Cubana

Por: | 28 de julio de 2009

Mi amigo Diego Talavera, uno de los grandes periodistas que ha dado Canarias, se empeñó en 1990 que fuéramos a Cuba, y fui con él. Era un tiempo complicado, como lo ha sido siempre, de la isla, pero nosotros aún disfrutábamos de ciertos arrestos juveniles y al menos yo quise reconstruir en mi mi memoria, viéndola, la fascinación que a muchos niños canarios nos había causado la Cuba que nos contaban durante nuestra infancia. Paseamos por la isla, conocimos a mucha gente, vivimos algunos incidentes, muchos parecidos a los que nos hubieran pasado en Canarias, cuya idiosincrasia tanto se parece a la cubana, y nos marchamos. Diego ha vuelto muchas veces, y ya había ido antes, pero yo decidí no volver más, hasta que no se acabara una lacra que a mi me pareció apestosa: que los cubanos no pudieran entrar a los sitios donde entrábamos los turistas. Había muchos más problemas, como todo el mundo sabe, pero ese me pareció simbólico de una discriminación que mucha gente explica pero que yo sigo sintiendo como inexplicable. Pero se quedó en mi memoria, sobre todo, un incidente que ahora nos da risa pero que entonces fue escalofriante, y que me ha venido a la memoria esta mañana cuando he leído en EL PAÍS el artículo de Vicente Botín (ex corresponsal de TVE en Cuba, y autor de un estupendo libro sobre Castro y su sucesión) acerca del veinte aniversario de la ejecución de Ochoa, en un cuartel cerca de La Habana. La historia es muy conocida, y además Botín la cuenta muy bien, así que déjenme contarles por qué me ha venido a la memoria ahora este otro incidente. Estábamos Diego y yo admirando algunos paisajes cubanos, y concreto quisimos pararnos en un pequeño muelle con pueblo, cerca de la playa del Salado. Nos bajamos del coche, y uno de nosotros tomó fotografías; en seguida nos metimos de nuevo en el coche y uno de los dos comentó que no se percibía tanta seguridad en los sitios como algunos de nuestros amigos nos habían predicho. En ese mismo instante, por la ventanilla del conductor se metió un mosquetón, y la voz de un soldado muy joven nos mandó a salir otra vez del vehículo. Salimos. No se podían tomar fotografías en ese lugar, era un sitio militar, o militarizado. ¿Y dónde dice que está prohibido? La respuesta del soldado fue rápida, y en ese momento movía a risa, aunque luego se nos congeló la mueca. El soldado dijo: "Ahí hay un cartel, pero lo tapó la hierba". De inmediato, el soldado nos condujo, detenidos, a un cuartel, donde hubo todo tipo de escenas: yo traté de rebuscar en mi memoria números de teléfonos de amigos cubanos, Diego quiso que le prendieran si estábamos presos, cosa que no estaba muy clara, y el soldado se paseaba tan nervioso como nosotros, hasta que pasó alguien de una graduación mayor, hizo un gesto con la cabeza y facilitó nuestra marcha. Dos horas duró el cautiverio, pero en la memoria ha vivido mucho más el escalofrío que nos dio cuando supimos que aquel era el cuartel donde habían ajusticiado a Ochoa. Y hoy Botín me ha llevado a ese momento, casi veinte años después.

Hay 24 Comentarios

La persona que firma como Sofía,(el de comielotrodia) se llama Álvaro.
Lo cual comunico para general aprovechamiento y diversión del resto de los contertulios. Ah, y en su blog es muy comedido, muy timidito y muy buen niño; lo mismo es hasta pijito...
Y ejerce de gastrónomo responsable y todo...lo que no cuenta en su blog es que aquí se dedica a poner groserías...mírale qué rico...Alvarito hijo, ¿porqué no pones en tu blog las tetas esas de las que hablas tanto?...que ya es obsesión,criaturita...

SI QUIERES VER UNA BUENA CUBANA EN TETAS ENORMES Y HACIENDOME UNA CUBANA TE HE SUBIDO EL VIDEO A YOU TUBE

http://comielotrodia.wordpress.com

Después de volverme a leer el artículo aludido de Vicente Botín, en El País, tengo que decir que al terminar rimando sable con mandoble ha logrado decepcionarme en el más amplio sentido de la palabra. Observaciones de primera categoría que concluyen con un enfoque militarista añejo tradicional. Particularmente, prefiero la creación a la reacción. Lo siento, la música militar nunca me supo levantar.
:P

Hola Juan.Sìempre que leo algún comentario acerca de Cuba, inmediatamente el corazón me pone, en dos segundos mal contados, en La Laguna, ciudad en la que tuve el privilegio de vivir durante la mitad de mi vida. Las tertulias de m ciudad eran, aparte de pedagógicas, absolutamente sentimentales. Nos encontrábamos en el Bar de Benjamín, en Heraclio Sánchez, o en La Oficina (lugar ya fenecido para infortunio de todos), en el Bar del Minuto, En Las Cazuelitas del Marqués, en fin, en tantos y entrañables lugares que sería difícil y muy extenso recordarlos todos aquí. Gente de todas las ideologías posibles soñábamos con ir a Cuba, a Nicaragüa, al Sáhara, a Chile, y qué se yo a cuántos lugares más. Después la vida o el destino, o lo que sea, nos inició a cada cual en un camino del que muchos jamás se apearon, porque había que comer, no todo iba a terminar en infinitas y noctámbulas conversaciones acerca de cuáles serían los futuros de los lugares a los que soñábamos ir alguna vez. En esos encuentros de amigos se producían casi siempre situaciones inesperadas y maravillosas, ya sabes cómo nos gusta a los canarios aderezarlo todo con un vino, un timple y una guitarra. Dacio Ferrera, con su mítica garganta y su exquisita capacidad para musicarlo casi todo, nos sorprendía siempre interpretando algún tema relacionado con el país del que estuviéramos hablando, aunque, como no, remataba su incursión con una maravillosa copla que pocos sabían saborearla y transmitirla como él. Cambiando de tema, y por indicaciones de mi buen amigo JM García-Ramos, vuelvo a echarle el diente a "ojalá Octubre".... y poco puedo añadir. Tal vez compartir contigo la ausencia indescriptible y definitiva de mi padre. Gracias por esas letras tan sentidas. Del amigo JM García-Ramos he vuelto a "la seducción de la escritura", me lo regaló por un cumpleaños, y no me despego de él. Recibe un abrazo.

Un OLE por Carlos, yo no lo hubiese dicho mejor.

Genial!!

Un OLE así de grande por Blogácrata, Belén y Alena (yo no lo hubiera dicho mejor).
Hoy besos a todos los cubanos que puedan leernos.

No pueden curarles de la desidia (los médicos, sujeto).
Complemento directo: les (que en este caso sustituye al colectivo "gobierno cubano", de la oración inmediatamente anterior. Claro que "les" es plural, pero sigo creyendo que puede sustituir apropiadamente a un colectivo, porque se sobreentiende que en el gobierno hay más de un individuo. No tengo ningún académico de la Lengua que me eche una mano ahora mismo, pero insisto en que el origen de la desidia está arriba, aunque las formas se contagian, claro está. Yo creía que estaba claro. Todo lo más cerca que he estado de Cuba ha sido el blog Generación Y. Casi todos mis amigos han estado en Cuba en persona. Y han venido poniendo por las nubes el sistema educativo que tienen. Hace unos años hubo una ola de chicos que se iban para allá a echarse novia. Y las cubanas, encantadas de la vida y una vez casadas, los plantaban a la primera de cambio. Comentarios negativos acerca de lo que se toca en ir allá es lo que más predomina. Todo cubano es muy diestro en el manejo de la mecánica; se arreglan sus propios coches y el parque móvil es del año la pera, todo guaguas y automóviles comprados de segunda mano a la Rusia de Gorbachov.
El comentario del autoatentado del Maine para echarle las culpas a otro es oportuno. Es terrorismo de estado; te haces daño a ti mismo y le echas la culpa al de al lado. En eso sí se equipara la naturaleza humana a la animal, porque esta es una táctica que la emplean hasta los gatos. Saludos a tod@s.

Estuve en Cuba una vez, una sola vez. Fue en un viaje de incentivos y más o menos por esta época, 1992.
Un premio, se supone.
Estábamos alojados en un buen hotel.
Nos llevaron al Tropicana, a lugares reservados para los turistas.
Había una especie de centro comercial donde sólo admitían dólares, ahí nos llevaron también.
A los mercados, que son lugares que siempre me gusta visitar cuando viajo porque son el más puro reflejo de un pueblo, ni acercarse.
Nada de comer en chiringuitos.
Nada de beber refrescos en los puestos callejeros, no sea que nos vaya a dar algo.
Nada de salir sin echarnos antes repelente. Sobre todo por las noches.
Nada de salirse del redil. Siempre juntos, como los nipones.
Viajando en grupo cuando andábamos a pie y en un microbús pagado por la empresa cuando salíamos de ruta o a los pueblos.
Siempre atados, amarrados. Que no se descarríe el ganado.
Y a mí que me gusta descaminarme y andar a mi aire, mezclarme con los habitantes de la tierra a la que voy, conversar con ellos.
Me regalaron un viaje de incentivos y ahí estaba yo, en mi soñada Cuba y preguntándome qué demonios hacía trabajando como comercial.
Afortunadamente, aquel empleo quedó atrás.
Cuando nos sacaban fuera de la Habana, encendían la radio del vehículo y nos ponían canciones en inglés.
Yo hubiese preferido escuchar a Omara Portuondo, para qué negarlo. O a Compay Segundo.
¿Quiénes son estos?, me hubiese preguntado más de uno de mis compañeros si se lo hubiese dicho.
Quizá no, quién sabe. La mayoría parecían felices, pero a otros los veía tan amohinados como estaba yo.
En los bares para turistas volaban las bebidas de importación, el tabaco de importación y los verdes de importación. Cómo se podrá llamar verde a un color tan cachumbo.
Y yo, paseando en un vehículo de lujo mientras otros lo hacían caminando por el borde de la carretera o montados en precarias bicicletas. Gente cuya humildísima extracción quedaba reflejada en el aspecto de sus ropas y en sus gonces.
Los pocos cubanos con los que tuve la oportunidad de intercambiar unas palabras me parecieron gente de una enorme calidad humana. No vi en ellos esa desidia de la que habla charme. Tal vez porque conversé poco con ellos o porque eran otros tiempos, aunque ya llevaban años soportando la pesada losa del imperialismo.
Volví a casa con la intención de regresar más adelante, algún día, y la mantengo.

Juan, Luís Barcenas ha Dimitido de Tesorero del PP.
El juez de la Audiencia Nacional, tiene más despejado el camino para pedir el Suplicatorio al Parlamento Español, y juzgarle por los delitos que le acusan las pruebas recogidas por la policia española y los acusadores.
Salud

La causa número 1 (realmente la 1/89) por la que también fueron fusilados otrocomo Tony de la Guardia o Amado Padrón. Norberto Fuentes lo ha explicado excelentemente en sus libros.


El turista que visita Cuba, regresa con las mismas dudas, sí sus divisas son aire para el pueblo cubano o es aire para que Fidel Castro se mantenga en el poder.
Esa incognita dura desde antes que Cabrera Infante se saliera de la Isla y emigrara a otra Isla.
Salud.

Genial!

Cuba fue la primera región española en plebiscitar un estatuto de autonomía.

Pero el yankee y el capital dijeron: No.

Bajo el pretexto de un autoatentado criminal perpetrado por los servicios secretos yankees (voladura del buque Maine, con centenares de muertos), USA declara una guerra ilegal a España cuyo resultado final es el asesinato de otros muchos miles de inocentes y, a la larga, el actual estado de corrupción dictatorial en que se encuentra hoy la nación hermana, Cuba.

Cuba, -el pueblo cubano, mejor que Cuba-, por sus riquezas naturales, por la calidad de sus gentes y por la situación privilegiada que ocupa en el Mar Caribe debería ser una de las naciones más desarrolladas del mundo, pero no lo es. Sus ciudadanos padecen un subdesarrollo provocado por la ceguera de ideologías obsoletas que sólo producen dolor y privaciones a los pueblos. Las revoluciones que tiranizan al hombre no son revoluciones.


http://www.youtube.com/watch?v=QVo550L7YlQ&feature=related

Segundo. Compay Segundo. Perdón

Me puedo imaginar y me imagino a los cubanos, presentándose día a día ante dilemas como elegir entre Castro y Obama, mientras su corazón les grita la solución: Cubama. (Y suena una placa de Compay Cegundo: "si quieres que vaya y venga limpia el camino, que me pican las arañas cuando hablo contigo").

Digamos, y ante la lectura de algunos, que lo que sucede en Cuba, es algo abultado a lo que sucede en este país. Que aquí, solapada y ténuemente, aún hay clases, lo que lleva a que se sientan en un estrato social superior. Pero eso queda disipado por la cantidad de vías de escape que hay, en función de que la riqueza está mejor repartida. Y no sé si mucho mejor, que eso es relativo, pero sí, al menos, hay unos servicios básicos, que, junto con un dinerillo, aunque sea poco, hacen la vida un poco más llevadera.
Allí no, allí puede que hayan unos servicios básicos gratuitos, pero al no haber dinero de por medio, la vida ni se hace llevadera, y ni se tiene la perspectiva de que se llegue a ver algún día de ese modo. Con lo que allí la vida, debe de ser como si se hubiera parado, estancado o congelado.
Lo que aquí comenta un contertulio de que ir a Cuba, es, para los que allí habitan, como un soplo de aire fresco, o, acaso una esperanza, pues depende de las perspectivas que se vean en ese país. Acaso es todo lo contrario, o fastidiar más su agonía o apatía.
Digamos que son restos, posos o lacras de una etapa o época que se está empezando a superar, y que cuando se supere, o cuando el sistema cpaitalista se haya moderado o bajado a la realidad, esa otra realidad que sostiene a ese país, o en la que se sotiene, y al no tener una base en la que hacerlo, acaso se estrelle precipitadamente contra la realidad a la que los demás hayamos llegado.
En fin, que creo necesitan ayuda para salir de su atolladero, o de a lo que han sido llevados, traídos y movidos, por unos grandes intereses que ellos, ingénuamente, se han creído.

Tengo una muy triste sensación de patetismo cuando se quiere descalificar a un poeta porque escribió parte de su obra en catalán o en castellano.
Espriu es uno de los mejores escritores en catalán que ha dado esta Pell de Brau. Y me trae al fresco el porqué pudo escribir en catalán; lo hizo y lo hizo de modo excelso.

Eso que cuentas, Juan, nos suele pasar cuando se visita Cuba, y no puedes cerrar los ojos a lo evidente, me hizo gracia la respuesta del militar con lo del cartelito. Efectivamente, muchas cosas recuerdan a Canarias años atrás, supongo a que 2lacra" te rfieres, pero no entiendo en uno de los Comentarios que lo comparen con la Universidad española, no es cierto que para entrar tengas familiares profesores de el que quiere entrar, en Canarias en absoluto, vaya que yo nunca he visto esa realidad que cuents, y podría extenderme más con los tan mal vistos y envidiados funcionarios, con lo facil que es preparar una oposición , quemarte las cejas y sacarla, no se si eso del esfuerzo es una lacra. Lo que dice Juan entiendo que si, que lo es.

El pueblo cubano se parece extraordinariamente al nuestro. Son muy ingeniosos, muy musicales, y con la solidaridad a flor de piel. Esa condición de ser tratados en desventaja frente a los forasteros que visitan Cuba de la que Juan habla, es de lo más descorazonador. Se intenta propagar institucionalmente el conformismo, pero ni por esas. La clave de una solución se pensó que estaría en el nuevo trato que la diplomacia USA supiera imprimirle a las relaciones bilaterales, con el nuevo presidente norteamericano. Pero tal vez Estados Unidos debería antes que nada quitarse la espina de Guantánamo. Hay calma chicha general. Y hay la constatable apatía del gobierno cubano. Los médicos cubanos son de lo bueno lo mejor, pero no pueden curarles de la desidia.

Querido Juan: Tu blog de hoy me trae bellos recuerdos y han pasado ya 19 años. Tu no has querido volver a Cuba a pesar de mi insistencia. Yo he vuelto muchas veces y creo que me quedan muchas más en el futuro. Soy consciente de que el pueblo cubano padece una dictadura pura y dura, pero opino que nuestra presencia allí para compartir experiencias con tantos amigos cubanos que han escogido el exilio interior, igual que ocurrió con muchos intelectuales en la España franquista, es una bocanada de aire fresco. Para ellos y para los que seguimos viajando a a la Isla. Un ejemplo: acompañé al Aeropuerto José Martí al poeta Manuel Díaz Martínez y a su esposa Ofelia Gronlier cuando abandonaron para siempre Cuba en medio de una situación muy tensa. Lo que para mi era un gesto de cortesía, para él fue algo más y así lo escribió en su excelente libro de memorias "Solo un leve rasguño en la solapa". Y te podría contar muchas más anécdotas parecidas a ésta, pero la brevedad del comentario no lo aconseja. Lo hablaremos en tu próximo viaje a la otra Isla. Con el cariño de siempre, Diego.

Juan, dices que: " pero yo decidí no volver más, hasta que no se acabara una lacra que a mi me pareció apestosa: que los cubanos no pudieran entrar a los sitios donde entrábamos los turistas".

Los cubanos no tienen acceso a todos los lugares de su País.
Ese mismo sentimiento "Esa lacra me parece apestosa" cuando veo que muchos españoles no tienen la misma facilidad para entrar a dar clases como profesores en la Universidad, los hijos y familiares de catedraticos, si la tienen.
Y no digamos, los familiares de los funcionarios, hay sagas en los mismos ayuntamientos o concejalias, abuelos, padres e hijos y yernos.
Hay constumbres que hemos dejado en donde hemos colonizado
Salud.

Tengo una mañana de analogías y tal vez por ello, la entrada de hoy en Mira que te lo tengo dicho me devuelve a la playa de mi punto de partida, mi tierra, mis gentes y un comportamiento directamente heredado de los mejores tiempos del caciquismo. Esa forma de ir creciendo el tejido social, pese al roto y el agujero que alguna trama sucia ha abierto en él. Se mira para otro lado y aquí no ha pasado nada. Hoy han enterrado al quinto bombero víctima de ese terrible fuego en Horta de san Joan y puedo imaginarme el revuelo de días atrás, los coches asistenciales circulando por la carretera nacional hacia Horta y dejando a mano izquierda de Camarles, dirección la Aldea, esa enorme caja de zapatos hundida en el fuego que fue la discoteca Contacto, un gigante del ocionegocio en la provincia de Tarragona en los ochenta. La discoteca apareció un lunes por la mañana de hace quince años, incomprensiblemente ardida a fuego lento cuando estaba vacía. Se habló de sabotaje y de rencillas entre dueños que supuestamente también la utilizaban como tapadera para otros tejemanejes de dinero sucio. No ha habido juicio. No se ha aclarado nada. Alguna mano negra ha cubierto el asunto con un tupido manto de silencio. Al cabo de los años, un fuego me lleva al otro. El más tapa el menos, pero también dijo el filósofo "menos es más". Y así sigue la cosa, mirando al otro lado de ese roto mudo, junto a la carretera N340. Ya no falta mucho para que la hierba se apodere de la discoteca y su complejo, para que los oriundos digan que la hierba lo ha tapado todo si se les pregunta puntualmente y para que al fin no tengan que mirar para otro lado.

respuestas a maririu 28/07/2009 0:10:21:
"Salvador Espriù escribía en catalán en tiempos de Franco te has preguntado alguna vez ¿cómo podía?". La primera respuesta que se me ocurre es que si habla es porque tiene boca. Pero yo no me he equivocado. Me he referido a la estricta suplantación en las escuelas del franquismo de la lengua española catalana
por la lengua castellana y punto pelota. Espriu –te recomiendo corregir la acentuación- tenia la escuela completamente terminada cuando empezó la dictadura. No así los niños de la quinta de mis padres. Todavía hay en casa libros de texto de mi padre que no pudo llegar a estudiar y que le quedaron nuevos viejos. Cuando alguna vez cogió "La terra catalana" para leernos a mi hermana y a mí, lo primero que captábamos era la emoción de ese niño con el curso detenido para siempre de un libro de historia entre sus manos. Sobre “La pell de brau", hay una traducción al castellano de Goytisolo, cuyo prefacio va a decirte más y mejor que mis palabras. No obstante: "La piel de toro es el espacio lleno del recuerdo de la sangre, donde vivimos, donde nos obligan a vivir, y el toro, protagonista de la historia, en una imaginada arena, embiste la vieja piel, la arranca con los cuernos y la convierte en bandera sangrante de nuestro dolor". Un título de un libro no es la clave que justifique tus propias deducciones y el simplismo reductivo como forma de argumentar no es nada sugerente. Te aconsejo que fundamentes lo que vas a decir, antes de meterte en un berengenal. Te procurarás amigos en todas partes y ayudará a que no tengas una visión lineal de las cosas. Más sobre La pell de brau, en:
http://www.ruedoiberico.org/libros/textos.php?id=139
Lo que en realidad hace Salvador Espriu en la obra a la que tú haces referencia y no yo, es un juego metáfora entre el pueblo judío y el pueblo catalán, en ese momento cronológico un extraño en su propia tierra.
Marisol Brunet Lechón

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef0115723fa3e5970b

Listed below are links to weblogs that reference Cubana:

Mira que te lo tengo dicho

Sobre el blog

¿Qué podemos esperar de la cultura? ¿Y qué de quienes la hacen? Los hechos y los protagonistas. La intimidad de los creadores y la plaza en la que se encuentran.

Sobre el autor

Juan Cruz

es periodista y escritor. Su blog Mira que te lo tengo dicho ha estado colgado desde 2006 en elpais.com y aparece ahora en la web de cultura de El País. En cultura ha desarrollado gran parte de su trabajo en El País. Sobre esa experiencia escribió un libro, Una memoria de El País y sobre su trabajo como editor publicó Egos revueltos, una memoria personal de la vida literaria, que fue Premio Comillas de Memorias de la editorial Tusquets. Otros libros suyos son Ojalá octubre y La foto de los suecos. Sobre periodismo escribió Periodismo. ¿vale la pena vivir para este oficio?. Sus últimos libros son Viaje al corazón del fútbol, sobre el Barça de Pep Guardiola, y Contra el insulto, sobre la costumbre de insultar que domina hoy en el periodismo y en muchos sectores de la vida pública española. Nació en Tenerife en 1948.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal