El periodismo y las alas de los pájaros

Por: | 15 de abril de 2014

El periodismo no se reinventa, eso es un lugar común. El periodismo siempre será lo que fue, y se irá adaptando a las épocas. Los pájaros tenían cuatro alas, hasta que ya sólo necesitaron dos. Y los insectos también tenían cuatro alas, porque necesitaban planear para escapar de los depredadores que los perseguían al borde de los acantilados, como me contaba el otro día en Barcelona el sabio Jorge Wagensberg.

    De modo que al periodismo le pasará lo mismo: se quitará peso, pero en la esencia necesitará lo mismo que siempre para subsistir: descubrimiento, novedad, y discusión. Pero sobre todo necesitará noticias, información, y escritura (o imagen, o dicción) adecuadas. Decía en La Vanguardia el exdirector de Al Jazira Wadah Khanfar (entrevista de Lluis Amiguet, 5 de febrero de 2014): "Las noticias ya son gratis; por la información pagaremos". Las noticias están al alcance de cualquiera, nos atiborran a noticias. Pero, ¿y lo que está detrás, lo que las nutre, lo que hay de veras en las noticias, en los titulares?

     Esa es la esencia del periodismo: explicar las noticias, informar de por qué se producen. Y eso es lo que ahora premian en el Guardian inglés, el periódico que dirige Alan Rusbridger. Primero le dieron el Ortega y Gasset que otorga este periódico por su cobertura de la información relativa a los descubrimientos que hizo el ex analista del espionaje norteamericano Snowden y ahora por lo mismo recibe el Pulitzer. Se premia la información, el periodismo en estado puro. Lo que siempre fue el periodismo. Ahora se hace con dos alas, vuela de manera diferente, más rápido, ya despegó hace siglos, pero sigue precisando los mismos elementos. Entre ellos, las ganas de hacerlo, el entusiasmo por no hacerlo como si fuera un oficio cualquiera. Convertirlo, como quería Gabo, en el oficio más bello del mundo. O, por lo menos, en uno de los más útiles.

Hay 5 Comentarios

Publicado por: Witness | 15/04/2014 21:20:35
" Si de asemejar al periodista con un ave se trata, quien esto escribe preferiría elegir a un ave marina de largo vuelo y planear sereno, de aguda visión y distanciamiento abarcador: por ejemplo, un albatros, capaz de recorrer distancias oceánicas libre de ataduras, en perfecta soledad escrutadora."
No puedes negar tu procedencia, lo tuyo son "las Gaviotas" aves carroñeras.
SIN COMENTARIOS-
Salud y Resistir

Hay quien confunde periodismo con la venta de noticias, con la diaria almoneda del papel impreso y de los minutos del espacio radioeléctrico; no es esa la idea que tiene un servidor del meollo de tan necesaria profesión. La realidad tiene demasiadas facetas para que el ciudadano común, el que cotidianamente acude a su trabajo o vive una existencia confinada por el horizonte inmediato y la rutina, pueda descubrir qué sucesos de cuantos a diario acontecen le afectan más o menos directamente. El periodista debe hacer, a la vez, de explorador y de testigo para actuar, en cierta forma, como delegado de la curiosidad del público, no como esas aves del paraíso que engalanan su nido para atraer a la futura madre de su prole con abalorios diversos y  con extravagantes danzas de cortejo: un creador de sorpresas para la satisfacción de los ansiosos de novedad y los ávidos de entretenimiento; tampoco debería comportarse como un cuervo hambriento, que percibe a distancia el hedor de la carroña y mete el pico en lo más putrefacto de despojos y cadáveres exquisitos para dejar expuestas la entrañas del animal abatido y dar así satisfacción tanto a los lectores más morbosos como al propio gusto por la corrupción. Si de asemejar al periodista  con un ave se trata, quien esto escribe preferiría elegir a un ave marina de largo vuelo y planear sereno, de aguda visión y distanciamiento abarcador: por ejemplo, un albatros, capaz de recorrer distancias oceánicas libre de ataduras, en perfecta soledad escrutadora. Un periodista tendría que ver todos las caras de aquello que atrae su interés y ser capaz de cambiar de perspectiva para que su crónica no fuera un panfleto, el producto de la mirada fija, confinada a una atalaya única, como la del pichón dependiente de la sopa regurgitada por un mentor. El albatros gira y gira y, desde ese constante cambio de lugar, construye un completo, im-parcial modelo mental de las cosas; así, el periodista debería tener menos afinidad por la seguridad inmóvil de su nido que por el libre vuelo que le permitiera el múltiple acceso a lo real.

Es raro que nos eduque para vivir en una sociedad del libre mercado, neocapitalista, y luego nos sorprendamos porque la información, la cultura de lo que esta pasando, que la elaboran unos profesionales, la tengamos que pagar.
Acaso piensan ustedes que si algún gran hermano nos diera todo gratis, la prensa, la información y las noticias sería para ser más libres, más solidarios y más demócratas.
Cuanto más débil y delgado sea el Estado Público, más fuerte y gordo será el sistema privado, para obligar al Legislativo la mejor manera de teneros más dóciles, y con menos derechos, con menos protección.
Pero esto no les gusta a los militantes del neocom.
Por eso es cada día más importante oír dos emisoras de radio y leer tres periódicos, para comprender como nos Gobiernan y porque legislan como lo hacen, que nos retrotraen a los años 70-
Salud y Resistir.

Admirado Sr Cruz: Lo mas sorprendente de su noticia,para mi, es que en el futuro - es decir,ya - habra que pagar para recibir noticias a fondo y veraces.Ya se que el perodico hay que pagarlo - llevo infinitos años leyendolo - pero que para recibir informacion extendida,a fondo, mas alla de "niño muerde a perro",habra que pagar.De ahi, a la privatizacion de los contenidos,me parece algo espeluznante.Supongo que le habre entendido mal pero,estoy seguro,que a muchisimos esto les pareceria el paraiso fascistoide al que nos estamos abocando ¿ Quieres que te diga la verdad?: Pague.

El periodismo con cuatro alas o "lu que llevara", se le denominó "notario de la actualidad": eran tiempos en donde el periodista salía por la mañana y buscaba los sucesos y los comentaba informándose hablando con los vecinos e investigando.
Tenía todo el tiempo del día y por la noche, corriendo hacia la crónica.
Hoy sale con el plan del día, los cetros de las noticias de los políticos, recibir las copias de su agendas y poco más.
Y nadie le promete que lo escrito llegue a las maquinas, ya que las letras suelen caerse por el camino.
En fin hoy más que nunca la prensa se ve en peligro por falta de publicidad o por estar en poder de algún Banco o poderoso que juega al pale con la prensa, televisión y radio, para mejor hacer presión al poder legislativo.
Salud y Resistir.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef01a3fcefaf5d970b

Listed below are links to weblogs that reference El periodismo y las alas de los pájaros:

Mira que te lo tengo dicho

Sobre el blog

¿Qué podemos esperar de la cultura? ¿Y qué de quienes la hacen? Los hechos y los protagonistas. La intimidad de los creadores y la plaza en la que se encuentran.

Sobre el autor

Juan Cruz

es periodista y escritor. Su blog Mira que te lo tengo dicho ha estado colgado desde 2006 en elpais.com y aparece ahora en la web de cultura de El País. En cultura ha desarrollado gran parte de su trabajo en El País. Sobre esa experiencia escribió un libro, Una memoria de El País y sobre su trabajo como editor publicó Egos revueltos, una memoria personal de la vida literaria, que fue Premio Comillas de Memorias de la editorial Tusquets. Otros libros suyos son Ojalá octubre y La foto de los suecos. Sobre periodismo escribió Periodismo. ¿vale la pena vivir para este oficio?. Sus últimos libros son Viaje al corazón del fútbol, sobre el Barça de Pep Guardiola, y Contra el insulto, sobre la costumbre de insultar que domina hoy en el periodismo y en muchos sectores de la vida pública española. Nació en Tenerife en 1948.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal