La Doctora Shora

La Doctora Shora

Un espacio en donde la medicina se asoma en sus múltiples formas: Para asombrarnos con sus maravillas, para concienciarnos con sus limitaciones, para aprender con sus descubrimientos y para cuidarnos con sus conocimientos. Porque si la salud es lo más importante, conocer las herramientas con las que podemos mantenerla es indispensable.

La conspiración del cáncer inducido

Por: | 06 de marzo de 2013

ChávezEl presidente de Venezuela, Hugo Chávez, falleció ayer debido a las complicaciones asociadas al cáncer que afrontaba desde hace más de año y medio. Poco tiempo antes de su muerte, el político Nicolás Maduro desató la polémica al afirmar lo siguiente en una conferencia sobre su delicado estado de salud:

Nosotros no tenemos ninguna duda y llegará el momento indicado de que se pueda conformar una junta médica que confirme que él (Chávez) fue atacado. Buscaron el punto para dañar la salud de nuestro comandante. Tendrá que ser investigado por una comisión especial. Ya tenemos pistas y llegará el momento de realizar estas investigaciones.

 

 

No es la primera vez que un político anuncia, públicamente y sin margen para malentendidos, que los enemigos de su patria han intentado atentar contra la vida de un mandatario de las más diversas maneras. Este miedo, desde luego, no carece de cierta justificación. Es bien conocido que Estados Unidos ha participado, en multitud de ocasiones, en derrocar a gobiernos sudamericanos, lo que también incluía el asesinato de sus dirigentes. El ejemplo actual más representativo es Fidel Castro, Estados Unidos intentó asesinarle en multitud de ocasiones y algunos de esos intentos están perfectamente documentados.

 

La afirmación de Maduro sobre la posibilidad de que a Chávez le inoculasen el cáncer no ha sido aislada. Hace más de un año, fue el propio Hugo Chávez el que acusaba, de forma bastante sutil, sobre esta posibilidad al preguntarse si era posible que existiera una tecnología que permitiera inducir el cáncer. Sus sospechas se debían a que, en aquel momento, no sólo a él le habían diagnosticado cáncer, sino también a la entonces candidata a presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, al presidente de Paraguay, Fernando Lugo, a Lula da Silva, entonces presidente de Brasil, y a Cristina Fernández, presidente de Argentina (aunque más tarde se confirmó que no era maligno).

 

 Sin duda, llama la atención que tantos dirigentes sudamericanos pasaran por un cáncer en esos momentos, pero no lo es tanto si tenemos en cuenta que el cáncer es una de las enfermedades más frecuentes en el mundo desarrollado y que las probabilidades de que aparezca aumentan con la edad. En España, por ejemplo, uno de cada 3 hombres y una de cada 4 mujeres padecerá cáncer en algún momento de su vida. Con esa perspectiva, no resulta tan extraña la casualidad anterior.

Por otro lado, tanto en las afirmaciones de Maduro como de Chávez, se mencionan indistintamente "inocular", "contagiar" o "inducir" el cáncer. Aunque estos tres términos son muy similares, hay diferencias importantes entre ellas y es necesario aclararlas individualmente para discutir con más rigor sus comentarios.

Sobre la inoculación del cáncer, la ciencia médica es bastante tajante al respecto: es prácticamente imposible inocular el cáncer (es decir, administrar células cancerosas) a una persona con el sistema inmune sano y que ésta se enferme por cáncer. ¿La razón? El sistema inmune de esta persona detecta las células cancerosas como extrañas (pues no proceden de él) y las termina aniquilando. Sin embargo, la historia puede cambiar si la persona posee un sistema inmune muy debilitado (por una enfermedad o por tratamiento inmunosupresor) y entonces sí que puede darse el caso, aunque es difícil, de padecer un cáncer que venga desde fuera. Esto último se ha dado muy raramente en pacientes que tomaban medicación inmunodepresora y que habían recibido un órgano de un donante que padecía cáncer

Sobre el contagio del cáncer, es decir, sobre la posibilidad de que una persona contagiase el cáncer a otra persona, la ciencia es igualmente clara al respecto: el cáncer no es una enfermedad infecciosa ni contagiosa para los humanos y no existe ninguna vía (aérea, sexual, contacto...) posible en la que pudiera contagiarse.

Así pues, puesto que Chávez poseía un sistema inmune funcional cuando le diagnosticaron el cáncer, tanto la explicación de la inoculación del cáncer como la del contagio quedan totalmente rebatidas. ¿Y sobre la inducción del cáncer? Ahí entramos en un terreno más farragoso. El cáncer no se puede contagiar o inocular, pero sí se puede inducir de forma indirecta aumentando las posibilidades de que ocurra. ¿Cómo? Las formas pueden ser muy variadas: con radiactividad (como ocurrió en Hiroshima y Nagasaki), con productos químicos carcinógenos, con virus oncogénicos (como el virus del papiloma humano)...

Por lo tanto, sí que es posible aumentar las posibilidades de que una persona padezca un cáncer con los medios anteriores pero, eso sí, no se puede causar directamente. ¿Tenía razones Chávez y las tiene Maduro para afirmarlo con rotundidad? Ahí ya entramos en detalles de conspiraciones en los que es mejor no entrar. Aún así, si realmente querían matar a Chávez, la inducción de un cáncer es una de las peores estrategias que podrían haber seguido sus enemigos. Primero, porque no se tiene nunca la certeza de que con esas medidas vayas a causar un cáncer con 100% de probabilidades y, segundo, porque la mayoría de cánceres hoy en día se curan.

Con mucho, lo más probable es que el cáncer de Chávez ocurriera espontáneamente, como casi todos los casos de cáncer de este mundo. Si Maduro no tiene ninguna prueba para pensar lo contrario sólo hay dos posibilidades: O tiene un miedo irracional a sus enemigos o desea convertir a Chávez en un mártir.

Hay 62 Comentarios

Todas las dictaduras son iguales.

Creo imposible, a HCH lo cuidaban como a un bebe el G2 cubano, el no se rodeaba con venezolanos, así que sabio maduro esta pelando y no son mandarinas, a esa bestia que
ni siquiera es bachiller como sera posible que
sea el proximo presidente de venezuela.

En su momento ya se explico la coincidencia de cancer en varios presidentes: Lula era fumador empedernido, Lugo parece que era promiscuo dado que tenia hijos por reconocer , Cristina se sometia a tratamientos en el rostro que indirectamente le irradiaban la tiroides y Chavez probablemente no se chequeaba.
Asi que no hablen de conspiraciones!

Para los interesados en el tema recomiendo tirar de la investigación "Helicobacter pilorii". Luego es cosa de enlazar temas. Por desgracia, muchos artículos son de pago....;-)

Buen artículo, Shora.

Existe otra via de generar cancer que no fue comentado en este articulo! Aca les dejo este documental realizado por diferentes doctores del mundo que unieron sus conocimientos para difundirlos en este documental.

Ahora si estudiamos historia y vemos como se popularizo el mito y la cultura de la alimentacion en base a productos animales... ahi es donde entra la conspiracion, pero eso no es un tema que debe ser hablado aqui.

http://youtu.be/4gwP47DRPDM

es bochornoso!!!

Tiene narices como intentan jugar con la conciencia del país por media de una persona fallecida, alucino con la gente!!!

En contra de la teoría de consipiración:
El marido de Cristina Fernandez de Kirchner, Nestor Kirchner, no murió de cancer.
Dilma no era presidente cuando se enfermó.
Lula tampoco
A favor, Rusia al menos ya lo hizo:
https://en.wikipedia.org/wiki/Poisoning_of_Alexander_Litvinenko usando polonio


excelente aclaración

RandAlthor:

Como comento en el artículo, se puede incrementar las posibilidades de cáncer con virus oncogénicos. Ahora bien, eso no implica que inocular uno de esos virus conlleve inmediatamente producir un cáncer. De hecho, las probabilidades de que ello ocurra suelen ser muy bajas. Además, ¿seguro que Chávez no se daría cuenta de si le inyectan algo? Como forma de matar a alguien es pésima porque tiene muchas más posibilidades de fallar que de tener éxito.

Sobre las investigaciones militares, todo lo que tú y yo podamos hablar al respecto se basa en la ignorancia.

Vale, supongo que tendremos que creernos que es una casualidad que tantos dirigentes americanos hayan sufrido cáncer: Dilma, Fidel, Lula, los Kishner (ambos, el marido murió), Evo, Lugo y Chávez. Lo curioso no es sólo el número, sino sus intereses no muy comunes con EEUU. Y tambien sabemos, que en investigación científica relacionada con aspectos militares, especialmente en algunos países, no se cuenta todo.

La cuestión es ¿es científicamente imposible inocular un virus oncogénico a una persona?. ¿Se puede negar con total seguridad que no se puede hacer?.

http://pendientedemigracion.ucm.es/info/fmed/medicina.edu/Infecciones/humanos.htm
http://es.wikipedia.org/wiki/Papovirus_SV-40
http://es.wikipedia.org/wiki/Virus_oncogénico

No parece tan claro, como usted dice.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre la autora

Esther Samper

"Shora" (Esther Samper) es médica y divulgadora científica especializada en temas de salud. Su principal objetivo: acercar la medicina a todos los públicos y en todas sus formas (avances médicos, consejos de salud, tratamientos, prevención...).

Archivo

junio 2013

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal