Alegría y rabia de Galiardo

Por: | 23 de junio de 2012

Juan Luis Galiardo tenía el entusiasmo, que era real, habitual, extraordinario, tapiado por la consciencia cada vez más profunda de lo difícil que era para una vocación como la suya abrirse paso en este país.

Sus últimos años, que fueron en algunos casos pletóricos, llenos de muchos proyectos soñados y de algunos proyectos realizados, constituyeron en muchos casos un calvario, como el que sufre la mayoría de los grandes actores de este país, a los que el brillo de la escena les impide decir o dejar adivinar la realidad de lo que les pasa.

Este es un país muy mezquino y muy cruel, que aparca la experiencia e incluso la calidad a favor del ruido de los escenarios vacíos de valor poético, teatral o literario. Es un país de cáscaras y de representación.

La disminución del gasto cultural o educativo no es en España una decisión que tenga que ver directamente con nuestra situación económica, tiene que ver con la decisión subliminal de las autoridades estatales y locales de cortar por lo que les parece más superfluo.

La persecución que se ha hecho de los artistas y de aquellos que sin subvención no podrían llevar a cabo ni sus representaciones ni sus investigaciones ni sus producciones no esconde ningún propósito de enmienda social, sino que muestra el desprecio que por los creadores y por los intérpretes ha ido ahondando el vacío cultural de nuestra sociedad.

El ministro de Hacienda dijo en público cuando aun España no estaba en riesgo de rescate que era excesivo lo que cobraban los artistas por sus interpretaciones en el cine y en la televisión, puesto que lo hacían tan solo para entretener, y para entretener (esto lo añado yo) basta un pirulí de La Habana.

En ese mundo de mezquindades locales y estatales se debaten personas como Galiardo, que aparecía en los escenarios representando sus personajes, diciendo su papel, y en la mitad del cerebro tenía la certeza de que a lo mejor al día siguiente no podía levantar otra vez el telón.

Era Galiardo uno de los grandes actores europeos, Azcona le dio papeles, o se los sugirió, que en algún momento parecían pensados para él o para Vittorio Gassman o para Jack Lemmon o para Marcello Mastroiani. Fue capaz de cruzar la inmensa raya roja que hay entre el trabajo alimenticio, pasajero, de galán de la escena española en los tiempos en que aquí solo brillaba lo externo, y la investigación teatral y cinematográfica.

Y fue un gran actor, un tipo brillante y vibrante, al que daba gusto ver hablar y gesticular como si estuviera parando el tiempo, convenciéndote de que por dentro no regurgitaba, atormentándolo, la certeza de que era muy difícil ser actor en un país que solo se acuerda de ti si armas un buen escándalo y entonces te llaman a tele para que hables de tus pantalones o de tus faldas, porque de resto, para que un actor o para que un hombre de la cultura tenga el sitio que se merece en esta sociedad resbaladiza te tienes que morir, y eso es lo que ha hecho este gran hombre entrañable. 

Hay 19 Comentarios

Sr. Cruz, tiene usted razón cuando dice que los gobernantes de ahora eliminan lo que a ellos les parece superfluo.

Efectivamente, el derecho a la vivienda es superfluo y por tanto es preferible hacer girar toda la política a vender viviendas que a repartirlas. Para eso hay que batirse el cobre ante quien sea para que los criminales que han agujereado la banca con la especulación y el ladrillo puedan vender lo que se han quedado en las manos.

La dignidad de las personas, eso..., eso puede esperar. O mejor, que mariconadas de dignidad ni que historias. Lo suyo es comprar y vender y lo demás son gaitas. Cuando los ricos sean inmensamente ricos y sus excesos de billetes les vayan cayendo de los bolsillos, hablaremos del reparto de tales migajas. Hasta tanto. todos quietos.

Tan quietos que ni follar se le ocurra al populacho. Qué dignidad ni que coño. Si follas, te quedas con tu preñez. Las pastillas del día después son sólo para la gente decente. Y de abortar, nada. Sólo quien pueda pagarse un billete a Londres. Sólo faltaría.

¿Que el artículo diez de la Constitución española consagra la dignidad de las personas como fundamento para el desarrollo de la personalidad, el ejercicio de los derechos que le son inherentes y se constituye en fundamento del ordenamiento y de la paz social? Venga hombre, no fastidies con chorradas.

Si para tener dignidad no hace falta educación, libertad, derecho a la información, vivienda, trabajo. Se nace digno. No se hace.

La dignidad es cosa de los revolucionarios.

¿Alquien tuvo un diez alguna vez?

Juan, quién está matando a la Cadena SER.
Salud y Resistir

Último programa Tesis (10 minutos) en Canal Sur: El actor Juan Luis Galiardo, encargado de inaugurar los cursos de verano de la Universidad de Cádiz, nos habla sobre el amor y la orfandad, sus orígenes en San Roque (Cádiz), los personajes que han marcado su carrera profesional, sus proyectos futuros, su faceta como productor y su relación con los directores.
Aquí: http://www.youtube.com/watch?v=_UIL67u7qP8&feature=em-subs_digest

Madre mía!!!
Siguen por aquí , D. Corbalán , el editor más dicharachero, D. Paco boligrafo y Adsuar el Licenciado......
C'est incroyable!!!!!! , por algunos no pasa el tiempo.
Lo mesmito , lo mesmito, que el difunto de su agüelico.

D. Juan , la gente tolera con la cabeza baja que recorten el chocolate del loro , mientras partidas importantes continúan intactas.
Ocurre que la Cultura ha sido siempre el cajón desastre donde directores , directivos y presidentes de Asociaciones de autores han metido a fondo las manos en perjuicio de la profesionalidad y el buen hacer de todas esas personas que se han dedicado en cuerpo y alma al Arte.
Tantos y tantos estomágos agradecidos como mantienen los partidos políticos y todos esos privilegios y sueldos de ministros que llevan gozando decádas los altos cargos de la Administración oficial y siempre hay que sisar a los que se dejan la piel en la lucha por vivir .
Mis más sinceras condolencias a la familia y amigos de Juan Luis Galiardo.
¡ Qué guapo que era y que voz tenía y qué Quijote se bordó!

Juan Cruz, ya no actualizas el blog con la frecuencia de antaño, tus razones tendrás. Anda, escríbenos algo, que tienes muchos lectores esperando.

Juan, santo y encendido varòn, supo que la cultura privada no era lengua muerta ni acaso muda, como el medio que la sustenta. Pues privar del habla expresa màs del que dice que del que calla. Hete tù aquì y el autèntico silencio.

Dumi, muchos recuerdos.
Salud y Resistir.

Este Pais no tiene remedio...aun siguen los enemigos de Mendizabal, así no se puede seguir.....

Gracias Dumi

Hoy dia de San Juan, después de los rituales de anoche en La Playa de las Canteras, te quiero feicitar Juan, por tu Santo.
En cuanto Juan Luis Gallardo se fue sin aviisar, pero nos quedará en la memoria. Feliz Sant Joan, Paco, Antonio Corbalán, Juan Luis Mañanas, mira poniendo tu nombre tb debo de felicitarte.
Saludos afectuosos.

Juan Felicidades, cuídate y pasa un buen día.

En cuanto a Juan Luis, que hoy celebra su Santo, que puedo decir que no se haya dicho ya, humano, trabajador, inteligente, resistió a diversos problemas de salud, llevo el teatro, el cine y la televisión con entrega y recibió el respeto de los espectadores que disfrutarón con su buen hacer.
Descanse en Paz.
Salud y Resistir.

Maestro Cruz
Un actor que pasa de hacer películas frívolas a hacer películas con consistencia y que además brilla en el teatro y que en este país tan cainita se lo reconozcan tiene un merito impresionante .Hoy dentro de la tristeza de la perdida de un buen actor, me he llevado una gran alegría al volver a leer a Adsuar siempre tan brillante y sensible y al que firma como Alí –babá por su radiografía tan precisa y verdadera de una parte de la sociedad que está influyendo negativamente en un sector tan sensible como el educativo, mientras tengamos personas que lo denuncien como Alí -babá en todos los medios a su alcance y mientras existan seres humanos como él que lo digan fuerte y alto ,estos meapilas al servicio de los neocom que nos arruinan la vida no solo económica sino la social ,ética y la solidaridad entres seres humanos no se saldrán con la suya con tanta facilidad.
Saludos Paco

El post me ha encantado. Me gustaría poder leer un artículo firmado por muchos, que lo ilustrase. La verdad es que se lo merece el protagonista. Era de una fuerza Galiardo impresionante. Quizás, teniendo en cuenta lo supérfluo y la parte más frívola del sector, no necesitaba ni el apellido.
Me hubiera gustado ver su interpretación en el Misántropo en esta última década.
Da igual.

El vacío cultural creo es característico de los nuevos valores sociales que se están implantando en todo el mundo. Algunos que, como Vargas Llosa en su último libro, han dado la voz de alarma no han sido entendidos o han equivocado al “enemigo”.
Sucede así, pienso, con el nobel peruano identificado con el liberalismo sin ver que la vertiente económica del mismo, el liberalismo económico, aplicado a la cultura produce la sociedad del espectáculo de la que el se quejaba, pues sólo el espectáculo parece rentable económica y políticamente para el nuevo liberalismo, muy alejado del movimiento ilustrado que siglos atrás fue su origen.
No es esto una opinión más o menos asentada en una percepción personal de lo que pasa. Está apoyada en documentos explícitos, que parecerían increíbles si me limitara a afirmar que en nuestras universidades, hoy en día, existen aulas y profesores que se dedican a denostar a los intelectuales, infundiendo en sus alumnos un odio y menosprecio hacia todo lo que entendemos por cultura. Cree uno estar asistiendo a la Universidad franquista, cuando Millán Astrai lanzó en Salamanca el terrorífico grito de “¡Muera la inteligencia!” Pero ahora no es un militar quien la pronuncia y un rector, como Unamuno, quien se le enfrenta, sino que para pasmo de propios y extraños, son los mismos profesores los que arremeten contra los intelectuales. En una Universidad pública.
Son los nuevos liberales, los que han impuesto su visión del mundo y de las cosas, los que adoctrinan en sus nuevos valores a las nuevas generaciones, a las elites que proseguirán su obra de barbarie y destrucción. Véanlo, asómbrense:
.
http://www.youtube.com/watch?v=S1Ta0zxdXJE
.
Frente a los nuevos bárbaros con traje de chaqueta y corbata, con el dinero y la rentabilidad por dios y por espada, todo lo que el hombre tiene de más noble y digno está muriendo.
Cierran teatros y abren hamburgueserías. Mueren actores y nacen ídolos de masas.

Cuando hace una década falleció Paco Rabal, su amigo Pedro Guerrero le dedicó un poema al que tituló "Algo tuyo (In Memoriam)". Ahora, al releerlo, también veo y escucho -y extraño- a Galiardo...
Yo no sé qué decir ni cómo decir en estos momentos, pero siempre hay un poeta, un ángel bueno, que sabe poner palabras al dolor..

..

ALGO TUYO (IN MEMORIAM)

Has dejado la luz de tu mirada,
la sombra de tu altura,
la firmeza de tu voz. Higuera herida,
cumbre del rayo herido, malherido,
Quijote de los campos,
nostalgia viva de un torero
que en la ribera asoma.

Desde aquí se ve el mundo.
Todo el mundo se ve desde tus ojos,
son tus ojos mirando todos nuestros ojos.
Desde aquí, en tus ojos, está el mundo
y ya no hay mundo sin tus ojos,
porque no hay luz sin tu mirada
y hemos quedado en una sombra oscura.

Oh, Juncal, Azarías y Edipo,
Cayo disputado, Nazario y alegría,
truhán, pícaro y gloria nacional.
Paco Rabal, cabal-Rabal. Inquieto y soñador,
Sancho-Quijote y Segismundo,
amador de la calle, pura Milana,
mucho más que un Don Juan.

Que más quisiera yo ser uno de tus versos,
una palabra de tus versos,
una rima asonante de tus versos.
No un verso tuyo, no, sino una sílaba.
Una coma, tan sólo una coma.
Menos que una coma, ni siquiera una coma.
Tan sólo un acento. No una tilde, no,
tan sólo un acento sin tilde de tus versos.

Que más quisiera yo ser algo tuyo.
Porque siendo mi hermano y mi amigo,
y un poco mi padre, tú, siendo mi amigo,
me dejas ahora solo. Tan solo como tú.
Sin nada mío, me dejas tú. Me dejas.

Que más quisiera yo ser algo tuyo:
hombro tuyo, mano tuya, cabello tuyo.
Sombra, mano, cabello tuyo,
sombra, cabello, aire, ceniza.
Un poco de ceniza, menos que ceniza.
No la ceniza total, sino un poco.
Nada más que un poco de ceniza
para ser algo tuyo y poder hablar contigo,
como siempre, todos los domingos.
Ahora que tienes todo el tiempo del mundo
y nosotros quedamos en una sombra oscura.
O es, tal vez, que el mundo ha cambiado de sitio.

Si supiera qué decir y cómo decir...

Un gran actor y sin conocerlo, me atrevería a decir que una gran persona, me gustaba como declamaba el verso y la impostura que ofrecía a la prosa poética del siglo de oro español.
Las artes escénicas están conociendo lo que la música ya conoció mucho antes, la desidia de los responsables políticos hacia la cultura que deviene en un bien proporcionado a la población.
La música (y no me refiero a la música moderna) sino a la música en general y sobre todo la que necesita de infraestructuras costosas como son las orquestas sinfonicas, sufre el mismo desprecio que el cine o el teatro por parte de quienes se consideran líderes de la concepción que tienen de la cultura, una concepción manida y caduca.
Los recortes a las subvenciones tienen un propósito, y es que consideran a los profesionales y artistas de esos gremios como titiriteros y saltimbanquis. No pueden ocultar su desprecio porque en determinadas ocasiones se han posicionado frente a la política en determinadas ocasiones, esos políticos que son los que ahora asumen el timón, no olvidan fácilmente, retienen rescoldos incandescentes que les animan a tomar las represalias de rigor.
Juan Luis Galiardo, fue un luchador que supo estar a las duras y a las maduras.
Mi recuerdo para con su persona y para el actor y artista que fue.

Amigo Galiardo tu recuerdo queda entre nosotros
Hasta siempre

Un país que da preferencia al dinero que a la cultura y la educacion es un pais de mediocres.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef017615bddc6a970c

Listed below are links to weblogs that reference Alegría y rabia de Galiardo:

Mira que te lo tengo dicho

Sobre el blog

¿Qué podemos esperar de la cultura? ¿Y qué de quienes la hacen? Los hechos y los protagonistas. La intimidad de los creadores y la plaza en la que se encuentran.

Sobre el autor

Juan Cruz

es periodista y escritor. Su blog Mira que te lo tengo dicho ha estado colgado desde 2006 en elpais.com y aparece ahora en la web de cultura de El País. En cultura ha desarrollado gran parte de su trabajo en El País. Sobre esa experiencia escribió un libro, Una memoria de El País y sobre su trabajo como editor publicó Egos revueltos, una memoria personal de la vida literaria, que fue Premio Comillas de Memorias de la editorial Tusquets. Otros libros suyos son Ojalá octubre y La foto de los suecos. Sobre periodismo escribió Periodismo. ¿vale la pena vivir para este oficio?. Sus últimos libros son Viaje al corazón del fútbol, sobre el Barça de Pep Guardiola, y Contra el insulto, sobre la costumbre de insultar que domina hoy en el periodismo y en muchos sectores de la vida pública española. Nació en Tenerife en 1948.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal