Con libros en las manos

Por: | 22 de febrero de 2012

La decisión de los estudiantes de Valencia de ir a sus manifestaciones de protesta con libros en las manos es mucho más que un argumento contra las armas que utilizaron contra ellos los días anteriores policías brutales que no controlaron el alcance de las órdenes que habían recibido, o que simplemente consideraron que todo el monte es orégano.

Lo cierto es que ahí estaba el libro, como símbolo de siglos de lucha de la palabra contra la fuerza; y estaba, en este caso, el libro de papel, pues aparte de otras consideraciones tecnológicas relacionadas con su porvenir el libro es como una bandera, como un póster, como una antorcha que luce en la oscuridad de las manifestaciones del hombre desde que éste empezó a decir que duda de la autoridad, de su propia identidad, de las órdenes que recibe, etcétera.

El libro es mucho más que un conjunto de palabras o historias, es en sí mismo un argumento, y que los chicos valencianos lo hayan elevado de esta manera a nivel de símbolo expresa muy bien el ámbito de su protesta, que es mucho más abierto y generoso que los argumentos de los que los acusan de ser unos revoltosos animados por unos radicales.

Viva el libro, pues, y vivan las manos de los que los portan.

Hay 12 Comentarios

Califica Juan Cruz en este post a los policías de brutales en lugar de brutal carga policial. Entiendo que, al poseer más información que la de un lector, conoce a los autores y puede hacerlo.
En mi opinión este paso consigue dar mayor autoridad al cuerpo policial de la que la tiene. Porque no la tiene. Durante el gobierno anterior se expedientó a decenas de agentes de policía por expresar sus quejas. Acudían, sin ir más lejos sin chalecos antibalas a luchar contra material bélico. ¿Cuántos años ha costado que la guardia civil tuviera nuevos uniformes? Seguían utilizando el tricornio pese a constituir un símbolo de la represión y encontrarse sus portagonistas muertos por viejos o privados del ejercicio.
Pero no quiero restar importancia a los protagonistas del post: los estudiantes.
En mi opinión, no es más brutal la carga policial que recibieron que el acoso continuado que se ha permitido por parte de la Administración durante años. El acoso escolar provoca enfermedades que tardan bastante más en curarse que unos cuantos hematomas (he sido experta en ambos casos. De hecho es invierno y podrán ponerse en bikini).
El ataque reiterado contra el derecho a la formación del que han sido objeto tantos y tantos alumnos, no ha tenido precedentes con el que compararse y poder establecer algún tipo de relación
Es un ataque tan cobarde y tan miserable que los culpables permanecen muchas veces en el anonimato y consiguen presentar a todo el colectivo escolar como cómplice. El objetivo se cumple sobradamente. Además de las enfermedades pasajeras que origina, suele dejar huella. El alumno se pierde no solamente porque repite algún curso sino porque su persona también estaba creciendo. Y su persona ha sido testigo de que la Autoridad permitía el ataque. Aquellos que debían garantizar sus derechos consentían su deterioro y aniquilación. Por lo tanto, con su actitud aprobaban la victimización.
No estoy dispuesta a que la negligencia que han protagonizado unos cuantos agentes de policía, sirva para apoyar la ausencia de protección policial que soportamos los ciudadanos españoles. Que sirva para continuar con un ataque sistemático a las funciones para las que existe.
Que el hecho se magnifique hasta extremos y sirva a Rajoy para ocultar la situación de corrupción que azota a dependencias y comisarías policiales.
Que se oculte la magnífica labor de los agentes de policía que han perdido la vida por defendernos. Porque ese homenaje (en un país en el que la violencia y la delincuencia ha acampado a sus anchas en Democracia) todavía se lo debemos.
No oculto la negligencia, pero tampoco la vida que debemos a tantos y tantos agentes.
En cuanto a los alumnos y a sus padres: Nosotros, las víctimas, llevábamos muchos años esperándoos en la calle para denunciar a una Administración violenta y corrupta.

Y yo me pregunto, Juan. Si tengo un libro entre las piernas y otra cosa en las manos ¿?. Depende de qué. Igual que prefiero a Marx antes que a Hitler, prefiero que la gente juegue con sus genitales antes que con una bomba. Me da igual que el libro sea la Biblia o el Corán.

Miguel, que alegría encontrarte, no sabía como, mi ordenador se rompió y me quedé sin contactos, me gusto tanto lo que escribistes!!!, no sé si has escrito algo más, si ya estás fuera del trabajo, el caso es que nos encontramos, dale tu correo a Juan si puede y me lo envias. Espero que todo te vaya muy muy bien, Saludos.

Bonito comentario. Excelente contraposición entre el libro y las armas. Oportuno ensalzar el libro- objeto en estos tiempo que corren, porque hasta desde el punto de vista estético cómo puede compararse cualquier librería ( mueble distinguido aunque sea el más modesto mueble, de la peor madera, aún los libros esparcidos por el suelo forman eso tan noble que constituye una librería) con un mínimo aparato que encierra miles de libros. Guerra perdida, lo sé. Pero animémonos: reaparecen los vinilos…

De todas formas quiero creer que cuando ensalzamos los libros ( y me sumo con todo entusiasmo) no debemos olvidar los libros que a lo largo de la historia han estado al servicio de lo abyecto, el Mein Kampf no sería el único ejemplo, de los libros que falsean la Historia – con mayúscula – escritos por académicos, de los códigos penales ( alude a ellos Tomás García) que envían a personas a la pena de muerte o a las cárceles. Y me parece también muy bonita la comparación del libro con un póster o una bandera pero no puedo tampoco dejar de pensar en las fotos de miles de chinos haciendo justamente eso con el Libro Rojo de Mao…. De los libros que pretenden lo contrario que nosotros creemos que deben representar los libros: la buena literatura, la ciencia, la liberación que proporciona la cultura. Eso que entendemos por cultura. Porque el tema de la cultura nos llevaría a reflexiones parecidas.

Sí, vivan los libros y vivan las manos de los que los portan, pero además: ¡cuidado! ¿qué clase de sociedad es la que tolera que la policía pegue a los menores? Esto, creo, no tiene precedente.

Bien usados, algunos libros pueden ser buenas armas arrojadizas. El código penal, por ejemplo.

Para mí es un motivo de tristeza que los jóvenes estudiantes de ahora se hayan tenido que enterar de cómo las gasta la policía cuando quiere o cuando se lo ordenan. Mis recuerdos no son nostálgicos de las épocas en la que como estudiantes tuvimos que enfrentarnos a los grises, de hecho uno de mis amigos conocidos “Arturo Ruiz” murió víctima de un impacto policial en la cabeza, yo era más amigo de su hermana, pero con él coincidía a diario en el parque del barrio y hablábamos de las banalidades de lo cotidiano.
Por otro lado es hermoso descubrir que se alzan libros en una manifestación pacífica y ese es un lenguaje que tiene profundidad y cierta carga que las autoridades deben interpretar de forma adecuada. Ha sido muy precipitado el cambio brusco que los policías han mostrado de unos meses para acá y reconozcámoslo, PP y PSOE no son la misma mierda, aunque alguien esté interesado en sembrar cierta cizaña que no tiene más campo de abono que un horizonte estéril.
Es inevitable que los estudiantes de Valencia se manifiesten, la situación de la enseñanza pública en esa comunidad las está pasando canutas, pero me da la impresión de que no será la única comunidad que sufrirá tal desgarro en lo profundamente fundamental, que es la educación y la cultura.

Y no sé si es verdad o una Leyenda Urbana, pero al entrar en la Uni, los Grises, en el Bar de D. Salvador había uno (no digo el nombre) tomándose un cortado, y el Gris le Espetó, "Disuelvase" y claro canario es siempre socarrón y le contestó, ¿En el Cortado?, pues eso.

Juan, en las manifestaciones de La Laguna, cuyos objetivos eran, amnistia, libertad, y hasta ese No a la subida de la cesta de la Compra, No a la subida de las Guaguas, en fin que hoy casi esas consignas se repiten, ibamos unos con libros otros supongo que no, nos machacaron con sus porras, esa policía que llamabamos "los Grises" nos pegaban con saña, una vez me dejaron la espalda con la piel llena de porrazos, y no podias ir, entonces, Casa de Socorro, porque darían parte, todo eso si lograbas escapar de quien te aporreaba, cargaban con pelotas de goma, que te dejaban la pierna sin poder moverla, vaya que no es novedad desgraciadamente, la lucha por la fuerza de los trabajadores y estudiantes, no llebabamos nada, repito algunos libros puede ser, pero los que nos perseguian iban armados hasta los dientes y se supone que la polícia está para proteger, no para luchar sobre una entelequia.
Una anécdota, cuando el famoso Juicio de Burgos, hubo muchas manifestaciones, recuerdo la última, que se iba a quitar la bandera española de la Universidad de La Laguna y al que iba a poner el crespón Negro, algo se rompió y se envolvió en él, estabámos en el Campus, la Policia de la Social, fuera, nos sabíamos los nombres de esos, y el que andaba enredado en el Crespón, grito: Blanco(Uno de la Social) Enano, era muy bajito, nos dió tanta risa que no había otra cosa, llamar enano a un poli, y este mandó cargar contra nosotros, por decirle enano, y corrimos a la Uni, ahí el Rector cerró la Puerta a Los grises. y seguiría más, pero ya ven, elos son así, a la calle que ya es hora, de pasearnos a cuerpo, sigan ustedes. Saludos.

En respetuoso desacuerdo con el señor Corbalán he de señalar, y lo hago, que la culpa de todo lo que que ocurre en España es de José Luis Rodriguez Zapatero, quien no satisfecho con la derrota del PSOE en las últimas elecciones inflama y promueve, con su proverbial talante de ardor patrio y muy aguerrido, mamado en las mismísimas esencias de FAES, el malestar estudiantil que hoy se extiende por doquier en el suelo patrio. Y ojo, porque a lo peor, se plantan ante el Tribunal Supremo y cantan al unísono "ni acatamos ni respetamos las sentencias en contra de Garzón". Imaginen lo que dirían los aparecidos institucionales del CGPJ al servicio del corporativismo judicial. Señores: hasta cuándo y hasta dónde podemos llegar en un estado de derecho gobernado por la derecha y extrema derecha española? Se plantearán los/as conspicuos miembros/as (Montero, dixit) de dicha apolítica institución el dilema de si somos o no somos nosotros/as la reserva espiritual de esta España que Mariano Rajoy, sus Santamarías, Cospedales, Gallardones y su guinda de Guindo se empeñan en desvirtuar torciendo los nudos hechos para que todo estuviera atado y bien atado?

Los nietos e hijos del franquismo cuando ven los libros frente a las porras y los fusiles, enflaquecen cual Vampiros ante la cruz.
No están preparados, en las academias pagadas por la democrácia, no les educan para organizar una Manifestación de jovenes españoles con libros, solo saben disolver a los manifestantes, pues los consideran antisistemas, no les importan el motivo de la queja, son sus "enemigos" y por ello tienen la conciencia muy tranquila, de que hicierón bien.
Que los niños y jovenes en sus colegios no tenga calefacción y tenga que arroparse con mantas traidas de sus casa, porque la Generalidad no paga la calefacciónno no es su problema, ellos están preparados para pegar leña sin mirar la cara.
Al paso y ritmo que lleva el PP, lograrán hacer bueno a Zapatero y Aznar y un Santo a Felipe Gonzalez.
Salud y Resistir.
PD NO olvidar a Garzón.

Maestro Cruz
¿Veamos jóvenes con libros protestando por la falta de calefacción? está clarísimo contubernio judeo-masónico y culpabilidad de la izquierda internacional, de la izquierda española, de los antisistema, de los que perdieron las elecciones en Valencia, de los padres de los niños por no decirles que se lleven mantas al colegio, de los periodistas que se meten con Canal 9 ese canal papal tan riguroso con la información, de los que no le han pedido perdón a Camps y Costa prohombres que han elevado a Valencia a las cotas “más grandes de bienestar”,de ZP ….por ser ZP.Está clarísimo según la brunete mediática lo que ha pasado, somos unos desagradecidos, ellos(el PP)están luchando día y noche para que tengamos unas prestaciones sociales tipo Alemania y aquí el rojerio quejándose.Rojos y gentes que no sois del régimen verdadero y justo, sois muy malos y además perdisteis la guerra
Saludos Paco

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef0168e7c7c98e970c

Listed below are links to weblogs that reference Con libros en las manos:

Mira que te lo tengo dicho

Sobre el blog

¿Qué podemos esperar de la cultura? ¿Y qué de quienes la hacen? Los hechos y los protagonistas. La intimidad de los creadores y la plaza en la que se encuentran.

Sobre el autor

Juan Cruz

es periodista y escritor. Su blog Mira que te lo tengo dicho ha estado colgado desde 2006 en elpais.com y aparece ahora en la web de cultura de El País. En cultura ha desarrollado gran parte de su trabajo en El País. Sobre esa experiencia escribió un libro, Una memoria de El País y sobre su trabajo como editor publicó Egos revueltos, una memoria personal de la vida literaria, que fue Premio Comillas de Memorias de la editorial Tusquets. Otros libros suyos son Ojalá octubre y La foto de los suecos. Sobre periodismo escribió Periodismo. ¿vale la pena vivir para este oficio?. Sus últimos libros son Viaje al corazón del fútbol, sobre el Barça de Pep Guardiola, y Contra el insulto, sobre la costumbre de insultar que domina hoy en el periodismo y en muchos sectores de la vida pública española. Nació en Tenerife en 1948.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal