Labordeta

Por: | 19 de septiembre de 2010

Era, decía él, un cascarrabias irónico. No se conformó con el cuarto de las inspiraciones; recorrió España, la dibujó desde su mirada, contribuyó a mejorar el ánimo español; consiguió juntar canciones que dieron un retrato de su personalidad como activista y también como personaje que mezclaba la rabia con melancolía; dejó una legión de amigos de todas las clases y de todos los sitios, y asumió la enfermedad, y por tanto el dolor, con el ánimo de no dejarse contaminar por la dejadez que tantas veces ocasiona el sufrimiento. Regaló su tiempo y su voz, no sintió las tentaciones de la vanidad, así que siguió trabajando, escribiendo, hablando; en el parlamento fue una mosca cojonera que un día se hartó hasta gritar "váyanse a la mierda" a las señorías que lo incordiaban. Su música fue un lema y un eslogan y ahora su voz se canta como una mezcla ingrávida de inspiración telúrica y capacidad para tocar lo que de verdad es la tierra, sus caminos. Labordeta. Fue maestro. Y fue un maestro. El mejor amigo posible, dice ahora Luis Alegre en la radio. Emotivo adiós que se une al adiós multitudinario que se merece desde el alma.

Hay 75 Comentarios

Mi querido Juan,

Será un hasta luego. Para muchos, nunca un adiós...

Un fuerte abrazo

La albada

Adios a los que quedan y a los que se van tambien
Adios a Huesca y provincia, a Zaragoza y Teruel

Y ésta es la albada del viento, la albada del que se fue,
que quiso volver un dia , pero eso no pudo ser.

Las albadas de mi tierra se entonan por la mañana
para animar a las gentes a comenzar la jornada.

¡Arriba los compañeros!, que ya ha llegado la hora
de tener en nuestras manos lo que nos quitan de fuera

Que sta albada que yo canto (y) es una albada guerrera,
que lucha por que regresen los que dejaron su tierra

José Antonio Labordeta

Te adoro, Juan Cruz, capaz de poner voz a los sentimientos. Buen viaje, amigo Labordeta y gracias por ser parte imprescindible de la memoria de España.

Querido Juan
A Labordeta le sientes cerca cuando escuchas sus palabras y sus canciones. Su naturalidad para discrepar y transmitir sus rabias y desacuerdos mostraban lo grande que era.
Ese ‘váyanse a la mierda’ paradógicamente fue capaz de relajar el ambiente y crear la nota de humor que hizo reír a todos.
Ahora muchos amigos que quiero están sufriendo su partida y me uno a ellos en su pesar.

(Bello poema Corbalán, gracias por traerlo y también a quien trajo la pieza de Llach. Estoy hecha un mar de lágrimas, me siento como pidió Labordeta que le recordáramos como ‘un pájaro herido’).
‘Árbol tumbado, pájaro herido’, adiós Labordeta

Tus dos últimos comentarios han sido extraordinarios, Chapuza. Brindo yo también por la criatura que te está inspirando!
Nadie debería perderse el comentario de 18/09/2010 16:28:14 sobre los dos tipos de pequeño burgués, "animales de compañía de perros maleducados", en el post anterior; ni en este post el comentario de 20/09/2010 2:51:38 sobre la transición española y otros mitos, como el del Nueva York que ven los turistas de El Pais.
Querida Julieta | 18/09/2010 20:35:21, sería muy interesante "algún artículo periodístico sobre la vida de perros que llevan los trabajadores que pierden su empleo y todo lo que juntaron con años de sacrificio", sobre todo desde la perspectiva de "Oscar", no te parece? JAJA!
Abrazos, camaradas! Creéis que Mora y Gaspard todavía no se han enterado de dónde están los palacios de invierno del siglo XXI o se hacen los tontos?

Juan, yo tambien conocí a su Hermano Miguel Labordeta.
Os dejo una de sus muchas poesías.

RETROSPECTIVO EXISTENTE
Me registro los bolsillos desiertos
para saber dónde fueron aquellos sueños.
Invado las estancias vacías
para recoger mis palabras tan lejanamente idas.
Saqueo aparadores antiguos,
viejos zapatos, amarillentas fotografías tiernas,
estilográficas desusadas y textos desgajados del Bachillerato,
pero nadie me dice quién fui yo.

Aquellas canciones que tanto amaba
no me explican dónde fueron mis minutos,
y aunque torturo los espejos
con peinados de quince años,
con miradas podridas de cinco años
o quizá de muerto,
nadie,
nadie me dice dónde estuvo mi voz
ni de qué sirvió mi fuerte sombra mía
esculpida en presurosos desayunos,
en jolgorios de aulas y pelotas de trapo,
mientras los otoños sedimentaban
de pálidas sangres
las bodegas del Ebro.

¿En qué escondidos armarios
guardan los subterráneos ángeles
nuestros restos de nieve nocturna atormentada?
¿Por qué vertientes terribles se despeñan
los corazones de los viejos relojes parados?
¿Dónde encontraremos todo aquello
que éramos en las tardes de los sábados,
cuando el violento secreto de la Vida
era tan sólo
una dulce campana enamorada?
Pues yo registro los bolsillos desiertos
y no encuentro ni un solo minuto mío,
ni una sola mirada en los espejos
que me diga quién fui yo.

Los Hermanos Labordeta eran de una pasta especial de Maños y democrátas, desde niños, lo mamaron.
Salud y Resistir.

Juan, Labordeta era un hombre del PUEBLO.
Con sus vistudes y sus defectos, pero era verdad lo que decia, no se torcia para hablar con su sentido común, no como algunos que hablan de forma que no acabas núnca de entederles lo que dicen porque hablan para no decir la verdad. Se retuercen.
Muy interesante sus canciones y las poesías de su hermano.
Salud y Resistir.

AMOR PARTICULAR
Com t’ho podria dir
perquè em fos senzill, i et fos veritat,
que sovint em sé tan a prop teu, si canto,
que sovint et sé tan a prop meu, si escoltes,
i penso que no he gosat mai ni dir-t’ho,
que em caldria agrair-te tant temps que fa que t’estimo.

Que junts hem caminat,
en la joia junts, en la pena junts,
i has omplert tan sovint la buidor dels meus mots
i en la nostra partida sempre m’has donat un bon joc.
Per tot això i coses que t’amago
em caldria agrair-te tant temps que fa que t’estimo.

T’estimo, sí,
potser amb timidesa, potser sense saber-ne.
T’estimo, i et sóc gelós
i el poc que valc m’ho nego, si em negues la tendresa;
t’estimo, i em sé feliç
quan veig la teva força, que empeny i que es revolta, que jo...

Que passaran els anys,
i vindrà l’adéu, com així ha de ser,
i em pregunto si trobaré el gest correcte,
i sabré acostumar-me a la teva absència,
però tot això serà una altra història,
ara vull agrair-te tant temps que fa que t’estimo.

T’estimo, sí,
potser amb timidesa, potser sense saber-ne.
T’estimo, i et sóc gelós
i el poc que valc m’ho nego, si em negues la tendresa;
t’estimo, i em sé feliç
quan veig la teva força, que empeny i que es revolta, que jo...


AMOR PARTICULAR

Cómo podría decírtelo
para que me fuese sencillo, para que te fuese verdad,
que a menudo me sé tan cerca de ti, si canto,
que a menudo te sé tan cerca de mi, si escuchas,
y pienso que nunca me atreví a decirte siquiera,
que debería agradecerte todo el tiempo que llevo amándote.

Que juntos hemos caminado,
en la alegría juntos, en la pena juntos,
que a menudo has llenado la vaciedad de mis palabras
y en nuestra partida siempre me has dado un buen juego.
Por todo esto, y por lo que te escondo,
debería agradecerte todo el tiempo que llevo amándote.

Te quiero, sí,
tal vez con timidez, tal vez sin saber quererte.
Te quiero, y te soy celoso
y lo poco que valgo me lo niego, si me niegas la ternura;
te quiero, y me sé feliz
cuando veo tu fuerza que empuja y se rebela, que yo...

Que pasarán los años,
llegará nuestro adiós, y así ha de ser,
y me pregunto si hallaré el gesto correcto,
y sabré acostumbrarme a tu ausencia.
Pero todo esto ya será otra historia,
ahora quiero agradecerte todo el tiempo que llevo amándote.

Te quiero, sí,
tal vez con timidez, tal vez sin saber quererte,
te quiero y te soy celoso
y lo poco que valgo me lo niego, si me niegas la ternura;
te quiero, y me sé feliz
cuando veo tu fuerza que me empuja y se rebela. Que yo...

Te amo...

Peridis es un 'crack'. A mí, por contra, me han interesado los cantautores; de Cafrune a Lluis Llach.

Nunca me ha interesado el género de los cantantes populares, Ferrat o Labordeta, ambos fallecidos en el presente año. Su programa de televisión resultaba agradable, aunque el de Peridis me pareció siempre mejor. Leí divertido sus Memorias beduinas. Como diputado me producía una sensación tosca, folclórica. Ayer escuchaba a Petón dedicarle una canción en 'Tiempo de juego' de la COPE, y me imaginé a los diputados mandados a la mierda escuchándola. Luego en La Secta recuperaron un diálogo en el que, en broma, supongo, pedía que su epitafio rezara: "¡A la mierda!". Sea como fuere, no dejará de sorprenderme el tabú del cáncer. El reconoció que padecía un cáncer de próstata hace tres años, y las noticias del domingo se referían a la "larga enfermedad", como si fuera el castigo por un pecado, algo que esconder o disfrazar. Ni con el SIDA en los 80 ocurría semejante cosa.

P.D.: Chapuza, ya sabemos que la chusquedad es tu especialidad. "Tomar palacios, ¿para qué?", podría haberle respondido mediante la pregunta Fernando de los Ríos a Vladimir Illich Ulianov.

Junto con Joaquín Carbonell y la Bullonera, Labordeta contribuyó a transformar al maño cazurro, folclórico y pilarista (¡pero muy noble!, decían), en el aragonés orgulloso preocupado por los problemas de su tierra y ansioso de libertades. Ya no éramos los gigantes y cabezudos de la zarzuela, sino los habitantes de tierras rudas, las que nos dejaron los caciques después de haberse repartido las mejores. Hubo el Labordeta cantautor y el Labordeta parlamentario. Me quedo con el primero, puesto que a fin de cuentas el segundo sólo nos dejó su cazurro "A la mierda". Ha muerto pues uno de los iconos de la Transición y no puedo por menos que mirar hacia atrás con ira. Desgraciada o afortunadamente, a mí no me sirve eso de que "tenemos un pasado que nos libera de este mediocre presente", como mencionaba Dumi. Este presente no mediocre, sino desastroso, es la consecuencia lógica de un pasado espeluznante que culminó vergonzosamente en una Transición indigna. Para extraerlo del surco que trazan los caciques de siempre hará falta algo más que nostalgia. Quizá eso es lo que está haciendo ahora Labordeta en uno de esos universos paralelos que nos sugiere la física cuántica.

Miguel: Te agradezco los cumplidos. No era mi propósito dejarte malparado, sino dejar malparadas algunas ideas. Las personas somos muy efímeras, mientras que las ideas se agarran a la Historia como lapas. El objeto de la crítica en cuestiones serias es el análisis, la reflexión y la evolución. Si estuviéramos discutiendo sobre fútbol sería diferente. Estarás de acuerdo conmigo que los dos planos críticos se confunden a menudo, sobre todo cuando no hay madurez política.

Tú dijiste lo que dijiste y creo que, considerándote a ti mismo próximo del marxismo (corrígeme si me equivoco), tendrás que asumirlo o modificarlo (evolucionar). De Niño dijiste: "discrepando en muchos aspectos y profecías, me inquieta, en el mismo sentido de antes, su opinión de que ya nadie está – ni estará en el futuro – dispuesto a tomar palacios de invierno. Eso mismo había pensado yo en Times Square...". O sea, no "dudabas y lamentabas" como decías después, sino que estabas de acuerdo con la que yo considero decadente futurología "niñista".

Que la gente esté dispuesta o no a "tomar palacios de invierno" a los marxistas nos importa un pepino. La "gente" a la que tú te refieres nunca ha estado dispuesta a cambiar el modo de producción, a lo sumo, estuvieron dispuestos a hacer gamberradas y a dejar suelta su libido en Mayo del 68. Porque aquí no se trata de "estar dispuesto", ni de una especie de generosa contribución a una causa intrínsecamente justa para luego decirnos ¡qué bueno soy! No estamos haciendo caridad ni turismo solidario. Aquí de lo que se trata es de actuar con conciencia de clase y puedo garantizarte que muchísimos trabajadores norteamericanos actúan así. En un grado más modesto, más intuitivo, la inmensa mayoría de esos que viste ajetreados y comiendo a toda prisa saben perfectamente que les están engañando y quién es el enemigo. Aunque muchos luego voten republicano porque no saben qué hacer y expresen sus frustraciones de cualquier manera, muchas veces a tiro limpio. Si el 11 de Septiembre hubiera ocurrido en Madrid, no creo que hubiera una proporción de madrileños tan alta como la de neoyorquinos que creen que fue un montaje, un golpe de sus propios servicios secretos. Entre los hispanos, crece la revuelta. Lo decía Chomsky en una entrevista: los primeros movimientos fuertes contra la guerra de Vietnam empezaron prácticamente al final de la contienda, mientras que contra la guerra de Irak empezaron antes de que estallara. Los estadounidenses van a dar muchas sorpresas.

Y para insistir aún más en que mi crítica no iba tan desencaminada, termino con un argumento chusco, Miguel: a Gaspard, liberal de pro, le gustó mucho tu crónica, sobre todo eso de que ya nadie "estaba dispuesto"... ¡Qué curioso!

Es ilusionante el cariño que despertaba en la gente una gran persona, me gusta cascarrabias ironico, poca personas han despertado en la gente esa cariños y calida simpatia.

Querido hermano jose antonio , te mando un gran abrazo des de la Catalunya que no va a olvidarte., gracias mil veces por aportar tu vida a la lucha comun , como decia mi hermana (que la vencio el maldito cancer a la edad de 38 anos hace tan solo unos pocos dias) LO UNICO QUE QUEDA PARA SIEMPRE ES EL AMOR
, La lucha continua...

Creo que solo he llorado por la muerte de mi padre, pero hoy no he podido aguantar las ganas de llorar por el "Hombre de Aragón".

la honradez tiene ese color especial que personas como Labordeta nos hacen que lo veamos como lo que es,una persona estupenda..nos emos LABORDETA

Una persona con principios, que daba alegría y creaba unión. Algo muy difícil de encontrar en estos tiempos

Hasta siempre Labordeta, gracias.

Sólo un hombre más entre los hombres, pero qúé difícil es ser un hombre.

Esta mañana al conocer la noticia no he podido contener las lágrimas.Con él se ha ido parte de nuestra dignidad como seres humanos,solo espero que los que nos quedamos seamos capaces de luchar por los demás como mínimo la mitad que él lo hizo.Solo mi muerte borrará tu recuerdo Labordeta, Gracias.

Cuando he visto el reportaje en TVE, se me saltaban las lágrimas. Aragonés en Madrid, me han venido a la mente momentos ondeando la bandera de Aragón en conciertos y aquella manifestación por el estatuto de autonomía con 6 ó 7 años o cantando sus canciones haciendo más cortos interminables viajes a Zaragoza junto a toda mi familia.
Polvo, niebla, viento y sol, donde hay agua una huerta, al norte los pirineos, esta tierra es Aragón.

corria el año 77, servicio militar,san roque , cadiz, por medio de victor viñuales lo conozco. hoy he lloorado por su perdida. con el y victor, conoci la cultura, la libertad, la vida.
GRACIAS LABORDETA.

Lo siento mucho, creo que era una persona sincera y clara. Es una pena se tienen que ir.

Un amigo, un defensar de la paz desde la libertad, un compañero que intentó levantar el ánimo de los aragoneses y no le acompañamos en lo que pedía.
Un líder social que enseño caminos.

Nos decía las cosas que pensaba de frente. Quería a su gente y a la gente toda desde la humildad digna del igual.
Nos ha dejado un gran hombre. Honorable por lo que hizo, por la entrega y el corazón que le puso a la defensa de los humildes desde el púlpito de la verdad.
Con su canción, con su poesía, con su verdad entera,con su cara descubierta.
Adiós José Antonio Labordeta, poeta del pueblo y amigo de la gente sencilla.

que pena perder alguien tan digno, un ser humano extraordinario

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef0133f45ca476970b

Listed below are links to weblogs that reference Labordeta:

Mira que te lo tengo dicho

Sobre el blog

¿Qué podemos esperar de la cultura? ¿Y qué de quienes la hacen? Los hechos y los protagonistas. La intimidad de los creadores y la plaza en la que se encuentran.

Sobre el autor

Juan Cruz

es periodista y escritor. Su blog Mira que te lo tengo dicho ha estado colgado desde 2006 en elpais.com y aparece ahora en la web de cultura de El País. En cultura ha desarrollado gran parte de su trabajo en El País. Sobre esa experiencia escribió un libro, Una memoria de El País y sobre su trabajo como editor publicó Egos revueltos, una memoria personal de la vida literaria, que fue Premio Comillas de Memorias de la editorial Tusquets. Otros libros suyos son Ojalá octubre y La foto de los suecos. Sobre periodismo escribió Periodismo. ¿vale la pena vivir para este oficio?. Sus últimos libros son Viaje al corazón del fútbol, sobre el Barça de Pep Guardiola, y Contra el insulto, sobre la costumbre de insultar que domina hoy en el periodismo y en muchos sectores de la vida pública española. Nació en Tenerife en 1948.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal