La cocina de vida&artes

La cocina de vida&artes

La sección de vida&artes analiza en profundidad los debates y tendencias sociales que más inquietan a los ciudadanos. Este blog nace para compartir con nuestros usuarios el proceso de generación de esta serie de artículos, avanzando los temas en los que estamos trabajando y pidiendo propuestas para futuro. Os invitamos a participar en el proceso.

¿Quién pone freno a los abusos de las telefónicas?

Por: | 16 de mayo de 2012

7040724
Penalizaciones excesivas por anular contratos con compromiso de permanencia. Centros de atención al cliente ineficientes y a miles de kilómetros de distancia. Altas en servicios no solicitados. Envíos de facturas después de solicitar la baja. Cobro por llamadas o conexiones no realizadas… El catálogo de quejas contra las compañías de telefonía y acceso a Internet es extenso y bien conocido, pero las autoridades no parecen capaces de poner freno a las prácticas abusivas de un sector que acapara la mitad del total de las reclamaciones registradas en las oficinas de consumo en España.

En EL PAÍS estamos cocinando un Vida&Artes para analizar la situación y dar voz a todos los frentes implicados: consumidores, compañías, autoridades competentes. Queremos conocer casos que ilustren los principales problemas del sector y exponer las propuestas de los expertos para reducir los conflictos.

¿Conoces algún caso ilustrativo? ¿Es fácil o difícil reclamar? ¿Crees que las leyes y los organismos de consumo protegen suficientemente al consumidor? Envíanos tu comentario.

¿Has sido rechazado en algún país cuando viajabas como turista?

Por: | 18 de febrero de 2012



Bajaras

Brasil ha decidido endurecer las condiciones de entrada a los españoles. A partir del 2 de marzo, los turistas que viajen a este país deberán disponer de un billete con fecha de regreso confirmada, pasaporte con validez de al menos seis meses y demostrar que tienen medios económicos suficientes para su manutención durante su estancia (75 euros diarios como mínimo). Necesitarán además una reserva de hotel pagada o una carta de invitación firmada ante notario por una persona que resida en la ciudad de destino.

La medida, según el Gobierno de Dilma Rousseff, se ha establecido en reciprocidad con los requisitos que exige España a los turistas brasileños, en aplicación de las normas establecidas por la Unión Europea para acceder a los países del espacio Schengen, zona sin fronteras interiores que permite la libertad de movimientos. Pero solo se aplicará a los españoles, mientras que el resto de los ciudadanos de Schengen podrán seguir viajando al país simplemente con un pasaporte válido. ¿Se trata de una venganza por la inadmisión de viajeros brasileños en los aeropuertos españoles?

Brasil reconoce que el origen de la nueva normativa está en las tensiones bilaterales desatadas en 2008, cuando el Gobierno de Lula expresó formalmente su malestar por el notable aumento de denegaciones de entrada a sus ciudadanos en los aeropuertos de Barajas y El Prat. Muchos, además, aseguraron haber sido maltratados por la policía española. “Es una cuestión histórica. No hemos tenido ningún problema con ningún otro país del espacio Schengen, solo con España”, han admitido fuentes de la Embajada en Madrid.

En EL PAÍS estamos recopilando para un Vida&Artes casos de personas que hayan sido rechazadas en aeropuertos españoles o retenidas largo tiempo por la policía. No solo brasileños, sino de cualquier nacionalidad. Queremos saber si realmente las condiciones de entrada para ciudadanos de fuera de la UE en España son más duras que en el resto de los países de Schengen, pese a ser la cuarta potencia turística mundial. Y si aquí tratamos peor a viajeros de países turísticos emergentes, como Brasil o China, que a los de emisores tradicionales como Reino Unido, Francia o Alemania.

También estamos explorando la situación inversa: casos de españoles que hayan tenido problemas o hayan sido rechazados al viajar como turistas al extranjero. ¿Cómo nos reciben en otros países? ¿Cuáles son los más duros fuera del espacio Schengen, aparte de EE UU? También queremos saber si los nuevos requisitos impuestos por Brasil van a tener repercusiones: ¿Pensabas viajar a Brasil y lo estás reconsiderando por los nuevos requisitos? Y un último detalle: ¿Crees que la actual situación económica en España provocará un endurecimiento de las condiciones de entrada a naciones con menos paro?

¿Hay sexismo en las empresas?

Por: | 17 de febrero de 2012

1299625202_850215_0000000000_sumario_normal
La europarlamentaria alemana Franziska Brantner. / VINCENT KESSLER (REUTERS)

A punto está de cumplirse el ultimátum que la Unión Europea dio a las empresas para que incorporaran a mujeres directivas. Desde que la vicepresidenta de la Comisión Europea, Viviane Reding, amenazó con emprender medidas legislativas si las empresas no se animaban a sentar a más mujeres en sus consejos de administración, apenas una decena de grandes compañías han firmado el compromiso público de hacerlo.

Mientras, aunque a pequeños pasos, son los Gobiernos de los países miembros quienes han optado por aprobar leyes que imponen una cuota mínima de féminas en los órganos de decisión de sus empresas: Francia, Holanda, Italia y Bélgica.

Pero parece que, a pesar de las iniciativas –que piden unos resultados escalonados en el tiempo-- y de los buenos propósitos, el techo de cristal del sector empresarial sigue estando muy duro. Y no parece que la situación económica haya ayudado a ablandarlo. Y es que la crisis es el argumento de algunas empresas para dejar las cosas como están.

Las mujeres apenas representan, de media, el 12% de los puestos de los consejos de administración en el sector privado. Y solo un 3% de las empresas están dirigidas por una mujer. Porcentajes que respaldan, para muchos, la intención de que más que una autorregulación lo que hace falta es una regulación clara que obligue a las empresas a incluir a más mujeres en sus órganos de dirección. ¿Autorregulación o cuotas obligatorias?

En EL PAÍS estamos recopilando los ingredientes para un Vida y Artes que analizará si son necesarios estos mecanismos y si la escasa presencia de las mujeres en los puestos más representativos del sector empresarial es un síntoma de sexismo. También queremos examinar si las mujeres que han llegado a romper el techo de cristal, o a rozarlo, lo tienen más difícil que sus compañeros.

¿Cómo son las cosas en vuestras empresa? ¿Lo tienen igual de fácil los hombres y las mujeres para llegar arriba? Nos gustaría que nos contárais vuestras experiencias y las de vuestro entorno. ¿Has conseguido llegar arriba? ¿Qué dificultades has encontrado? ¿No has conseguido romper el techo de cristal? ¿Por qué?

En Noruega, donde durante años se intentó que las empresas se autorregularan para ir derribando poco a poco las barreras que impedían que las mujeres llegasen a los puestos directivos, el Gobierno optó finalmente por establecer cuotas obligatorias (un 40%) ante la falta de resultados. Allí, las cúpulas de las empresas se habían convertido en clubes de hombres –lo que los noruegos llamaron ‘gutte klubben grei’ (club de los hombres grises)--, que solo llamaban a otros hombres para los puestos vacantes. ¿Pasa algo similar en tu empresa? Cuéntanos tu testimonio.

¿Puede tener beneficios la educación en el hogar?

Por: | 20 de enero de 2012

¿Es posible educar bien a los hijos en casa? En España lo imposibilita la ley, porque una sentencia del Tribunal Constitucional de 2010 niega a los padres la facultad de apartar a sus hijos  del sistema educativo oficial, público o privado. Consideraba el juzgado en su sentencia que el derecho a la educación es del niño, y no de los padres, y por lo tanto pesa más el beneficio de éste que las intenciones subyacentes de los padres a la hora de escolarizar a los niños en casa. En su recurso ante el Constitucional, una familia de Málaga aducía que…

"…la escolarización obligatoria como sinónimo de enseñanza obligatoria no supera el juicio de indispensabilidadad… [Del] análisis de las legislaciones de países de nuestro entorno sociocultural se deduce claramente que existen reglas que permiten conciliar, de mejor manera, los distintos intereses en juego. Medidas que, sin descartar la opción educativa del homeschooling [enseñanza en el propio hogar]… y establecen controles periódicos sobre la evaluación formativa del niño así como un seguimiento de los contenidos que se transmiten".

Uno de los países que sirve de ejemplo para ello es Estados Unidos. Aquí la práctica es totalmente legal. Cada uno de los cincuenta estados tiene sus propias normas. Algunos, los más restrictivos, como Massachusetts, exigen que los padres se inscriban en un registro y obtengan permiso previo de la enseñanza de sus hijos en el hogar. Otros, como Tejas, ni siquiera llevan un registro de todos los casos. En total, se calcula que hay en este país más de dos millones de niños y adolescentes en edad escolar educados en el hogar.

FOTO: APFamilia alemana que pidió asilo en EE UU para poder educar a sus niños en el hogar.FOTO: Wade Payne/AP

Aquí en EE UU hay dos grandes tendencias. Por un lado, están los padres que escolarizan en el hogar por motivos religiosos. Son aquellas familias que inculcan a sus hijos una educación basada en la religión, con teorías como la del creacionismo. Es el caso de candidatos republicanos como Michele Bachmann o Rick Santorum, de quien escribimos en EL PAÍS recientemente.

Por otro lado, hay un creciente número de padres que optan por ese método por razones muy diferentes: porque sus hijos padecen algún desorden psicológico o físico; o porque han experimentado acoso en el colegio, o porque son familias, como las militares, que se mudan constantemente. Esas familias, que cada vez son más, están tratando de combatir el mito de que todos los padres que educan en casa son fundamentalistas religiosos.

En la sección de Sociedad estamos preparando un vida&artes sobre esa nueva tendencia en el campo de la educación en el hogar. Hemos hablado con padres que aducen razones muy variadas. Con la poderosa herramienta que es Internet pactan temarios, consultan dudas y organizan horas de recreo conjunto para que los pequeños puedan socializar y pasen tiempo con gente de su edad.

También hemos hablado con una profesora de derecho muy respetada en ese campo, que publicó un estudio recientemente en el que decía que la escuela es un punto de encuentro para los niños en el que se les inculca el respeto por la diversidad y la diferencia. En su estudio, que se puede leer aquí, Catherine J. Ross aduce:

“Desgraciadamente, esa es una de las principales razones por las que esos padres les retiran de la escuela pública. Si los niños escuchan el mensaje de tolerancia en la escuela, pueden estar en desacuerdo con el profesor,  pueden tener discusiones sobre ello en la cafetería. Los padres de los estudiantes que estudian en escuelas públicas tienen tiempo suficiente para contrarrestar y menoscabar aquellas lecciones que los niños han aprendido en la escuela y que están en conflicto con los valores familiares”, asegura. Y añade que “la democracia depende en ciudadanos que  comparten valores centrales, incluida la tolerancia por la diversidad”.

A ambos lados del Atlántico, la práctica de la escolarización en el hogar es polémica. En EL PAÍS trataremos de analizar los métodos que se siguen y los beneficios o perjuicios que pueden tener para los alumnos. También queremos saber cuáles son las opiniones de los lectores. ¿Debería España legalizar la practica? ¿Es EE UU un modelo a seguir en este ámbito? ¿Es posible que, más allá de los fundamentalismos, sea  un método útil para casos especiales?

¿Cómo vivir sin gluten?

Por: | 21 de diciembre de 2011

Trigo
El gluten es una proteína que se encuentra en la semilla de muchos cereales, entre ellos, el trigo.

 

Uno de los objetivos de este blog consiste en conocer vuestras inquietudes e incorporarlas a nuestra agenda de trabajo. Como consecuencia de las numerosas peticiones recibidas de que tratáramos la enfermedad celíaca en nuestras páginas, hemos incorporado esta sugerencia a la cocina de temas en preparación de la sección de vida&artes.

De momento, nos encontramos en la fase de preparación. Y, de entrada, nos hemos planteado abordar esta enfermedad desde una doble perspectiva. Una vinculada a los aspectos médicos y otra ligada a las implicaciones sociales relacionadas con la intolerancia al gluten del trigo, cebada, centeno y probablemente avena. Por ejemplo, el impacto que tiene en los bolsillos de las personas afectadas, la información insuficiente en el etiquetado o la falta de oferta suficiente de productos sin gluten.

En el terreno de la medicina, desde la Sociedad Española de Enfermedad Celíaca nos han indicado que el tema más candente entre los especialistas es la revisión de los criterios de diagnóstico. La prevalencia de la enfermedad se estima en 1 caso por cada 100 personas, pero un porcentaje muy importante de pacientes, entre el 70% y el 80%, ignora padecerla. El nuevo método de diagnóstico sobre el que trabajan pediatras y gastroenterólogos permitiría dimensionar y tratar mejor el problema. Además, existen líneas de investigación de futuro de vacunas (al estilo de las que se administran a las personas con alergia) o de medicamentos que combatan al gluten en el sistema digestivo e impidan inflamación que sufre la mucosa y las dificultades de absorción de alimento derivadas de esta reacción.

Respecto a las implicaciones sociales, la Federación de Asociaciones de Celíacos de España (FACE) reconoce que se dan pasos, aunque queda camino por recorrer. Siguen existiendo problemas para comer fuera de casa, pero cada vez hay más empresas de restauración que ofrecen menús para celíacos. Telepizza, por ejemplo, ya tiene cuatro pizzas y McDonald’s España ofrece pan sin gluten para quien lo solicite. También hay cada vez más productos sin gluten. La FACE destaca lagunas en la legislación relacionada al etiquetado (a falta de un próximo reglamento) y la disparidad de ayudas económicas que reciben los afectados. De hecho, solo hay para enfermos de tres autonomías.

Este es un primer esbozo sobre el que estamos trabajando. ¿Estáis de acuerdo? ¿Existen otras cuestiones relevantes que se nos hayan pasado por alto? ¿Cuál destacarías? ¿Cómo es vivir sin gluten? Estaremos atentos a vuestros comentarios.

¿Hay un éxodo a Estados Unidos?

Por: | 15 de diciembre de 2011

Inmigrantes en Ellis Island / Foto: Biblioteca del Congreso de EE UU.Inmigrantes en Ellis Island / Foto: Biblioteca del Congreso de EE UU

¿Ha desatado la crisis económica un nuevo éxodo a América? Ha sucedido en el pasado. Al fin y al cabo, Estados Unidos es un país de inmigrantes, desde la llegada de los peregrinos en el siglo XVII a las oleadas de irlandeses e italianos llegados en barcos, a través de Ellis Island. Según datos revelados recientemente por el Gobierno español, hay en EE UU 50.000 residentes españoles. Rápidamente vienen a la mente los nombres de artistas que han venido a ‘hacer las Américas’: Antonio Banderas, Javier Bardem, Paz Vega o Penélope Cruz. Pero más allá del sueño americano en las calles de Hollywood o de Nueva York, numerosos científicos, investigadores y técnicos trabajan en las universidades norteamericanas con la élite intelectual de este país.

Aquí en la corresponsalía de EL PAÍS en Washington estamos buscando a aquellos ciudadanos que han venido a EE UU en busca de trabajo y sueldos mejores. Hay motivos para ese éxodo. Según el Gobierno norteamericano, el salario medio en este país es de 41.673 dólares (31.621 euros). En España es de 22.511 euros. El desempleo en EE UU es del 8’6%. En España, del 22’8%. Norteamérica es, además, una tierra de oportunidades.

Las empresas tecnológicas en San Francisco, como Google, suelen buscar cerebros privilegiados en el extranjero y les ofrecen todas las facilidades para el traslado. Instituciones internacionales en Washington, como el Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional, contratan a abundantes expertos procedentes de países de todo el mundo. Las universidades más prestigiosas del país están llenas de profesores e investigadores llegados desde el extranjero.

Estados Unidos prepara además estos meses una nueva ley que cambiará las condiciones para obtener visados de trabajo, eliminando los límites de permisos para ciudadanos de un mismo país. La medida ayudará a naciones como India o China, con un alto número de demandantes, y perjudicará a los países más pequeños, como España. En principio, tendrán prioridad los solicitantes que mejor encajen con las vacantes que las principales empresas norteamericanas no pueden cubrir con empleados nacionales, como ocurre en el sector tecnológico.

En EL PAÍS queremos aprovechar este nuevo blog para contaros aquellos asuntos en los que estamos trabajando, y para ofreceros la oportunidad de participar en ellos. ¿Estás en EE UU? ¿Has llegado aquí en los últimos tres años? ¿Eres investigador? ¿Científico? ¿Estudiante de doctorado? ¿Profesor de universidad o maestro de español en una escuela secundaria? Eres una de las personas que estamos buscando. Queremos saber por qué elegiste este país, si te empujó la falta de oportunidades en España, una oferta de empleo o simplemente viniste a la aventura, como hacen muchos. Puedes escribirnos en los comentarios o, si lo prefieres, a vidayartes@elpaisamerica.com.  

Bienvenidos a nuestra 'cocina'

Por: | 12 de diciembre de 2011

Pantalla_v&a_apaisado

 

La sección de vida&artes de EL PAÍS estrena blog y concepto: vamos a compartir con vosotros la lista de temas que tenemos en la cocina, de manera que podáis conocer de primera mano cómo planificamos nuestra agenda informativa, cómo ponemos en marcha las coberturas, de dónde nacen las ideas, cuáles llegan a buen término y cuáles se quedan en el camino. Además nos gustaría que aprovechéis los comentarios de este blog para enviar propuestas y pistas sobre temas que os interesen especialmente, de manera que podamos construir juntos la agenda informativa de una de las secciones más seguidas y valoradas por nuestros lectores.

EL PAÍS ya fue pionero en muchas iniciativas de participación ciudadana que inicialmente eran vistas con recelo por buena parte de la industria y que hoy se han popularizado en todo tipo de medios. Hace años que permitimos a nuestros lectores valorar y comentar las informaciones, enviar contenidos de interés o crear su propio blog. Además fuimos pioneros en el salto a redes sociales como Twitter, red en la que contamos ya con más de 900.000 seguidores, o Facebook. Y en junio de 2010 lanzamos Eskup, nuestra propia red social, que permite a los lectores conectar directamente con los periodistas de EL PAÍS mediante mensajes cortos.

Con este blog damos un paso más en el proceso de acercamiento a nuestros usuarios, abriendo de par en par las puertas de la papela, expresión coloquial con la que los periodistas denominamos a la lista de temas en preparación. Os invitamos pues a sumaros a esta nueva aventura con un primer avance de los temas en los que estamos trabajando. Algunos tienen que ver con los efectos que la crisis, un hilo conductor obligado que tiene infinidad de ramificaciones. Ya hemos tratado recientemente asuntos como los efectos de los ajustes presupuestarios en la Sanidad, las dudas de algunos ciudadanos sobre qué hacer con sus ahorros o cómo la situación de emergencia económica ha llevado a colocar a tecnócratas al frente de algunos gobiernos europeos. Para futuro estamos trabajando en asuntos como "reinventarse a los 40 años", "qué sucede con los empleados que sobreviven a un ERE" o "del absentismo al presentismo por miedo a perder el empleo". Además seguimos tomando el pulso a debates y tendencias sociales que afectan a la política, la economía, la familia, la educación o los hábitos de consumo. Entre los temas previstos, el futuro de la enseñanza universitaria o el persistente sexismo en los juguetes. En los próximos días iremos avanzando algunos más.

Esperamos con enorme interés vuestras ideas y comentarios.

Sobre los autores

Este blog es una obra colectiva en la que participan los periodistas de la sección de Sociedad de EL PAÍS. Los artículos de esta serie son elaborados por una extensa red de redactores, corresponsales y colaboradores del periódico.

Archivo

octubre 2013

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal