El primer año sin humo

Por: | 01 de enero de 2011

Ya hay una buena noticia: será cierto que la gente no podrá fumar en locales cerrados, en ningún lugar cerrado. Ya no habrá (¡esperemos!) ceniceros furtivos, no habrá burlas a la ley, y la gente será consciente de que la transgresión de las normas que obligan a no fumar en sitios públicos y cerrados acarreará multas verdaderas y considerables. Como asmático a quien los humos ajenos han perjudicado gravemente a lo largo de los años saludo esta novedad con el alborozo que ya me produjo la ley anterior, que luego resultó imperfecta y por ello reiteradamente transgredida. Hemos llegado al 2011, un año lleno de malos presagios, pero ese anuncio me parece una excelente manera de empezarlo. A los que nunca han querido respirar el humo que generan otros, mi solidaridad y mi alegría. Empieza bien este dichoso año 2011. Espero que los fumadores entiendan el alborozo. 

Hay 147 Comentarios

Algunas personas (pocas) me preguntaban: ¿Te molesta que fume? Yo respondía: No me molesta, me hace daño. Soy de las personas que dejaron de salir porque para mí no era cuestión de polemizar, era cuestión de vida o muerte.

Nunca fui de bares. En las barras tengo que estar quieta y cuando estoy quieta prefiero estar sentada, así que prefería los cafés. Pero lo que he echado mucho de menos en todos estos años es el disfrute de las actuaciones en directo. Algunas veces he acudido a Galileo Galilei, o a La Fiesta, o a lugares de los que ya no recuerdo ni el nombre, y la convalecencia posterior me impedía hacer una vida normal. Después de una boda he llegado a estar entre una semana y quince días de baja. Se me viene a la cabeza ahora el Jazz. ¡Cuánto me gustaba el Bombardino, o el Birimbao! No puedo concebir esos directos si no es envueltos en humo. Pero dejé de ir. Por eso estoy ahora aquí, escribiendo estas líneas.

Recuerdo también mi afán por buscar sitio junto a las ventanas, cuando por necesidades de un viaje o de alguna reunión familiar ineludible tenía que comer fuera de casa. También recuerdo tener que discutir con los fumadores frioleros que me cerraban la ventana salvavidas.

Llevo tanto tiempo sin salir que ya no sé si me gusta. De todas formas, si decido hacerlo, esperaré a que pase la ira. Estoy cansada.

Me parece bién la Ley antitabaco,pero respirariamos mucho mejor si hiciesen también leyes anticoches. Esto por supuesto es implanteable, aunque se conozcan datos como que el colectivo con mas cancer de pulmón es el de los taxistas o que vivir en una gran ciudad te reste 5 años de vida debido al humo de los coces. Abrid los ojos!!!, les importamos una mierda lo único que interesa es la economia, no es planteable suprimir los coches debido a toda la industria que hay detras

Es extraño, hace un par de meses fuí a visitar a unos parientes del norte. Nos fuimos de juerga y gracias a que ellos representan el antitabaquismo radical pude comprobar cómo era posible pasar la noche de parranda en locales sin humo. Cierto es que en el restaurante donde cenamos apenas había gente mientras que en el de la acera de enfrente, donde se permitía fumar, estaba a tope. En los locales de copas la diferencia era ligeramente inferior.

Desde entonces ando perplejo preguntándome, si eso es posible entonces ¿Por qué se empecinan los no fumadores a entrar en sitios donde se permite fumar? ¿No deberían ser consecuentes con sus quejas? ¿No deberían haber acudido en tromba a los sin humo y haber forzado así la reconvención o apertura de nuevos locales? De lo dicho a lo hecho hay un trecho, eh?

Todos los fines de semana invito a una veintena de amigos a cenar a mi casa, largas noches tranquilas de buena cena y tertulia, buen vino y licores y mucho buen humo, catas de habanos, picadura y café. Pues bien, a esta santa casa libre donde no pondrá pié jamás un inquisidor, acuden unos 7 no fumadores que no se pierden una. Ya les vale. Pero la verdad es que ni les importa, ni a mí. Va por aquellos comentaristas que pretenden poner en boca de todos lo que ellos opinan.

El humo de los cigarrillos también afecta en las calles, cuando nos cruzamos con alguien fumando o simplemente un humo que aparece de pronto con el aire.

La ley tendría que agregar algún accesorio para que los fumadores soplen ahí su humo aun en sitios abiertos, ademas tendrían la ventaja de poder usar otra vez ese humo.

A Juan Francisco:
La adicción afecta a todo ser humano. Niños enganchados a las golosinas o a la televisión, adolecentes a Internet, jóvenes a las marcas, adultos a creencias e ideologías, mayores a putas, al cotilleo o a las telenovelas.
La adicción se combate con educación. Y el ser humano posee los antídotos necesarios: uno de ellos es la voluntad, otro la fé, también la ilusión y la memoria.
Es cierto que el tabaco es malo y su mayor perjuicio es que junto a otras causas y hábitos desencadena enfermedades mortales.
El ejemplo que citas es exagerado y podrías utilizarlo oportunamente: Heroína acompañando o como pareja ocasional de la cocaína, de las llamadas drogas químicas y de bolsillo, valedora de negocios varios entre los que se encuentran el tráfico de armas, la pobreza en su potencial extremecedor y el terrorismo.
Envío todo mi apoyo a tu denuncia siempre y cuando dejes de esconder la cabeza debajo del ala.

Se castiga al enfermo con multas de hasta 600 €, por medio de denuncias anónimas, pero además se amplian los lugares de venta de esta DROGA (incluso algunas panaderias, librerias...). ¿se persigue al causante de este mal (tabaco) o al enfermo (fumador)?. Por cierto, llevo 8 meses sin fumar (aunque 34 años sin entender este pais).

Personalmente no me afecta. Fumo tabaco de liar, y el fenómeno extendido e impuesto del desempleo me impide tomar el café con leche fuera de casa. Supongo que, una vez superado este golpe a la economía del País, se habilitarán bares para fumadores en cuya fachada se podrá distinguir u cigarrillo rodeado de un círculo.
Es lógico que no se fume en lugares sanitarios o educativos ni en aquellos en los que apenas existe ventilación. Lo de la distancia regulada en metros y el que no existan lugares públicos para fumadores me engana (risa incontrolable).
Pero lo que me ocupa en este momento es lo que se oculta y para lo que entiendo se aprovecha esta ley. Me asusta el hecho de que no se prohíba el tráfico de drogas. ¡Cómo barrieron los locales de música y baile, las fiestas, los eventos musicales masivos, los baños públicos, la política, la cultura, la juventud, las farmacias y hospitales...!
Espero que esta ley no sea una estrategia paupérrima para ocultar lo que verdaderamente causa estragos: lo irrecuperable.

No deja resultar curioso como, quienes no poseen la libertad entre fumar o no, hablan continuamente de libertad. Un fumador es un adicto al igual que un heroinómano es un enfermo.
La ley trata de impedir que quienes no son fumadores no sufran los perjuicios de quienes fuman. Nada tiene que ver con la inquisición como algún opinante señala. Es más, ni siquiera su prohibición total sería más inquisitorial que el resto de las prohibiciones que caen sobre las demás drogas.

Algunos adictos al tabaco arguyen que la ley representa una pérdida de libertad. Comprendo que no se sientan libres, pero lo que les roba la libertad no es la ley, es su adicción.

No querido Juan Cruz, no entiendo tu alborozo. Llegaremos a una auténtica cruzada contra los fumadores. Por cierto, por qué no poner un cartelito en los coches advirtiendo que conducir puede matar, o en las bebidas, advirtiendo que el alcohol puede matar, o advirtiendonos que la contaminación puede matar...y así podríamos llegar a una lista interminable. No sé a donde vamos a llegar...

La mayor incoerencia de esta lei es k no se podra fumar a cien metro de un colegio hospital etc
vale k harán una raya roja o k pasa si mi casa entra se encuentra en ese espacio no podre fumar en mi ventana o ?

Juan, deberías saber que el asma es de origen desconocido aunque sí es cierto que una vez que la tienes el olor a tabaco y lo demás es muy malo. Yo creo que si los que DE VERDAD tiene asma lo dicen la gente apagaría los cigarillos, y el que no tendría un buen lío con los fumadores y tabien con los no fumadores.

Me parece lamentable alabar una ley con un marcado caracter inquisitorial, dificilmente mejorable en una dictadura.

Enteramente de acuerdo. Llevábamos décadas necesitando que el sentido común se aplicase al problema del humo ajeno.

¡Qué bien! Ya no se puede fumar en lugares públicos!
¿Para cuando se prohibirá beber en la ventana de mi alcoba?
¿Cuando velarán las autoridades por la salud de los que tienen que soportar semana tras semana a los que tienen "derecho" a beber en la calle?
Miremos a Europa o a Estados Unidos, esos prototipos del antitabaco y la libertad. No fuman en lugares públicos, pero ni se les ocurre "hacer fiesta" en la ventana de nadie.
¿Podemos aspirar a vivir noches tranquilas o lo dejamos para la tumba?

Hace años un vuelo con problemas técnicos en los cielos norteamericanos, iba cargado de pasajeros españoles y en el trasvase imprevisto de avión en uno de sus aeropuertos, la mayoría del pasaje se puso a fumar en sitio prohibido, que era todo el sitio posible. La solución pasó no por criminalizarlos, sino por asignarles una sala para tal efecto. Esta anécdota es vieja y real y nos dice que hasta en el país que se inventó la ley seca manejan esta opción. Sin embargo el país que no penaliza el consumo de drogas de comercialización ilegal, penaliza desproporcionadamente el consumo de drogas de comercialización legal. He aquí lo kafkiano.

Pero puede ser peor todavía, y eso es la desproporción de la pena. Si un no fumador, se consideraba que podía agraviar, cuando la ley no lo amparaba, cuando sugería al fumador que está a más de dos metros de la cola al aire libre que apague su cigarrillo, ya veremos los abusos que se van a plantear cuando la ley lo ampare un poquito y las multas se hagan efectivas. Pueden llegar mucho más lejos que defraudar a Hacienda, donde existe una relación de pena sobre el “monto” defraudado. El ladrón de carteras tiene que robar poquito para salir por la otra puerta, pero cuando un fumador incumpla, el humo de un solo cigarrillo parece que puede llegar a pagar por el daño de todos los fumadores juntos.

La ley que hoy se abandona tenía otra posibilidad, endurecer los incumplimientos, en vez de eso se cambia el criterio original de fumar en sitios habilitados, se prohíbe la habilitación de sitios, y encima se desproporcionan las sanciones. Si bien podría haber incumplimiento con la ley anterior, la tendencia al incumplimiento podía ser revertida con ajuste al derecho que se había marcado con un esfuerzo de control, pero el esfuerzo de estos años, donde era evidente que existía un alto grado de cumplimiento, de lo contrario no hubiésemos percibido la sala del quirófano en las puertas de los hospitales, se modifica con lo más increíble: fabricar un carnet de ciudadano donde se quitan puntos por calada.

¿Dónde quedaron sepultadas las caladas maravillosas que nos proporcionaron viejos momentos de gloria? Adoremos a Julio y olvidémonos que fumaba, y eso está dicho reconociendo todos los males del tabaco.


Genial, a ver si le metéis las mismas ganas a los polígonos industriales, a las petroquímicas, las canteras, la quema de arrozales, al tráfico, a las salas de pintura industrial, al rocío de insecticidas en áreas urbanas etc., etc. A ver si le dais voz al cáncer laboral (silenciado), o eso es ya meterse en aguas mayores? Valientes, ya de paso acabad con la comida basura, los transgénicos y perseguid con la cárcel a los que se automedican o chupan sorbitol. ¿Pido demasiado? ¿O eso ya no interesa?

QUE ESTO NO VIENE NI DE VUESTRO COMO NO VINO DE LOS OTROS GOBIERNOS EN LOS PAÍSES EN LOS QUE SE IMPUSO ANTES. ELLOS DEBEN ACATAR UNA EXIGENCIA DE: LA Organización Mundial para la Salud ( O. M. S ) Y POR TANTO TRENZARSE EN DISCUSIONES, SOBRE DERECHOS INVADIDOS, PROHIBICIONES, ETC, ES UNA NEGACIÓN ADEMÁS DE ENTRAR EN ESPIRAL SIN SALIDA INÚTIL. Nos haya gustado o no, nos haya costado o no, como ahora les sucede porque les llegó turno, es inevitable, el mundo camina en ese sentido y no hay marcha atrás. Verán que se acostumbrarán y sorprenderán del acatamiento. En poco tiempo recordarán que en esos lugares se fumaba como algo que "el viento se llevó", empezarán por organizar más reuniones en casa con amigos para fumar, y saldrán menos. Es una primer etapa. Luego verán que no pueden seguir privándose y volverán a salir, y cuando les vengan ganas, saldrán a fumar. Los que venían "planteándose muy seriamente dejar de fumar" aprovecharán a buscar ayuda y tratarán de dejarlo. En Uruguay las estadísticas dieron que hubo baja en número de fumadores y consumo de tabaco.
No lo dejé por la ley, tenía esa meta por antecedentes familiares, mi padre murió joven -muy fumador desde los 12 años- de cáncer pulmonar, y mi temor rondaba no solo en torno a esto sino a la otra horrible enfermedad que produce el tabaquismo: la E.P.O.C. (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica) que produce asma intenso crónico con secreciones, cansancio, dependencia del respirador, siempre perdiendo más y más fuerza, hasta que el respirador no alcanza, el enfermo desea morir y no puede, son cuadros horribles, peores que el cáncer, la gente con E.P.O.C. suele morir desesperada, dicen que es lo peor. Reconozco que sentía cada vez más temor que placer, que al tercer cigarro ya no lo disfrutaba, me iba directo a la garganta como un aguijón, y me iba a dormir cada día más temprano. Fue una verdadera liberación, otra forma de vivir y de sentirme, en cuanto a salud se refiere. Esto es totalmente personal, lo sé.
Pero la prohibición va por turnos, en algunos países más temprano, en otros más tarde, pero es un camino que todos los gobiernos tienen que tomar, así les guste o no.
Saludos uruguayos, desde Montevideo, Renée Domínguez

No creo que se persiga a los fumadores, sino que se busca no perjudicar a los que no fuman, que muchas veces "por cojones" quieran o no, inhalan un humo que no desean.
Es simple, a mí me gusta beber, y el deshecho de mi vicio es la orina, yo no voy meándole a nadie en la cara, y extrapolándolo al tema que nos atañe no me gusta que nadie me eche el humo a la cara porque su vicio sea fumar.
En resumen, no se prohibe fumar ni mucho menos, sino perjudicar al que, libremente, ha decidido NO fumar.

Hay que tener paciencia. No es fácil desengancharse del fumemate. En poco, muchos creerán que era increible que se fumara. Algunos seguirán sin desengancharse. Somos humanos. Pero sí, hay que ir dejándolo. Y el que no pueda pues no puede. Lo pagará con su salud -lo pagaremos que también soy fumiquia y me está costando demasiado dejarlo-, pero no hemos de implicar a los demás. Tambien así se es solidario y libre. Esa es la dirección, no la contraria.

Lo que veo aquí, por desgracia, es el olvido de los derechos de los trabajadores de la hostelería, en ningún otro trabajo se puede fumar pero en este en concreto todo el mundo exalta sus opiniones en favor o en contra según su situación personal olvidando de forma deliverada que hay trabajadores que durante toda su jornada laboral son víctimas pasivas de sus clientes. Gracias por el apoyo a este sector, a su gente y a sus derechos tan olvidados, desposeidos de ellos por el egoísmo. Basta ya de ser la cloaca social, QUEREMOS RESPIRAR!!!

Esta ley me parcece imprescindible y dentro e 10 años nos parecerá increíble que se fumase en espacios cerrados. España se pone al nivel de los paises desarrollados

Para Jesús el de los extractores:

Nadie te prohíbe que sigas fumando porque te "sale de los cojones". Lo que se te prohíbe es que lo hagas en los bares. En tu casa y en la calle, como si quieres meterte un palo por el culo porque te "sale de los cojones". Y, puesto que fumas porque te "sale de los cojones", si no te gusta lo que te venden, no lo fumes. Nadie te obliga. Lo haces porque te "sale de los cojones", no porque te pongan una pistola en el pecho.

Respecto a la cantidad que pagas en impuestos, mucho más le cuestas al Estado con tus enfermedades, tus dolencias y tus visitas al médico. Que ni el médico es gratis, ni el oxígeno lo regalan, ni los transplantes son baratos ni las medicinas caen del cielo. ¿Crees que con los impuestos que pagas por cada cajetilla tienes suficiente para sufragar todo el gasto hospitalario que originas por el tabaco? Si tuvieses que pagar a tocateja los gastos que generas con tu vicio, te lo pensabas mejor antes de fumar. Pero no lo haces. Te limitas a cotizar a la S.S. en tu nómina y a pagar unos impuestos con cada cajetilla. Tú, eres un lastre para la economía, porque te chupas más dinero del que das en tus cajetillas. Eres un parásito que, encima, se queja porque no le permitan seguir parasitando al Estado con más intensidad.

¿Quieres seguir fumando libremente? Firma un documento en donde te comprometas a responsabilizarte de todos los gastos presentes y futuros que origene ese vicio que practicas porque te "sale de los cojones". Ya verás como no firmabas nada, lumbreras.

una barbaridad las cosas que leo.un asmatico es un facista.un gobierno que aplica una ley que ya rige en media europa es totalitario.estamos ablando de salud señores,no de libertades.el suicida tiene toda la libertad mientras no meta mi cuello tambien en la soga.

Lo primero decirle que soy fumador por lo que mi comentario no es objetivo. Pero aun asi creo que esta ley es una autentica aberracion para empezar, como muchas leyes ultimamente, es para tener un papa estado. Basta ya de prohibir, me parece bien que haya bares sin humos, pero dejemos la libertad del dueño del bar de como llevar su negoco. Si la gente dejara de fumar seguro que ellos por si solos harian su bar libre de humos para que fueran una mayoria de personas. Pero esto es lo de menos y eso que solo estoy hablando de la lbertad del individuo, pero como esto poco a poco se pierde es lo de menos. Pero lo segundo si que me parece mucho mas grave y mas en el momento economico en el que vivimos.Muchos bares ahora malviven por el estado economico que tenemos, pero como en muchas leyes que dictan no ven como es la realidad social, mucha gente va al bar a tomarse algo y a fumar un cigarro eso lo hace muchisima gente por ejemplo personas despues de hacer la compra,personas que salen de centros de estudios, trabajos que por no fumar el cigarro en la calle entran a una bar se fuman un cigarro y toman una consumicion. Con esta ley mucha gente no lo hará y a ese bar que malvive veremos como lo podra aguntar. Por lestas dos razones esta ley me parece horrible. Todo el mundo tiene derecho pero sobre todo, todo el mundo tiene derecho a no ser ahummado por cigarros pero ellos tienen derecho a la libertad de entrar o no entrar en un bar, pero ahora los fumadores ya no tienen esa libertad de poder fumar un cigarro en un bar. Bueno es solo una ley con la que nos van quitando un poco de libertad, que mas da si no luchamos por la lbertad merecemos irla perdiendo como esta sucediendo poco a poco.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef0148c7370739970c

Listed below are links to weblogs that reference El primer año sin humo:

Mira que te lo tengo dicho

Sobre el blog

¿Qué podemos esperar de la cultura? ¿Y qué de quienes la hacen? Los hechos y los protagonistas. La intimidad de los creadores y la plaza en la que se encuentran.

Sobre el autor

Juan Cruz

es periodista y escritor. Su blog Mira que te lo tengo dicho ha estado colgado desde 2006 en elpais.com y aparece ahora en la web de cultura de El País. En cultura ha desarrollado gran parte de su trabajo en El País. Sobre esa experiencia escribió un libro, Una memoria de El País y sobre su trabajo como editor publicó Egos revueltos, una memoria personal de la vida literaria, que fue Premio Comillas de Memorias de la editorial Tusquets. Otros libros suyos son Ojalá octubre y La foto de los suecos. Sobre periodismo escribió Periodismo. ¿vale la pena vivir para este oficio?. Sus últimos libros son Viaje al corazón del fútbol, sobre el Barça de Pep Guardiola, y Contra el insulto, sobre la costumbre de insultar que domina hoy en el periodismo y en muchos sectores de la vida pública española. Nació en Tenerife en 1948.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal