Perder al fútbol

Por: | 17 de abril de 2014

Soy del Barça desde mi infancia, por razones que ahora sería prolijo enumerar. Y sigo siendo de ese equipo que ayer salió martirizado de su partido contra el Real Madrid y de la temporada. Ser de un equipo tan importante te acostumbra mal: el Barça ha tenido diez años gloriosos, y hemos pensado que esa tendencia podía llegar a ser infinita. No lo ha sido, ya se ve.

La melancolía que produce la derrota vuelve a ser, en este tiempo de miseria de resultados, como lo fue en aquellos tiempos en que se acabó la gloria (relativa) que nos dio Helenio Herrera y que desembocó en la desgraciada derrota ante el Benfica en Berna, cuando los palos desactivaron la esperanza barcelonista de ganar la primera Copa de Europa.

Aquel fue el bautismo de melancolía futbolística para mi, supongo que para otros que entonces ya se hicieron del Barça. Ahora toca recordar ese sentimiento, con dolor, como dice Martino. Ahora viene el periodo de culpas, o de duelo, como dijo también el Tata. Es sólo fútbol, decimos, también para quitarnos de encima el valor oscuro de los sentimientos de derrota.

Hemos perdido, como se pierde el aire o se pierde un libro; ya lo encontraremos, ya será el Barça otra vez el equipo que jugó cinco minutos después del gol de Bartra. Ahora toca felicitar a los que estaban enfrente y ganaron, en buena lid, un partido en el que jugó también, ay, la casualidad; pero es que la casualidad (el palo de Neymar, por ejemplo) es un elemento determinante del fútbol. El fútbol es todo, como la vida, y también se hace de la gloria triste de los perdedores.

Hay 25 Comentarios

Vamos Barca! no es el mejor año, pero todos tenemos esa memoria de tus últimos años, en los que ha sido un mejor equipo que ninguno. No sólo ganando por ser bueno, sino demostrando al mundo que se puede ganar y también ser el mejor, no sólo como equipo, sino como personas.

Ha sido necesario que el Barcelona pierda a Tito y a Pep Guardiola, para que todos se echen encima de la entidad de la Masia.
Pan para hoy hambre para mañana, que miopía padecen los periodistas, las cabeceras de los periódicos de deportes en España, que seria de la Selección Nacional de España, sin los Iniestas, Sin los pedritos, Sin los Jordi, Sin los Busque, sin los Piqué,sin los Xavi Hernandez, sin los Thiago, etc, que juega sin mirarse, con una velocidad que no le dan tiempo al contrario a entrarle. La prueba la estamos viendo con los partidos de primera división, que nos dan en televisión, la locura de fuertes entradas, de faltas no pitadas en el área, de patadas y agarrones de cuellos y caras al contrario. Se a perdido la elegancia que presumía Del Bosque de su jugadores, de esconder el balón al contrario y lanzarlo al espacio.
Estamos perdiendo nuestra identidad, la que nos ha hecho campeones de Europa, dos veces y del Mundo, una vez. Racha que con los vientos que pregonan las cabeceras periodísticas futboleras, se puede augurar que costaran una docena de años recuperar
Salud y Resistir.

Ha sido necesario que el Barcelona pierda a Tito, a Pep, para que todos se echen encima de la entidad de la Masia.
Pan para hoy hambre para mañana, que mioia padecen los periodistas, las cabeceras de los periódicos de deportes que seria de la Selección Nacional de España, sin los Iniestas, Sin os pedritos, Sin los Jordi, Sin los Busque, sin los Piqué,sin los Xavi Hernandez, si los Thiago, etc que juega sin mirarse, con una velocidad que no le dan tiempo al contrario a entrarle.La prueba la estamod viendo con os partidos en primera que nos dan en televisión, la locura de entradas, de faltas no pitadas en el área y de patadas y agarrones de cuellos y caras al contrario, se a perdido la elegancia de esconder el balón al contrario y lanzarlo al espacio.
Estamos perdiendo nuestra identidad, la que nos ha hecho capeones de Europa, dos veces y del Mundo, una vez.
Salud y Resistir.

Ha muerto Tito, un referente de honestidad, de sencillez y de profesional, conceptos que son de otra generación y que no están de moda.
Descanse en paz.
Salud y Resistir.

Nunca he sido seguidora de ningún Club, sabía que los mejores y rivales eran El Real Madrid y el Barça, al vivir tantos años en Barcelona, y ver que solo se movían cuando ganaba el Barça y subir al balcón de la generalitat Copa en mano era algo fuera de mi alcance, pero si era así , así lo vivía, fue un reclamo en plena transición política, no recuerdo los jugadores que se gritaban solo a Zubiría porque después se pedía el Estatut de Autonomía.
Y mira por donde empecé a estudiar ese deporte cuando España fue Roja por primera vez, y me gustaba Iniesta como bailaba el balón, Ramos, pero claro yo adoro a Casillas y ahí se me rompe el juego. Porque en la selección están los mejores, así que si me dió cierta cosa ver como perdía el Barça, me gusta Pedro que entró como un pibito y se va haciendo hombre con su juego....y sin ser forofa de Cristiano Ronaldo mete goles....y a Messi apenas lo veo en el campo.
Sé que escribo muy desestructuradamente porque solo sé que los buenos jugadores nunca pierden y en este caso lo hicieron........

MAESTRO CRUZ
Que nos quiten los bailado.Seguiremos este próximo año dando la cara,pues tenemos una cantera esplendida,el Barca B en segunda haciendo una campaña majestuosa y los juveniles recientemente campeones de Europa de su categoría y lo más importante con una metodología de juego que venga quien venga de entrenador, deberá adoptar y acoplarse él.Nos hemos acostumbrado al tiqui taca,nos gusta y así y seguiremos,no nos vale solo ganar
queremos más espectáculo y estar 90 minutos para ver solo 2 minutos de fútbol no es posible en Can Barça .

Saludos Paco

Felicidades, Juan, a ti y al equipo de El País por el fastuoso homenaje de hoy a GGM. Un abrazo,

Carles

No sé por qué razón –aunque puedo imaginarla en sus circunstancias y detalles psicológicos, que no voy a comentar- la exigua biblioteca de la casa de mi familia en Santa Cruz contenía un ejemplar de la primera edición española de “Cien años de soledad”, aquella con cubierta rústica tricolor que la Editorial Sudamericana publicara en marzo de 1969. ¿Por qué no especular sobre ello?


http://airenuestro.files.wordpress.com/2014/01/cien-ac3b1os-de-soledad-primera-portada1.jpg


Recién retornado de Venezuela, mi padre frecuentaba por aquellas fechas las tertulias del Bar Atlántico, una terraza situada en los locales comerciales del Casino de Tenerife, bajo un enorme toldo que protegía a los parroquianos del excesivo sol de la mañana. Por allí solían pasar algunos de los especímenes urbanos de la fauna literaria local: poetas sociales con oposición aprobada, plumillas con columna propia, dramaturgos sin estreno…


https://arteyarquitectura.files.wordpress.com/2012/06/550990_10150647058454735_2097159349_n.jpg


Probablemente, en una de las charlas frente al océano (la orilla estaba entonces más próxima y el tráfico de automóviles no era tan agobiante como llegó a ser después) con sus contertulios habituales, alguien nombrara la obra de cierto autor colombiano que estaba causando gran revuelo en los cenáculos culturales de Madrid y Barcelona. Acaso al anochecer del día siguiente (la prensa matutina madrileña llegaba por la tarde), sentado en el bar ante una cerveza Dorada en tanto esperaba compañía y conversación, leyera alguna crítica en el ABC.


http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1969/03/28/057.html


Y tal vez, unos días después, lograra escamotear un par de billetes marrones del bolso de mi madre para ir a la Librería Católica (donde ahora hay un Banco) o a la Librería Goya (cuyo escaparate exhibe en estos días el pavoroso cartel de “se alquila”) y pagar las ciento ochenta pesetas del ejemplar que reservara con antelación y que ahora permanece, con las esquinas dobladas, las páginas amarillentas y el lomo arrugado, a mi lado, sobre la mesa.
Murió mi padre pocos años después y ayer lo hizo García Márquez pero, en cuanto apague el ordenador en que escribo estos párrafos, aquí seguirán, para volver a mis manos, aquellas mismas trescientas cincuenta y una páginas de populosa soledad ¿Qué historia habría podido contar y cuántos matices habría podido callar, como hoy callo, si aquel mundo de ayer hubiera padecido nuestro desangelado presente digital?

A mí me da pena que hasta articulistas respetables como Ramón Besa ahora hagan leña del árbol caído, después de que el Barça y Messi nos hayan dado tantas alegrías.

No quiero escribir un obituario de García Márquez. Es imposible: quien haya leído "Cien años de soledad" sabe que la muerte quedó muda ante el autor de tal portento.

Sr. Cruz, pero nadie nos va a quitar lo "bailao" o ganado a los seguidores del Barça. Agradezco mucho lo que me han hecho disfrutar en los últimos años y como no me ha costado ni un euro ni un voto, no pienso reprocharles nada. Creo que por quien más lo lamento es por el Tata, a quien aquí muchos ya habían crucificado desde que empezó. Por cierto, hoy he oído una teoría interesante que desconocía: Los cambios en cualquier empresa hay que hacerlos cuando se está en pleno éxito (quizás por eso Guardiola se fue porque no pudo o no le dejaron, no lo sé). Un saludo.

Periko garcia, si dices "del" Osasuna, muy de Osasuna (así, sin artículo) no serás.

Al señor zyk, enhorabuena en sólo tres lineas no se puede ser más pedante. Y al señor Jordan, su media página paranóica me hace dudar de que haya leido el artículo del señor Juan Cruz pero me aclara que no ha entendido absolutamente nada.

claro, la casualidad quiso que el Madrid no ganara de goleada: sólo mencionar los dos palos, por no hablar de las ocasiones claras que se desaprovecharon. Y es que pasa lo que pasa, uno se duerme en los laureles y olvida el trabajo y el esfuerzo que requirieron las victorias pasadas. Tras el baño de humildad puede que eso empiece a remontar, pero Guardiola se fue por algo y dejó entrever que hay vacas sagradas en el vestuario que no están por el sacrificio.... para el equipo.

Si los del Barca sufren de melancolia, cual es el padecimiento de los que somos del Osasuna sin remedio?

Sr. Witness: Sepa usted que solo hay una cosa de peor gusto que citar a Paulo Coelho: Citar a Borges. En cuanto al artículo del Sr. Cruz, solo dejar constancia que me produce el mismo tedio infinito que todo lo que acierta a escribir dicho señor, y el señor mismo, propiamente dicho. Buenos días.

¡Quién diría que era solo fútbol presenciando el lamentable espectáculo de parte de la grada culé...! La falta de respeto, el insulto al de enfrente, mezclando política con deporte, son imperdonablemente ofensivos para quienes tenemos en alta estima nuestro himno, nuestra bandera y nuestro rey.

Tiene Vd toda la razón aunque algunos forofos no lo entiendan. Gracias por sus escritos; pero no solo por los de futbol.

Jordán, muchas felicidades, "entre líneas" se lee que eres merengue y como tal te felicito. Si me gustaría, si me lo permites, recordarte que el Barça, Atlético y Madrid son los equipos más beneficiados por los arbitrajes en España que el resto de equipos. Si se sacaran cuentas al final, de cualquier temporada, verías como se le han sumado algún que otro punto que no les correspondía. La sorpresa es que aún así se quejen.........cualquiera de los tres, cuando no se les beneficia en las decisiones arbitrales. El Barça, como el Madrid, han tenido pasados muy explondoros donde no se les puede achacar sus logros a "ayudas externas". Sólo hay que reconocer el fin de un ciclo, como todo en la vida, y empezar a sembrar para recoger frutos en tiempos venideros y lo de que habla Juan cruz es de eso mismo, del reconocimiento a fin de un ciclo.

'Borges decía "El fútbol es popular porque la estupidez es popular". Para Borges el fútbol es feo estéticamente. "Once jugadores contra otros once corriendo detrás de una pelota no son especialmente hermosos". También llegó a decir que el fútbol es fundamentalmente agresivo, desagradable y comercial. "La idea que haya uno que gane y que el otro pierda me parece esencialmente desagradable. Hay una idea de supremacía, de poder, que me parece horrible". Pero Borges no se detuvo en la crítica al deporte, además fue feroz también con su afición a la que calificaba de hipócrita, y es que, según Borges: "El fútbol en sí no le interesa a nadie. Nunca la gente dice 'qué linda tarde pasé, qué lindo partido vi, claro que perdió mi equipo'. No lo dice porque lo único que interesa es el resultado final. No disfruta del juego". Sobre las implicaciones políticas de este deporte, las opiniones de Borges son implacables. Decía: "El fútbol despierta las peores pasiones. Despierta sobre todo lo que es peor en estos tiempos, que es el nacionalismo referido al deporte, porque la gente cree que va a ver un deporte, pero no es así". Y cerraba el desfile de agravios contra el fútbol, acusando a sus creadores; decía: “Que raro que nunca se le haya echado en cara a Inglaterra haber llenado el mundo de juegos estúpidos, deportes puramente físicos como el fútbol. El fútbol es uno de los mayores crímenes de Inglaterra".'
(De un artículo sobre Borges y el fútbol)
En su ceguera, Borges solía ver con bastante claridad cuando disponía de directo saber del asunto sobre el que opinaba y si hay algo sobre lo que un argentino no puede evitar tener conocimiento de primera mano es precisamente de fútbol. Combate incruento (aunque no siempre), el fútbol no deja de ser un sucedáneo del permanente conflicto por la supremacía que ha empujado a la Humanidad a las mayores catástrofes y los peores sufrimientos. La humillación del vencido no es menos gratificante para el vencedor –sobre todo cuando no media más esfuerzo que el ponerse a gritar en una grada o ante un televisor- que los ceñidos laureles de la victoria. La pasión del deporte se funda en el impulso por la magnificación del ego que nos acompaña desde las más remotas etapas de la evolución de nuestra especie ¿Qué, si no es una ansia primaria por prevalecer, por situarse en un peldaño por encima de otros en la escala jerárquica del grupo o de los grupos, queda satisfecho por el nimio acto de llevar una esfera elástica llena de aire a presión más allá de una plano imaginario delimitado por una línea y tres palos? ¿La admiración por el malabarismo con cabeza y pies? No lo creo; no es la habilidad para realizar portentos de control balompédico lo que emociona al aficionado. Es la necesidad de experimentar el poder supremo por transferencia, de convertir la identificación con quien en verdad contiende sobre el césped en autoestima de macho alfa; lo mismo que ocurriera antaño con gladiadores, aurigas o justadores de todo tipo.
Quien esto escribe, en el entorno en el que le tocó pasar infancia y juventud, tuvo toda clase de estímulos para dejarse arrastrar por la ilusión de ganarse la vida con cuanto es asociado comunmente con el fútbol: cuatro o cinco conceptos básicos; dos o tres principios morales y…un extenso catálogo de simplezas mistificantes sobre la fama, la hombría y el dinero. Pero eso, afortunadamente, ya pasó.

Bueno Sr. Juan Cruz, culé de toda la vida al parecer, si hablamos de "casualidades" y "elementos determinantes" en el fútbol, igual deberíamos acordarnos de ciertos hechos acaecidos en los que usted mismo califica como "10 años gloriosos del Barça". Sí hombre, le refresco la memoria, por ejemplo ciertas omisiones de un tal Sr. Ovrebo en cierto partido donde el área de uno de los dos equipos en contienda pareció convertirse durante 93 minutos en una especie de agujero negro, un lugar donde (me permito aclararle en caso de que no maneje bien ciertos conceptos relacionados con la física relativista) la gravedad es tan fuerte que ni la luz puede salir de ellos, y por lo tanto NADA se puede ver de su interior... U otro ejemplo facilito, un tal Mr. Starks, que hizo algo probablemente inédito hasta ese momento en la historia del fútbol: expulsar a un jugador por una agresión... en una jugada en que no llegó ni a rozar al contrario; no hay por qué ensañarse con él de todas formas, al fin y al cabo sólo se dejó seducir por la interpretación teatral, "gloriosa" sin duda, llevada a cabo por uno de los participantes en la función. Son dos simples ejemplos, necesitaríamos varios blogs como el suyo para dar cuenta de todos ellos, algunos tan recientes que seguro aún los tiene presentes en su mente, porque ya sabemos que estas cosas, cuando el equipo de uno acaba levantando la "gloriosa" copa, tienden a olvidarse con bastante rapidez. No sufra Sr. Cruz, 10 años de "glorias" dan lo suficiente como para vivir una temporadita de recuerdos, hasta que nuevamente, una conjunción de "casualidades" (un gran entrenador + una gran plantilla + unas GRANDES instituciones futboleras poniéndole las cosas facilitas cuando los partidos se ponen cuesta arriba) vuelvan a hacer reverdecer "glorias" pasadas, que no viejas. Seguro que no tardan, porque de esas tres "casualidades", la tercera está garantizada por decreto, y sólo hay que esperar a que lleguen las otras dos, algo nada difícil para un mès que un club con los recursos del Barça.... al menos mientras juegue la liga española.

En el futbol nunca se debería pensar en derrotas, amo el futbol y desde que siendo niño lo jugaba siempre quedaba la tarde o el día siguiente, al futbol solo pierden los poderosos. Vamos Atletico!!!

Aquella final contra el Benfica la oimos por la radio, y quiero recordar que tambien algun poste que era merengue

Juan, lo mejor que se puede hacer cuando los tiempos cambian es reconocerlo y esperar tiempos mejores, que seguro volverán y serán tan emocionantes como lo fue el último.
http://goo.gl/VBYqH3

El fútbol es un deporte que mueve masas en todo el mundo y medios de todo tipo.
Gracias a este deporte la gente en general aplicamos nuestros anhelos en las victorias del equipo de nuestras simpatías que conocemos de referencia.
La mayoría de veces.
Como sintonizante de ideas o pensamientos sociales o políticos, los colores del equipo.
Y nos volcamos en sus victorias o derrotas, pero el fútbol es un deporte de equipos y clubs, de juntas directivas, de presidentes y de socios que cotizan.
La mayoría solo somos simpatizantes.
Ganen o pierdan los equipos, el fútbol solo dura el rato del domingo en que se oyen los partidos.
Después sigue la vida real.
En la que somos protagonistas las personas como titulares permanentes sin cambios ni reservas.
Sin jueces de línea ni árbitros que nos piten faltas, lo nuestro es tirar del carro cada día.
Gane o pierda nuestro equipo.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef01a3fcf1e8b6970b

Listed below are links to weblogs that reference Perder al fútbol:

Mira que te lo tengo dicho

Sobre el blog

¿Qué podemos esperar de la cultura? ¿Y qué de quienes la hacen? Los hechos y los protagonistas. La intimidad de los creadores y la plaza en la que se encuentran.

Sobre el autor

Juan Cruz

es periodista y escritor. Su blog Mira que te lo tengo dicho ha estado colgado desde 2006 en elpais.com y aparece ahora en la web de cultura de El País. En cultura ha desarrollado gran parte de su trabajo en El País. Sobre esa experiencia escribió un libro, Una memoria de El País y sobre su trabajo como editor publicó Egos revueltos, una memoria personal de la vida literaria, que fue Premio Comillas de Memorias de la editorial Tusquets. Otros libros suyos son Ojalá octubre y La foto de los suecos. Sobre periodismo escribió Periodismo. ¿vale la pena vivir para este oficio?. Sus últimos libros son Viaje al corazón del fútbol, sobre el Barça de Pep Guardiola, y Contra el insulto, sobre la costumbre de insultar que domina hoy en el periodismo y en muchos sectores de la vida pública española. Nació en Tenerife en 1948.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal