La novia de papá

03 feb 2011

El jefe de todo esto

Por: Paloma Bravo

Ordenes

 

Nota previa: supongo que me la voy a cargar. Ayer escribí de otra manera: "Nos gustas más cuando eres seria" fue el comentario casi unánime, y hasta mi fiel Bigdí se quedó sin críticas. Lo siento. No consigo estar siempre en el mismo lugar, y, desde luego, no consigo ser intensa de forma permanente. Voy a iros cambiando el paso, el tono, las historias. Es lo que pasa en mi vida y, por tanto, es lo que pasa en mi blog. Ayer fue un día tristísimo por razones que no vienen al caso; aún así, hoy me tengo que ocupar de lo práctico. Aquí va y perdonadme: no sé cuándo ni cómo, pero algún día volveré a ser seria, profunda, certera y todas esas cosas que me dijisteis ayer.

 

 


 

Soy una privilegiada y soy una pringada. Las dos palabras con "p", las dos cosas juntas.

¿Por qué? Pues porque puedo pagar una canguro y porque, obviamente, en mi vida manda ella.

Igual por eso Pablo y yo discutimos poco. No tenemos margen: siempre firmes y obedientes a las órdenes de Shirley.

(Por cierto, canguro compartida con la custodia: la mitad de la semana, con la ex; la otra mitad, con nosotros. Aporta continuidad a la vida de las niñas, reduce el coste económico, la recomiendan 9 de cada 10 dentistas...).

 No duerme en casa, pero tiene su "habitación propia": luminosa, bonita, preparada... Con su sofá y su televisor, con sus fotos y los dibujos de Eva y Teresa. Con su ordenador y su conexión a internet (lo prometo: para que hable con su familia, para que use skype, para que haga lo que quiera).

En nuestro dormitorio también tiene su espacio: un pequeño altar. Allí rezamos como buenos laicos (yo con más devoción que Pablo, todo hay que decirlo) para que no enferme, que no nos deje, que no se cabree.

En realidad, en vez de rezar es más práctico actuar: no olvidarnos de comprar los yogures con mango que le gustan, pedirnos el día libre cuando ella tiene médico, no cabrear a las niñas para que no se chiven...

Y mimarla.

Y darle la razón.

Y seguirla mimando.

Si nos fallara la canguro, nuestra vida se autodestruiría como los mensajes de Mortadelo y Filemón. Como dice mi amiga Marta, "lo peor no fue separarme del padre de mi hija, lo más terrible fue que me dejara la canguro unos meses después. No sólo me destrozó la vida, también me hizo pensar y, por fin, darme cuenta de algunas culpas".

Pues eso.

Aprovecho este momento para enfrentarme a Shirley con cobardía (a pesar de su control sobre internet, no me lee. Se lo ha dicho a las niñas: "La señora es una frívola y yo no leo frivolidades").

Shirley es dulce con ellas e increíblemente dura conmigo. No dice nada, pero su reproche me fulmina cada noche: llegas tarde, llegas mal, no vales para nada.

Lo dice con la autoridad que le confiere el ser una cuidadora sensacional.

"Oye, guapa, que vengo del trabajo, y si no curro, no puedo pagarte. ¡No te pases!", le grito en silencio.

Da igual.

"Que yo no soy su madre y su padre tampoco ha llegado...".

Es tan poderosa su mirada que me vuelve desleal. Culpo a Pablo, me escaqueo... Y no arreglo nada.

Eva y Teresa me reciben junto a ella, abrazadas las tres, haciendo frente común. No sé qué he hecho, en qué he fallado esta vez, pero ellas sí y, además, tienen razón.

"Lo siento", digo, esta vez en alto.

Y de madrugada, insomne, le juro a Pablo que no vuelvo a llegar antes que él: si me voy a llevar una bronca, que sea suya, que durmiendo juntos lo compensamos todo.

- Sol, eres una paranoica.

- Lo que tú digas.

Al día siguiente, Shirley nos anuncia que se va un mes a Brasil, a ver a su familia.

- ¿No puede ser en verano?

- No.

- Que las niñas tendrán campamentos y nosotros vacaciones... Que te podrás ir dos meses...

- No.

Shirley no es muy habladora, pero tendrá sus razones. ¿Y ahora dónde encontramos una canguro para el mes de marzo? Que las quiera, que las cuide, que la quieran, que... Que sea como Shirley sin poder nunca serlo.

Pablo entra en crisis de ansiedad, y yo, que no soy paranoica pero sí pragmática, me pongo a mandar mails pidiendo socorro a todos mis amigos con hijos. La respuesta más positiva que recibo es un "¡Qué chungo!".

 

P.D.: El título de este post es, obvio, un homenaje a la peli homónima, de Lars Von Trier.


Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Hay 78 Comentarios

Paloma, espero que el motivo de tu tristeza pase pronto.
Sol, por un mes que llegueis antes a casa o, incluso recojáis a las niñas, no creo que España vaya peor de lo que va.

Querido bigdí, compañero, creo que, por lo que dices y estando en una edad más que avanzada, no deberías ni hacerte una triste papichuela asistida, a ver si te vas a llevar un susto en forma de soponcio cardiaco. Ni mucho menos soñar con poder pasarte por la piedra a Paloma, pues no creo que estés ya para muchos trotes. Por lo que ni yo ni Paloma tenemos la culpa de que no la mojes si no es pagando, eso sí, con la botella de oxígeno cerca por si acaso…


En cuanto a lo de mis desdichas, decirte, compañero, que la única que todavía mantengo es la de tener estudios y que no me sirvan nada más que para tener enmarcado un título que no hace otra cosa más que decorar la pared de mi despacho, pues a lo que me dedico profesionalmente nada tiene que ver con lo que estudié. Y sí, ni tú ni paloma tenéis la culpa de ello. Faltaría más.


Un abrazo, mi querido y viejo amigo. No te molestes por lo escrito, ya sabes que todo esto es pura ficción.


PD: ten cuidado al pintarte las uñas no sea que debido al parkinson te pintes hasta los nudillos.

Puntillita, quiero creer que Paloma tiene contratada a Shirley, que no está de ilegal. Y en ese contrato habrá unas condiciones, cláusulas y estipulaciones, y estará en ellas contenidas la remuneración, los horarios, los periodos vacacionales, e incluso las posibles indemnizaciones en caso de despido.

Dudo mucho que diga nada de yogures de mango.


En cuanto a la posibilidad de prescindir de sus servicios, se puede hacer al amparo de derecho mediante la indemnización correspondiente (¡faltaría más que no se pudiera!). A esto que he descrito se le llaman conquistas sociales en el ámbito laboral, y son perfectamente éticas, dado que están aceptadas y negociadas por todas las partes. Que es que hay que ver qué cojonazos tenéis los pijipis...

Habría que tener en cuenta el punto de vista de Shirley. Una pena que el servicio doméstico de nuestros días no llegue al grado de abnegación y profesionalidad de antes, que no entiendan que al puto amo le deben todo, que al puto amo se le sacrifica todo.
Vida propia? para qué.
http://www.youtube.com/watch?v=lb6IAdypaxw&feature=related

Víctor, amigo, a mi edad uno ya no se mata a pajas. En todo caso papichuela entre la comida y la siesta, y si es asistida mejor. Creo que ya he contado que me esmero mucho en estos menesteres, y que previamente a zurrármela me siento veinte minutos sobre la mano izquierda hasta que se entumece, y me pinto las uñas.
De tus desdichas personales, ni Paloma ni yo tenemos la culpa; haber estudiado.

Paloma, querida, si me he de leer el libro, al menos véndemelo primero, que yo ya no compro nada sin referencias exhaustivas, sin prescripción, y no querrás que pierda el tiempo con una dependienta de librería que tampoco lo habrá leído, ni que lo robe a la brava para evitarme trances peores.

En el supuesto de que me anime a leerlo, ¿habrá examen? ¿Con comentario de texto? ¿Y qué entrará?

Gracias! Es la primera vez que verbalizo esta inquietud fuera de mi casa..y qué alivio!!!

y digo yo Sol (para que quede claro que sé de que va esto, de una historia ficticia pero que puede ser realidad en algunos casos) ¿por qué necesitas una canguro? ¿tantas horas trabajáis Pablo y tú? ¿el colegio de las niñas, que recuerdo que era bastante pijo, no tiene actividades extraescolares que os permitan dejarlas allí hasta que terminéis vuestra jornada? ¿o es que Shirley cuida de las niñas y también de casa (vaya chollo!!)? ¿cuantos años tiene la mayor? ¿no podría ocuparse ella de ir a casa con la pequeña y darle la merienda? vaya, que soluciones hay muchas (por desgracia no para todo en esta vida, pero esa ya es otra historia)

A S: otro ¡olé!

A S: ¡olé!

Querida Sol,

Yo sigo de cerca tu historia, no sólo el blog también he leído el libro. Me siento tremendamente identificada... a veces parece que has estado en mi casa y has descrito exactamente lo que vivo a diario. Me ayuda a relativizar y a reírme de mí misma. Muchas gracias.

Como tú soy madrastra y comparto la cuidadora (que además es limpiadora) con la madre de mi niña. Vivimos todos a 500 metros. Por el bien de la niña, por que somos civilizados, porque así lo decidimos en su momento...

En las pocas cosas en las que no me siento identificada con tu historia, tu experiencia, tu vivencia es en el tema de compartir la cuidadora/limpiadora. Yo no la quiero con nosotros. No por ella, que también (llega tarde, no limpia muy allá...), sino básicamente porque trabaja en mi casa y en la de la ex de mi marido.

Claro, conoce a mi niña desde que nació y yo sólo desde que tiene 4 años (está apunto de cumplir los 6). Me lleva ventaja, y lo sabe. A veces abusa, sabe que tiene cierto poder. Seguramente sin mala fe, de manera inconsciente. Pero cuenta cosas, opina de lo que pasa en la otra casa... de lo que hacen, de cómo viven.. tiene muchísima información (sobre cosas absurdas como el tipo de café, la ropa que compran o si ponen más o menos suavizante en la lavadora, y sobre cosas más delicadas sobre lo que ocurre en la intimidad de otra casa). Supongo que si a mí me cuenta cosas, también contará mis cosas en el "otro lado".

Y la información duele. No quiero saberlo. No quiero saber el café que toma la ex, ni lo que hace el novio nuevo de la ex, ni nada. Claro que a veces le tiro yo de la lengua...La información también es adictiva.

Pero no es fácil reemplazarla, elegir a alguien en quien confiar tu casa, tu niña, tu tiempo..Y me siento encadenada a una persona que no elegí y que tampoco elegiría ahora. Sin ella no podemos estar!!! La vida sin ella sería mucho peor!! (según mi marido)

Bueno, pues el caso es que la cuidadora/limpiadora ha estado enferma con gripe toda una semana... y sabes qué? Pues que hemos descubierto que no pasa nada. Hemos sobrevivido. Más que eso. Hemos organizado el tiempo de otra forma, hemos roto hábitos que parecían irrompibles, hemos madurado...y sin una discusión!

Necesito alguien que nos ayude en casa, sí, eso está claro. Pero no quiero relaciones de dependencia. No quiero más herencias de relaciones pasadas. No quiero más vínculos artificiales entre mi familia y la de la ex. Así de fácil, a lo mejor, así de egoísta, pero quiero soltar alguna cadenas.


Aqui se respeta y se acepta a todo el que quiera decir algo. A favor o en contra. Se acepta.
Estan de mas los insultos, los exabruptos ,( Bigdi que cabeza tienes, tio) y la groseria enfermiza.
Creo que estamos todos de acuerdo no?.
Gracias.

no sabes como te entiendo... yo tambien tengo mucama, todo el dia, y la repeto mas que a mi jefe (no se si es muy buena comparacion).
el dia que decida dejarnos va a cosar horrores encontrar a alguien como ella, y el primero que lo notara es mi hijo, que la quiere con locura... y las peleas con mi pareja por las cosas del hogar son minimas, si no nulas...
ps: espero que el motivo de tu tristeza se desvanezca pronto

A asombro:
Querid@ asombro, no encuentro palabras para describir la enorme emoción que me suscita que mi trivial comentario en un blog de lo más, también, trivial haya producido tu enojo. Por lo tanto, procedo a contestarte porque me parece hasta divertido entrar al "trapo" como si de un vulgar chat se tratase. Mola la polémica.


Mira, o mejor dicho lee, si te parezco mal educado por lo que he dicho es porque no has salido mucho de casa además de no parecer haber dedicado mucho tiempo a la lectura. Por otra parte, escribir que no tengo respeto por nadie es bastante atrevido por tu parte ya que no me conoces, y si tal afirmación la extraes de mi comentario es porque ni entiendes la "filosofía" de este blog ni la del personaje de ficción con el que ironiza Paloma Bravo y con el que ironizamos algunos de los que comentamos sus entradas. Creo, que todavía no te has enterado que todo lo escrito es pura ficción, aunque la ficción, a veces, sea lo más parecido a la realidad. También, como es mi caso, lo que escribimos algunos de los que leemos dicho blog. De lo cual puedes extraer que lo dicho no va dirigido a Paloma si no a Sol. Eso sí, en lo que te doy la razón es que si a alguien no tengo ni el más mínimo respeto es a mi persona.


Por cierto Paloma, yo sí he leído tu libro. Por lo menos tengo alguna oportunidad, je.


PD: yo tampoco me llamo Víctor. Es mi personaje de ficción o, en el lenguaje moderno, mi avatar.

Deduzco que como soy tía y no me lo he leido, no tenemos ninguna posibilidad. Ahora mismo me voy a la Fnac!

@ Victor. Eres un completo maleducado. No tienes respeto con nadie, pero viendo como escribes, me parece que ni contigo

A Bigdí: desde que publiqué la novela en septiembre, sólo me acuesto con tíos que la hayan leído. Tú mismo... Besos.

Creo que el problema no es la canguro eres tú, guapa. No me jodas que el que se te pire la canguro es una tragedia. Mira que eres pija bonita. Lo que es un problema es que este puto mundo esté lleno de gente tan superficial y frívola como tú y que encuentre dramones donde no son más que problemillas. Para problema el que conlleva tener hijos, quedarte en el paro y no tener dinero para pagarte una canguro que te permita buscar trabajo y, lo que es peor, ni para pagar la hipoteca. Eso sí que es un problema...
Por cierto Bigdí, tendrás que seguir matándote a pajas porque me temo que Paloma no está por la labor de follar contigo...
Y el jefe de todo esto, de aquello y de lo de más allá es Don Dinero.

En este momento me declaro, además de lectora compulsiva del blog, lectora compulsiva de los comentarios del blog. Y tampoco me he leido el libro de Paloma.

PD2: Nada de fiel, que soy más puta que La Tacones; lo dije en su día, las pasiones son hasta que te canses, y eso pasa cualquier día. En esto, también soy el jefe.

Bueno, Paloma, estoy ciertamente apenado; no porque no nos regales otra vez el estilo de ayer y volvamos al más habitual, eso es un regalo que tú y las circunstacias que te rodeen nos brindaréis cuando se dé la ocasión, como bien explicas en la entrada, porque no faltaría más que en un blog de entrada diaria, con la dificultad que ese aspecto conlleva, no fueras dueña y señora de lo que escribes.
Apenado porque veo que soy incapaz de hacerme entender, porque pienso que seria eres todos los días, y si la impresión que he dejado es la del inconformista permanente, en vez de la del sátiro hedonista que soy, es que no he sido lo suficientemente claro a la hora de hacerme entender. Yo pensaba que sí, visto que hasta Alejandra anoche me caló en mis vicios sexagenarios; lo que quiero es follar con la autora del blog, y no leer su libro, el cual para empezar ni siquiera he comprado.
Sobre quién es el jefe de todo esto, en mi caso soy yo. Yo soy el puto jefe, el jefe de la casa, el jefe de mis relaciones amorosas y de amistad, el jefe de mis entretenimientos... hasta laboralmente, soy el jefe de mi jefe. Es un imperativo que tengo, porque si no, te acaban dando por el culo.
Y de verdad, que es fácil serlo: para la canguro, hay eficientísimas agencias de contratación de personal doméstico. Lo mismo para los profesionales que nos rodean en el ámbito laboral. El mundo de los servicios de prestación personal es infinito, y alcanza para encontrar con facilidad electricistas, cerrajeros, prostitutos, fisioterapeutas, curas y otras suertes de consejeros espirituales... Lo que no podemos es estar pendientes de comprarles yogures de mango para que estén bien, porque entonces sienten la erótica del poder, y de ahí a que te la claven por detrás (la puñalada, que ya os veo venir) solo hay un paso. Tú te preocupas por si hay yogures de mango, y ella por los carnavales de Brasil. Dile que si se va en Marzo en vez de en Agosto, es mejor que no saque el billete de vuelta, y verás cómo espabila. Ser jefe sólo consiste en asegurarse que son los demás los que sienten ese miedo al cambio, y no uno mismo, porque si es al revés, entonces estás jodido, porque lo que eres es AUTÓNOMO.

Ya deberíais saber que el mundo se mueve al ritmo de hijosdeputa como yo.

PD: Si ayer fue un día tristísimo, no deberías haber escrito. Ten dos entradas atemporales en backup para esos días. Incluso para 'esos días'. No hay cosa peor que dejar que los sentimientos embarguen una actividad profesional; no te cuento la escritura.

Paloma: sé lo que quieras y como quieras ser, pero sigue siendo libre. Un salu2.

Cuanto agradezco vivir en un pueblo de 600 habitantes, donde la canguro es el campo, el rio, el perro, el sol, la bici, etc... me siento un privilegiado, ademas, lo bueno hoy en día es que con el coche estas en una hora en cualquier ciudad grande, creeme Paloma, vete a vivir al campo, ganaras salud y te sentiras menos pringada, igual hasta aprendes a ordeñar vacas y a hacer queso, un beso, a mi tambien me gusta como escribes, y al que no le guste, que lo intente el.

a veces yo también me siento un privilegiado y un pringao; pringao por pasarme desde las 13:30 que recojo a pablete de la guarde hasta que llega su madre a eso de las 21:00 sin poder hacer nada más que jugar con el. Pero claro, también me siento un privilegiado; ¿Quien puede decir que se pasa el día jugando con los meketetos? Y Que mejor compañía que la de mi hijo?
Suena ñoño, pero es lo que tiene esta sensación de estar babeando todo el día

a veces yo también me siento un privilegiado y un pringao; pringao por pasarme desde las 13:30 que recojo a pablete de la guarde hasta que llega su madre a eso de las 21:00 sin poder hacer nada más que jugar con el. Pero claro, también me siento un privilegiado; ¿Quien puede decir que se pasa el día jugando con los meketetos? Y Que mejor compañía que la de mi hijo?
Suena ñoño, pero es lo que tiene esta sensación de estar babeando todo el día

El problema de la dependencia, de tu jefe, de tu amante, de tu canguro es que cuando todo va bien no notas mucho que estas jodido pero cuando va mal, me voy a brasil, estas despedido, ya no te quiero, pues realmente de das cuenta que tu vida depende de otro... del jefe de todo esto. Para esas situaciones es bueno tener un plan B, una amante, otro curro en perpestiva... y otra canguro. Pero querida, tener un plan A, amor, curre, canguro ya es dificil, no te digo nada un plan B.
P.D.: A mi me gusta como escribes siempre.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre la autora

Paloma Bravo
Soy madrastra, periodista y autora de “La novia de papá” (Plaza&Janés). Este blog no lo escribo yo, lo escribe Sol Beramendi, la protagonista de mi novela. O sea, que es ficción y, por lo tanto, absolutamente real.

Paloma Bravo

SOBRE EL BLOG

Según la RAE, madrastra es una “cosa que incomoda o daña”. ¡Y una mierda! “Tía buena (buena en todos los sentidos), lista e inmejorable” es lo que debería decir. ¿O no? El caso es que me ofrecieron crear una plataforma de “madrastras sin fronteras”, pero mis bestias me necesitan en casa, así que nos hemos quedado en un blog. Para hablar de vuestras familias y otros animales.

TWITTER

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal