La novia de papá

25 ene 2011

El viejo y el mar

Por: Paloma Bravo

Enrnest

 

He estado discutiendo con Pablo. Somos una de esas parejas pijo-irónico-intelectuales. Vamos al cine en versión original y nos peleamos más por la literatura que por las labores domésticas. (Vale, no tan intelectuales, que también discutimos de fútbol).

Para Pablo toda la literatura se resume en Proust. Para mí, Proust es una naturaleza muerta.

- "En busca del tiempo perdido" es un mundo.

- Un mundo que no respira, mi amor.

- Pero si no lo has leído.

- Lo empecé tres o cuatro veces y nunca he pasado de la página 20 porque el tipo seguía sujetando la magdalena.

- Sol, a veces pareces una paleta.

- A veces lo soy.

Un pequeño aviso a mi novio y a mis lectores antes de que se monte la bronca: esto que voy a escribir es mi opinión personal, así que no os lo toméis muy a la tremenda.

Ahí va... Sin haber leído a Proust y muy poco a Javier Marías, creo que hay escritores que escriben porque han leído (ésos, por ejemplo) y otros que lo hacen porque han vivido (Philip Roth, Richard Ford, Martin Amis, Mario Vargas Llosa, Robertson Davies, hasta Bryce Echenique, con o sin plagio...).

Y a mí, sin intentar imponérselo a nadie, me gustan los segundos. Los que saben vivir, observar, digerir, contar, explicar y así descubrir cosas que los demás tenemos dentro (o delante) y no habíamos sabido ver.

 Como Hemingway, que nos preside en la foto; un gigante en la vida y en la literatura, y autor de esta frase que me ha regalado mi amigo M.:


De las cosas que han ocurrido y de todas las cosas que sabes y de todas las que no puedes saber, extraes algo mediante tu capacidad de invención que no es una representación sino una cosa totalmente nueva, más real que cualquier cosa viva y real, y le das vida y, si lo haces bien, le das inmortalidad. Por eso escribes, y no por otra razón".


Y aquí es donde mi novio, mi amadísimo Pablo, me dice: "Sólo citas cuando te sopla M. las frases. Si leyeras bien, sabrías citar solita. Si leyeras bien, te gustaría Proust".

- Pues igual me gusta leer mal.

- Pues igual me gustas por eso, porque tienes mucho que aprender.

(Y aquí, con nuestras pullas, cierro la puerta de la intimidad, que no tenéis por qué ver cómo nos queremos).

 

Nota de la autora para el ala radical de los críticos: no, nunca, jamás, en ningún caso me estoy comparando con Hemingway.

 

 


Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Hay 27 Comentarios

Hola, me parece que su comentario es pueril e induce más a la ignorancia que a la pasión por la literatura.
En la descripción de una magdalena puede estar el retrato psicológico de una época, de una forma de pensar, de una cultura.
No quiero decir que no aprecie el genio literario de Hemingway, sino que me parece innesesario para divertir, simplemente descartar a un autor por razones puramente subjetivas.
Me parece bien y muy abierto que muestre sus incapacidades literarias, pero por favor no las conviertas en virtudes que permiten descartar a un escritor como Proust.

Gracias.

Acabo de terminar Paris, de Hemingway. De ese libro M te puede sacar varias citas. Genial libro...
Por otra parte un escritor es más autentico si ha vivido grandes experiencias. Pero esto no quita que la imaginación no tenga límites...

http://planetamancha.blogspot.com/

Hola Paloma,
Yo creo que no son incompatibles. No sé si Pessoa vivió o no, no sé si comerse una magdalena es vida y cazar en África no. No sé,... no sé si yo vivo o sólo miro. Creo que un escritor es uno que mira y eventualmente escribe. Yo, cuando quiero debatir, hablo de política o de economía. Cuando hablo de sensaciones, de sentimientos,... de arte, de libros... entonces solo siento y entiendo que otros sientan aunque sea de manera diferente. Igual algún día te encuentras con Proust y Hemingway te parece un pobre bebiendo, pegando tiros, riendo y gritando para no escuchar el susurro del tiempo escapándosele de las manos.

Pues estoy contigo en eso, Paloma.
Me gustan los libros y me gusta leer y hay cosas que leo y me gustan y otras no, pero me abstendría absolutamente de decirle a alguien que es lo que debe o no debe leer. Puedo comentar mis gustos y compartirlos y también escuchar las emociones de otros lectores. En fin, patrones, no. Un saludo.

Esa puerta se puede abrir con la imaginación.
Y un mismo evento recrearlo inumerables y deliciosas veces.
Thanks.

1. Gracias por este buen ratito en un día muuuy espeso.
2. No abras la puerta. Creo que el blog ya no sería igual. En estos temas siempre, siempre, es mucho más elegante y seductor insinuar, frases de doble sentido, y una sonrisa complice.

¿Son mejores los autores curtidos, o los inspirados? ¿Los currelas de la hoja en blanco, o los Rimbauds atormentados? ¿El genio innato o el trabajo depurado por muchos años leyendo y releyendo e instruyéndose? ¿La literatura de subordinadas, o la de figuras geniales? ¿Prolífico uso del lenguaje, o brillántemente acertado? ¿Proust el espeso, o Hemingway el canalla?
Ni unos, ni otros: los dos. Pocos son los llamados a ser realmente grandes, y a veces tan solo puntualmente en una o dos obras. Para mí el máximo genio fue Faulkner, especialmente en 'El Ruido y la Furia'. Benedetti, todo él. Nacional: Camilo José Cela, especialmente en 'Mazurca para dos muertos'. Y aún así, el libro que más me ha gustado nunca, el que más he disfrutado jamás, fue 'La Historia Interminable', de Ende, y es que cada cosa tiene su momento. Mi profesora de literatura me recomendó esperar a los 30 para leer el Quijote, porque opinaba acertadamente que leído a temprana edad se cometía el error de cogerle gato y hacer lo que el 90% de la población que lo ha tenido en sus manos: no leerlo. Cuando me decidí a leerlo, al bueno de Don Miguel se le había pasado el arroz, y me pareció de un floreado un tanto cansino, que para un libro en el que tenía tantas expectativas no me sedujo, y lo dejé. Yo al menos, admito no haberlo leído.

Pues bueno, el saber lo que no se sabe es ya un gran conocimiento Sol. A veces resulta mejor leer mal, pero nunca está demás el hacerlo bien. No he leído a Proust, pero me encanta Hemingway. Me gusta leer mal, pero sin duda Pablo me ha convencido. Buscaré a Proust.
Tal vez tú, alguna vez, quisieras comentar sobre el poeta Khalil Gibrán, me gusta muchísimo, leyéndolo mal o bien, o de cabeza.... jejeje. Saludos desde Venezuela.

A ver si un día no cierras las puertas de la intimidad y nos regalas una escena de cama. Jajaja, estaría bien. Serías la primera "bloguera" (creo) que contaría una escena de cama en su blog. Daría un poco de morbo y animaría los comentarios. Eso sí, avisa para que no entren menores.
Con escena de cama o sin ella, mola tu blog.

www.inopiamientos.blogspot.com

Pues, igual me gusta leer mal. Contundente y excelente respuesta.

Muy de acuerdo, una gran novela de vida de Vargas Llosa es Conversación en la Catedral, aquí unas reflexiones:
http://turbutopia.blogspot.com/2011/01/1095.html

no se muy bien como llegue a leer tu blog pues soy un poco nuevo en este mundillo digital pero me gusta tu blog escribes y me apetecia decirtelo

Pues a mi me gusta la gente que escribe con un tono fresco y cotidiano, y a ti se te da a la perfección!

¿Quien inventó lo de que las pelis en VO son más "trendy" e intelectuales? hombre, quizá si conoces el idioma y eres capaz de seguir perfectamente las conversaciones, pues si. Pero yo es que conozco alguno que otro que va a ver cine en VOSubtitulada y se pasa la peli leyendo!

Me gusta Proust y me gusta Hemingway. Reconozco que pillarle el punto a Proust es más difícil al principio. Sus frases larguísimas y sus reflexiones interminables sobre hechos o anécdotas aparentemente irrelevantes, pueden desanimarte al principio de su lectura...pero cuando se le pilla el punto, cuando imperceptiblemente se entra en su ritmo, en su tiempo, en su visión de la vida y de las cosas, uno se queda deslumbrado no por lo que Proust nos cuenta de él mismo, sino por lo que uno descubre de sí mismo. Y esto lo hace el autor francés partiendo de lo anecdótico, de lo cotidiano, de los detalles, de la vida misma, no de grandes ideas o posturas a priori sobre la vida. El propio Proust reflexiona a menudo en su obra sobre el sentido de escribir, sobre el valor añadido que la Literatura aporta a la vida, y no tiene claro que merezca la pena sacrificar el tiempo a esa actividad solitaria que priva de tantas cosas. Todo "El tiempo perdido" surge de la vida, de haber vivido. No, claro, una vida tan agitada y apasionante como la de Hemingway, sino la vida que a él le tocó: la de los salones parisienses, la de los hoteles de lujo, que frecuentaban las clases acomodadas, los ricos burgueses y la decadente aristocracia, de la Francia de su época.
Obligado por la enfermedad a renunciar a los placeres mundanos, se encerró durante diez años en una habitación acolchada para escribir su monumental obra, que no es otra cosa que una biografía sentimental de su vida, en la que con absoluta honradez personal, disecciona el espíritu humano, sus pasiones, deseos, miedos y mezquindades, en una aventura espiritual que nos hace conocernos un poco mejor a nosotros mismos.
Y por supuesto que Hemingway también mola.

Pues, aunque no te compares, la conversación te ha quedado muy Hemingway ;-)

A ver, las 20 primeras páginas de "En busca del tiempo perdido" retratan la infancia del autor en Combray, su relación con su madre, sus amigos, relaciones, lecturas, sin magdalenas, por cierto, y es un relato fantástico, y de "cosas vividas". Mucho más real que las bravuconadas de machote en busca de adrenalina de Hemingway, uno de los más sobrevalorados autores de la historia. No hace falta cazar elefantes para escribir un buen relato.
En fin, creo que soy más de naturaleza muerta que de cacería, que se le va a hacer

¡Vaya! Según leo en el post, la intimidad aparece tímidamente. Entonces era cierto, que los jefes le pedían que escribiera de sexo. Estaba dudando si el avatar que se ha puesto aquí en el blog, era precisamente Casandra de Corto Maltés. Yo tuve a Veneciana Stevenson, una época que me dio.
Que tengan buen día!!!

a mí me encanta leer, y no hago ascos a casi ningún género (sí, también me leo Harry Potter y Crepúsculo) pero reconozco que hay autores que se me hacen duros, y no se por qué, pero me parece que Proust, con sus magdalenas, va a ser uno de ellos, pero anotado queda, para cuando disponga de tiempo libre (porque imagino que no es libro para leer en el metro, mientras sujetas el abrigo con una mano y te agarras a la barra como buenamente puedes)

Estoy contigo Sol-Paloma, hay que escribir después de haber vivido o pese a haber vivido. De todas formas parece que los puristas detestan a los que escriben desde sus viviencias y alaban a los que escriben desde sus imaginaciones... un detalle... los que escriben sobre sus vivencias si además escriben bien, como es el caso de Sol-Paloma, son insustituibles.

Vya por delante que esto también es una mera opinión.
A mí me gusta cualquier escritor que me atrape desde la primera página hasta la última. Me da igual que sus historias se hayan concebido sin moverse de la mesa de escritura o que haya dado al vuelta al mundo. Lo verdaderamente importante es que la historia tenga interés. Mencionas a Javier Marías. No está de más leer su discurso de agradecimiento cuando recibió el premio Rómulo Gallegos en 1995 por su novela "Mañana en la batalla piensa en mí".
Dejo un pedacito del mismo:

"...Todo escritor es aún mas lector y lo será siempre hemos leído mas obras de las que nunca podremos escribir, y sabemos que ese interés, ese apasionamiento, es posible porque lo hemos experimentado centenares de veces; y que en ocasiones comprendemos mejor el mundo o a nosotros mismos a través de esas figuras fantasmales que recorren las novelas o de esas reflexiones hechas por una voz que parece no pertenecer de todo al autor ni al narrador, es decir, no del todo a nadie. Averiguamos también que quizá escribimos porque algunas cosas sólo podemos pensarlas mientras lo hacemos, aunque cuado me preguntan eso tan reiterado, por qué escribo, prefiero contestar que para no tener jefe y para no madrugar. Además creo que es verdad, mucho más que lo que les acabo de decir aquí..."

http://www.inopiamientos.blogspot.com/

A M.: yo escribo porque me ayuda a entenderme, a entender a los demás, a hacerme preguntas, a quitarme certezas y, sobre todo, a ver cosas que si no escribiera no vería o no sabría que he visto.

Dices que crees que hay escritores que escriben porque han leído y otros que lo hacen porque han vivido, y tú ¿por qué escribes? (si se puede saber)

Leer, para mí, es felicidad. Es descanso. Es vivir. Es respirar. Es viajar por mundos lejanos, respirar otros aires, saborear platos maravillosos. La mayoría de las veces desde un vagón de metro que atraviesa Madrid en la oscuridad. Y qué más da que quien te haga soñar sea Proust, Hemingway, Rowling o Murakami. Lo que importa, en sí, es soñar. Y ser feliz mientras uno lee. El resto da igual.

Me da un poco de pena que Pablo no haya conseguido inyectarle a Sol su amor por Proust. La lectura de "En busca del tiempo perdido" es una de las experiencias más bonitas de mi vida. Sé muy bien que intimidan los siete tomos, y las metáforas minuciosas y la frase larga, pero cuando uno acaba se siente mejor persona y un poquito menos solo. Lo malo es que después de Proust ya todo te parece un poco pálido.
Yo le diría a Pablo que insista, como una gota malaya, aun a riesgo de convertirse en uno de esos pesados que pretende contagiarle a su pareja todos los gustos, como si no estuviera en la discrepancia lo más bonito del amor.
Pero seguro que a Pablo le gusta entrar en los autores de Sol, en Philip Roth, en Martin Amis e incluso en Robertson Davies. Yo le sugiero que se lea todo eso. Al hacerlo notará que quiere un poco más a Sol y de paso se cargará de autoridad moral para volver a la carga con Proust.
Me gusta mucha esta pizca literaria en el blog, y este cachito de intimidad que nos enseñas.
Enhorabuena

A Paco, gracias. A Le Parisien: me apasiona Hugo Pratt y utilizo un dibujo suyo como "avatar" en Twitter y FB. Vivir también es leer. Besos.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre la autora

Paloma Bravo
Soy madrastra, periodista y autora de “La novia de papá” (Plaza&Janés). Este blog no lo escribo yo, lo escribe Sol Beramendi, la protagonista de mi novela. O sea, que es ficción y, por lo tanto, absolutamente real.

Paloma Bravo

SOBRE EL BLOG

Según la RAE, madrastra es una “cosa que incomoda o daña”. ¡Y una mierda! “Tía buena (buena en todos los sentidos), lista e inmejorable” es lo que debería decir. ¿O no? El caso es que me ofrecieron crear una plataforma de “madrastras sin fronteras”, pero mis bestias me necesitan en casa, así que nos hemos quedado en un blog. Para hablar de vuestras familias y otros animales.

TWITTER

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal