Una larga pausa

Por: | 03 de septiembre de 2011

Antes de septiembre, cuando volví de México, el viento se calmó en la isla, las olas dejaron de ser la poderosa amenaza de los últimos días del mes de agosto, y el embate caliente llenó la plaza grande de El Médano. He pasado estos días repasando la hojarasca de la memoria, y ahora mismo estoy en el centro mismo de la memoria de la adolescencia, pues estoy quedándome por un día en el Hotel Tigaiga, que es mi hotel más querido del norte de Tenerife, donde trabajé de joven periodista haciendo reportajes sobre aquella naciente ilusión del turismo que aquí personificaba don Enrique Talg. He paseado por los lugares por donde transitaba de chico, fugado de las clases de los Agustinos, y he caminado hasta la casa en la que nací, por veredas que eran las de mis andanzas de entonces, cuando leía caminando en las tardes que me llevaban a las clases de Geografía y de Literatura. Estuve en casa comiendo hijos de pico, que también se llaman higos chumbos, y comí, con mis hermanas, higos de leche. Luego, en la televisión, vi un conmovedor reportaje de la BBC sobre Auschwitz y aquellos horrores que, como decía María Galiana, la actriz, en las presentaciones que hizo, no fue obra de monstruos sino de gente como nosotros que perdió por completo el respeto por el género humano. Sólo estuve una vez en un campo de concentración, en Büchenwald, acompañando a Jorge Semprún; allí, aquel frío gélido que parecía quieto desde hacía siglos, rodeaba una atmósfera irrespirable de recuerdos que sólo se pueden soportar mirando al cielo, buscando en ese resquicio abierto el aire que aquí faltaba. Y viendo este documental volvió a cortarse esta respiración que, por la mañana, volvió a la vida mirando una de las vistas que los tinerfeños queremos más: el Teide limpio contra un cielo de un azul tan intenso que parece el mar. La vida es así, bruma, ceniza, y de pronto, claridad, como la otra parte de esos sesenta segundos de los que escribía Kipling.

Hay 6 Comentarios

DSK vuelve a París férreamente escoltado por su gran fortuna vestida de simples vaqueros para la ocasión, en un vuelo con azafatas equipadas de lujosísimos cinturones de castidad, también para la ocasión. Libia vuelve a la monarquía del emir de Cirenaica, bien agarradita de una mano por la organización terrorista Al Qaida y de la otra por la Organización Terrorista del Atlántico Norte (OTAN), porque el ser humano solo retrocede si lo aterrorizan. Las últimas periodistas mexicanas aterrorizadas y asesinadas con las armas de Estados Unidos vuelven a la tierra a descansar en paz, después de tanta tortura. Y Juan vuelve de México a Canarias para caminar ensimismado por la hojarasca de sus recuerdos. Las aguas vuelven a su cauce y cada mochuelo a su olivo.

Hay que ser optimista porque las leyes históricas siguen cumpliéndose con su tozudez habitual. A pesar de las idas y venidas del Papa, nada hay de mágico en la existencia humana. Todo se cumple matemáticamente, aunque cuesta trabajo reconocer y seguir la evolución de las variables. No es determinismo, es causalidad. Y hasta Vargas Llosa acierta a comprenderlo a contrario sensu: la democracia (burguesa) sin esa "forma elevada de superstición" que es la religión no podría subsistir, dice. Y sigue: "Porque en nuestro tiempo, la cultura ha dejado de ser esa respuesta seria y profunda a las grandes preguntas del ser humano sobre la vida, la muerte, el destino, la historia, que intentó ser en el pasado, y se ha transformado, de un lado, en un divertimento ligero y sin consecuencias, y, en otro, en una cábala de especialistas incomprensibles y arrogantes, confinados en fortines de jerga y jerigonza y a años luz del común de los mortales".

Y Vargas, en ese panorama "cultural", ¿en qué lado se sitúa? Quizá en el de Lady Gaga, en el del divertimento ligero. Porque por muy incomprensible y arrogante que sea ("La cultura no ha podido reemplazar a la religión ni podrá hacerlo, salvo para pequeñas minorías, marginales al gran público", añade) nunca pareció un especialista y mucho menos confinado. A los ojos de Vargas, ¿Juan sería ligerito o "jerigonzo"?

Se cumple el destino histórico, incluidas las bufonadas del Partido Populista de la Oligarquía Española (PPOE), con sus ramas casi fusionadas, como deseaba Bono. Liberados de complejos y cómodamente instalados en el regazo de la oligarquía, pactan contra el pueblo la enmienda constitucional que hará más fácil la venta de los bienes del Estado, los bienes comunes, al gran capital. Socializan las pérdidas, porque ése es el único socialismo que conocen los vencedores del Congreso de Suresnes y los herederos ideológicos del fascismo: son la unidad de destino en lo universal burgués. Pero ya es demasiado tarde para reeditar un capítulo de la acumulación primitiva porque, entre otras cosas, los nuevos Lenin se están forjando en batallas libradas en todo el planeta.

Un último comentario, hablando también de variables: pero mira que os lo tenía dicho hace años, "¡comprad oro!" Y ahora quizá ya es demasiado tarde. O quizá no, porque algunos preparan el retorno al patrón oro a escala internacional para 2016. El que avisa, no es traidor.

¡Abrazos fuertes a todos mis queridos camaradas! ¡Venceremos!

(Camarada es todo aquel que lucha por la abolición de las clases sociales, por la libertad individual y colectiva, por la democracia política y económica, o sea, por el socialismo y el comunismo, poco importa si pertenece a esta o a aquella organización, o a ninguna: así es como lo interpretaba Marx).

Tengo una regla para saber si lo que pienso es lo correcto (que no bueno), y en estos últimos años vividos, hemos asistido a la sinrazón, no se ven las alambradas ni los barracones (aprendieron y no quieren dejar vestigios), pero cada día veo a mis compañeros torturados pues trabajan de sol a sol por un mísero sueldo, a su lado no pasean los carceleros pues no existen, sino otra clase de trabajadores privilegiados que hablan de solidaridad y no son solidarios, muchos dicen defendernos pero solo son liberados, levantan las masas cuando les apetece a ellos no cuando es necesario para nosotros, otros que dicen que son nuestra voz solo cuentan la verdad de ellos.
Los cadáveres hoy no se amontonan ni se hace jabón con ellos, tenemos que trabajar más horas para enterrarlos que queda más bonito, y el TPI no sospecha pero es sospechoso, ya que jefes de gobierno, ministros, los grandes sindicatos, periódicos y periodistas, banqueros, los grandes empresarios y no olvidemos la bolsa de valores, no son responsables de sus actos, no por que no sean responsables, es que nadie se da cuenta del campo de concentración que montaron, en España y por ende en todo el mundo.
Los periódicos parecen novela rosa, sus periodistas afines, narran lo bellacos de los opuestos sin importarles la verdad o la necesidad de lo hecho, estos panfletos también llamados periódicos, nos ocultan la oscuridad de los barracones con la luz de los escritos de sus periodistas que encienden en nosotros el odio de los unos con los otros, no vemos las alambradas ya que nos distraen con tiempos pasados o futuros negros para ellos.
Quizás dentro de cuarenta años un periodista narre nuestro campo de concentración, contara como de malos eran los malos, esta vez la aniquilación no fue solo por raza o credo también por casta, con métodos mucho más refinados de exterminio y con coste cero de duración continuo y sin fin.

Muy emotivo y melancólico post. Aunque, a mí entender, los recuerdos de juventud no cazan bien con los de las monstruosidades humanas.
Cuando saltó el caso del carselero de Ainstetenn (o cómo se escriba) hicieron un programa al respecto (muy bueno) reporteando a profesionales del tema (antropólogos, psiquiatras, neurólogos): todos confirmaban que no era un monstruo, que ni siquira era inimputable; conocía las normas y las reglas y, simplemente, decidió incumplirlas. Eso tambies es lo que se hizo, "simplemente", en los campos de concentracion.
Bibiana Fernández Simajovich

Voy a comentar

Estimado amigo,
¿va usted a abrir cuenta en Twitter? ¿Le interesaría?
Un saludo,
armstrongfl

Septiembre es un mes extraordinario en Canarias: el vivificante alisio se toma un descanso y podemos disfrutar de las playas y de la mar. Y también es la época de los deliciosos "higos picos", mejor los colorados que los blancos. En mi infancia, en Granadilla de Abona (sur de la isla), era mi fruta preferida y, ahora, en el norte, lo sigue siendo. Hay que cogerlos y barrerlos con cuidado, pues de lo contrario algún pico se te clavará en las manos. Se cogen con unas pinzas grandes de madera que se conocen con el nombre de "cogederas", "tijeras" y en el norte "tarascas".
Un saludo desde Tenerife, la isla del Teide.
P.S. Recomiendo las declaraciones del gran Carlos Fuentes hoy en EL PAIS.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef01539144dcf4970b

Listed below are links to weblogs that reference Una larga pausa:

Mira que te lo tengo dicho

Sobre el blog

¿Qué podemos esperar de la cultura? ¿Y qué de quienes la hacen? Los hechos y los protagonistas. La intimidad de los creadores y la plaza en la que se encuentran.

Sobre el autor

Juan Cruz

es periodista y escritor. Su blog Mira que te lo tengo dicho ha estado colgado desde 2006 en elpais.com y aparece ahora en la web de cultura de El País. En cultura ha desarrollado gran parte de su trabajo en El País. Sobre esa experiencia escribió un libro, Una memoria de El País y sobre su trabajo como editor publicó Egos revueltos, una memoria personal de la vida literaria, que fue Premio Comillas de Memorias de la editorial Tusquets. Otros libros suyos son Ojalá octubre y La foto de los suecos. Sobre periodismo escribió Periodismo. ¿vale la pena vivir para este oficio?. Sus últimos libros son Viaje al corazón del fútbol, sobre el Barça de Pep Guardiola, y Contra el insulto, sobre la costumbre de insultar que domina hoy en el periodismo y en muchos sectores de la vida pública española. Nació en Tenerife en 1948.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal