Japón

Por: | 14 de marzo de 2011

Vivimos ahora la incertidumbre de Japón, que se convierte en una desgracia mundial. Japón, capital mundial de la desgracia, escuché esta mañana. Escuché también elogios a la capacidad de sufrimiento y de organización en medio del sufrimiento de ese pueblo. El accidente nuclear que ha venido aparejado a la tremenda consecuencia del seísmo y del tsunami convierte ahora el debate sobre ese tipo de energía en un endiablado conflicto que no se liquidará tan solo con las seguridades científicas acerca del control que se establece sobre los peligros que entrañan estas centrales. Japón saldrá de su atolladero, pues tiene fuerzas para hacerlo, y además cuenta con la tradición del éxito en sus empeños desde abismos aún mayores, o similares en la grandeza de su tragedia. Pero el daño que se supone irreversible, el de las fugas nucleares, tendrá mucho menos remedio; es un daño de consecuencias universales, que pone en cuestión uno de los tópicos que se han abierto en nuestra época: que el riesgo está controlado, que todo hace daño, que nada es seguro. La vida está marcada por la incertidumbre, es cierto; nada se salva de la incertidumbre, pero el hombre tiene derecho a preferir energías alternativas cuyos riesgos son mucho más manejables y en todo caso menores. El hombre tiene derecho a preferirlo y por tanto tiene derecho a decirlo. Se ha avanzado demasiado ya en la organización nuclear de la energía, es difícil volver atrás, eso está claro, pero ahora hay muchísimos ciudadanos que deploran que se haya avanzado tanto.  

Hay 37 Comentarios

Yo tengo un simil del encuentro del hombre de hoy con la energia núclear.
El hombre se encuentra dentro de unos parámetros de comodida, de comfor que hace cincuenta años no pudo imaginar, similar a ser un hombre que puede volar, sin esfuerzo.
Pues bien, a ese hombre que ha logrado vivir hasta los 100 años con muchas comodidades y sin desgaste, le obligamos a vivir sin coche, sin aire acondicionado, sin luces como si fuese de día, etc.
Y le obligamos a caminar diez kilometros para ir al trabajo, le hacemos levantarse a las 5 de la mañana y le obligamos acostarse a las 17 horas, cuando el sol se oculta, vivir de la sudor de la frente, etc.

Pues eso sería cerrar las nucleares y empezar a vivir de la energia eolica,solar, y de cualquier invento que no necesita gas, carbón, etc, minerales que dependamos de otros países, o escasos.

Debemos avanzar en la información de las núcleares, sus depositos, etc.
Salud y Resistir.

El Colectivo Documentalistas seguimos constatando que en este blog se ejerce una feroz y sistemática censura política contra la izquierda. No estamos dispuestos a consentirlo.
¡NO A LA CENSURA!
Abrazos, camaradas.

AVISO: Juan Cruz impide el acceso mediante enlace a la web que recoge los comentarios que censura. Para visitar dicha web basta teclear en Google "seloqueborrasteis"

La energía nuclear tiene unos costes que no se aprecian a simple vista, unos costes que tienen que ver con la calidad de vida en contraposición al riesgo que se corre. Los porcentajes que se utilizan para generar energía no son equivalentes a los de otras formas de generarla. Las energías alternativas son un claro ejemplo de qué se puede hacer para neutralizar los riesgos que se corren en determinadas circunstancias. En España ha habido riesgos con las centrales nucleares sin necesidad de que haya habido un terremoto de por medio, es una energía que requiere un equilibrio muy meticuloso y unas normativas demasiado estrictas como para hacer caso omiso de ellas. A pesar de la tragedia que ha ocurrido en Japón es un momento tan digno como cualquier otro para plantearse si su utilidad tiene unas contrapartidas que sean reciprocas en sociedades y ciudades atestadas de ciudadanos. Las centrales nucleares siempre han sido objetivos estratégicos en conflictos, son el punto de mira para hacer un daño especial sobre la población y una fuente de inseguridad que excede los límites de las fronteras, como sucedió con Chernovil.
Deseo que el pueblo japonés se recupere de esa tragedia que le ha sucedido, esperamos que su tenaz capacidad para salir de situaciones trágicas siga siendo un valor añadido que ostenta ese pueblo desde décadas, y que los problemas con las centrales nucleares se soluciones sin derramamiento de radioactividad.

Me olvidé de poner por si alguien los conoce a los que hacían la Revista Ajo Blanco, o Alfafa, o quizás Userda, en catalán copiaron el nombre de Alfafa.
Eran muchos y se dejaron la piel en el camino, un recuerdo cariñoso para todos ellos.


Hace casi 40 años que existe ese debate de riesgo con las Centrales Nucleares en el mundo, pero los gobiernos se hicieron los sordos, se sabía los riesgos como desgraciadamente se demostró en Chernobil, ahora hay tres reactores con escapes radioactivos, no será que no se ha avisado.
En Berlin, cuando aún el muro dividia los dos Berlines y las armas estaban en ambos lados, había una concienzación enorme, porque se vivia con los misiles sobre la cabeza, era la Guerra Fria.
Y ahora en medio de una catarsis generalizada se dan la mano la naturaleza y el hombre, nunca cuidamos el medio en que vivimos, siempre es teórico el peligro, !!!Hasta que pasa!!
Y lo que pasa nos asombra, y somos nosotros los que lo provocamos, destruimos la capa de Ozono, y se dijo cuidado, pero lo más que se hace es ponerse protección solar y todo el año aunque no luzca el sol.
Se sigue utilizando Sprays, total por un desodorante en spray no pasa nada, multipliquen los desodorantes cuatro o 6 al año por cada habitante. Los sprays para la limpieza, total, no pasa nada, y así 40 años. Y al final vemos que pasa!!!
Quizás al leer o ver las películas de Superman pensamos que vendrá girará la tierra al revés y nos sacará de la tierra, pero a Supermán le mató la criptonita.
Entonces no nos lamentemos ahora, ahora los que recuerden a grupos de iluminados que preveian estas catátrofes y nadie les escucho, y aqui en España hay centrales en Ascó hubo una fuga, dicen que controlada, en fin, sino han visto Hiroshima mon amour, vayan a verla es buen momento.
Recuerdan la cosigna de los grupos de Energias Alternativas??


NUCLEARES, NO, Gracias.

Y sigo diciendo, nada es nuevo, aquí la prensa no se hacía eco, salvo de pasada ,alguna vez de el peligro, porque el mundo andaba entre generadores y calentamiento Global, pero ni los partidos políticos de entonces se comprometian a nada, salen los Verdes a los que muchos ignoraban, luchar por la contaminación, niños de papá que juegan a ser héroes, lo mas dulce que oías, las ballenas se mueren encalladas, se pescan crias, precisamente la flota Japonesa, la más fuerte entre otras del mundo, nada, silencio, multas y la policia carga contra ecologistas, energias renovables, ni caso. No nos pasará nada o total dentro de cian años no estaré en la tierra y los hijos de tus hijos se toparán en el Planeta de los Simios, solo que como es mundial, no veremos la Estatua de la Libertad.


http://www.youtube.com/watch?v=pKs9UkkoIxo

Por el camino de las centrales nucleares la Humanidad no tiene futuro. Acaso ya no haya futuro,porque se ha depredado y lanzado tanta contaminación sobre el Planeta, que difícil será revertir la situación. Pensad, si no somos capaces de controlar los residuos domésticos,como controlaremos los residuos de las centrales nucleares?

Juan, el hombre siempre camina dos kilometros tras la tecnica, la ciencia y la quimica.
De forma que siempre le cuesta asimilar los cambios tecnologicos.
Por ello el exito de los manipuladores, que guián con sus consejos interesados las opiniones de la "masa" humana.
Salud y Resistir.

PD. Aviso a navegantes, los de siempre, con distintos nik, estan desocupados y se encuentran comodos en el blog de Juan, no hacer mucho caso de sus brabantas y sus dictamenes sobre sus sueños de grandeza.

¿y quien quiere mantener nuestra forma de vida? ¿qué virtudes tiene nuestra forma de vida para las que sea imprescindible la energía nuclear?

Sí, han "avanzado" muchisísimo, por el camino del revés. La cosa es forrase y a costa del futuro si es menester. Y del pasado y del presente. La cosa es forrarse. Por más que se vistan de modernas tecnologías no pasan de avance hortera.
Qué especie, señor, qué especie.
A la gente de Japón, tomo el cariño.
Ánimo, habeis lididado con toros peores.

Porque que me guste es bueno. Digo yo.

Me gusta cómo es este periodista. Qué le voy a hacer si es algo bueno.

No tenemos elección, la energía nuclear no es un opción, es una realidad que es necesaria si queremos mantener nuestra forma de vida. No se puede intercambiar con energías alternativas a corto plazo. El debate esta en si el ser humano estaría dispuesto a cambiar su forma de vida, ajustarse el cinturón y vivir con mens asto energético. Ahora aun puede elegir, dentro de unos años tendra qe someterse, si o si, a la realidad de un mundo de recursos limitados,

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef0147e33380c6970b

Listed below are links to weblogs that reference Japón:

Mira que te lo tengo dicho

Sobre el blog

¿Qué podemos esperar de la cultura? ¿Y qué de quienes la hacen? Los hechos y los protagonistas. La intimidad de los creadores y la plaza en la que se encuentran.

Sobre el autor

Juan Cruz

es periodista y escritor. Su blog Mira que te lo tengo dicho ha estado colgado desde 2006 en elpais.com y aparece ahora en la web de cultura de El País. En cultura ha desarrollado gran parte de su trabajo en El País. Sobre esa experiencia escribió un libro, Una memoria de El País y sobre su trabajo como editor publicó Egos revueltos, una memoria personal de la vida literaria, que fue Premio Comillas de Memorias de la editorial Tusquets. Otros libros suyos son Ojalá octubre y La foto de los suecos. Sobre periodismo escribió Periodismo. ¿vale la pena vivir para este oficio?. Sus últimos libros son Viaje al corazón del fútbol, sobre el Barça de Pep Guardiola, y Contra el insulto, sobre la costumbre de insultar que domina hoy en el periodismo y en muchos sectores de la vida pública española. Nació en Tenerife en 1948.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal