La dimisión de Alex

Por: | 28 de enero de 2011

Iba a hablar de la nieve que se ve desde mi ventana en Múnich, y de la que me espera en Nueva York, donde me dicen que hay que pisarla con zancos; pero se me ha adelantado un bloguero en los comentarios del post de ayer y me inclino por hablar de la dimisión de Alex de la Iglesia como presidente de la Academia de Cine. Desde mi modesto punto de vista, su dimisión es un eslabón más en una carrera innecesaria. Se entiende muy bien que estuviera a favor de la ley (que no es una ley) sobre las descargas, que luego haya tenido una posición de mayor disponibilidad al entendimiento con los internautas (todos somos internautas, por cierto, no sé por qué se especifica tanto), y que finalmente se haya opuesto al arreglo que hubo entre el PP y el Gobierno. Que haya asumido esas distintas posturas resulta legítimo, se entienda o no, porque no siempre se tienen que entender las posturas de la gente para respetarlas, faltaría más. Y que después de toda esta carrera de obstáculos que él mismo se impuso, lo lógico era que dimitiera, por lo que él explica muy bien. Porque colocó a la Academia de Cine, a sus compañeros de corporación, en un lugar bien complicado si atendemos a lo que él mismo cuenta: no consultó con nadie una postura que de manera abierta y bien expuesta les implicaba de lleno. Ahora lo han arropado con su presencia, pero es evidente, como él se encarga de divulgar con una honestidad que debe ser subrayada, que superó con creces la confianza que él mismo tenía de contar con una representación cuyos límites traspasó con creces. De modo que sí, es lógico que dimita, y es lógico ahora que se respete esa dimisión sin otros aspavientos que los propios que han de exhibirse para agradecerle que, una vez aceptado que se equivocó, se reuniera con sus compañeros para escuchar sus posturas. Dimitirá, pero después de la Gala de los Goya, con lo que se sirve el espectáculo con un morbo añadido. ¿Que quedan heridas de todas estas escaramuzas? Claro que quedan. Una dimisión de alguien con tanta energía siempre deja un hueco, y en este caso el hueco es sintomático: no se produce tras un proceso tranquilo sino traumático, como si en este país las cosas tuvieran que acabar siempre como el rosario de la aurora, con la gente mirándose incómoda en el patio de butacas. Mientras tanto, vayamos a la esencia: ¿qué pasa con esta norma de descargas? ¿De veras es tan mala la norma, de veras cambió tanto en el trayecto de ser ley Sinde a ser ley Sinde-consensuada-con-el-PP? ¿No habremos estado exagerando mucho todos? Ahora leo lo que les dice Alex a Borja Hermoso y a Rocío García en EL PAÍS y la verdad es que no encuentro esencia para que él haya tomado esas posturas y finalmente haya tenido que dimitir. ¿Estamos hablando de desacuerdos o estamos hablando de otros choques de trenes? Mi sensación es que Alex tomó un protagonismo que finalmente le desbordó y ha decidido descender de la escalera en la que se había subido. Ahora que se está bajando, dejémoslo que lo haga con el sosiego que merece tanta prisa.

Hay 87 Comentarios

"Conciencia y cobardía son la misma cosa, solo que conciencia es el nombre comercial". Oscar Wilde

Sigo pensando que el presidente de una Institución no solo es libre de actuar como lo hizo Alex, sino que eso es lo deseable, que tenga ideas propias y un papel político como todos los ciudadanos, pero mas los presidentes de las Instituciones, según su criterio. Si surge la voz de que sea portavoz de la Academia pues es algo que se presenta, pero no es para que dimita y se juzge no era libre de actuar así, independiente del resultado, eso es irrelevante para la discusión de si tenía derecho a dar publicidad a su propia opinión personal, y ofrecerse como intercesor con los internautas. Por otra parte, creo que el hecho de que diera su opinión y quisiera abrir un debate y ayudar a los internautas solo es negativo para los que no están de acuerdo con él, eso son los que hablan de crisis. Pero habiendo estado en contra de la ley Sinde, me parece que la ministra le ha apoyado excelentemente, en un gesto de democracia, al pedir que por favor siguiera, insisto. ¿Alguien oyó que juzgara impropia su libertad para dar su opinión e interceder con la asociación de la red?

Hombre, Antonio, si De la Iglesia ¨sobresale del común de los mortales y su genio rebasa las fronteras...¨, te pido disculpas por haber expresado mi opinión personal, reflexión y humilde análisis de lo que ha ocurrido. Y sobre todo, si Carlos Boyero, está de acuerdo con lo que De la Iglesia ha hecho y en cómo lo ha hecho, ya no hay nada más que decir. Y más cuando, yo me llamo Sergio, tú Antonio y yo soy un cobarde por expresar mi opinión con pseudónimo. Disculpa de nuevo mi cobardía, ¨Antonio¨, ¿te paso mi dni?

Gracias por enumerarme de modo tan concreto todo lo que ha conseguido De la Iglesia, en su mandato. Sobre todo la vuelta de Almodóvar, eso me tenía bastante inquieto y me quitaba horas de sueño. Es mejor lo que ha conseguido, que la que ha liado. Tienes razón. El presidente de una Institución puede decir y hacer lo que quiera, estoy de acuerdo. Sobre todo mediar en un conflicto de su Institución. Ah, no! que esto era un conflicto entre el Ministerio de Cultura, los creadores, internet y las empresas que sacan beneficios en este escenario. Claro, un tema de la Academia.

Y respecto al cambio de parecer de De la Iglesia, es mejor manifestarse, públicamente, primero, sin escuchar estudiar la complejidad del problema, sin escuchar las partes y después, cuando este trabajo se haya hecho, a posteriori, me desdigo y cambio de opinión. Total sólo soy Presidente de una Institución...y no me gustan los medios, pero los utilizo hasta para pedir un taxi. Sí, es mejor así. De hecho, yo voy a dimitir del cargo que tengo en mi empresa porque se ha llegado a un acuerdo con las jubilaciones entre el gobierno y los sindicatos ¿Tiene algo que ver mi empresa con ésto? No, pero yo dimito porque quería haber sido mediador entre las partes.

Yo no soy inteligente, tolerante, humano y libre por expresar mi opinión al respecto, me lo voy a mirar. Ya me lo he mirado, estoy totalemente de acuerdo contigo. De la iglesia lo ha hecho muy bien, tanto en contenido como en forma y en los tiempos que ha usado. Las acciones y decisiones que ha tomado en cada momento han sido acertadas para todos. De hecho, todo está mucho mejor gracias a él. Sobre todo si lo comparamos con antes de tomar el cargo de Presidente. Todas las partes, se lo agradecen.

Vuelvo a ser un hombre (o, ¿mujer?) inteligente, tolerante,humano y libre.

Gracias, ¨Antonio¨ por tu sabiduría e imparcialidad en el asunto. Ahora lo veo todo más claro.

"Iba a hablar de la nieve que se ve desde mi ventana en Múnich, y de la que me espera en Nueva York, donde me dicen que hay que pisarla con zancos; pero ....." ....Te percataste de que si después del fracaso de los últimos posts no sacabas otra vez el tema de las descargas para subir los índices de audiencia te ibas a la calle con el 20 % de la plantilla.

Abrazos y besos, camaradas!

¿Cómo puede tener afán de notoriedad alguien como Alex que no necesita de la carga burocrática de una Academia para sobresalir del común de los mortales? Su genio rebasa las fronteras de los sillones enmohecidos. El fino crítico Carlos Boyero lo reconocía aquí hace unos días, al no explicarse por qué, en su momento, aceptó ese cargo representativo. Y tanto. Parece que lo estaban esperando. Habló, a pesar de que debiera haber sabido que lo único que podía proporcionarle tan arriesgada toma de posición en este asunto era quebraderos de cabeza, como así ha ocurrido. Pero esto está al alcance de unos pocos valientes. Alex de la Iglesia solo le ha dado prestigio, modernidad y tolerancia a la institución que representa. Recordemos la reconciliación de la Academia con Almodóvar, que solo gracias a su mediación consiguió que el manchego regresara a la misma. Respecto a su cambio de parecer, ¿qué sucede si entre una postura y otra está, por ejemplo, interviene el sano ejercicio de escuchar a los demás dotando de contenidos a la pluralidad democrática, valores de los que, por cierto, han carecido en todo momento la ministra Sinde y los tres corifeos que la han secundado? Ha escuchado a las partes, ha intentado mediar, ha hecho sólo lo que debía hacer alguien con decencia en este país. Que esto espante ya va resultando normal en este país, donde se está convirtiendo en ley abrevar en la misma opinión del rebaño, so pena de quedarte sin sustento. Que sea insultado, incluso por mediocres que se esconden detrás de un seudónimo, no lo es tanto, pero también va camino de encontrar su sitio en los altares de la zafiedad y la cobardía (es algo que podemos comprobar a diario en este blog, calibrando la suma ruindad de los rastreros ataques desmedidos contra su titular). Por lo demás, si las opiniones de personas independientes resultan tan raras, es porque los que las critican tan ácidamente carecen precisamente de esta condición que nos hace inteligentes, tolerantes, más humanos y libres.

Simplemente, creo que Alex, como el capitalismo, se ha devorado a sí mismo. En un ataque de ego y en su afán de notoriedad desmedido, se ha encontrado con su peor enemigo, él mismo y su ignorancia. Se puede estar a favor de una ley y a los pocos días estar en contra pero para que esto no pase, lo mejor, primero es leérsela y luego meditar antes de manifestarte en los medios, a favor o en contra. Así luego no cambias de opinión, fácilmente, según te cuenten... Y sobre todo lo que no puedes hacer es representar a un colectivo en la presidencia de una institución y luego hacerle tanto daño por no saber diferenciar la persona del presidente. Si quieres ser presidente de la Academia por ¨algo¨...desemepeña tu función y no te alquiles la capa de superman y quieras salvar al mundo internauta con tu omnipresencia. Por cierto, yo también soy internauta y no he pedido tu justicia divina. Para ostentar el cargo de presidente de una academia, cuanto menos hay que leer todo , sobre todo, antes de opinar. Creo que has hecho un flaco favor a tus compañeros, esos que representas desde la ostentación de tu cargo, no has conseguido nada para tus internautas y tu personalidad te ha jugado una mala pasada. Recapacita, será lo que saques en positivo de tus andaduras políticas, cineasta.

Por cierto, ¿cómo se puede dimitir para dentro de un tiempo? ¨Dimito, pero para después de la gala..¨ Pues no dimitas hasta después de la gala, Presidente.


Lo siento. Lo digo aquí para molestar lo imprescindible. Un domingo muy amargo cuando uno desayuna con noticias como esta, que dice que España no investigará la muerte de 191 niños en Gaza. Estamos cayendo a niveles muy bajos de conciencia. La vergüenza nos cubre, desde que el Parlamento abolió la aplicación de la justicia universal que tenía la digna función de perseguir los crímenes contra la humanidad en cualquier país de la Tierra. Digo nos cubre porque este es mi país y estos que así silencian el asesinato impune de 191 niños en Gaza son, a mi pesar, mis paisanos. Y me duele. Nada más.

Borja Hermoso saca una punta innecesaria, estira una noticia que ya no es noticia (negando un principio elemental del periodismo), y carga de nuevo contra Alex de la Iglesia en una especie de pastiche precipitado que publica hoy este diario. Carga contra Alex aunque expresamente no lo parezca, y lo hace porque del conjunto del libelo no puede sino salir una condena, del cineasta y director de la Academia, como un redomado payaso que ha metido la pata. ¡Y se queda tan ancho! Dije que conculca un principio elemental del periodismo, debí decir dos. La segunda es que de las opiniones que plasma –todas negativas- una corresponde a un anónimo, con lo que, de paso, se carga un principio general común a todas las profesiones que tienen como fin servir al público: la deontología. Parece como que hay un empeño en joder la fiesta de los Goya y endosárselo a Alex de Iglesia. Pienso, desde mi modesta opinión, que tanto él como cualquier otro que esté en ese tren, va por la vía estrecha y llega tarde, porque la Academia ha demostrado estar a una altura donde no llegan las coces de los asnos y la ceremonia será lo que tiene que ser: una gran fiesta para el cine español.

Creo que el habló a título personal y como presidente de una institución era libre. Se ha equivocado al dimitir, y quienes defienden la dimisión no respetan la libertad democrática de los demás. Es importante señalar que para el Ministerio de Cultura Alex no actuó incorrectamente en ningún momento, ni menos aún para que haya una dimisión. La ministra no le reprochó que estuviera en contra de la ley, y le pidió rápidamente que siguiera, se dijo "que aún tenía mucho que decir" desde el Gobierno. Me parece injusto que hablen de traicionar no se que representación de los académicos que no se esperaba, y era un papel que nadie le ha pedido. Y en ese sentido como cualquier ciudadano pero mas alguien al frente de un organismo es libre de tener ideas propias y actuar, al contrario que Bollaín aplaudo que en su presidencia lo usara para interceder con los internautas, y si logra cambiar la redacción de la ley, éxito. El autor de este artículo dice al principio que lo entiende muy bien, pero luego se contradice. Lo que se debate aquí es como entendemos la democracia y la libertad de aquellos a quienes hemos comprometido como líderes de las instituciones.

MAESTRO CRUZ
Lo mismo te digo friki,lo mismo

P.D.Entrevista maravillosa en internet desde la redacción de El PAÍS a una persona maravillosa,Pilar del Río
Saludos Paco

A Antonio:
Te secundo y animo a que INSISTAS

DIEGO NOS DICE: No te das cuenta que hablas de lógico y legitimo y que haces un montón de preguntas estupidas pero a su vez endenciosas.
Es un ejemplo de lo que entiendo por crispación y comentar desde una trinchera, sobre lo que opina otra voz.
ÉL mismo se desprestigia, ante el grupo.

Salud y Resistir.

Programme du Conseil de la Résistance (le 8 mars 2004), vétérans des mouvements de Résistance et des forces combattantes de la France libre (1940-1945) :
"Nous appelons à une insurrection pacifique contre les moyens de communication de masse qui ne proposent comme horizon pour notre jeunesse que la consommation de masse, le mépris des plus faibles et de la culture, l'amnésie générale et la compétition à outrance de tous contre tous."
A ceux et celles qui feront le XXIº siècle, nous disons avec notre affection :
CREER,C'EST RESISTER
RESISTER, C'EST CREER.

livre : Indignez-vous !
Stéphane Hessel.
éditions Indigène -
3 euros.

me parece una entrada bastante sosa, a quien le importa la nieve de munich ..a quien le importa que viajes a nueva york?
si lo que quieres es explicar que ers un hombre super cosmopolita qua¡que además tiene tiempo de romper una lanza por sus amigos que... por favor. No te das cuenta que hablas de lógico y legitimo y que haces un montón de preguntas estupidas pero a su vez endenciosas. Si no tienes nada que decir que nosotros no sepamoso que podamos deducir sin tus silogismos de colegio no sería mejor que no dijeras nada

Pienso que "el problema que se plantea no es lo que nos falta, sino que no sabemos qué hacer con todo lo que se nos brinda".
Creo que la sociedad ha avanzado tanto en tecnologia, en ciencia y en los derechos humanos, que no se ve capaz de administrar tantos adelantos en armonia con el bien general de toda la sociedad.
Hemos adquirido los conocimientos para conseguir dominar los medios tecnologicos, pero no conseguimos ser felices, alegres y sobre todo trasmitir la felicidad al entorno.
Parece que se impone el caracter serio, la crispación, hablar desde una trinchera y el tirarse al cuello del que opina lo contrario.
Salud y Resistir

Juan, mientras tu hace otro más de tus viajes de trabajo, en España ya tenemos otra "guerra" mediatica.
Alex si o Alex no.
Y si no teniamos con el espacio que ocupaban los comentarios de opinión en la prensa, discusiones en las redacciones sobre lo oportuno o no de poner a plena pagina el tema o no, sale Arturo Perez Reverte con su portavoz de internet para dar más octanos a la guerra de guerrillas, en la que se ha convertido la Dimisión de Alex de la Iglesia, en obra y gracia de los medios.
Sabiamos que Arturo le gustaban las plantas, pero Juan, es demasiado en los jardines que se mete, no hay ningúno en donde no salga plantando sus pies.
Viendo su manera de actuar, la de libros que escribiria trimestralmente, si solo se dedicara a escribir libros, pero anda sobrado de tiempo, so pena de que no duerma y utilice las 24 horas que tiene el día, o tenga unos ayudantes de camara que le dicten.
En cuanto al problema en sí, pirateo gratís o eliminar el pirateo, me astengo a opinar, ya que tenemos visitantes mucho más versados en el tema que un servidor de las monjas.
Salud y Resitir.

PD. Espero que pasemos de 100 entradas, todo un exito.

Esta entrada es suculenta porque el caso es sustancioso. Los comentarios me han animado y, además, he aprendido -y suscribo- muchos pareceres. De aquí y de allá me quedo con un montón de cosas.

El cine español tiene auténticas joyas y en ocasiones, creo que es como el buen vino; tienen ciertas películas la cualidad de envejecer muy bien. Quizás esto que escriba sea un tópico pero existen muy buenas cintas.

El formato físico no creo que deje de existir y no me parece que sea tan evidente como el paso de de la barra de hielo a la lavadora. Quizás se parezca más a la sustitución del uso del petróleo por las renovables.

Y...¿no será certificado de impresión en lugar de licencia?.

Sr. Cruz,la señora minisrtra del embajador sí que "colocó a la Academia de Cine, a sus compañeros de corporación, en un lugar bien complicado" al hacerles creer que su ley favorecería su mejora salarial, su distribución inexistente en los nuevos canales de difusión, un reparto equitativo según criterios no interesados ni empresas recaudatorias opacas. Como usted debería saber, en realidad siguió los dictados de la RIAA estadounidense que se aferra a los privilegios del siglo pasado y a una industria de la distribución basada en la copia física que ya no existe.

No quieren que compremos lavadoras porque se les acaba el chollo de las barras de hielo.

En estos casos el papel difícil es el de que, como el director De la Iglesia (tan director como el que más, uno de los más taquilleros por cierto) ve que algo huele a podrido en las maniobras de la ministra del embajador y su ley y se las ve entre el cargo y el miembro que es de la Academia.

La ley no sirve para nada de lo que supuestamente servía. Ni una sóla propuesta de distribución nueva, ningúna capacidad para entender lo que es internet y las ENORMES posibilidades para el sector español que la ministra del embajador ha impedido sistemáticamente desde que su mentor la puso a petición del vicepresidente Biden.

Mucho por hacer, mucho que aprender. Es quizás lo que Alex y muchos otros piensan tras conocer la luz que había en "el lado oscuro".

Saludos y viva el cine español... manque pierda!!

Si hubiera "discotecas y filmotecas públicas", como hay bibliotecas públicas, la gente podría satisfacer sus necesidades culturales sin tener que descargarse los contenidos de la Red. ¿De qué vale que los creadores estén ocultos en el fondo de un cajón perdido? ¿A quién beneficia?...

A nadie.

Mucha gente debe bajarse (curiosa palabra la que has elegido) de la escalera a la que se ha subido. Revisa tu tercera frase.

Maestro Cruz
Independientemente de si ha estado acertado en su decisión. Que un cargo publico ó privado dimita y reconozca que se ha equivocado, me merece todo mi respeto y consideración.
Saludos Paco

A mi me parece que Alex de la Iglesia ha interpretado bien su papel. Porque nos lo ha hecho creer y es este el objeto de la interpretación. Además, a la gente le gusta y por eso fue elegido.
La honestidad argumentada, a la americana, ha sido poco explotada en nuestro país.
Consiste en conseguir el objetivo incidiendo y protagonizando el detalle grotesco, que admirable y argumentativamente, se encarga de desmontar el honesto. Y para que se consolide, el honesto debe de serlo en su papel. Y ha de presentarnos lo grotesco del detalle en su conjunto.
Y convencernos de que "así" no puede ser.
Yo aplaudo su interpretación, porque lo ha hecho más que correctamente pese a que su experiencia solamente había sido testimonial.
Respecto a lo que argumenta Antonio, no me parece que la interpretación de Bollaín sea correcta ni me lo ha parecido nunca.

Iciar Bollain acaba de desmentir rotundamente (telediario de la 1, 2ª edición) que haya manifestado en ningún momento la frase que se le atribuye respecto a la dimisión de Alex de la Iglesia "No pienso sustituirle, si se va Alex me voy yo", con lo que ratifica la ambición y el alcance que tiene su proceder antes, durante y después de la reunión en la Academia. Esto no hace sino confirmar lo que ya he expresado en mis anteriores intervenciones, y que me lleva a pensar que quien va a tener que dar más explicaciones en el futuro es ella y no Alex de la Iglesia. Iciar está teniendo un comportamiento oscuro en todo este asunto, pero, sobre todo, desleal con el compañero. Es verdad que quizás, Alex de la Iglesia, no ha tenido un comportamiento políticamente correcto para algunos miembros de la Academia, pero no es menos cierto que ninguno ha dado una respuesta negativa que ahondara más en la herida, y tan desmesurada, tan furibunda, a destiempo e innecesaria como la de la señora Bollain. Parece como si hubiera algo inconfesable detrás de todo esto, ¿tal vez las nominaciones, 14 Alex, 13 ella? ¿Celos, envidia, ambición desmedida, enfado porque Alex no debiera, según ella, competir? El tiempo lo aclarará. La verdad es que si alguien está desbarrando, alimenta con saña una crisis dañina que en la reunión de ayer la Academia quiso dar por cerrada, adquiriendo en todo esto un protagonismo que no le corresponde, y a la que se le ha ido el asunto de las manos es a ella. La viga y la paja. Siempre la misma historia.

Nunca quise entererame con demasiado detalle de qué iba la ley sinde, será por que me interesan otras leyes, será porque soy una moderada consumidora de cultura en la red (sigo usando las bibliotecas), será porque, aunque a veces creo que se hace uso y abuso de aquello que nos cuesta tanto crear, me da cierto placer ofrecerlo gratuitamente. Pienso que el enemigo de los creadores no es en el público justamente (Hace poco una periodista me dio este útil consejo "REGISTRA TODO LO QUE ESCRIBAS Y MÁS: los medios se dedican a chupar de lo que ven en la red y, ni citan al autor, ni tienen la menor intención de pagarle a aquellos de los que se aprovechan")
Tengo para mí que, a los dueños de los medios, no hay Ley Sinde que les prohiba copiar.
Pero hay algo que sí me preocupa,algo que usted dice:"es lógico que dimita" Me sorprende la tendencia a la dimisión: a dimitir o a pedir que alguien lo haga. Todo el tiempo estoy escuchando ante la primer "patinada" de cualquiera que la solución es la renuncia o el despido. Yo creo que, justamente, son las dimisiones las que colocan a las instituciones en un lugar complicado y costoso. Cuesta mucho dinero y tiempo -que es dinero- las dimisiones, nuevos nombramientos, nuevas convocatorias a elecciones.
El que acepta un puesto de tal magnitud, debería ser lo suficientemente responsable y adulto para saber que la cosa es muy complicada de por sí, y que no se debe asumir semejante función para complicarla más dimitiendo al año siguiente
Leí el artículo que usted menciona, el de Borja Hermoso y Rocío García y, frases como "Me voy de la presidencia, es una decisión personal" (Señor mío, no es su empresa, no es un puesto personal es un puesto INSTITUCIONAL, deje sus personales pasiones de lado) o ""No pienso sustituirle, si se va Alex me voy yo" (como cuando en la adolescencia una no iba a una fiesta si no iba la colegui) chirrían bastante, me parecen muestras de un pensamiento cañí que huele más botijo y pandereta que al glamour y la altura intelectual que ese organismo pretende transmitir
Bibiana Fdez Simajovich

Aclaración: ese Antonio | 28/01/2011 18:37:02, no soy yo. Con lo grande que es el desierto…
La cuestión planteada no es el mayor o menor acierto de la ley Sinde (en realidad es un anteproyecto que se tramitará como proyecto de ley), ya debatida ampliamente en este blog, sino la decisión de un hombre una vez sacudida, estirada, maquillada y pactada por el PSOE y el PP, con el apoyo de CIU. En este tránsito han pasado olímpicamente de aquellos que realmente tienen algo que decir en este asunto. De ahí que Alex haya dicho "Lo hemos intentando, y no habido respuesta. Cero. Han pactado una ley que no conviene a nadie". Y lo ha dicho con todo el derecho del mundo, porque a su instancia se ha redactado un texto alternativo en el que han participado Maeztu en representación de los “internautas” y Pedro Pérez, en representación de la FAPAE. Sin embargo, el maquillaje al que ha sido sometida en su redacción final “la ley Sinde” no contempla ninguna de las ideas aportadas por Alex de la Iglesia, que no es ningún cantamañanas que pasaba por allí, sino presidente de la Academia, y que, como tal, tendría que haber sido oído. Pero en este país no se escucha a nadie. Luego la decisión de Alex de la iglesia no se produce tras una “carrera innecesaria”, Juan, pues de esas necesita muchas este país. Es una decisión seria y coherente con un comportamiento que ha procurado acercar posturas y que ha sido machacado y ninguneado por la ministra de cultura.

Se trata de dignidad, de su derecho a la libertad de expresión, de la postura de los que lo apoyan y los que lo critican, y de las de aquellos que han aprovechado este bajón para darle un “bajonazo”curroromerista, ahondando en “la culpa” freudiana. Iciar Bollain, qué duda cabe que es lista, y sabe las consecuencias de sus vitriólicas declaraciones: hundir al adversario, aunque lo disfrace de respeto y altruismo con su desconcertante –y preconcebida y teleológica- actuación en la reunión de la Academia (esto se llama en derecho alevosía). La actuación vergonzosa de la ministra Sinde con sus presiones a miembros de la Academia. La caballerosidad de Alex de la Iglesia que se ha negado a criticar a la ministra en esta cuestión e incluso a la vicepresidenta que tan furiosamente le ha atacado. Se trata de las formas, y en esto ha dejado a la ministra a la altura de un alpargate (un motivo más para dimitir, pero aquí, salvo él, no dimite nadie). Sobre el fondo ya veremos.

Yo coincido en algo con Juan Cruz, y es esa sensación de que el asunto ha desbordado al valiente director y ha decidido bajar la voz (no creo que se haya subido a ninguna escalera, ni haya querido protagonizar, más allá de lo deseable, lo que su compromiso le ha demandado, porque si leéis la entrevista, Alex de la Iglesia no se arrepiente de sus opiniones personales y se ratifica en ellas). Pero ello, es cierto, se debe al acoso del que está siendo objeto por todos y de la peor manera: veladamente. Ayer, en 2ª edición del telediario de la 1, la señora que lo presenta –que no me gusta nada- acorraló imprudentemente a Alex, que se veía azarado, que agachó la cabeza, titubeó, pero no por no saber lo que tenía que decir, sino por no seguir hiriendo sensibilidades ante el descaro de las preguntas parciales de una profesional que así denigra la profesión y ser coherente con su dimisión. Es el primero que ha reconocido que desde su cargo tenía que haber callado. Y aquí es donde yo discrepo con Juan, porque, ¿entonces no puede hablar de lo divino y de lo humano un presidente de la Academia? Pero, hombre, si aquí desde Zapatero hasta el rey confiesan sus preferencias hasta en asuntos de fútbol, no lo va a hacer quien tiene que hacerlo en asunto que tan crispada y desagradablemente divide a la sociedad (Sanz ha llamado cobardes a los representantes del pueblo elegidos democráticamente). Solo Alex de la Iglesia no debe opinar. Y lo ha hecho, pero le han faltado los atributos del alma que acuñó Miguel Hernández para no dejar “sus acciones en la estacada” y sostener la mirada hasta el fin contra la indecencia galopante de los ujieres de palacio. Esa es la única pega. Y le han faltado, porque nunca tuvo que haberse apeado de unas acciones en las que se afirma con un apenas audible “sin embargo se mueve”, y que yo considero de lo más digno que se ha visto por estos pagos en muchiiiiiisiiiiiiiimooo tiempo.

P.S. Carlos Boyero, ha dado una lección esta mañana en hoy por hoy de la Ser, de mesura y firmeza en la defensa de Alex de la Iglesia con conocimiento de causa. Muy prudente, pero muy claro.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef0147e20d8612970b

Listed below are links to weblogs that reference La dimisión de Alex:

Mira que te lo tengo dicho

Sobre el blog

¿Qué podemos esperar de la cultura? ¿Y qué de quienes la hacen? Los hechos y los protagonistas. La intimidad de los creadores y la plaza en la que se encuentran.

Sobre el autor

Juan Cruz

es periodista y escritor. Su blog Mira que te lo tengo dicho ha estado colgado desde 2006 en elpais.com y aparece ahora en la web de cultura de El País. En cultura ha desarrollado gran parte de su trabajo en El País. Sobre esa experiencia escribió un libro, Una memoria de El País y sobre su trabajo como editor publicó Egos revueltos, una memoria personal de la vida literaria, que fue Premio Comillas de Memorias de la editorial Tusquets. Otros libros suyos son Ojalá octubre y La foto de los suecos. Sobre periodismo escribió Periodismo. ¿vale la pena vivir para este oficio?. Sus últimos libros son Viaje al corazón del fútbol, sobre el Barça de Pep Guardiola, y Contra el insulto, sobre la costumbre de insultar que domina hoy en el periodismo y en muchos sectores de la vida pública española. Nació en Tenerife en 1948.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal