La novia de papá

31 ene 2011

Puntos y puntas

Por: Paloma Bravo

Lapices

Me pide un hombre que firma como . (es un punto, sí) que escriba sobre las mujeres sobradamente preparadas y excesivamente amargadas. En realidad, me pide que escriba sobre todas las mujeres, que haga unas cuantas galerías femeninas.

Lo pide en un tono irónico que agradezco, lo pide de buen rollo, en respuesta crítica y civilizada a una entrada ("Reyes de copas") que me llenó de insultos y amenazas a pesar de que retrataba no a los hombres en general, sino a tres en particular.

Querido ., tu firma es tan impronunciable como lo fue la del Artista Antes Conocido Como Prince, y así no vamos a ninguna parte. Lo siento, pero te voy a llamar "punto", como si nos conociéramos desde siempre.

Lo primero, gracias, porque el otro día (en la entrada "El cretino" del 29 de diciembre) me defendiste como un caballero. Bueno, defendiste el valor de mi escritura, porque conmigo tenías más dudas.

Lo segundo, punto, si has estado por aquí dos meses que llevo dejándome los cuernos en este blog, habrás visto muchas mujeres que no salen demasiado favorecidas y habrás comprobado que yo no me dedico a meterme con los hombres. Ni con nadie. Y menos por principios.

En realidad, lo que yo estoy intentando hacer es contar cosas y contar casos.

Yo escribo anécdotas y no analizo categorías. Porque no creo en ellas, en ninguna, en nada absoluto, de verdad. Pero eso tú lo sabes, punto, porque por tus mensajes sé que me entiendes en general aunque discrepes en algunos particulares.

Volviendo al tema de las mujeres. La que sale peor parada en este blog, claro, soy yo, que ya me he autodefinido como borde y eso sin hablar de lo que me han llamado por ahí.

Pero también ha habido otras: una excompañera de trabajo, una jefa, una hermana, una autoamiga... Quiero decir, que en ello estamos. Quiero decir que las mujeres, así en general, no son mejores que los hombres, así en general.

Creí entender en tu petición que te apetecía un especial énfasis en las mujeres amargadas. Pero no puedo ayudarte mucho; no porque no las haya (tantas, probablemente, como hombres amargados), sino porque me alejo de ellas en cuanto puedo.

De cerca, conozco a pocas. De lejos, te puedo esbozar algunos casos, así, rápido:

 

La marimandona:

Es la mujer de la que hablas. Defensora acérrima de la lógica, considera que sacar matrículas de honor es sinónimo de ser inteligente. Pobre... La que yo conozco ha llegado a ser una alta ejecutiva (no, no todas las altas ejecutivas son como ella) a base de ser más masculina que los peores hombres: no escucha, no argumenta, no empatiza, no pide...

Es alta y delgada, la más delgada. Sabe, inconscientemente, que la delgadez y el lujo son las únicas formas de belleza que se puede permitir. Se ha casado, se ha divorciado, se ha vuelto a casar, pero nada: está sola.

Tú insinuabas que entrenaba su acidez en reuniones de amigas. Creo que te equivocas: esta tiparraca sólo tiene reuniones de trabajo.


La envidiosa:

Es esa amiga o compañera de trabajo que siempre está ahí para compartir tus penas, que se crece cuando sufres y que huye cuando estás bien, no sin antes advertirte de que no te confíes. "Yo no te quiero chafar, pero..."


No tiene un aspecto físico reconocible, no. Pero es la que quiere destruir lo que tú tienes porque piensa que ella lo merece más y mejor. Es un parásito que te chupa la energía y el buen rollo.

 

La yo-yo:

Igual que a la anterior, espero que la hayas dejado en el camino. Al fin y al cabo, todo le que a ti te ocurre, le ha pasado antes a ella. "Y yo más" es su subtexto permanente. Es ésa que el día que te diagnostican un cáncer (perdón por el ejemplo, pero es el más claro),  pide prioridad porque se le ha roto una uña y así no puede pensar.

¿Reconocible por el exterior? No, tampoco, ya lo siento. A la primera señal, huye, porque siempre te hará sentir culpable. Y la culpa no es un sentimiento constructivo.

 

No sé, querido punto, si esto te sirve. A mí no: son categorías y, como todas, son empobrecedoras y tontorronas. Tanto como las masculinas que a veces boceto para provocar.

Yo te pediría que me siguieras leyendo: verás de todo, porque es lo que tengo alrededor.

 

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Hay 13 Comentarios

Le parisien va en serio. Cogno. Buena pareja, sería, no; seria. O serio. En serio, ser yo sería lo más serio.

Seria divertido organizarnos en este blog entre seguidores-partidaros de Sol-Paloma y detractores-odiadores. Luego de hartarnos de lanzarnos piedras podemos quedar en el bar de El Pais para tomarnos unas cañas. Dicen que hay dos tipos de personas, las que dividen a los demas en dos tipos y los que no. Yo creo que esta niña, Sol-Paloma, inspira como mínimo caríño y después todo tipo de actividades mentales y emocionales... y sólo por eso yo ya le estoy agradecido. Leer su blog es mejor que hacer el crucigrama y además se mete uno en pelea, que más se puede pedir? Ah, sí, una cerveza.

Sol-Paloma:
Hoy voy con el Yo-yo, Envidioso y Machomandón de mi jefe a renunciar. No es cierto, "lo peor del caso" es que es a todo dar... solo que estoy cansado de estas guardias de "finde" (salgo aturdido y apenas puedo leerte).

Se os ha olvidado el tipo de mujeres amargadas más abundante:

La Mariliendres
No hace falta que os la defina, porque van a salir a patadas (seguro que después no lo harán, solo por llevarme la contraria, o demostrarse inutilmente a sí mismas que ellas no lo son), tachando de soslayo a la autora del blog, o a la receptora de su entrada de hoy de insensiblesss que hacen caso omiso de todo lo importante '¿Y por qué esta pedorra, y no yo?'. De ocho entradas, tres son ya de este tipo.

Y también menos abundante, o más escasa:
La Señora Puta
Como el chocolate, con el toque de amargura justo para disfrutar de forma pecaminosa, con toda la dignidad y altivez del mundo. Poco tendente a ser voluble. Rara avis en todos los ecosistemas.

No sigo, que me conozco.

Bueno, leído así, puede parecer que mi apellido es Pelota. Pero simplemente he dicho que me gusta leer el blog e intentado explicar por qué. Cuando haya algo que no comparta pues también lo diré, siempre respetando el trabajo y las opiniones de los demás. Es así de simple.

A Rose, le he echado un vistazo rápido. Mola tu blog. A Le Parisien: yo creo que es mejor que os metáis conmigo y no entre vosotros. Total, yo ya me he cambiado de domicilio y de aspecto...

Hola Paloma, sigo tu blogg desde el primer día y me encanta, entiendo y comparto tu forma de pensar y escribes de muerte. Yo también tengo un blogg un poco más radical (puedo serlo porque no me lee casi nadie con lo cual no tengo que rendir cuentas), en él cuento mis experiencias como recién casada, me gustaría que lo visitaras, se titula ladycrestafetendepurofaisan.tumblr.com
Un saludo y felicidades

Hhhm, no conocemos el nombre de Punto pero tal vez podamos deducir su apellido.

Es Pelota, ¿verdad? Punto PELOTA.

Mil gracias, Punto. Eres lo mejor. En serio.

Gracias por atender mi petición. Si te leo todos los días, aunque no todos comente algo, es precisamente porque no das una visión simplista de las cosas y estamos demasiado acostumbrados ( estoy demasiado acostumbrado) a no ver a las personas como personas sino como especímenes de cualquier especie social en la que podemos aplicar fría y despiadadamente nuestra crítica. Por eso te leo, porque me ayudas a replantearme algunas cosas importantes sobre determinados prejuicios que nos cuesta creer que los tenemos. Y lo haces, como dice happywindow, echándonos unas risas. Perfecto.
En cuanto a lo de los tópicos y categorias, entiendo que es una estupidez ir por la vida relacionándote con la gente de esa manera. Pero, literariamente, es lo que siempre se ha hecho, y se sigue haciendo. Desde el inicio de la novela moderna con la picaresca, pasando por el Quijote, los Sueños de Quevedo, por no hablar del XIX, hasta nuestros días, los tópicos y categorías han servido para ridiculizar y criticar los vicios y mezquindades sociales que eran característicos de determinados grupos, con el fín de reformarlos. Lo bueno de entonces es que no se salvaba ni Dios, porque no se estilaba lo que ahora se llama lo políticamente correcto.
Y sí, te seguiré leyendo, porque aprendo y porque me divierto.

Yo no creo que seas borde, sino miedosa e insegura.

Y contradictoria: "No creo en los tópicos ni en las categorías, pero aquí os dejo tres".

Y para terminar de alegrarte el día, te dejo un diálogo de la película "Un hombre y una mujer"

- Angéla, tu es infâme - Non, je suis une femme...
[Jean-Luc Godard]

jejeje tiene razón myhappywindow, en que estas "categorías" sirven para los dos sexos... que gracia, aunque me gustó más la de los hombres!!!! jejejeje

ME ENCANTA TU BLOG =)

Clichés hay tanto en hombres como en mujeres.
El de "yo mas" es muy típico tambien en hombres asi que queda claro que esto de las categorias por sexo es altamente invalido. Sirve para echarnos unas risas y reirnos de nosotros mismos pero ya está.

El marimandon tambien existe, repeinado con el ultimo movil del mercado y el cochazo de valor prohibitivo que solo puede salir a ligotear solo porque no hay quien le aguante.

En fin, que los roles se repiten en ambos sexos.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre la autora

Paloma Bravo
Soy madrastra, periodista y autora de “La novia de papá” (Plaza&Janés). Este blog no lo escribo yo, lo escribe Sol Beramendi, la protagonista de mi novela. O sea, que es ficción y, por lo tanto, absolutamente real.

Paloma Bravo

SOBRE EL BLOG

Según la RAE, madrastra es una “cosa que incomoda o daña”. ¡Y una mierda! “Tía buena (buena en todos los sentidos), lista e inmejorable” es lo que debería decir. ¿O no? El caso es que me ofrecieron crear una plataforma de “madrastras sin fronteras”, pero mis bestias me necesitan en casa, así que nos hemos quedado en un blog. Para hablar de vuestras familias y otros animales.

TWITTER

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal