Foster, Eco

Por: | 20 de mayo de 2009

Le acaban (le acabamos, yo formaba parte del jurado) de otorgar a Norman Foster el premio Príncipe de Asturias de las Artes. Un artista del siglo XX, una energía especial, un hombre que ha tendido puentes (la palabra preferida de su mujer, la activísima Elena Ochoa) entre los siglos para convertir el oficio de la arquitectura en un oficio del renacimiento otra vez. Su obra pública, como su obra privada, es reflejo de su sensibilidad, y de esa energía que domina hasta su apariencia. Un artista que a los 74 años sigue corriendo la maratón, y esta no sólo es una metáfora. Vinculado ahora a España a través de Elena Ochoa, y de sus obras (entre ellas, la reforma del Camp Nou), Norman Foster es una presencia benéfica, estimulante, en el arte social del siglo XXI. Estuve en ese jurado del Príncipe de Asturias, en Oviedo, y por la tarde vine a Madrid a escuchar a Umberto Eco al Círculo de Bellas Artes. Otra presencia estimulante de la cultura europea del siglo XX, incrustado con su humor y su sabiduría en la biblioteca borgiana y clásica de todos los siglos. Esa expresión suya ("prefiero dejar un testimonio en un libro que en un diskette; el diskette quedará obsoleto, ya ha ocurrido, el libro permanece, está demostrado") ) encierra el germen de una polémica que aún no se atrave a aflorar en nuestro mundo, donde la reverencia eclesial impide que se discuta en serio sobre el porvenir del formato libro; se habla del libro que conocemos como si fuera a desaparecer de golpe simplemente porque las nuevas tecnologías han inventado un soporte distinto. Nadie dijo que desaparecían los libros y las bibliotecas cuando surgió el audiolibro, ni hubo un terremoto cuando apareció el libro de bolsillo, que era un concepto distinto, que popularizó el invento de Gutenberg hasta extremos insólitos y beneficiosos para la difusión de la cultura escrita. No se puede cambiar una iglesia por otra, y si bien es cierto que no es bueno atrincherarse en el formato que ahora hay, desde hace medio milenio, tampoco es serio que no se pueda decir, siquiera, que en el futuro van a coexistir los distintos formatos, y es muy difícil mandar este que ahora tenemos a la hoguera. Uf, no me fusilen por estar de acuerdo con Eco. Y felicitémnosos por tener en esta civilización a un artista como Foster. 

Hay 46 Comentarios

la arquitectura espectáculo da la misma alegría a nuestras ciudades que el aserejé sonando a las 8 de la tarde de un verano en una calle peatonal. El efecto es idéntico: gusto inmediato de la cintura para abajo. Esto esta bien, se vende por si mismo, por ello sería necesario que las distinciones subrayasen la excelencia de cualquier disciplina para abrirnos a todos las puertas de un mas allá.

¿por qué os extraña que le den un premio a N. Foster?
Ya tuvimos esta discusión en otoño con el Nobel. Se lo dan al que tiene mejor agente y más prensa rosa o lo que es lo mismo más televisión.
¿por qué los entendidos no nos citáis un ejemplo para que sepamos de lo que habláis?
he buscado en google y os doy el enlace de un texto de Koolhaass que me ha convencido de que tenéis razón:
http://www.basurama.org/b06_distorsiones_urbanas_koolhaas.htm

¿por qué Juan teme sobre Eco y no al votar por Foster?
¿pero escuchará el mercado a
Umberto Eco ?
Yo sueño y pienso si lo digital se llevará los best sellers y me dejará en libro a mis preferidos y algunos más.
En el mercadillo de Brides he comprado un librito de Charles Peguy "Cinq prières, dans la cathédrale de Chartres" de 1950 con 32 imágenes de Nathalie Parain (no sé quién es) de una belleza campestre y sencilla que me entusiasmó, lástima que no pueda enseñaroslas
Por primera vez en mi vida leo a Peguy gracias al libro de papel y a la editorial.

O sea, que subirme a la cúpula del Reichstag y que me fascine su transparencia, que me parezca tan simbólica, es como bailar bulería bulería ave maría cuándo seras mía. Ah. Yo no tengo ni idea. Ustedes sabrán. Más o menos comprendo, pero la arquitectura-espectáculo, como la de Calatrava o Foster creo que da alegría las ciudades. Este tema es muy interesante. Sigan, por favor.

¿Qué sabe un músico de arquitectura?¿Y un arquitecto de música? Seguramente ninguno de los dos conocerá los rudimentos técnicos de la otras especialidad, pero cada uno puede admirar y comprender perfectamente la obra del otro. Porque no es necesario saber solfeo para disfrutar con Bach, del mismo modo que se puede admirar La Sagrada Familia sin saber trazar un plano. Que la mayoría de los miembros del Jurado no sepa como diseñar un edificio no le invalida para darle un premio a un arquitecto. Pero, al menos, deberían ser aficionados a la arquitectura o, en cualquier caso, conocer la obra de Norman Foster. Esperemos que haya sido así.

soy arquitecto y docente, lo cual no quiere decir nada más que dedico 12 horas al dia de mi vida a hacer, ver y estudiar arquitectura. El premio a Foster por supuesto me alegra porque es un premio a la Arquitectura, y esto es quizás lo mas importante. Pero es cierto que me hace dudar de los premios como herramientas para divulgar el conocimiento a los profanos. Yo, que no se nada de medicina doy por supuesto que Eric Kandel Premio Nobel de Medicina 2000 es un valor dentro de esta disciplina, y cuando me encuentro algo de él por lo menos lo ojeo. Pero, si Kandel es a la medicina lo que Foster a la Arquitectura, entonces los Premios están desenfocando una realidad mucho mas profunda y mas rica que nos estamos perdiendo.
(estoy de acuerdo con R, Rem Koolhaas como arquitecto de gran difusión a aportado mucho mas a la sociedad que Sir Norman)

¿El Príncipe de Asturias a un torero? ¿Y porque no a todos los sádicos sanguinarios, salvajes, arcaicos que andan sueltos por el mundo?
En 1980, la UNESCO, máxima autoridad mundial en materia de cultura, emitió su opinión al respecto: "La tauromaquia es el malhadado y venal arte de torturar y matar animales en público y según unas reglas. Traumatiza a los niños y a los adultos sensibles. Agrava el estado de los neurópatas atraídos por estos espectáculos. Desnaturaliza la relación entre el hombre y el animal. En ello, constituye un desafío mayor a la moral, la educación, la ciencia y la cultura".

Desde luego si alguna vez se lo diesen a un torero, yo devolvería el mío.
Eco es un fenómeno!

A este paso, cualquier día el Premio Príncipe de Asturias de las Ciencias se lo darán al Dr. Beltrán...

¿Cómo no hay un filtro de calidades y méritos en ese Premio Príncipe de Asturias y en otros similares,en los que toda España estará en el juego? ¿En qué se emplean los miembros del Jurado? Mejorar según pasa el tiempo.

Completamente de acuerdo con R. Se me ocurren muchísimos arquitectos pasados y presentes más merecedores del premio que Foster al cual me toca considerar arquitecto por el título que tiene y no por los proyectos que ha plasmado por el mundo que basicamente no son más que mecanos de piezas prefabricadas. Hubiera preferido a Serrat. En cuanto a Eco, totalmente de acuerdo con Juan Cruz; un tipo simplemente genial.

Un saludo.

Cero: eso es lo malo. Nadie lo presentó.

Por ejemplo, por un error imperdonable en cierta ocasión entró en mi casa un libro de César Vidal sobre los manuscritos del mar muerto. Desde ese momento he querido desprenderme de semejante paparrucha, pero, por ese respeto reverencial que tenemos por el objeto libro, aún permanece en mi bilioteca, eso sí, convenientemente escondido. Con un aparato lector digital no hubiera tenido ningún reparo en darle a la tecla Supr o Del.

Para R.: Para que Koolhaas pueda ser premio Príncipe tiene que se candidato. Nadie lo presentó

Vivimos en la era del espectáculo y Foster es un arquitecto espectacular, lo que se lleva ahora. Arquitectura para epatar no arquitectura para facilitar la vida de las personas. Como no soy arquitecto me alegra enormemente que R – que si lo es- haya hecho su comentario. Se premia el éxito y éste depende más de otras cosas que de la calidad. Recientemente, en una entrevista en la C.N.N., Elena Ochoa, que ha pasado de querernos educar sexualmente a hacerlo artísticamente, tuve la impresión de que era una agente del mercado más que una galerista. Y una editora para supermillonarios. Tan discreta para enseñarnos sexo con vestidos de novicia, tan lanzada para vendernos los deshechos de Francis Bacon…
No “fusilemos” a J. Cruz por estar de acuerdo con Eco. Pero no sé si es preciso mostrar tanto entusiasmo por pertenecer a la civilización de Foster.

No me queda claro si con el libro digital Umberto Eco es un apocalíptico o un integrado. Particularmente, no creo que el soporte digital vaya a sustituir al papel, para desgracia de los bosques tropicales. Un cachivache de lectura digital puede almacenar decenas de libros, pero también permite borrarlos. ¿Se dan cuenta? ¡Sería como quemarlos! Por muy malo que sea un libro, no se nos ocurre tirarlo a la basura. Con los dispositivos digitales sí. Efectivamente, el libro permanece. Aunque ahora que lo pienso no sé si esto es bueno o malo.

Juan, el futuro es pura ciencia ficción y no se puede decir: de esta agua no beberé.
Tenemos ejemplos dispares, una iglesia catolica, se contruye encima de otra anterior musumana, pero encambio para ellos, los hombres y mujeres de la edad media, a pesar de los años trascurridos, a los niños o bebes los dormian como lo hacen las gentes de la modernidad, y se sabe que ellos apredieron de su antepasados, siglos antes.
Pienso, que el libro es una escusa para estar a solas con uno mismo, es el compañero que nos hace viajar a Calcuta, al Oeste americano del siglo pasado y todo sin dejar el sillón preferido o el sofá del comedor.
Mientra suena Vivaldi con su Primavera, el libro nos pasea por paisajes maravillosos en los que el violin, nos acompaña, haciendonos un poco mas felices este caminar lleno de obstruciones y trítezas.
Sín, el libro siempre estará en donde este un ser con sensibilidad y con ganas de ser feliz.
Viva el libro y viva la musica.
Salud.

Como arquitecto, creo que el premio se ha echado un saco de caspa encima otorgándose esta edición al señor Norman Foster. Es evidente que el jurado no sabe nada de arquitectura, si hablas con algún amigo arquitecto te podrá explicar por qué Foster ya no es un arquitecto de nuestro tiempo, se quedó atrás hace 20 años y nunca fué excelente.

Estoy enormemente asombrado porque en el mundo de la arquitectura todo parece estar del revés, a los que veneramos los arquitectos como grandes mitos la sociedad ni siquiera conoce, mientras que a los "comerciales" que pensamos carentes de interés el público en general venera como a Bisbales de la arquitectura, que venden muchos discos pero de dudosa calidad artísitca.

Foster tiene 3 obras aceptables, y poco o ningún discurso teórico, mientra que hay 20 arquitectos por encima de él que nadie (que no sea arquitecto) conoce.

Koolhaas es el guía para la arquitectura de nuestros tiempos, ha escrito los libros que tenemos todos bajo nuestra almohada, y sin embargo... en España, ¿quien es Koolhaas?

Cuando digo Koolhaas también digo otros, e incluso españoles, pero claro, para eso hay que dedicarse a esto, vivir 24 horas en esto, y entiendo que la arquitectura no es del interés de todos, ni siquiera de unos pocos.

Hay tantos grandes desconocidos, Iñaki Ábalos, Juan Herreros, Federico Soriano, Juan Navarro Baldeweg... y otros muchos que se fueron y no tuvieron premio como Fernando Higueras, Saenz de Oiza, Miguel Fisac...

Me queda el consuelo de que por lo menos, es un arquitecto, que ya es algo.

Un saludo.

Decia, creo, Confucio que: la fuerza del junco consistia en que ante la fuerza de un huracán, se dobla, vence su cuerpo dejando pasar el ímpetu del aire.
Con el libro pienso pasará igual, ante la fuerza de las nuevas tecnologias, el libro de papel y letra impresa, humildemente, se dejará vencer, se doblegará y pasando la fuerza del la última maquina, objeto digitalizado, volvera a erigirse como patrimonio de nuestros antepasados, como cultura de nuestras raices.
Él, libro, que nos dió paz, sosiego y memoria siempre participará de todos los eventos culturales de i+d.
Salud.

Este año no ha podido ser, pero el año que viene, Carlos Giménez.

Dejé en el post de ayer mis preferencias al respecto: Hubiera preferido que fuera Serra, o Serrat, pero bueno... Foster tampoco está tan mal...

Estoy de acuderdo con Eco y contigo, Juan, el libro resiste y seguirá resistiendo por la alegría que trasmite su visión, su tacto, su ojear hojas, su razón de ser... todo tan de medida humana... yo no los abandonaré.

Leyendo este comentario me ha entrado una curiosidad: ¿Había entre los candidatos al Premio Príncipe de Asturias de las Artes algún torero?¿Permite los estatutos del premio esta posibilidad? No sé a Vds., pero no me gustaría nada que se lo dieran a un josetomás cualquiera.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef01156fa3c1fb970c

Listed below are links to weblogs that reference Foster, Eco:

Mira que te lo tengo dicho

Sobre el blog

¿Qué podemos esperar de la cultura? ¿Y qué de quienes la hacen? Los hechos y los protagonistas. La intimidad de los creadores y la plaza en la que se encuentran.

Sobre el autor

Juan Cruz

es periodista y escritor. Su blog Mira que te lo tengo dicho ha estado colgado desde 2006 en elpais.com y aparece ahora en la web de cultura de El País. En cultura ha desarrollado gran parte de su trabajo en El País. Sobre esa experiencia escribió un libro, Una memoria de El País y sobre su trabajo como editor publicó Egos revueltos, una memoria personal de la vida literaria, que fue Premio Comillas de Memorias de la editorial Tusquets. Otros libros suyos son Ojalá octubre y La foto de los suecos. Sobre periodismo escribió Periodismo. ¿vale la pena vivir para este oficio?. Sus últimos libros son Viaje al corazón del fútbol, sobre el Barça de Pep Guardiola, y Contra el insulto, sobre la costumbre de insultar que domina hoy en el periodismo y en muchos sectores de la vida pública española. Nació en Tenerife en 1948.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal