La novia de papá

07 mar 2011

Desequilibrio

Por: Paloma Bravo

  DESEQUILIBRIO

A Pablo le gusta teorizar sobre el equilibrio.

Él lo llama así, pero ahora que veo la definición de la RAE a mí me entran muchas dudas sobre si es ése el término adecuado(y bastantes miedos. Ojo a la primera acepción...):

    1. m. Estado de un cuerpo cuando fuerzas encontradas que obran en él se compensan destruyéndose  mutuamente. 2. m. Situación de un cuerpo que, a pesar de tener poca base de sustentación, se mantiene sin caerse. 3. m. Peso que es igual a otro y lo contrarresta. 4. m. Contrapeso, contrarresto, armonía entre cosas diversas. 5. m. Ecuanimidad, mesura, sensatez en los actos y juicios. 6. m. pl. Actos de contemporización, prudencia o astucia, encaminados a sostener una situación, actitud, opinión, etc., insegura o dificultosa.

 

En realidad, lo que le gusta a Pablo es teorizar sobre las relaciones de sus amigos. "Son parejas desiguales, relaciones desequilibradas", sentencia rápido en cuanto alguno le presenta novia nueva. O, mejor dicho, cuando se las presenta Pepe.

A ver, por un lado, Pablo valora muchísimo la inteligencia de Pepe (es escritor, un genio del ajedrez y un tipo con un sentido del humor infalible. Hasta ahí, lo objetivo). Por otro, Pablo también es facilón y algo tópico con la belleza femenina.

Quiero decir que las novias de Pepe (yo ya he tratado a seis y apenas hace tres años que nos conocemos) suelen tener entre diez y quince años menos que él y podrían ganar cualquier concurso estético. Por eso Pablo las descalifica intelectualmente antes siquiera de que abran la boca. No dice "las guapas son tontas", no, mi novio no es así. Dice, "Pepe siempre se mete en relaciones desequilibradas: él es el listo, ellas son las guapas".

Y a continuación Pablo me mira con sorna y me susurra que yo sí soy lista, pero... "Sol, tía, guapa, guapa no eres. Como mucho, resultona".

Me encanta, claro. Me encanta que se dirija a mí como "tía". Me encanta que prejuzgue. Me encanta todo de las citas con Pepe.

Porque siempre que quedamos con Pepe tenemos la misma conversación: "Yo prefiero quererte a ti que a esa tía buena. Estoy seguro de que Pepe la desprecia, pero le compensa ese desprecio con la admiración de ella. Y con los polvos que echan...".  

Y ahí a Pablo se pierde en sus fantasías y yo tampoco intento recuperarlo. Me molesta que sea tópico aunque lo diga en broma, y que duerma con sus pensamientos es más cómodo que hacerle dormir en el sofá.

Ayer tuvimos una de ésas y esta mañana le he intentado obligar a que concrete. "¿Qué es una relación desequilibrada?".

- Enumero, Sol, apunta... Las de una persona emparejada y otra libre, las de una alta ejecutiva con un marido amo de casa, las de un tío inteligente con una mujer guapa y tonta...

No sigo. Me da un poco de vergüenza porque a Pablo las resacas (siempre hay mucha copa con Pepe, siempre) lo vuelven pedante y machistorro y, de verdad, no es así. Espero a que se acabe el café y no le digo nada.

"No le digo nada, no le digo nada, no le digo nada..."

Quiero decir que me esfuerzo en no decirle nada.

Y cuando por fin le llega la cafeína a la cabeza, me dice: "Venga, va, suéltalo", y yo finjo inocencia:

- ¿El qué?

- Lo de siempre.

- No sé de qué me hablas.

- Lo sabes perfectamente. Suéltame el sermón, que tienes ganas.

- Es que es verdad, hombre... ¿Tú qué sabes? Cada pareja encuentra su equilibrio y no podemos juzgarlo desde fuera. Tú qué sabes si la novia de Pepe es tonta, o si al marido de tu jefa le encanta cuidar niños. Tú qué sabes si ésa es su felicidad. Preocúpate de la tuya y, si quieres una tía que esté tan buena como la novia de Pepe, ¡búscala y no me des la brasa!

 Y entonces Pablo se parte de risa, se ríe de mí, claro, que me disparo enseguida, y se relaja.

- Mi equilibrio eres tú, muñeca.

- Y tú mi pesadilla.

 

P.D. aclaratoria: mi propuesta de ayer no buscaba "cuentos" en el sentido literal, cuentos de escritores aficionados o profesionales, no. Buscaba vuestras historias, las que hayáis vivido o queráis vivir y os apetezca compartir .

 

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Hay 9 Comentarios

Flipo con los talibanes que a veces se cuelan en los comentarios, de verdad. Si no te gusta lo que lees, no lo hagas y si quieres hacer una crítica por lo menos ten la decencia de sustentarla, así aprendemos las que no somos tan listas.
Hace falta más sentido del humor, voto por la opción de una obra de teatro sobre Sol y Pablo.

Cuánto tópico hay en este blog, las pocas veces que lo leo me asombra la mentalidad tan superficial que lo atraviesa desde la primera frase hasta la última. Es que no doy crédito a que gente con supuesta inteligencia me haya dicho que no está mal. Sólo refleja esa corriente tan tonta que hay ahora tipo La elegancia del erizo y libros así, de cartón piedra, de gente hueca con pensamientos vacíos, forjados a base de revistas de mujer, del espantoso Paulo Coelho y de manuales como Por qué ellas no saben leer los mapas... bla bla. La simplificación que se hace de cualquier tema es penosa. Si estas mujeres y sus parejas y amigos representan en cierto modo el futuro y parte de la educación de las nuevas generaciones - la autora ha publicado un libro, nada menos - apañados vamos. menuda cuadrilla de sinsustancias..

Normalmente el "justo medio" suele localizarse cargado hacia uno de los extremos.
En mi caso he tratado de empujarlo un poco mas hacia el centro... pero parece que mi mujer es mas fuerte.

Sí que es verdad que muchas veces una pareja habla de otras insinuando que son peores. Cada pareja piensa que es la mejor y la que más y mejor se quiere.

Resulta más sencillo pensar en el contraejemplo. Cuántas veces habremos dicho u oido aquello de "son la pareja perfecta" o bien "están hechos el uno para el otro". Y cuántas veces hemos visto como esas parejas rompían, se deshacían, y salían tarifando cada uno por su lado. Prejuzgar en cuestión de parejas, ya sea a favor o en contra, tiene la misma fiabilidad que predecir el futuro con una bola de cristal.

De hecho, en mi opinión hay relaciones basadas en equilibrios sorprendentes, casi circenses, incomprensibles para mí. Quizá sabedor de que algunas de esas 'fuerzas' de las que habla la RAE, a mí, me arrastrarian irremisiblemente.

Cada pareja busca su equilibrio y a veces lo encuentran y a veces no. Yo no creo en la compatibilidad previa de una pareja, tras ese primer torbellino físico deben aoprender a tolerarse y a buscar el punto de acuerdo llámese equilibrio o llámese X

Yo creo que con la experiencia he aprendido a no prejuzgar a las parejas. Cada uno busca su equilibrio como puede o como quiere. Además, una cosa es lo que hay y otra lo que los demás podemos pensar de una pareja.

Buenos días,


Con mi ojo en la primera acepción y autoestimándolo de buen cubero, simplemente está mal. Es una definición mecánica y los que escribieron el diccionario se pusieron poéticos. Otra opción, claro está, es que yo haya perdido definitivamente mi capacidad de entender algo fuera del contexto de una pizarra...(recurrente pesadilla donde las haya)


He de confesar que me encantan las conversaciones que tienes con Pablo. Las que transcribes al menos. Creo que si me pudiera sentar en la esquina de vuestra cocina me estaría partiendo de la risa todo el día. Otra opción claro, es que escribas una obra de teatro y yo vaya a verla, esa suena menos pervertida. De todas formas y para que conste, que yo me imagine sentado en la cocina no es que sea un pervertido, es sólo un resultado de haber visto demasiadas sitcoms. Como el capítulo ese de Friends donde tienen porno gratis... Vale, ves, a eso me refería.

Y de nuevo, que tengan todos un buen día.

Pues yo estoy con Pablo y eso que el primer café de esta mañana estaba tan cargado que me costaba mover la cucharrilla. Hay muchas relaciones desequilibradas pero querida Sol, aqui te doy la razón porque te quiero y porque la tienes, hay relaciones desequilibradas que generan felicidad. Por poner un ejemplo dramático, que el café cargado es lo que tiene, la relación entre un sádico y un masoquista es una relación desequilibrada pero ambos son felices.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre la autora

Paloma Bravo
Soy madrastra, periodista y autora de “La novia de papá” (Plaza&Janés). Este blog no lo escribo yo, lo escribe Sol Beramendi, la protagonista de mi novela. O sea, que es ficción y, por lo tanto, absolutamente real.

Paloma Bravo

SOBRE EL BLOG

Según la RAE, madrastra es una “cosa que incomoda o daña”. ¡Y una mierda! “Tía buena (buena en todos los sentidos), lista e inmejorable” es lo que debería decir. ¿O no? El caso es que me ofrecieron crear una plataforma de “madrastras sin fronteras”, pero mis bestias me necesitan en casa, así que nos hemos quedado en un blog. Para hablar de vuestras familias y otros animales.

TWITTER

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal