La novia de papá

23 ene 2011

El cerebro femenino

Por: Paloma Bravo

20070919220406-mafalda-pensando

(Es Mafalda y, como siempre, está pensando).

 

Teoría para el domingo:

"Las hormonas pueden determinar qué le interesa hacer al cerebro. Ayudan a guiar las conductas alimenticias, sociales, sexuales y agresivas. Puede influir en el gusto por la conversación, el flirteo, las fiestas (como anfitrión o invitado), la programación de citas de juegos infantiles, el envío de notas de agradecimiento, las caricias, la preocupación por no herir sentimientos ajenos, la competición, la masturbación y la iniciación sexual".

Todo esto no lo digo yo, sino una doctora en Medicina y licenciada en Neurobiología por Yale y Berkeley, neuropsiquiatra por la Universidad de San Francisco y exmiembro del claustro de la Harvard Medical School, autora de "El cerebro femenino".

Se llama Louann Brizendine y garantiza algo que algunos ya juraban: que las mujeres jamás olvidan una discusión (aquí en una entrevista con Punset).

En realidad, lo que explica, y muy bien, es que el cerebro del hombre y de la mujer se diferencian en nada menos que un 1% de su código genético y que las hormonas (en sus distintas fases, fetal, niñez, pubertad, etc., hasta llegar a la menopausia) causan cambios concretos en el cerebro de las mujeres y en la forma en que se enfrentan a la realidad.

Dice, lo que ya sabemos.

Por ejemplo, que hay menos mujeres científicas.

La diferencia es que ella lo argumenta: no porque su cerebro esté menos preparado, sino porque "en cuanto el estrógeno inunda el cerebro femenino" (o sea, en la adolescencia que es cuando eligen dirección académica y profesional), "las mujeres empiezan a concentrarse intensamente en sus emociones y en la comunicación (...), empiezan a perder interés en empeños que requieran más trabajo solitario y menos interacción con los demás".

Y no es malo ni machista reconocer que "el cerebro femenino tiene muchas aptitudes únicas: sobresaliente agilidad mental, habilidad para involucrarse profundamente en la amistad, capacidad casi mágica para leer las caras y el tono de voz en cuanto a emociones y estados de ánimo, destreza para desactivar conflictos...".

Dicho así, es previsible y aburrido, poco polémico.

Pero avanza el libro y resulta que la tía también afirma que tenían razón nuestras madres (no será la mía), que acostarse en la primera cita no es lo más adecuado y que sólo trae problemas:

"El acto de abrazar o acariciar libera oxitocina en el cerebro, sobre todo entre las hembras, y probablemente genera la tendencia a confiar en el varón a quien abrazan. También aumenta la probabilidad de que creas todo lo que él te cuente, sea lo que sea..."

(...)

"...En otras palabras, si circulan por tu cerebro niveles elevados de oxitocina y dopamina, tu juicio está dañado. Dichas hormonas cierran la mente escéptica".

Si yo lo entiendo bien, el peligro no es el que nos han contado (no sé si las madres, quizá sí las abuelas), que te consideren facilona y que pasen de ti; sino que pierdes el criterio. En mi caso, me ocurre en la primera cita, en la segunda y hasta en la vigésima: nací sin criterio.

Pero, vamos, aquí lo dejo. Abierto a discusión y como aperitivo de este libro que acabo de descubrir.


 

 

P.D.: Voy con un poquito de retraso, la verdad, porque el libro es del 2006 y a mí me lo ha recomendado ahora el osteópata que me ha salvado la vida y me ha devuelto la movilidad.

 

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Hay 39 Comentarios

Ahora también está disponible el "folleto" del cerebro masculino, jejjeje.
Leí el cerebro femenino y no veía la hora de leer el que me correspondía como hombre.
Buenos libros para ayudar a comprendernos y a comprender...
Recomendables 100%

Te recomiendo "Cuerpos sexuados" de Anne Fausto- Sterling, una bióloga que considero tiene conocimientos mucho más interesantes y menos simplistas que los que tu libro "El cerebro femenino" parece estar aportándote. Me gusta tu blog, pero me indigna que se hagan este tipo de afirmaciones tan deliberadamente.

http://mediotic.tumblr.com/post/606475270/miniyo-saturday-morning-breakfast-cereal

Ajonjolí, los cambios de humor estrogenarios los demuestras tú solita con tu enervada respuesta, cargada de indignación. Te invito a que demuestres, científica, empírica, o solapadamente, que yo he afirmado en algún momento lo que tú dices que yo he afirmado, puesto que en ningún momento me he pronunciado sobre la demografía en la población científica. Yo solo te he interpuesto argumentos a tus aseveraciones sobre la influencia hormonal en los individuos. Tampoco he empleado ningún calificativo personal, yo cuando lo hago lo hago de cabronazo para arriba; si acaso me he adornado con algún epíteto.
Te invito a leer otra vez mi comentario, esta vez en horizontal, prestando un poquito de atención, y sin esa soberbia tan científica que lo da todo por verdadero si es propio y por nulo si ajeno, y a lo mejor hasta te parece interesante lo que digo. Eso sí, si no vas a hacer ese mínimo esfuerzo, no te molestes en contestar: te adelanto que te retiraré la palabra.

Mira, bigdí, lo primero te agradecería que te ahorrases los calificativos personales, ¿acaso te molesta, te incomoda, que una mujer sea científica?
Lo segundo, a la cazalla, te tendrás que dar tú, si es que eres mujer, pero yo, desde luego, nunca la he necesitado, ni para aguantarme a mí misma ni para que me aguanten otros, porque no tengo cambios de humor en absoluto. Te agradecería también que citases referencias más serias que la wikipedia si vas a hablar de ciencia.
Por último, me gustaría que me explicaras que tienen que ver los cambios de humor, si los hay, que producen los estrógenos, o lo de las "tetitas" o la irritabilidad, con el hecho de que haya menos mujeres científicas, porque tu argumento está bastante traído por los pelos (lo de telecinco y somalia directamente no sé a qué venía en este tema). En ningún sitio del texto de la wiki que has pegado pone nada de que estemos menos dotadas para las ciencias.

Como científica redicha que eres, te voy a dar yo un tirón de orejas, Ajonjolí (denótese la tilde en la i), deberías saber que el genotipo limita la expresión fenotípica en el sujeto, y aun siendo cierto que no somos totalmente esclavos de las hormonas (depende de cuales, depende de en qué medida), el exceso de estrógenos inevitablemente va a derivar en tetitas.

Copia-pega de la wikipedia (me encanta ser así de frívolo):

"ESTROGENOS
Mecanismo de acción
En su función endocrina, los estrógenos atraviesan la membrana celular para llegar al núcleo, en el que se encargan de activar o desactivar determinados genes, regulando la síntesis de proteínas.

Funciones
Los estrógenos inducen fenómenos de proliferación celular sobre los órganos, principalmente endometrio, mama y el mismo ovario. Tienen cierto efecto preventivo de la enfermedad cerebro vascular y, sobre el endometrio, actúan coordinadamente con los gestágenos, otra clase de hormona sexual femenina que induce fenómenos de maduración. Los estrógenos presentan su mayor concentración los primeros 7 días de la menstruación.

Los estrógenos actúan con diversos grupos celulares del organismo, especialmente con algunos relacionados con la actividad sexual, con el cerebro, con función endocrina y también neurotransmisora.

Al regular el ciclo menstrual, los estrógenos afectan el tracto reproductivo, el urinario, los vasos sanguíneos y del corazón, los huesos, las mamas, la piel, el cabello, las membranas mucosas, los músculos pélvicos y el cerebro. Los caracteres sexuales secundarios, como el vello púbico y el axilar también comienzan a crecer cuando los niveles de estrógeno aumentan. Muchos de los sistemas orgánicos, incluyendo los sistemas musculoesquelético y cardiovascular, y el cerebro, están afectados por los estrógenos.

Influyen en el metabolismo de las grasas y el colesterol de la sangre. Gracias a la acción de los estrógenos los niveles de colesterol se mantienen bajos e inducen la producción del "colesterol bueno".
Ayuda a la distribución de la grasa corporal, formando la silueta femenina con más acumulación de la grasa en caderas y senos.
Contrarrestan la acción de otras hormonas como la paratiroidea (PTH), que promueven la resorción ósea, haciendo que el hueso se haga frágil y poroso. Actúa sobre el metabolismo del hueso, impidiendo la perdida de calcio del hueso y manteniendo la consistencia del esqueleto.
El descenso de estrógenos afecta al comportamiento emocional de la mujer provocando cambios de humor, irritabilidad, depresión.
Estimula la libido, lo que facilita a la mujer tener una vida sexual satisfactoria.
Tienen un papel importante en la formación del colágeno, uno de los principales componentes del tejido conectivo.
Estimulan la pigmentación de la piel sobre todo en zonas como pezones, areolas y genitales."

Ya ves, Ajonjolí, un cromosoma diferente, unas hormonas saltando por allá, y te tienes que dar a la cazalla dos días al mes para aguantarte a tí misma... Así no hay manera de forzar el cerebro a interactuar en otra dirección, por mucho que se intente, y más si Tetacinco se empeña en atrofiarte lo poco que queda de cerebro aprovechable. Y si has nacido en Somalia, ya ni te cuento.

Como científica que soy no me queda más remedio que tachar de simplista semejante afirmación de que hay menos mujeres científicas porque nuestro cerebro es diferente. Es contra lo que llevo luchando toda mi vida, y cuando veo que aún estamos en las mismas me vence el desánimo.
Que nuestros cerebros no sean iguales, sobre todo en lo relativo a las hormonas, no determina nuestras capacidades cognitivas. Es una postura que les encanta a los defensores de la corriente "somos animales y nos dominan las hormonas" porque es muy cómoda para explicar las desigualdades entre hombres y mujeres.
Deberías leer a la neurobióloga Catherine Vidal, en su obra "Cerveau, sexe et pouvoir" (ni idea de si está traducido, lo siento) explica que nuestro cerebro es sumamente adaptable y va cambiando, moldeándose, con el aprendizaje. Las mujeres no nacemos con tendencia a "concentrarnos en nuestras emociones y en la comunicación", según la autora es la educación la que nos (os, porque yo no soy así) lleva a ser así.
Por si de verdad te interesa el tema, te dejo este enlace, en donde encontrarás una entrevista a la autora:
http://ec.europa.eu/research/research-eu/pdf/research_eu_women_es.pdf
Te dejo una cita del artículo : "Cuando nacemos, sólo el 10% de nuestras 100 mil millones de neuronas están conectadas entre sí. El 90 % de las conexiones restantes se van construyendo progresivamente a merced de las influencias de la familia, la educación, la cultura y la sociedad".
Aprovecho, además, para darte un tirón de orejas. En un artículo en el que se hable de ciencia hay que ser cauto, nunca se deben decir cosas como "dice lo que ya sabemos", y mucho menos cuando estás hablando de ciencias como la neurobiología, que trata del cerebro, del que apenas sabemos nada. La divulgación científica me parece estupenda, pero con un poquito de rigor, por favor.

Seria perfecto que ellos se esforzasen un poco mas por entender esas diferencias del mismo modo que nosotras, por esa habilidad o sensibilidad innata, nos ponemos en su pellejo 24h al dia. Por mi parte pertenezco a esa minoria de mujeres cientificas con la suerte de no haber sufrido en una sola de sus aventuras de una noche. Y no quiere decir que haya tenido buen criterio, ya que en algun caso ha sido la otra parte la que ha liberado demasiada oxitocina...

Al parecer me equivoqué, jaja
No se puede hablar de diferencias entre hombres y mujeres cuando se trata de intangibles. Parece que estamos de acuerdo en que existen diferencias derivadas de la educación (estas hay que cambiarlas). Y el libro y otros estudios indican algo que en realidad suponíamos no somos exáctamente iguales, hay pequeñas diferencias de género que nunca deben entenderse como un problema. Nadie es inferior a nadie, es más la mayoría de estos estudios habla siempre de MEDIAS. ¿Tanto miedo nos da ser diferentes? Pues las diferencias físicas parece que nos encantan! (al menos a mi)

Creo que con el feminismo por bandera no se llega a ningún sitio. La igualdad entre hombres y mujeres no se hace elevando a la mujer, sino aceptando con naturalidad que hombres y mujeres son dos caras de una misma moneda: el ser humano. Basta ya de ir de víctimas (y con datos ciéntificos): eso sólo os perjudica. Conozco a hombres heterosexuales mucho más sensibles que muchas mujeres, con más capacidad de diálogo y no por ello son menos hombres. Los hombres también lloran y también necesitan comprensión. Y no son excepciones, es una realidad. Insisto, se les ha educado en una conducta errónea ("niño, no llores"). Las generalizaciones sólo llevan a confusión. Claro que hombres y mujeres son diferentes, pero porque cada persona es diferente.

Que bueno! en cuanto llegue a la oficina a abrazar a todas! a ver si monto una barra libre de oxitocina y hay buen rollito en la ofi el lunes!

La verdad... yo me declaro a favor de "las diferencias" entre hombres y mujeres... es de lo que hace bien divertido este mundo.

En mi primer año en la facultad de fisicas, hace ya unos 15 añitos eramos aproximadamente mitad hombres y mitad mujeres. En esa misma epoca, en paises como Alemania u Holanda practicamente no habia mujeres en las facultades de fisica: cuestion de genero o costumbres sociales?

Pero porque hay tanto miedo a la idea de que mujeres y hombres somos absolutamente diferentes en infinidad de cosas, que razonamos diferentes, pensamos diferentes, nos comportamos diferentes y no pasa nada. Basta ya de feminismo y machismo estúpido, dediquemonos a hacernos feliz los unos a los otros y a disfrutar de la vida que son dos días

No hables de lo que no has leído en profundidad.
Con "hembras" como tú, las mujeres tenemos muy clara la perpetuación del machismo...

Supongo que leerás el segundo libro ese que se titula EL CEREBRO MASCULINO... Me encantaría ver la cantidad de "chorradas" (que ya sabes que es también termino machista) que te atreves a soltar...

Vuelve a la escuela a que alguien te enseñe a leer y sobre todo lave tu cabeza machista.

Aquí pasa como con la altura o la fuerza física: Hay que distinguir el comportamiento "medio" de los casos particulares. Así, muchas mujeres son más altas que la mayoría de los hombres. Sin embargo, la media de altura masculina es mayor. Se debe a las hormnas. ¿Supone eso un agravio? No: es la evolución. Y seguramente es por un buen motivo.

A ver, chicos, por alusiones: en este post sólo cuento una teoría que he leído. No la he abrazado, no la defiendo.

Con las teorías me pasa como con los novios: no tengo criterio y por eso no me quedo con ninguno.

Me gusta lo que habéis dicho algunos: por encima de lo que tengamos (genético o ambiental), está la libertad de cada uno de ser como se proponga ser.

Sigo tu blog porque me parece que das justo en el blanco en muchas cosas que dices y, además, las dices con un humor muy necesario para mantener la cordura -tan difícil de atrapar en estos tiempos.
Sin embargo, debo decir que me ha sorprendido negativamente que hayas caído en validar esta pseudo-neuro-ciencia que sólo pretende hacernos creer que realmente el cerebro masculino y femenino son diferentes desde el nacimiento (paso previo a la validación de la idea de que hombres y mujeres, por tanto, deben tener derechos y obligaciones diferentes o bien capacidades distintas).
Para una crítica verdaderamente científica y rigurosa de este tema, recomiendo el libro "Delusions of Gender" de Cordelia Fine. Si no lo podéis comprar, al menos echad un vistazo a esta crítica en el Washington Post, que proporciona bastantes detalles sobre el libro.
¡Espero que os sirva!
¡Saludos desde Chile!
http://www.cordeliafine.com/delusions_of_gender.html

Acabo de verle un fallo, según tu el libro dice que: "el cerebro femenino tiene muchas aptitudes únicas: sobresaliente agilidad mental, habilidad para involucrarse profundamente en la amistad, capacidad casi mágica para leer las caras y el tono de voz en cuanto a emociones y estados de ánimo, destreza para desactivar conflictos..." Yo soy hombre, científico, y tengo todas esas cualidades... Así que esas aptitudes no son 'únicas' del cerebro femenino. Soy consciente de que hay diferencias, pero siempre que se escribe un libro se generalizan cosas que no son realmente exclusivas.

Pero qué estupidez de artículo. Qué forma de hacer perder el tiempo a la gente y dar trabajo a enchufados. Mi hermana es vaga y egoista, da igual como estén sus hormonas, no cambia. Tengo amigas que sólo piensan en sexo y no depende de nada más que de ellas. Conozco a envidiosas que sólo dependen de su falta de caracter. Hay gente normal que llevan vidas normales.

Anoche vi un reportaje en la noche temática de la 2 en el que se describían las peculiares costumbres sociales de una tribu china, que han persistido en el tiempo a pesar de la homogeneización cultural que quiso primero el partido comunista chino y después la invasión de las formas de vida occidentales. Lo más característico de dicha tribu era su práctica del amor libre. Había parejas, pero seguían viviendo cada uno en la casa de sus familias y se veían sólo de noche o cuando quedaban. Mientras tanto y entre medias tanto hombre como mujer podían acostarse con quienes quisieran, sin ningún problema. Hombres y mujeres se bañaban todos juntos desnudos en unos baños públicos, se les veía felices y sin problemas de celos y paranoias.
En el caso de la cultura occidental somos herederos, en nuestra concepción monogámica de la pareja, de los griegos, la Iglesia y los intereses de Estado. Fué a raíz de la institucionalización de la monogamía cuando se establecieron claramente cuáles debían ser los papeles del hombre y la mujer, y cuando empezó el sometimiento de la mujer al hombre. Primero, con los griegos, asignándole el papel de ama de casa y reproductora de los hijos legítimos del hombre que deberían heredar, coartándole por tanto su libertad sexual. Después vendría la Iglesia para acentuar el papel exclusivamente reproductor del sexo y demonizando el placer, con lo cual el sexo debía quedar únicamente confinado al matrimonio. Pero es que los Estados tomaron el poder de la Iglesia para imponer sus intereses laicos. Por ejemplo, fué a raiz de la Segunda Guerra Mundial, cuando una Europa diezmada necesitaba urgentemente población, cuando interesaba hacer hincapié en la familia y el hombre y la mujer eran considerados especialmente en su papel de padre y madre. Bueno, todo este rollo, a propósito de lo innato y lo adquirido, cuyos límites son especialmente difusos en el mundo del sexo y de los roles masculinos y femeninos en el mismo.

Qué parida. Qué cruel parida, y qué manera de justificarse siempre por medio de la biología. Qué miedo tiene esta sociedad, y tendrá, de conocer realmente los mecanismos que hacen esas "diferencias". No señoras, no señores, los mecanismos no son biológicos. Estudios correlacionales, imágenes de cerebritos en colores no muestran nada que se fundamente, pero los medios, los propios chorrólogos y psiquiatrillas de medio pelo (¡las empresas farmaceúticas!) son felices lanzando este hecho, literalmente como excusa perfecta para dejar de lado análisis que no les favorezcan del todo.

Y así nos va... hoy es la "nena" que llora "más" por su "cerebro", mañana es el asesino en serie que "mata" por su "cerebro". Socorro.

Señoras y señores de este planeta... LEED más. Investigad más. Usad el sentido común más. No, no nacemos con él.

Yo lo leí cuando estaba escribiendo mi tesina sobre la relación entre la lengua y la identidad, para un apartado dedicado a la identidad de género, y me pareció muuuuy interesante :)
Se lo recomiendo a todas las mujeres!

Ahhh, y he visto que ha sacado El cerebro masculino, tengo ganas de leerlo :)

qué curioso, mi yo-ficción tampoco tiene muy buen criterio, por eso discutimos tanto cuando me encuentro con ella o con la otra. Pero no pensaba que fuera por la oxitocina, creía que era simplemente el alcohol.

Muy divertido el texto. Soy profe de polluelos/as de 7 años y te aseguro que no sólo ese libro, los resultados de Pisa u otros libros divertidos, como el de "Los hombres de Marte y las mujeres de Venus", demuestran las diferencias: basta la observación.

Aquellos/as que piensen que somos iguales son como los que opinan que sin ordenador se vive mejor... Los tiempos cambian.

Debo reconocer que a mí, todas estas historias de la diferencia entre el cerebro masculino y femenido basándose en hormonas, ciencia, etc. me repatean un poquito... Creo que se pasan por encima la educación, los estímulos, la sociedad, etc. Es como cuando hicieron ese experimento con niños y niñas de 12 años y demostraban que las niñas preferían el rosa y los niños el azul! Ejem....
Pero me gusta tu post de hoy y quiero que me presentes a tu osteópata!!!
Besos desde tu city

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre la autora

Paloma Bravo
Soy madrastra, periodista y autora de “La novia de papá” (Plaza&Janés). Este blog no lo escribo yo, lo escribe Sol Beramendi, la protagonista de mi novela. O sea, que es ficción y, por lo tanto, absolutamente real.

Paloma Bravo

SOBRE EL BLOG

Según la RAE, madrastra es una “cosa que incomoda o daña”. ¡Y una mierda! “Tía buena (buena en todos los sentidos), lista e inmejorable” es lo que debería decir. ¿O no? El caso es que me ofrecieron crear una plataforma de “madrastras sin fronteras”, pero mis bestias me necesitan en casa, así que nos hemos quedado en un blog. Para hablar de vuestras familias y otros animales.

TWITTER

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal