La novia de papá

10 mar 2011

La caja negra

Por: Paloma Bravo

Cajanegra

 

Fíjate en ti, fíjate en las parejas que conoces, fíjate en tus padres... Hay dos grandes incógnitas de las que pocos hablan, de las que yo, desde luego, me abstengo de hablar.

Son, sin embargo, las dos mismas cosas que emergen, sí o sí, en accidentes y catástrofes, las que están en la caja negra de las broncas y las separaciones.

Son, y ya termino con el misterio, el sexo y el dinero.

El sexo es lo más obvio: frecuencia, calidad, frescura, pasión, iniciativa, generosidad, picante... Todo es discutible y todo queda en casa (y fuera, claro; yo ahí no entro: todo vale entre adultos que consienten).

Además, no creo que haya una fórmula de "buen sexo". El otro día me dijo un tipo que funcionaba como mecanismo de feedback: "si hay buena relación, hay buen sexo; si hay buen sexo, hay buena relación" (no penséis lo que no es; al tipo le acababa de conocer, pero el tema venía al caso por razones que no vienen al caso)

Pero, vamos, que el sexo suele ser privado salvo que algún medio generalista tenga que subir la audiencia y Berlusconi y sus amigas se pongan a tiro.

A mí me parece más extraño, mucho más inquietante, el secreto del dinero. Porque nadie te cuenta cómo se organiza las finanzas en pareja y no es nada fácil.

"Es de mala educación hablar de dinero", yo juraría que eso no se ha dicho nunca en mi casa y, sin embargo, lo he oído y lo he vivido como si me lo recordaran a cada rato. Herencia ambiental, supongo.

Y aunque se hablara, es difícil saber cuál es la postura práctica y guay. Nadie quiere que le llamen pringado, desconfiado, egoísta, mezquino, tontorrón, imprudente... Ni tu pareja, ni tus padres, ni tus amigos.

Pero a mí en este tema sí que me gustaría encontrar algo parecido a una fórmula o un mediador. Un asesor fiscal con conocimientos de psicología de pareja.

Porque el dinero, decía mi psicoanalista, es "la percha en la que se cuelgan otras cosas", y yo vivo con un hombre separado, con custodia compartida de dos niñas, y juntos, de alguna manera que no entendemos ni controlamos, conseguimso pagar pensiones, alquileres, hipotecas, colegios, viajes, ocios, gastos comunes y gastos individuales, pero no sé si lo hacemos bien o si, algún día, nuestra fórmula anarquista nos estallará en la cara delante de un abogado.

Hay otras maneras. Pongo ejemplos que he visto o creído adivinar en otras parejas:

  • Los separatistas radicales que salen a cenar y dicen "Hoy te toca a ti" para que uno de los dos saque el monedero mientras el otro mira de frente al resto de la mesa, desafiante y seguro de sí mismo.
  • Los ciegos de amor que cierran sus cuentas individuales y abren una común en la que lo compartirán todo hasta que el desamor los separe.
  • Los matemáticos que llevan una hoja de excel con sus gastos y columnas para ver quién se pasa y en qué, aplicando a la cuenta común el porcentaje de sus sueldos respectivos.
  • Los que tienen cuentas separadas y una común para la casa, los viajes, las salidas...

Hay muchos más casos. ¿Cómo lo hacen? ¿Cómo se hace?

 



Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Hay 26 Comentarios

El error es pensar que una forma es mejor que otra, intentando evitar problemas futuros...... Los problemas, surgiran de cualquier manera, se trata simplemente de vivir agusto, mientras se este agusto. A veces para esto hay que gastar dinero, o usarlo y a veces hay que no gastarlo o ponerlo..... En definitiva, como el sexo, cada cual a su manera y si no echenle un vistazo a internet y el sexo: diversidad infinita......

No entiendo muy bien porque se mezcla sexo con dinero en un contexto de convivencia de pareja. Generalmente al principio hay sexo a raudales y poco dinero. Con el tiempo las cosas van cambiando, y hay mas dinero y menos sexo. Pero menos sexo no quiere decir sexo sin calidad que mejora sin duda.
El dinero hay que administrarlo. En casa lo hace mi mujer. Solo hay una cuenta conjunta en la que ingresamos nuestros salarios igual que solo tenemos una cama de matrimonio y cuatro niños en común.
Me siguen gustando las mujeres tanto como cuando era más joven pero no se me ocurre ponerme a tiro con ninguna otra porque soy feliz siendo fiel a mi esposa.
Hemos tenido crisis, enfados, discusiones, hemos llorado juntos y nos hemos amado con locura. Su presencia física y su cercanía me produce una sensación de cálida felicidad aún después de 20 años de convivencia y a pesar de tener unos cuantos quilos de más, arrugas y canas. El dinero y todo lo que tenemos, lo tenemos juntos porque vivimos juntos y de otra manera no tendría sentido.
Saludos

Claro que hay más casos, estimada Paloma. Está sin ir más lejos el mío. El caso de las mujeres que no escarmentamos y que de la misma forma que nos hacemos cargo de todo lo inmaterial, nos hacemos cargo de todo lo material, mientras disculpamos el paro de nuestras parejas, el no sabe hacer esto o lo otro, el los niños prefieren que lo haga mami etc. Y no, no es la primera vez que me pasa, ni con el mismo hombre. Y tú podrás pensar, esta mujer es imbécil. Pues no debo de serlo cuando puedo llevarlo prácticamente todo yo sola, con tres trabajos, tres niños, una madre... Aun encima, cuando quien lo lleva todo es siempre quien lleva también el peso de las quejas, las deudas... y las culpas si algo no sale bien. No me considero imbécil pero está claro que debe haber algún calificativo para mí por ahí que espero encontrar algún día.

Para "noaguantoamijefe"
Estoy totalmente de acuerdo con tu opinión, tengo amistades extranjeras que no tienen ningún reparo en hablar de ingresos o gastos, el problema con los españoles es que no se habla, pero, cuando se habla, se miente vilmente, o soy yo el unico que se siente como un gilipollas cuando te intentan convencer de que el hotelito de turno ha salido tirado de precio, el coche les han hecho una rebaja que no veas, y asi en todo lo que compran, el español en general miente vilmente con lo que gasta, parece que les motive dar la impresión de que compran y gastan mejor que los demas.

el tema del sexo, mas que hablarse, se respira: una buena relacion de la pareja se percibe, amen de alguna que otra conversacion de corte "didactica", por que -ademas- pensar que la relacion sexual es solo la que se desarrolla a puertas cerradas...es un punto de vista limitado, creo que cuando no se "habla" del tema, suele ser porque algo anda mal.

lo del dinero...me preocupa mas, siento que detras de tanta separacion de bienes y cuentas separadas, se ocultan enormes temores, desconfianzas, y -tambien- ciertas mezquindades...si compartimos la vida entera, ¿por que complicarnos con el dinero, que -al final- solo es un apoyo, un mecanismo para permitir las acciones de vida?

En el sexo creo que lo más importante es reconocer que es algo diferente al amor, por lo menos para una gran mayoría de personas y que por ende podemos ser débiles de polla, pero no por mala intención. E igualmente para las mujeres. La cuestión es ser discreto y saber mantener las cosas separadas, si no lo sabes no lo intentes porque te cargas el matrimonio aunque haya mucho amor. Lo segundo es que el sexo no solo es cuestión de atracción, es también cuestión de sincronía, ya que puede que alguno de la pareja este pasando por un periodo bajo de deseo...y paciencia que ya te pasará a ti y necesitaras amnistía sexual. Y lo último creo que es entender que el sexo no es lo mismo a los 25 que a los 52, hay diferencias que se van notando con los años y que ni el viagra arregla y hay que asumirlo con astucia. Por lo menos en mi humilde experiencia eso es lo que puedo compartir.

como algunos por aqui, mi caso es que ni hay separacion, ni divorcio, ni reparto. He tenido la suerte de tener una pareja con la que cada dia de mi relacion me he ido identificando mas. Lo tenemos todo en comun, piso, cuentas, hipoteca, hijos, y sobretodo ilusiones.
Como algunos han dicho, cada maestrillo tiene su librillo, no hay formula valida para todos, sino cada relacion es distinta ya que cada persona es distinta. No es que yo sea un buen marido ni mi pareja una buena esposa, sino que nos hemos sabido compenetrar desde el principio. A nivel de sexo, tambien es muy personal, pero creo que es lo mismo, es saber pensar seguramente en tu pareja, saber lo que le gusta, con lo que disfruta, lo que le hace feliz (sexo no es solo el acto sexual), y si los dos piensan asi, los dos llegan a lo mejor en sus vidas.
Por suerte, yo he conseguido una relacion asi, y espero saber cuidarla y trabajarla siempre

Debo ser muy inocente pero nunca me había planteado todos estos problemas.
Desde novios compartimos todo, casa, cama, cohe, sueldo, hipoteca, hijos, decisiones sobre los hijos, vacaciones, enfermedades, ... (hasta que la muerte o el desamor nos separe)
¿Hay otra forma?
Además, como alguien dijo antes, el día en que todo acabe, acabará todo y lo que menos me preocupará será el dinero o la casa. Creo que lo que realmente nos preocupa a los dos son nuestros dos hijos.

Cada uno paga proporcinalmente a sus ingresos

El problema del dinero es aquí, en ESPAÑA, y no sé si también en el resto de los paises latinos, que es tabú, y además no tenemos educación financiera de ningún tipo y luego pasa lo que pasa, claro. Pero en otros paises unos se cuentan a otros cuanto ganan, cuanto le costó el finde en el hotelito o lo que sea sin más, sin problema ninguno y no pasa nada, de nada.

Al principio de la convivencia propongo una cuenta conjunta de gastos comunes a la que cada uno contribuye con un (por ej) 35% de su sueldo.
Más adelante (1 o 2 años), si la pareja se consolida, propongo q los ingresos de ambos vayan a la misma cuenta.

El sexo es la base de todo. Los hombres necesitamos dinero como medio para asegurar el sexo con cuantas mujeres sea posible. El gran sueño de todos los hombres es joder con el maximo numero de tias buenas e a ser posible guapas...y ninguna especificación mas que esas. Personalmente no conozco a ningun hombre, e yo lo soy, que resistiera a los embates de una tia buena y guapa, ni tan solo los bien casados y los mas enamorados del universo se resisten. Así pues solo hay una forma para acabar con el poder del dinero; que las mujeres se liberen dejen de ser estrechas y dejen de dar sexo a cambio de una relacion economicamente segura y estable; el matrimonio.

Se habla de sexo y se habla de dinero, pero apenas de la relación entre ellos, de las relaciones de dependencia a cambio de la seguridad, por ejemplo.

Como dice una amiga mía, si el dinero no entra por la puerta el amor (sexo) sale por la ventana.

Has hecho hoy una peligrosa asociación mental: Sexo y dinero. Aparte de ser los motores que mueven el mundo, o como diría Murakami; los pájaros que le dan cuerda, es complicado opinar sobre temas asi... ¿O tal vez es muy sencillo y lo buscas con este post?

Cada pareja es un mundo. Yo no le doy ninguna importancia al dinero, también es verdad que no he tenido nunca una separación, ni custodias compartidas, ni pensiones que pagar. Lo que hay en casa es de todos los que viven en ella.
Y a abajo el copyright le digo que para el comentario que has hecho más te valía no haber escrito nada. ¡Qué manera más tonta de padecer, leyendo un blog que no te gusta! Y para tontería el nombrecico que te has puesto. :-)

Lo cierto es que yo veo el dinero como un problema de pareja más. Lo único que le diferencia de otros problemas como pueden ser: la familia del otro, el sexo, la implicación en las tareas domésticas, hijos de parejas anteriores, parejas anteriores, el uso del tiempo libre individual, etc. Pues eso, que lo que lo distingue es que el dinero se puede medir con exactitud.

Es sencillo saber lo que gana cada uno y lo que gasta cada uno. Y por tanto es fácil dibujar una raya y dividir el problema en dos. Pero, a mi no me gusta, y lo respeto. Conozco parejas a las que aparentemente les funciona muy bien. Sin embargo, yo creo que si al emparejarnos hacemos nuestros el resto de los problemas de nuestra pareja ¿Por qué actuar distinto con el dinero?

Si tengo pareja quiero que sea la más feliz del mundo (y espero que sea recíproco), y si es el desamor el que triunfa, pues simplemente que le vaya bonito. Lo último que lloraré será el dinero.

menuda tontería de blog

Mi caso: divorciado y con tres niños en custodia compartida, liquidamos todos los bienes comunes y no paso pension contributiva. Nueva relacion, vivimos juntos como pareja de hecho, ella me pasa un dinero fijo todos los meses y el resto de los gastos corren por mi cuenta: niños, hipoteca de mi nueva casa, etc. Lo que me pasa no cubre ni la mitad de los gastos comunes de la casa pero no voy a pedirle mas. Intento no hablar de dinero y si ella quiere aportar algo mas que lo haga

Supongo que hay muchas fórmulas y las que para unos van bien, para otros no funcionarían.
Cada vez conozco más casos de parejas con hijos que tienen cuentan separadas y unicamente comparten gastos comunes. Las razones: se evitan problemas.

Evidentemente no siempre es posible esta solución y habría que dejar claro la parte proporcional que cada uno debe aportar en relación a su sueldo y demás.

Creo que el tema de organización económica es algo más transparente de cara al exterior. En sexo es más delicado, y desde mi punto de vista, mucho más personal.

Fijate Mercedes que incluso un juez pirao dicto una sentencia en la que obligaba a la pareja del padre que no podía pagar la pensión de su hijo a pagarla ella... que no tenía nada que ver con el niño. Echale un ojo:

http://www.elenaporrassanchez.com/2010/05/2.html

Mi situación: casada en separación de bienes con divorciado que tiene un hijo.
Hasta el año pasado: cuentas individuales y una en común para los gastos de casa, viajes etc donde ingresábamos una cantidad igual todos los meses. Él corría con la hipoteca (la casa acababa de comprarla cuando nos conocimos, y no quiso que la compartiéramos pq estaba jodido por haber perdido su primera vivienda...), y con la pensión de su hijo.
Desde el año pasado y motivado por la crisis: yo corro con todos los gastos de la casa, pago la pensión de su hijo, aporto a su hipoteca y pago todo aquello que este en mi mano...
Y lo hago por que quiero, pero sé que debería reflejarlo de algún modo, pq el papel de las parejas que acompañan y comparten con hombres/mujeres divorciados no se valora.

pues como en el sexo...nadie tiene la fórmula mágica que le funcione a todo el mundo, pero sí tiene la fórmula que le funciona a la pareja (o eso cree). ¿por qué el dinero tiene que ser diferente?¿por qué tiene que haber un estandar? lo importante en ambas cosas es ser sincero y buscar el equilibrio y si éste no es posible, buscar un acuerdo que satisfaga a las partes. Lo que desde luego no funciona es hacer algo como piensa tu pareja si tú no piensas igual, por desidia, sumisión, falta de confianza, roles enquistados...eso efectivamente lleva a mal puerto hablemos de sexo o de dinero

Desde que mi chico y yo nos fuimos a vivir juntos tenemos una cuenta común y nuestras cuentas individuales. En la cuenta común ingresamos lo mismo todos los meses (cobramos parecido).
Llevamos una hoja Excel con los gastos comunes y todos los gastos están bajo control. Entre los gastos comunes están los viajes comunes, pero no la ropa o los cosméticos, por ejemplo.
Cuando nos casamos hicimos separación de bienes. El notario nos advirtió que en las separaciones no sólo cuenta el dinero, sino lo que cada cual aporte con sus tareas en el hogar.
Por eso, cuando dentro de unos meses nazca nuestra primera hija y yo tenga reducción de jornada, él aportará más dinero y yo aportaré más tareas en el hogar (haré yo la compra, la colada, la comida, etc.).

Mi caso es el siguiente:
Primer matrimonio: yo asumo los gastos y lo tuyo lo ahorramos. Primer divorcio: ella se quedó con el ahorro y yo corrí con todos los gastos.
Segundo matrimonio: lo compartimos todo. Segundo divorcio: lo compartimos todo.
Hoy que estoy absolutamente arruinado, mi primera ex está consultando con su abogado a ver hasta donde puede apretarme y la segunda me perdona la pensión hasta que mi situación mejore.
Y es que la generosidad se trae o no se trae de serie.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre la autora

Paloma Bravo
Soy madrastra, periodista y autora de “La novia de papá” (Plaza&Janés). Este blog no lo escribo yo, lo escribe Sol Beramendi, la protagonista de mi novela. O sea, que es ficción y, por lo tanto, absolutamente real.

Paloma Bravo

SOBRE EL BLOG

Según la RAE, madrastra es una “cosa que incomoda o daña”. ¡Y una mierda! “Tía buena (buena en todos los sentidos), lista e inmejorable” es lo que debería decir. ¿O no? El caso es que me ofrecieron crear una plataforma de “madrastras sin fronteras”, pero mis bestias me necesitan en casa, así que nos hemos quedado en un blog. Para hablar de vuestras familias y otros animales.

TWITTER

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal