Los libros peor vendidos

Por: | 05 de junio de 2010

Uno de los grandes aciertos de la Feria del Libro de Madrid fue, hace años, la cancelación de una idea que se probó nefasta: las listas de los libros más vendidos. Editores y libreros competían, a veces, para falsificar los datos, y convirtieron lo que hubiera sido una lista más en una lucha sin cuartel para colocar en ella, inflando cifras, a sus autores mejor colocados, hasta hacerlos líderes de ventas. Eso ya no existe, y es saludable. Un grupo de jóvenes editores pusieron en marcha el año pasado una iniciativa irónica, pero que tiene su calado y además es posible que mueva a reflexión a los libreros de este país y a los gestores del sistema bibliotecario. Estos editores se han expuesto al público mostrando los que son sus propios libros peor vendidos. 

    Son libros excelentes, cómo no, o muy bien editados o muy bien traducidos, y se venden mal, o no se venden en las cantidades que serían satisfactorias para que ellos recuperen los gastos (los numerosos gastos) que hay detrás de cada proyecto editorial. Estuve ayer tarde en la reunión en la que estos editores (Nvesky Prospects, Escalera, Artemisa, Salto de Página) se juntaron para exponer esos libros cuyas ventas no han sido las mejores en el último año, en los casos concretos de sus propias editoriales. Los libros son, respectivamente, Historias de Belkin, de Alexander Pushkin; Una vida menos ordinaria, de Baby Halder; Gaspard de la Nuit, de Aloysius Bertrand, y Chamamé, de Leonardo Oyola. De todos esos autores, el único contemporáneo (de 1973) es Oyola, que en su país, Argentina, tiene mucho éxito, y probablemente lo tendrá aquí, porque es un excelente escritor y porque además tiene buenos editores. El resto son autores del pasado. 

    Les pregunté a los editores qué hubiera pasado si todos los que llevaban a esta reunión fueran autores vivos. Claro, para los escritores no es fácil asumir sus cantidades, ni para los editores supone una satisfacción reconocer esas cifras. Estos editores al menos han tenido la valentía de salir a la calle de la feria a contar la experiencia de editar y tirar, que no es en absoluto placentera. Ahora hay un sistema de medición casi automática de la venta de libros, e imagino qué sucedería en el negocio y entre los autores del negocio si estas cifras se pusieran de manifiesto. 

    Aparte de competiciones, lo que es importante de esta iniciativa es que expone ante la gente la meritoria labor de editores, sobre todo jóvenes, capaces de arrostrar todo tipo de dificultades, en épocas del monocultivo editorial de los grandes éxitos, y de publicar libros que en otros tiempos o en otros países serían asumidos en seguida por las librerías de fondo o por el sistema bibliotecario. Y no sólo pone de manifiesto esa contradicción que hay entre el entusiasmo y los resultados, sino que resalta el sentido del humor (y de la realidad) de editores cuya franqueza contrasta con la reserva de otros que tampoco venden pero que van por la feria y por la vida como si ellos fueron el pico de los best sellers. Por cierto, a estos libros menos vendidos los llaman Worstsellers. Les dije que eso parecía una marca de salchichas. Y les sugerí que los llamaran los peor vendidos, que es la traducción literal y que se entiende mucho mejor. Por cierto, cómprenlos, desmientan que sean los peor vendidos.  

Hay 33 Comentarios

Me parece importante el protagonismo que se otorga a la figura del editor.
La iniciativa también me ha llamado la atención. No se hasta qué punto se ha entendido como discriminación positiva.

Juan, El gobierno Húngaro, de derechas, que apenas lleva una semana en el poder, rectifica a toda maquina. Si el viernes advertía que Hungría, "estaba al borde de la quiebra", el día siguiente, sábado sostuvo que eso comentarios fueron "exagerados" y "desafortunados".
Con este precedente Mariano Rajoy ya tiene escrito su guión del "día después de llegar a Moncloa".
Sus asesores le dirán decir que "España esta bien, todos los malos augurios sobre la economía fueron exagerados, desafortunados y lógicos en una Campaña Electoral", proclamara Mariano Rajoy. Mientras el segundo o Primero del PP, Sr. Aznar dijo ayer en Lorca, Murcia, "pidió un adelanto de las Elecciones Generales".
Les urge a la derecha Española, pues temen que sus patriotas, votantes, se les despierten ante la duda de que la "nave de la Nación se hunda" por su excesivo ataque a la honestidad de la banca, el Estado como esta ocurriendo con Grecia, Hungría, Portugal, etc.
Salud y Resistir.

Hay cosas de culto muy majas, y no tienen por qué ver con religión alguna, srs tod@s

Acabo de ver kick ass y me he tronchado en algunos momentos. La prota es 'Hit Girl', aunque la peli decae cuando me recuerda a Gran Torino.

El cómic no lo leí y eso que cuenta con Romita, uno de los más vendidos.

déjense de hipocresías: Hasta que los periódicos no den los datos de Nielsen, los más vendidos en España serán una chapuza: que se atengan a los datos reales para que los colores salgan de verdad! Aquí nadie vende un millón de ejempares!

Hay libros que se editan y "venden" como churros, ya que hay opíparas supuestas subvenciones.Eso dicen, comentan, mascullan por ahí algunos entendidos desde hace muchos años.

Por no mencionar a esta piel de toro, que anda últimamente como el de una piel de vaca loca...ingentes cantidades de libros durmieron el sueño de los justos durante años, en almacenes de algún País de sudamérica.

Eso dicen, comentan, mascullan...¿Será verdad?.

Me duelen los escritores honrados de calidad.

Miente, Saldívar. Pérez-Reverte, que sí es en efecto amgigo de Xavier Velasco, nunca fue jurado del premio Alfaguara ni en esa edición ni en ninguna otra.

Se dice "Los peor vendidos" porque no se quiere ofender al autor.
Porque además, los folios que entrega el autor, una vez que pasa por el editor, imprenta y encuadernador es una joya, que puede ser bella o puede ser mediocre. Es entonces cuando entra el Marketing, y puede ser bien vendido o mal vendido, puede tener el libro una campaña de miles de euros o una silenciosa que solo se entera el librero.
Y puede suceder un milagro, que sea buena la obra y se corra como la pólvora la información o publicidad de que ese libro, que se publico hace un año, es maravilloso y se venda más de 40.000 ejemplares y se reedite varias veces, incluso, se pase por el cine.
Ese es el misterio que nos tiene atrapados a más de un editor de pueblo, que cada dos o tres años, suena la flauta y sigue publicando, sabiendo de antemano que nunca seremos ricos.
Salud y Resistir.

No salió mi comentario, oh! Pero, repetimos o repitamos que hoy anda fino eso de cómo se dice y cómo no.
-- -- -- --
Pasé siempre de esos mejunjes. Ni me interesó la lista de muy vendidos ni me interesa ahora de de peor vendidos. Unos se apañan para vender otros para comprar.
Decir "worstselleres" en vez de "peor vendidos", eso es gente, como mínimo, de inglaterra para arriba. Otra cosa es que digan I para decir yo, ahí sí que ahorran.
No hay que andar haciendo, pienso yo, esas demostraciones. Ni las listas.
Espero que el asmilla te vaya dejando tranquilo, Juan, y que lo demuestre.

Criptozurriapa -disimulando, colegas-

MCJARAMILLO, lo que es una vulgaridad paleta es no darse cuenta -porque era evidente- de que mi comentario era irónico, pero parece que algunos de verdad precisan esa ingeniosidad de "modo ironía en on".

Don Bill Gates el filántropo chorizo viene a España a insultarnos, a decirnos que le parece decepcionante el recorte de gastos en ayuda humanitaria.

Hay que tener rostro y cara dura para ir a un país extraño a insultar. Es la soberbia del dinero: este fulano se cree que es alguien.

Mira, Bill: déjate de hipocresías de nuevo rico en España que aquí ya sabemos mucho de gentuza como tú. Ahórrate los insultos y vete a pedir explicaciones al maestro armero, ¡IDIOTA!

MAESTRO CRUZ


En cómo ha desarrollado su teoría de cómo debería ser un concurso si estoy de acuerdo. Lo de tener idea ó no, es relativo é interpetable.AquÍ en este blog participa MARIANO VEGA un editor y librero que apuesta por la calidad y la promoción de nuevos escritores, pero comprenderá todo el mundo, que Alfaguara ó Planeta se rigen por otros derroteros y que si hablaran con los representados por Carmen Balsells le dirían maravillas de ella,eso es una verdad contrastable,no si te suena de oídas.
Saludos Paco

HANNAH, correctísimo tu comentario.

"Los peor vendidos" suena a mal español; serán "los menos vendidos" o "los que se venden peor". "Peor vendido" debería significar 'vendido mal" y no 'vendido poco'.

Hannah Koreta, criptozorra.

MULLINER, lo que es una vulgaridad paleta es buscarle la traducción a una palabras que definen muy clarito, en español, lo que quiere decir: "los libros peor vendidos"

Si detrás de un título sólo hay mercadería mal le va a ir al autor. Una, en su inmensa ingenuidad, compra ese libro, lo lee, y se juramenta que jamás volverá a comprar un libro de semejante autor.

Jamás dije que Casanovas, Vallat o Schavelzon tuviesen el mismo volumen o cartera de clientes que Balcells. Desde luego que no lo tienen. Hablaba de la continuidad y buena salud de ese oficio, que lamentablemente aquí en España se ha utilizado para seguir dejando al escritor en la lona, en lugar de encumbrarlo. Porque cuando Balcells abrió su agencia decía que las cosas eran muy injustas y que el poder de los editores era absoluto, que eso tenía que cambiar. Digamos que, palabras más palabras menos, se presentaba como una suerte de Robin Hood de los escritores. Hoy, cuarenta y pico de años más tarde, el poder ya no es, efectivamente, sólo de los editores; ahora lo comparten con los agentes literarios, pero los escritores siguen -salvo contadísimas excepciones- contando las monedas para llegar a fin de mes (las monesdas que ganan en otro trabajo, claro... bueno, debería aclarar en esta España de hoy, cuando tienen la suerte de conservar su trabajo).
O sea que, si la idea inicial era hacer algo de justicia con los autores, la misma se perdió en algún recóndito paraje entre el bolsillo de un acaudalado editor y la casa de Balcells. Eso, creo yo, es otra forma del engaño.
En cuanto a su aseveración "es un negocio y no una ONG" para defender el arreglo en los concursos, le recuerdo que la honestidad no es exclusiva de la ONG. Afortunadamente quedan en España algunas personas honestas. Se puede -y debe- organizar un concurso en donde la transparencia sea obligatoria. Partiendo del principio que elegirán al mejor o de lo contrario el premio puede ser declarado desierto, no veo inconveniente en que se permita, efectivamente, elegir al mejor. Si prefieren seguir embaucando a tanta gente que se presenta, al menos que pongan en las bases alguna cláusula que aclare que los agentes literarios tienen prioridad y prresentarán una lista de trabajos que competirán con favoritismo; verán que el número de trabajos baja considerablemente. Pero no harían algo así, ya que el concurso, al perder participacíón, también perdería prestigio. ¿Qué hacer entonces? A seguir engañando, total, siempre habrá algún lector muy respetuoso de las jerarquías, aunque estas sean totalmente corruptas, que las defenderá.
Y para terminar, si alguien piensa que a Herralde ningún escritor lo convence sobre publicar a otro, pues ése sí que no sabe de lo que habla.

Hay que ser cruel y sin conciencia, para privar a alguien de la posibilidad de usar una palabra extranjera -inglés, claro- y demostrar así su profunda cultura. ¿A quién se le ocurre pedirles que cambien el nombre de Worstsellers por esa vulgaridad de peor-vendidos?

La Vida del escritor es dura porque precisa de mucha disciplina y trabajo, la vida del Editor , pues según no creo que el Conde de Siruela se agote en su función, ni en su trabajo.
Tampoco y eso lo debe saber usted mejor que yo los de Alfaguara y Planeta, creo yo.
Librerías pequeñas pero bien surtidas y con buenos clientes tampoco tienen problemas, pero hago un retroceso en lo de Escritores porque algunos, digamos, viven ya de las rentas, no sé si por ejemplo el De Vargas Llosa de la Guerra del Fin del mundo o algo parecido que me aburrió solemnemente estuvo mal o bien vendidos, los premios, pues.....no sé....creo que no deberían presentarse escritores consagrados, no, para mi ,eso no tiene mérito sino un intercambio de dinero. Mi nombre será bien vendido y tu editorial ganará mucho, léase Premio Planeta.

Un cuadro de Picasso, que yo no colgaría ni en la cocina de mi casa, puede llegar a costar 5 ó 6 millones de euros. Lo que vende es la firma. Vamos, como en un cheque en blanco del señor Bill Gates.

No tengo muy claro, Juan, lo de peor vendidos, ¿Se trata que no ha habido una campaña buena de Markenting que los supiera vender? por qué están mal vendidos? Si es porque son los peores debe ser que el autor y la editorial no es conocida ni se hace conocer, no lo relaciono con la calidad del contenido de ese libro, entiendo que los libros de Arturo Pérez -Reverte son de los mejores vendidos, se agotan sin saber nadie, en este caso yo, ni de que trata, es de él y listo, pero se han encargado muy bien de venderlos, su editorial por ejemplo, dicen que el Husar es el menos vendido, ya ven, a mi no me gusta el maestro de esgrima y parece que se vendió bien.
Es una frase muy de comerciantes decir, esto se está vendiendo muy bien, lo que sea, y está el que lleva una tienda peculiar (lo sé porque me ha pasado) y voy mirando preciosidades de seda con frases de Galdós escritas a mano, preciosos pendientes y colgantes con frases de Pedro García Cabrera tallado en plata, y el vendedor dueño o dependiente a sueldo, no se inmuta, hablando por el móvil, entonces esas bellezas están mal vendidas, pero si es porque no son buenos o resultan que se sabe que son malos.....como se van a vender? lo siento Juan, no acabo de entender eso de "mal vendido".

Maestro Cruz
No era una reflexión especialmente dirigida a usted ,era en general. Yo no tengo que probar nada, eso usted que es el que acusa y solo le digo que Casanova y Schawelsón, argentino y español (le informo), no tienen el volumen y la cartera de clientes de Carmen (si hablamos de no tener idea, precisemos y digamos las cosas como son) que los jurados pueden conocer a los que se presentan (pones al panadero de jurado) que solución propone usted que sea menos peregrina. Es un negocio y no una ONG y yo comentaba que nosotros(los lectores) somos los que debemos orientar con nuestras compras a la industria (fíjese que digo industria) a Herralde ó Beatriz de Moura ningún escritor por muy amigo que sea los convencen de publicarle a alguien, por favor. Que es dura la vida del escritor y la del editor y la del agente ya lo sabemos.
Saludos Paco

Ayer un amigo me ha enviado una proclamación de haztargo, de agotamiento, de decir ya esta bien.
Os lo ofrezco para ver que os parece.
"INDECENTE, es que el salario mínimo de un trabajador sea de 624 €/mes
y el de un diputado de 3.996, pudiendo llegar, con dietas y otras
prebendas, a 6.500 €/mes.
INDECENTE, es que un profesor, un maestro, un catedrático de
universidad o un cirujano de la sanidad pública, ganen menos que el
concejal de festejos de un ayuntamiento de tercera.
INDECENTE, es que los políticos se suban sus retribuciones en el
porcentaje que les apetezca (siempre por unanimidad, por supuesto, y al
inicio de la legislatura).
INDECENTE, es que un ciudadano tenga que cotizar 35 años para percibir
una jubilación y a los diputados les baste sólo con siete, y que los
miembros del gobierno, para cobrar la pensión máxima, sólo necesiten
jurar el cargo.
INDECENTE, es que los diputados sean los únicos trabajadores (¿?) de
este país que están exentos de tributar un tercio de su sueldo del
IRPF.
INDECENTE, es colocar en la administración a miles de asesores = (léase
amigotes con sueldos que ya desearían los técnicos más cualificados.)
INDECENTE, es el ingente dinero destinado a sostener a los partidos,
aprobados por los mismos políticos que viven de ellos.
INDECENTE, es que a un político no se le exija superar una mínima
prueba de capacidad para ejercer su cargo. (ni cultural ni
intelectual.)
INDECENTE, es el coste que representa para los ciudadanos sus comidas,
coches oficiales, chóferes, viajes (siempre en gran clase) y tarjetas
de crédito por doquier.
INDECENTE No es que no se congelen el sueldo sus señorias, sino que no
se lo bajen.
INDECENTE, es que sus señorías tengan seis meses de vacaciones al
año.
INDECENTE, es que ministros, secretarios de estado y altos cargos
de la política, cuando cesan, son los únicos ciudadanos de este país
que pueden legalmente percibir dos salarios del ERARIO PÚBLICO.
Haz que esto llegue al Congreso a traves de tus amigos
ÉSTA SÍ DEBERÍA SER UNA DE ESAS CADENAS QUE NO SE DEBE ROMPER, PORQUE
SÓLO NOSOTROS PODEMOS PONERLE REMEDIO A ESTO, Y ÉSTA, SI QUE TRAERÁ
AÑOS DE MALA SUERTE SI NO PONEMOS REMEDIO.
Está en juego nuestro futuro y el de nuestros hijos.


Salud y Resistir

Siempre, desde que le leo, Manuel Rivas me da la idea que, cuando escribe su articulo en El País es un extracto de una novela, de intriga, de escenas de venganzas, de misterios, como este.
http://www.elpais.com/articulo/ultima/giro/Trillo/elpepuopi/20100605elpepiult_1/Tes

Que lo disfrutéis.
Salud y Resistir.

Señor Francisco Gómez:
Como me siento aludido en su comentario -en el que, supongo, responde a las afirmaciones del mío-, le respondo.
Lo de que hay una sola Carmen Balcells, le puede decir que, lamentablemente, no es así. Hoy día son demasiados los que han entrado a ese negocio de "hablarle al oído a los editores" para persuadirlos de algo. Sin ir más lejos, comparten las primeras posiciones Mercedes Casanovas, Anne Marie Vallat y el argentino Guillermo Schavelzon, conjuntamente con la ya mencionada.
Pero quiero hacer hincapié en otra cosa; cuando usted habla de "algún premio arreglado", deja entrever que del tema concursos literarios o, si prefiere, de los tejes y manejes de editoriales y agentes literarios está un tanto desinformado. En las decenas de autores (aunque quizá debería decir cientos) que han ocupado primera página de periódicos por haber ganado un premio de renombre, le puedo citar sólo a dos que en los años 2000 ganaron un concurso sin tener agente literario: Alan Pauls, premio Herralde (Anagrama) 2003, y Xavier Velasco, premio Alfaguara 2003 (hay algún otro por allí que ahora no recuerdo, pero es un caso aislado también). Eso significa que, si de ambos ganadores lo primero que se recalca es que no tenían agente, todos los otros casos están "trabajdos" por un agente literario, por utilizar un eufemismo.
Y sin desmerecer a estos dos grandes escritores que acabo de mencionar, en ambos casos, los dos tenían un amigo en la editorial (Pauls era admirado por el desaparecido Bolaño, quien a su vez tenía mucha incidencia sobre el dueño de Anagrama, Jorge Herralde; y Velasco es amigo de Pérez Reverte, quien ese año 2003 era jurado del concurso). Le toca ahora a usted probarme cuáles son entonces los premio "no arreglados".
Pero quisiera ir más lejos. Lo que me parece intolerable si lo analizamos desde un punto de vista ético o simplemente desde el respeto que se le debe a cualquier persona, todo jurado de concurso tiene reglas tácitas -y a veces también expresas- de confidencialidad y de neutralidad. Queda entonces demostrado que en el casi cien por ciento de los casos, esa obligación moral es lisa y llanamente dejada de lado. Y si a eso agregamos que cientos, miles de personas hacen una inversión a veces (fotocopiar y encuadernar hasta cuatro o cinco copias del original que suelen exigir algunas bases y pagar el envío), me parece que hay una estafa hacia los participantes al concurso.
Usted termina diciendo que cree que ya es hora de dejarse de acusar; yo pienso que es momento ya que usted se informe un poco más antes de hablar de un tema de oído.
Saludos a todos

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef0133f0349218970b

Listed below are links to weblogs that reference Los libros peor vendidos:

Mira que te lo tengo dicho

Sobre el blog

¿Qué podemos esperar de la cultura? ¿Y qué de quienes la hacen? Los hechos y los protagonistas. La intimidad de los creadores y la plaza en la que se encuentran.

Sobre el autor

Juan Cruz

es periodista y escritor. Su blog Mira que te lo tengo dicho ha estado colgado desde 2006 en elpais.com y aparece ahora en la web de cultura de El País. En cultura ha desarrollado gran parte de su trabajo en El País. Sobre esa experiencia escribió un libro, Una memoria de El País y sobre su trabajo como editor publicó Egos revueltos, una memoria personal de la vida literaria, que fue Premio Comillas de Memorias de la editorial Tusquets. Otros libros suyos son Ojalá octubre y La foto de los suecos. Sobre periodismo escribió Periodismo. ¿vale la pena vivir para este oficio?. Sus últimos libros son Viaje al corazón del fútbol, sobre el Barça de Pep Guardiola, y Contra el insulto, sobre la costumbre de insultar que domina hoy en el periodismo y en muchos sectores de la vida pública española. Nació en Tenerife en 1948.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal