La novia de papá

30 ene 2011

Ponies

Por: Paloma Bravo

Red Man On A White Man's Merry Go Round (Small)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

(La ilustración es de esta web porque yo siempre quise ser cherokee y seguramente lo fui).

Un pony (que algunos escriben "poni", y yo escribo a la inglesa porque sí), según guionistas, escritores y otras gentes de mal vivir, es ese trauma que todos arrastramos desde la infancia (cada uno el suyo, claro), y que nos ha hecho ser quienes somos.

Por aquel caballo que no te compraron tus padres, por aquella tarde que no te dejaron ir a la fiesta de un amigo, por aquel extraño encontronazo carnal con un primo. Por haber sido el raro de la clase, por un complejo inconfesable, porque te ha costado crecer.

Años, décadas de ponies irresueltos por la calle. Y así nos va.

A mí me gusta imaginarme una sociedad en la que -perdón por la metáfora fácil y cursi- todo el mundo ha cabalgado suficiente de niño como para no ir desahogándose ahora con (contra) los demás. Pero no.

Y tampoco el psicoanálisis es barato, fácil ni seguro (lo sé porque lo he intentado).

Estamos fatal.

Afortunadamente, hay artistas, como David Planell, que nos dan la terapia hecha. Y es que David comparte nombre, estilo y talento con otro grande del diálogo cáustico y la introspección brillante: David Mamet.

Planell escribió y dirigió hace muchos años un corto llamado "Ponys" (se puede ver abajo) que es inquietante y certero como pocos. Por favor, vedlo. Vedlo y compartidlo aunque no tenga nada que ver con este blog ni con estos tiempos más que por la reaparición de un pony muy mío que no os voy a confesar (no por hacerme la interesante, sino porque mi padre me ha prohibido revelar detalles de mi infancia, que es muy suya, y su palabra es la ley).

En cualquier caso, la infancia en familia es una infinita mina de traumas y el que esté libre de poni (grafía oficial de la RAE) puede tirar la primera piedra o el primer comentario.

 

 

 

P.D.: Yo a David lo conozco y le quiero. Y, sobre todo, le admiro. Ved on line Carisma, Ponys, Banal y Subir y Bajar en corto; alquilad, comprad o descargaos (a ser posible legalmente, que David vive esto) La vergüenza en largo, porque David se atreve a contar sus propios fantasmas y así puede contar también los nuestros.

P.D.2: me acaban de decir, mientras repasaba esta entrada y por esas casualidades que llenan el mundo de Paul Auster, que David acaba de terminar la versión teatral de Ponys. El productor que lo vaya a estrenar ya está tardando.

 

 

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Hay 9 Comentarios

Pony no tuve. Pero sí Pinypon; y es ideal.
AirgamGirls, vamos.
Es ideal, y mola que te pasas

¿Todos tenemos ponis? Lo dudo.
Algunos hemos sabido crecer madurando las faltas, y entendiendo que no hacían falta los ponis en nuestra vida; incluso criamos a nuestros hijos sin prometerles el poni que nunca tuvimos.
Ser un tirano o un blando en la vida porque tuvimos un compañero insufrible en el colegio; gastar mucho en ropa porque unas orejas de soplillo; ser cautos con las parejas por un desamor quinceañero; todo lo que implique ser de una manera que no implique la voluntad propia de ser así es un lastre. Yo soy como soy, porque elijo ser de esa manera.
Y los ponis, a la feria.

Es la primera vez que oigo el término Pony, pero me convence. Todos tenemos esos traumas. Yo tambien pero no los confesare.
Siempre me sorprendera esa forma que teneis las mujeres de deciros todo.

Gracias por las recomendaciones.

Muy bien también el blog de hoy.

Voilà un petit cadeau por trabajar gratis para nosotros.

La madre de todos los ponies. El pony de Lisa Simpson:

http://www.youtube.com/watch?v=EBr6p01gOik&feature=related&hd=1

P.S.

No es que importe demasiado, pero hay dos erratas en el texto:

desahaogándose

y

el imperativo de descargar es descargáos

Los cortos son buenísimos. Subir y Bajar me ha dejado con los pelos de punta.
Por seguir el símil, lo que nos hace falta es un buen establo.
En todo caso siempre te quedará la sonrisa de malote de tu amigo motero...

Bueno, apunte a parte, le he dado a enviar sin comentar :).


Yo recuerdo no tener ponis, pero claro, eso puede ser probablemente porque mi memoria es malísima y a menos que me concentre no me acuerdo de nada. Y como fan de las pelis americanas donde siempre se lleva al siguiente día de la independencia y Bruce Willis salva el mundo haciendo explotar algo grande, no hago el esfuerzo de recordar la mierda.


Y enhorabuena de nuevo por tu constancia.


PS: Suelo leer el post diario antes de desayunar y tomarme mi primer café, así que si algún día hay flata de coherencia achácasela a mi cerebro dormido.(Aunque probablemente esa no sea la razón).

Sólo un apunte, en España, descargarse cosas es legal. Que es un poco aburrido ver como los periodistas de manera consciente o no, metéis esa puyita ahí.

He dudado en escribir un comentario porque yo tambien tengo poni acumulados..pero supongo que no es malo tener traumas, es decir, la vida es eso, cosas buenas, cosas malas, cosas superadas, cosas que aún nos superan, experiencias positivas, enriquecedoras y negativas...
De todos estos poni tambien se aprende y quizá si no los tuvieramos el resultado sería aún peor que lidiar con un trauma.

Por cierto, a mi me encantan los ponis...es eso tambien un trauma?? :)

Un saludo para todos

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre la autora

Paloma Bravo
Soy madrastra, periodista y autora de “La novia de papá” (Plaza&Janés). Este blog no lo escribo yo, lo escribe Sol Beramendi, la protagonista de mi novela. O sea, que es ficción y, por lo tanto, absolutamente real.

Paloma Bravo

SOBRE EL BLOG

Según la RAE, madrastra es una “cosa que incomoda o daña”. ¡Y una mierda! “Tía buena (buena en todos los sentidos), lista e inmejorable” es lo que debería decir. ¿O no? El caso es que me ofrecieron crear una plataforma de “madrastras sin fronteras”, pero mis bestias me necesitan en casa, así que nos hemos quedado en un blog. Para hablar de vuestras familias y otros animales.

TWITTER

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal