La Doctora Shora

La Doctora Shora

Un espacio en donde la medicina se asoma en sus múltiples formas: Para asombrarnos con sus maravillas, para concienciarnos con sus limitaciones, para aprender con sus descubrimientos y para cuidarnos con sus conocimientos. Porque si la salud es lo más importante, conocer las herramientas con las que podemos mantenerla es indispensable.

Bajar o no bajar la fiebre, he ahí la cuestión

Por: | 13 de enero de 2012

FiebreDurante mucho tiempo, bajar la fiebre ha sido casi un dogma de fe incuestionable en nuestra sociedad y aún lo sigue siendo en muchos ámbitos. Cuando la temperatura del termómetro se eleva, amenazador, por encima de los 37 ºC se convierte automáticamente, para muchos, en dos cosas: En una señal de peligro y en el pistoletazo de salida para rebajarla cuanto antes (con los omnipresentes y socorridos paracetamol e ibuprofeno).

Nuestra cultura muestra una arraigada aversión a la fiebre y, cuando hablamos de padres primerizos, esta aversión puede convertirse en una verdadera fiebrofobia, de la cual son muy conscientes los pediatras. En buena parte, ello se debe a que detrás de la fiebre existen muchos mitos terroríficos que implican, sobre todo, a los más pequeños. El principal mito y que más miedo deja a su paso es el mito de que la fiebre puede provocar un daño cerebral grave e irreversible (algo que no ocurre salvo a temperaturas muy elevadas, por encima de 42º C). El otro mito terrorífico es la supuesta capacidad de la fiebre para provocar graves convulsiones (de producirse, son leves y suelen aparecer con fiebres bajas y, además, el tratamiento de la fiebre no las previene).

Pese a todo lo anterior, entre los profesionales médicos se está extendiendo más y más una posición racional y científica ante el tratamiento de la fiebre, lejos de los miedos sin fundamentos y generalizados en torno a ella. Los estudios clínicos comparativos sobre las ventajas y desventajas de tratar o no la fiebre se incrementan con los años y la información de la que se dispone para actuar es mucho mayor. A la vista de lo que se sabe, ¿se debe o no se debe combatir la fiebre?

 

Lo primero que debemos tener en cuenta sobre la fiebre es que es un mecanismo de defensa natural, que se produce, casi siempre, en respuesta a una infección en el que los microbichos habituales suelen ser principalmente los virus y, con menor frecuencia, las bacterias. Por tanto, la fiebre en sí misma no tiene por qué ser mala, ni muchísimo menos. De hecho, múltiples estudios constatan que dificulta la proliferación de virus y bacterias y que mejora la respuesta del sistema inmune desde diversos frentes.

¿Podría ser, entonces, que tratar la fiebre fuera, en realidad, peor que no tratarla? Los resultados que están ofreciendo los últimos estudios científicos sobre el tema reflejan que, por lo general, la utilización de tratamientos contra la fiebre no acorta la duración de la enfermedad y que existe, además, el riesgo de efectos adversos. En cuanto a mortalidad, en estudios experimentales con animales, por ejemplo, sabemos que el uso de antitérmicos eleva el riesgo de muerte (en tratamientos contra la gripe y en tratamientos frente a neumonías, entre otros). Sin embargo, son muy pocos los estudios realizados en humanos sobre este aspecto y, desde la comunidad científica médica, se solicitan con urgencia.

De entre los pocos estudios de cierta calidad que podemos encontrar sobre la relación entre antitérmicos y mortalidad, se halla el estudio realizado en la Universidad de Miami sobre 82 pacientes críticos. En él se constató que el grupo de personas que recibía tratamiento contra la fiebre a 38.5 ºC tenía una mortalidad mayor (7 personas) que el grupo de personas que recibía el tratamiento a 40 ºC (1 persona). No es un tamaño de muestra muy grande y es imprescindible que se realicen más estudios como éste con una mayor cantidad de personas pero es, sin lugar a dudas, una razón de peso para replantearse la actuación médica predominante frente a la fiebre.

Así pues, ¿qué hacer ante la fiebre? La postura más clara (planteada por instituciones como el Instituto Nacional de Salud y Excelencia Clínica de Estados Unidos), en estos momentos, es que no hay que combatir la fiebre a diestro y siniestro sino en casos puntuales. Como se comenta con frecuencia entre los médicos: "hay que tratar a la persona y no al termómetro" y, así, según las condiciones del paciente pueden o no estar indicados los antitérmicos.

De esta forma, estaría indicado su uso, por ejemplo, en niños con fiebre y evidente malestar general (los que están con fiebre y buen estado no lo necesitarían), cuando se tiene una fiebre de 40ºC o superior o de larga duración y en determinados enfermos críticos o crónicos. De rutina, no hay que tener miedo a la fiebre, sino identificar aquello que lo desencadena y actuar con sentido común frente a ello. Aunque como en todo, hay excepciones. Sí que hay 3 casos en el que la presencia de fiebre, por sí sola, puede ser una señal de alarma:

-Fiebre por encima de los 40 ºC en cualquier persona

-Fiebre de 4 o más días de duración en niños.

-Bebé menor de 3 meses con fiebre

En los 2 primeros casos, hay que ir sin demora al médico y, en el caso de fiebre en un bebé menor de 3 meses, acudir corriendo a urgencias.

Para saber más:

La fiebre y sus mitos. Cuándo consultar al pediatra

La fiebre, esa gran desconocida

Los ¿beneficios? de la fiebre

La fiebre

Hay 29 Comentarios

Putin una pregunta: cual es tu explicación a canceres como la leucemia. Y tambien con respecto al cancer en los niños?

muy buena información, me ha sido muy útil. muchos éxitos.

Por fin un poco de sentido común con el tema de la fiebre. Llevamos unos años en que se ha puesto de moda tratar la fiebre con paracetamol e ibuprofenon alternos cada 4 horas, sobre todo en pediatría y casi por sistema, de manera que muchos padres ya lo hacen de rutina....que aberración!!! A ver si siguen saliendo artículos como estos y mas estudios. Gracias!!

Cristina: Como se comenta en el artículo, el mito de la fiebre no está en que aparezca sino que hay que aclarar que no es peligroso sino benigno y que no aparece conforme vaya siendo la fiebre más alta.

No es un mito que la fiebre cause convulsiones porque a mi me han dado por lo que los medicos llaman ataque de fiebre.

Estudio relaciona la supresión de la fiebre en los niños y de las infeccionens febriles (como las que previenen las vacunas) con la mayor incidencia posterior de cáncer.


Infecciones agudas como medio de prevención del cáncer.
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16490323


--------
"RESULTADOS: La exposición a enfermedades infantiles febriles se asoció con un riesgo reducido posterior de cánceres de naturaleza diversa...


CONCLUSION: Las infecciones tienen un papel paradógico en el desarrollo del cáncer, siendo carcinogánicas las crónicas y las agudas antitumorales".
--------


Pues ya saben, a tomar antipiréticos y a vacunarse, que lo que te dan por un sitio te lo quitan con creces por el otro...

Atónita: respecto a los maravillosos "antitumorales", la quimio está totalmente desacreditada. Mueren mas cancerosos de quimio que de cáncer.


Este estudio del Royal North Shore Hospital - uno entre muchos - demuestra que la quimioterapia es un timo, que su contribución a combatir el cncer es "menor" (un 2% estadísticamente no significativo) . Los autores exigen que se revise la disponibilidad de este "tratamiento", si es que se le puede llamar así.


The contribution of cytotoxic chemotherapy to 5-year survival in adult malignancies.
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15630849

Morgan G, Ward R, Barton M.


Department of Radiation Oncology, Northern Sydney Cancer Centre, Royal North Shore Hospital, Sydney, NSW, Australia.


AIMS: The debate on the funding and availability of cytotoxic drugs raises questions about the contribution of curative or adjuvant cytotoxic chemotherapy to survival in adult cancer patients.


RESULTS: The overall contribution of curative and adjuvant cytotoxic chemotherapy to 5-year survival in adults was estimated to be 2.3% in Australia and 2.1% in the USA.


CONCLUSION: As the 5-year relative survival rate for cancer in Australia is now over 60%, it is clear that cytotoxic chemotherapy only makes a minor contribution to cancer survival. To justify the continued funding and availability of drugs used in cytotoxic chemotherapy, a rigorous evaluation of the cost-effectiveness and impact on quality of life is urgently required.


Atónita: eres otro mediquillo que nunca lee literatura científica y solo se desinforma por los panfletos que te traen los visitadores médicos? Recíclate porque a lo mejor ya se ha descubierto que lo que has estudiado (como la quimio) es una mierda.

Atónita:
"así tienes la tremenda suerte de desarrollar un cáncer, por favor, olvida los antitumorales todos, porque esos sí que son malísimos y te privarían del disfrute de esa "maravilla evolutiva", con su increíble angiogénesis, sus encantadoras metástasis y la fabulosa pluripotencialidad de sus células."


Describir el porqué del cncers, su mecanismo y la función que desempeña no es recomendarlo, como pretendes. Tu retórica no teine como finalidad aclarar nada sobre el cáncer, sino simplemente ofender.


Cuando una persona desarrolla cáncer no es por "castigo", ni por "mala suerte", ni por una "maldición"... es porque su cuerpo ya ha agotado todos los demás recursos para librarse de lo que le está atacando. Si te impiden sacar la basura a al calle no te queda mas remedio que buscar un rincón en tu casa donde menos moleste para almacenarla, esa es la función del cáncer.

Atónita:
"Por favor, en nombre de la comunidad médica, abandona los anti-todo"


El antipirético de los 42º es el último recurso, lo sabes perfectemente. Me parece muy bien que esté disponible para ayudar en los rarísimos casos en que "ir con la fiebre" no ayuda. No conozco ninguno.


Atónita:
"Si algún día convulsionas, olvida esos venenos que llamamos anticomiciales (son malísimos y te evitarían un status epiléptico"


Ahora me sacas de contexto, ya que la epilepsia no es una reacción de eliminación o defensiva - de lo que yo hablaba - sino un verdadero trastorno neurológico. Te sales del tema para tener "razón" en algo, aunque sea desvariando...


Respecto a la "comunidad médica" no me merece un respeto especial. Han matado a mi madre demostrablemente y así lo decidió el juez que dictó compensación por ello.


Por lo demás haces una caricatura que deforma risiblemente mi postura, pero el subterfugio no te da la razón. Parece que te vaya la vida en mantener el status-quo que ni siquiera admites críticas a sus errores.

A PutinReloaded: Por favor, en nombre de la comunidad médica, abandona los anti-todo. Olvida los antieméticos (no importa que sangres por el esófago, la sangre es buena), los antidiarreicos (sí, aunque hagas caca 30 o 40 veces por día y necesites usar pañales de noche, olvídalos). Olvida los antipiréticos (aunque tengas 42º de temperatura y estés medio muerto, el meningococo feroz agradecerá que le allanes el camino). Si algún día convulsionas, olvida esos venenos que llamamos anticomiciales (son malísimos y te evitarían un status epiléptico, que es una cosa muy divertida que le sucede a los epilépticos). Si te sube mucho la tensión arterial, no!!!, los antihipertensivos tampoco molan, porque te privarían de tener...mmmm..no sé, una hemorragia cerebral (que mola mazo). Si aun así fracasaran tus intentos y, Dios no lo quiera, tuvieses una neumonía, una meningitis, una colangitis o alguna otra cosa genial de este tipo...por favor, nada de contribuir al déficit público con un anti-biótico, casi mejor te preparas una manzanilla y a ver qué pasa. Si después de un viaje en avión sufrieras una trombosis pulmonar, olvida los anticoagulantes, lo idóneo es encomendarse a Dios allá donde te encuentres, tanto más cuanto más subdesarrollado sea el lugar en el que te halles.
Una vez hecho todo esto, habiendo olvidado los anti-todo (ten el detalle de no morirte por el medio, que nos fastidias el estudio!!) vive unos cuantos añitos más y si (Dios no lo quiera nuevamente) aun así tienes la tremenda suerte de desarrollar un cáncer, por favor, olvida los antitumorales todos, porque esos sí que son malísimos y te privarían del disfrute de esa "maravilla evolutiva", con su increíble angiogénesis, sus encantadoras metástasis y la fabulosa pluripotencialidad de sus células.
Pero tranquilo, seguro que comiendo zanahorias ninguna de todas estas cosas te sucederá.

Enhorabuena por el articulo, responde a una buena recopilación de dudas que la población general puede tener.
PutinReloaded, hace mucho tiempo que intento reforzar esas mismas ideas, informar a quien creo que puede tener la suficiente percepción y capacidad reflexiva como para valorar estas teorias.
Si nos observáramos un poco mas aprenderiamos mucho sobre nosotros mismos y lo alucinantes que somos.
Es normal que personas cerradas y poco conciliadoras respondan de manera reactiva, aunque es una lastima porque esa intolerancia es la que detiene la evolución del conocimiento.
Un saludo.

Esther, los médicos alopáticos estáis empezando a descubrir la utilidad de la fiebre... enhorabuena! pero seguís empecinados en boicotear sistemáticamente todos los demás síntomas defensivos del organismo para librarse de la enfermedad. No dejáis eliminar nada al enfermo:


- si vomitan, recetáis un anti-emético,
- si tosen les recetáis un anti-expectorante,
- si les salen granos le dais anti-seborreicos,
- si intentan eliminar con rapidez un contenido intestinal, un anti-diarreico,
- si necesitan tener fiebre, un anti-pirético que impide la reparación y la elaboración de Interferón, molécula elite en defensa...


.. todo es anti esto... anti lo otro... ANTI TODA reacción curativa del organismo. Luego no queréis saber de donde salen los cánceres, decís con la cara toda seria que son "casualidades" El organismo recurre a la oncogénesis (cáncer) cuando han fallado todos estos mecanismos de eliminación, menos agresivos y más baratos.


Ni siquiera nos permitimos sudar, nos ponemos un anti-transpirante, incluso cuando el sudor es una sustancia corrosiva y peligrosa que quema la ropa y los zapatos, preferimos que no salga y se quede dentro.


Los médicos deberíais estudiar más el porqué y para qué han evolucionado esos síntomas que combatís, cual es su ventaja y su función y cómo favorecerla, y menos paliar síntomas sin entenderlos.

Esther escribió:
"Putin: No tienes ni idea de lo que es el cáncer si te crees que es una defensa del cuerpo humano El cáncer es lo que aparece cuando las defensas del cuerpo fallan. "


Efectivamente Esther, cuando todo lo demás falla el organismo tiene una última intentona para la superviviencia que es el cáncer. Un organismo sobrecargado necesita un lugar interior donde deponer productos no eliminables. Para ello elige generalmente un órgano no vital y en él fabrica un "cubo de basura" muy complejo que se llama tumor.


La oncogénesis es un proceso muy bien coordinado que se da en todos los animales. Ello demuestra que no es un "error aleatrorio" - que hubiese sido eliminado por evolución hace mucho - sino una respuesta aprendida por selección natural y preservada en muchas especies porque ayuda a la superviviencia.


Veamos las fascinantes propiedades de la oncogénesis.


1. El cáncer lo ponen en marcha los oncogenes. Si fuesen "mutaciones aleatorias" ¿por qué en todos los individuos se parecen tanto?

2. Las células cancerosas construyen un tejido nuevo, se organizan.

3. El tejido nuevo elige un territorio no vital que moleste lo menos posible: mamas, úteros, ovarios, próstata... rara vez se encuentra un tumor primario en el corazón, por ejemplo, y cuando se da rara vez es letal.

4. Nuevos vasos sanguíneos se desarrollan para suministrar al tejido canceroso.

5. E tumor envía células cancerosas al torrente circulatorio. Cualquier otra célula moriría pero éstas no. Están preparadas para crecer en distintos lugares en caso de necesidad, es decir, que el tumor primario fuera insuficiente (metástasis).


Por si esto fuera poco, el tejido canceroso goza de interesantes privilegios:


a) Las células cancerosas vuelven a ser eternas, privilegio que perdieron con el nacimiento. Vuelven a ser células madre.

b) Las células cancerosas sobreviven en el torrente sanguíneo, lo que hace posible la metástasis.

c) El sistema inmunitario no las ataca, las reconoce como propias.

d) El organismo abastece al tumor cancerosasmediante la fabricación de vasos nuevos (angiogénesis tumoral)


Es decir, el cáncer invade un territorio "neutral" y lo hace con el beneplácito de un organismo que sólo le da facilidades.


Demasiado perfecto para ser un zafio error. Todo está programado en los genes y sincronizado de antemano. Estos hechos demuestran que en el desarrollo de un cáncer nada es fruto del azar, sino una adaptación evolutiva muy especializada.


Esta compleja organización del cáncer solo puede ser producto de adaptaciones. Si ha prevalecido a lo largo de los cambios de especie es porque desempeña una función vital para todos los organismos capaces de producirlo.

Putin: No tienes ni idea de lo que es el cáncer si te crees que es una defensa del cuerpo humano El cáncer es lo que aparece cuando las defensas del cuerpo fallan. Es alucinante la cantidad de barbaridades que dices sin el menor atisbo de duda.

Jose M: En el caso de una bronquitis con fiebre, si está por encima de 39ºC existe mayor probabilidad de que exista una infección bacteriana y, además de ir a urgencias, podría ser recomendable la utilización de antitérmicos (es una recomendación general, pero cada caso debe tener un tratamiento personalizado). Es importante detectar lo que acompaña a la fiebre porque si sólo va acompañada de mocos, por ejemplo, no suele pasar nada, pero si aparece rigidez de nuca... pues la cosa es muy diferente, porque es probable que sea una meningitis.

Muchas gracias por la respuesta y el enlace.
En cualquier caso, todavía tengo una duda pendiente. Según los pediatras los procesos de bronquitis que padece el bebé no deben ir acompañados de fiebre por lo que 'se alarman' y 'nos alarman' cuando esto sucede, aunque ésta no supere los 38.5ºC. ¿Incluiría estos casos junto con el resto de procesos catarrales e infecciosos que pueden ir acompañados de fiebre, o podría entenderse como una excepción a la recomendación que hace en su artículo?
Muchas gracias de nuevo.

Esther escribió:
"la fiebre es que es un mecanismo de defensa natural, que se produce, casi siempre, en respuesta a una ... ¿Podría ser, entonces, que tratar la fiebre fuera, en realidad, peor que no tratarla?"


Así es, querida, la evolución ha tenido mucho tiempo para desarrollar defensas como fiebre, supuración, granos, forúnculos, diarreas, chancros, tos, amígdalas, incluso CÁNCER.


Vamos, que casi todo lo que la medicina medicamentosa est empeñada en combatir no son más que respuestas de superviviencia desarrolladas por el organismo durante la selección natural para librarse de materias/microorganismos que están fuera de lugar.


La clave de la salud es simple: buena alimentación y mejor eliminación.

Jose M: Comprendo perfectamente tus dudas. Si yo fuera madre muy probablemente me plantearía lo mismo. Sobre mi recomendación, es lo que señalo en el artículo: no es estrictamente necesario tratar la fiebre, si no existe ningún otro síntoma y si no llega a los 40ºC. Y que la razón de hacerlo antes sería para evitar el malestar del bebé/niño en caso de existir.

Te recomiendo la lectura de esta presentación que puede aclararte muchas cosas: http://www.slideshare.net/giordanopg/los-beneficios-de-la-fiebre

Sé que en esto existe todavía cierta controversia porque toda la vida los médicos han tratado la fiebre para bajarla, fuera o no alta, y existen reticencias a abandonar esa práctica. Pero yo creo que es algo que ocurrirá de la misma forma que ahora no se extirpan las amigdalas a la más mínima.

Como paciente me ha resultado muy interesante el artículo. A mi entender supone un cambio a las directrices marcadas durante décadas por las instituciones sanitarias y los propios profesionales en las que se aconsejaba el uso de los antitérmicos a partir de los 37.5 o 38 ºC. Me siento identificado en parte con su apunte inicial relacionado con los padres primerizos, como es mi caso desde hace 9 meses.
Tras la lectura de este post, me surge una gran duda relacionada con la forma de actuar en cada caso. Debe entender que se trata de una duda lógica porque hay que tener presente que ni los propios facultativos se ponen de acuerdo en el tema de su artículo.
Así, en una visita a un hospital de Sevilla, y presentando mi hijo 38.3 ºC de temperatura, le suministraron allí mismo un antitérmico, indicándonos que debíamos repetir la dosis siempre que superara los 38 ºC (en intervalos mínimos de 6-8 horas).
Asimismo, las recomendaciones de organismos públicos de salud también indican el uso de los antitérmicos al superar los 38 o 38.5 ºC. Incluso la pediatra de mi hijo también nos tiene marcada esa pauta.
Entonces, mi pregunta es: ¿qué hacer? ¿qué garantía tiene 'un padre primerizo' de estar actuando correctamente si los propios profesionales discrepan en sus opiniones? ¿quién me garantiza que realmente debo atender 'sus consejos' y no los del pediatra? Y es que la aversión y alarma a la fiebre, a la que hace referencia al inicio del texto, está motivada, en muchas ocasiones, por el desconocimiento, pero, en otros casos, por la falta de un criterio único de los propios profesionales.
¿Qué consejo me daría?
Un saludo y enhorabuena por su artículo.

A mi, en un par de ocasiones, en el servicio de urgencias (Mútua de Terrassa, Servicio de Pediatría) me acusaron por no haber administrado antipiréticos a los 38,5ºC. Me "amenazaron" que si no lo hacía inmediatamente al detectar la fiebre la niña podía tener convusiones y era mucho peor, que podía tener consecuencias irreversibles.

El fiebrismo moderno incontrolado por fin se quita la careta. Me parece estupendo que de una vez por todas juguëis a esto con las cartas sobre el tapete. Pero somos muchos los que no os lo vamos a poner nada fácil.

Susana: Gracias por comentar tu experiencia. Las convulsiones en niños por fiebre pueden dar realmente miedo por su apariencia, pero hay que tener en cuenta que son benignas y no tienen consecuencias. Por otro lado, normalmente suelen aparecer a fiebres bajas, justo cuando comienzan y los antitérmicos no sirven para prevenirlas.

Mi hijo tuvo una subida de fiebre en la época de la gripe A, fuimos a urgencias del hospital y nos confirmaron que era una simple infección, suministraron ibuprofeno y para casa. Justo al salir de urgencias cuando estábamos entrando en el coche, el niño comenzó a tener convulsiones. Es el peor momento que he pasado en mi vida. Mi marido lo cogió corriendo y lo llevó de nuevo a urgencias, yo, asmática perdida llegué como pude después casi con un ataque de histeria. El niño tenía dos añitos y en ese momento pensé que se moría. Me tranquilizaron enseguida las enfermeras. Parece ser que a ciertos niños, con fiebre altas les dan convulsiones, que no afectan de forma neurológica, pero cuando no sabes que está pasando y ves a tu hijo desmayado y convulsionando.... Sinceramente, la que es madre puede imaginar lo que es. Yo no se lo desearía ni al peor de mis enemigos. En ningún momento mi hijo llegó a los 39 grados de temperatura. Procuro no ser una madre histérica con el tema de las enfermedades, pero tampoco quiero volver a pasar por esa situación. Además la fiebre nos deja a todos cao, sin fuerzas, por lo menos la bajarla te sientes un poco más persona.

Creo que existe un consenso en que se trata la fiebre por el bienestar del paciente. Por otra parte también se recalca lo importante de tratar la fiebre cuando ésta supera los 40 grados Celcius o ya lleva más de un par de días. La fiebre es un mecanismo de defensa que incrementa la entropía; volviendo menos eficientes las reacciones bioquímicas (Del cuerpo humano que funciona a 37 grados y de sus parásitos específicos, adaptados a esa temperatura). Porque los eucariotes son más resistentes, el perjuicio causado (al organismo del paciente) se compensa con el tiempo que se le da para "armar" al sistema inmune específico. En el caso de los virus, cuyo ensamblaje es por encuentros basados en la difusión (al azar), la fiebre es un arma potente. De ahí se deriva que muchos virus exporten sus partes hacia la membrana celular, incrementando las probabilidades de encuentro y ensamblaje al reducir el medio a 2 dimensiones. También de ahí se deriva que los virus tienen pocas partes (que se repiten muchas veces) para ensamblarse; se incrementa los "chances" de ensamblaje. Dentro de ésta perspectiva, la fiebre poco o nada hace en contra de los parásitos o las infecciones por hongos (No obstante la dependencia de los hongos en las leptinas y su sensibilidad a los cambios de temperatura justificaría la eficacia de la fiebre en ciertas infecciones). En cuanto al ser humano, la fiebre causa daño especialmente en las redes neuronales. Las neuronas dañadas en la "guerra térmica" no pueden ser remplazadas y la memoria (por lo tanto hasta la personalidad) pueden ser afectadas. Las altas temperaturas tienden a desestabilizar cierto tipo de conexiones y a dificultar la formación (Además las altas temperaturas tienden al alterar el "registro" intracelular, con el subsecuente cambio de respuesta celular, muy delicado en el caso de las neuronas y la memoria). Finalmente, debo acotar que "dejar la fiebre" es un tratamiento común más allá de la "ciencia en inglés". Muy utilizado en la infinidad de lugares donde no se puede realizar un diagnóstico apropiado. Generalmente, se colocan bolsas de hielo alrededor del cuello del paciente para enfriar la sangre que sube a la cabeza. Otras veces, se coloca las fundas de hielo donde se sabe que pasan venas y arterias importantes, como en la entrepierna o el antebrazo. También se mantiene el suero (rehidratación) en un refrigerador (4-8 grados Celsius) para enfriar la sangre y usarla como refrigerante corporal... Estos sistemas "primitivos" (Ironía, lo aplican doctores que SÍ tienen estudios sobre virología molecular) y comunes habrían ridiculizado, por su eficacia, a toda la la parafernalía que se armó con la epidemia de gripe (Actualmente ya no faltan los artículos que confirman que al controlar la temperatura corporal se minimizaba la mortalidad)... En resumen, gracias por exponer el tema. Simplemente deseaba introducir pautas hacia referencias contrastables y sólidas (El uso de las fundas de hielo es práctica común contra el dengue donde el uso de ciertos antipiréticos puede causar hemorragia y muerte).

Diario de una mamá pediatra:

Gracias a vosotros por implicaros en difundir información rigurosa y útil sobre problemas médicos que están a la orden del día.

Así es, la principal razón para bajar la fiebre suele ser mejorar el bienestar.

Miquel Mayol: Qué raro... Supongo que tiene algo que ver con que seas usuario de typepad...

Antibióticos como la amoxicilina no deberían tomarse nunca para problemas víricos como un resfriado o una gripe. Los antibióticos sólo sirven para tratar infecciones bacterianas y cualquier consumo erróneo de éstos nos acerca cada vez más peligrosamente a la resistencia a los antibióticos.

Sobre la utilidad del propóleo en gripe, está bastante discutido.

Diario de una mama agripada y griposa: El preparado de hierbas homeopático servirá, en todo caso, como placebo. La utilidad de los antitusígenos también es discutible por lo mismo que los antitérmicos. La tos es un mecanismo de defensa, y eliminarlo puede no ser del todo beneficioso:

http://bit.ly/vZ7FZt

Gracias por este artículo, como madre me parece muy interesante, yo no soy de las que chutan a los niños sin ton ni son, pero viene bien saber esto. Ahora te propongo un tema muy interesante también para otro post, Esterilizamos demasiado a los bebes?
gracias por estos post.
http://www.recetariodesirena.com

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre la autora

Esther Samper

"Shora" (Esther Samper) es médica y divulgadora científica especializada en temas de salud. Su principal objetivo: acercar la medicina a todos los públicos y en todas sus formas (avances médicos, consejos de salud, tratamientos, prevención...).

Archivo

junio 2013

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal