Maneras de irse al infierno

Por: | 07 de mayo de 2012

1. El infierno tan temido. John Steinbeck hizo en De ratones y hombres una excursión arriesgada al infierno que anida en nosotros. Ese encierro que en Sartre (y en el existencialismo) es La Náusea, en este ensayo de ingreso en la caverna infernal convierte al hombre en enemigo de sí mismo, en el infierno mismo, en el fuego que lo devora hasta el final. La obra lleva ya algunas semanas en el Teatro Español, dirigida por Miguel del Arco y actuada magistralmente por Fernando Cayo, Roberto Álamo, Antonio Canal, Rafael Martín, Josean Bengoechea, Irene Escolar y un grupo de actores que convierten la obra, desde la cruz a la fecha, en un espectáculo perturbador que desasosiega como la propia existencia del infierno. Uno de los grandes cuentos de Juan Carlos Onetti es El infierno tan temido, en el que los celos y la venganza sólida, pétrea, rebuscada, son la esencia misma del averno, que habita en los hombres y que surge cuando éstos se hallan frente al muro. En De ratones y hombres Steinbeck construye ese infierno con parecidos materiales, a los que se juntan los propios del mundo que describe el autor norteamericano: el racismo, la dominación violenta del hombre sobre los otros hombres. Y, sobre todo, la animalización del hombre en su relación con la mujer. Irene Escolar, la única mujer en la escena, representa el contrapunto, la belleza asaltada, el oscuro objeto del deseo que ella misma propicia, aunque lo que ella quiere en la vida es hablar, acercarse a los otros para sentirse libre o amparada por la palabra. Hace esta joven actriz un personaje de enorme complejidad en el que confluye en algún momento toda la fuerza increíble de la pieza. Y al final ella es metáfora del incendio que el hombre lleva dentro, hasta que la violencia que late convierte este descenso a los infiernos en la llegada a un muro del que no se puede salir. Admirable pieza teatral en la que la armonía del espacio alcanzado por el director recibe una respuesta memorable de actores que en ningún momento dejan de ser elementos esenciales de la intención de Steinbeck: romper las conciencias dormidas, intranquilizarlas. Como dice Del Arco, el director: "Duele, pero ilumina" la luz de este infierno.

2. A puerta cerrada. Fui a ver Madrid 1987, el arriesgado viaje de David Trueba al infierno encerrado en un cuarto de baño. Cuenta Trueba la peripecia cómica y dramática que viven un reconocido columnista del Madrid de los 80 y una muchacha universitaria que se le ha acercado para convertir la vida del famoso escritor en un trabajo de fin de curso. Al encuentro y a la entrevista sucede la seducción; en aquel verano, en medio de un largo puente, el escritor dispone de un piso que le proporciona un pintor amigo suyo. Un accidente sin importancia los abandona solos en el cuarto de baño estrecho de aquella vivienda provisional. La puerta se ha cerrado, no hay manera de abrirla, y aunque gritan desde el ventanuco pidiendo auxilio, aquel Madrid canicular no escucha a nadie, y la pareja accidental vive, desnuda, el largo fin de semana, hasta que un drogota que pasaba por allí oye los gritos y accede a llamar al dueño del piso, que acude en auxilio de las víctimas del extraño secuestro. Ese tiempo, dos días con sus noches, dan para mucho: en primer lugar para poner de manifiesto el infierno en que vive todo ego reconcentrado. El escritor alterna momentos de sublimación de su propia personalidad con instantes en que se descubre, desnudo, como un animal sin importancia. La chica asiste a esa autodemolición a veces con ternura pero siempre en guardia, tratando de extraer de aquella confesión más materiales para su propio trabajo académico. Trueba consigue, como el Sartre de A puerta cerrada o de La Náusea, un retrato de lo que puede el infierno con un hombre solo aunque esté en compañía de otros (o de otra). La atmósfera que crea, dentro de ese cuarto de baño al que entra una rendija de luz en el infierno del verano madrileño, es de absoluta asfixia, que en distintos momentos afecta por igual a los encerrados. La literatura (la que crea el escritor acuciado, la que propicia la ingenuidad bellísima de la chica) van salvando el infierno a fuerza de fantasía. Pero el infierno está ahí. Cuando al fin se abre la puerta, la chica huye hacia el mundo de cielos azules y el escritor se queda allí, consultando los recortes que la chica ha dejado atrás y que, cómo no, siguen alimentando el ego del que acaba de salir del infierno... María Valverde, la chica, y José Sacristán, el escritor, le devuelven a Trueba el esfuerzo de su imaginación en forma de hermoso retrato del alma cuando ésta no encuentra salida a su viaje al fondo del ego.

 

Hay 5 Comentarios

bolsos, botas Timberland, relojes, zapatos de Christian Louboutin, gafas de sol, zapatos MBT, zapatos Reebok, zapatillas Nike, bolsos de Marca Rumbo, de Diseño párr asegurar Que las Compras Por Favor, introduzca la dirección URL Siguiente

http://www.bolsosoutlet.net/
http://www.rogervivierflats.co.uk

No hay nadie que no me haya hablado maravillas de DE ratones y hombres, y de ese infierno que se actualiza en todas la épocas. Tengo muchas ganas de verla.
Le recomiendo otra obra que hace que nos riamos de las infernales y eternas corrupciones políticas. Actores talentosísimos y una puesta que mezcla la chirigota con el teatro de calle "El Inspector" en el Valle Inclán (la disfruté como una enana)
Bibiana Fernández Simajovich

pd: Este sabado me toca "La madre Pasota" en el Arenal, vamos a ver...

Juega al mejor simulador político, económico, y militar; gratuito y por navegador web: http://xurl.es/n2yw0

En el musical que ya casi está terminado, la introducción de la obra la hace Mefisto en un callejón donde subsisten unos indígenas y un prostíbulo. Mefisto hace un alegato de ese lugar pero paradójicamente en contra de lo que pudiera pensar el espectador, Mefisto no reclama ese lugar como el infierno, sino todo lo contrario, expresa que ese lugar le es intocable así como a su capataz Satanás.
Sin embargo Mefisto no pierde la esperanza de contaminar ese lugar tan extremo con la influencia de los hombres, buscará atormentar a las personas que por amor han encontrado un recóndito hálito de esperanza. La desesperanza crea en los personajes un halo de inmunidad que les hace casi intocables, casi inmunes al desaforado frenesí que la vida reclama de los hombres.
El infierno llegará a ese lugar desde los lugares más altos, como si el cielo prometido fuera el lugar de la contienda donde el mal destripa al bien con toda la saña de la inmundicia.
Cada personaje ofrece su propio universo, y es la confrontación de esos universos lo que les comunica, a veces a través de una forma de la ternura, otras como una contienda de contrarios que están condenados a convivir en un espacio tan reducido.
El Amor, que es la trama fundamental de la obra, se asirá no solo a los protagonistas que con él encontrarán el lejano vértice de sus vidas, sino también a quienes reclaman el amor como algo pendiente que se les ha negado en la vida.
El amor en la obra es una flama que brota desde una lata donde se calientan los indigentes por las noches y es la frialdad de quienes harán llegar el dolor emocional y corporal a los protagonistas. Mefisto querrá reclamar ese lugar como sus dominios, henchido del dolor y de la rabia que ha desatado en ese rincón recóndito de la sociedad, pero el lugar será arrasado por la propia exaltación del hombre sobre el hombre, es la nada su recompensa, su eterno tormento en el que se consume el amor que nunca llegará a entender.

Creo que el infierno está lejos del individuo, demasiado cerca del vínculo que nos une a los demás.

Yo pasaba por aquí a recordar mi infancia, a contar cuáles eran mis álbumes de cromos, los de animales de Maga, el álbum Fans de Estrellas de la Televisión; mi hermano sí hacía los de la Liga de fútbol, de allá mis escasos conocimientos de ese deporte, y también coleccionaba billetes del mundo y soldados del Siglo XX. En los ídolos de los niños eran muy distintos de los de las niñas. Marisol-sol-sol, Nadia Comaneci y su 10 histórico en Montreal, Pippi Calzaslargas… y ahora que hablamos de infiernos, La Cabina con su López Vázquez encerrado, qué agobio.
Apunto las dos recomendaciones, aunque ya las tenía apuntadas.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef0163054bd0f0970d

Listed below are links to weblogs that reference Maneras de irse al infierno:

Mira que te lo tengo dicho

Sobre el blog

¿Qué podemos esperar de la cultura? ¿Y qué de quienes la hacen? Los hechos y los protagonistas. La intimidad de los creadores y la plaza en la que se encuentran.

Sobre el autor

Juan Cruz

es periodista y escritor. Su blog Mira que te lo tengo dicho ha estado colgado desde 2006 en elpais.com y aparece ahora en la web de cultura de El País. En cultura ha desarrollado gran parte de su trabajo en El País. Sobre esa experiencia escribió un libro, Una memoria de El País y sobre su trabajo como editor publicó Egos revueltos, una memoria personal de la vida literaria, que fue Premio Comillas de Memorias de la editorial Tusquets. Otros libros suyos son Ojalá octubre y La foto de los suecos. Sobre periodismo escribió Periodismo. ¿vale la pena vivir para este oficio?. Sus últimos libros son Viaje al corazón del fútbol, sobre el Barça de Pep Guardiola, y Contra el insulto, sobre la costumbre de insultar que domina hoy en el periodismo y en muchos sectores de la vida pública española. Nació en Tenerife en 1948.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal