¿Dónde están los escritores (y los artistas) de ahora?

Por: | 06 de febrero de 2012

Es evidente que los escritores y los artistas estarán, en España y en cualquier parte, ocupados escribiendo, esculpiendo, filmando, pintando, componiendo, etcétera. Y la mayoría estará, sobre todo, sobreviviendo, o sobreactuando, que de eso también abunda.

Pero, en lo público, en lo que suele preocupar en esa esfera intelectual de la ciudadanía, ¿dónde están? ¿Qué les preocupa últimamente, a dónde van, de qué se ocupan cuando no esculpen, pintan, filman, escriben, etcétera?

Me he preguntado eso últimamente, desde las últimas elecciones, que parecían tan decisivas al menos para los intelectuales que viven de sus derechos de autor. ¿Qué dijeron, en la calle, en sus foros habituales, escritos o hablados, de lo que iba a pasar con ese aspecto tan importante de su relación con el trabajo? ¿Y de lo que les esperaba como ciudadanos, aparte de lo que los ocupa como artistas? ¿Qué dijeron, qué están diciendo?

En los últimos años se puede constatar una desafección general del ciudadano hacia la política, por culpa de la política, sin duda, pero también por culpa del ciudadano, pues sin el compromiso de éste aquella se resiente. La política es un ejercicio de civil de responsabilidad compartida. Nada es ajeno a la política y por tanto nadie está fuera de la esfera de lo público, sea de izquierdas, de derechas, o de centro. Esa desafección es ahora habitual entre los artistas. ¿Por qué? ¿Hasta cuándo?

Es curioso. El PSOE tuvo que suspender, en campaña electoral, la campaña electoral más peligrosa y abismal de su historia, un encuentro con artistas e intelectuales, porque sólo un artista confirmó su presencia en el acontecimiento que pretendía juntar a ese sector junto al candidato Rubalcaba. El Partido Popular no suele proponer esos acontecimientos, seguramente porque los artistas o intelectuales que apoyan a esa formación no son personas que vayan a mítines o a conciliábulos partidistas y ejerzan sus posiciones desde otros lugares de la sociedad... En UPyD hay ahora una presencia contundente y habitual, la de Álvaro Pombo; pero ni Fernando Savater ni otros artistas o comunicadores que antes eran fijos en los encuentros de Rosa Díez asoman ahora con tanta frecuencia al menos en los actos públicos. En Izquierda Unida hay, de siempre, mayor compromiso de los intelectuales (de algunos intelectuales) que apoyan a la formación de izquierdas, pero en los últimos años he encontrado ahí también un mayor desvalimiento.

¿Qué ha pasado? ¿Fatiga de materiales? ¿Falta de atractivo por parte de los políticos? Desgana, y se acabó?

No sucede tan solo en el ámbito de las convocatorias políticas. Estuve en la toma de posesión de Víctor García de la Concha como director del Instituto Cervantes. Tampoco vi allí a muchos creadores literarios; de hecho, no recuerdo haber visto ninguno; como dice un amigo mío, y ninguno es ninguno. ¿Por qué? Los escritores, que acuden habitualmente a las citas internacionales del Cervantes, deben tener la idea de que esta institución es un organismo burocrático que les resuelve ese aspecto de agencia de viajes de su función, y no se sienten concernidos cuando los convocan para celebrar que un director nuevo (y qué director nuevo) viene a dirigir los destinos de la difusión de la creación literaria en español...

Me pregunté: ¿dónde estarán? Me lo llevo preguntando, qué hacen en el tiempo libre, por qué han dejado de preocuparse de lo que pasará y están tan despreocupados, en general, de lo que pasa... Y lo que pasa (lo estás viendo) es más grave que nunca, o por lo menos eso dicen, cuando hablan, ellos mismos... 

Hay 23 Comentarios

Este es un de los articulos mas ofensivos que he leido en mucho tiempo. Me pregunto, ¿donde busca este ocurrente señor a los artistas? ¿haciendo zaping?
Pues, siento decirle, señor juan, que si quiere usted artistas, tendrá que bajar a la calle.

En alemán Wert significa algo que tiene peso, valor, y si queremos decir lo contrario, entonces tendremos que decir “es ist nicht wert” (en minúscula porque es adjetivo y solo los sustantivos se escriben en mayúscula) y que lamentablemente es lo que yo suscribo puesto que este hombre más que hacer, está deshaciendo a su antojo todo aquello por lo que hombres valerosos intelectualmente y esforzados intelectualmente también, habían luchado al margen de providencias y endiosamientos. Así es que no me queda más remedio que decir: “Herr Wert, Sie sind nicht wert”. No se me ocurren adjetivos calificativos que puedan ser verbalizados, que puedan calificar sin sonrojarme la labor de este prohombre de educación que a Jovellanos no llega ni al calcaño de sus chanclos, más aún, que a la pubertad de una neurona. Hay personas para los que las neuronas parecen estrellas fugaces y apenas han tenido una idea, la escupen como su eyacularan en un mal orgasmo juvenil a escondidas del resto del mundo. El problema en este caso es que sus semillas se esparcen como chinches entre el entramado de las sociedad y la corrompe infectada de su Enfermedad Intelectual Adquirida. Es una lástima, verdad? Pues no, no lo es. Y lo voy a argumentar. Si pensamos muy fríamente las cosas, este gobierno que no se dedica más que a derogar y a destruir, es la herencia de una Dictadura mal encubierta, la herencia de unos padres que se fueron de rositas en el transcurso de una mal planteada transición que acalló las bocas de los estupefactos e incrédulos que tuvieron que ver con sus propios ojos, cómo los verdugos de un pasado se convertían ahora en el futuro prometedor de un país asfixiado de rencores, asesinatos no resueltos, miedos, ansias, rencillas. Sobre todo esto se ha ido construyendo nuestro tan querido país, nuestra patria tan glorificada por los triunfos de equipos de fútbol, de baloncesto, de tenis, pero cuyos intelectuales quedan completamente denostados, velados en el exilio interior o exterior de sus SÍ valiosas almas. El tan manido “El mundo al revés”, existe y convive con nosotros. Aquellas mentes lúcidas de aznares y compañías van haciendo posible la implantación de una superespecie ibérica que pueble estas mesetas tan áridas y poco habitadas, de manera que los pobres de físico y pecunio se vayan instalando en la periferia de todo aquello que no sean iPhones, oseas, cosas concertadas y privadas, de tintineos entre euros y el raspado de los dedos contantes y sonantes de billetes. Es lastimosa la situación en la que nos encontramos y se me puede contraargumentar diciendo que soy un pesimista y un tendencioso de extrema izquierda (argumento de aquellos que no saben ni argumentar, ni de historia, ni de nada que no sea su ombligo o su entorno más cercano, vamos, entre su casa, la alfombra roja que creen estar pisando por ser quiénes son y el baño amarfilado en el que reposan sus santas carnes no pecaminosas, no por los cojones), pero tanto no lo seré si se echa una pequeña ojeada a nuestro reino de católicos ejemplares. Pasen y vean. Imagínense un balcón florido hacia el que se dirigen y sobre el que van a dar un discurso. Qué ven? Nada. La gente está en sus casas porque no tiene qué gastar en la calle. La gente está en sus habitaciones porque quiere padecer sus enfermedades al margen de hospitales que no tienen para cuidarlos. La gente digna, la gente de verdad, está muriéndose en sus entrañas porque ven realizarse el sueño de los nietos de una herencia de derecha peligrosa, la más rancia y la que mejor se maneja en lides que tengan que ver con el esquinazo a la legalidad, como estamos viendo. Tahúres, admirables jugadores de póker de la democracia a la que dejan de lado y que no pesa sobre sus conciencias, porque desde un comienzo juran sobre algo que no creen y eso no es pecado. Sigo en mis trece. Les ha llegado el turno a los hijos del Cid. Que Dios les ampare porque saben muy bien lo que hacen. En una mesa la patata y en otra el percebe. Y en medio, la tierra perdida de la clase media, los nuevos anfitriones del huevo, el chorizo y la patata frita. La mesa está servida. Que la gula se les quede atragantada y tengan malas digestiones. Eso es todo lo que les deseo. El resto lo dirá el tiempo, porque como se ve, a todos los llega el turno, es cuestión simplemente de paciencia. Pero por favor, cuando llegue a las buenas gentes, no hagamos transiciones sin dolor. La anestesia es para los quirófanos. (RRD)

Maestro Cruz

Veo que hay actividad por lo que nos dice por ejemplo Alena en pequeña escala y veo que en los grandes eventos nacionales se esconden ó directamente no salen a dar su opinión los pensadores que se supone tienen algo que decir. Están temerosos por la propaganda de los medios afines al gobierno que masacran a cualquier intelectual que ose criticarlos, véase el numerito con Pilar Bardem y la importancia tan grande y vital de cambiar el nombre de la calle, eso era una cosa sin la que esa ciudad no hubiera podido seguir adelante ,tienen miedo y solo los afectos al régimen tipo S.Dragó salen para que luego les den un programa en tele Espe.Los intelectuales tipo Saramago ó Vázquez Montalbán quizás nunca más volvamos a verlos dar su opinión y su apoyo a las causas comunes, los de ahora tapaditos y callados. Los que apoyan a los indignados, ni salen, ni saldrán en los medios de comunicación afines al PP.
P.D.Espero que nadie se quede de brazos cruzados ante el atropello que se quiere perpretar con la ley de la interrupción del embaraza sin esperar a la sentencia del Tribunal Constitucional por parte del inútil y manirroto de Gallardin, que se esperen a la sentencia y que se espere el tal Rouco y su camino.Los que dicen que el PSOE es igual que el PP con este tipo de acciones no se que pueden alegar para que sus argumentos no sean tachados de demagógicos y fuera de lugar.
Saúdos Paco

Me voy a centrar en los escritores. La literatura es una manera de hacer público lo privado o de privatizar lo público, y esa manera es comunicativa. La comunicabilidad en la crisis actual está teñida de economía y la economía no es abiertamente comunicativa sino abrasadoramente cerrada.

Gracias y saludos.

Creo que lo que ha pasado es que los intelectuales de los que habla Ud. ya están acomodados. La respuesta que busca está en la calle, como ya apuntó un compañero más abajo. En los bares culturales, pequeñas galerías y pequeñas editoriales se cuece el ajo hoy día. Como Ud. sabe, el verdadero intelectual siempre ha sido un marginado. Sólo desde el margen se ve más allá, y en el margen no se gana dinero ni se reciben invitaciones de formaciones políticas mayoritarias. En fin. Le invito a visitar blogs de poetas y artistas emergentes. Encontrará a muchos de ellos, si aún las hay, en las asambleas de la Puerta del Sol.

Igual los intelectuales ya no existen, desde Villar Palací y la universalidad de la enseñanza primaria, los intelectuales han perdido el monopolio de influencia, más que agravado con las nuevas tecnología, internet y los medios de comunicación. A lo mejor el intelectual de hoy no es más que un Narciso que se mira en el espejo de su idolotría porque ya en los demás no tiene auditorium. Cualquiera sabe...

Lamento muchísimo que un periódico tan prestigioso como El País publique bajo su égida una nota de opinión tan desinformada, no solo de la creación actual sino de los tipos de activismo que esta desarrolla.

¿A quién llamamos intelectuales?...
Si lo hacemos con los que se auto aplauden en los saraos, están en todas partes tomando canapés.
Ahora, si por intelectuales hablas de gente preocupada por el arte y la cultura, de verdad, ve a las pequeñas exposiciones, las pequeñas librerías y las pequeñas editoriales y galerías que, no malviven, sino que milagrosubsisten.
Hay mucha mayor preocupación ahí que en los que se autodenominan intelectuales.

Hola, amigos. Me gustaría saber si los organizadores del acto cultural al que ser refiere JUAN CRUZ ,tuvieron la elegancia de invitar personalmente a cada uno de los que el periodista echó en falta. Porque yo no voy sino donde me invitan...
Aprovecho la oportunidad, para expresar la sorpresa al encontrar que el "Ulises", de James Joyce fue elegida por expertos de todo el mundo como la novela del milenio. Tal vez sea una noticia conocida porque se refiere a una elección del año 2000. Pero como yo acabo de enterarme, expreso mi extrañeza. Yo creía que ese puesto se lo había ganado desde hace tiempo y para siempre nuestro Don Quijote, pero parece que estaba equivocado. Desde luego que no comparto el resultado de esa elección, y no por patriotismo, sino por una razón muy sencilla: "El ingeniosos hidalgo Don Quijote de la Mancha" es una novela para lectores; el "Ulises" es una novela para especialistas. Habrá sido todo lo revolucionaria que se quiera, pero ¿quiénes la leen? Confieso que en los varios intentos realizados por mí, no he leído más allá de un centenar de páginas. En cambio El Quijote lo he leído entero unas cinco veces y sigo con capítulos sueltos de vez en cuando. ¿Ha logrado lo mismo el "Ulises" de Joyce? Claro que hoy en día no se lee ni la una ni la otra. Pero por los lectores conseguidos, yo no tengo duda alguna de que la novela del milenio es El Quijote de Cervantes y no el Ulises de Joyce. Admito contradicciones y aclaraciones. Cordial saludo. FRANCISCO TOSTÓN DE LA CALLE

Tal vez sea las dos caras de la moneda. Nosotr@s no prestamos interés por ellos, y al verres, ellos no se aprestan por nosotr@s. Pero que estoy diciendo, acaso pienso, luego creo, que "nosotros" representamos algo apetitoso para "ellos", pero si son Dioses en su Oíimpo.

Pudiera ser que los intelectuales actuales( valga el sonido cacofónico), están buscándose el pan en sudores sin frente, o frente a emporios que piden enjugar las gotas convertidas en volutas suaves, sencillamente porque es el pagador. Tradicionalmente el intelectual, supongo, era un individuo que luchaba por la veracidad de la información, que él después adulteraba en arte y que servía al gran público. Hoy, la información no es libre, está dentro del corpiño de grupos de poder. Incluso no deberíamos decir "el acceso a la información", sino "el acceso a los entramados económicos de la información". En este sunami está zambullido el intelectual. Creo que hemos pasado de un intelectual comprometido a un intelectual orgánico, para acabar en un intelectual mercádico, si es que el término bisoñe se admite. Un saludo.

Muy sencillo, que no hay "viruta" para subvenciones y por dinero baila el perro.

Aunque los comentarios los deberían de hacer ellos, para ahorrarnos la especulación y la duda, estoy de acuerdo con J.L. Mañanas y con bmh. Con el segundo en la medida en que el ser artista o creador y vivir de ello, no exime a ninguno del defecto de la cobardía, el egoísmo o el interés propio. Pero también estoy de acuerdo con J.L. Mañanas en que se produce un trasvase de imagen que puede ser perjudicial y nocivo. Y la precaución no está reñida con la valentía. Por otra parte, poco tiene que ver la actividad y la senda política de un partido con el trabajo docente, artístico o filosófico. Pero es que además, existen agentes interesados, me atrevería a decir encargados, en la propia Administración (alto funcionariado) en invalidar u ocultar méritos y conseguir que el valor o la verdad personal y profesional sea politizada. El objetivo es, por supuesto, el "ahorro" u otro candidato. Pese a que la opinión pública no lo percibe de esta forma, el sinfín de justificaciones y explicaciones que en un momento dado cabría abordar podría ser interminable. La vida profesional, al contrario, es limitada en el tiempo. El trasvase en tal caso, resultaría en favor del partido político en cuestión. No se trata de una cuestión de egoismo sino de utilidad y de lo que uno es o trata de hacer.
En cuanto a utilidad, he recordado el caso de Gotzone Mora. La única catedrática que estuvo codo a codo con las víctimas de ETA mientras el resto miraba a otro lado, o discurseaba. Actualmente ocupa un puesto político-funcionarial. No creo en ningún caso que lo consiguiera por prestar su apoyo incondicional a las víctimas ni por dejar de hacerlo. Entiendo que prima la utilidad y el sentido práctico. Por último citar la cuestión de la desconfianza. En ocasiones la víctima es castigada: Contador. ¿Quién obtuvo, compró, cocinó y sirvió el "filete" adulterado?
En el mejor de los casos utópicos, serviría para mejorar la calidad de la industria cárnica. ¿A qué precio?
En esta espiral nociva en la que la agresión a la imagen pública produce dividendos y en la que la victimización se hace posible, el miedo es el vencedor. Por otra parte, está presente el que obtiene rédito de su posición, en una corrupción profesional sin precedentes en democracia y presente en todos los ámbitos. Son aquellos que no dudan en sacrificar la libertad de sus congéneres porque ya se han condenado.

La viñeta del Roto de hoy tiene la respuesta

Es leer esto y querer matarse. Periodista.

Juan, el post de hoy es muy bueno, es importante y tiene mucha miga.
Por un lado estamos los artistas y escritores que no tenemos representación social y seguramente estamos sumergidos en el maremágnum de la supervivencia, buscándonos la vida para sobrevivir con algún puesto de trabajo que nos permita seguir escribiendo y creando desde un profundo sentimiento humano. Solemos ser personas a las que nos importa la política y he observado que la mayoría que como yo no tienen representación se han apuntado al movimiento de indignados de una u otra forma. Ese no es mi caso, yo pienso que el trabajo que realizamos y el trasfondo filosófico y político que conlleva no está reñido con los actos que acercan a los principales partidos políticos con la sociedad, pero nuestro anonimato es la referencia con la que tenemos que enfrentarnos a la actualidad.

Por otro lado se encuentran los artistas y creadores que tienen un nombre conocido y que en otras ocasiones han participado en encuentros políticos y eso ha movilizado un sentimiento de esperanza entre la gente que sigue sus trabajos. Esos artistas y creadores gozan del respeto del público pues suelen ser personas que han demostrado su compromiso con la sociedad a través de sus trabajos y creo entender que en determinadas ocasiones han considerado traicionadas sus expectativas con el devenir político que se ha constatado en la evolución histórica.
Por mi parte pienso que es posible que hayan tenido motivos para sentirse traicionados, pero cuando la derecha lleva bastante tiempo en el poder descubren en su ideario que hay que pararlos cuanto antes, así sucedió cuando se prolongaba el ejecutivo de Aznar y se veía que la situación se hacía cada vez más precaria e insostenible para la ciudadanía de a pié. Yo no puedo olvidar el activismo de Almudena Grandes, Rosa montero, Joaquín Sabina, Forjes y un largo etcétera que no cabría en esta intervención.
Como ciudadano respeto profundamente la decisión que hayan tomado para compartir o no con un partido político su nombre y su esencia de intelectual comprometido, porque no sé qué es lo que han descubierto después de haber actuado en actos del pasado. Lo que sí sé es que los momentos en los que vivimos son los más importantes de la historia que se ha desarrollado desde el siglo XX, pues está en juego un nuevo panorama mundial en el que esas personas con nombre propio reconocido tienen cosas que decir.

Creo que sería interesante que se creasen espacios en internet donde esos intelectuales y nosotros, (los no reconocidos) pudiéramos compartir diálogos en los que descubramos cuán importante es este momento para el futuro de las sociedades.
Y sí, tienes mucha razón en calificarlo “Y lo que pasa (lo estás viendo) es más grave que nunca”.
Estoy contigo en que es el momento de referenciarnos como pueblo que puede hablar a través de la política.
Perdona que me haya extendido tanto, pero como decía al principio, este post es muy interesante.

Apocalíptico nostálgico.

Ande, ande, ande, la marimorena...

¿qué hay de tu libro, Cruz? Más arte y menos proactividad bloguera.

Sí, lo recuerdo: 'de aquí y de allá'.

Ahhh si yo fuera Juan Cruz, sin complejos, diría como Pau Riba: ¿a qué viene la pregunta?

Qué bárbaro. No está. Para él en exceso.

Retórica que provoca una innecesaria melancolía. Mis artistas no están para ti.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef016761cc4c2a970b

Listed below are links to weblogs that reference ¿Dónde están los escritores (y los artistas) de ahora?:

Mira que te lo tengo dicho

Sobre el blog

¿Qué podemos esperar de la cultura? ¿Y qué de quienes la hacen? Los hechos y los protagonistas. La intimidad de los creadores y la plaza en la que se encuentran.

Sobre el autor

Juan Cruz

es periodista y escritor. Su blog Mira que te lo tengo dicho ha estado colgado desde 2006 en elpais.com y aparece ahora en la web de cultura de El País. En cultura ha desarrollado gran parte de su trabajo en El País. Sobre esa experiencia escribió un libro, Una memoria de El País y sobre su trabajo como editor publicó Egos revueltos, una memoria personal de la vida literaria, que fue Premio Comillas de Memorias de la editorial Tusquets. Otros libros suyos son Ojalá octubre y La foto de los suecos. Sobre periodismo escribió Periodismo. ¿vale la pena vivir para este oficio?. Sus últimos libros son Viaje al corazón del fútbol, sobre el Barça de Pep Guardiola, y Contra el insulto, sobre la costumbre de insultar que domina hoy en el periodismo y en muchos sectores de la vida pública española. Nació en Tenerife en 1948.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal