Carlos Mendo, sinónimo de periodismo

Por: | 24 de agosto de 2010

Para todos nosotros en el oficio Carlos Mendo, su nombre, era sinónimo de periodismo; del periodismo de siempre, ese periodismo esforzado y al mismo tiempo placentero, en el que se volcaba sin esfuerzo aparente alguno, como si su ejercicio fuera su piel, su manera de respirar. Había en él el cierto placer del oficio, de ejercerlo, de haberlo ejercido, de contarlo. Supe de su muerte mientras viajaba por una carretera de Tenerife, rumbo a mi casa, y lo supe por una llamada de la agencia Efe. A él le hubiera gustado eso: que en el tiempo de tanta instantaneidad, cuando abres la máquina (el teléfono, en este caso) y sabes de inmediato todo lo que sucede, que haya sido un agenciero, como decía él, quien me diera la noticia tremenda de su desaparición lamentable. Una noticia, una mala noticia. Las agencias fueron para él el núcleo del periodismo, de lo que se hacía en las agencias partía todo lo que se hacía en los periódicos, pues las agencias no cesaban nunca su trabajo de servicio, su manera indicativa de estar ahí, alertando. Corrí hasta mi casa, para escribir de Mendo, y al llegar, dispuesto a escribir (lo que se publica hoy en su periódico, y el mío) se me cayó en el agua uno de los móviles que utilizo; luego se quemó, literalmente, así que ya me quedé tan solo con el ordenador, que además dejó de estar conectado a Internet cuando le dio la gana, y hube de caminar por el pueblo en busca de un Internet público desde el que me dejaran comunicar mi apreciación de este periodista extraordinario. Fueron todos ellos incidentes que ahora, pasadas estas horas, me parecen simbólicos de la desnudez del oficio: lo que importan no son tantos los materiales sino los hechos, la experiencia para contarlos, la memoria que se tiene de las claves de lo que ocurre. Y eso lo manejaba Mendo con una maestría total, su entusiasmo por el periodismo, su manera de estar en el oficio, lo convertían en un caballero de la profesión. Él podía tener la idea que fuera (idea muy ideológica, por cierto, a veces extremadamente conservadora) pero jamás se olvidaba de los materiales primordiales del oficio, que ejercía como los cirujanos cumplen con su trabajo: sin fijarse en sus propias ideas sino en las necesidades de cumplir con las exigencias de la profesión. Era una metáfora, un sinónimo del periodismo, un hombre culto, apasionado por la historia, apasionado por la vida; su risa era la risa de todos allí donde estuviera, y su manera de vivir el periodismo fue siempre para mi envidiable. Hasta el final fue un periodista, y eso a los que tenemos esta vocación como un veneno dulce es un objetivo, una manera de estar. 

Hay 25 Comentarios

Soy un habitual de la tertulia de Hora 25 de la Ser en la que solía participar Carlos Mendo. También soy lo que se dice un antagonista político del periodista fallecido, pero eso no quita que siempre le haya reconocido cierta valentía a la hora de ejercer su oficio, independientemente de la supuesta "tendencia" del medio en el que colaborase, aunque había un defecto en él que me sacase de quicio: "su rotundidad". Creo que ninguna persona que, por su profesión, tenga la obligación moral de presentar una determinada realidad a otros, debe perder jamás el beneficioso beneficio de la duda. Desgraciadamente ya no tendrá la oportunidad de corregirse el "vicio de la maza" ni de corregirme a mí el de las redundancias. D.E.P.

Gazapo, colegas del partido;

"Este Mendo, mucho más metido en las turbinas de la ideología, era un Mendo de escaparate; en realidad, él se consideraba un hombre de agencia, un tipo que veía las cosas y las contaba con una urgencia ilustrada, la urgencia del que sabe que una noticia no depende del periodista, sino de la realidad. Y o cuentas bien la realidad, sujeto, verbo y predicado, o estás anulado como periodista. Eres, acaso, un hombre brillante, un ideólogo, un columnista; pero no eres verdaderamente un periodista como aquellos a los que Mendo nos leía sus entradillas".

Me alegro Gaspard que hayas escrito este comentario, porque hay algunos que parecen de aquella película "Sin Piedad" si para Juan que es quien bien lo conocía ha supuesto una gran pérdida es igual para los que queremos un buen periodismo.
A mi ya me dieron una ración de sus no se como llamarlas las dejaré sin nombre.
Nadie es demasíado de derechas ni demasíado de izquierdas, se es de una u otra ideología, Nunca había visto que si es un buen profesional se le adjudique veneno en su muerte porque encima quien lo hace no está como para tirar cohetes ninguno de ellos.
Descanse en Paz Carlos Mendo.

Sin duda una gran pérdida. Era muy culto e inteligente, pero como ocurre a todo el mundo, sus prejuicios le hacían discurrir por los laberintos del sofisma, que es lo que viene a decir de alguna manera Miguel Ángel Aguilar. Otro que estuvo en la primera tertulia, en el 94, Carlos Carnicero, recuerda a los fundadores de ese encuentro de opiniones. Hace un año lo recordaban en antena, creo estar seguro de haberlos escuchado recordando el aniversario tras la muerte de Llamas. Por cierto, las personas inteligentes recurren al sofisma, también en el caso de Carnicero. El de la indulgencia, el que tenía Mendo por su querido protector Fraga, y el que tiene Carnicero por su isla.
Ya que el post va de periodismo, tenemos a los Kirchner en la fase que va de la farsa a la tragedia. La farsa es querer parecerse a la pareja de Kamchatka cuando no son más que hábiles administradores, o algo así dijo Aníbal Fernández, experto en "periodismo". La tragedia es el circo de hoy. Como el año que viene el duelo sea entre estos señores y Macri, es para pedir que el último que se vaya apague la luz, como decía esa famosa portada del 'Sun'.

Políticamente, un hombre profundamente equivocado, un "fraguista" contumaz, y por lo tanto, censurable. Como periodista, se vio involucrado en algún oscuro asunto, como unas declaraciones del entonces Príncipe Don Juan Carlos, que, al parecer, fueron manipuladas o retocadas por el propio Fraga (08-01-69)*.

Que descanse en paz y nos espere allí muchos años.

“Ningún poder para nadie”. “Destruye lo que te destruye” (Rio Reiser)


(*) Cristina Palomares: "Sobrevivir después de Franco", p. 126


Era demasiado de ´´derechas´´y creia tener ´´razon en todo´´,siampre le recordaré el la FOTO DE PALOMARES con Fraga

"Las agencias fueron para él el núcleo del periodismo, de lo que se hacía en las agencias partía todo lo que se hacía en los periódicos, pues las agencias no cesaban nunca su trabajo de servicio, su manera indicativa de estar ahí, alertando". Querrá usted decir "intoxicando", porque eso es lo que suelen hacer las agencias. Y, efectivamente, tiene usted razón, de ellas parte todo lo que se hace en el periodismo sometido al poder.

Como los tiempos son los que son y la fiesta se ha acabado, propongo otro título para el post: "Carlos Mendo, sinónimo del periodismo-zombi":

http://blogs.tercerainformacion.es/diseccionandoelpais/

En este caso he leído de todo,lo digo por cuanto,por ética, el fallecimiento de un ser humano no debe ser el de la presentación de factura alguna, tiempo habrá, tampoco el del halago facilón y sensiblero, pero he visto escupir rencores sobre Carlos Mendo,en algún foro que otro y me apena por la calaña que demuestran quienes se dicen discrepantes. Yo he discrepado en casi todas sus apreciaciones, pero reconozco en él la preparación,la coherencia,la profesionalidad y el respeto a unas reglas de juego.Es difícil hoy en día ser un hombre honrado y ser de derechas,ser un hombre y ser de derechas,imposible hoy, menos para él. Descanse en paz

No conozco a Carlos Mendo, pero basta , Juan, que a i te haya conmovido tanto su muerte, y todo lo que dices sobre él para tener bastante y pensar que lo estás pasando mal, te agradezco esa premura de buscar un lugar para poner tu post.
Descanse en paz.

Yo, joven y sensiblemente ignorante, sólo pude conocerlo por su participación en la tertulia de 'Las mañanas de Cuatro'. Entonces descubrí al tertuliano de derechas que, a pesar de serlo, añadía a sus argumentos solera y trayectoria. Hoy, leyéndote querido Juan Cruz he descubierto al Carlos Mendo periodista, el que deberíamos recordar todos. Ocasiones como ésta hacen más digno y necesario el hueco en los diarios del género de la necrológica.

Nunca olvidaré sus apoyos a la guerra ilegal de Irak ("los franceses deberían estar avergonzados después de lo que hizo EEUU en Normandía...) y a todos los crímenes perpetrados por Israel. Tampoco cuando en una tertulia exigía pruebas del apoyo de EEUU al golpe de Estado en Chile. En fin, nos deja uno de los grandes...

Me ha pisado la frase” Extremadamente conservador” El señor Mendo exponía sus ideas con tanta claridad que no importaba. Con él se va un periodista documentadísimo, que seguramente será sustituido por uno de esos periodistas que nadan y guardan la ropa. Yo le entrego con mucho gusto el óbolo para que pague a Caronte, y su alma cruce al más allá; para que no sea una más de esas que vagan por no saber lo que quieren.

Primero se fue Eduardo Haro ,luego Carlos Llamas y ahora Carlos Mendo .Le he oido muchas veces y le he oido polemizar con Aguilar ,le reconocía su mérito ,su cultura americana ,era un google de todo lo relacionado con USA y sobre todo ,era un gran periodista ,daba color y sabor a los lunes de Hora 25 .Un fuerte abrazo ,para su familia ,por los buenos ratos que me dispenso .Adios Carlos

Primero se fue Eduardo Haro ,luego Carlos Llamas y ahora Carlos Mendo .Le he oido muchas veces y le he oido polemizar con Aguilar ,le reconocía su mérito ,su cultura americana ,era un google de todo lo relacionado con USA y sobre todo ,era un gran periodista ,daba color y sabor a los lunes de Hora 25 .Un fuerte abrazo ,para su familia ,por los buenos ratos que me dispenso .Adios Carlos

Primero se fue Eduardo Haro ,luego Carlos Llamas y ahora Carlos Mendo .Le he oido muchas veces y le he oido polemizar con Aguilar ,le reconocía su mérito ,su cultura americana ,era un google de todo lo relacionado con USA y sobre todo ,era un gran periodista ,daba color y sabor a los lunes de Hora 25 .Un fuerte abrazo ,para su familia ,por los buenos ratos que me dispenso .Adios Carlos

Le conocía, como muchas otras, por Hora 25, donde en cuanto podía hablaba de EEUU o de Gran Bretaña, tanto que cansaba, a veces hacía gracia esa obsesión. Los tertulianos le trataban de idiota -que se fueran con él después de cañas ya escapa a mi conocimiento-, le mandaban callar -maría esperanza sánchez (esa reina de la obviedad, más incluso que el resto de contertulios -hablo-de-todo-sin-tener-ni-idea), Miguel ängel AGuilar, que resoplaba, todos, todos estaban hartos de sus idioteces... Ahora me llama la atención que se diga que era un sujeto de derechas de los que se puede respetar. Ah. Soy de izquierdas, pero la verdad es que más bien parecía un sujeto de derechas al que se le ponía en las tertulias para decir "qué plurales que somos". De todos modos, viendo los modos de PRISA con los del Carrusel ya nada me espanta.

Supongo que todo parte desde la misma persona, que la disociación persona – periodista es muy difícil de entrever, yo también pienso que es de vital importancia la calidad del profesional seguramente erguida por la calidad personal, y también soy de los que piensan que han de jugarse el cobre en esa profesión que en lo natural casi lo exige a diario.
No puedo decir gran persona porque me faltan los parámetros fundamentales que apoyen mi afirmación, pero me basta con que lo diga Juan, con solo eso me basta.

Descanse en paz.

gracias por este apunte de blog y por el obituario. Me encantaba la voz de Mendo, la seguía todos los lunes en hora 25 aunque no compartía gran parte de sus opiniones. En todo caso, de cada intervención suya aprendía algo.

Juan, ayer te decia, "sin forzar la maquina" y ayer mismo se marchó Carlos Mendo, un periodista de la vieja escuela, de memoria interesante y que sabia guardar los tiempos, y cuando callar en las tertulias.
Talvez su estancia en USA le marco para siempre.
Salud y Resistir.

Su agilidad mental era extraordinaria y su riqueza verbal para transmitir lo que quería era infinita.Aunque su manera tan conservadora de analizar la realidad a veces me ponia de los nervios, reconozco que le echaré de menos; escuchandole siempre aprendía algo nuevo.

Mi padre habría sido un inmenso periodista.

Qué tiempo perdido le diría a mi muerto. Qué mal hizo la guerra, Juan.

Qué grande eres. Lo más hermoso es que, más allá de todo y como organismos vivos, sin más defensa que un oficio, se complemeten. Sea por curiosidad o por confirmar, algo se abre paso. Y si la entrevista es para unos el género más bello, una buena rueda de prensa da bien la medida de los profesionales. Allí se aprende y comparte sin distingos. Y qué peligrosos los que no aceptan preguntas en ellas. Al margen de esto, yo tengo mis esperanzas en ciertos profesionales. Porque yo aprendí leyendo. Y son de distintos medios. En fin, que de lo cotidiano han cimentado mis sueños. Mucho antes de saber que tuve uno en la familia -qué cosas-. Bueno, esto es un oficio intervenido por cínicos, también. Pero cuando se atiende a una buena crónica o crítica, a uno le importa menos de dónde viene y más adónde, que se sigue al medio. El cinismo es dañino, condénenlo. Pues parece que la ironía, el sarcasmo están en cuarentena. Hay gente que no será en periodismo pero lo tiene muy claro. Que si pueden valer para los que se baten el cobre, estas palabras.

Gran periodista ¡verdá! y aunque no lo conocí personalmente me dá la impresión que también gran persona. Mi pésame a la familia, a El País y al periodismo en general.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef0133f348bf8d970b

Listed below are links to weblogs that reference Carlos Mendo, sinónimo de periodismo:

Mira que te lo tengo dicho

Sobre el blog

¿Qué podemos esperar de la cultura? ¿Y qué de quienes la hacen? Los hechos y los protagonistas. La intimidad de los creadores y la plaza en la que se encuentran.

Sobre el autor

Juan Cruz

es periodista y escritor. Su blog Mira que te lo tengo dicho ha estado colgado desde 2006 en elpais.com y aparece ahora en la web de cultura de El País. En cultura ha desarrollado gran parte de su trabajo en El País. Sobre esa experiencia escribió un libro, Una memoria de El País y sobre su trabajo como editor publicó Egos revueltos, una memoria personal de la vida literaria, que fue Premio Comillas de Memorias de la editorial Tusquets. Otros libros suyos son Ojalá octubre y La foto de los suecos. Sobre periodismo escribió Periodismo. ¿vale la pena vivir para este oficio?. Sus últimos libros son Viaje al corazón del fútbol, sobre el Barça de Pep Guardiola, y Contra el insulto, sobre la costumbre de insultar que domina hoy en el periodismo y en muchos sectores de la vida pública española. Nació en Tenerife en 1948.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal