La novia de papá

05 mar 2011

Aventura

Por: Paloma Bravo

Rafting-1

Mi amiga Zoe, una de mis almas favoritas, la misma que ya ha empezado su año de "buen rollo, buen sushi y buen sexo", me ha dado hoy una definición inesperada y absolutamente cierta.

(No lo he dicho, pero yo a Zoe la conocí escribiendo y ella lo hace infinitamente mejor. Entiende las palabras, los sentimientos y las vidas. Lo entiende casi todo y lo que no entiende lo pregunta; es muy pesada preguntando).

 Hablábamos de aventuras.

"Mira, Sol, nos hacemos las modernas, las libres, las que rompemos códigos, pero al final esperamos que nos traten con amor... No se puede esperar eso de una aventura. Y tampoco lo contrario..."

(...)

"...las aventuras son para pasarlo bien. En una aventura no se puede esperar nada del otro, sólo recibir lo que te den libremente, si es que lo quieres, y recibirlo, además, en el momento en que te lo quieren ofrecer...Y pagar de la misma manera: sólo lo que estés dispuesta a dar, cuando y como lo quieras dar..."

(...)

"...Ésas son las normas. Y si tratas de cambiarlas o las sigues a medias, sólo sufres. Y entonces ya no es una aventura y tampoco una historia de amor; es una estupidez..."

 

¿Que por qué hablábamos Zoe y yo de aventuras? Pues porque nos gustan los deportes de riesgo.

 

 

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Hay 5 Comentarios

Pues tiene toda la razón tu amiga. ¡Cuántas aventuras me he perdido por estúpida! El maldito afán del ser humano de no contentarse por lo que tiene y querer ir siempre a por más.
¡Cuándo aprenderemos, sobretodo las mujeres, leñe!

Dificil dicotomia. Queremos amor. Queremos aventura. No sabemos del todo lo que queremos. O no lo demostramos. Gran parte de lo que nos pasa nos lo merecemos. No todo.

Esto de las aventuras amorosas..no se...nunca he sabido dejar los sentimientos al lado y disfrutar de algo efímero sin esperar nada.
No he sabido, quizá me hubiera gustado, seguro que me habría evitado disgustos.

Menudo articulo más manidooooooooooo

Toc, toc, toc...
¿Hay alguien en casa?...
Oye Sol... que raro llegar y no encontrar nadie...
A mi me gustan las aventuras... pero en moto.
El año pasado volé a Albuquerque, Nuevo México, por una. Luego de cinco días de viaje, me atrapó una ventisca y me caí en un pueblo de Sonora. Me quebré el peroné derecho... y así me vine, quebrado.
¿Aprendiste la lección?... me dijeron.
¡Lo volvía a hacer!... contesté. Es que recordaba a Viktor Frankl (el día que esté moribundo quiero recordar ese viaje, incluida la caída).

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre la autora

Paloma Bravo
Soy madrastra, periodista y autora de “La novia de papá” (Plaza&Janés). Este blog no lo escribo yo, lo escribe Sol Beramendi, la protagonista de mi novela. O sea, que es ficción y, por lo tanto, absolutamente real.

Paloma Bravo

SOBRE EL BLOG

Según la RAE, madrastra es una “cosa que incomoda o daña”. ¡Y una mierda! “Tía buena (buena en todos los sentidos), lista e inmejorable” es lo que debería decir. ¿O no? El caso es que me ofrecieron crear una plataforma de “madrastras sin fronteras”, pero mis bestias me necesitan en casa, así que nos hemos quedado en un blog. Para hablar de vuestras familias y otros animales.

TWITTER

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal