Formentor

Por: | 26 de septiembre de 2009

En Formentor. De nuevo, las Conversaciones Literarias. El año pasado fueron rescatadas gracias al entusiasmo sin red de Bárbara Galmes, entonces consejera de Cultura de Baleares, y este año, cuando se cumple medio siglo de aquella iniciativa de Camilo José Cela, Carlos Barral y Jaime Salinas, regresan las conversaciones, impulsadas ahora por la propia consejería y animadas por la Fundación Santillana que dirige Basilio Baltasar. El marco es extraordinario y el ambiente es cálido, propicia precisamente la conversación, el sosiego, la calidad de la palabra e incluso la posibilidad de las bromas. Estuve ayer tarde en un coloquio muy interesante, en catalán y en español, en el que intervinieron Félix de Azúa, Javier Fernández de Castro, Llucia Ramis, Ponç Pons, Sebastiá Perelló y Biel Mesquida, que hizo de (afortunado) moderador. Me gustó mucho la intervención de Fernández de Castro, en torno al tema central del asunto, el territorio, o la patria, o la cartografía, de la literatura. Fernández de Castro (el autor de una novela que yo leí cuando todos éramos chiquillos, Alimento del salto, entre otros libros) construyó una especie de casa ideal que le permitía contemplar desde su ventana los paisajes que hicieron su vida, gracias a que su padre fue constructor itinerante de azucareras. Por un lado de la ventana de su escritorio, ve la playa de la Concha, por el otro ve el valle de Cabuérnigo, si mira hacia atrás ve la bahía de Nápoles, desde otro lugar del cuarto ve un jardín inglés, ve caballos y mastines, asiste a la maravilla del Peñón de Ifach... Un territorio fantástico en el que la imaginación viaja como si fuera un caballo libre de pies ligeros. Una intervención estimulante para los que creemos, como Rimbaud (lean la traducción de Paula Cifuentes en Barril y Barral), que lo mejor que le puede suceder a la patria es que viaje, o esté sentada. Esas exaltaciones de Fernández de Castro me animaron la tarde, y escuché a todos los intervinientes como si yo mismo estuviera de viaje, exaltado, mirando por las ventanas como si mi propia vida me devolviera exaltaciones similares a las que disfrutaba este compañero de generación al que la suerte ha traído a este paisaje del sosiego en el que vivo la víspera de mi vejez.

Hay 46 Comentarios

habra que recordarla en esas imagines y procural ahora ni verla ni escucharla. Exxxxxpectacular tormenta de despedida de Formentor.

Sí, Ferran, puede ser lo de Camus en el comunismo argelino. No me refería a Entreguerras, sino a después. ¿Sartre militó? Ahora me entero. Pero no al estilo Aragon. Prefirió el “los apoyo pero no soy uno de ellos”. Duplicidad. No acepto todo de Camus, ni su izquierdismo ni su rechazo del capitalismo; no es mi referencia. De Sartre me gustan sus obras artísticas pero su perversión moral no tuvo límites. No puedo salvar nada de él, tampoco de Drieu. Su posición de comodidad le hace más responsable, y jamás lo fue, de los 40 a los 70. Las circunstancias del momento… Alguien dijo que “… veut son attentisme ait eu ‘ses conditions objectives’ immédiatement après la guerre et que son attitude actuelle constitue une réponse à des conditions changées. Je pensé, pour mon compte qu’il se trompe, et qu’il confond ses propres incertitudes avec un changement de conditions ”. A ‘L’Humanité’ se le adelantó ‘Combat’ 10 años. No les importaba a los “humanitarios” la tortura, sino atacar a “ciertos” torturadores: el Manifiesto de los 121 pidió ayudar al FLN y traicionar a los soldados. No fue Sartre quien tuvo que salir escoltado de un teatro por recordar las torturas del Ejército en Argelia. Y se le adelantaron a los “humanitarios” casi todos cuando Berlín 53, Budapest 58 o Praga 68. Mèndes-France dijo “gobierno, luego elijo”. Habría que haber pensando y elegido, a lo Tony Judt, y no presentarse “objetivo” mientras se elegía Vilna antes que París.

Manuel Cruz, que habla en su último libro de “la dificultad de (no) ser marxista” (pp. 159-168) se refiere al fin de la ideología como concepto de ilusión-delusión. Lógico, si el régimen que hizo suyo la teoría de la ideología fue quien mejor la practicó. Cruz olvida la autoayuda del XIX (novela rosa) y el XX (prensa sensacionalista y psicoanálisis). Menos visible que el Bernabéu de Cristiano, pero igual de real. No verlo no quiere decir que no existiera antes. ¿Tenían los individuos entonces “la posibilidad de incidir en el desarrollo social y político de la sociedad”? No. ”Ansiedad y frustración” ¿Qué fueron los autoritarismos de Entreguerras? Y al revés: el pensamiento “crítico”, siempre se mantuvo recluido en los círculos académicos, nunca “articuló” nada, por su incapacidad de aceptar primero la verdad de una realidad que no gusta (“los otros son el infierno”), desviándose hacia abstracciones. ¿Qué fueron los Partidos sino objetos, a los que se introdujo la dialéctica, que pertenece a la subjetividad?, ¿qué fueron sino marcas y logos que, cual Iglesias, proclamaron el “crees, luego existes”? La desconfianza de los sospechosos hacia el individuo y la autonomía (hay que “tutelar”), viéndolo nada más que como un constructo, cuando el individuo es lo único que no lo es en un mundo de constructos en que las ideologías en su acepción vulgar sí lo son, y, de hecho, el más grande de ellos, explotando emociones que desprecian pero tan bien emplean camino de promesas abstractas, en busca de una “subjetividad unitaria, compacta, inequívoca”, proyecta, en lenguaje freudiano, sus obsesiones al resto. Las emociones no encajan en el pseudo-postmaterialismo, salvo para encaminarlas al Futuro.


Puedes contar con ello...

Tus tejos algo si que han hecho o están haciendo, pero tienes que tirarme más ,,,,,así suavemente y con dulzura Ferrán ;)


ET, tú, por pedir, que no quede...Don't break my heart...

Dumi, mis tejos han hecho efecto?

Mi Playaaaa ....He estado varias veces en la Concha, es más ,una a punto de ahogarnos mi hermana y yo, nos metimos en un agua helada, tranquila , como decimos aquí estaba la marea baja y nos llegaba casi un poco más por los tobillos, nos metíamos para adentro, porque no se nada en un charco y estabamos acostumbradas a nuestras playas de todas las Islas que enseguida pierdes pie y nadas nadas de espaldas como quieras y cuando está baja vamos así hacia la barra, elemento rocoso natural, que tb era una forma de ir a la otra parte y ver las inmensas olas, pues eso, seguíamos caminado y de golpe , antes habiamos oído algo pero no prestamos atención, nadie más se bañaba la mayoría de los peninsulares no saben nadar y pensamos eso, pero aparece una lancha a todo meter nos hace subir y nos dice uno de la Cruz Roja, en un momento se quedan aisladas de la orilla así que suban y vamos y la zodiaz a toda pastilla. Llegamos y justo subimos la ropa al muro nos vestimos y la marea a lo zorrita sin emitir ruido de olas ni resaca llegó hasta el muro.
Asi que si que la playa es muy bonita llena de arena mojada, el mar traidor y helado y encima casi nos morimos en la Concha. Preciosa para ser mirada desde la avenida y que te caiga un chaparrón de golpe y todo el mundo con gabardina y nosotras con la tolla como todo abrigo sobre la camiseta y el short y las esclavas.....y no solo en la Concha en las playas del cantábrico te tiras de golpe como hacemos aqui y sales como los atunes de los barcos frigorïficos ainsssssssssssss.


Gaspard, no estoy seguro de que Camus no militara en el Partido Comunista de Argelia. Estoy seguro, en cambio, de que Sartre militó en el PCF entre 1952 y 1956 (entre la detención de Duclos y la invasión de Hungría). La experiencia del RDR fue de 1948, estuvieron los dos juntos en ella y fracasó como ejercicio de un sector atacado por todo el mundo político, desde el MPR y el RPF hasta la SFIO y el PCF.

Creo que Camus es un ensayista brillante y no estoy dispuesto a renunciar a lo que me dice, como no estoy dispuesto a aceptar todo lo que me dice. Ni siquiera creo que esa aceptación total corresponda, intelectualmente, a algo distinto al dogmatismo y, por consiguiente, puede ser anticamusiano. Creo que Sartre es un pensador profundo, no por lo que dice en "Los caminos de la dialñectica" (yo prefiero a Merleau-Ponty), sino por lo que dice en ensayos que muestran una formación filosófica de la que carecía Camus. Puedes sugerir que sus trabajos sobre literatura (Flaubert y Baudelaire) no tienen interés: ni estoy de acuerdo yo ni casi nadie. No asumo la totalidad de Sartre y, desde luego, no asumo su ingenuidad "geismariana" de 1968: si hay algo que contemple con repugnancia en el mundo de la izquierda es la experiencia maoísta con defensa del estalinismo incluida, que es lo que suele olvidarse de quienes, hoy instalados en la socialdemocracia, tienen ese pasado "m-l". No es mi experiencia política de los años en que ser comunista en la España de Franco era luchar por la libertad, incluso rebajando las propuestas de revolución democrática que hizo el denostado Frente Popular (denostado por la extrema izquierda y denostado, con las armas en la mano, por la derecha).

Siempre te he dicho que no puedo comprender tu negación absoluta de Sartre, que sólo obedece a una aceptación exclusiva de Camus. ¿Por qué no puedo leer "El exilio y el reino" o incluso "El hombre rebelde" sin considerar la lectura de "Las manos sucias" o, desde luego, textos como l"La República del silencio"? Tomas esa amputación como un ejercicio de rechazo del totalitarismo: pero, en su método, tu propio sistema de selección obedece a las formas de un totalitarismo de lector y de crítico. NADA de Sartre TODO de Camus: la lógica es inflexible, porque el "todo" implica la negación de la "parte" de los otros. Me he formado, afectiva, política, intelectualmente, con los dos. Creo que esa es una forma de tomar una "totalidad" distinta, que se refiere a prestar atención a una época de tensión intelectual que ofrecía, en unos y otros autores, respuestas parciales a un mundo en crisis y cargado de incertidumbres (tanto más peligrosas cuanto tenían la apariencia de certezas absolutas). Mi profesión de historiador, además de la prudencia intelectual que se requiere a cualquiera, me exige algo que es distinto a la benevolencia, aunque se le parezca. Me refiero al rigor de poner a las personas en su tiempo: con su lucidez ante cosas que sólo hoy vemos como testimonio penetrante. Con sus limitaciones ante un futuro que no se conocía e incluso ante un presente condicionado por la toma de partido en momentos en que la lucha social y política contenía una violencia inaudita. Estás en un país en el que Schuman movilizó a las quintas para combatir las huelgas obreras de 1947-1948. Un país en el que Duclos llamaba a Schuman "boche". Un país en el que "l?humanité" tuvo que denunciar las torturas a los independentistas argelinos en 1954, iniciando una penosa toma de conciencia, en el que el mito de país ocupado y resistente se enfrentaba a la condición de país ocupante y represor. Un país que vivió las condiciones de un verdadero golpe de estado "en potencia" como el de mayo-junio de 1958, con paracaidistas lanzados en Córcega y amenazando con aparecer en París (te aconsejo que leas los elogios del gaullismo de quienes prepararon el 23-F en el mundo de la "cultura" de la derecha española de aquel momento).

¿Pretender hacer abstracción de esas condiciones? desde luego que no, me dirás, señalando el gulag. Podría responderte señalando la miseria que no conduce a la violencia, sino que ES violencia ya, con independencia de que mueran o no quienes la sufren. Su vida precaria y de renuncias habría escandalizado a Camus: ¿dejarán de escandalizar a un camusiano? Porque esa violencia social es la fibra con la que se teje la violencia política posterior. Y, como decía Manuel Cruz ayer en este diario, el fin de las ideologías nos ha hecho sustituir la denuncia de una lógica social por una confortable delación sentimental de los desamparados. Dejamos de hablar de explotación planificada para hablar de "tragedias sociales" que aparecen como inevitables circunstancias de la condición humana. Esa pérdida de peso ideológico es, en sí mismo, una ideología, aunque eso ya lo sabes.

Mi querido Gaspard, lejanos ya en el tiempo, hablándonos de circunstancias de los años cuarenta y cincuenta, Sartre y Camus me resultan indispensables los dos. Complementarios en su obra, a pesar de lo opuestos que se consideran en su trayectoria personal. La advertencia del moralismo de Sartre sobre Camus es del mismo valor que la cólera de Camus ante la perpetua justificación del historicismo y la determinación social. ¿Por qué renunciar y empobrecernos mediante lo que no es una elección, sino un abandono?

Paco, solamente dos precisiones. En las periferias no muere nadie. De asco puede que se mueran algunas, pero de hambre o frío, no. Hubo varios muertos en incendios en inmuebles de mal estado, a principios de década, pero ocurrió en pleno centro de la ciudad. Y la miseria, que el “sistema” ha reducido como ningún otro en la Historia, a pesar del crecimiento casi exponencial de la población, no es causa de ciclos económicos, que agravan o reducen sus números. La miseria/pobreza tiene causas estructurales, y es mucho pedirle a un sistema que encuentre la solución mágica cuando el resto de sistemas apenas pudieron empeorar bastante la situación. De todos modos, menos humos, caperucita roja, que el joven español de 20 a 30 años es el que más tiempo ha vivido gobernado por el centro-izquierda en todo Occidente y, ¿casualmente?, el que tiene más probabilidades de quedarse en el paro: 50%.

Dumi, ni Sartre ni Camus, a diferencia de Nizan, fueron del PCF. El primero era compañero de viaje, después de un breve intento de Tercera Vía. Creo que había grandes diferencias entre ellos, pero sólo se convirtieron en enemistad por ‘El amo rebelde’ publicado por orden de Sartre. Eran bastante más diferentes de lo que Aron quiso admitir. Se dice que Camus filosóficamente no le llegaba ni a los pies. Pero ‘Crítica de la razón dialéctica’ es un despropósito, aunque Sartre fuera filósofo de profesión, antiguo alumno de liceo Henri IV o Concordet y la escuela universitaria de la rue d’Ulm. Cuando me referí a Lledó es porque al leerlo me pareció recuperar la definición de cuerpo social dada en ‘¿Qué es un colaborador?’, francamente decepcionante, como ‘La cuestión judía’. Precisamente, por reducir a la gente en formatos sin sentido.

Dumi,
No soy canaria ni vasca pero conozco ambas playas y te puedo asegurar que la Concha es más bella.
Además la han sabido conservar. La primera playa bonita que vi destruida por torres de la industria turística fue las Canteras en Gran Canaria.
Puedo decirte que comprendo que la quieras más pero el amor es mejor cuando no es ciego.
Asegurándote que te leo siempre y además con cariño, no lo dudes, hoy también.


Felicidades, Juan, muchas de todo corazón.

Hoy etsa noche he visto una película hermosa," El secreto de sus ojos" supone una novedad importante en la filmografía de Campanella. Por primera vez, ha rodado un largometraje en digital y está que no se lo cree. "No vuelvo más al cine. Lo hice por temas económicos, pero ahora después de la experiencia lo haría por temas creativos.
Encontré todo lo que tengo en el cine, más material ilimitado sin problema de costo, la posibilidad de hacer escenas de quince minutos sin parar. A mí me gusta mucho hacer toma tras toma sin parar y no tener que decir corten y que los actores vuelvan al principio.
Cada vez que uno dice corten, uno abre la puerta a un batallón de maquilladores, peluqueros, técnicos y demás y se corta el clima".

La suerte y la tenacidad han ido paralelas en la vida de este cineasta que asegura no haber podido tomar muchas decisiones y que después de unos años muy duros en Estados Unidos -de búsqueda de su carrera, de no encontrar un camino y de seguir sin embargo en él, de soledad y sin dinero-, consiguió a la edad de 40 años con El mismo amor, la misma lluvia el sueño de vivir contando historias. "La única decisión que quizás pude tomar fue la de seguir, y me alegro de haberlo hecho, no abandonar esto y dedicarme a otra cosa", recordaba feliz ayer.

Creo que no estará de más, trasladaros el siguiente comentario que acabo de aprobar en mi Bitácora.
"Buenas tardes:
Antes de todo quería presentarme. Trabajo en la editorial Barril y Barral, en el departamento de prensa. Y como es de esperar, no he podido evitar leer tu comentario sobre el libro de Rimbaud. No tengo nada que objetar: todos los comentarios me parecen muy acertados. Fue un desgraciado error el enviar el libro a imprenta en una versión anterior y cargada de faltas de ortografía. Por ello me disculpo y quisiera hacerle llegar, si es posible, la nueva edición corregida y que tendría que, como ya le he comentado, haber salido en primer lugar. Es un libro excelente y único que no merece el haber salido tal y como salió. Esperemos que no sea muy tarde para enmendarlo. Ruego que nos disculpe ya que, a pesar de ser un error, es un error imperdobanble y créame si le digo que los más dolidos somos nosotros. Con mis más sentidas disculpas:
Andrea G."

Si quieren saber mi respuesta la pueden leer en:
http://alenacollar.wordpress.com/
En el primer post que hay. Lo digo por no alargarme aquí.
Pero me parece que si aquí hice un comentario al respecto, es de justicia trasladarles la respuesta.
Saludos cordiales a quienes cordiales sean.

Maestro Cruz

Hoy me ha inducido a releer a CJC el post de Formentor y tiene cosas buenas la verdad.
En gustos y amores igual que en opiniones todos tenemos nuestro corazoncito pero efectivamente pasear al atardecer por las dunas de Maspalomas es algo maravilloso y las Canteras y Las Rías Baixas en mi tierra y en Formentor y ………….por eso lo de posiblemente para no herir sensibilidades y menos la tuya canariona.Saludos muy cordiales
Saludos Paco

Bah!... Elisa... Paco ni me respondió...
to lo que tiene de bueno, lo tiene malo de oideras...

Jope, me has hecho reir mucho con tus "disculpas" de celestina... Un beso, muy grande.
Disfruta de las fiestas y de la peli, yo tambien le tengo ganas a "esos ojos"... en cuanto pueda la veré. Me temo que nos la recomendarás a buen seguro. Ciao.

http://www.youtube.com/watch?v=F_YrcR4eqfk
Hablar de Formentor y no remitirse a esa pequeña joya emblemática que es El pi de Formentor, de Costa i Llobera, es poco menos que imposible. La primera vez que oí este poema, musicado por Maria del Mar Bonet era tan precioso y me lo puse tantas veces que no se podrían contar. Ya no tengo los elepés de mi vida e ilusa, he pensado que lo podría encontrar en youtube. Os inserto una versión con arreglos corales que no son de mi gusto, aunque Maria del Mar Bonet sigue siendo la estremecedora voz de siempre. Ah, y también os dejo el poema original del poeta mallorquín Costa i Llobera.
Mon cor estima un arbre! Més vell que l'olivera,
més poderós que el roure, més verd que el taronger,
conserva de ses fulles l'eterna primavera,
i lluita amb les tormentes que assalten la ribera,
com un gegant guerrer.

No guaita per ses fulles la flor enamorada;
no va la fontanella ses ombres a besar;
mes Déu ungí d'aromes sa testa consagrada
i li donà per trone l'esquerpa serralada,
per font l'immensa mar.

Quan lluny damunt les ones renaix la llum divina,
no canta per ses branques l'aucell que encativam;
el crit sublim escolta de l'àguila marina,
o del voltor que passa sent l'ala gegantina
remoure son fullam.

Del llim d'aquesta terra sa vida no sustenta;
revincla per les roques sa poderosa rel,
té pluges i rosades i vents i llum ardenta,
i, com un vell profeta, rep vida i s'alimenta
de les amors del cel.

Arbre sublim! Del geni n'és ell la viva imatge;
domina les muntanyes i aguaita l'infinit;
per ell la terra és dura, mes besa son ramatge
el cel qui l'enamora, i té el llamp i l'oratge
per glòria i per delit.

Oh! sí: que quan a lloure bramulen les ventades
i sembla entre l'escuma que tombi el seu penyal,
llavors ell riu i canta més fort que les onades
i vencedor espolsa damunt les nuvolades
sa cabellera real.

Arbre, mon cor t'enveja! Sobre la terra impura,
com a penyora santa duré jo el teu record.
Lluitar constant i vèncer, reinar sobre l'altura
i alimentar-se i viure de cel i de llum pura...
oh vida, oh noble sort!

Amunt, ànima forta! Traspassa la boirada
i arrela dins l'altura com l'arbre els penyals.
Veuràs caure a tes plantes la mar del món irada,
i tes cançons tranquiles 'niran per la ventada
com l'au dels temporals.


Paco La Concha es muy linda pero Las Canteras o Maspalomas si que no las hay en el mundo mundial....vaya ni comparación, pues me has dejado como noqueada tu que decias que habias paseado por Las Canteras, el que lo haga, nunca más podrá decir que otro lugar es más bello, nunca.

Maestro Cruz
Quisiera lo repito nuevamente que se produjeran más jornadas como esta de Formentor y ahora con más motivo al estar en un momento tan delicado, la palabra de los que piensan es más importante que los números y la economía fría y desgarradora y echo en falta las ideas y la critica de los intelectuales comprometidos que tanto históricamente se han mojado en este país.

P.D.Gaspard he entendido perfectamente lo que me quieres decir pero para mí humilde entender es igual de malo el gulag,que morir en la periferia de una gran ciudad, pero los defensores del sistema noeconliberalconservador solo veis malo el gulag ,lo otro es una consecuencia de las fluctuaciones del mercado que expulsa a los menos preparados y bla,bla,bla,bla si criticáis debéis apechugar con estas miserias a las que el sistema neoliberal no a sido capaz de darle una respuesta.Y te envidio por que puedes ver regularmente La Concha, posiblemente de las playas y las ciudades más bonitas del mundo.
Saludos Paco

Hola Gaspard, tu eres un seguidor de Camús y su lucha dialéctica, creo que un dia me dijiste que D..Emilio LLedó era mas de tipo Sarte, me hace gracia esos formatos en que se encierra a la gente, yo tb lo hago formato dina 4 no es precisamente Camús, Sartre era de un comunismo más radical más de tipo lucha armada mas o menos era o seguía a Stalin. la ideología comunista en ese dirigente que ya el propio Lenin advierte antes de su muerte que no le convence, la lucha en tre Sartre y Camús creo que era más de tipo filósofico, los dos eran y pertenencian al Partido Comunista, y segurammente habría una gran rivalidad entre ellos de orden personal orgullo y sensibilidad. Creo que no fueron en realidad enemigos sino sencillamente fueron Rivales, nadie ganó, los dos siguieron por la senda de los elefantes, solo que Sartre quizás fue más leido y convertido en heróe por sus seguidores en el Mayo Francés. no lo sé muy bien, dicen que Sarte tuvo mucho calado en las feminas y que Bovoir se lo consentia (no le quedaba mas remedio) eso nos vendieron, no que Simone se moría de celos y que además se hacía amante de las amantes de Sartre para ridiculizarlas luego los dos , um juego de pareja muy cruel del que se desprende en La Invitada libro de Simone de Boviar. que pena pq tb nos vendió el 2º sexo, no nos vendió su fragilidad de mujer vencida por la crueldad de un hombre.

Paco, me temo que no me has entendido, y es culpa mia, por condensar demasiado en pocas líneas. Mounier era un inconformista de los años 30, cristiano de izquierda, que repudiaba la III República y cargaba igual contra el capitalismo que contra el comunismo (por eso dice que Montreuil, barrio obrero de la periferia parisina, no es mucho mejor que un campo de trabajo; un disparate parecido al que tú sostenías con lo de la "libertad formal"). Dirigía un grupo llamado Uriage, y fue durante unos meses el ministro de Cultura de facto del régimen colaboracionista. Pronto se desmarcó de la Revolución Nacional de Pétain -Trabajo, Familia y Patria- y se pasó a Resistente. No fue el único que dijo que ambos sistemas económicos, reproducciones de un modo de sociedad industrial, tenían sus convergencias. Camus, aunque algunos digan lo contrario, condenó capitalismo y comunismo en 'El hombre rebelde', al decir que los dos regímenes eran productores y, por tanto, destructores y no creadores. Pero Mounier fue más allá y mantuvo lo de Montreuil hasta el final, desde su revista catto-compañera de viaje, 'Esprit', aún en publicación. Un final de vida rápido, como el de Merleau-Ponty. Un final por el que podría haber recibido elogios fúnebres de ese otro intelectual que sólo encontraban cosas buenas que decir de una persona si ésta ya era cadáver.

Cuando afuera llueve vienen las dudas.Cuando afuera falta el sol,la razón sigue el consejo de Salomón ,se viste de preguntas y viaja al norte.
Cuando afuera llueve, el alma tose.
¿ Y qué alas son esas ?
Cuando afuera llueve ,el pulso tiene /debe luchar contra su suficiencia y no dar réplica a la duda.
Más allá de la lluvia el sol crece como una espiga a los ochenta o a los trece ,aunque de cerca creamos ver sólo luz eléctrica

Querido amigo Paco muchisimas gracias a ti por leerme. un saludo muy afectuoso

Paco, gracias por lo escrito hoy a las ocho y tantas en el post de ayer.
Si,el Padre Joseph Wresinski era otro francés.
Después de su muerte su lucha para el Quart Monde fue asumida por Geneviève De Gaulle Anthonioz ( el segundo apellido es el de su marido, el primero ... si, era sobrina del Général). Ella conocio el lado oscuro de la vida en los campos de concentraciones nazis, la negacion del ser humano en todas sus dimensiones. Gracias a su experiancia y su apellido logro obtener a pesar de las trabas que le ponieron los partidos politicos una ley en contra de las exclusiones. sociales.
Si, era otra francesa.

Lo siento mucho E.T. pero Viggo Mortensen es mio desde hace ya tiempo. la vida es así de cruel.
De todas formas Ferrán ya me había echado los tejos antes a mi....tu sigue con Malcom

Yo no entro en los diálogos entre comentaristas, alguna vez ya lo dije aquí mismo: por falta de tiempo, de interés y...porque no me parece esto de "pasar" de las entradas del autor para dedicarse a asuntos personales.
Pero estos últimos días lo estoy pasando tan...peor, que decidí darme permisos que habitualmente no me doy. Así que ahí va:

ELISA: OK (lo que no sabía era que para llegar a Finisterre había que pasar por aquí...o igual mi nick no es suficientemente claro)
FERRAN: a la cola, chaval, que antes que Malcom también está Viggo Mortensen

Maestro Cruz
Esta descripción de las jornadas y el recuerdo de sus creadores me hace pensar en CJC y a pesar de mi fobia hacia su persona y su comportamiento en general que no hacia su obra,debo reconocerle su visión y acertada elección de amigos Barral,Castellet,Gil de Viedma etc,etc,etc,para iniciar una andadura tan mítica y recordadas como son estas charlas que afortunadamente Carlos Fuentes animo junto con otros ¿verdad Maestro Cruz? a proseguir .Es muy importante estas reuniones de pensadores que últimamente no proliferan debido creo yo,a la falta entre otras cosas de seres humanos dedicados a las letras que aglutinen y sean capaces de convencer con su prestigio a otros creadores para que participen.
PD.Gaspard joven amigo el que una verdad la diga una persona desde cualquier posición ideológica no la invalida.Si buscamos frases para encajar a nuestro libre albedrío el espacio literario es infinito.Yo también los saludo Alena porsiaca.
Dumi gracias por tus aportaciones mi niña.
Saludos Paco

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef0120a5f29550970c

Listed below are links to weblogs that reference Formentor:

Mira que te lo tengo dicho

Sobre el blog

¿Qué podemos esperar de la cultura? ¿Y qué de quienes la hacen? Los hechos y los protagonistas. La intimidad de los creadores y la plaza en la que se encuentran.

Sobre el autor

Juan Cruz

es periodista y escritor. Su blog Mira que te lo tengo dicho ha estado colgado desde 2006 en elpais.com y aparece ahora en la web de cultura de El País. En cultura ha desarrollado gran parte de su trabajo en El País. Sobre esa experiencia escribió un libro, Una memoria de El País y sobre su trabajo como editor publicó Egos revueltos, una memoria personal de la vida literaria, que fue Premio Comillas de Memorias de la editorial Tusquets. Otros libros suyos son Ojalá octubre y La foto de los suecos. Sobre periodismo escribió Periodismo. ¿vale la pena vivir para este oficio?. Sus últimos libros son Viaje al corazón del fútbol, sobre el Barça de Pep Guardiola, y Contra el insulto, sobre la costumbre de insultar que domina hoy en el periodismo y en muchos sectores de la vida pública española. Nació en Tenerife en 1948.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal