Escuchando hablar en Barcelona

Por: | 23 de marzo de 2013

Imposible imaginar cómo acabará el debate político (falso o verdadero) que ahora ocupa a muchos catalanes y también a muchos españoles sobre el porvenir de Cataluña como estado independiente o como país integrado en España. La realidad irá diciendo lo que la vida cotidiana permite intuir; las aguas hallarán su cauce y por supuesto no habrá sangre en los ríos. Exageran todos: aquellos militares viejunos que confunden patria con su concepto de la patria y exageran aquellos que estiman que todo aquel que se mueve en contra de la independencia, o que le pone razonables reparos, forma parte de la peor carcundia española.

       En todo caso, toda esta discusión es falsa, o por lo menos exagerada. Aparte de las manifestaciones, magnificadas por los convocantes tanto como por aquellos que no las quieren, la ciudadanía está a lo que está, y está mal. La crisis en Cataluña es apabullante, como en el resto de España; afecta a la sanidad, a la escuela, a la cultura, al empleo, al ánimo; conduce al desánimo y también al desistimiento; ha afectado de manera brutal a la confianza en la política y en los políticos, ha dañado también a los medios de comunicación, que han ganado en descrédito y han perdido en fiabilidad, y ha fulminado a la carrera judicial, afectada por los recortes y por los retrasos.

       En Cataluña pasa lo que pasa en cualquier parte; el poder político actuante ha dilatado el efecto de la miseria arbitrando para el momento una realidad paralela, la ansiedad por la independencia. Pero ese lodo que está instalado en los intersticios de la sociedad (la catalana, la española, la europea) desprecia por completo la voluntad de ocultamiento, está aflorando en toda su decrépita plenitud y ahora mismo el discurso, en las tertulias, en las reuniones, en las preocupaciones periodísticas, culturales o sociales, ya no es el sí o el no, el derecho a decidir o el derecho al diguem no, nosaltres no som de eixe mon; el discurso es cómo llegar a la supervivencia en un momento caótico del mundo que afecta uno por uno a todos nosotros, tengamos la idea que tengamos de la vida y de por dónde ésta debe discurrir.

       He pasado una jornada en Barcelona; he hablado, sobre todo, con escritores, con editores, con hoteleros, con libreros, con gente que circula por la calle, que habla y pregunta, y de todo lo que he escuchado he tomado aquellas notas. Decía alguien que el nacionalismo se cura viajando; se cura preguntando, también, el lugar común, la especie que circula sin que nadie la detenga: por lo que se escucha, se ve o se lee en los medios nacionales, los de derechas, los de izquierda y los de-no-se-sabe-de-qué, parece que los catalanes estuvieran hablando todo el día de los sucesos que aparecen en las primeras páginas o en las más prominentes de las páginas interiores. La gente habla de lo que habla todo el mundo, y ese asunto de la independencia, la cuestión de los espías, las rencillas políticas, los tiras y aflojas de las coaliciones viejas o de las coaliciones nuevas, forman parte de una nebulosa que importa poco, que importa al cogollo de los políticos, ni siquiera al cogollo de la política.

       El poder político actuante ha sido capaz, hasta ahora, y al menos de septiembre de 2012, de crear una realidad paralela, una figuración, que poco a poco se ha ido desvaneciendo hasta que surge, en toda su magnitud, la verdad de la vida: estem fotuts. La realidad es como aquellas piedras de Chumy Chúmez o como las actuales piedras de El Roto: enormes preocupaciones en forma de nube negra que diluyen por completo la ilusión de que un milagro acabe con la sensación atosigante que produce la crisis. El otro día decía el crítico y escritor José María Pozuelo Yvancos en el fallo del premio Alfaguara (que fue para José Ovejero) que el jurado había estado mucho tiempo buscando una palabra que sustituyera la tan traída palabra crisis. Y hallaron zozobra. En otros términos, en Cataluña quisieron (los políticos actuantes, y los que los acompañan, además de los medios a los que les convino) tapar la palabra crisis (recortes, desistimiento, desconfianza) con las palabras que les vinieron bien para airear su atmósfera, y al final los ha venido a visitar la palabra zozobra.

       Así que aquí pasa lo que pasa en todas partes y se habla de lo que en todas partes se habla. Es un momento malo, y lo es para todos; decía James Joyce (y se lo copio una vez más a Juan Antonio Masoliver Ródenas, que me dio la cita) que ya que uno no puede cambiar de país debe cambiar de conversación. Es una tarea imposible: la conversación en Cataluña, en España, el discurso que se ha instalado, viene como un tsunami y tiene en sus titulares la palabra crisis. Cambien de país, pero no cambiarán de conversación. Ahora ya esa palabra es incontenible, aunque como sinónimo no está mal la que halló Pozuelo. Sí, zozobra. Todavía no es ahogo, es zozobra. Navegar importa. Decir que delante no hay nubarrones sino banderas lo que hace es distraer a los pasajeros, pero éstos ya empiezan a saber para qué sirven los señuelos.

 

Hay 27 Comentarios

Witness, nos indica lo que la derechona quiere imponer, su voz unica, "o nosotros o el caos".
No tiene inconveniente en destrozar las esperanzas de los "indignados, los que estan contra los Desahucios" ellos ya se encargaron de vaciar los bancos, "Barcenas, Sanchís etc" y ahora nos quieren quitar la Esperanza en una salida digna sin corruptos y mentirosos.
Salud y Resistir.

Los españoles, catalanes o no, siguen ocupándose de la "espuma de los días" porque cunde el desconcierto sobre una realidad que creían entender. Años de vivir por encima de las posibilidades reales de la estructura social y política de nuestro país depararon una suerte de anestésico intelectual y moral, una forma de habitar en una inopia sin fundamentos consistentes, ese estado de ánimo del que el presidente adolescente que padecimos durante las dos legislaturas anteriores constituía la representación más cabal. La derecha está tratando de afrontar la situación pero lo cierto es que la magnitud de la tarea que se le presenta va más allá de un simple ajuste económico. Es un estado de marasmo colectivo, de perplejidad ante la imposibilidad de hallar referentes en las ideas paternalistas tradicionales, tan caras a los españoles de todo el espectro sociológico (excepto el liberal, claro) .La izquierda está desconcertada por completo: aquella socialdemocracia en la que tanto fiaba ha dado ya cuanto podía dar y va rumbo al rimero de los cachivaches, tanto porque Zapatero hizo el peor uso posible de ella como porque, en Francia, Hollande está demostrando que no constituye una alternativa viable; el intervencionismo extremo de los radicales de izquierda, por su parte, apenas puede recurrir a los modelos caribeños después del desastre descomunal que ha supuesto Chávez, trasunto del sempiterno castrismo esclerotizado. La cuestión es quién se atreverá a enarbolar la bandera del liberalismo enfrentándose al miedo que tan prolongada y cuidadosamente ha sido cultivado por algunos en el inconsciente colectivo de la sociedad española. Frente a esto, el nacionalismo, suena casi a guasa de kindergarten.

Hola, amigos. Pues no me parece mal lo de zozobra. Solo que es muy personal nada más y es difícil trasladar la palabra a la descripción de un fenómeno social. Crisis ya no dice nada porque en crisis hemos estado siempre, y en buena hora. Crisis es cambio y afortunadamente siempre estamos cambiando, inconformes, inquietos, dinámicos o, como dicen ahora, proactivos. ¿Quiebra? ¿Estamos quebrados, como el puente? Seguramente. Lo importante es seguir resistiendo la lucha obligada, la que sabemos que tenemos que seguir haciendo. Y que ojalá cada movimiento de protesta o cambio, encontrara su Ada Colau que le diera forma, contenido y objetivos. Y que la gente no se canse de protestar mientras haya razones para hacerlo, aunque el tema de la protesta desaparezca de las primeras páginas de los periódicos. Por ejemplo, hay que respaldar las investigaciones del juez RUZ y sus auxiliares para, aunque huelan horrible, destapar todas las ollas de la abundante batería de cocina del poderoso señor BÁRCENAS y sus compinches, colaboradores, beneficiarios y socios, comenzando por el señor RAJOY y sus COSPEDALES y FLORIANOS. Es decir, entre col y col, RAJOY.

Lo tríste de los comentarios contra la Izquierda son: que proceden de empleados, de trabajadores que como les llaman tecnicos o ingenieros urbanos de la limpieza, ya no se consideran de la clase trabajadora.
No recuerdan que dependen de un suerdo y de la politica de un empresario que sea emprendedor, que tenga que recortar puestos de trabajo o quitar una quinta del suerdo.
Se llenan la boca de liberalismo porque ellos viven bien y aún no nota la crisís, pero están de camino, porque cuando le quiten un 30% de sus cuentas o plazos fijos de sus papas, entoncen se veran abocados a pedir en las calles un Salvapatrias como están en Grecia los fascistas sin careta.
Salud y Resistir.
PD.Recuerdos a los amigos de Juan, Dumi, Francisco, José Antonio Y etc,etc,

Maestro Cruz

Yo vivo y trabajo en Barcelona desde siempre, soy gallego de corazón y por elección. Y les quiero decir a los fachas que se intercalan en este blog donde cada uno dice lo que quiere que el meter a la izquierda en todas las cosas negativas es inmoral, sucio y barriobajero. Somos los que vivimos aquí los que sufrimos a CiU y a ese impresentable de Duran, somos los que vivimos aquí los que sufrimos las consecuencias al tener que oír a varios ex presidentes de Extremadura ganando votos a costa de decir imbecilidades. Boicotean las empresas catalanes repletas de personas de origen de donde se nos critica. Aquí nadie en este país se queja de los trillos,bonos,moragos,vazquez y la rosadiez que usan la “su patria” para fines partidistas, aquí solo se quejan si es en la periferia sin pensar que hay personas perjudicadas por darle leña al mono ,pues hacerlo es muy rentable. El PP ha hecho más independentistas en los últimos años que en toda la historia de la democracia reciente. A mi me gusta toda España por su diversidad y por sus diferentes culturas. No me gustan los salva patrias y los fachas que los hay y muchos demasiados
P.D. Saludos Dumi

Saludos Paco

Hay una escala de grises en los estados de crisis. En un extremo está la peor crisis, la crisis negra. Y cuando nos acercamos al blanco ya no tenemos crisis. Qué tonalidad de gris tiene la crisis, depende del país en que te encuentres. La crisis en el sur de europa suele ser más oscura. Es razonable pensar que la clase política y empresarial, o sea la que tiene el poder económico y político, es responsable de la tonalidad de gris que tiene la crisis del país en cuestión. Muchos catalanes creen que su crisis presente sería más clara si su país hubiera estado en manos de políticos y empresarios catalanes. Y esa es la gran pregunta, son realmente diferentes?


Juan, ayer Valgas Llosa habló de Daniel Mordzinski.
Tú habías escrito sobre el mismo tema el día 20, el miercoles pasado.
La vida esta llena de coincidencias.
Ahora quieren hacer coincidir en el tiempo al Barcenas con los ERES andaluces, y nos dice que todo es igual, pero mi sentido común me dice que no, que uno es una estrategia para quedarse con el dinero unos señoritos antes de pagar a los desempleados y de las peonadas y D. Lusi Barcenas es lisamente la subvención de un Partido Politico.
Lo que crea mala praxis en la democracia Española.
De nuevo la prensa hace trincheras para defender a sus dueños y señores de las cabeceras de periodicos.
No me extraña que lo politico circule por autopistas y los ciudadanos por caminos y con mucha descofianza de sus logros tanto sociales como economicos.
Salud y Resistir.

Yo no he tenido la oportunidad de oír lo que se habla en Barcelona pero sí sé lo que le podría ocurrir a diversas empresas catalanas que tienen filiales en diferentes provincias si se produjera la aclamada independencia, ¿aranceles, tasas de impuestos de exportación e importación? No sé, a mí me da que todo lo que está ocurriendo es eminentemente político, de la misma forma que política es la tergiversación de los hechos que se producen en torno a la corrupción en los demás partidos políticos.
¿Un estado catalán parecido a Chipre? UHMMMM, no sé, la realidad económica es demasiado contundente como para aventurarse en idílicos parísos.

No se que sera lo proximo pero debemos de estar preparados para cualquier cosa esto asusta a cualquiera

Yo viví en Barcelona, bueno en Cataluña, creo que casi me la conozco palmo a palmo, allí realmente viví la Transición, todos los cambios aperturistas, es más, me involucré con muchas cosas, creoq ue va en mi carácter
Viví tb en Vilanova y la Geltrú, allí y en otros lugares trabajé, si me vine fue por circunstancias familiares, me hubiera quedado alli.
Un lugar donde las instituciones funcionan, siempre me encontré entre amigos y si algo fue mal, era por culpa de esos fachas que paraban a la gente para coaccionar, pero eran "Españoles", tengo mi forma de ver esas cosas, y lo que pasa ahora, y no va a pasar nada.
Los Extremistas tb los viví desde el lado Castellano, obligando en sus clases a hablar en Castellano, yo pasaba un kilo, las provocaciones no me repercutian, si alguien decía de hacer examen en Catalá le respondia que como lo hiciera bien La lengua me daba igual.
El Catedro de Catalá que daba reciclaje, me dijo en catalá naturalmente que no iba a hablarme más sino lo hacia yo en Catalá, mi respuesta, nos llevabamos bien, fue Pues a ver quién te va a contar las cosas que pasan....y me respondió cuenta, no en catalá pero tenme al tanto, en fin, que yo a los nacionalistas muy pesados si quieren ponerse una verja, como si son vascos, que no salgan, y nos dejen en paz......y eso no podrá ser nunca.Y saqué las Oposicones allí con el exámen de catalá incluído.
Saludos a los que me recuerdan y a ti Juan.

En mi opinión, la novedad es que en los medios de comunicación, se habla de corrupción.
La cual, solamente trascendía hace no más de un lustro gracias a algunos apuntes, y a través de nuevos portales y blogs.
Incluso hoy, pese a haberse abordado en el reportaje de calidad, ese que prescinde de rostros y voces institucionalizadas, muchas decisiones políticas determinantes, permanecen en un segundo plano.
La calle es otra cosa, como si se tratara de otra dimensión.
El tema que se plantea, a muchos ciudadanos, nos deja perplejos, en cuanto a que el modelo se muestra sin articular ni definir. No desde el punto de vista legal, sino desde el de funcionamiento o mera supervivencia.

Abstrayéndonos de las cuestiones legales y estructurales, si una Comunidad puede sobrevivir con sus propios recursos y desea independizarse, el ciudadano de a pie, el consumidor, logicamente, se poscionará al respecto.
Podría decidir si le interesa comprar o consumir bienes del nuevo país independiente o por el contrario, apostar por el suyo.
No se trata de boicot, como sugieren algunos. Sino de que cada cual tiene la obligación de ponderar o primar su presente y su futuro.
Pero teniendo en cuenta que los accionistas de muchas de las empresas que mantienen el pais cautivo, son tanto españoles como catalanes, y extranjeros ¿Tendría que abogar el consumidor español tras una separación, por la creación de nuevas empresas que condenasen el profuguismo, la corrupción, las estrategias de cautivización, y primasen la reinversión del capital; en definitiva: la creación de puestos de trabajo?
¿Es esto mismo lo que desea el pueblo catalán?
Si los gobiernos continúan camuflando y amnistiando a delincuentes, continuaremos viviendo situaciones caóticas y muy perniciosas.

Es una desgracia para todos que las alucinaciones provocadas por la contemplación extática de la idea de patria arrebaten aún la visión de la realidad a tantos individuos encadenados a sus pasiones. Los nacionalistas irredentos parecen no percatarse de que el mundo del siglo XXI en poco se asemeja a aquel planeta compartimentalizado por las distancias, fragmentado por la geografía en que surgieran los primeros movimientos nacionalistas. Hoy la estanqueidad de los ámbitos de relación ha dejado de existir y, afortunadamente, apunta hacia la decadencia de los particularismos locales. Nunca como antes la palabra Humanidad ha tenido tanta relevancia porque nunca antes ha estado tan clara la existencia de una conciencia humana planetaria, acosada por problemas comunes y necesitada de respuestas universales. Por esa razón resultan tan ridículas y banales las pretensiones localistas de las rancias ideologías decimonónicas apegadas a la idea de "volk"; por eso, al oír hablar de agravios locales magnificados o de "hechos diferenciales" indeclinables como arma para la manipulación propagandística resuenan en esas palabras las horrendas experiencias por las que ha pasado el ser humano en el pasado siglo.

El firmado como Recetas de cocina sabe bien poco sobre la política en Catalunya,los que aquí vivimos o somos republicanos nos pareció muy bien que CDC perdiera sus seguidores españolistas,estuvo muy bien las elecciones la selección de los que se creen la Independencia y los que no fue así de sencillo.

El nacionalismo catalán -ideología que permea no sólo a CiU y a ERC sino al PSC y a los demás grupúsculos de la izquierda, que necesitan de esa etiqueta para robarse votos unos a otros- sigue sin asumir que sus pujos independentistas carecen de futuro sencillamente porque no pueden incorporar a sus pretensiones excluyentes a cuantos participan de la comunidad española con total espontaneidad. El hecho es que cuando se habla de soberanía se desenfoca el encuadre al tomar una parte por el todo. ¿Y cuál es esa parte?. ¿El escaso tercio largo del electorado que votó la reforma del estatuto?. ¿Esa es la legitimidad que resulta suficiente al nacionalismo?. El todo no lo constituye únicamente lo que el nacionalismo establece en función de sus intereses sino lo que la misma vida diaria de los españoles nos muestra.
Cataluña no es una realidad aparte netamente definida, aislada y sin ataduras. Al contrario, forma parte de una inextricable red de relaciones afectivas, materiales, históricas y de derecho que no pueden ser ignoradas porque afectan no únicamente a quienes se declaran nacionalistas catalanes sino también a los demás españoles, que mantienen un continuo de vínculos cotidianos, para nada forzados ni excepcionales con la región y sus gentes. Por eso no es extraño que todos compartamos preocupaciones y una misma desazón por el futuro.

Recelo de esos demócratas que hablan tanto de banderas, de patrias, de nacionalismos, y que enseguida que pueden demuestran su mezquindad y su pensamiento excluyente haciendonos creer que todos los ciudadanos de una región tienen un pensamiento único.

De lo que hay que hablar es de los ciudadanos.

Carla
www.lasbolaschinas.com

Yo no sé si las tonterías de los incalificables que nos gobiernan -sus espionajes, sus espeluznantes actos de corrupción- importan poco, yo creo más bien, que hartan mucho, y por eso no se habla de eso.
Es como si todos los días estuviera un grupo de madres marujas cotilleando y criticandoa a todo el mundo en la puerta del colegio. Al principio preocupa, después molesta y más tarde es solo un zuzurro de fondo.
Los otros, la gente...normal?, hablamos de lo que importa, de lo que duele y por eso no cansa, sigue ahí.
Barcelona, con sus más y menos independentistas o no, es preciosa (y yo sigo prefiriendo madrid aunque nunca imaginé que iba a terminar diciendo esto)
Saludos
Bibiana Fdez

Juan será posible que esta noticia:

"La Feria del Libro de Guadalajara, el evento literario más importante de América Latina, cuenta ya con nueva directora general. Marisol Schulz,responsable de LéaLA, feria del libro en español en Los Ángeles (EE UU), asumirá su gestión a partir del próximo 1 de abril tras la dimisión, el pasado 15 de marzo, de Nubia Macías Navarro, sea un castigo por la entrega del premio a Bryce Echenique.
Ya contaras tu versión del proceso.
Salud y Resistir.

Durante los 6 mejores años de mi vida juvenil, vivi en Barcelona en la Calle Joaquin Costa, cerca de la Plaza de la Universidad, y jamas me considere extrajero, manteniendome entre el catalán y mi español.
En convivido con republicanos y con catalanistas escusionistas de fin de semana, que intercalaban la Sardana los sabados por la tarde en la plaza de la catedrad con Montserrat.
Y núnca considere en ningún momento que me eludian o me nenguneaban.
Que ocurre para que hoy la noticias solo hablen de "separatismo" con el buen "sent" de los catalanes.
Pues solo habría que ir a los hospitales, a los colegios, a las Universidades, a los autonomos y a las grandes empresas, hablar con sus usuarios y trabajadores, y descubriran cual es el principar problema que tienen los ciudadanos de Cataluya.
Todo este embrollo politico me recuerda cuando en tiempos de Franco, en una visita del Ministro Solís un humilde trabajador de campo le quiso explicar lo mal que estaban, y le contesto el Ministro: "Lea usted más el periodico y viaje menos, que solo ve miserias". Y esto es lo que esta pasando con "lo de Cataluya" que debemos ir más a sus pueblos y leer menos las noticias interesadas.
Salud y Resistir.

Cataluña le echa la culpa a España, España a Europa...El objetivo es evitar responsabilidades. Parece que nadie tiene ninguna.
Si algo está roto o no funciona bien, muchas veces lo mejor y más barato es intentar arreglarlo. Se puede intentar arreglar el barco o podemos luchar por agarrarnos cada uno a una tabla aunque con ello todos vayamos al abismo.
Los liberales no respetsn la libertad, los socialistas han olvidado la solidaidad. Pero de la ceremonia de la confusión siempre hay alguien que se aprovecha.
Cuando todo haya pasado, todos diirán: yo solo pasaba por allí

Este debate solo es una cortina de humo para evitar hablar de lo que realmente importa, y es el bienestar de todos los ciudadanos de este pais, dando igual en el territorio que residan.

Esta claro que todo este debate oportunista, ha surgido solo como excusa de intentar ganar votos en unas eleccion y el tiro les salio por la culata, no hay mas que ver como poco a poco se esta llendo de las portadas y los discursos del señor mas el debate soberanista, total ahora ya no importa nada ya que el objetivo era el qye ya ha conseguido y era ganar unas elecciones.

Yo zoy epañoço, epañó, erpañó y aunque haya nacido en la mejor tierra delmmundo , la que más quiero ante todo soy espaol, como mis padres y mis abuelos y toda mi casta y bisca Cataluña, que lo cortés no quita lo valiente.

http://www.antoniolarrosa.com

Buscan el dinero.Les importa "0" su gente.
¿Quien da más? ITV´S y lo que todavía no sabemos, pero acabaremos sabiendo...tarde.

El articulista ha hablado principalmente con la gente que menos desea nuestra independencia.Los culturetas de apego hispano y alguno apegado a la españolidad. La gente del poble català no la ha ni rozado, y si todos estamos zozobrando gracias a este desgobierno que nos ha ido robando no solo la identidad (ni Franco pudo) sino todo lo que Hacienda ha podido para hacernos zozobrar hasta que podamos tener la nuestra propia,así de sencillo es .

Catalunya debe poder elegir su destino y Europa debe estar con ella, de la misma manera que estuvo con Checoslovaquia, con Montenegro, etc...

España podra seguir rsu destino como nacion, le deseamos lo mejor, a la monarquia , a sus politicos, etc. Por supuesto la cooperacion sera estrecha, como las malvinas con UK.

Y no pasara Na!, bienvenido el cambio señores, es parte de la vida.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef017d4230efdc970c

Listed below are links to weblogs that reference Escuchando hablar en Barcelona:

Mira que te lo tengo dicho

Sobre el blog

¿Qué podemos esperar de la cultura? ¿Y qué de quienes la hacen? Los hechos y los protagonistas. La intimidad de los creadores y la plaza en la que se encuentran.

Sobre el autor

Juan Cruz

es periodista y escritor. Su blog Mira que te lo tengo dicho ha estado colgado desde 2006 en elpais.com y aparece ahora en la web de cultura de El País. En cultura ha desarrollado gran parte de su trabajo en El País. Sobre esa experiencia escribió un libro, Una memoria de El País y sobre su trabajo como editor publicó Egos revueltos, una memoria personal de la vida literaria, que fue Premio Comillas de Memorias de la editorial Tusquets. Otros libros suyos son Ojalá octubre y La foto de los suecos. Sobre periodismo escribió Periodismo. ¿vale la pena vivir para este oficio?. Sus últimos libros son Viaje al corazón del fútbol, sobre el Barça de Pep Guardiola, y Contra el insulto, sobre la costumbre de insultar que domina hoy en el periodismo y en muchos sectores de la vida pública española. Nació en Tenerife en 1948.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal