencias del tiempo, la obra de algún ser humano, de algún animal se presenta sin ser invitado y destruye el silencioso trabajo que con tanto esfuerzo se logró. Pero el pájaro, a pesar de las múltiples y trágicas adversidades, no se queja, no se lamenta, no se paraliza ni abandona jamás sus tareas. Al instante, el pájaro vuelve a recomenzar su nido una vez más hasta que aparecen los primeros huevos. En ocasiones, muchas veces, antes de que aparezcan los pajarillos, llega algún animal, el capricho de algún insensible niño, una violenta tormenta, la mano inexperta de un hombre, etcétera, y vuelve a destruir el nido pero ahora con el valioso contenido: un germen de vida. Por supuesto que a los pájaros les duele, mucho, pero ellos vuelven a recomenzar de nuevo. El pájaro jamás enmudece ni retrocede en su empeño, nada más lejos, el pájaro sigue cantando y construyendo, construyendo y cantando.
La metáfora que se puede sacar para nuestra vida cotidiana: por mucho que la Vida nos golpee nunca hay que rendirse, entregarse ni desesperarse. Conviene juntar los pedazos de esperanza, armarlos de nuevo y continuar arremetiendo. No importa lo que pase, hay que seguir adelante. La vida es un desafío constante que vale la pena aceptarlo. Y sobre todo, nunca hay que dejar de cantar a la Vida.

“Canción De Invierno”. Juan Ramón Jiménez
“Cantan. Cantan.
¿Dónde cantan los pájaros que cantan?
Ha llovido. Aún las ramas
están sin hojas nuevas. Cantan. Cantan
los pájaros. ¿En dónde cantan
los pájaros que cantan?
No tengo pájaros en jaulas.
No hay niños que los vendan. Cantan.
El valle está muy lejos. Nada…
Yo no sé dónde cantan
los pájaros -cantan, cantan-
los pájaros que cantan”.
Abrazos musicados por pájaros pitiusos.

Aquellos tiempos de la Nova Canço eran tan extraordinarios, no había carteles, no había anuncios, ni promociones, pero nos enterábamos todos y acudíamos, estábamos todos y la sala llena. A veces hasta ignorábamos que allí hubiera una sala.
Oíamos a Raimon, a Joan Manuel Serrat, a Pi de la Serra, a Lluis LLach. Cantaban en catalán y nos demostraban que nuestra lengua era noble y hermosa, el Arte estaba con nosotros,
Hablo de los veranos en Tortosa, también les oí en Paris pero era otra emoción, la añoranza presente.
Una vez en el Olimpia a Raimon le reclamaban Fill de Buda e insistieron tanto que Raimon les dijo vosotros estáis aquí pero yo vuelvo al País.
Terrible... tocar la realidad del exilio no puedes volver al país pero ya no sabes los límites de la "Libertad" en el interior.
Sin embargo yo sí se lo había oído cantar en Amposta pero seguro que no había ningún gris en la sala.
También hace sol hoy en los Alpes, a lo mejor llega la primavera porque ayer frío y nieve a 1300 metros, casi aquí.

Uno se cree
que lo mató
el tiempo y la ausencia,
pero su tren
vendió boleto de ida y vuelta.
Son aquellas pequeñas cosas
que nos dejo tiempo de rosas
en un rincón,
en un papel
o en un cajón
Como un ladrón,
te acechan detrás de la puerta,
te tienen tan
a asu merced
como hojas muertas,
que el viento arrastra allá o aquí..
que te sonríen trístes y
nos hacen que
lloremos cuando
nadie nos ve.
Cancion "Aquellas pequeñas cosas"
Es una de mis canciones-poesías más querida de Serrat, con "La mujer que yo quiero".

De todas formas, suena a contrasentido la trísteza de algunas poesías de Joan Manel Serrat y el día luminoso, veraniego que nos hace hoy, en el que los niños juegan al balón en la playa.
Salud.

Miguel Mora: muy ameno y certero tu comentario sobre Castilla del Pino. Estoy contigo, en otro país y con otro régimen hubiera sido Nobel.
Besos del sur para él y para tí.

¿Qué decir ¡ pobre de mí! sobre Castilla del Pino, después de las intervenciones que hacen hoy en “El País” personas y amigos suyos tan doctas e importantes?
No lo conocí – aunque hace más de treinta años con ocasión de un viaje suyo a Galicia – estuve a punto de cenar con él por medio de un amigo común, el escritor Alfredo Conde. Nunca le he oído una conferencia pero he leído la mayor parte de sus libros y los dos que constituyen su autobiografía. Psiquiatra de referencia desde los tiempos de la carrera, intelectual impagable, hombre honrado y consecuente. Intelectual de los que ya apenas quedan, médico humanista. En los años sesenta asistí en Compostela a una conferencia de López Ibor (considerado el Psiquiatra del Régimen ) que interrumpimos algunos al grito de ¡ Castilla, Castilla!. Él debió de hacer la interpretación de que unos estudiantes deslocalizados hacían - en Galicia – proclamas independentistas castellanas, un Santiago de Compostela transformado en Villalar de los Comuneros. Protestábamos, claro está, ante el Psiquiatra de mayor influencia – también en los Tribunales de oposiciones – por la no concesión de una Cátedra al especialista más brillante de la Psiquiatría española. Hoy dice Anna Caballé que Castilla, en otro país, sería probablemente Premio Nobel. Su autobiografía hace al respecto una perfecta descripción de la Universidad Española de la época. Algunos males me temo que perduran, en la obtención de méritos y cátedras sobre todo.
Por aquellos años yo me inclinaba hacía la Psiquiatría y asistí, visitando el Manicomio de Conxo a una vuelta a la Edad Media que no superaban las películas de época. Mucho contribuyó Castilla al cambio de modelo asistencial.
Sigue siendo para mí un misterio cómo el hombre lúcido, comprensivo, amigo cercano de todos sus amigos (lo dicen todos los que intervienen hoy en “El País”) no fue capaz de mantener ese nivel de relación con sus hijos (algunos de ellos con desgraciadas vidas y muertes). El caso de Haro Tecglen – que ayer se citaba aquí – es parecido. Castilla del Pino, autor también de un lúcido libro sobre “La Culpa”, debió de ejercer sobre si mismo como profesional de la Psiquiatría para superar sentimientos que han tenido que afectarle. No le paralizaron, gracias a ello su obra es no sólo excelente sino también extensa.
Serrat no es psiquiatra pero a lo largo de muchos años ha servido para curarnos de algunas patologías. Muchas de sus canciones evitan – con resultados parecidos y menos yatrogenia - la ingestión de productos farmacológicos. Algunas palabras pueden curar. Incluso, en ocasiones, el grito.

Lástima que la alergia no me permita disfrutar de esta mañana tan primaveral.
Aun así estoy en la plaza del 2 de mayo, tomándome un café, corrigiendo un par de novelas, y así es un gusto trabajar. Pena que no pueda hacerlo de este modo todos los días...
Un abrazo zurdo para todos y todas y feliz fin de semana.

Aquí os dejo una de las primeras canciones que escribió Serrat. La oigo y lloro irremediablemente, por todos los recuerdos que me trae.

Ayer no pude entrar por falta de tiempo, sólo dos palabras sobre Castilla de Pino: leí un par de libros magníficos; le ví en televisión y me quedó grabada su frialdad, que por otro lado, me parecía admirable. Resultado, me creó un desasosiego que quedará unido a su nombre para siempre.
Es lo que tienen lo genios!
Juan, hoy los besos son para tí.

...como Serrat!!!
http://www.youtube.com/watch?v=DNgdKdg3ahs

Buen sábado de sol: querido Juan no sabes cuantos recuerdos me suscita la música de Serrat, es uno de los cantautores que he seguido admirando durante toda mi vida. Me alegro que tuvieras ese momento maravilloso. Espero que la luz primaveral consiga vencer tu astenia. y si no ven al mar, un abrazo.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef0115708c6fa2970b

Listed below are links to weblogs that reference El pájaro canta porque tiene una canción:

Mira que te lo tengo dicho

Sobre el blog

¿Qué podemos esperar de la cultura? ¿Y qué de quienes la hacen? Los hechos y los protagonistas. La intimidad de los creadores y la plaza en la que se encuentran.

Sobre el autor

Juan Cruz

es periodista y escritor. Su blog Mira que te lo tengo dicho ha estado colgado desde 2006 en elpais.com y aparece ahora en la web de cultura de El País. En cultura ha desarrollado gran parte de su trabajo en El País. Sobre esa experiencia escribió un libro, Una memoria de El País y sobre su trabajo como editor publicó Egos revueltos, una memoria personal de la vida literaria, que fue Premio Comillas de Memorias de la editorial Tusquets. Otros libros suyos son Ojalá octubre y La foto de los suecos. Sobre periodismo escribió Periodismo. ¿vale la pena vivir para este oficio?. Sus últimos libros son Viaje al corazón del fútbol, sobre el Barça de Pep Guardiola, y Contra el insulto, sobre la costumbre de insultar que domina hoy en el periodismo y en muchos sectores de la vida pública española. Nació en Tenerife en 1948.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal