Los autores extranjeros no escriben en español

Por: | 09 de junio de 2012

A veces da la impresión de que los medios de comunicación y los lectores, inducidos por aquellos, consideran que los autores extranjeros, sobre todo aquellos que tienen éxito en lengua española, escriben directamente en español.

Auster, Pamuk, Berger, Grass, Coetzee, Philip Roth... Hubo una época en la que, gracias a la presión de Esther Benítez y de Javier Marías, excelentes traductores ambos, las editoriales aceptaron nombrar a los traductores de los distintos autores extranjeros en las portadas de las obras. Y no sólo eso, se hizo costumbre, en las reseñas bibliográficas, incluso en aquellas que eran presentadas como información, nombrar a los respectivos traductores de las distintas, y numerosas, obras que por fortuna se vierten al idioma español.

Pero esa costumbre se ha diluido, en los medios, en las editoriales, de modo que existe la curiosa circunstancia de que un día la gente creerá que todo lo que se lee firmado por Auster, Pamuk, Berger, Grass, Coetzee o Roth, por citar sólo a un puñado de escritores contemporáneos, está originalmente escrito en nuestra lengua.

Tengo en la mano, por ejemplo, dos libros de Roth, reciente premio Príncipe de Asturias de Literatura, que escribe en inglés: uno es El oficio: un escritor, sus colegas y sus obras, publicado por Seix Barral y traducido por Ramón Buenaventura. El otro es La humillación, que apareció en Mondadori con traducción de Jordi Fibla. En ningún caso las editoriales destacan en la portada, ni en la contraportada, que leemos esos dos excelentes libros de Roth en un español muy puro, muy auténtico, muy bueno, gracias a esos dos escritores que han asumido la tarea de ser los dobles del original.

Ellos son decisivos en la repercusión española del escritor premiado, y tanto nosotros, los medios de comunicación, como las editoriales tendrían que destacarlos en el momento de celebrar el éxito del autor al que le pagan los royalties y que les resalta con tanta importancia su catálogo. Y, sin embargo, ahí están, condenados a la modestia del anonimato, como si traducir fuera meramente pasar la vista por un texto que, automáticamente, adquiere los rasgos del español.

Siempre me ha molestado esta circunstancia, a la que supongo que yo mismo habré contribuido también como editor y como periodista. La destaco, entonces, como una culpa propia, y hago votos porque no se extienda. Viva la traducción y vivan los traductores. Y que se sepa que los escritores extranjeros no escriben en español. Aunque, y esto sí que es un mérito, lo parezca.

Hay 21 Comentarios

Adivinanza:

He aquí cuatro traducciones de un mismo texto de Hölderlin: "Abedphantasie". Los traductores fueron Txaro Santoro, Federico Bermudez-Cañete, Federico Gorbea y Luis Cernuda. No pido que adivinen cuál corresponde a cada uno pero, al menos, digan:¿cuál de ellas es la de Luis Cernuda?


FANTASÍA DE LA TARDE

Tranquilo ante su choza , a la sombra se sienta
El labrador modesto, junto al hogar que humea.
Hospitalaria, tañe la campana en la tarde,
En el pueblo apacible, a quien va de camino.

También vuelven al puerto ahora los navegantes;
En lejanas ciudades disminuye el alegre
Bullicio del mercado; y en tranquilo emparrado
Resplandece la cena de la reunión de amigos.

Pero yo ¿dónde iré?. Los mortales se nutren
De trabajo y salario; alternando el esfuerzo
Y el descanso, se alegran; ¿por qué no se adormece
El agujón, jamás , por dentro de mi pecho?.

En el cielo, a la tarde, florecen primaveras;
Innúmeras, las rosas florecen, y parece
Tranquilo el áureo mundo; ¡conducidme hasta allí,
Nubes de color púrpura!, y ojala que en la altura,

En la luz y en el aire, dolor y amor se esfumen.
Pero, como asustado por estúpidos ruegos,
El encanto se escapa; oscurece, y me encuentro,
Igual que siempre, solo bajo el cielo.

¡Ven ya , sopor suave! El corazón ansía
Demasiado; algún día llegará, sin embargo,
En que aplacarás, soñadora e inquieta
Juventud; la vejez será alegre y pacífica.


FANTASÍA DEL ATARDECER

Ante su choza en sombra tranquilo está sentado
El labrador, mientras arde la lumbre de hombre parco.
Hospitalariamente resuena al caminante
Crepuscular campana por la aldea apacible.

También acaso vuelvan los marinos al puerto
Y en lejanas ciudades deja alegre al mercado
Su rumor afanoso; bajo el emparrado en calma
Íntima brilla la colación de los amigos.

Mas yo ¿hacia dónde he de ir? Viven los mortales
De premios y trabajos; tras fatiga y descanso
Alegre todo está. ¿Por qué nunca se duerme
En este pecho mío la zozobra?

Por el cielo crepuscular la primavera abre;
Rosas innumeras florecen; quieto semeja
El mundo áureo. Oh, llevadme hacia allá,
Purpúreas nubes, y que allá arriba

En aire y luz se aneguen mi amor y sufrimiento.
Pero como ahuyentado por inútil pregunta
El encanto se va. La noche cae. Y solitario
Bajo el cielo, como siempre, estoy yo.

Ven ahora tú, dulce sopor. Anhela demasiado
El corazón; mas ahora ya, oh juventud,
También vas apagándote, soñolienta, intranquila.
Quieta y apacible es entonces la vejez.


FANTASÍA DE LA TARDE

Ante su choza, el labriego descansa
A la sombra, mientras humea su modesto fogón.
Y el tañido de la campana del anochecer
Acoge, hospitalario, al caminante.

También los lancheros vuelven al puerto.
En lejanas ciudades se apaga, dichoso,
El clamoreo del mercado. La comida
Está servida y luce bajo la enramada
Para los amigos reunidos.

¿Pero yo, adónde iré? Los mortales viven
Del salario y del trabajo, y son felices
Alternando labor y descanso.
¿Por qué sólo en mi pecho anida
Este aguijón que no descansa nunca?.

En el crepúsculo florece una primavera
De innumeras rosas, y el mundo
Se adormece en una paz dorada. ¡Oh, llevadme,
Nubes de púrpura, y que en lo alto puedan

Fundirse mi amor y mi pena en el aire y la luz!
Pero como espantado por mi loca súplica
El sortilegio se borra. Oscurece. Y yo
Como siempre, solo bajo los cielos.

¡Ven oh dulce sueño! Demasiado deseo hay
en mi pecho. Mas tú terminarás por aplacarlo,
Juventud ¡Oh inquieta, oh soñadora!
¡Tras la que viene, calma y serena, la vejez!.


FANTASÍA VESPERTINA

En paz ante su cabaña, a la sombra se sienta
el labrador, humea el hogar del humilde.
Acojedora le suena al caminante
la campana vespertina en el pueblo apacible.

También los marineros vuelven ahora al puerto
en ciudades lejanas, alegre se apaga el bullicio
del mercado afanoso y en el tranquilo cenador
resplandece la comida que compartirán los amigos.

Y yo, ¿adónde iré yo? Viven los mortales
de jornal y trabajo; alternando fatiga y descanso
todo es alegría; ¿por qué, entonces, nunca
duerme en mi pecho el aguijón?

En el cielo vespertino florece la primavera;
incontables florecen las rosas y parece sosegado
el áureo mundo. ¡Oh, llevadme hasta allí,
purpúreas nubes! y ojalá allá arriba

se me esfumen amor y dolor en la luz y el aire.
Pero, como ahuyentado por mi necio ruego,
desaparece el encanto; oscurece y solo,
bajo el cielo, como siempre, me hallo.

¡Ven ya, dulce sopor! Demasiado anhela
el corazón, pero llegará un día en que te consumas,
¡oh, juventud, inquieta y soñadora!
Serena y sosegada será entonces la vejez.

Maestro Cruz

Reconocer a estos profesionales y darles el valor que tienen es justo y espero que los editores lo tengan en cuenta y sepan valorar no solo la cuenta de resultados. Lo que sigue es para los cobardes fascistas que se esconden en el anonimato.

Este cíclope, no siciliano,
del microcosmo sí, orbe postrero;
esta antípoda faz, cuyo hemisferio
zona divide en término italiano;
este círculo vivo en todo plano;
este que, siendo solamente cero,
le multiplica y parte por entero
todo buen abaquista veneciano;
el minoculo sí, mas ciego vulto;
el resquicio barbado de melenas;
esta cima del vicio y del insulto;
éste, en quien hoy los pedos son sirenas,
éste es el culo, en Góngora y en culto,
que un bujarrón le conociera apenas.
F.QUEVEDO


Saludos Paco

Alguna vez he leido novelas de escritores extranjeros muy mal traducidas y me he visto negro para sacar algo que brillase con la luz del autor, no obstante tambien , y eso debo reconocerlo , he leido obras que han mejoradoy mucho gracias al traducto. Un buen traductor no tiene precio.


Solo faltan 3 días para leer gratis en mi Web http:// www.antoniolarrosa.com ,mi novela LA FURIA DEL VIENTO Que he logrado sea apta a mayores de 29 años y pico

Bien por la reivindicación del traductor. En cambio la expresión "los escritores extranjeros no escriben en español" es muy poco afortunada. Supongo que extranjeros García Márquez u Octavio Paz sí que escriben en español. Por otro lado hay escritores con pasaporte español que escriben en otras lenguas y también son traducidos al español.

Un buen traductor no tiene precio .He leído en los dos idiomas juntos ELPRINCIPITO (para comparar...) Un mal traductor puede cargarse un obra literaria ,un buen traductor puede mejorar tantos matices como existen en la poesía.
Vivan los traductores buenos,¡¡

Maestro Cruz
Y además lo que les pagan a los traductores es en algunos casos insultante y me atrevo a decir que en muchos casos enriquecen el texto y hay autores que así lo reconocen y valoran mucho.

Saludos Paco

Increíble artículo que nos deja ver algo de luz al final del camino a los que ya pronto saldremos al mercado laboral (en esta difícil época). Gracias.

SI, Si ,Si...Fundamental

Gracias por tu solidaridad, Juan Cruz.
Es ya un cansancio viejo. Podrían decirse tantas cosas sobre la grandeza de la traducción y sobre el desdén con que se paga... Me consuela la certeza de que -al modo de las conquistas en todo ámbito humano (desde las del trabajo asalariado hasta las de las mujeres y las razas), llegará un día en que los traductores figurarán de forma natural en las tapas de toda obra creada en otra lengua, y su sino de pelear a cara de perro por el reconocimiento y la remuneración que merecen habrá quedado relegado a la prehistoria cultural.
No habrá jamás máquina alguna que los supla, porque los registros, claves, inflexiones, arborescencias y metasignificados de una lengua son tan innúmeros como la propia infinitud del alma humana.
Y, como se ha dicho, no hace falta conocer el original para juzgar la bondad de una traducción. (Es una coartada más de los reseñadores ineptos o maliciosos.) Basta con leerla. Porque, si bien parte de unas unidades de sentido cuya conversión se ha operado previamente en el cerebro del traductor -alguien cultivado y que conoce bien la lengua de partida-, la traducción es en rigor una obra nueva, que encuentra su justificación cabal en el resultado estético logrado en la lengua de llegada.
Estamos a la espera de ese día. Pero «con el mazo dando».
Jesús Zulaika

Si será fundamental la labor de los traductores que, tantas veces, parece que se lee a autores diversos según quién haya sido el traductor. Un útil debate al respecto con motivo de mi "post" sobre "Viaje al fin de la noche" de Céline (véanse los comentarios finales):
http://lacomunidad.elpais.com/miscelaneas-culturales/2010/3/7/de-libros-viaje-al-fin-la-noche-louis-ferdinand-celine
La bloguera Loulou (y también traductora) tiene unos artículos literarios altamente recomendables. Su "post" sobre la rutilante novela de Louis-Ferdinand, aquí:
http://unlibrocadadia.wordpress.com/2012/03/19/viaje-al-fin-de-la-noche-louis-ferdinand-celine/
Saludos cordiales.

Maestro Cruz


Para el que firma clonandome (sic) decirle a este clonador que es una SABANDIJA y un DETRITUS HUMANO ó COSA CON PATAS, vete a molestar a otro lugar y no seas tan COBARDE, deja tu email y te contesto personalmente, atrevete (sic) y echale (sic) un par de narices y deja tu email y solucionamos el tema de tus entradas a insultar a todo lo que se mueve.


MI EMAIL: taxistaderubalcara@locodelpsoe.com


NO QUIERO QUEJARME, QUIERO DEJAR CONSTANCIA, QUE NO TENGO PATENTE DE CORSO, A PESAR DE CONOCER Y TENER AMISTAD CON EL MAESTRO, AL QUE PIDO PÚBICAMENTE DISCULPAS, POR LAS MOLESTIAS Y POR NO AYUDARLE EN CALMAR EL PATIO (SOY UN GALLEGO DE SANGRE CALENTORRA COMO FRANCO) Y ME PIERDO POR LO QUE YO CONSIDERO INJUSTO, SIN PENSAR EN QUE PUEDO MOLESTAR A OTROS BLOQUEROS DEL BLOQUE Y A MIS AMIGOS MARIANO RAJOY, ADOLF HITLER, BENITO MUSSOLINI Y ZAPATERO, A LOS QUE TAMBIÉN PIDO HUMILDEMENTE EXCUSAS.


Saludos Paco.

Juan, espero que este disfrutando de unas pequeñas (¿?) vacaciones (¿?) en (¿?) el blog.

yo daria un euro
por encontralo
asomate un poquito
solo por la tríte vida
y la desgracia que ultimamente te aconpañó.


Yo puedo hablar por mi experiencia.


JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA


Tenemos un libro
y en la portada o en la caratúla
no podia ser de otra manera.
su volumén o su menosprecio piensa
en la ficha tecnica
no lo hubieramos puesto
con gran exito de critica
con el articulo de hoy.


JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA


cartagena@cutre.com

Acabo de tomarme una Coronita a la salud de don Juan Cruz. A ver si cunde el ejemplo.

Como a Max Estrella en su mazmorra: "eso consuela". Muchas gracias, señor Cruz.

Es muy interesante la entrada de hoy, mucha gente piensa que la traducción consta de saber todas las palabras del idioma en cuestión y su sintaxis. Qué error tan grave, yo les pediría a esas personas que cuando buscan en Google una información y la encuentran en otros idiomas pulsen la frase “traducir esta página”, el desconcierto es total, un galimatías que no hay quien lo coja por ningún lado.
El idioma está constituido de una belleza que se nos escapa cuando encuentras una buena traducción de un libro de literatura, si ocurre lo que he comentado con un lenguaje normal y coloquial, qué traducción encontrarás de un pasaje de Faulkner o de cualquier otro genio de la literatura.
Yo personalmente soy una persona muy agradecida de la labor de traducción que se realiza, soy consciente cuando leo un libro de un autor extranjero, que entre ese escritor y yo existe un trabajo concienzudo y meticuloso y tan enorme como escribir.
Mi agradecimiento personal a esos traductores/as que me permiten disfrutar de un buen libro como si se hubiera originado en este idioma que hablo y manejo, que se enriquece incluso más con esos libros traducidos.
Supongo que en el extranjero también serán conscientes de esa labor que permite que nuestros escritores lleguen a ellos con la belleza y sabiduría que plasmaron en sus obras.

Ésa es nuestra lucha constante, sí. En fin, una de ellas. Y, como dije no hace mucho, en nombre de toda la profesión, al pie de una entrada de Papeles perdidos en que se citaban múltiples obras y ningún traductor, no es sólo información al lector, a quien se le debe, y reivindicación de la autoría de una obra, sino también reivindicación de un respeto en que se basan nuestras condiciones laborales, que se resienten del menosprecio de la profesión por parte de los grandes grupos, que no se paran a pensar que si no pudieran publicar traducciones no serían tan grandes (en volumen de negocio se entiende). A lo mejor ni eran en absoluto: siete de cada diez de sus millonariamente vendidos best sellers son traducciones.
Gracias por ese artículo.

Aunque como dice Ramón Buenaventura los reseñeros no hayan leído el original, ni falta que les hace. La traducción es un original y como tal deben leerla y juzgarla los lectores. Reseñeros o no.
La comparación de la traducción con el original corresponde a otros ámbitos y no es necesaria para juzgar la calidad de una traducción.
Es como si yo me tuviera que leer todo el Código Penal para saber que incluir mis gastitos personales entre mis gastos de representación como funcionaria está mal, no debe hacerse y, encima, me puede caer un puro si me pillan.

Muchas gracias por hablar de estas cosas públicamente, Juan Cruz. La invisibilidad del traductor no es lo mismo que el ninguneo al traductor.

Bien dicho, señor Cruz.

Yo puedo hablar por mi experiencia. Tenemos un libro traducido, "Recorridos Culturales de Cartagena" al Francés, Inglés y Alemán y en la portada o en la caratúla aparece los nombres de los traductores, como no podia ser de otra manera.
Las grandes editoriales, por su prepotencia, su volumén o su menosprecio piensa, digo yo, que con lo que le pagan ya tienen bastante.
Yo además de pagar lo que ajustamos, les puse dentro y fuera del libro, en la ficha tecnica y además muy agradecido, pues si no hubieran traducido el libro, no lo hubieramos puesto a la venta y con gran exito de critica y público.
Estoy totalmente de acuerdo con el articulo de hoy.
Salud y Resistir.

Les entra por un oído y les sale por el otro, pero gracias por intentarlo, Juan. De todas maneras, también es cierto lo que suelo decir yo al respecto: los reseñeros no pueden valorar la adecuación entre el original y la traducción porque no han leído el original. :-)

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef017615332ae2970c

Listed below are links to weblogs that reference Los autores extranjeros no escriben en español:

Mira que te lo tengo dicho

Sobre el blog

¿Qué podemos esperar de la cultura? ¿Y qué de quienes la hacen? Los hechos y los protagonistas. La intimidad de los creadores y la plaza en la que se encuentran.

Sobre el autor

Juan Cruz

es periodista y escritor. Su blog Mira que te lo tengo dicho ha estado colgado desde 2006 en elpais.com y aparece ahora en la web de cultura de El País. En cultura ha desarrollado gran parte de su trabajo en El País. Sobre esa experiencia escribió un libro, Una memoria de El País y sobre su trabajo como editor publicó Egos revueltos, una memoria personal de la vida literaria, que fue Premio Comillas de Memorias de la editorial Tusquets. Otros libros suyos son Ojalá octubre y La foto de los suecos. Sobre periodismo escribió Periodismo. ¿vale la pena vivir para este oficio?. Sus últimos libros son Viaje al corazón del fútbol, sobre el Barça de Pep Guardiola, y Contra el insulto, sobre la costumbre de insultar que domina hoy en el periodismo y en muchos sectores de la vida pública española. Nació en Tenerife en 1948.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal