La Doctora Shora

La Doctora Shora

Un espacio en donde la medicina se asoma en sus múltiples formas: Para asombrarnos con sus maravillas, para concienciarnos con sus limitaciones, para aprender con sus descubrimientos y para cuidarnos con sus conocimientos. Porque si la salud es lo más importante, conocer las herramientas con las que podemos mantenerla es indispensable.

La artificial polémica de los medicamentos genéricos: una historia interminable

Por: | 23 de julio de 2011

MedicamentosEl pasado jueves, el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud anunció, como una medida de ahorro en las arcas de la sanidad española, que los médicos deberán prescribir medicamentos por su principio activo y no por su marca comercial.

La noticia, aplaudida por organizaciones como la OCU y FACUA, con el punto a favor de la Organización de Médicos Colegial, criticada por distintas asociaciones médicas y con el rechazo más absoluto (como era de esperar) de los farmacéuticos y farmaindustria, vuelve a poner sobre la mesa una artificial polémica que ha persistido durante muchos años: las garantías de los medicamentos genéricos como sustitutos de los medicamentos de marca. ¿Curan igual?

Así son los medicamentos genéricos

Los genéricos, también llamados especialidades farmacéuticas genéricas (E.F.G.), son medicamentos que se venden por su principio activo y no por una marca comercial definida y están identificados por las siglas E.F.G. en sus envases. Así, por ejemplo, paracetamol sería el nombre (y principio activo) de un medicamento genérico y Gelocatil sería el nombre del medicamento de marca.

En esencia, medicamentos genéricos y medicamentos de marca son lo mismo y los primeros deben haber pasado un estricto control para demostrar que son equivalentes a los segundos. Los principales criterios que se establecen son los siguientes:

-Los medicamentos genéricos deben tener idéntico principio activo, con la misma cantidad y calidad que el fármaco de marca.

-Deben demostrar misma eficacia terapéutica. Es decir, que curen igual.

-Deben demostrar biodisponibilidad equivalente. Es decir, deben ser equivalentes en el grado de absorción y la velocidad con la que un fármaco llega al lugar del cuerpo humano donde tiene que realizar su acción terapéutica. En la actualidad, se permite una variación máxima de un +/- 20% de biodisponibilidad entre medicamentos genéricos y originales de marca. Y eso, ¿significa mucha o poca variación en el efecto del medicamento? Significa que la variación es mínima e imperceptible clínicamente. Para que se hagan una idea, un mismo medicamento de marca podría contener también esa variación según los lotes. Incluso una misma persona en momentos distintos de su vida podría alterar la biodisponibilidad del fármaco más del 20%.

Si estos tres factores se dan, existe lo que llamamos bioequivalencia. Es decir, un genérico y el de marca son intercambiables ya que ambos contienen esencialmente lo mismo y curan igual.

Entonces, ¿cuál es la razón de que sean más baratos los genéricos con respecto a la marca, si son lo mismo? Las farmacéuticas que han desarrollado medicamentos de marca han tenido que invertir en investigación y en patentes para sacar un nuevo medicamento al mercado. Como recompensa, tienen la patente exclusiva de ese medicamento durante décadas (entre 10 y 20 años en España) y pueden permitirse vender ese medicamento a un precio elevado. Pasado ese tiempo, la protección comercial desaparece y surgen los laboratorios que fabrican genéricos de estos medicamentos de marcas con un precio normalmente mucho más barato (pues la inversión inicial es mucho menor). 

Los ataques injustificados a los medicamentos genéricos: una historia interminable

 Ya sea por ignorancia o por puros intereses económicos, entre algunos profesionales sanitarios y la población general se difunden mitos sobre los medicamentos genéricos que no se corresponden con la realidad y que atacan a éstos poniendo en duda las garantías con las que sustituyen a los medicamentos de marca. Se han realizado numerosas campañas en las distintas comunidades autónomas para informar con evidencias científicas al personal sanitario sobre el asunto, pero las polémicas injustificadas siguen persistiendo. No hay que irse muy lejos: como ejemplo, recientemente podíamos leer a José Ramón Luis-Yagüe (representante de farmaindustria) decir que "los medicamentos genéricos no tienen la misma eficacia que uno de marca".

El principal y más extendido mito trata sobre que los genéricos pueden tener un 20% más o menos de principio activo con respecto al medicamento de marca (normalmente suele decirse que tiene menos, ya que eso tiene una percepción más negativa). Este hecho es completamente falso. Lo que sí puede variar en un +/- 20% es la biodisponibilidad y, como se comentó anteriormente, este porcentaje no supone variación clínica alguna para la absoluta mayoría de tratamientos y son igualmente seguros y eficaces a los de marca.

Otro mito, también muy presente aunque menos conocido, es aquel que dice que como los genéricos pueden tener una variación del 20% de biodisponibilidad, eso los convierte en peligrosos para enfermedades en las que se necesita un control del medicamento muy estricto. Esto es una verdad a medias. Hay que tener en cuenta que la mayoría de medicamentos son seguros aún con gran variación en la biodisponibilidad. Para aquellos medicamentos que tienen una ventana terapéutica estrecha (es decir, que como te pases un poquito de dosis provocas efectos adversos) no se permite la comercialización de genéricos como reemplazo. Por ejemplo, el anticoagulante Sintrom no se reemplaza por genéricos en España.

Otro mito, también muy conocido por la población general, es que los genéricos tienen excipientes peores y que eso afecta a la absorción del fármaco y a su eficacia. Para empezar, los excipientes de los genéricos pueden ser los mismos o diferentes de los de marca, pero no tienen por qué ser peores. Y cuando se estudia la biodisponibilidad de un genérico se hace en conjunto con sus excipientes, por lo que la biodisponibilidad conocida es la que tiene con su excipiente.

Y ya el mito predominante, sobre todo en la población general, es aquel de "a mí me va mejor el de marca que el genérico". El ser humano es altamente capaz de sugestionarse por un tratamiento para bien (efecto placebo) o para mal (efecto nocebo). Una persona que tenga prejuicios hacia los genéricos y los vea con malos ojos muy probablemente percibirá menos mejoras o incluso mejorará menos por el simple hecho de que tiene una visión negativa de su tratamiento con genéricos. Las expectativas del ser humano ante la curación pueden influir mucho durante un tratamiento. De hecho, existen múltiples estudios que han evidenciado mayor efecto placebo cuánto más caro pensaban que era el tratamiento que tomaban.

Las desventajas justificadas de los medicamentos genéricos

Como en todo, la implantación obligatoria de genéricos en lugar de medicamentos de marca no está exento de desventajas. Entre ellas, que al existir la posibilidad de genéricos con distintos excipientes hay que tener cuidado con pacientes alérgicos o intolerantes (especialmente los intolerantes a la lactosa).

Otra desventaja muy importante es que la apariencia de cada pastillita o envase de un genérico es de su padre y de su madre. No existen apariencias similares para un mismo tipo de fármaco entre genéricos. Esto, que puede que no suponga una dificultad para muchos, es un gran inconveniente para las personas mayores, que normalmente están polimedicados e identifican sus tratamientos por los colores y formas de sus pastillas o sus cajas. Una gran variedad de colores y formas de distintos genéricos para un mismo tratamiento los puede confundir y dar pie a tratamientos erróneos. Además, muchas personas mayores pueden no darse cuenta de que el medicamento genérico "sirve" para lo mismo que el que estaba tomando de marca y pensar que es un nuevo tratamiento. El papel informativo del médico es esencial en estos casos.

Tampoco hay que olvidar la desventaja del efecto nocebo comentado anteriormente. Mucha gente tiene una percepción muy negativa de los genéricos que va a influir para mal. Porque el pensamiento "me han dado el más barato y, por tanto, el peor" puede ser muy dañino, no sólo para los resultados del tratamiento sino también para la confianza hacia el médico que puede debilitarse.

Para saber más:

Más baratos, pero igual de eficaces y fiables

La prescripción obligatoria por principio activo: pros y contras

Foto: Estanterías de medicinas por Enrique Dans

Hay 52 Comentarios

Soy enfermo crónico del corazón, al igual que muchos más con problemas en las coronarias, soy partidario de los medicamentos de marcas recononocidas. Estos laboratorios de marca, investigan, se juegan el prestigio invirtiendo en novedades y están desarrollando continuamente sus productos.

El cuerpo humano, al igual que cualquier ser vivo, tiende a acostumbrarse a las distintas medicaciones, con lo que conlleva cambiar de medicación para que sigan siendo efectivos los tratamientos. En eso investigan los laboratorios de marca y no tenemos que estar consumiendo fármacos E.F.G., que en mi opinión son copias baratas de diversas marcas y que además no suelen indicar el lugar de fabricación en los envases.
Eso sin hablar de los precios, por ejemplo, estoy tomando ATORVASTATINA CARDYL 80 MG de laboratorios PFIZER, cada caja me cuesta 36,84€ sin receta, y 14,74€ con receta, este es un medicamento de marca, pero el mismo fármaco E.F.G. me cuesta exactamente lo mismo, y en ese caso y por el mismo precio seguiré tomando la medicación con más garantias que otros medicamentos que no se de donde llegan. SALUDOS

Realmente hay dos versiones y las dos tiene razón en cuanto a su argumento, los genéricos en principio son lo mismo que los comerciales y abajo costo, y los comerciales tiene la ventaja en algunas circunstancias y empresas que le dedican a mejorar la efectividad del producto y con adiciones que ayudan metabolizar apropiadamente sus propiedades. en fin la guerra de nunca acabar.

Todo lo dicho en este blog esta muy bien, si existiera una diferencia de precio entre el generico y la marca,
Pero la verdad es que sanidad pone un precio por principio activo (sustancia que ejerce la accion del farmaco) y que es el mismo para unos y otros
Si el generico y la marca cuestan lo mismo, ¿por que tanto interes en que se recete generico?
Existe alguna otra razon que no nos han contado?

Estimada Esther,

Desde AESEG decirte que nos ha parecido realmente interesante tu post sobre los medicamentos genericos y queremos compartir contigo y con todos tus lectores, algunas caracteristicas de los envases de los medicamentos genéricos que escribimos en nuestro blog Engenérico.

http://www.engenerico.com/sabes-diferenciar-un-medicamento-generico/

Te invitamos a leerlo y que a que nos dejes cualquier comentario que quieras aportar. Muchas gracias y a continuar apoyando a los medicamentos genéricos!

Para que hay gente que no sabe leer y se empeña en repetir una vez y otra vez lo del 20% y demás. Aquí http://www.bloogie.es/salud/503-la-efectividad-de-los-genericos-igual-a-los-medicamentos-de-marca también lo muy claro. Es completamento falso y este 20% en medicamentos genéricos es exactamente el mismo que se permite en medicamentos de marca entre sus lotes.

Tengo alergia al maíz y la mayoría de las pastillas tienen como excipiente almidón que sacan del maíz, La mayoría de los genérico les tengo alergia y no me recetan otros. Eso no es igualdad, ni nada asi, si no se tienen en cuenta a una población como los alergicos será que no somos españoles . En el momento que se sacrifica una sección de la población esa ley no puede ser buena porque TODOS SOMOS ESPAÑOLES creo yo , pero mientras no sean tus derechos lso que se vulneran nos da igual. ¿Porque ustedes les sale más barato la medicación que a mi que además me cuesta un dineral dado que encima soy enferma crónica? Claro que es una gran idea lo de lo genéricos siempre y cuando casos especiales que no tengan una equivalencia en genéricos por sus circunstancias especiales como la alergia puedan ser recetados con otra medicacion y sigan siendo españoles, no marcianos

hola Doctora,

quisiera tratar un tema solidario e inoportuno para las farmaceuticas podria contactarme a mi mail para lograr su orientacion gracias

Buenas noches, a lo mejor con lo que voy a decir muchos sentirán discrepancias, pero me gusta siempre en la entrevista evaluar el estado económico del paciente, luego dependiendo del estatus social económico, prescribo en especial los antibióticos, más que todo que sean de marca como dosis de carga inicial al tratamiento, indicándole al paciente que puede comprar el Genérico dependiendo de la evolución de su enfermedad y sus disponibilidad económica, de igual forma no veo diferencia en la biodisponibilidad de un genérico o de marca, si no en algunos casos en sus efecto secundarios, como por ejemplo la tendinitis en el genérico del levofloxacino o cualquier quinolona, por lo que se puede llegar a entender que el principio activo y su función es lo mismo pero sus efectos secundarios pueden ser elevados en el caso de los genéricos, no con eso quiero decir que con un farmaco de marca no pudiera existir efectos secundarios que lleven a abandonar el TTO.

dicen que el ser humano tiende a sugestionarse ,por ser un medicamento generico se cree que es peor ,pues yo creo que si es peor,.lo que no dicen es que los seres humanos tienden a mentir por ganar dinero o ahorrarselo . quien tiene la informacion suele ser el que miente.ahora que no me vendan mas la moto

La polemica entre genericos y comerciales siempre tendra lugar en una sociedad donde la objetividad de la informacion cientifica es sesgada. Desde mi ejercicio profesional y en base a la evidencia cientifica confiable que existe, si debo decir que existe notable diferencia entre medicamentos genericos y comerciales, particularmente en antibioticos. Relaciono varios articulos para abrir mejor este debate.

Application of microbiological assay to determine pharmaceutical equivalence of generic intravenous antibiotics. disponible en :http://www.biomedcentral.com/1472-6904/9/1


Potential therapeutic failure of generic vancomycin
in a liver transplant patient with MRSA peritonitis
and bacteremia. disponible en :

Journal of Infection (2009) xx, 1e4

Particulate Matter Contamination of Intravenous
Antibiotics Aggravates Loss of Functional Capillary
Density in Postischemic Striated Muscle.. disponible en

Am J Respir Crit Care Med Vol 165. pp 514–520, 2002

Hay que ver lo profundo que ha llegado la industria farmacéutica en nuestra sociedad. Alguno de los comentarios que he leido por aquí, simplemente me dan miedo. Me dan miedo porque supuestamente hay medicos Cardiologos, estudiantes de medicina y farmacia que no saben lo que dicen (obviamente influenciados por lo que dice la industria).

En mi corta experiencia como profesional de la salud he llegado a ver como un señor ha llorado delante de una compañera porque en la farmacia se negaban a darle su Clopidogrel de marca. Palabras textuales: " mi cardiologo me ha dicho que no acepte cualquiera que no sea plabix, y lo que dice mi cardiologo va a misa porque es dios...".
Creo que sobran comentarios.
Los profesionales de la salud tenemos una gran influencia sobre la sociedad y da mucha pena ver como , influenciados por la industria, somos capaces de decir lo que decimos.

Hablando de generico si y/o generico no y de la nueva ley que entra en vigor en breve, tengo que decir, que se ahorraría muchísimo mas DEJANDO DE FINANCIAR cantidad de medicamentos que NO APORTAN NADA NUEVO a lo que ya existen, con perfiles de seguridad NO CONOCIDOS, y acciones terapéuticas DUDOSAS pero por supuesto 10 veces más caro.

Un placer leerte Esther, como siempre

Esther: Perdona por no contestar antes pero no encotraba el "hilo" que has iniciado.
No me he debido explicar bien. Desde el principio digo que tanto el medicamento genérico como el de marca cumplen los requisitos legales (basados en los controles analíticos que marcan las distintas Farmacopeas). Pero una diferencia de pureza en un principio activo del 95,0% al 99,5% que es el margen que se puede llegar a permitir es lo que diferencia una "suerte comercial" de calidad Extra a una Suficiente. Dichas diferencias se hacen tangibles en una simple cromatografía de capa fina, y cuando observas que en un principio activo de un laboratorio de "marca" solo aparece una mancha (la del p.a.) mientras que en el del genérico aparecen además otras contaminantes te preguntas qué serán y cómo podrán afectar a tu salud.
Siento que no hayas entendido lo que quería decir con la diferencia entre viajar en diferentes marcas de coche.

Pues me temo que ya ha empezado, da igual el reducido margen de variaciones admisible. En la Comunidad de Andalucía, los médicos están empezando a recetar las tiroxinas de marca por el genérico. Dudo que tengan intención de compensar el ahorro de un euro cada dos meses con el gasto analíticas completas hasta que vuelvan a estar regulados los pacientes.

He leido los comentarios, y en dos ocasiones la autora habla de "los numerosos estudios clínicos comparativos de eficacia de genéricos y medicamentos de marca que se hacen y que vuelven a demostrar que este principio es cierto".
Pues yo no encuentro tantos artículos ( y he buscado en PubMed), y los que se han hecho con antiepilépticos, con anticoagulantes y con bloqueantes del calcio en cardiología demuestran diferencias importantes. Y hay también varios artículos que previenen de las diferencias y llaman a la precaución. Habría que hacer esos estudios que se citan como si ya estuvieran hechos antes de autorizar el cambio de un medicamento que funciona bien a un genérico, porque si no, no se está siendo igual de riguroso con un tratamiento que con otro, y se pone en peligro la salud del paciente. Creo que los políticos antes de imponer el paso a genéricos deben demostrar científicamente, con ensayos clínicos y en cada caso que tienen el mismo efecto. Lo que han hecho en galicia me parece falto de ética: muchos enfermos han sido perjudicados; es cierto que son un pequeño porcentaje, pero que no nos mientan diciendo que son los mismos medicamentos. No lo son, porque si lo fueran producirían los mismos efectos siempre.

Gracias por el excelente post, Esther. Pero tengo una objeción importante: Una cosa es el mito de que los genéricos tienen peores excipientes (que usted cita para desmontarlo), pero otra cosa es la realidad de que los genéricos tienen distintos excipientes (sobre lo que pasa de puntillas). Y eso produce distintos efectos. En mi práctica médica he controlado varios casos de intolerancia gástrica, eczema, prurito, diarrea, además de falta del efecto terapéutico deseado (hiperglucemia, insomnio...) y otros efectos secundarios adversos (edema, náuseas, hipertiroidismo...) al cambiar a genérico, por imposición de los políticos que gobiernan Galicia, sólo preocupados por el aspecto económico.
Que tenga el mismo principio activo no significa que tenga el mismo efecto terapéutico: eso sería como decir que todos los antiinflamatorios hacen lo mismo o tienen el mismo efecto terapéutico: una falacia. No es correcto decir que son el mismo medicamento el de marca y el genérico, como ha dicho la Conselleira de Salud gallega la Dra (?) Pilar Farjas. Serían el mismo si tuvieran los mismos excipientes ¿qué opina usted de esto en concreto? Gracias.

Shora: muchas gracias. Entiendo que te pegas un atracón de comentarios cada vez que contestas, pero tu respuesta es incongruente con mi comentario.

Esther, por lo visto en España también hay un genérico de tiroxina autorizado al menos (en USA hay genéricos de cada nombre comercial de tiroxina), Levotiroxina Sanofi-Synthelabo. Sospecho que no está muy extendido porque los márgenes de ahorro son pequeños (hablamos de un medicamento que cuesta en torno a cuatro o cinco euros la caja de 50 pastillas), pero existe.

A veces parece una tontería porque la biodisponibilidad es aparentemente la misma, pero simplemente con que cambien el sabor de un jarabe infantil, pueden complicarlo todo. El Dalsy habitual sabe a naranja, pero si cambias por el de dosis doble, sabe a plátano, o el genérico tiene otro sabor de esos que los industriales piensan que a los niños les tienen que gustar si o si, y consigues que el niño rechace el ibuprofeno cuando lo necesita y lo vomite. Yo ya he tenido que empezar a comprar el jarabe de ibuprofeno como Dalsy, prescindiendo de la receta del genérico, porque he tenido que tirar frascos que los niños no podían tragar por el sabor y un jarabe que no se toma es inútil para bajar una fiebre galopante. La SS no se ahorra el euro de diferencia de precio, se ahorra los tres euros porque ya no coges el genérico recetado y compras directamente el otro. Afortunadamente, lo necesitamos pocas veces en casa.

En cuanto a los excipientes y la biodisponibilidad, intentaba explicar que afecta incluso si es la misma biodisponibilidad. Hace unos años en EEUU cambiaron el excipiente del Levothroid (casualmente fue la misma marca, pero podía haber sido cualquier otro), de uno en el que predominaba la lactosa a otro en el que predominaba la celulosa. Eso implicó que en el prospecto pasaran a recomendar tomarlo con medio vaso de agua, para disolver esa celulosa y que se absorbiera igual.

En general, olvidaron advertirlo a los pacientes (allí rellenan botes con las dosis recetadas, no dan el paquete con el prospecto; de todas maneras, la mayor parte de la gente no lee los prospectos) tanto farmacéuticos como médicos. Y tuvieron unos meses de infradosificaciones porque la gente siguió tomando el producto con un sorbo de agua, en lugar de medio vaso. Cuando estás infradosificada de hormona tiroidea, los síntomas pueden ser muy duros y llevar a consecuencias muy serias.

Así que efectivamente, la biodisponibilidad puede ser similar si se siguen las instrucciones del medicamento a rajatabla. Pero, siguiendo con el ejemplo de las tiroxinas sintéticas, ¿cuántos médicos españoles advierten a los pacientes que tomen el medicamento en ayunas, y dejen al menos media hora antes del desayuno? ¿cuántos advierten sobre la separación con suplementos de hierro o calcio? ¿cuántos advierten sobre la necesidad de tomarlo con medio vaso de agua? Es más, ¿cuántos siquiera han leído los prospectos de la medicación y saben esas cosas? Mi experiencia personal es que muy poquitos, y algunos de ellos lo saben porque se lo explicamos los pacientes, no al revés.

Si sigues las instrucciones, la biodisponibilidad será la misma. Pero si no se respetan, se convierte en una lotería peligrosa. Si añades una variación de hasta un 20% en la biodisponibilidad, más cambios con excipientes en el genérico, diferentes instrucciones para conseguir la misma absorción,..., es la lotería de navidad en el terreno de salud. Cito el tema de las tiroxinas porque lo conozco de primera mano, pero seguro que se pueden ofrecer ejemplos similares en otras medicaciones de márgenes estrechos.

Andorra:

Siento lo que ocurrió. Sobre la tiroxina (levotiroxina), como es muy delicada su dosificación (estrecho margen terapéutico) no se permite la utilización de genéricos. El cambio que hicieron en la medicación de marca tendría que haber ido acompañada de sus correspondientes estudios de biodisponibilidad para descubrir esa variación. Así se habría podido evitar esa tragedia.

Sobre los excipientes, en el caso de que cambien la absorción del genérico con respecto al de marca, se vería en los ensayos de biodisponibilidad y, si fuera una variación del +/- 20%, ya no se aprobaría como genérico.

Cardiólogo:

"Los genéricos en mi especialidad nunca han realizado estudio de equivalencia clínica."

Pues yo aquí veo una revisión muy amplia de equivalencia clínica en fármacos genéricos comparados con marca en el área de la cardiología:

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19050195


Borja Marcos:

Los excipientes son sustancias inactivas, sin efecto. Son meros vehículos del principio activo.

Salva: Los genéricos deben haber demostrado contener el principio activo con la misma calidad y pureza que el genérico. Así lo obligan las agencias del medicamento y la FDA. Los medicamentos no son como los coches.

Guille:

Una variación del +/- 20% de biodisponibilidad es imperceptible para la mayoría de tratamientos. Y en aquellos que son muy delicados por ser de estrecho margen terapéutico no hay genéricos.

A mi por lo menos si me influye el tema de los genéricos. Tengo clarísimo que si intentan cambiarme la tiroxina que tomo por un genérico, utilizaré la receta exclusivamente como justificación para que me lo despachen, pero pagaré el de mi marca, que ya me la ha jugado en otras ocasiones (por el escándalo de hace unos años) pero eso me hace esperar que ahora tengan más controles. Hay un viejo dicho entre los hipotiroideos "si le va bien con su marca, agárrese a ella y no consienta que se la cambien por nada del mundo" y creo en él. En este caso, hablamos que las diferencias podrían ser 50 céntimos o un euro por paquete, y si multiplicamos por pacientes y cantidad anual, no sale una gran cifra de ahorro frente a otros gastos (por ejemplo el aumento de las recetas de antidepresivos, anticolesterol, antihipertensión y antiinflamatorios que supondrá ese cambio) que se pueden evitar.

Excipientes, por supuesto que alteran la absorción y biodisponibilidad de los medicamentos. Basta con que sea celulosa para que necesite mucha más agua para absorberse (y si se toma sin ese agua, llegará al intestino y se expulsará sin usarlo), o que sea lactosa para que se absorba mucho más (salvo que seas intolerante a la lactosa y provoque irritación intestinal). Los tintes que se utilizan para diferenciar pastillas provocan ocasionales alergias que reducen la capacidad para aprovechar el medicamento,...

¿no es un +/- 20% una barbaridad? Puedo entender que varíe la biodisponibilidad por condiciones del paciente, pero esto afectará igual a cualquier medicamento. En cambio, me cuesta creer que vaya a haber tales diferencias en la cantidad suministrada. Si esto es correcto, el de marca sólo sufrirá la variación "subjetiva" (y una pequeña de cantidad), mientras que el genérico sufrirá la "subjetiva", la misma pequeña de cantidad y otra "objetiva" por variar el proceso de producción. Por lo tanto, la variabilidad en la biodisponibilidad de genéricos será mayor que entre lotes del de marca. Por otro lado, no entiendo que no haya genéricos de algunos por razón de la exactitud necesaria en la dosis. Si la marca es capaz de precisar tanto la dosis, ¿por qué no va a ser capaz el laboratorio genérico?

Y cambiando de tema, ¿sabéis si hay estudios sobre la influencia de que el medicamento lo paguen los pacientes o el estado en el consumo de marcas o genéricos? ¿y entre casos de automedicación y prescripción facultativa?

Al igual que puedes llegar a una ciudad con un coche de marca cara que con uno más barato con un medicamento genérico también te puedes tratar igual una enfermedad. Ambos cumplen con las caracteristicas tecnicas exigidas legalmente. ¿Pero es lo mismo para el viajero?.
Para fabricar un medicamento hay que utilizar en primer lugar un principio activo que cumpla unas condiciones determinadas (Farmacopea Europea, Británica , USA,..), y éstas dan a veces márgenes muy amplios de pureza (entre el 90 y 95% de pureza aproximadamente) y entre éstos márgenes se mueven variedad de proveedores que ofrecen sus productos (todos legales y aptos para su uso farmacéutico) de diferente calidad y precio ("suertes comerciales") lo que hace que cuando un principio activo es liberado por el gobierno del monopolio del fabricante original (con ya una experiencia de 10 años en su fabricación y criterios de pureza, a veces rondan el 99,5%), se presenten una serie de fabricantes del mismo p.a. que hacen que baje el precio (China, Italia,..).
Lo que nadie dice es que la diferencia entre un 95% de pureza y un 99,5% esta rellena de una serie de sustancias químicas (productos intermedios de la síntesis ó de degradación del producto cuya posible toxicidad a medio y largo plazo nadie sabe nada, ni ninguna legislación sanitaria se preocupa, aunque sí excluyen en las citadas farmacopeas la ausencia de los tóxicos más comunes (Arsénico, Metales pesados, productos próximos tóxicos conocidos,...).
Lo anterior también se puede aplicar a los excipoientes, a la preparación galénica y a su biodisponibilidad y estudios farmacocinéticos.
Que cada uno saque sus consecuencias.
¿Viajar en Rolls Royce ó en un Fiat 500?.
Saludos
salva

Pues el otro día un amigo médico me comentó una cosa que me dejó alucinado. Comentaba que algunos genéricos no funcionaban igual por diferencias en el excipiente.

Se supone que el excipiente tiene que ser inocuo, ¿no? Porque si el Pastillarequetecarosán chorrocientos miligramos declara como ingrediente activo el clorhidrato de membrillo (compuesto registrado por la THMA) y resulta que no es el ingrediente activo sino el excipiente el que actúa, yo diría que se debería revocar la autorización de comercialización del Pastillarequetecarosán y exigir al fabricante que vuelva a presentar la documentación con los estudios pertinentes, incluyendo el papel del excipiente como principio activo.

¿O me he perdido algo?

Hay polemica porque hay diferencia. No digo que la haya en todos, quizas haya algun medicamento generico que sea exactamente igual que el de marca, pero no todos. Lo digo por experiencia, pues sufro de migrañas terribles y los genericos me alivian, si, despues de una hora de estar deseando morirme. Uno de marca en particular me cura al instante. Por tanto, aunque me cueste mas, yo compro sin dudar el de marca.

Soy Cardiólogo. Es normal que haya polémica:

Los genéricos en mi especialidad nunca han realizado estudio de equivalencia clínica. Sólo de equivalencia farmacocinética y todo ello garantizando solo un 80% de biodisponibilidad. A efectos prácticos tenemos medicaciones que "parecen" (dado q no tienen estudios de morbimortalidad funcionar igual y otros que parecen que funcionan igual dando el doble de dosis. Como por ejemplo con la Furosemida genérica en lugar del seguril donde lo que orina el paciente es similar solo con el doble de dosis.
El estado no investiga fármacos nuevos. Todos vienen de la demonizada industria. Sin ellos no tendríamos todos estos tratamiento que permiten la medicina moderna Al no poder recuperar la inversión realizada (sale una molécula nueva al mercado de miles y miles q se testan) la industria va dejando de investigar e incluso distribuir si obviamente no le es lucrativo.
Para acabar. Es cierto que la industria "nos presiona" pero es indirectamente subencionando congresos, cenas y demás. Sin embargo el Estado " prácticamente nos obliga". Es decir el sueldo de médicos de cabecera y pediatras por poner un ejemplo, tienen una parte variable >6000 euros/año que depende de "DPO" donde en gran parte se basa en los medicamentos puestos e acuerdo con directrices economicistas sin informar al paciente. Es decir ocurre a diario que me retiran medicación para bajar el colesterol que no tiene genérico equivalente y lo sustituyen por otros más baratos y menos potentes. Por qué las políticas sanitarias son así? En este caso parece claro que los gastos producidos por los infartos y embolias que ocurren a largo plazo por colesterol alto a ellos no les computa porque no entra dentrode su gobierno con lo que así se ahorran un dinero en ese año... pan para hoy hambre para mañana y encima con perjuicio del paciente
Y podría seguir muchas líneas más.

Todo eso está muy bien, pero en algunas enfermedades, un 20% de más o menos biodisponibilidad puede hacer que una persona pase de sentirse bien a tener síntomas claros de nuevo y muchas veces los médicos lo ignoran. En las hormonas tiroideas, por ejemplo, los médicos hacen cambios de microdosis aumentando a veces 50 o 100 mcg a la semana (en lugar de 700, 750 mcg semanales) y eso es bastante menos del 20%. Con un cambio de ese tipo se consiguen resultados llamativos. Si de repente pasas a depender de un genérico de tiroxina, que una vez llevará de excipiente lactosa, otra celulosa, una irá micronizado, otra no, y encima estará demostrado que puede producir síntomas diferentes en función del origen, los altibajos van a ser brutales.

Hace diez años, más o menos, el laboratorio francés Rhone Poulenc (ahora Aventis) que comercializaba el levothroid en España (tiroxina sintética) decidió por su cuenta y riesgo dejar de traer el principio activo de EEUU (que se micronizaba para mejorar su absorción) y traer el francés (no micronizado y del que, "casualmente", los franceses toman dosis medias superiores, porque se absorbe peor), que salía más barato.

¿Resultado? Cientos de miles de personas sufriendo infradosificaciones, sobre todo quienes tomaban la pastilla con el desayuno en lugar de en ayunas (eso lo incluyeron años más tarde en el prospecto). Hubo cánceres de tiroides que recidivaron, muertes por ello, personas calificadas de mentirosas por sus médicos porque sus dosis no funcionaban y los médicos opinaban que no eran regulares tomándolas, depresiones, intentos de suicidios, personas que pensaban que se estaban muriendo de algo grave, abortos,... Dos años que fueron una pesadilla para los que dependíamos de esa hormona, y ni siquiera habían cambiado a un genérico.

¿Le pasó algo grave al laboratorio? Va a ser que no. Ni siquiera se publicó especialmente en la prensa el tema, pequeñas notas llamando a cambiar los paquetes en malas condicioens en las farmacias, y así hacer desaparecer las pruebas. La cantidad de documentación (que por otra parte no estaba disponible, ningún médico estaba dispuesto a firmar un informe diciendo que todo se debía a la falta de hormonas tiroideas) que exigieron para actuar llevó a que sólo algunas víctimas del retorno del cáncer de tiroides pudieran demostrar los daños y obtener indemnizaciones por parte de Rhone Poulenz.

A mi me dan mucho MIEDO los genéricos, puede que porque pasé por esa experiencia y fui de los que creían que se morían. Y ni siquiera fue un genérico, fue pasar de micronizado a no micronizado, un simple tratamiento físico.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre la autora

Esther Samper

"Shora" (Esther Samper) es médica y divulgadora científica especializada en temas de salud. Su principal objetivo: acercar la medicina a todos los públicos y en todas sus formas (avances médicos, consejos de salud, tratamientos, prevención...).

Archivo

junio 2013

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal