La novia de papá

25 feb 2011

Spartacus

Por: Paloma Bravo

Spartacus-with-jean-simmons-kirk-douglas-and-tony-curtis

(Kirk Douglas era Espartaco en la peli de Stanley Kubrick. Aquí con Jean Simmons y Tony Curtis. Mucho genio para una pie de foto tan breve).

 

No voy a entrar en por qué la peli es un mito gay. Tampoco quiero provocar a algún comentarista con ganas de pontificar (despectivamente, claro) de "mariliendres" y otros tópicos. Aunque, me da igual: que lo haga si le da la gana.

Yo lo que quiero contar es lo que aprendí ayer: "Gays do it better".

Activos, inquietos, curiosos, disfrutones y... organizados. Hablo de mis amigos Juan y Xevi, con los que cené ayer, y habló de lo que me enseñaron.

- Sol, sólo necesitamos dos cosas: Spartacus y Gaydar.

- ???????????

- ¡Sol...! ¿Dónde vives?

 

Pues por si acaso no soy la única ignorante, os lo cuento.

"Spartacus" es una guía internacional que ha cumplido ya 40 años. Una herramienta básica para viajar seguro, para conocer gente, para no perderte nada que te interesa.

- Hace mil años, antes de internet, yo viajé a Cuba y se sabía en qué banco y en qué plaza de La Habana podías entenderte. ¡Hasta te decían la mejor hora...!


Y yo que soy muy burra le pregunto a Juan: "¿Pero para conocer ligues pagando?".

- No, hombre, Sol. Para conocer gente. Que ser gay ha sido muy difícil. De hecho Spartacus también te explica los riesgos: en qué hoteles te puedes meter AYOR (at your own risk) porque igual te tratan a patadas, en qué países aún es ilegal la homosexualidad, en qué zonas de una ciudad medio tolerante puedes coger de la mano a tu chico sin problemas...

(...)

- Acuérdate cuando fui a Uganda. A mí me han salvado la vida.

Y como Juan es mayor y a veces se pone intenso, interviene Xevi que me tiene que dar otra lección: "A mí no me la han salvado; me la han alegrado, pero no Spartacus, sino Gaydar. Gay-Dar, ¿lo pillas? Del radar para detectar gays...".

Gaydar es una especie de match.com pero a lo bestia. Te registras y te pone en contacto con gente a la que le apetece conocer gente.

Xevi, por ejemplo, acababa de volver de un país centroamericano. Vacaciones solo. Sí, solo...


- ¡Estuve solo un día!

- ¿Pero no ibas una semana?

- Sol, estás medio espesa desde que tienes novio. ¡Que estuve solo, de sin compañía, un día...!

Porque Xevi, adorable, cabezota y previsor, había estado desde unos días antes chateando con gente del país. Gente que compartía aficiones, estilos de vida, objetivos y... Ganas. De hecho, Xevi ha vuelto enamorado del país y de uno de sus locales.

Se llama... Se llama como Xevi quiera llamarle en sus momentos de intimidad.

A lo que voy es que yo, que he viajado sola (y espero seguir haciéndolo, diga Pablo lo que diga) habría agradecido alguna vez ciertas pistas. Un paso más allá del Lonely Planet.

También es verdad que si contrato a Xevi y a Juan y les hago un buen briefing, me puedo llevar de viaje un dossier completo y unos cuantos teléfonos.

Molan mis amigos.

 

P.D.: lo siento por quien haya entrado pensando que hablábamos de Spartacus: Blood and Sand. No he visto la serie, no sé nada de ella.

P.D.2: este post está dedicado a Xevi y a Juan, pero también a la madre de mi rubia favorita, que no tiene radar pero pone más y mejor voluntad que nadie.

Gracias también a Maite, que me avisó de un fallo en un hipervínculo.

 

 

 

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Hay 14 Comentarios

Habrá de todo, no todos somos iguales, ni todos son iguales, por ser gay o heterosexual...


Mi pregunta Sol, es, podrías ser tan amable de escribir un post sobre mi historia y buscarle un final.

has vivido con un chico. Al principio, era genial. Epoca en la que querías creer en los cuentos de hadas. Pero genial. La felicidad. Después, te empiezas a sentir molesta. Descubres que eres celosa. Que incluso puede que con motivos justificados. Notas cómo te estás volviendo paranoica. Dejas la felicidad que habías encontrado. Entras en una desilusión total. Pero sigues viviendo ahí con él. Es lo cómodo. No sabes si te irás de la ciudad. No merece la pena que busques otra casa. Aún piensas que lo vais a arreglar. Un día, él te dice que no es buena idea que sigáis viviendo juntos. Le preguntas que si quiere estar contigo. Te dice que sí, pero no vivir juntos. Te enteras que se lo ha sugerido su ex novia. Adoptas una actitud mucho más distante, casi enloqueces. Compras un billete de vuelta. Te vas. Has dado por sentado que lo ha pillado. Pero sigue enviandote mensajitos y emails. Te sorprendes para bien. Te dijo que vendría en Navidad. No vino.Cada vez que habláis por skype, te aburres, te deprimes, ver a la persona con quien más has peleado desde hace tiempo. Cambia el año, entra el 2011.
Te propones ser buena. Volver a su ciudad, hacer visitas. Y visitarle. Pero quedarte en un hotel. Con amigos. No en su casa. Le escribes, se lo cuentes. El te dice que se va a un país asiático hasta una fecha de marzo. Y que cuándo vas a la ciudad. Tú, que no estabas al tanto de sus planes, te sorprendes de que no cuente contigo para nada. Un día, tu familia te dice: normal, si lo habías dejado con él.
Pero tú no crees que lo hayas dejado, solo que les estabas enseñando. Y no ha aprendido nada. Y tú sí has aprendido.
¿Cómo terminaría esta historia Sol?
Es real, es la mía.

Pues sí que están bien organizados los gays...quien tuviera esas facilidades técnicas y mentales para relacionarse.
Bravo por ellos.

De las necesidades surgen las ideas y aunque a mi parecer sea impensable que los gays no puedan viajar como cualquier otro ciudadano a determinadas zonas, me parece perfecto una guía que permita a todos viajar con tranquilidad.

De las necesidades surgen las ideas y aunque a mi parecer sea impensable que los gays no puedan viajar como cualquier otro ciudadano a determinadas zonas, me parece perfecto una guía que permita a todos viajar con tranquilidad.

¡En qué zonas de una ciudad medio tolerante puedes coger de la mano a tu chico sin problemas...! ?? En pleno siglo XXI.

Tengo algunos buenos amigos homosexuales.
Suelen ser bastante civilizados... hasta que -como lo haría con cualquier otro buen amigo- los quiero hacer discutir, entonces les pregunto que si lo suyo es preferencia o por nacimiento.
Cuando ya amanece me voy a casa y todavía están peleando entre ellos.


¿Cómo es que yo no tengo amigos gay si no soy homofóbica?, mmmm quizás no tengo buen ojo para descubrir a los homosexuales, a lo mejor alguna vez me gustó alguno, le hice ojitos, él se dió la vuelta y yo me quedé pensando ¿y éste qué ondas?
Es viernes, relajémonos con estos temas, yo hoy también me pongo light.

Pregunto: iniciativas como Spartacus y Gaydar no son empresas de turismo sexual? ¿Veríamos de igual forma a empresas con los mismos objetivos, es decir, relacionar a gente con las mismas tendencias sexuales, si se dedicaran a los heterosexuales?
No soy homófobo, pero me gusta considerar las cosas más allá de las corrientes de pensamiento de moda u oficiales. Yo no tengo claro si se podrían considerar empresas de turismo sexual, por eso pregunto. Y también me pregunto si ese turismo sexual, caso de que lo fuese, es visto como modelo de organización si se trata de homosexuales, y sería visto, acaso, como reprobable moralmente si se tratase de heterosexuales.
En fín, por meter algo de polémica, que no está mal, de vez en cuando.

No solo los gays se organizan. Internet ofrece muchisimas opciones para cualquiera que quiera viajar, conocer gente... Yo estoy en Couchsurfing (www.couchsurfing.com), una organizacion donde la gente ofrece alojamiento, compañia o consejos a viajeros. Hay de todo, desde mochileros hasta prestigiosos abogados (uno me alojo en su pisazo en Amsterdam, con piano de cola en el salon, tremendo lujo!!!) En mi casa cae mas o menos uno por semana, y son siempre experiencias geniales. Y tambien lo uso cuando viajo, para contactar con gente del lugar que te puede mostrar la vida real del lugar de primera mano!
Hay muchas otras (hospitalityclub, warmshowers, para ciclistas y seguro que muchas mas)

Organizarse es querer ;)

Besos y gracias por volver al estilo "fresquito", que me encanta (aunque el post de ayer me gusto muchisimo... amores...dolores...

Probando, probando...

Ojalá tuviéramos su frecura y esa capacidad de relacionarse que tienen , d buscarse la vida para poder conocer gente en cualquier parte.

Compadre Bigdi no sé si será la fiebre o que pero no se te entiende nada. Evidentemente lo entenderá el destinatario de tu post pero el resto nos quedamos en blanco.

Yo admiro de los gays, tengo muchos y buenos amigos y entre el colectivo, es la iniciativa la falta de problemas a la hora de relacionarse. Todos los problemas que tenemos los heteros a la hora de entrar a una chica los gay lo tienen resueltos, al menos esa es la impresión que me dan. La última vez que entre a una chica ella estaba con una amiga, la chica, lo juro, estaba receptiva a mis encantos pero su amiga no me dio ninguna opción a seguir y no, no eran lesbi, era sencillamente que cuando te entra un tio la española de verdad lo manda al carajo como manda la iglesia y las buenas costumbres.

Totalmente de acuerdo!!
A organizacion no les gana nadie, que envidia hija!!
Yo tambien viajo sola y aunque me encanta, tambien quisiera saber que tengo un lugar donde acudir en busca de gente por si me ataca de repente la nostalgia del extrangero en tierra de nadie.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre la autora

Paloma Bravo
Soy madrastra, periodista y autora de “La novia de papá” (Plaza&Janés). Este blog no lo escribo yo, lo escribe Sol Beramendi, la protagonista de mi novela. O sea, que es ficción y, por lo tanto, absolutamente real.

Paloma Bravo

SOBRE EL BLOG

Según la RAE, madrastra es una “cosa que incomoda o daña”. ¡Y una mierda! “Tía buena (buena en todos los sentidos), lista e inmejorable” es lo que debería decir. ¿O no? El caso es que me ofrecieron crear una plataforma de “madrastras sin fronteras”, pero mis bestias me necesitan en casa, así que nos hemos quedado en un blog. Para hablar de vuestras familias y otros animales.

TWITTER

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal