Lo que tiene que ver Arco con la Copa del Rey

Por: | 17 de febrero de 2012

Escuché anoche algunas opiniones sobre Arco que me llevaron a pensar en la posible relación entre esa feria del arte y la inmediata celebración de la Copa del Rey.

Permítanme que desvele algunos de los rasgos de lo que escuché hasta llegar a ese paralelismo.

Arco ha sido, a lo largo del tiempo, un diapasón de la vida cultural española; cuando la movida madrileña, Arco teñía la ciudad como un ciclón de aire fresco que dominaba todas las terrazas.

Era un acontecimiento que, se celebrara donde se celebrara, parecía celebrarse también en el centro de la ciudad.

A lo largo de los años sus cambios de ubicación coincidieron con mezquinas aproximaciones urbanas a la importancia del centro de Madrid, al centro más abierto de Madrid, a favor de las incomodidades de la periferia, alimentada con grandes centros de usos múltiples para revalorizar esos suelos periféricos.

Allí se instaló Arco, le quitaron a la ciudad su cercanía e hicieron del lugar de la feria un sitio accesible, sobre todo, para los directamente interesados, vendedores y compradores del arte. Se puso lejos Arco, como para que no fuera de la ciudad. Error.

Después, como a este país se le fue gastando el gusto por mezclar las artes plásticas con todo, y por tanto se dejó de discutir de cultura en estos acontecimientos, la feria se fue haciendo cada vez más profesional y más ufana de serlo. Se secó la palabra, se cuidó la vista, pero no tanto.

Ahora Arco es una gran feria internacional del arte, y no tan grande, pero se celebra en las afueras de Madrid en el sentido más específico del término: es una feria alejada. 

Si hubiera un consorcio civil (esa palabra escuché, y la subrayo mucho, pues es importante tenerla en cuenta) en el que participaran los poderes municipales y provinciales, el poder cultural, el poder hotelero, etcétera, y se pusieran de acuerdo en potenciar Arco como el gran acontecimiento cultural y artístico, comercial, un lugar de conversación mútliple y desparramada, la deprimida economía de Madrid, pero sobre todo la deprimida cultura de Madrid, conocería al menos una vez un año un oasis muy claro y muy determinante. Sería, otra vez, aire de movida. Es fácil, pero no se intenta.

También dijeron, los reunidos, que había que mirar a América Latina. Ese enorme poder creativo, cultural, y ahora económico, no está suficientemente atraído por Arco. Una pérdida.

Eso escuché.

Y en seguida se me vino a la cabeza el tema del estadio dónde debe celebrarse la Copa del Rey. Madrid (el Real Madrid) no la quiere aquí porque no quiere que el Barça o el Athletic se proclamen ganadores (uno u otro) en su campo.

Una venganza, al parecer, pues el Barça otra vez le negó la sal de su propio estadio. Pequeñeces mezquinas. Los hoteleros han dicho que pierden veinte millones de euros por esa gracia. Pues lo que decían anoche era que un acuerdo general para que Arco sea más grande, más desparramado y más próximo (a Madrid) sería un serio apoyo a la capacidad industrial y generadora de riqueza de esta feria internacional que no es más importante (o no es tan importante) porque esa instancia civil no ha pensado nunca en arrimar el hombro para hacerla más atractiva y accesible.

Ah, y escuché también que Arco debería situarse una semana antes o una semana después, pues su celebración habitual coincide siempre con las vacaciones escolares en muchos de los países de donde vendrían los grandes coleccionistas, y eso los retiene en sus sitios.

Eso oí. Lo único que es mío es la reflexión sobre la Copa del Rey. Que conste.

Hay 17 Comentarios

Franco murio rodeado de cables y tubos por debajo y por encima de la cama, pero nos dejo su espiritud flotando por las tierras de España.
Y de vez en cuanto aparecen personajes con sus espiritud y su voz, como guardianes del calabozo privado, lo que fue España durante su vida como Dictador.
Ojo que seguramente las altas instancias están estudiando la forma de cambiar su biografia.

En cuanto a que se juegue la final en el Bernabeu o no, seguramente lo que les molesta más es que no han llegado a la final y se quedarón fuera de la Copa del Rey, menudos paseos se dierón el año pasado.
Salud y Resistir.
PD No olvidar que existe Garzón.

Eso es un fandango, mondongo. Deja a la madre.

¡Viva Camps! ¡Viva Qatar! ¡Viva Marbella! ¡Viva tú, imperial!

¿Ha sido él?

Con todo mi afecto y teatro, reconozco que eres el puto amo. (Beso en el tercer acto)

Aunque sea un emigrante como Juanito -Valderrama-, honro a los polacos por mi estirpe imperial. Caballero del honor.

Aunque seas payaso, lo ridículo te lo quito ya. Es Belgrado aunque en Zagreb te regalaran los oídos con el Madrid. Recuerda, querían marcos y no pesetas. Te lo dice un rumano.

En los años de “la movida” yo era un joven que salía con una mujer que era la hermana de la directora en aquel momento de ARCO, ni que decir tiene que teníamos entradas gratis para cada celebración y como bien dices se notaba la voluntad creadora que mostraban los artistas y que de alguna manera se manifestaba en gran parte de la sociedad que quería una revolución cultural en este país. Yo acudía con facilidad a las instalaciones que acogían ARCO de la misma forma que acudía a las citas de la música y la tecnología que se celebraban en el mismo recinto en diferente fecha. Era un Madrid al cálido auspicio de los educados modales de Tierno Galván, de las incertidumbres desalojadas en los ritmos y compases de Gabinete Caligari y de otros tantos, de “las edades de Lulú” y de los primeros pasos de Almodóvar recolectando tanto como había que ver simplemente por las calles de Madrid.
Era un Madrid abierto a todo el mundo, de hecho se acogía toda iniciativa tanto nacional como extranjera con una calidez muy representativa de lo que quería la sociedad en aquellos momentos, una necesidad de contar al mundo que en la España de la transición había mucho que contar al resto de la comunidad internacional, dejar claro que no habíamos estado dormidos durante tanto tiempo de dictadura y la mayoría de nuestros artistas supieron estar a la altura de lo que a nivel cultural se cocía en los países más punteros. Debo decir que en mi opinión aquello fue importante porque se AMABA en lo que se creía.
Yo hoy amo a otra mujer y ese amor me lleva a crear como si lo hiciera por primera vez cada vez que me pongo a componer o a escribir, creo que en el amor está la clave de lo que hacemos y de lo que proyectamos hacia los demás y que se nota esa falta de amor en lo que observamos hoy.
Por lo que respecta al futbol, debo decir que no entiendo mucho, lo que si percibo bien es la educación y los modales, algo que no debería faltar en un deporte de masas como es el futbol.

Desgraciados, esto es Madrid y no Sarajevo. Hábrase visto los politicastros juligans

MAESTRO CRUZ
Soy aficionado del Barça y tengo un gran respeto por el Rey,por la historia del R.Madrid y por la libertad de expresión incluso de los que en las televisiones publicas estatales y en las privadas nacionales abren las noticias de deportes con los que no han ganado nada en los últimos años y con los que no juegan ese día ninguna competición importante y por el contrario, los que si la juegan son nombrados al cabo de un rato y todo eso teniendo en cuenta que el Barça actualmente tiene la mayoría de seguidores según las encuestas por su fútbol en toda la geografía española.El silbar o gritar ,me puede parecer bien ,o mal(a mí me parece mal)pero me parece más importante y serio lo que a hecho el Barça que ha logrado eliminar de su estadio a los seguidores radicales y hoy cualquier persona de otro equipo puede entrar al Camp Nou con la bandera de su equipo sin sufrir ninguna agresión, en otros clubes que se dicen señores y más monárquicos que el Rey,ni han acabado con los radicales que campean a sus anchas, no quiero recordar los destrozos que han echo en su estadio, ni recordar al joven vasco que mataron en las cercanias de un estadio en Madrid,ni el que no se pueda ir a ver un partido de tu equipo si es el contrario.Conclusión antes de rasgarse las vestiduras mirarse el ombligo de uno y que quede claro que hay mas equipos en España que se merecen respeto y tiempo por los medios financiados por todos los impuestos de los ciudadanos españoles.
Jugaremos donde nos digan y unos silbaran y otros no, pero los peligrosos aficionados de las peñas de Madrid, Valencia y etc, etc, del Barça, que las tenemos y muy numerosas y los anti que también los tenemos, nos saludaremos como hicimos en Valencia con los aficionados vascos, tomáremos copas con ellos como hicimos, hablaremos, nos aremos fotografías y el que pierda felicitara al ganador como noblemente hicieron ellos en la ultima ocasión.
Saludos Paco

Por eso mismo, Juan, por el antecedente de Valencia. No quiero decir que sea algo que sólo puede pasar en Chamartín: sucederá allá donde vayan esas dos aficiones cuando aparezca el Rey y suene el himno. Y me parece legítimo no ceder tu casa para tales manifestaciones.

Hay galerías que son como museos. La Marlborouhg, la Oriol de Barcelona... ¿Arco más grande? ¿Más desparramado? Uff.
Arco es una oportunidad anual que tenemos para tomarle el pulso a la cultura, a cómo están viendo el mundo los artistas; y este año mi percepción es de cierta recesión de ánimo, en general. Muy buenos artistas latinos, colombianos, y gran calidad en las galerías mallorquinas. No lo puedo desarrollar porque estoy trabajando. Estaba mejor en la Casa de Campo, pero en Ifema está bien. Virgencita que me quede como estoy.
Saludos cordialísimos.

Hay galerías que son como museos. La Marlborouhg, la Oriol de Barcelona... ¿Arco más grande? ¿Más desparramado? Uff.
Arco es una oportunidad anual que tenemos para tomarle el pulso a la cultura, a cómo están viendo el mundo los artistas; y este año mi percepción es de cierta recesión de ánimo, en general. Muy buenos artistas latinos, colombianos, y gran calidad en las galerías mallorquinas. No lo puedo desarrollar porque estoy trabajando. Estaba mejor en la Casa de Campo, pero en Ifema está bien. Virgencita que me quede como estoy.
Saludos cordialísimos.

Cuando lo mediocre se instala en un reino de taifas, siempre se ejendra la envidia y el rencor sobre lo desconocido.
Y sIempre necesitan un enemigo a batir, pasa todos los días.
El "aquelarre" me recuerda cuando se dice, "para que comprar libros si mi niño no le gusta leer" y no será que no ve leer a nadie en casa.

Salud y Resistir.

Perdón, César; no puedo estar de acuerdo. Pasó en Valencia también. Desconfiar del público no es una solución, me parece.

Más bien, lo que no quieren ni el Real Madrid ni sus socios es albergar en Chamartín un aquelarre nacionalista., con silbidos al Rey y al himno, y con posibles destrozos en el mobiliario.

Me parece una chorrada que no se celebre el encuentro en el Bernabéu. No encuentro problema alguno. El Madrid no tiene que hacer eso para ganar una Liga.

Arco lo he visitado en unas tres ocasiones. No tengo muchos elementos de juicio.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef0168e77fe6f1970c

Listed below are links to weblogs that reference Lo que tiene que ver Arco con la Copa del Rey:

Mira que te lo tengo dicho

Sobre el blog

¿Qué podemos esperar de la cultura? ¿Y qué de quienes la hacen? Los hechos y los protagonistas. La intimidad de los creadores y la plaza en la que se encuentran.

Sobre el autor

Juan Cruz

es periodista y escritor. Su blog Mira que te lo tengo dicho ha estado colgado desde 2006 en elpais.com y aparece ahora en la web de cultura de El País. En cultura ha desarrollado gran parte de su trabajo en El País. Sobre esa experiencia escribió un libro, Una memoria de El País y sobre su trabajo como editor publicó Egos revueltos, una memoria personal de la vida literaria, que fue Premio Comillas de Memorias de la editorial Tusquets. Otros libros suyos son Ojalá octubre y La foto de los suecos. Sobre periodismo escribió Periodismo. ¿vale la pena vivir para este oficio?. Sus últimos libros son Viaje al corazón del fútbol, sobre el Barça de Pep Guardiola, y Contra el insulto, sobre la costumbre de insultar que domina hoy en el periodismo y en muchos sectores de la vida pública española. Nació en Tenerife en 1948.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal