La intimidad y el teléfono

Por: | 17 de agosto de 2011

Telefónica, y todas las compañías telefónicas, tienen la posibilidad más inmediata de entrometerse en la intimidad de las personas, de las familias y de las casas. Claro, tienen el teléfono a mano, y ahora toda la casa tiene teléfono, móvil, fijo, a través del ordenador, en el televisor, en la cocina; habrá teléfono en el cuerpo, decía ayer en EL PAÍS un gurú de Internet. Así que la pasión de las compañías telefónicas por dominar con sus productos la inmensa gama de gadgets que se asocian a sus respectivas marcas tiene el terreno inmensamente abonado. En los últimos meses se ha intensificado, a mi manera de ver, esta pasión por vender que es connatural con el espectro de las ambiciones humanas, desde la Iglesia a las empresas y a las personas; todo el mundo vende, y vende constantemente, y los que no vendemos también vendemos en algún momento, muchas veces inconscientemente. Pero esta es otra historia. De lo que quería hablar es del libro de estilo que habría de existir para regular esas llamadas que se hacen con la aviesa o noble manía de vender. Ese libro de estilo no existe. Las telefónicas (y sobre todo la Telefónica, con todos sus derivados) llaman a cualquier hora del día, sobre todo del día, pero te abordan también al atardecer; en cada llamada ofrecen un producto distinto, o una rebaja en el precio del producto que ya te habían ofrecido. Y a veces la intromisión tiene que ver radicalmente con algunos datos de tu vida privada. Ayer tarde, a la hora de la cena, Telefónica se interesó por mi situación laboral, y luego por mi edad; la señorita que hizo la indagación, cuando obtuvo los datos que requería, y que yo le facilité como un autómata, me dijo que creía, y que por eso me había hecho la llamada, que yo era mucho mayor. Pues, no, bastante mayor, pero no muchísimo mayor. Cuando acabó la llamada, en la que me sugería, por enésima vez este verano, que cambiara la velocidad del ADSL (e ignoro qué velocidad tiene mi ADSL), me quedé pensando en la necesidad de ese libro de estilo para el uso público e incluso privado de los teléfonos, tanto los fijos como los móviles. A estas alturas de la proliferación telefónica ya es difícil que ese libro de estilo se enseñe con provecho en las escuelas. Pero no vendría mal. Mientras tanto, cuidado con el teléfono (móvil o fijo), sobre todo si la llamada viene de un teléfono de muchas cifras o de un número que no se muestra.  

Hay 17 Comentarios

Estás a 21 días de ganar dinero sin trabajar!!, recibe 21 emails que te atraerán al ÉXITO.
Suscribite GRATIS YA!!
*Deja a tu subconsciente trabajar 21 días. Visita:

http://academy777.com/a/?p=promo130&w=21dias

PUES NO ME REFIERO A UNA COMPAÑÍA U OTRA DA IGUAL, SINO A VIVIR ESCLAVO DEL CEL QUE NO PARA DE SONAR. NO SABÍA QUE LA ACTIVIDAD DE UN DIRIGENTE DEPORTIVO ERA TAN DEMANDANTE DURANTE TODA LA SEMANA Y DE POR SÍ RESTA HORAS DE FAMILIA COMO PARA QUE ADEMÁS SEA INVASIVA. ENTRA HABLANDO POR CEL, SE INICIA UN TEMA Y A POCO SE INTERRUMPE POR CEL, SENTADOS A LA MESA -MOMENTO UNICO DEL DÍA EN QUE ESTAMOS JUNTOS PARA HABLAR, REÍRNOS- SUENA EL CEL. DE PRONTO REQUIERE QUE HAGA OTRA, EN CADA CASO HAY QUE BAJAR EL TV, O LA MÚSICA QUE ESCUCHAMOS Y QUEDARNOS CALLADOS. NO ES UN CARDIÓLOGO, NI MÉDICO DE RETÉN QUE DEBE ATENDER TODAS LAS LLAMADAS PORQUE SUELEN SER DE URGENCIAS. ME PARECE QUE SE CREA UNA DEPENDENCIA DE FORMA QUE A VECES INVADE LA VIDA Y LA INTIMIDAD FAMILIAR POR ESO DE QUE NO SE PUEDE APAGAR. SIN NOTAR EL RESULTADO. PUEDO DAR FE DE QUE ES NOCIVO PARA QUIEN LO USA Y SU CONTEXTO CERCANO

mIS EXCUSAS POR HABER LLEGADO TARDE -ASEGURO QUE LAS TENGO- Y NO LO PUDE LEER AYER. ¿ME DEJARÁN SUMAR UN COMENTARIO YA QUE ODIO Y PADEZCO ESTA MÓVILTELÉFONOFIJOMANÍA? Sí creo que nuestro estimado y atinado Juan Cruz -que ha visitado Uruguay- sabe que en footbal todo se concentra en los 2 cuadros enfrentados:PEÑAROL y NACIONAL. Mi esposo es Vice presidente de la Directiva de Peñarol. Nunca imaginé -y es escribano que trabaja en su estudio de mañana, tiene una empresa de Cable con 2 socios que delegan todo en él, va 1 rato de tarde- y entretanto así como después su celular no para, hay que cuidarse al entrar al auto por si le están haciendo un reportaje.Y si no es ahí basta entablar un diálogo o cuento que en medio vuelve a sonar. En casa igual. Le he hablado del daño que hace al oído, de lo molesta -ya no cuando vamos solos- sino en cenas y reuniones. Las cenas, los fines de semana no son los mismos por los malditos teléfonos muy útiles pero que en exceso -igual que el teléfono fijo- hacen daño de todo tipo. Por algo desde que ni los celulares existían las/os telefonistas en un banco p.ej. -ees mi experiencia laboral- tienen un plazo de trabajar como tales y luego las rotan a otra sección y sustituyen por otra. ¡Si yo que soy mansa a veces tengo ganas de romperlo! Renée Domínguez de Montevideo Uruguay

Dimelo a mi Juan, que tengo montado este tinglado de activismo anti timofonica Vomistar por esa y otras razones.Pincha en URL y te pones al corriente.

Un saludo

Buen articulo.

Paco Montes, pues yo sí he cambiado de operadora, dejé hace rato y desde la península entonces al monopolio Telefónica por Ono y aquí tbn lo he hecho por su competencia...si quieres que las cosas sean diferentes, tienes que tú hacer algo diferente...y la verdad, no cuesta nada, solo un poco de tiempo y listo...saludos...

Juan, yo te cuento algo más...vivo al otro lado del charco y aquí se ha instalado desde hace unos años (3 mas o menos) empresas españolas que contratan a gentes de aquí para llamar a las españas para vender!!, qué productos, pues ni idea pero talvez son de las operadoras de telofonía...esos trabajadores, por lo general jóvenes estudiantes universitarios, etc, trabajan a turnos y creo hasta de noche debido a la diferencia horaria...muy fuerteeeeee eso de la invasión a la vida privada e invención de las ventas por acoso o derribo a traves del hilo telefónico...un saludo

Es una vergüenza de las grandes. Yo directamente cuando veo que se trata de ese tipo de ofertas digo que no me interesa y cuelgo. Sé que ellos están trabajando, pero yo estoy viviendo y no creo que se deba molestar para algo que yo no he pedido.
.
http://periodistayenparo.blogspot.com/

17-08-2011

El capitalismo salvaje asola las calles

David Harvey
CounterPunch

Traducido para Rebelión por S. Seguí

“Adolescentes nihilistas y salvajes” llamó el Daily Mail a los jóvenes de todos los ámbitos de la vida que corrían por las calles a la desesperada lanzando ladrillos, piedras y botellas a los policías, mientras saqueaban por aquí e incendiaban por allá, obligando a las autoridades a un alegre juego del escondite mientras corrían de un objetivo a otro con ayuda de Twitter.

La palabra “salvaje” (1) atrajo inmediatamente mi atención. Me recordó el modo en que representaron a los comuneros de París, en 1871, como animales salvajes, hienas que merecían ser –y a menudo lo fueron– ejecutadas sumariamente en nombre de la santidad de la propiedad privada, la moral, la religión y la familia. Pero, además, la palabra me suscitó otra asociación: Tony Blair, atacando a los “medios de comunicación salvajes”, mientras se hallaba cómodamente alojado en el bolsillo izquierdo de Rupert Murdoch, para ser sustituido más tarde por éste, cuando se sacó de su bolsillo derecho a David Cameron.

Habrá, por supuesto, el debate, siempre histérico, entre los propensos a considerar los disturbios como una cuestión de pura, desenfrenada e inexcusable criminalidad, y aquellos deseosos de contextualizar los acontecimientos en un fondo de incorrecta actuación policial, racismo y continua persecución injustificada de los jóvenes y las minorías; desempleo masivo de los jóvenes; creciente marginación social y una política de austeridad ciega que nada tiene que ver con la economía y todo con la perpetuación y la consolidación de la riqueza y el poder personal. Algunos pueden llegar incluso a condenar el sinsentido y los rasgos alienantes de tantos empleos y tantas cosas de la vida cotidiana en medio de la inmensa potencialidad, aunque desigualmente distribuida, de florecimiento humano.

Si tenemos suerte, tendremos comisiones e informes que nos repetirán lo que se dijo en su día de Brixton y Toxteth, en los años de Thatcher. Y digo suerte porque los instintos salvajes del actual Primer Ministro parece más inclinados a activar los cañones de agua, llamar a la brigada de gases lacrimógenos y utilizar las balas de goma, mientras pontifica con afectación sobre la pérdida de la brújula moral, la decadencia de la civilidad y el triste deterioro de los valores familiares y la disciplina entre los jóvenes errantes.

Pero el problema es que vivimos en una sociedad en la que el capitalismo se ha vuelto desenfrenadamente salvaje. Políticos salvajes hacen trampas con sus gastos; banqueros salvajes saquean el erario público de todo lo que hay de valor; directores ejecutivos, operadores de fondos de inversión y genios del capital privado saquean al mundo de su riqueza; compañías telefónicas y de tarjetas de crédito que cargan misteriosas tasas en sus facturas en todo el mundo; tenderos que sangran a sus clientes; y, en un instante, los más cualificados timadores y estafadores juegan al trile en las más altas esferas del mundo empresarial y político.

Una economía política de desposesión de las masas y de prácticas predatorias que llegan al robo a la luz del día, sobre todo de los pobres y los vulnerables, los menos refinados y los que no gozan de protección legal, se ha convertido en el orden del día. ¿Alguien cree que es aún posible encontrar un capitalista honesto, un banquero honesto, un político honesto, un comerciante honesto o un comisario de policía honesto? Sí, los hay. Pero sólo como una minoría que todo el mundo considera estúpida. ¡Sé listo! ¡Obtén ganancias fáciles! ¡Estafa y roba! Las probabilidades de que te atrapen son escasas. Y en todo caso hay un montón de maneras de proteger la riqueza personal de los costos de las fechorías corporativas.

Lo que digo puede sonar chocante. Pero la mayoría de nosotros no lo ve porque no quiere. Ciertamente, ningún político se atreve a decirlo y la prensa sólo lo imprimiría para cubrir de oprobio al que lo dijera. Pero mi conjetura es que cada uno de los alborotadores callejeros sabe exactamente lo que quiero decir. Ellos sólo están haciendo lo que hacen los demás, aunque de una manera diferente, más ostensible y apreciable en la calle. El thatcherismo desencadenó los instintos salvajes del capitalismo (el “espíritu animal” del empresario, como coquetamente decían) y nada ha conseguido controlarlos desde entonces. Tierra quemada es ya, abiertamente, el lema de las clases dominantes en casi todas partes.

Esta es la nueva normalidad en que vivimos. Esto es lo que la siguiente gran comisión de investigación debería abordar. Todos, no sólo los alborotadores, deben rendir cuentas. El capitalismo salvaje debe ser llevado a juicio por crímenes contra la Humanidad y crímenes contra la Naturaleza.

Lamentablemente, esto es lo que estos manifestantes insensatos no pueden ver ni exigir. Todo conspira para impedir también que nosotros lo veamos. Esta es la razón por la que el poder político se viste rápidamente con los ropajes de una moralidad superior y esgrime empalagosas razones para que nadie pueda ver lo descaradamente corrupto e irracional que es.

Sin embargo, hay destellos distintos de esperanza y luz en todo el mundo. Los movimientos de indignados (2) en España y Grecia, los impulsos revolucionarios en América Latina, los movimientos campesinos en Asia, están empezando a adivinar que tras la gran estafa un capitalismo depredador y salvaje mundial se ha desatado sobre el mundo. ¿Qué se necesita para que el resto de nosotros vea y actúe en consecuencia? ¿Cómo podemos empezar de nuevo? ¿Qué dirección debemos tomar? Las respuestas no son fáciles. Pero una cosa sabemos con certeza: sólo podremos llegar a las respuestas correctas haciendo las preguntas correctas.

1. Feral en el original inglés (N. del t.)

2. En español en el original (N. del t.)


David Harvey es profesor emérito del Centro de Graduados de la City University de Nueva York. Su último libro es The Enigma of Capital and the Crises of Capitalism . Pueden dirigirse a él por medio de su página web http://davidharvey.org/

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=134166

No solo telefónica sino todas las compañías de teléfono te asaltan a horas intempestivas, es increíble el afán con el que te torpedean una y otra vez aunque les hayas dicho en varias ocasiones que no estás interesado en su producto. Y ahí no acaba la cosa, en cualquier momento llaman a la puerta de tu casa y te bombardean con que su tarifa y prestaciones son las mejores. Procuro ser cortés y deshacerme de ellos con amabilidad pero a veces reconozco que se me acaba la paciencia frente a la insistencia con la que te abordan y con la que son entrenados para realizar esos sondeos que te llueven por doquier.
Es difícil despegarse de esa especie de euforia tecnológica que nos rodea, por eso hago un acto de introspección y me refugio en mí mismo esperando a que amaine esa tormenta de ofertas y presupuestos.

El telefono móvil, se ha convertido en la estrella de la comunicación, junto con el ordenador. Hay que pensar si estos inventos son perjudiciales o son buenos. La comunicación se facilita a traves de estos medios, eso no es malo. Pero el dinero que es una fuente de conflictos, nos acribillan a propaganda, es inútil la propaganda llega a todos los sitios,.Pero me acuerdo cuando eramos niños, que entonces no habia apenas juguetes, y jugabamos en la calle todos los chiquillos, a juegos que no hacia falta dinero para jugar. Hoy todo esta montado en el dinero, hoy las videoconsolas sustituyen a aquellos juegos, realmente aquello era bonito, la gente se relacionaba unos con otros, com mas o menos problemas, ahora el dinero se ha convertido en la bestia negra, porque destruye las infancias de los pequeños, se automatizan con la maquina, ya no hay lenguaje entre personas, sino entre maquina y persona , se deshumaniza la sociedad, es triste pero es necesariamente tomar cartas en este asunto, prohibiendo estás maquinas, que solo hacen hacer más imbécil a la persona a la vez que personas inútiles.

El amor, quiero hablar del amor. Porque es un sentimiento el más noble de la raza humana. El amor para definir es un sentimiento, y cuando decimos que amamos a alguien decimos que queremos el bien para ellos. Por lo tanto el amor es un sentimiento y es hacer el bien. El bien no es devolver insulto por insulto, ni bofetada por bofetada. Hacer el bien es perdonar, comprender, y cuando alguien nos haga mal, devolverle bien, eso tiene mérito dice la biblia, hay mucha gente que no ha leido la biblia, y cuando le comentas cosas que vienen, se extrañan, se creen que no hay sabiduria en ella, y es todo lo contrario, es una fuente de sabiduria completa, por tanto no hablad de lo que no conozcais.

El mundo se mueve con el dinero, allí donde hay negocio el dinero esta presente. Por eso a los pobres no los van a buscar, pues son pobres y no hay dinero con ellos el dinero es fuente de conflictos, en la biblia habla que el dinero es la raíz de muchos males. Por tanto el invento del dinero es algo perjudicial, es decir en vez de ayudar a la felicidad de los demás y nuestra tambien, lo que hace es que se convierte en un elemento de avaricia, de ambición sin limites. Por tanto el dinero es un invento perjudicial, el trueque era mas humano, no se podia almacenar como con el dinero si se puede. El dinero las cuarenta momedas de plata que vendieron a Jesucristo, son las que nos venden a nosotros tambien, porque la amistad y el dinero estan reñidos

Hay dos formas de que te traten con respeto, o dejen de molestarte. La primera, escribir en un medio público, como este ejemplo. La segunda, prepararse un guión -disponible en la web- que roce lo cómico y estar dispuesto a pasar un buen rato: http://www.youtube.com/watch?v=nTXtl1v8EMY

La tercera opción no la he mencionado porque nadie la elige: cambiar de operador.

En verano tengo demasiado calor para contestar el teléfono.

Yo me di de baja en Telefónica precisamente por la lata de sus llamadas, siempre a deshoras, o bien a la hora de la siesta, o la hora de la comida y por la tarde, siempre presionando para vender un producto que es lo mejor del mundo, que te hará feliz.
No, yo no lo pude aguantar y aproveche para que me pusiera con atención al usuario y les dije que "por favor deme de baja con fecha de hoy. Gracias" y se quedo corrido porque no le di pie para soltarme más rollos.
Estoy en Symio.
Salud y resistir.

¿Has probado a pedir que no te vuelvan a llamar y que te borren de su lista? A veces funciona. Los vendedores telefónicos son muy molestos. Han convertido el teléfono fijo en un incordio.
Madrid está invadido de peregrinos. Se están recociendo a 40 grados. También se ven muchos curas con sotana negra. ¿Qué habrá pasado con la moda de los curas en pantalones? Vuelven a ir como en el siglo pasado. Es pintoresco el peregrinaje, con banderas de todo el mundo. Están por todas partes.
A ver cómo sale la manifestación por el laicismo de esta tarde. Con este calor, y la poca fe de los laicos, no sé yo.
Tu nieto tiene que ser una monada. A los cinco meses están los niños para comérselos. Qué pena que no podamos ver una foto. Saludos.

Sin embargo, que las hordas de asalto golpistas del 15-m bloqueen, indefinidamente, el paso de tu coche bajo la solana o arruine tu negocio y mande al paro a tus empleados, es una experiencia muy agradable, ¿verdad, Juanito?
Una experiencia casi religiosa, de puro bella y democrática, podríamos decir, ¿verdad que sí?

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef01543497690e970c

Listed below are links to weblogs that reference La intimidad y el teléfono:

Mira que te lo tengo dicho

Sobre el blog

¿Qué podemos esperar de la cultura? ¿Y qué de quienes la hacen? Los hechos y los protagonistas. La intimidad de los creadores y la plaza en la que se encuentran.

Sobre el autor

Juan Cruz

es periodista y escritor. Su blog Mira que te lo tengo dicho ha estado colgado desde 2006 en elpais.com y aparece ahora en la web de cultura de El País. En cultura ha desarrollado gran parte de su trabajo en El País. Sobre esa experiencia escribió un libro, Una memoria de El País y sobre su trabajo como editor publicó Egos revueltos, una memoria personal de la vida literaria, que fue Premio Comillas de Memorias de la editorial Tusquets. Otros libros suyos son Ojalá octubre y La foto de los suecos. Sobre periodismo escribió Periodismo. ¿vale la pena vivir para este oficio?. Sus últimos libros son Viaje al corazón del fútbol, sobre el Barça de Pep Guardiola, y Contra el insulto, sobre la costumbre de insultar que domina hoy en el periodismo y en muchos sectores de la vida pública española. Nació en Tenerife en 1948.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal