Argentinos

Por: | 17 de abril de 2012

Ahora se celebra en Buenos Aires una de las mejores y más interesantes ferias del Libro del mundo, y no sólo de nuestro idioma. Es una feria de editoriales y de librerías, a la que suelen acudir escritores de todo el mundo para contrastar sus opiniones con escritores o periodistas argentinos.

El año pasado hubo, antes de la feria, una enorme polémica, porque el director de la Biblioteca Nacional, escritor también, consideró que el Nobel Vargas Llosa representaba una voz que no merecía hablar en esa tribuna, que por otra parte él iba a inaugurar. Finalmente, Vargas Llosa fue, dio su discurso, lo entrevistaron en todas partes, y la feria lo acogió con el calor que se merece un autor de esas dimensiones y cuya ausencia hubiera sido una medalla oscura en la solapa de aquel director de la Biblioteca Nacional que un día fue cetro de Borges.

Argentina es muy grande, su literatura es inmensa, emocionante; en el siglo XX acaso no haya habido otra literatura como esa. Y Buenos Aires... Buenos Aires es una de las más bellas ciudades que pueden conocerse y pasearse, y soñarse; la hemos soñado leyendo a Sábato, a Cortázar o a Borges, la hemos escuchando oyendo a Falú, y la hemos visto en el cine que a lo largo de la última década han producido y estrenado fuera de sus fronteras directores y actores que son inolvidables. Y el teatro, acá tenemos a Alterio, a Alcón, a Norma Leandro...

Argentina es mucho más que el instante actual, el conflicto económico que en este momento salpica de burocracia, diplomacia y petróleo las relaciones de los dos países. Acabo de escuchar a un profesor de Economía en la Ser, hablando con Carles Francino: hay que encapsular el problema de Repson, hay que tratarlo con sosiego diplomático, hay que bajar la pelota al campo y hay que evitar grandilocuencias para responder a otras elocuencias disparatadas, pues la demagogia es como rascarse, nunca se sabe dónde acaba. Pienso lo mismo, y lo pienso teniendo en la memoria la abundancia de buenos argentinos y de buenos españoles que a lo largo de los siglos se han pasado libros hermosos que han sido también instrumentos de amistad y, por supuesto, de sosiego. Por cierto, qué nostalgia, cómo me hubiera gustado estar en la Feria del Libro de Buenos Aires.

Hay 16 Comentarios

La ecuación funciona: el gobierno hace lo que le sale de las narices con los trabajadores, y Argentina hace lo que le sale de las narices con el gobierno. La ley de la selva, esto es, la ausencia de ley, siempre tiene dos caras. Es peligroso desmontar todos los pilares del sistema a la vez; muy probablemente se caiga.

Españoles que se avergüenzan de ser españoles, argentinos que se avergüenzan de ser argentinos, por favor, no. Ser español es un orgullo como lo es ser argentino, lo lamentable es que todavía nos empecinemos en que, ser español es comulgar con el gobierno español y ser argentino es comulgar con su gobierno. Creed un poquito más en las personas, si, en esas personas de a pie, que no se dejan manipular por proclamas patrióticas ni por banderas, porque la historia nos ha enseñado que quien utiliza el concepto de patria lo hace solo en el momento que necesita una masa aborregada que vaya tras una bandera. Y me da igual cual sea. En los otros momentos, en los que sus bolsillos se enriquecen por si solos, se olvidan y no recuerdan para quien gobiernan.

En cuanto a argentinos buenos y malos, mire usted, yo he conocido a ambos. Frase que cualquier argentino objetivo podrá decir de los españoles.

Buenos Aires ya fue, y se quedó en capital de un imperio que nunca existió. Ahora, es la cueva de Cristina Kirchner y mucho más de 40 ladrones. Que lloren por ti, Argentina, ya que tú no puedes hacerlo.

El entredicho entre el Gobierno argentino y Repsol-YPF ha desencadenado una virulenta reacción de parte de funcionarios del Gobierno español. Las declaraciones del ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo; de la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría; y la del secretario de Estado de España para la Unión Europea, Íñigo Méndez de Vigo, revelan que a pesar del largo tiempo transcurrido estos funcionarios de la Corona todavía no se percataron del resultado de la batalla de Ayacucho que, en 1824, terminó de demoler los restos del imperio español en esta parte del mundo. Tanto su “puesta en escena” –rostros endurecidos de furia, frases altisonantes, como el contenido amenazante de sus declaraciones, especialmente la del tal Méndez de Vigo diciendo que la Argentina se convertiría en un “apestado internacional” y sufriría “consecuencias malísimas” en caso de que se afectaran los intereses de Repsol-YPF son un oportuno recordatorio de que, lamentablemente, las peores tradiciones del colonialismo español siguen vivas. La violencia simbólica desatada en estos días se inscribe en el sórdido panorama que presenta la España actual, atribulada por una profunda crisis económica y por el fenomenal retroceso experimentado en materia de derechos ciudadanos y libertades públicas.
El argumento más socorrido por estos enardecidos funcionarios de la Corona es que cualquier agresión a Repsol-YPF sería un ataque a España y, por ende, a los españoles. No hay que caer en esa trampa. El pleito no es con España o los españoles sino con su burguesía, que explota y desangra a los pueblos tanto fuera como dentro de España, cosa que hoy es evidente hasta para un ciego. Porque España no es esa pandilla de saqueadores profesionales, dignos descendientes de quienes cometieron en nuestras tierras el mayor genocidio de la historia, amparados por la maléfica alianza entre la cruz y la espada. España no son esos especialistas en vaciar empresas y en arrancar pingües ganancias como lo han hecho por toda Latinoamérica y el Caribe bajo la protección de sus padrinos políticos, sean estos Felipe González, José María Aznar o Mariano Rajoy. España no es esa Corona nauseabunda y parasitaria, hundida en una ciénaga de escándalos que “la prensa seria” de la península se encarga de disimular. Para nosotros España es la poesía de Miguel Hernández, Rafael Alberti y Federico García Lorca; las pinturas de Pablo Picasso; la música de Manuel de Falla y Pablo Casals; la filosofía de Manuel Sacristán Luzón, y de mi inolvidable maestro Adolfo Sánchez Vázquez. España es la extraordinaria labor de los republicanos exiliados en México: Wenceslao Roces, José Gaos, Eugenio Imaz, entre otros, eximios traductores al castellano de El Capital y otros textos de Karl Marx, así como de muchos otros autores del pensamiento clásico.
España, por último, es el indoblegable heroísmo de la Pasionaria y los anarquistas y comunistas que lucharon contra la barbarie franquista, de la cual Rajoy, Aznar y el Partido Popular son sus indiscutibles herederos. Estos energúmenos, tardíos sobrevivientes de un conjuro medieval, representan con sus exabruptos de hoy lo peor de España. Son los perros guardianes de los filibusteros de traje y corbata que siembran miseria dentro y fuera de España. La lucha es contra esa España, no contra los españoles ni mucho menos contra la otra España, con la cual nos sentimos hermanados. (Atilio Boron
Analista. Tomado de Alai-amlatina).

Argentinos:

De vez en cuando, también el buen Dios dormita.

Estaba a punto de responderle, con mucha bronca, a SOSEGADOS. Pero lo cierto es que la bronca se debe a que tiene razón. Hoy me siento muy avergonzado de ser argentino. Hace mucho que me siento así y me duele en el alma. Cada vez entiendo menos a mi pueblo, que parece regodearse con el fracaso, que ama el populismo y la demagogia, que desprecia a los gobernantes honestos por débiles y admira a los mafiosos por valientes.
Hoy estoy convencido de que la Argentina ha perdido la ultima oportunidad para enderezar su destino. Después de esto, ya no hay vuelta atrás.

Es usted un 'bienqueda' señor Cruz, siempre encuentra lo mejor de la gente, nunca habla mal de nadie -salvo del PP- y yo se lo agradezco porque siempre es agradable asomarse a su blog o a sus artículos y a menudo se aprende algo. Sin embargo, yo no soy así y me siento obligado a hacer unas puntualizaciones, puramente subjetivas desde luego: tengo la mala suerte de no haberme topado jamás con un solo argentino que mereciera la pena. Ya es desgracia, ¿verdad? Pero cuando he estado en BsAs, ciudad que me parece mitad paleta mitad hortera con sus pretensiones parisinas y sus suburbios de postal cutre, invariablemente me han hecho desear estar en cualquier otro lugar del mundo, y conozco bastantes que lo merecen más. Tienen una rara habilidad para hacer creer a algunos que son el ombligo del mundo, pero en los malos momentos -en los estertores de Alfonsín, por ejemplo- venden a su hermana a cambio de un visado para 'la madre patria', y si no te roban descaradamente como está haciendo ahora Crsitina. Eso sí, su alma folclorista de milonga les hace unirse como una piña sea para 'soshosar' un tango, sea para justificar una tropelía nacional. Nos mandaron un montón de trigo y chuletones en la posguerra y tuvimos que acoger a Perón con su carroña de Evita. Después abrimos los brazos para los fugitivos de Videla, haciendo un hueco sincero para albergar el talento de Héctor, Norma, Walter y tantos más, y así en cada una de sus numerosas crisis; pero tanto entonces como hoy no pierden ocasión si pueden de echarte mano a la cartera al grito de '¡Che, gashego, viste que sos pelotudo?' Encima con recochineo. Nunca aprenderemos.

MAESTRO CRUZ

Entre y vean el accionariado de Repsol y luego me dicen de donde es y donde paga sus impuestos, lo que hagan estos gobernantes para ayudar a la empresa miedo me da, recuerden el viento de levante y oigan al ministro de exteriores esperando que todos regañen a la histriónica presidenta, son como niñes¿se imaginan la que hubiera armado el ínclito González Pons(ahora está escondido y no habla de las reformas y los recortes) y lo que hubiera dicho de ZP .Espero que la feria siga con el éxito habitual y espero que sigamos queriéndonos como siempre ,lo que empresas extranjeras y lo que políticos de quinta enreden es su problema ,el nuestro es la masificación en las aulas y el recorte de la sanidad para privatizarla al final y que luego cuando quiebren nos cueste más caro y nos pidan que las rescatemos, como las autopistas cercanas a Madrid que ahora quieren que las paguemos los del resto del estado.
Saludos Paco

Hola, amigos. Pues sí, dejemos el problema en manos de los políticos y economistas, porque no hay más remedio. Ellos no cuentan con nosotros, ¿por qué nos vamos a preocupar nosotros por ellos? Ellos quisieran arrastrarnos a todos en sus decisiones, pero solo para sacar las castañas del fuego, no para comérselas. Nosotros, a lo nuestro: y lo nuestro es la cultura, la amistad, los buenos libros argentinos, su buen vino, sus gentes estupendas y bien educadas. Cuando me toque el balloto -que por cierto no juego nunca, pero quién quita que le toque a mi señora- lo primero que haré será programar mi viaje a Buenos Aires y a Santiago de Chile. Cordial saludo.
FRANCISCO TOSTÓN DE LA CALLE

El tono prepotente y los argumentos endebles de la presidente argentina en sus permanentes discursos de entrecasa hacen al engaño en que vive su pueblo. Internacionalmente la argumentación pobre conduce al fracaso. Es de esperar que pronto priven sosiego y cordura.

De acuerdo con la nota de Juan Cruz y con la respuesta de Juan Luis Mañanas; el patrioterismo desenfrenado me parece un último y paupérrimo recurso de quienes no tienen nada mejor a que acogerse. Y otra cosa: es Norma Aleandro, no "Leandro".

Los pueblos argentino y español siempre ha sabido diferenciar los supuestos enfrentamientos, no políticos sino comerciales auspiciados por una máscara política populista que tiene mimbres peronista en todas sus connotaciones.
La creatividad ha saltado fronteras y lo seguirá haciendo pese a quien le pese, seguiré disfrutando de los creativos argentinos de la misma forma que disfruto de cualquier creador sea del país que venga, porque si no comprendemos que la creatividad no tiene fronteras y es universal en sí misma, mal vamos.
Mis felicitaciones también por una feria del libro, evento que aglutina lo mejor que nos construye, la amistad sin cortapisas.

si armas una criba con borges, cortazar, jose hernandes, etc. escritores, y pasas a la poblacion argentina por ella,
pasan todos de largo, no queda nada esa no es la argentina hoy
es la argentina del recuerdo. el presente es casi una tragedia.

yo cogia y revocaba cualquier permiso de trabajo a los argentinos y que se vayan a su pais de ladrones con su presidenta la morros

Yo también lo celebro.
En relación al conflicto con la Argentina, no me parece correcto fecharlo a día de hoy. La hostilidad manifiesta hacia la Argentina por parte de las fuerzas políticas (gubernamentales) y económicas españolas, es de hace una década.
Se miró hacia Irak en lugar de hacia el otro lado. Y los que lo hicieron fueron demasiado pocos. Un episodio anecdótico.
Mi enhorabuena por esta feria y por su creatividad

Erepublik. Juega al mejor simulador económico, político y militar, gratuito y por navegador web: http://tinyurl.com/8abxwsh

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef016304489b14970d

Listed below are links to weblogs that reference Argentinos:

Mira que te lo tengo dicho

Sobre el blog

¿Qué podemos esperar de la cultura? ¿Y qué de quienes la hacen? Los hechos y los protagonistas. La intimidad de los creadores y la plaza en la que se encuentran.

Sobre el autor

Juan Cruz

es periodista y escritor. Su blog Mira que te lo tengo dicho ha estado colgado desde 2006 en elpais.com y aparece ahora en la web de cultura de El País. En cultura ha desarrollado gran parte de su trabajo en El País. Sobre esa experiencia escribió un libro, Una memoria de El País y sobre su trabajo como editor publicó Egos revueltos, una memoria personal de la vida literaria, que fue Premio Comillas de Memorias de la editorial Tusquets. Otros libros suyos son Ojalá octubre y La foto de los suecos. Sobre periodismo escribió Periodismo. ¿vale la pena vivir para este oficio?. Sus últimos libros son Viaje al corazón del fútbol, sobre el Barça de Pep Guardiola, y Contra el insulto, sobre la costumbre de insultar que domina hoy en el periodismo y en muchos sectores de la vida pública española. Nació en Tenerife en 1948.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal