La Doctora Shora

La Doctora Shora

Un espacio en donde la medicina se asoma en sus múltiples formas: Para asombrarnos con sus maravillas, para concienciarnos con sus limitaciones, para aprender con sus descubrimientos y para cuidarnos con sus conocimientos. Porque si la salud es lo más importante, conocer las herramientas con las que podemos mantenerla es indispensable.

¿Qué protección solar nos aporta la ropa?

Por: | 15 de julio de 2011

Ropa verano Todos sabemos que, ante la llegada del verano (o incluso de la primavera), resulta imprescindible el uso de cremas solares ante exposiciones prolongadas al sol. Además, vista la reciente polémica creada en Estados Unidos por algunas marcas que quieren dar gato por liebre en la protección que ofrecen sus cremas, incluso resulta muy conveniente leer la letra pequeña para no llevarnos desagradables sorpresas. Lo que casi nadie tiene presente y queda a menudo en el olvido es la protección solar que ofrece la ropa. ¿Llevar ropa es garantía de protección frente a los rayos del sol o nos da una falsa ilusión de protección? 

La pregunta anterior no es baladí si tenemos en cuenta que, por costumbre, se suele echar crema a las partes del cuerpo expuestas al sol, dejando sin crema aquellas zonas del cuerpo cubiertas por la ropa. De esta manera, esas partes no cubiertas de crema dependen única y exclusivamente de la ropa como factor de protección. ¿Podemos fiarnos de nuestra vestimenta para protegernos? La respuesta es: probablemente, no.

La protección a los rayos ultravioletas que va a ofrecer un determinado tipo de ropa depende principalmente de 4 factores esenciales: El color, el tipo de material, la densidad de las fibras y el grosor.

El color influye mucho en el grado de protección solar de la ropa. Así, y por lo general, conforme más claros sean los colores de la ropa menor protección solar ofrecerán y viceversa. Por tanto, una ropa oscura ofrecerá una protección mucho mayor que una de iguales características y de color claro. El inconveniente, claro está, es que al absorber la ropa de color oscuro los rayos del sol, también va a aumentar su temperatura. Así que es más bien poco recomendable ir de negro cuando hace sol y ya de por sí la temperatura ambiental es elevada, debido al riesgo de convertirnos en un horno con patas.

 El otro factor importante es el tipo de material. El algodón, la seda natural, las prendas acrílicas y de poliamidas ofrecen una escasa protección frente a la radiación ultravioleta. El poliéster ocupa una posición intermedia, protegiendo bastante para ciertos rangos de radiación ultravioleta y la lana es que la ofrece una mejor protección en todos los rangos de radiación ultravioleta.

La densidad de las fibras y el grosor de la ropa son dos factores también muy influyentes. Cuanto mayor sea la densidad de fibras y el grosor, menor capacidad tendrán los rayos del sol de atravesar la ropa.

Así pues, tenemos que la prenda ideal que nos protegería completamente del sol sería una ropa negra de lana, gruesa y  con gran densidad de fibras; algo que, como se imaginan, no es para nada viable en época estival si se quiere sobrevivir en zonas no árticas ni antárticas. Sin embargo, la ropa típica de verano: de algodón, blanca y fina, o el bañador de lycra, es la que protege considerablemente menos frente a los rayos solares (si además está mojada su protección es irrisoria). Concretamente, este tipo de ropas protege menos que una crema solar de factor de protección inferior a 15 y, por tanto, sería estrictamente recomendable echarse crema solar bajo la ropa. Ante este dilema no queda otra que preguntarnos: ¿Cómo podemos conseguir una ropa con un factor de protección solar decente sin asfixiarnos de calor en el intento?

Existen distintas estrategias para que la ropa ofrezca una mayor protección sin poner en peligro la "frescura":

  • Usar prendas especiales de verano que garanticen protecciones solares elevadas. Aunque hay que tener en cuenta que, de momento, están poco reguladas (al contrario que las cremas solares) y es de esperar que algunas marcas no cumplan lo que dicen. Por estos lares no son muy conocidas estas ropas, pero en países como Australia están bastante presentes.
  • Emplear detergentes especiales que al usarse sobre la ropa les aportan un factor de protección solar importante (aunque se pierde tras repetidos lavados).

Tal vez las precauciones comentadas puedan parecer excesivas pero si tenemos en cuenta que en España cada vez es mayor la incidencia de cáncer de piel (con el melanoma aumentando a un vertiginoso ritmo anual de un 7%) a la vista está que las recomendaciones no sobran.

Actualización: Recientes estudios científicos estiman que un tercio de las prendas comerciales de verano ofrecen un factor de protección solar inferior a 15. A eso se le une la dificultad de reconocer cuales prendas ofrecen protección o no.

Para saber más:

Protección ultravioleta proporcionada por los textiles. Completa y detallada tesis doctoral de Inés Algaba Joaquín sobre el tema.

Prendas protectoras solares, ¿Cuánta protección ofrecen las prendas protectoras contra el sol? y Ropa protectora. Para conocer mejor las características de estas prendas.

Hay 62 Comentarios

Muy interesante articulo, gracias me ayudo a comprender la disputa si protege mas la ropa blanca o la negra.

Sísifo:

Para protegerse del sol. Por eso llevan túnicas oscuras, de grosor medio y con bastante densidad de fibras. Poco tienen que ver con nuestra ropa de verano más "fresca".

«Así pues, tenemos que la prenda ideal que nos protegería completamente del sol sería una ropa negra de lana, gruesa y con gran densidad de fibras; algo que, como se imaginan, no es para nada viable en época estival si se quiere sobrevivir en zonas no árticas ni antárticas».
Tras leer este fragmento, pregunto: ¿Por qué los tuareg que no viven precisamente ni en el Artico ni en el Antártico, sino en zona desértica con temperaturas extremadamente altas, van cubiertos totalmente de ropa a excepción de los ojos?

Muchas gracias por tu respuesta.

gzzz:

El post se refiere a ese tercio de la ropa de verano que ofrece una protección baja contra el sol, prendas claras y finas (inferior a 15 de protección solar). Con el resto de la ropa sí que se ofrecerá una protección más o menos decente (aunque también depende de las horas de sol) y dejará la típica marca de ropa.

No puede ser que la ropa no proteja. El llamado "moreno paleta" que ha experimentado todo el mundo, al broncearse o quemarse sólo las partes del cuerpo no cubiertas por ropa, es una evidencia difícil de conciliar con la conclusión de que la ropa no protege. Podría vd. aclarar esto?

Lástima L,

Sin embargo, me has confirmado algunas cosillas...
Puestos a preguntar, siento mucha curiosidad por saber ¿qué mecanismo tuyo es el responsable de que te agrade agredir a la gente tranquila y honesta que sólo pretende aportar algo bueno a la discusión pero hace que te desagrade el hecho de que otro comentarista (por llamarme de alguna manera) te agreda a ti y te haga sentir lástima?

Pero no pasa nada hombre! A diferencia de otros, fuera de internet tengo una vida que atender y aunque me apetecía bastante tendré paciencia, porque estoy seguro que nos volveremos a encontrar, si no en éste blog, en algún otro de El Pais ¿gustos tan distintos tendremos para no habernos encontrado antes? O si?

Reitero mis más agradecidos, sinceros, cordiales y afectuosos saludos.

Caballeros, si quieren sacar pecho, adelante. Pero puñetazos dialécticos no están permitidos (que hasta donde yo sé no suelen ser muy sanos y hay que dar ejemplo).

Gracias Esther por tu respuesta.
Te seguiré leyendo.

Jaime y su prima | 18/07/2011 18:21:39


Pfff... Pues no, no me has provocado nada, excepto lástima.


Si la doctora Shora no tiene inconveniente, yo tampoco lo tengo: si tienes tantas ganas, empieza a insultar cuando estimes oportuno... No tendrás de mí respuesta alguna, pero bueno, tampoco la necesitas.

Mis carencias, tus carencias, nuestras carencias!!


Estimadísimo y queridísimo L, tiene usted una razón absoluta, pero sólo en dos de los muchos temas que ha abordado en sus comentarios. Uno, en el de que yo tengo carencias, es más puedo ser bastaaaaante tonto a veces. Sin ir más lejos, al principio pensaba que tu profesión era la de abogado ya que demostrabas poca habilidad con los números y los porcentajes, pero tus "argumentos" sobre el tono me han confirmado que estaba equivocado ya que la utilización de las palabras tampoco es tu fuerte. De ahí, la conclusión es obvia! Camionero o deportista! Pido perdón por si a alguien le ofenden mis palabras, conozco a muchísimas bellísimas y válidas personas de ambas profesiones a las que no pretendo denostar, pero si no se te dan bien ni los números ni las letras, son unas buenas opciones! Aunque el primer paso, sea admitir esa debilidad dentro de tus capacidades para poder explotar el resto. Resumiendo, que sí, que soy tonto, es más, bastante tonto, peeero y eso es lo que me engrandece, lo admito sin ningún rubor!


He encontrado un rival de mi altura, por lo que parece que voy a disfrutar :) Otros también sabemos jugar al juego de blablablabla lo k quieras pero yo digo la última palabra (último comentario en éste caso).


Demostrado que tengo carencias, debo admitir que si, que has acertado. Soy defensa, concretamente, un central. Suelo ser un defensa agresivo (como has podido comprobar, ahh no!! perdón!! que no has podido entender mi tono porque no he dicho "dije yo con tono agresivo", lo siento!! me emociono y se me va...), de los leñeros, no voy bien por alto, pero si hay que defender a un atacante muy alto, le puedo agarrar bien por abajo. En mi equipo, admito que no soy el titular indiscutible, pero hay partidos especialmente diseñados para mi y... creo que se me ha vuelto ir... Ahh si!! Todo esto venía a cuento del hecho de que una doctora muy hábil tenga la necesidad de defenderse de un ataque a su persona. Joder! Me encanta ese papel que me has otorgado!! Defensa central del Blog! Cuando alguien en vez de razonar se meta directamente con las personas racionales del blog que argumentan y comentan yo les pongo la pierna, amarilla y a ver si provoco su expulsión por agresión. Cojonudo! ahora solo hace falta algún atacante, alguien que en vez de argumentar y razonar sólo se dedique a atacar... ups!! pero si ya lo tenemos ;) , la verdad, a veces hasta a mi me asusta mi poca inteligencia!


Ahora que los demás están en el post del agua fría, nos podemos pegar tranquilamente ¿Empiezo yo a insultar? ¿Te he provocado bastante para que empieces tú? Tengo muuuuchas ganas de empezar!! Como habrás notado... ahhh no! coño! perdón!


Muchísimas gracias por tu atención y mis más sinceros, cordiales y afectuosísimos saludos.

Estimada Anne:
Soy perfectamente capaz de situarme y entender que no estoy leyendo ni The Lancet ni la sección de Campo y Playa del Hola.

Si en el artículo de la doctora Shora tiene cabida, como referencia bibliográfica enlazada directamente con un hipervínculo, la tesis doctoral completa de la Doctora Inés M. Algaba, también tienen cabida los matices y apuntes que propongo. No creo que tal propuesta haga que el artículo se salga (por exceso) del nivel de esta publicación. Que tales matices arruinen las recomendaciones generales que se dan al final es ya otro asunto.


Con respecto al "tono fuera de lugar"... ¿El texto escrito tiene "tono"? ¿Desde cuando?
Como sin duda eres una gran lectora, estarás acostumbrada a ver como es necesario describir al lector el tono de lo escrito, con expresiones como "dijo Enrique con admiración" o "dijo Enrique con desprecio" acompañando a frases como "Eres igual que tu madre", que por si solas son planas tonalmente hablando.
No usar estas herramientas literarias tiene el evidente riesgo de que el lector asigne al texto un tono equivocado en el momento de la lectura, que es lo que te ha pasado a ti. No me responsabilices, y menos aún me censures, por el tono con el que tú has leído mis textos, pues son completamente planos en cuanto a tono se refiere.


Por lo demás, celebro que el artículo, en su actual redacción, te haya servido de ayuda.
Un saludo.

Estimado L,
he leído el articulo y todos los comentarios y creo que si quieres un informe detallado de la protección solar, no estás en el lugar adecuado. Entiendo, leyendo el blog, que es un acercamiento a una realidad, no una publicación es una revista especializada, por tanto tus apreciaciones son buenas pero el tono considero que está fuera de lugar. Particularmente me ha venido bien saber que tengo que tener cuidado con la ropa porque, a pesar de lo que creía, no siempre estoy protegida y yo, desgraciadamente, tengo un porcentaje muy alto de desarrollar un cáncer de piel o melanoma (que es más bonita la palabra, pero igual de maligno que el cáncer)

Vaya, Esther 17/07/2011 19:55:34 … Con lo que has escrito debo concluir que, como mínimo, estamos empatados en cuanto a admiración, y por el mismo motivo.


Escribes “En todo momento tenemos que tener en cuenta que lo que hay es una población de personas y no casos anecdóticos (brazo de camionero, marca de la camiseta, etc..).”
¿De verdad contemplas a “la población” como una unidad homogénea? ¿Persistes en entender que la “marca de la camiseta”, que presentan literalmente MILLONES de personas en este país, sólo tiene categoría de anécdota?


¿De verdad persistes en sostener tus conclusiones (lo “estrictamente recomendable”) en base a “los datos del estudio”: “Alrededor de un 33% de las prendas de verano estudiadas en la presente investigación ofrecen un factor de protección solar (FPS) inferior a 15”, sin querer ver que también “son datos” de ese mismo estudio que “Alrededor de un 66% de las prendas de verano estudiadas en la presente investigación ofrecen un factor de protección solar (FPS) superior a 15”?


¿De verdad crees que dos líneas dedicadas a explicar las distintas fotosensibilidades (colaborando a que ese 6 de cada 10 que desconocen su fototipo disminuya) habrían sobrado? ¿De verdad crees que una línea referente al tiempo de exposición a la radiación habría sobrado?


¿De verdad crees que este párrafo que escribes en tu comentario:
“Con una determinada combinación de ropa y fototipo habrá protección solar suficiente para (y esto es lo más importante) determinadas horas de sol. Con otras combinaciones de ropas y fototipos no existirá protección solar suficiente para tantas horas de sol.” no tiene cabida en la entrada original de tu blog médico.?


En definitiva, ¿de verdad crees que “no puedes” reescribir y matizar la entrada de tu blog? ¡Si lo estás haciendo aquí! Tus comentarios posteriores contienen más información, más matices, y en definitiva, más nivel que la propia entrada original... pero presentan el pequeño inconveniente de que no justifican sus recomendaciones finales, en su fórmula "café para todos".


Sea como fuere, creo que ya he entendido tu estilo divulgativo: El tiro por elevación. Si das a TODA la población (que entiendes como un individuo) las mismas recomendaciones, y siempre las más restrictivas, te pondrás siempre del lado de la seguridad, y acertarás siempre. Cada noche podrás irte a dormir con la certeza y tranquilidad de que nadie sufrirá daños por radiación UV siguiendo tus consejos… Podrías haber recomendado neopreno de 8 mm para tu paciente, conocido como “Don Todoquisque”, y tampoco fallarías.


En fin, espero tener ocasión de ver como dedicas una entrada a la enfermedad celíaca… Teniendo en cuenta que tiene una prevalencia estimada unas 600 veces mayor que la del melanoma, y que se estima que el 80% de los enfermos no están diagnosticados, y por tanto desconocen la naturaleza de su mal, ya veo venir tus recomendaciones: “Como sería muy prolijo meterse en detalles, que todo el mundo elimine el gluten de su dieta, y arreglado”.


Un saludo, doctora Esther Samper.


P.S. No creo que suceda jamás, pero si llego a pensar que estás en condiciones de presentarme un “ejercicio de comprensión general”, ya te lo haré saber.

Tras leer el artículo de forma distraída (no es un tema que me interese especialmente, sobre todo en un día nublado como el de hoy) he pasado a leer los comentarios y me he quedado con la impresión de que es un artículo alarmista e interesado. Como eso sería inaudito en Shora, he vuelto a leerlo de forma crítica y debo decir que las críticas son infundadas. Veamos:

"Todos sabemos que, ante la llegada del verano (o incluso de la primavera), resulta imprescindible el uso de cremas solares ante exposiciones prolongadas al sol."

Esto es una aseveración que respaldará cualquier dermatólogo. Sigamos.

"Además, vista la reciente polémica creada en Estados Unidos por algunas marcas que quieren dar gato por liebre en la protección que ofrecen sus cremas..."

No creo que alguien vendido a los fabricantes de cremas solares empiece mencionando un caso que deja a estos con el culo al aire.

"... ¿Llevar ropa es garantía de protección frente a los rayos del sol o nos da una falsa ilusión de protección?"

"... ¿Podemos fiarnos de nuestra vestimenta para protegernos? La respuesta es: probablemente, no."

He aquí la cuestión del artículo: si por llevar ropa podemos sentirnos protegidos del sol. No va de fototipos ni de otras características personales que determinen el grado de protección que *necesitamos*, sino del grado de protección que podemos *esperar* de la ropa que vestimos.

A continuación se describe qué características de la ropa son significativas: color, tipo de tejido, grosor, etc. Esto proviene de estudios mencionados al pie del artículo.

"... Concretamente, este tipo de ropas protege menos que una crema solar de factor de protección inferior a 15 y, por tanto, sería estrictamente recomendable echarse crema solar bajo la ropa."

Pues efectivamente, si la ropa que llevas no protege lo suficiente hay que usar otros recursos, como la cremita.

"... Existen distintas estrategias para que la ropa ofrezca una mayor protección sin poner en peligro la "frescura":"

A continuación se menciona la ropa "especial" (lo único de especial es que el fabricante garantiza cierto nivel de protección) y lo de los detergentes.

"Tal vez las precauciones comentadas puedan parecer excesivas pero si tenemos en cuenta que en España cada vez es mayor la incidencia de cáncer de piel (con el melanoma aumentando a un vertiginoso ritmo anual de un 7%) a la vista está que las recomendaciones no sobran."

Un crecimiento anual del 7% es cualquier cosa menos despreciable. Significa que el número de casos se dobla cada 10 años. Teniendo en cuenta los casos que hoy aparecen vienen de exposiciones de muchos años atrás y que las exposiciones de hoy son las causantes de los melanomas de dentro de 20 años, pues podremos comprender que los médicos se tomen el asunto muy en serio.

"Actualización: Recientes estudios científicos estiman que un tercio de las prendas comerciales de verano ofrecen un factor de protección solar inferior a 15. A eso se le une la dificultad de reconocer cuales prendas ofrecen protección o no."

Aquí está el quid de la cuestión: no es fácil saber si la camiseta que llevas te está protegiendo o no. Por lo tanto, si te preocupa la salud de tu piel y vas a someterte a una exposición para la cual te aplicarías crema de no llevar camiseta y no te fías de ésta, es recomendable que te eches la crema de todas formas. No olvidemos que es un artículo sobre salud escrito por un médico.

En resumen, está claro que las críticas más graves vertidas en los comentarios no están justificadas. Me parece que algunos comentaristas han leído el artículo con ideas preconcebidas que han perjudicado su comprensión. Quizás la autora debiera haber anticipado la ola de escepticismo causado por el bronceado "camioneril" y dedicarle un párrafo, pero por lo demás me parece un artículo muy válido e informativo siempre y cuando se lea tal cual está escrito y dejemos de lado nuestras experiencias personales o nuestra tendencia a hacer juicios de intenciones.

raffreddore:

El melanoma aparece con más frecuencia en las zonas más expuestas al sol (cara, cuello y brazos). Sin embargo, se está viendo un incremento en la aparición de melanomas tanto en las zonas típicamente expuestas como las que no suelen estarlo (torso, espalda) que se atribye a la la exposición solar en la playa:

http://www.cfnavarra.es/salud/anales/textos/vol23/n1/revis2a.html

L:

Admiro la perseverancia con la que defiendes lo que crees que es correcto. Sin embargo, no puedo hacer lo que dices por lo que te voy a explicar ahora.

En todo momento tenemos que tener en cuenta que lo que hay es una población de personas y no casos anecdóticos (brazo de camionero, marca de la camiseta, etc..). Los datos son estos:

Alrededor de un 33% de las prendas de verano estudiadas en la presente investigación ofrecen un factor de protección solar (FPS) inferior a 15:

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC59842/figure/F1/

Eso implica que hay ropa que ofrece un SPF de 0, 5 ó 10.

El fototipo mayoritario en España es el III, seguido con menos frecuencia por el IV y, después, el II.

Luego tenemos que, en España, existe una combinación de prendas con SPF muy distintos (muchos con una protección solar ridícula) y una combinación de fototipos también distintos, pero entre el III y el IV.

Con una determinada combinación de ropa y fototipo habrá protección solar suficiente para (y esto es lo más importante) determinadas horas de sol. Con otras combinaciones de ropas y fototipos no existirá protección solar suficiente para tantas horas de sol.

Eso implica que habrá gente que con una determinada ropa y fototipo estará protegida y se les quedará marcas de ropa (como algunos comentaristas señalan) y que también habrá gente que se quemará porque con su fototipo y la ropa que lleve no le protege para las horas de sol que está.

Otro dato importante es que una gran parte de la población no sabe ni qué fototipo es (6 de cada 10, según este estudio):

http://www.elperiodicomediterraneo.com/noticias/noticia.asp?pkid=565913

Y, muchos menos, saben qué protección solar ofrece la ropa. Por lo que van bien poco orientados.

Ahora bien. Con todos los datos anteriores te voy a presentar un ejercicio de comprensión general y, además, con caso anecdótico como te gusta a ti:

Si alguien con fototipo III tiene una ropa con UPF de 7, ¿puede estar protegido frente a 5 horas de sol en la playa? ¿Le recomendarías que se pusiera crema bajo ella? Sí o no, justifique la respuesta.

PD: Aunque los fototipos sean III y IV, una ropa con SPF de 0, 5 ó 10 NO es protección suficiente para más de 2 ó 3 horas de sol.


Miguel: acerca de Perico Delgado y del tema que nos ocupa, recuerdo una transmisión en la que comentaba el efecto del sol justiciero del Tour sobre la piel de los corredores: la espalda es, con mucho, la parte más expuesta, y cuando el maillot es de un color claro, te pones algo moreno. A continuación recordaba las risas que hubo durante algunos años con el equipo patrocinado por la ONCE, que llevaba un maillot naranja clarito con el logotipo en negro...

Desde hace algún tiempo es normal que las etiquetas de las prendas ciclistas ponga el factor de protección UV. Acabo de mirar alguna que tengo sin estrenar y resulta que un maillot negro marca 25+ y un culotte también negro 30+

Sra Samper, que lista, sabe leer direcciones IP!
Y con sus conocimientos básicos (o más) de química podría usted mejorar mi aproximación, en lugar de limitarse a criticarla?
Ahí le dejo una tabla, que sin tanto rollo ni alarmismo, deja las cosas bastante claras (para mí):


http://cool.conservation-us.org/jaic/articles/jaic39-03-003_3.html

Si eres de piel muy blanca, fototipo I o II, y te vas a pasar todo el día al sol, no te pongas una camiseta fina de lino, de rayon o de naylon, ponte una camiseta de algodón. Si eres extremadamente sensible al sol, puede que con el 6% que transmite el algodón blanco, todavía te quemes, asi que no seas tonto/a, no te pases todo el puñetero día al sol.
Si no tienes mas remedio porque eres obrero de la construcción en Sevilla, ponte una camiseta negra de manga larga y un gorro (y gafas de sol, por supuesto)

Sra. Samper, ánimo, es su primera entrada y there is a lot of room for improvement, si consigue ser un poquito más amable y no quedarse sin lectores.

sexo droga y rock and roll hoy es imposible, pues para poder follar un doctor has de llevar...y no sólo eso si te quieres colocar debes evitar la invasión de talco...

Martín:
Dudo mucho que conozcas a muchas que se han quemado con una camiseta. En mi vida he oído hablar de nadie que se haya quemado y aunque no niego que sea posible, dudo mucho que sea algo normal. Con una camiseta de algodón, de grosor normal, no creo que se queme ni un noruego. Porque lo de estar de sol a sol es rizar el rizo, por lo general, la gente para a comer, pasa por zonas arboladas, busca la sombra. En todo caso, habría que preguntar a un pescador o a un campesino. ¿Hay alguno leyendo el blog?
Los protectores dicen: evitar exponerse al sol en las zonas centrales del día; ¿cuál es la eficacia del protector entonces? Porque a las 9 de la mañana con la camisa de algodón, por muy leve que sea, no hace falta protector, o, como mucho, en la cara.
Yo propongo a la doctora que hable con Perico Delgado, que es tipo muy accesible, y estudie su piel. En la época, los maillots no estaban hechos con los tejidos modernos, si la protección de las prendas que usaba fuese escasa, la piel de su espalda debe estar muy envejecida.
Yo no sé si siguen el Tour. Hace unos días hubo unas cuantas caídas. En una foto, a un ciclista se le veía parte de la pierna que queda oculta: el contraste con la parte descubierta era como café con leche.
Otra pregunta, ¿Por qué nadie estudia la eficacia de los paraguas con protección? ¿Llega algo de radiación a la cara usándolos?

Jaime y su prima | 16/07/2011 19:36:33


Te agradezco sinceramente el esfuerzo que has hecho para responderme sin insultarme. Para la próxima, hazte también un esfuercito complementario para que lo que escribas no delate tus carencias, porque vaya retratito que te has hecho, amigo mío. Espero que la doctora Samper tenga mejor defensa que ésta... Madre mía...


Reiterándote mi agradecimiento, recibe un cordial saludo.

Hola L,

Va a ser difícil responderte sin insultarte pero lo intentaré ya que los argumentos adhominen que tanto te gusta utilizar sirven para dejar mal al que los utiliza ;)

Yo la conclusión que saco del artículo es que en general sobrevaloramos la protección ofrecida por la ropa a tenor de los datos obtenidos. Si vas a estar una hora bajo el sol, en términos generales te dará bastante igual, peeero si vas a ir a las 8 de la mañana a la playa y no piensas volver a casa hasta las once de la noche, lo que recomienda Esther es que te lo mires bien porque igual piensas que una camiseta te estará protegiendo cuando no es así. Es fácil, lo único que hay que hacer es pensar al interpretar los datos, nadie está diciendo que tengas que llenar tus partes pudendas de crema... ahí casi nunca pega el sol el suficiente tiempo, pero los hombros son la zona donde estés de pie, tumbado, visitando monumentos, en el agua, etc. casi siempre pega el sol y es ahí donde se deduce que recomienda el artículo darse crema. Supongo que como no aparece la palabra hombros en el artículo te meterás conmigo, me equivoco?

Entonces, ¿Cuál es el problema? A mi parecer el problema es que la autora ha supuesto que sus lectores no serían imbéciles y que tendrían la suficiente capacidad de raciocinio para poder interpretar los datos revelados por varios estudios que ella no ha realizado. Resulta que la poca protección ofrecida por la ropa es real. Si no sabes qué son los rayo UVA, UVB y UVC, si no sabes qué significan los números 15, 50 ó 100 (que con tanta alegría utilizas), si no sabes contar, sumar, restar, calcular porcetajes (¿sabías que un aumento del 7% acumulado durante 6 años implica un aumento del 50%?), entonces es tú problema proveerte de las herramientas básicas que te faciliten la interpretación, aunque para tu sorpresa (ya que da la impresión de que no les ha hecho ni caso) la autora ha incluído referencias donde se explican muchas cosa básicas en caso de necesitarlas.

¿Me puedes explicar cómo se puede escribir un artículo, que no sea un libro, si para explicar la protección solar ofrecida por la ropa, tienes primero que explicar el espectro electromagnético, las células, la melanina, la estadística, la fabricación de ropa, sumar, restar, etc. ?

Martin | 16/07/2011 14:39:56, tergiversar lo haréis tú y, si acaso, tu prima.


El artículo "deja clarito" que un porcentaje notable de la ropa (33%) ofrece escasa protección solar, menor que factor 15, y que otro porcentaje el doble de notable (66%) ofrece una protección solar indeterminada (no porque no se pueda determinar, sinó porque no se cita), que va desde 15 hasta no sabemos cuanto... Igual 50 ó 100.


El artículo no "deja clarito" algo tan vago como que "hay que tener cuidado", sinó que considera "estrictamente recomendable" que se utilicen cremas de elevado factor de protección bajo la ropa, o que se usen "prendas ESPECIALES de verano que garanticen protecciones solares elevadas", y estas recomendaciones se hacen CON CARACTER GENERAL, bajo la terrible amenaza de desarrollar un melanoma.


El artículo no "deja clarito" (porque NO HACE LA MÁS MÍNIMA ALUSIÓN) que no todas las personas tenemos el mismo fototipo de piel, y que no todas las personas necesitamos el mismo nivel de protección añadida. Si bien las personas con fototipos I y II (como tú y los que se queman bajo la ropa) existís y merecéis toda la consideración del mundo, no se puede extender una recomendación necesaria para vosotros a la población en general de este país, que resulta que mayoritariamente tiene fototipos III y IV, y ve, año tras año, como se produce en su cuerpo el misterioso fenómeno, aparentemente contrario a la objetiva observación científica (afortunadamente ya esclarecido), del culo blanco, el brazo Agromán, o la marca del top del bikini que puede arruinar un escote "palabra de honor".


¿He conseguido "dejarte clarito" que para las personas con fototipos III y IV (insisto en que son los estadísticamente mayoritarios en la población española) que cada verano nos quedamos de dos colores, uno de ellos blanco, la ropa ordinaria si ofrece protección?


¿He conseguido ahora "dejarte clarito" por qué él artículo debe ser matizado, especificando quienes son los destinatarios de las "estrictamente recomendables" medidas de protección que se citan?


¿He conseguido ahora "dejarte clarito" que transmitir mensajes a la población en general como "dense crema bajo la ropa", "pónganse ropa especial", "no ingieran gluten" o "no coman marisco" constituye un desacierto (por decirlo suave), por mucho que haya subconjuntos de esa población general para los que esos mensajes sean adecuados y estén perfectamente justificados?


Si lo he conseguido, me alegro, y si no, pues lo siento.

Si es el sol con su radiacion uno de los principales responsables del incremento actual de melanomas en la poblacion española habria que esperar que sean las manos y la cara las partes del cuerpo mas afectadas....
Que dicen los datos?
( Perdonen mis eventuales faltas en español ).
Gracias.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre la autora

Esther Samper

"Shora" (Esther Samper) es médica y divulgadora científica especializada en temas de salud. Su principal objetivo: acercar la medicina a todos los públicos y en todas sus formas (avances médicos, consejos de salud, tratamientos, prevención...).

Archivo

junio 2013

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal