La novia de papá

13 mar 2011

El otro lado

Por: Paloma Bravo

DarthVader

(A mí Darth Vader nunca me pareció tan malo, quizá porque Luke me resultaba cursi y Hans Solo tenía un gusto pésimo, que Leia era una siesa. Por eso ilustro con su foto, con su fuerza, esta historia de y para Miguel, que es el prota de la peli aunque esté en el otro lado). 

 

"Sol, te escribo desde el otro lado", dice Miguel. "Desde el lado oscuro de la fuerza, desde el lado frágil, desde el lado roto, desde el lado fuerte".

Y me cuenta su historia:

La hija pequeña de Miguel y Teresa, la tercera, tenía un año cuando él empezó a darse cuenta. O, mejor dicho, cuando se dio cuenta de que ya no podía ignorarlo: Teresa era infiel.

Tenía fácil la logística. En un hotel cerca de su oficina, en casa cuando él viajaba, fuera cuando viajaba ella...

Es verdad que llevaban muchos años casados, que ya acumulaban vicios, silencios, rutinas y cargas (la compra, las actividades extraescolares, los deberes...). Perezas.

Todo eso Miguel lo entendía, pero... Pero no conseguía encararla y preguntar. No quería una mentira. Y ella sabe mentir: "es dura, Sol, una ejecutiva con sueldazo. Y no quiero caer en el otro tópico, en el de las mujeres que mandan como hombres. Pero es lo que es: una mujer brillante, bien pagada, con su coche de empresa... Una mujer con más éxito que yo, que la persona con la que se casó".

Y Miguel intentó compensar ese desequilibrio y poner más en el otrolado: en el cole, en la compra, en los médicos... En el otro lado del éxito.

"Quizá me consideraba un fracasado, quizá no soy lo que ella quería, pero habíamos vivido juntos todos esos años, habíamos tenido tres hijos, y nunca se quejó, nunca dijo nada. Podría haberlo hecho. En su trabajo no duda..."

 Al final Miguel preguntó y ella mintió. Sabían los dos que estaba mintiendo. Mientras, Miguel confirmaba que su infidelidad tenía nombre desde hacía ya dos años.


Y Miguel empezó a imaginar lo peor: la custodia... Un juez imprevisible y ella peleando a muerte.

Miguel no se atrevía a separarse y se callaba. Se callaba y se quedaba. Se quedaba callado.

Tampoco hablaba ella: no se quería separar, no lo quería arreglar.

Y no lo hablaban, y no lo arreglaban, y lo arrastraban, y lo engordaban.

El silencio creció tanto que ya no cabían todos en la casa y Miguel se fue. Se fue al infierno que había imaginado: peleas, jueces, custodias... Del silencio pasaron a los gritos. De los gritos otra vez al silencio, a la tristeza.

Y Miguel sonríe ahora cuando tiene a los niños con él y calla, triste, cuando no están. Pero al menos ya no le duele todo el cuerpo.

"Aún no soy feliz, Sol, pero estoy más tranquilo, la verdad. Y sé que la felicidad va a llegar. Disfruto de los niños, del deporte, de mi vida y paso mucho tiempo solo, dejando pasar los días. En algún momento dejaré de contarlos y dejarán de pasar, los agarraré y los viviré a fondo. Lo que pasa es que todavía hay muchas veces en que, con el teléfono apagado, los niños con su madre, la casa en silencio, echo de menos nuestra vida. Y sé que lo que añoro no es la vida que tuvimos, sino la vida que soñamos, la que creímos tener..."

Miguel cierra su historia con un dato: "más de 120.000 matrimonios se rompieron en 2010. Más de 240.000 personas. Más de 240.000 tragedias". Y yo discrepo: muchas tragedias, sí, también mucho alivio, mucha mejora, mucha paz, mucho futuro.

 

P.D.: ésta es una de las historias que me habéis contado (que me estáis contando) no por vuestra propia voluntad, sino por el irresistible incentivo de conseguir por la cara mi novela "La novia de papá". Las seguiremos publicando. Y a Miguel se la mandamos esta semana. Gracias a todos.

 

 

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Hay 24 Comentarios

Nos parecemos hasta en el nombre. Supongo que debo darle las gracias a mi tocayo, por contarlo, y a Paloma por publicarlo. Yo también estoy mucho tiempo solo y también hecho de menos a los enanos. Y, como dice Miguel, echo de menos lo que pudo ser y no fué.

Lo que más me ha gustado es el final, evidentemente, pues ese final promete un nuevo comienzo. Un divorcio es duro, especialmente con niños, pero no es el fin. En la vida hay cosas mucho más duras que me han enseñado a relativizar el final de una historia de amor. Hay que guardar en el cajón de los recuerdos todo lo bueno de esa historia, y tirar a la basura todo lo malo (no es bueno acumular la basura en casa, pues ya se sabe que desprende mal olor). Así que, con mis dos divorcios a las cuestas, sigo mirando al futuro con una sonrisa en la cara porque sé que al final lo que importa es haber vivido sintiéndose bien con uno mismo. Un saludo.

Hola P.
Soy lector habitual, pero nunca comentarista. Y rompo esta vez la norma, para pedirte permiso a fin de copiar en mi blog (citando origen y url, por supuesto) este post con el que tan identificado me siento.
Siempre es un placer, cada vez de distinto tipo, leerte.
Muchas gracias
Á

Hola soy un "Miguel".
Cuan familiar y paradojico me resulta a la vez leer esta entrada del blog.

Cuando mi padre tuvo su primera novia, yo era lo suficientemente pekeño como para no hacer preguntas incomodas, debieron explicarmelo muy bien pq la acepté sin reparos.

Hace poco, han decidido separarse, ya venia de largo, y ahora mi padre tiene otra novia. Papá ahora esta feliz.
La primera hace muchos años que comprendi que no era la novia de mi padre, si no mi amiga, y a dia de hoy lo sigue y lo seguirá siendo.
Si Papá tiene tan buen ojo como creo, esta segunda promete, y creyendo yo k es bueno para todos, espero que su nueva novia también acabe siendo mi amiga.


Decia "soy un miguel" pq durante 2 años y medio lo he sido. Pero quizas en mi caso, un poco mas cretino, guebon y conformista.
Ya han pasado casi 5 meses desde que ella, un dia despues de haber estado juntos en una tienda de muebles sueca, acaramelados, siendo felices y comiendo perritos de un euro, comprandola caprichitos estupidos en esa tienda, al llegar de trabajar yo (ella estudiante mantenida por su familia) me dijera "tenemos que hablar" y 3 minutos despues ya estuviera buscandose piso.
Cretino por no verlo venir y creerme a salvo de todo.
Guebon, por no reaccionar como un hombre, y callarme y llorar.
Conformista por no ser capaz de haberme vengado sentimentalmente.

Miguelon! Asi es como deberia llamarme.

Pero Miguel, si lees esto, ole tus cojones, la vida sigue, preocupate por ser feliz con tus hijos y olvidate del resto.
Yo no tengo hijos, pero mi perra me esta salvando la vida.

Un abrazo!!

Gaby: decide. Es jodido, pero lo merecen ellos y tu.
Claudia: Lo siento mucho.

Hacer del amor el centro de todas las cosas, derivando toda satisfacción del amar y de ser amado. Una de las formas en que el amor se manifiesta, el amor sexual, nos proporciona la experiencia placentera más poderosa y subyugante, estableciendo así el prototipo de nuestras aspiraciones de felicidad. Nada más natural que sigamos buscando la felicidad por este camino. Pero ¿por qué a veces preferimos seguir otros caminos hacia la felicidad? Porque jamás nos hallamos tan a merced del sufrimiento como cuando amamos, jamás somos tan desamparadamente infelices como cuando perdemos a la persona amada o su amor.
La felicidad, en la medida en que pueda existir, debe basarse en varias cosas, no debemos apostar toda nuestra vida a la única jugada del amor apasionado, pues si bien es verdad que la intensidad de felicidad alcanzada es la mayor que nos es dado encontrar, también es cierto que somos especialmente vulnerables al sufrimiento. Y dependiendo de las circunstancias particulares de cada uno, a veces la única felicidad a la que se puede aspirar es a evitar el sufrimiento. No hay recetas universales, sólo creo que cifrar la felicidad en una única cosa es arriesgar demasiado.

Bravo, Miguel, y no desesperes, que cuando consigas encontrar la serenidad de espíritu saldrás al mundo con una sonrisa de oreja a oreja y lleno de energía y de ganas de beberte la vida a grandes tragos y la vida te pagará con la misma moneda: felicidad. Al menos a mí me ha pasado. Me fui sin que hubiera terceras personas, sólo con la imperiosa necesidad de dejar de vivir una mentira sin gritos ni tensión, pero carente también de amor y de pasión. Y he revivido en 4 meses todo lo que me marchité en los cinco años anteriores (que fueron los 5 años malos; antes hubo otros ocho buenosregulares). Suerte, Miguel, y sal de casa, admira los almendros en flor del Retiro, recupera a los amigos, escápate con tus hijos al cine y disfruta de ellos cuando los tengas, aprende, empápate de la vida que en menos que canta un gallo estarás siendo feliz.

Claudia: Patético lo tuyo. ¿Castigar a los niños para castigar a su madre? ¿Cambiar esperanza y tesón por odio y venganza? Piensa el ladrón que todos deberían ser de su condición. De calzonazos nada, valiente sin victimismos.

Sol, tengo un nudo en la garganta. Creo que soy la ex de Miguel. Y si no lo soy, me parezco mucho. Tengo el mejor esposo de este mundo, pero otro ser me llena la vida de toda la pasión y magia que el tiempo me arranco a pedazos. No tenemos hijos como excusa para no separarnos, para callarnos. Pero aun así, sigo mintiendo y el sigue callando. No quiero herirlo más separándome …o quizás no sé si será el mayor error de mi vida cambiar algo hermoso y seguro por algo incierto, aunque lleno de pasión y mil motivos. El vive con la esperanza de que todo volverá a ser como antes y yo vivo anhelando tener una respuesta del universo, una señal que me indique el camino menos atormentado para todos.

Historia de un calzonazos que no valor para pagarle a ella con la misma moneda, ni tuvo valor para sacarle todo el dinero que pudo mientras él estaba casado (era el quien administraba la casa), ni para poner a los críos en su contra (también era el quien se encargaba de ellos), ni para desaparecer y ahorrarse pensiones y gastos de juicio, además, todavía la echa de menos. Patético. No me da ninguna pena, se merece estar como esta.

Me alegro mucho por Miguel.Creo que ha sido muy valiente y que si hubiera más personas como él,el mundo sería un lugar más feliz.Yo estoy rodeada de parejas que siguen porque es lo que se espera,porque es lo "normal",lo que deben hacer,por el qué dirán....porque llegada cierta edad si estas sol@ eres un bicho raro.Me niego a ser de esas personas que estan con alguien por estar,porque empezando por mis padres,he sido testigo de la infelicidad y desesperanza,que solo te lleva a no tener motivos para levantarte por las mañanas,cosa que me parece lo más triste de este mundo

Me alegro q después de todo Miguel haya tenido la valentía de empezar de nuevo y no dejarse llevar por la costumbre. Que horrible debe ser vivir en esos silencios, en los que todos saben la verdad. Creo q la vida vale mucho mas q eso.

Yo recuperé la alegria y el respeto por mi mismo.... Y ahora cuando me miro al espejo me reconozco y eso me hace mejor padre....

Muy valiente.
Si tomas la decisión de acabar con una mentira,sobre todo por l@s niñ@s,nada puede salir mal.Aunque quizás en un primer momento te lo pueda parecer.
la mentira no sirve para vivir,aunque lo parezca.
Enhorabuena Miguel.

Magnífico post, writer. Muy bien escrito. Debes haber tenido un buen sábado, o al menos parte de él. Como loco por leerte mañana

Lo que hizo Miguel fue darle un ejemplo de valentía, honestidad y coherencia a sus hijos. Evitarles la convivencia con la conciencia de la mentira y las cosas no dichas y no resueltas.

Me encanta lo de "Hans Solo". Acabamos de descubrir su origen danés. :)

JuanH,qué alegría leer lo que dices, refuerza mi esperanza ...y cuánta razón tienes!!! Feliz Domingo

Yo me agarro como Miguel a la esperanza de que en algún momento dejaré de contar los días que pasan y seré capaz de volverlos a vivir a fondo.
Qué complicado resulta encontrar a alguien que comprenda lo que se siente en situaciones así sin necesidad de tener que explicarlo todo...
Tengo curiosidad por saber cómo sigue la historia de Miguel.

En primer lugar quiero decirle esto a Miguel: ¡ENHORABUENA! de verdad. Creo que hace falta ser una persona valiente para romper con la vida que uno tiene, más aun cuando hay niños de por medio. Y lo primero que has recuperado es a ti mismo, el respeto por lo que eres, por quien eres. Sin ese respeto y amor por uno mismo no se puede ser feliz.


"Pero sucede también
que, sin saber cómo ni cuándo,
algo te eriza la piel
y te rescata del naufragio."

Al menos eso dice Ismael Serrano, y yo le creo porque me ha pasado.

Feliz domingo a todos. Besos


A mi el amor se me escapó COMO ARENA ENTRE LOS DEDOS y aún, cuatro años después, solo siento soledad.

Hola, os saluda el numero 105.678 de tragedias del 2010... Feliz domingo

Yo también sentí como Miguel el inconsolable dolor de perder lo que podía haber sido y no fue.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre la autora

Paloma Bravo
Soy madrastra, periodista y autora de “La novia de papá” (Plaza&Janés). Este blog no lo escribo yo, lo escribe Sol Beramendi, la protagonista de mi novela. O sea, que es ficción y, por lo tanto, absolutamente real.

Paloma Bravo

SOBRE EL BLOG

Según la RAE, madrastra es una “cosa que incomoda o daña”. ¡Y una mierda! “Tía buena (buena en todos los sentidos), lista e inmejorable” es lo que debería decir. ¿O no? El caso es que me ofrecieron crear una plataforma de “madrastras sin fronteras”, pero mis bestias me necesitan en casa, así que nos hemos quedado en un blog. Para hablar de vuestras familias y otros animales.

TWITTER

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal