El oficio 9. Umbral tenía razón

Por: | 24 de septiembre de 2014

1111100408_850215_0000000000_sumario_normalEn abril de 1993 se hizo famosa lo que entonces pareció una salida de tono de Francisco Umbral en la entrevista que le hacía Mercedes Milá en Antena 3. Ante la popular presentadora (entonces era la más popular de las periodistas españolas de pantalla, y ahora sigue estando en primera línea, ahora al frente de Gran Hermano) el escritor reclamó que no había ido a la entrevista para hablar de la mar y de los peces: estoy aquí, vino a decir, “para hablar de mi libro”.

Como entonces Umbral era el más famoso de los escritores españoles, y como su carácter tendía a esa algarabía de sus reacciones, la mayor parte de los españoles que lo vieron, lo comentaron o escribieron de ello ridiculizaron la actitud del gran autor de Mortal y rosa.

Y resulta que Umbral tenía razón. Es muy frecuente recurrir a escritores o a otros artistas para animar o mejorar los programas de variedades, y es también muy habitual que en lugar de preguntarles por lo que hacen les interroguen por lo que piensan de la mar y de los peces, a veces con la intención de incurrirlos en polémicas o controversias que poco tienen que ver con sus oficios. Así es muy común que les pregunten a los escritores por lo que hacen Calatrava o los Beatles, cuando es muy poco corriente que a otros personajes (arquitectos, músicos, banqueros) les pregunten por lo que hacen los escritores.

Y los escritores hacen libros. Es muy difícil vender libros (para los libreros, los editores y los autores, naturalmente), y hay muy pocos ventanas (ahora hay menos que en 1993) donde los autores, libreros, autores, etcétera, puedan anunciar o divulgar o debatir sobre su noble mercancía. Lo que entonces reclamaba Umbral era legítimo: que si le habían llevado allí había sido porque había publicado un libro; resultaba por tanto inteligente por parte de la presentadora que cumpliera el compromiso.

El revuelo que se montó luego sepultó a Umbral en esa anécdota y ahora es igual que digas que Mortal y rosa es el mejor libro de memorias de un padre dolorido que se haya publicado en decenios en España, o que Umbral fue el mejor escritor de periódicos de su época y más allá, que siempre habrá alguien que levante el dedo para anunciar la broma: “Ah, el que dijo que vengo a hablar de mi libro”.

Pues sí, iba a hablar de su libro. Los periodistas sentimos la tentación (y caemos en ella) de acercarnos a famosos escritores o científicos o historiadores para hacerles decir lo que nos viene bien en cada caso, pues estamos ante un debate para el que requerimos opiniones autorizadas aunque el asunto no sea la especialidad de ninguno uno de ellos. Pero cuando publican un libro, quieren divulgar un descubrimiento o presentan las conclusiones de sus investigaciones sentimos que su opinión o su presencia no vale lo que valen sus opiniones para un cúmulo heterogéneo de temas que en realidad no son de su directa incumbencia.

Así que Umbral tenía razón. Ahora proliferan las entrevistas simpáticas o simpáticamente agresivas, a las que se prestan famosos de todo tipo, políticos, escritores, músicos, que responden de grado a preguntas que muchas veces no son sino acertijos en los que los entrevistadores simpáticamente agresivos tienden redes cómo cazan a los incautos.

Es imposible imaginar qué hubiera hecho Umbral en estos casos de estos entrevistadores cazaincautos con los que convive la televisión, pero sí se puede decir lo que hizo entonces: reclamó a Mercedes Milá que le preguntara por su libro. Ahora hay muy pocos sitios dónde él hubiera reclamado eso, pues salvo excepciones las televisiones han desterrado las entrevistas en profundidad a escritores y por tanto ya no se les puede escuchar hablar de libros en la televisión nacional salvo en el muy meritorio programa de La Dos de Óscar López…

Umbral tenía razón. Hablar de libros es lo que deben hacer los escritores. A no ser que quieran hablar también de otras cosas. Pero si los buscamos porque han publicado un libro, ¿qué menos pueden pedir que le preguntemos por eso?

Hay 22 Comentarios

Estimado juan
1. Crease o no esta mañana me levanté pensando que hacía mucho que no visitba su blog y que ya era hora de hacerlo. En eso estaba cuando el tío FB me cotillea que hoy es su cumple. Aprovecho para entrar, leer el post y flicitarlo. Qué pase un gran día!
2. Crease o no esta mañana me levanté pensando en la frase de umbrar porque parece que, a partir de fines de enero voy a poder decir lo mismo (modestia al fin empecé buscando editoriales menos conocidas y, al final, se interesó una editorial "de culto" de Rosario)
3. Crease o no, nunca había visto el video aunque la frase la he escuchado hasta el hartazgo. La reacción de Umbral, mejor que destemplada me parece de una ternura conmovedora.
Dudo enormemente que Milá pudiera hacerle alguna pregunta acerca de su libro, porque dudo más que lo hubiera leído

Con respecto a este post, me encantó lo de "noble mercancía" para referirse a la literatura. Así y todo, a pesar de lo que cuenta, sigo sintiendo a España como un oasis en relación a las "cutreces" y tonterías varias que se cuecen en los medios de comunicación argentinos ¡hay cada personal opinando de cualquier cosa, también de cultura!
Le envío un saludo
Bibiana Fernández Simajovich

Pues eso; Baudelaire, Machado...

Qué bueno que haya escrito de Umbral. Si, la verdad es que se fue poco justo con su reacción -entre otras cosas- porque seguramente el mentado no hubiera asistido al programa televisivo si no se le hubiera convencido de que podría hacer promoción de sy libro allí. Supongo yo, por esto, que el autor estaba de promoción, que es hablar del libro de uno mismo y no tanto de la literatura en general. Hay músicos que hablan de pintura por ser sinestésicos, y encontrar en esta su inspiración, escritores que hablan de música porque es esta su inspiración, pintores que hablan de literatura por ilustrar mitos en sus obras. ¿Es común? No.
Es más común el hecho de que los músicos que hablan de otros músicos sea por estar a partir un piñón con ellos o por partir peras. Que los escritores hablen de otros escritores por compartir actos o intereses comunes o, incluso editoriales -relaciones amatorias, menos, qué curioso-. Etc...

Pero al ajo; es un gustazo leer esta entrada porque a Umbral se le castigó injustamente. En un programa que no recuerdo si se llamaba 'Queremos saber' y al único al que se le pretendía enseñar fue a Umbral.

Que gracia me hace, esto de los libros, y sobre todo si son literarios, Aqui en nuestra querida España, nos dan Circo mucho Circo, FUTBOL de 1ª ,2ª y 3ª División, y como eso no es bastante, viene luego la Regional, ¿ Pero cultura, de eso que poca en España hay, estamos a la cola de la U.E. y de alguna otra nación, Pero de futbool y chismorreos televisivos, somos los campeones de la Unión Europea, Leer libros es una pena, ahora que no digan que hay analfabetos, pero la verdad hay muchos alumnos ineptos, quieren que todos vayan a las Universidades, para decir, que hay millares, de alumnos, universitarios, si algunos no pasan de primero, y hubieran ganado mas yendo a a Universidad, Laboral, pero eso no mola como dicen eso hoy,

Da la casualidad,que esa entrevista la vi yo, y voy a decir, que UMBRAL tenia razón, era, un escritor polémico, pero un gran escritor, y los escritores viven de su trabajo, y sus libros los tiene que promocionar, en periódicos, en la Radio, o en Televisión ,pero el mas efectivo, es el boca a boca, si es un buen libro, se vende como un roscón, Y yo si compro un buen libro, que me ha gustado, y mas si lo ha escrito un buen amigo, le hago propaganda, a ese escritor amigo, que el vive de su pluma, y no de los subsidios,

Perdón, pero conviene añadir algo respeto a Umbral, por si las moscas: no hubo columnas en la prensa como las suyas. Sencillamente, era el mejor, y a distancia insalvable. Y confieso que, durante mucho tiempo, y habiéndole leído otras prosas, me dije: no busques nada más, es columnista, punto. Pero un día, y de muy mala gana, leí "Mortal y rosa". Ese día me reconcilié con la persona que sin duda había debajo de su mala baba y sus más bien poco recomendables amistades.

Para Publicado por: Pacato | 25/09/2014 3:54:25
.
El Diccionario de la RAE -así como el Diccionario del español actual, de Seco and al.- define el verbo incurrir como ‘caer en un error o falta’ y también ‘pasar a ser objeto de una actitud o sentimiento desfavorable’, es decir, que el complemento siempre tiene que referirse a un concepto con significado negativo. Con todo, lo más al caso, es señalar que el verbo '"incurrir" es intrans., es decir, de ninguna manera puede llevar ese pronombre "-los" enclítico, CD que quiere ser del verbo "incurrir". Lo correcto sería haber escrito "...a veces con la intención de QUE INCURRAN en polémicas o controversias que poco tienen que ver con sus oficios", en lugar de "...a veces con la intención de incurrirlos". Lapsus. Otro, por cierto, el alemán del comentarista: no es, entiendo, Wovort man kann nicht sprechen, sino Wovor man kann nicht sprechen.

Yo no sé lo que entonces interpretaba la gente sobre el mosqueo de Umbral. Pero sí sé lo que interpreté yo: un vulgar caso de periodismo granujiento denunciado en directo.

Lo que ayer se interpretaba con algarabía popular como histrionismo de divo cascarrabias, hoy a la luz de nuestro posmoderno devenir torna en verdad honesta. Todos vienen a vender sus libros (léase como metáfora), casi todos humo, bruma que distraiga de lo esencial. Al menos Umbral lo confesaba sin rubor ni soliloquios, desdeñando la liviana sustancia del ente televisivo y sus feligreses.

Qué pena de tiempo histórico el que le tocó vivir al genio Umbral. Hoy día, con sólo ser aceptado como concursante de Gran Hermano, hubiese tenido muchas más posibilidades de hablar con la Milá de sus libros.

Yo creo que cada escritor debe de valorar a lo que va. Creo que en muchos casos las entrevistas son pactadas y que escritores como Cercas (del que hablaba en el anterior post) se prestán como columnistas que son a hablar de otros temas.
Este para mi fue el caso de Umbral y se equivoco por ello. Otra cosa es que la sociedad considere que es un experto y que no. En eso debería de dar igual que un experto político como Paquirrín se meta con Guardiola y si se debería de prestar atención al señor Vidal-Folch.

'Página Dos' tiene sus méritos. Podría sobrarle diseño y faltarle literatura, pero esto no deja de ser una opinión. Puestos a opinar, sigo echando el falta en la parrilla televisiva un 'Negro sobre Blanco'. Pese al Sánchez Dragó que hemos conocido después, sigo echando en falta aquellas conversaciones con los autores, tan desmercantilizadas.

¿Es aquí donde se viene a hablar del libro de uno?

¿"Incurrirlos"? Con el perdón de los dioses (de las filas más altas), pero tengo la impresión de que en este diario hay una serie de personajes raros, para decir lo más respetuoso; con perdón, repito. Diego Towers de la sección Deporte Rosa y Winston Manrique Camel Sabogal de la sección Chistelaria, son dos buenos ejemplos. Uno que se inventa todo con alevosía, ventaja e impunidad; y otro que atenta continuamente contra el idioma (para no hablar de su particular sentido chistelario, que eso ya es cosa de colores). Cruz es otra cruz. Por lo menos esta vez no ha hecho de name-dropper mencionando a toda la gente importante o supuestamente importante que conoce. Pero muchas veces, más allá de cierto ardor, llama o soflama bastante candorosa transformada en textos más o menos enfebrecidos, soy incapaz de ver mucho más que eso en sus artículos. ¿Toda una página para opinar que un escritor debe hablar de su libro cuando hace de invitado televisivo, "a no ser que quiera hablar también de otras cosas"? Me ha hecho recordar el final de muchos cuentos alemanes: "Y si no murió, aún sigue vivo". Simplemente no lo leas, podría decir alguien. Pero sucede que suele ser colocado en posiciones ventajosas en este diario y solo después de entrar me doy con la cruz, como en este caso. Saludos desde Colonia.

Certero el artículo sobre la necedad de las simpátic@s entrevistador@s , de TD, terror desinformatico.

Buen recordatorio de que hacen falta más foros literarios (pero... ¿sabe Vd. lo que significa "algarabía"? Hay diccionarios "online" también, ¿eh?)

Ya, es así, pero eso es más o menos lo que no hacen otros escritores, como, por ejemplo, Julián Marías o Goytisolo, cuando les invitan a hablar de su libro y aprovechan para dictaminar en materia de política. De todos modos, la frontera es bastante tenue y lo que le conviene hacer a un escritor que se precie es no acudir a cualquier sitio, si lo que desea es hablar de libros.

¿"Incurrirlos"? Incurrir es algo que hace uno, que comete,por lo que se pueden pedir responsabilidades pero no es algo a lo que puedas forzar a otros. No me encaja y no pienso que sea por lo inusual, sino por el propio significado del verbo.

El tiempo pone a cada uno en su sitio: a Mercedes Milá en GH, y tan contenta. Los trendic topic anoche eran Bustamante y Gran Hermano... de eso habla la gente...y de fútbol. Aquí el fomento de la lectura no interesa. Van a la pasta y a rellenar horas de tele con cualquier cosa rentable a corto plazo.
La elección mayoritaria no siempre es lo mejor para todos (veanse los resultados electorales), aunque es peor que nos den lo que nadie ha elegido, como la alcaldesa de Madrid. que se pira sin enfrentarse a las urnas. Pena de mi corazón.
Lola Flores dijo en el descanso de un programa de entrevistas que presentaba: «Estoy hasta el xoxo de filósofos», y no hemos avanzado nada desde entonces en la programación cultural.

Artículo muy obvio

Wovort man kann nicht sprechen

"[...] y por tanto ya no se les puede escuchar hablar de libros en la televisión nacional salvo en el muy meritorio programa de La Dos de Óscar López…" Maestro Cruz, y se le olvida los lunes a medianoche, en el programa La noche en 24 horas de Sergio Martín, donde usted y el crítico literario de ABC repasan novedades literarias y recomiendan algún libro. Pero sí, es cierto que el panorama televisivo cultural, y en concreto el referido a la literatura, ha sido convertido en un páramo donde el gran Umbral no podría reclamar nada, pues sería como clamar en el desierto. Pena, penita, pena, como dice la seguidilla.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef01b8d070bd50970c

Listed below are links to weblogs that reference El oficio 9. Umbral tenía razón :

Mira que te lo tengo dicho

Sobre el blog

¿Qué podemos esperar de la cultura? ¿Y qué de quienes la hacen? Los hechos y los protagonistas. La intimidad de los creadores y la plaza en la que se encuentran.

Sobre el autor

Juan Cruz

es periodista y escritor. Su blog Mira que te lo tengo dicho ha estado colgado desde 2006 en elpais.com y aparece ahora en la web de cultura de El País. En cultura ha desarrollado gran parte de su trabajo en El País. Sobre esa experiencia escribió un libro, Una memoria de El País y sobre su trabajo como editor publicó Egos revueltos, una memoria personal de la vida literaria, que fue Premio Comillas de Memorias de la editorial Tusquets. Otros libros suyos son Ojalá octubre y La foto de los suecos. Sobre periodismo escribió Periodismo. ¿vale la pena vivir para este oficio?. Sus últimos libros son Viaje al corazón del fútbol, sobre el Barça de Pep Guardiola, y Contra el insulto, sobre la costumbre de insultar que domina hoy en el periodismo y en muchos sectores de la vida pública española. Nació en Tenerife en 1948.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal