Adiós a la vieja nave de papel

Por: | 23 de febrero de 2013

Hay libros que nacen del aire y otros que nacen del aire enrarecido. Y este de Lluis Bassets, El último que apague la luz (Taurus), ventila una preocupación grave que viene del aire enrarecido que ahora envuelve al oficio que nos une, el oficio de periodista.

Escrito con el aire y el ritmo con que Bassets ejerce la literatura de su periodismo, es una obra que te sobrecoge como ciudadano y que te golpea como periodista. Es implacable: no hay paños calientes, estamos en un oficio que se desmorona. Por tapar la luna con el dedo esa luna cenicienta no dejará de existir. Y conviene que lo sepamos, que no vivamos soñando que esto le está pasando a otros. Nos está pasando a nosotros y estamos en el epicentro de la tormenta perfecta. La pesadilla comienza a ser irrespirable. El aire de Bassets es un aire que aspira a despertarnos.

      Todo el mundo sabe ya, y no sólo por los datos que explican el título apocalíptico de Bassets, que el periodismo tal como lo hemos conocido está en peligro de extinción, y así reza el subtítulo de El último que apague la luz: Sobre la extinción del periodismo. Se puede decir con otra metáfora, pero esa es la mejor: la luz se extingue, aún hay quienes la accionan, pero puede llegar un momento en que alguien le tenga que dar al interruptor en solitario. ¿Llegará ese día? Ojalá no ocurra nunca, pero ojalá es una palabra que contiene un buen deseo, tan solo. Y de los buenos deseos no se vive cuando la realidad los desmiente.

      Han sido muchas las causas de este peligro de muerte; se juntaron, desde la crisis de 2008, los factores económicos, financieros e industriales que desembocaron en el derrumbamiento de la publicidad y otros instrumentos de supervivencia de los periódicos de papel. El descenso de las tiradas ha sido el terraplén por cuyos sumideros han desaparecido numerosos periódicos en todo el mundo, con la consiguiente merma dramática de puestos de trabajo y con la desconfianza que sobre el porvenir se padece ahora en todas las redacciones.

      Nadie en ningún lugar del mundo, ni los grandes periódicos ni sus grandes empresas, han podido sustraerse a este declive. Mientras tanto, el nuevo periodismo digital, el que sin duda viene a sustituir el soporte de papel y a introducir el oficio en otros paradigmas de consecuencias aún inexploradas totalmente, se abre paso como una apisonadora inexorable.

Esa apisonadora lamina el viejo periodismo de papel, pero, al contrario de lo que logró en años de abundancia esa antigualla a la que viene a sustituir, aún no ha hallado el modo de hacer caja con lo que vende, porque aún las empresas no saben cómo venderlo. Mientras tanto, los lectores que hacen uso del soporte digital tienen a su disposición gratuitamente el fruto del esfuerzo de las empresas y de sus periodistas, sin que éstos sepan cómo cobrar por lo que hacen.

      Es una situación caótica y kafkiana que lleva a la desesperación a los que creíamos que el periodismo iba a seguir siendo siempre un baluarte inexpugnable, una garantía de las democracias y de la libertad de expresión que reclaman las sociedades para ser mejores. A Bassets no le cabe duda: el periodismo del futuro será digital, no hay salvación para este que seguimos practicando con la fe del carbonero. Pero mientras tanto, dice él, hay que salvar lo mejor del periodismo que hemos tenido: la curiosidad, el rigor, el contraste, las razones que sustentan la credibilidad sin la cual este oficio se convertiría en una triste experiencia vicaria…

      El libro de Bassets alerta contra toda melancolía. Ese título que le pone al libro nació de una apesadumbrada broma uruguaya, cuando la dictadura militar endureció tanto la represión que puso a los ciudadanos del paisito camino del exilio y uno de esos emigrantes forzosos escribió en algún sitio “El último que apague la luz”. No es una broma: el oficio se extingue, las redacciones se achican como consecuencia de la sangrante crisis económica que padecen los medios; los periódicos restringen sus gastos, suprimen puestos de trabajo que antes eran vitales, como las corresponsalías, se prescinde de colaboradores básicos y poco a poco se va consolidando la idea de que hacemos un periodismo más empobrecido porque simplemente el oficio es ahora un pobre oficio.

      Esto tiene unas consecuencias enormes en cualquier sociedad, y sin duda aquí, en España, se están notando cada vez más. Un periodismo sin recursos económicos que lo preserven de otras servidumbres es un mal negocio democrático, se pone al servicio de los poderes políticos o financieros, desnaturaliza sin remedio el fundamento que le da sentido y termina poniéndose al servicio de los que siempre soñaron con manejarlo.

      Este libro de Bassets te pone en guardia como periodista y te sacude como ciudadano. Hasta que lo leí, debo confesarlo, sentí que las proclamas apocalípticas eran, como la noticia de la muerte de Mark Twain, francamente exageradas… Ahora confieso que estoy a punto de rendirme a la evidencia, aunque la parte de viejo periodista que pervive en mi me reclama seguir luchando por el oficio en el que he perdido el sueño, aunque no los sueños. Digamos que el epitafio provisional que añade Bassets a sus implacables y lúcidas reflexiones deja una puerta muy abierta por la que podría seguir entrando el aire: “Adentrémonos (…) en lo que sustituirá al periodismo del futuro en el ciberespacio con la vieja moral de los buenos reporteros y su exigencia de una férrea disciplina de la verificación. Pronto habrá que decir adiós a la vieja nave de papel. El último que apague la luz”.

      Uf. Alguien lo tenía que decir así. Celebro contrito que haya sido este periodista lúcido, culto y tranquilo, combativo. Y ojalá que no tenga toda la razón… todavía.

 

Hay 54 Comentarios

"La libertad de prensa es maravillosa y extensa".

Ojo, este pollo ha denunciado a medios de comunicación.
General "Petreus" (sic).

"No le voy a decir al presidente Bush NI A NADIE lo que tiene que hacer".

El gol es importante.

Un mediocre político, estupendo hacendor como el registrador. Políticos de mierda.

"Hemos tenido muchas conversaciones (...) no he sido nunca comunista, ni marxista"

Un periodista de MIERDA.

Espe, Espe, Espe...votad a la Espa. Divina de la muerte. Y si no al Gallardías, épico caballieri.

Puta mierda de dercha en este país. Basura.

Motivos para detestar al PP. Enlace.
No voy a decir eso de Hijos de Puta, ya está la Esperanza para aclararlo.

Es cierto que Internet abre miles de ventanas de información, pero no enseña a aprender como clasificarla ni a estar vigilante de forma que no perdamos el sentido critico de la vida, como nos decia Unamuno.
Los periodistas, agrupados en los periodicos nos daban y nos dan, pautas para ontear el horizonte de la ideologia en las noticias y la publicidad que entra en Internet o en la prensa, de forma que sin ellas perderemos la libertad de poder saber y conocer lo que se manipula en la politica, en la banca y en los laterales de la Democrácia.
Los periodicos como un "barco de papel" ha sido sacrificado por la humedad de la presión de la falta de publicidad y de los grandes capitalistas e intereses ocultos, mafiosos que pululan por Europa.
Salud y Resistir.

Sin el periodismo no somos nadie. Somos menos que esclavos. Ya se va despidiendo...
Pero...la solución está en sus aplicaciones.

Nada de melancolías.

Por cietrto, otro oficio: opinador. Fallido o no.

Ni lo que escribió Gabo de que es lo mejor del mundo. Manda cojones.

Gabo sin la literatura no es nadie.
Del mismo que algunos periodistas.
Y hay periodistas que por no poseer cualidades literarias, no se trascienden.
Pero eso también es un debate, creo yo, interesante en torno a lo que es noticia per se.

Si yo fuera periodista, me golpearía lo que se vive en el periodismo, no lo que ha escrito Bassets sobre él.

Por lo anunciado en el teaser (Maruja Torres mediante), este libro de Bassets no me interesa nada. Se añade al cansino discurso de los que no se ponen manos a la obra, cabezas pensantes, y siguen erre que erre para sentar cátedra y hacer caja o conseguir réditos o quéseyo...

Yo creo que no hay que identificar al periodista que hace bien su trabajo con la situación del periodismo.
La situación del periodismo viene dada por una decisión empresarial. El periodista tiene que adaptarse a esa situación.
Y eso lo entiende cualquiera. Menos los que inciden en matar al mensajero.
Quizás el futuro del periodismo no sea suficiente para sobrevivir. Y a lo mejor, ese debate sí resulta romántico; ¿está usted dispuest@ a trabajar en periodismo sin ganar absolutamente nada?
Y ¿si pudiera ganar algo, una vez (Parra mediante) ha conseguido la satisfacción virtual de colocarse en la encrucijada de la atención de las redes, estaría dispuesto a no venderse? o ¿estaría dispuesto a enfrentarse a esa audiencia que le consideró vital y puede pensar que se ha vendido?.
A un periodista no se le debe exigir objetividad pero sí neutralidad. Porque, en algunos casos, fallan las dos.

Al periodismo le pasa lo que a la música; la gente accede a él de manera gratuita. En tu twitter, Juan Cruz, tú has retuiteado un interesante enfoque de un tal Parra (que en papelblanco o papelenblanco creo que se descontrola con respecto a las librerías y la red).
A mí me interesa muchísimo más por qué ha de continuar ese debate periodista de una generación vs periodista de la otra. Los dos años de escuela o los no años de escuela y la carrera de facultad.
Obviamente, es un oficio que se practica trabajando (qué perogrullada).
Por otro lado, creo que al periodista le interesa el lector crítico. Lector de libros, de periódicos o que interprete la vida de manera crítica. Es la mejor fuente o lo será. Para no incurrir en eso tan contemporáneo que avisaba Wilde a través de cita de red, "Hay mucho que decir en favor del periodismo moderno. Al darnos las opiniones de los ignorantes, nos mantiene en contacto con la ignorancia de la comunidad." Que no lo he podido comprobar a través de las lecturas que he hecho de su obra pero lo tenemos en internet.
Un ciudadano crítico es fundamental. Mejor que uno que desee que le enmienden la plana cada dos por tres.

"No me compraría este libro. es más, ni me lo bajaría gratis", me comentó un periodista.

Yo conocí a alguien que me dijo; entre los muchos tipos de problemas están; los que te traen y los que te buscas.

Mi madre también hablaba de dos tipos de problemas. Venía a decirme más o menos así: Si puedes solucionarlo, manos a la obra. Y si no, no sufras. Pero a veces la cuestión está en saber si tiene o no tiene solución, y en caso afirmativo ¿cual es? ¿qué está en nuestras manos?

Nada desaparece, todo evoluciona, siempre habrá personas que den noticias, que las comenten y eduque al que quiera ser culto.
Todos desde que damos el primer paso, por curiosidad, nos empapamos de la vida, de los paisajes, de los caminos, de los árboles, de los rios, de las gentes buenas y de las gentes que no lo són.
Al principio ponemos la información recibida en cuarentena, pisamos el chasco y nos manchamos y confirmamos que ya nos lo habían dicho y la información pasa a la zona de nuestro conocimiento.
Es lo que les ha pasado a los 10 millones de Españoles que votarón a Mariano Rajoy, al PP.
Ahora saben que clase de politico es y con quién se junta para hacer Gobierno y legislar durante este año y elevar la cifra de parados y pobres de solemnidad que piden en la calle y buscan comida y cobijo en los comedores sociales.
Ya teniamos en nuestro conocimiento que "Cuando más caridad menos Justicia Social".
Ya no nos podemos justificar con la ignorancia, lo sabemos, que estamos engañados por un Gobierno que defiende la Banca antes que a los ciudadanos que les llevaron a la Moncloa.
De la crisis del libro de papel, saldrá un nuevo tipo de comunicación.
Decia mi Abuela que:"Tenemos dos tipos de problemas, los que tienen solucción y los que no, de los primeros es cuestión de tiempo y los segundos, para que preocuparte."
Salud y Resistir.

Estimado Sr. Cruz: Perdone el atrevimiento pero sé que Ezequiel era su amigo, él le tenía en gran estima. A los dos años de su fallecimiento, he escrito unas palabras en el grupo de facebook que tenemos en recuerdo de él. Y eso, me atrevo a enviárselas.
"Aprendamos a sufrir sin rechistar, al final todo debe entrar en el orden, y tarde o temprano me tocará a mí."
Juan Jacobo Rousseau.
________________________
Hola Ezequiel:
Hoy hace ya dos años que nos dejaste el gozoso legado de tu obra y una dolorosa sensación de pérdida y ausencia. Como el año pasado en esta misma fecha te pongo unas letras para conmemorar tu inesperada partida y hablarme a mí mismo de lo que te hablaría si todavía tuviese ocasión. Me gusta imaginar tus respuestas, tus cáusticos e irónicos comentarios sobre la actualidad política, literaria y personal. Ya sabes, esos tres pilares en los que se basaba nuestra amistad.
En este último año en España las cosas han ido a peor, vivimos en una ciénaga pútrida y el aire se hace irrespirable, cunde el desánimo y el desamparo; en nombre de los nuevos dioses neoliberales se ofician ritos sangrientos que hacen sufrir a los seres humanos. Los suicidios por razones económicas se han hecho mediáticamente visibles. Pobres gentes dan triste respuesta a la pregunta fundamental de la filosofía....
"""frases que se quedan imborrables en la memoria como esta del pensador argelino-francés Albert Camus: "No hay sino un problema filosófico realmente serio: el suicidio. Juzgar que la vida vale o no la pena ser vivida equivale a responder a la cuestión fundamental de la filosofía". Nos detenemos ahora para que no sobren palabras, porque "un hombre lo es más por las cosas que calla que por las que dice". """
Un mito solitaro.- Artículo publicado en el diario El Faro de Cartagena el día 15 de enero de 2010.
Tú sabías de aniquilaciones....
"""Declaro que un mes antes del viaje recaí en una de esas autodestrucciones tan devastadoras para el espíritu. Dos días innombrables en los que sentí una vez más la tentación de acabar de una vez. Había amado más allá de lo razonable a Bernhard y Cioran, que al cabo se fueron a la gusanera decrépitos y desde la cama. Sólo la lucha y el trabajo tenaz me salvaron, no la esperanza de felicidad o placer.
Luego sólo queda caminar de nuevo con denuedo. En esto aventajo a Casey, que lo había intentado dos veces, y a la tercera ganó la muerte."""
"El regreso de Calvert Casey."
Se presagia un estallido social, aun lejano porque la amplia clase media que se ha acumulado en los últimos decenios cohesiona todavía la sociedad, hay margen de empeoramiento pero si se sigue profundizando en las actuales políticas, el sistema se hará, ese si que se hará, insostenible. Se están laminando derechos arduamente conquistados, la justicia social, que es exigible, deviene en caridad y misericordia para lucimiento de sepulcros blanqueados, roperos de señoras bien y montes de piedad. Se impone el fariseísmo hipócrita y la cleptocracia rampante.
Realmente da mucho miedo. Esta es una sociedad apática, abúlica, perezosa y acomodaticia pero, amigo mío, tenemos en este país de todos los demonios, que decía Jaime Gil de Biedma, un horrorosa tradición cainita. Cuando arrancamos a matarnos lo hacemos con fruinción y aun con gozoso deleite. Así que mejor no arranquemos. Ayer asistí a una manifestación de protesta y reivindicación. Que la ciudadanía tome la calle y la palabra, ante la inoperancia de los dirigentes, puede ses un tenue atisbo de esperanza, quizá el único que se adivina...
Las famélicas legiones y los esclavos sin pan están siendo conducidos sin prisa pero sin pausa a hacerse dignos de esas denominaciones que parecían ya superadas. Los centros de poder, oscuros y embozados, han decretado el sometimiento de la mayoría para el impúdico y obsceno enriquecimiento de la minoría; para hacer el trabajo más sucio, ruin y lamentable se valen de una engañada, autoengañada e imbécil casta de personajillos a los que yo, como tú, también....
"""Detesto a esos pijos con gomina, como mi jefe, siempre con aire de limpitos y recién bañados y perfumados. Cuando me puteaba lo que más me sacaba de quicio era la fragancia que envolvía la puñalada."""
"La ilusión de los vencidos".
Urge, Ezequiel, un rearme ético y moral...
"""Como mero lenitivo, esculpamos nuestro día a día con un objetivo irrenunciable: ser más receptivos y solidarios con quienes sufren o padecen desesperación sonora y bien visible.
Desprendámonos de adjetivos rimbombantes, rebuscados, no como añagaza de los sentidos, sino por higiene colectiva, y recordemos: trabajo, trabajo, trabajo en busca de una moral más tolerante con la disensión, tan democrática como un voto, una oveja negra, un artista maldito."""
"¿Profundidad versus sencillez?.- Artículo publicado en el diario El Faro de Cartagena el día 25 de septiembre de 2009."
Urge, amigo mío, otra educación y otra deontología política....
"""La vulgaridad e ignorancia han de ser desterradas a cualquier precio, llámese pacto por la educación o lucha sin tregua contra el cinismo sostenible; no es necesario para ello que nuestros jóvenes se conviertan en poetas, sino que nuestros políticos apelen de vez en cuando a la vertiente pedagógica de una profesión (la suya) bien remunerada."""
"Degradación.- Artículo publicado en el diario El Faro de Cartagena el día 12 de febrero de 2010."
¿Que qué te cuento de literatura? Pues que también se profundiza la desolación en el paisaje. Unas pocas editoriales que dictan, unos centros comerciales que casi han acabado con las librerías, por cierto después del día del libro de este año cerrará la librería Escarabajal ( me da pena, cuando yo era niño era como un lugar mágico para mí); miles de libros se editan. pocos se leen...
¿Que qué estoy leyendo? Creía que no me ibas a hacer tu pregunta de siempre. Pues fíjate que le han dado el Nobel a un escritor chino desconocido para mí: Mo Yan. estoy leyendo un extenso novelón que compré por el título: "Grandes pechos, amplias caderas" y que me está gustando. Historia de China en la primera mitad del siglo XX a través de una saga familiar, con su puntito de realismo mágico (Hay que ver lo que ha cundido García Márquez y el "boom"), un personaje un niño (el narrador) que me recuerda a "El tambor de hojalata" de Grass, bien escrita e interesante.
En el último año, he leído (sólo cito a los que se que te gustan): "Relatos autobiográficos" y "Goethe se muere" de Thomas Bernhard; "los perros hambrientos" de Ciro Alegría; "Aire de Dylan" de Enrique Vila-Matas;"Los hijos de los días" de Eduardo Galeano; "Nada del otro mundo" de Muñoz Molina; "Mi amor en vano" de Soledad Puértolas; "La carne de René" de Virgilio Piñera; "las ventanas cegadas" de Alexandre Vona (me habló de él un común amigo).... ¡Ah! se me olvidaba "La civilización del espectáculo" de Mario Vargas Llosa (este lo pongo por fastidiarte un poco, aunque se que te gustaba como escritor y no tanto por su particular viraje personal y político).
Me llegó la información de que se preparaba una reedición de tus obras. Supuso una gran ilusión para mí, pero me temo que pasa el tiempo y nada se concreta. Te imaginas que en esa nebulosa llamada posteridad, dentro de 50 ó 100 años, alguien te descubra y te conviertas en un autor de culto, un referente del "malditismo"... que exégetas hagiográficos compitan con sesudas tesis doctorales por exaltarte y cuenten tus bondades, tu talento, tu arte... y que no tengan ni puta idea de que están hablando. Sería divertido aunque eso a tí ya no te importa..... Y a mí tampoco.
¡Ah! la posteridad....
""" No, no para la posteridad. ¿Qué ha hecho la posteridad por ti? Nada. ¿has ocasionado daño sin querer? ¿Has perdido la amistad de un ser humano valioso que ya no volverá a tu lado? ¿te han (has) humillado? ¿Te ignora la persona que deseas o amas? ¿Te molesta ver cómo un diputad@ se duerme en la sesión parlamentaria? Si alguna de ésas es la cuestión evita la flagelación psicológica, consuélate con nacer cada día al despertar, con reír al escuchar estupideces de la mayoría de los políticos..."""
"Los necios...".- Artículo publicado en el diario El Faro de Cartagena el día 29 de enero de 2010.
Política, literatura. Me queda el tercer pilar: el personal...
Onetti escribió en su dietario, quizá como parte de un cuento o una novela que nunca fue, estas frases. Es lo último que escribió:
- Yo sólo quisiera saber Sr. Juez en qué pensaba, su último pensamiento.
- No pensaba nada. Usted la mató mientras dormía.
- Eso, eso Sr. Juez, su último sueño.
Quiero recordar amigo mío lo último que te escribí y que no llegaste a leer; un correo electrónico en respuesta a otro tuyo que nos enviaste a Joaquín Piqueras y a mí. No es el último pensamiento, no es el último sueño pero sí tiene para mí el sabor de un final.
________________________________
Correo enviado por Ezequiel a Joaquín Piqueras y a mi el día 16 de febrero de 2011:
Queridos amigos:
Como en estos momentos casi nadie lee a quién esto escribe, los remito a canariassocial.com para que le echen un vistazo al articulillo "palabras" en el que trato de aclarar una injusticia que me atañe directamente.
Si les gusta o dice algo, un gin tónic para Joaquín y una cerveza sin alcohol para Pepe.
Abrazos
Ezequiel
_______________________
Mi respuesta el día 18 de febrero de 2011. (6 días antes de su muerte).
Hola Ezequiel:
Sí que me gustó el artículo, es preciso y claro. No es posible la inmovilidad en el transcurso de la vida, ni siquiera deseable. Lo que dijimos en un momento determinado y en unas determinadas circunstancias no necesariamente debe ser inamovible, ni nadie tiene derecho a estigmatizarnos por ello.
Me tomo la cerveza sin alcohol a tu salud.
Un abrazo.
________________________
Bueno Ezequiel, entrañable viejo rojo y verde, el cierre lo pones tu. Hasta otra, hasta la próxima, sea dentro de un año, sea antes o después, o cuando los hados sea propicios, o cuando lo determine el dominio versicolor del orden del día y de la existencia.
Pepe.
""" Al cierre de esta edición, conviene cerrar el pico cuando no se tiene nada más que decir, entre otros aciertos y asertos de Abel Cainus o Eduardo Macías porque a menudo, en la escritura y en la vida, el silencio y sólo el silencio adquiere condición de gran arte o de primeras piedras preciosas extraídas con perseverancia para levantar moradas en que habitan la tranquilidad, verdad, filosofía, paciencia, belleza,luz, color, el dominio versicolor del orden del día y de la existencia."""
"El Orden del día."
NOTAS.-
Los entrecomillados son textos de Ezequiel.
El artículo "palabras" así como todos los artículos citados y otros que tengo en mi archivo, se pueden leer o consultar en el grupo de facebook "amigos de Ezequiel Pérez Plasencia".
Cartagena, 24 de febrero de 2013.

Maestro Cruz

Estamos viendo como el periodismo que jugo un papel muy importante en la recuperación de la democracia, en estos últimos años se ha convertido en correa de trasmisión del poder y como son hooligans de los partidos políticos.¿Como puede ser que asistan a ruedas de prensa sin derecho a preguntar?¿como puede ser que un mismo dueño tenga un periódico progubernamental y una cadena de televisión que critica a ese mismo gobierno y nadie diga nada al respecto?¿como puede ser que haya cadenas publicas al servicio de un gobierno pasándose a los profesionales por el arco del triunfo?.O cambian las empresas periodísticas ó internet con periódicos libres é independientes acabaran desbancándolos,no puede uno leer en un periódico mentiras constantemente para defender políticas tan lesivas para la mayoría de la población y no puede uno ver en televisión a auténticos antidemócratas dando lecciones de democracia y que no pase nada.
Saludos Paco

El periodismo debería encuadrarse en el oficio del periodista, pues es ese oficio el que a lo largo de estos últimos siglos ha conseguido que la ciudadanía estuviera conectada con una especie de realidad global, sí, el termino globalización es mucho más antiguo que lo que predican los tecnócratas. Han cambiado los medios, pero si se tiene intención de formar parte de la realidad ( a veces trastocada por ciertos periodistas) hay que saber construir con lo que se tiene.
La tecnología digital ha destruidosya varias industrias y va camino de destruir otras como el libro y en el caso que nos ocupa el periodismo.
Creo que aquellos periodistas que construyan un periódico digital de buena calidad perseguirán ese sueño de la sinapsis con el lector, una conexión que necesita ser revisada en estos momentos de cornetas y vendedores de humo tóxico.
A mí siempre me ha gustado el periódico de papel en lugar de esa especie de escaparate de anuncios en los que se han transformado los periódicos digitales y sentiré siempre nostalgia por la noticia impresa que repasaba en un banco de un parque o en la terracita de un bar, por lo tanto cambia también una forma de vida en el lector, pequeña variación pero importantísima.

Si el periodismo es gratis, da igual que sea en papel o en pantalla. Tendrá éxito.

Hay un tema sobre el que nadie habla, cuando nos referimos al tipo de soporte, que es el efecto de los aparatos electrónicos sobre nuestra salud. Nos han organizado la vida de tal manera que no podemos prescindir de ellos, pero algún día nos daremos cuenta del daño que nos hacen. Este tipo de consideraciones ya no son cosa de "cuatro locos", o de ... qué se yo, he oído tantas cosas ... Lo cierto es que la Organización Mundial de la Salud empieza a alertar sobre los efectos tóxicos de los llamados "disruptores endocrinos", presentes, entre otros muchos productos (aditivos alimentarios, productos de limpieza, cosméticos, plásticos y latas de envasado, etc.), en los productos electrónicos. Se piden más investigaciones, pero está suficientemente investigado. Me ha llamado especialmente la atención la campaña "Escuelas sin wifi", porque significa que algo se está moviendo en este sentido. Resulta paradójico que las nuevas tecnologías, con todo lo que puedan tener de bueno, tengan estas contrapartidas.
No es sólo un oficio el que se desmorona, se desmorona el mundo si no cambiamos. Y nosotros con él. Formamos parte del saco que rompe la avaricia.

No, no lo creo, francamente.
Me ha gustado el párrafo en el que indicas que ..."Un periodismo sin recursos económicos que lo preserven de otras servidumbres es un mal negocio democrático, se pone al servicio de los poderes políticos o financieros..."
Pero esto lo he visto desde hace muchos años. Cierto es que hace años que se pagaba mal a los periodistas. Mal en cuanto que mientras algunos arriba disfrutaban de la fama, merecida y no merecida (algunos ni lo eran ni lo son). En esta profesión, la independencia, el "fundamento", tendría que ser obligatoriamente auditada.
Parece hoy tarde para decir esto, cuando profesiones, también humanas y sensibles como la abogacía, se han convertido en marionetas de esos mismos poderes que mencionas. Pero no es cierto que sea tarde. Creo que es casi lo contrario.
Así que ese ojalá, mientras consigamos sobrevivir frente a los atentados permanentes contra las democracias, lo interpreto como un mensaje de ánimo.
En cuanto a la revolución tecnológica, queda mucho todavía. Y añadir que es en estos últimos años es cuando más periódico en papel he comprado.
¿Qué hubieran dicho algunos puristas de hace años al enterarse de que el periodismo se mezclaba con tiendas y promociones? ¿Diabólico? ¿Y desde cuándo el mundo no lo es?

Nadie apagará la luz porque siempre quedará una luz. Dos o tres luces de bajo consumo, aunque nunca más la iluminación de la Feria de Abril o Times Square. Un periódico de papel es un lujo, un placer y seguirá siéndolo, pero con el lujo viene implícito el elitismo.

Todo cambia rápidamente y al periodismo lo veremos cambiado. En Internet -estoy convencida- la manera más normal de ganar dinero es vender cosas, pero para vender cosas hacen falta visitas, y para tener visitas hace falta información interesante, así que los informadores que más interés susciten tendrán empleo. Pero en Internet todo se mide, y como en la voluntad de las personas libres frente a la pantalla no se manda, tampoco valdrán politiqueos ni cinismos, aunque sí sensacionalismo o engaño en el corto plazo.

Lluis Bassets y Soledad me recordaron la relación entre política y periodismo que hoy existe, una relación casi décimonónica. Cada periódico, no me lo nieguen, está asociado a un partido, o a un Lobby, eso que a Ana Botella le parece tan difícil de hacer. Sin periodismo no hay democracia, con un periodismo corrompido tenemos una democracia corrupta. Los ahora jóvenes no tendrán que sacar de esto, si pueden.

El principal valor de un periódico es la credibilidad. En el caso Bárcenas, por ejemplo, un caso que me ha movido a comprar El País de nuevo, me intriga la cadencia de las noticias, cómo se gotea la información, cómo se nos ocultan cosas. A mí, como a mucha gente, me parece importante saber cómo consiguió El País esos papeles. El periodista vigila al poder, pero quién vigila al periodista.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef017ee8ac7ff1970d

Listed below are links to weblogs that reference Adiós a la vieja nave de papel:

Mira que te lo tengo dicho

Sobre el blog

¿Qué podemos esperar de la cultura? ¿Y qué de quienes la hacen? Los hechos y los protagonistas. La intimidad de los creadores y la plaza en la que se encuentran.

Sobre el autor

Juan Cruz

es periodista y escritor. Su blog Mira que te lo tengo dicho ha estado colgado desde 2006 en elpais.com y aparece ahora en la web de cultura de El País. En cultura ha desarrollado gran parte de su trabajo en El País. Sobre esa experiencia escribió un libro, Una memoria de El País y sobre su trabajo como editor publicó Egos revueltos, una memoria personal de la vida literaria, que fue Premio Comillas de Memorias de la editorial Tusquets. Otros libros suyos son Ojalá octubre y La foto de los suecos. Sobre periodismo escribió Periodismo. ¿vale la pena vivir para este oficio?. Sus últimos libros son Viaje al corazón del fútbol, sobre el Barça de Pep Guardiola, y Contra el insulto, sobre la costumbre de insultar que domina hoy en el periodismo y en muchos sectores de la vida pública española. Nació en Tenerife en 1948.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal