La novia de papá

27 ene 2011

Moteros tranquilos, novios salvajes

Por: Paloma Bravo

   Rider


A Pablo le da vergüenza tener un monovolumen. Un siete plazas convencional. Le gustaría ser alternativo de verdad e ir en bici por la vida. Sólo que no es práctico: las niñas, sus amigas, su madre, la mía, la canguro... Y él tampoco aguantaría la primera cuesta a pedales (que ya tienes una edad y una envergadura, mi vida...).

Le fastidia más porque sabe que yo fui la típica adolescente de novio motero (lo sabe porque se ha hecho colega del ue más me duró, no porque yo se lo haya contado, porque este pasado tan obvio no es mi mayor logro en la vida y tampoco lo voy pregonando).

Y aquí otra aclaración por si las moscas: no estoy definiendo un prototipo de motero. De mis tres exmoteros principales, uno tiene casi más hijos que los ocho hermanos de Pablo juntos; el otro es un 'divorciator en serie' (o lo que es lo mismo, lleva más exmujeres que hijos el anterior) y el tercero es Nacho.

Nacho es... Probablemente un Peter Pan con moto, si hay que clasificarlo, que no es obligatorio y a mí no me gusta hacerlo. O, más bien, un Cyrano digital. Entre novia y novia, siempre recurre a mí y a sus fuentes.

No me quiere, no, pero necesita un sparring al otro lado con quien ensayar su mirada de malote y su sonrisa tierna. Así que me manda frases y finge querer recuperarme (me dejó él, por cierto, hace varios siglos).

Hoy se ha superado con un mail que sólo contenía este diálogo:

Johnny: ¿A cuántos hombres has olvidado?
Vienna: A tantos como mujeres tú recuerdas.
Johnny: Dime algo agradable.
Vienna: Claro. ¿Qué quieres que te diga?
Johnny: Miénteme. Dime que me has esperado todos estos años. Dímelo.
Vienna: Te he esperado todos estos años.
Johnny: Dime que habrías muerto si yo no hubiese vuelto.
Vienna: Habría muerto si tú no hubieses vuelto.
Johnny: Dime que aún me quieres como yo te quiero.
Vienna: Aún te quiero como tú me quieres.
Johnny: Gracias (bebe). Muchas gracias.

 

El diálogo más famoso de Johnny Guitar. También el más desesperado. Y me ha hecho pensar... ¿Es una petición de ayuda? ¿Está bien Nacho? ¿Es su truco para que me haga justo estas preguntas y dude también sobre lo superado que está lo nuestro?

Pue sí, y no voy a caer.

- "Dime que me quieres como yo te quiero"- le digo a Pablo al llegar a casa por la noche, derrumbándome a su lado en el sofá.

- No puedo, Sol. Yo te quiero mucho más que tú a mí.

- Eso es verdad.

- No seas chulita, que bastante tengo con quererte así.

- Así... ¿cómo?

- Como un salvaje.

Mi novio sin moto me quiere como un salvaje. Y Nacho tan como siempre, y yo tan feliz.

Que a qué viene este post... A nada. A que me gusta mi novio salvaje, a que mis moteros deberían estar tranquilos y a que todos, si os gusta el cine, deberías leer el libro que he parafraseado en el título: "Moteros tranquilos, toros salvajes", de Peter Biskind.

Es la apasionante historia del cine de los 70 que nos ha marcado tanto (salvo a Nacho, que es más de los 50), y que derivó en otro estilo totalmente distinto en los ochenta (del mismo autor, se explica en "Sexo, mentiras y Hollywood").

Mientras decidís si lo leéis, Nacho ya habrá encontrado una incauta y, según la esté catalogando (más morbosa, más dulce), estará a punto de dar salida a su estrategia de primera fase que es también la de las primeras frases. No falla: o se lanza a "Las amistades peligrosas" o se refugia en  "La vida es bella".

¡Suerte, princesa!

 

P.D.: la foto es de 'Easy Rider', claro. Quizá con Dennis Hopper sí me habría jubilado como chica de motero.

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Hay 11 Comentarios

Solo para deshacer cierto equívoco potencial: el de la foto es Peter Fonda.

A Sol siempre le gustará el olor a gasolina, el riesgo y la libertad de las motos. Pero sabe que a cierta edad resultan un tanto patéticas las concentraciones moteras de las que nos habla bigdí. Corazón motero y cabeza monovolumen. Basta con que Pablo le profese su amor salvaje para que su juventud sea sólo un bonito sueño para recordar.

Sol:
La transpeninsular de la Baja (Baja California, México) es de las mas bellas, si es que no la más. El día que Pablo aprenda a conducir moto y te quiera llevar a recorrerla, yo les presto mi aprilia Caponord o la Triumph Tiger.
http://www.youtube.com/watch?v=aShuPITWud4

Las ex son unas pesadas!!!!!

Qué manía con las dicotomías... Si uno se sube al alto de Urkiola, o a La Cruz Verde en Madrid, el 80% de los moteros son señores talluditos en pareja, que el lunes irán al banco a actualizarle la libreta a una jubilada; y no por eso deja de tener la necesidad de sentir que en cualquier curva se va a seccionar las piernas. Ya deberíamos tener aprendido que para poder ser Dennis Hopper el domingo, hay que ser Povedilla de lunes a viernes.

Le parisien te recomiendo "La reina del Sur" de Perez Reverte. Por otro lado el tópicazo de ellas se casan con los buenos pero aman a los malos me temo sea cierta por alguna disfunción emocional, o los chakras o yo que sé.

Me ha encantado la respuesta de "te quiero como un salvaje".

Tu exmotero supongo que buscará en ti la reafirmacion personal de que él es un alma libre que no quiere comprometerse pero que le gusta ir dejando "victimas de amor" en el camino.

Deberías decirle al motero que si, que te escapas con el, que os vais a vivir juntos... que estas llenando tres maletas con zapatos y vas para su casa...a ver cuanto segundos tarda en salir derrapando. A las ex se las puede querer, hay una confianza que no hay con otra gente... si se lleva bien es muy agradecido, pero a mi las mías me recuerdan aquella oración, "Dios, gracias por no haberme concedido lo que te pedí".

No hagas promesas que no puedes cumplir. El pasado y el presente se juran, no se prometen. Lo que se promete es el futuro Ej. 1: Te juro que mi novio se cree Roberto Benigni.
Ej. 2. Te prometo que elegiré a mis novios con mejor criterio.

Lo siento, Le Parisien. Estos personajes existen, te lo prometo, y no son de cartón piedra. Y lo de periodista/socióloga... No consigo contentar a todos. Besos.

Me gustas más de periodista/socióloga (cuando nos descubres articulos o teorías nuevas) que de coleccionista de novios absurdos.

Un tipo que llama a las chicas "princesa" padece el síndrome Arturo Pérez Reverte y debería ser pasado por la quilla (por buscar un castigo náutico que sería del agrado de este creador de personajes femeninos de cartón piedra)

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre la autora

Paloma Bravo
Soy madrastra, periodista y autora de “La novia de papá” (Plaza&Janés). Este blog no lo escribo yo, lo escribe Sol Beramendi, la protagonista de mi novela. O sea, que es ficción y, por lo tanto, absolutamente real.

Paloma Bravo

SOBRE EL BLOG

Según la RAE, madrastra es una “cosa que incomoda o daña”. ¡Y una mierda! “Tía buena (buena en todos los sentidos), lista e inmejorable” es lo que debería decir. ¿O no? El caso es que me ofrecieron crear una plataforma de “madrastras sin fronteras”, pero mis bestias me necesitan en casa, así que nos hemos quedado en un blog. Para hablar de vuestras familias y otros animales.

TWITTER

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal