La novia de papá

17 mar 2011

Mamá está en viaje de negocios

Por: Paloma Bravo

Equipaje

Tengo un íntimo amigo (a quien no delataré nunca) con el que comparto un vicio que él aún oculta y yo ya he confesado en casa (y ahora en público).

Nos encantan los viajes de trabajo. Cuánto más largos mejor.

Él, además, es discreto, pero yo no. Yo en el curro monto el numerito y protesto:

- Es que cuando viajo es currar 24 horas, y necesito estar al 100%, y...

Me quejo, lloriqueo y, entre que soy una plasta y que mi negocio aún tiene glamour, consigo lo que busco: viaje en business, hotel de cinco estrellas, ir un día antes, volver con calma. O sea, lo que consigo es el lujo total: tiempo, confort y soledad.

"Menos mal que tú aún no eres madre y te mandan a ti, Sol", me dice mi compañera más rancia. "Pero... ¿lo lleva bien tu chico?  Porque él no viaja, ¿no? ¿No me digas que también ganas más que él?".

 

(Cada vez que menciono a una mujer que es madre y es una pesada, hay gente que no entiende que no me parecen cualidades inseparables, sino coincidencias que se dan en algunas personas.

Por eso explico despacito el caso concreto de esta compañera rancia: cree en la maternidad sacrificada, cree que la mujer debe dar la razón al marido, cree que el marido debe ganar más que la mujer... Y no digo yo que lo crea; lo dice ella, que me lo ha repetido un millón de veces. Desde aquí te lo aclaro, tía, '¡No me interesa tu vida! Y, de paso, recuerda que odio que me llames 'cariño'!')

 

Explico también tres cosas básicas: (i) me gusta mucho mi trabajo y lo hago razonablemente bien; (ii) me gusta mucho mi familia y les quiero bien (o eso me dicen cuando no me dicen lo contrario), (iii) me gusta mucho reencontrarme conmigo misma, y lo hago... poco.

Porque no lo puedo hacer en casa: Pablo, Eva y Teresa no me dejan ni tiempo ni espacio. Lo ocupan todo.

 

"Sol, que te estoy hablando...".

Otra vez mi compañera rancia:

"Quiero que sepas que respeto todo lo que estás haciendo como madrastra, pero ten cuidado. Cuando seas madre será distinto. No podrás viajar, no querrás viajar. Sé que crees que soy una aguafiestas y una rancia, pero ya verás...."

- Aha.

Aunque algunos no os lo creáis, no soy tan borde. Ella es una rancia, pero yo no tengo por qué explicárselo. El "aha" es mi mejor recurso anti-explicaciones.

 

Y, además, siempre puedo citar a Nuria y su análisis inteligente. "Pues claro que echo de menos a mi hijo cuando viajo, pero aguanto tres días sin antidepresivos. Y, sí, disfruto esos días fuera de casa. Disfruto la distancia. Me ayuda a ver mi vida en perspectiva, a analizarme. Y me encanta saber que mi hijo está estupendamente... Con su padre, que le quiere y le cuida tanto y tan bien como yo".

Así es: el hijo de Nuria es un niño inmensamente feliz y encantado con su madre y con su padre.

Y a mí mañana me toca volar a Los Ángeles (mi trabajo es absurdo, duro, difícil y... a veces estupendo). Ay... ¡Qué felicidad!

 

P.D.: este post es para Nuria, que me adivina y me entiende. El título es un homenaje a una peli de Kusturica que no va de familias y viajes, sino de familias y política.

 

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Hay 25 Comentarios

Muy buenooo!!!!!!!!

pues peor es si el se va de viaje de placer....con la empresa por que se lo ha ganado , pero comó no dejan llevar niños te jodes...y te quedas en casa .. si claro...pues pienso que la vida da revanchas...

Bien por Juan H..... Cuchillero, lo de nada es comparable, es puramente subjetivo, en realidad ambas experiencias son perfectamente compaginables y no comparables.....Se trata de que no hay que elegir, solo compaginar, mantener un equilibrio.......

Vaya, ya tenemos algo en común: una compañera rancia, que, en mi caso, es además LA FAVORITA DEL JEFE y es tan petarda como la tuya. Insufribles.

Yo no se como podeis tener experiencias tan gozosas en viajes de "trabajo". No queda mas remedio que tomar un avión, pasar un montón de horas encerrado en él, cambiar el horario y estar afectado por el jet lag a la ida y a la vuelta, repetir una vez más el ritual de la entrada en el hotel, comprobar qué tal la habitación y qué se ve desde la ventana, acudir puntual a el programa establecido y estar siempre dispuesto para la vida social. Comidas de trabajo en las que la comida es lo que menos importa y moverse por una ciudad que a veces encima ya conoces. Y después volver, a deshacer el camino. Antes me llevaba unas fotos, ahora apenas un recuerdo como si fuera un trofeo de caza que añado a la colección. Es cierto que es interesante conocer nuevos sitios y nuevas gentes, pero nada se compara con el alboroto de los niños antes de cenar y la calidez de una caricia de tu pareja.
Saludos

El primer viaje de trabajo en mi nueva soledad (que ahora significa viajar sin mi marido e hijo), tomé el taxi al aereopuerto a regañadientes. Pero en el instante en el que puse un pie en el aereopuerto, comencé a disfrutarlo. Fueron 4 días espléndidos. Claro, todas las noches hablaba con ellos y una parte de mí sí los extrañaba... pero no me siento ni mala madre ni mala mujer por haberlo disfrutado tanto. En las tardes caminaba ligera, sin rumbo, sin tener que llegar... claro que lo disfruté!

El chiquitín pasó unos días con padre y le fue muy bien. El padre salvó perfectamente la situación y sobrevivió. Y yo lo disfruté al máximo. ¿Dónde está el daño?
En dos años y medio (la vida de mi hijo) he viajado sola tres veces. Y, las tres, han sido experiencias maravillosas.

Me siento afortunada por irme, gozarlo... y además de todo, tener unos brazos a los cuales regresar y un hijo que llenar de besos después de extrañarlo.

Tal vez a muchos, como a tu compañera rancia, más que la envidia (que seguro sí) le asusta la idea de descubrir que ella también podría disfrutar sin sus hijos... y tal vez ese escenario la haga sentir mala madre. Pobre.

...desde luego que hay que tener confianza...y mas cuando se van ( él o ella ) a metropolis como NY, HK, Los Ángeles,..o simplemente un Madrid o un Barcelona ( sin desmerecer ni muchisimo menos),...

Antes de tener a mi hijo me iba de viaje de trabajo unas 3 veces al año y ademas me iba unos dias de vacaciones sola sin mi chico. Debo decir que no me apetecia ir pero nos sentaba estupedamente. Ahora es mucho mas complicado pero creo que nos vendria bien a todos..
Aprovecha tus oportunidades y disfruta (la gente tiene mucha envidia )

Sólo quiero apuntar que:
1) Todos necesitamos tiempo para nosotros mismos, en soledad o simplemente sin nuestra pareja. Es muy sano.
2) Tendemos a identificar los viajes por trabajo como inevitables y suponen una excusa perfecta para estar solos, ya que a todos nos parecería cuando menos raro que nuestra pareja nos dijera "Corazón (que el 'cariño' no gusta y no quiero contrariar a Sol) que me voy tres días a un hotelito rural con spa, a descansar de vosotros que absorbéis toda mi energía ¡sanguijuelas! (esto último no se dice pero se piensa)"
3) Confesarlo tiene su cosa porque, aunque sepamos que a todos nos hace falta de vez en cuando estar solos a ninguno nos gusta oírlo de boca de nuestra pareja. Así que supongo que Sol tiene una relación basada en una fuerte confianza, de lo cual me alegro.

¿ Y como lo llevan los hombres que no viajan y tienen que cuidar a los hijos mientras es la mujer la que sale fuera???

Yo también hecho de menos un viajecito sola...pero vamos, aunque fuera a una casa alquilada a 20 km de mi casa!!! :) Y a ser posible que fuera de vacaciones, no de trabajo...puestos a pedir!

Eso si, uno al año, no más.


me he acordado de una anécdota, para que veáis que no solo algunos de los que tenemos hijos nos volvemos "empalagosos" o "familia-dependientes". El marido de una amiga pasaba semanas fuera de casa, y por las noches se pasaban horas al teléfono para comentar, aunque fuese, el capítulo de la serie que estuviesen viendo. Yo creo que si preguntáis a ese hombre no os podrá decir lo mucho que disfruta de los viajes, sino que preferiría estar en el sofá de su casa, acurrucado junto a su esposa.

¿y qué pasa cuando es él el que se va de viaje de negocios, y yo la que me quedo con el niño varios días? eso de escucharle por teléfono lo muuuucho que nos echa de menos, desde su habitación de un hotel de 5 estrellas, entre visita turística y cenita... ME RECONCOME LA ENVIDIA.

alguien que por fin me entiende?todos mis amigos quejandose de viajes y a mi que me iria al aeropuerto a pasar la tarde del sabado no me los mandan...echarse de menos(con la pareja los hijos etc es necesario)

Ultimamente una amiga yo nos vamos de viaje de negocios todos los sabados a Goya a desayunar pan con tomate y cafeses que alargamos hasta el vermut. Los hijos/hijastros estrechando lazos con los papis... Es absolutamente necesario.

@Guernica Gernikara: deja de hacer spamming para promocionar ese sin sentido de trasladar el guernika a gernika. No fue pintado en gernika, ni por un pintor de gernika, gernika no lo pago.......pero como trata de gernika para gernika no?Ridiculo, ya puestos porque no enviamos el cuadro de las Lanzas de Velazquez a Flandes.

Uy uy uy!!
No os ofendais pero la primera impresión que me dais,el post también,es que os pareceis a aquellos papis de los años 70 y 80 que trabajaban muuucho por el bien de sus hijos,pero que "tenían" tiempo para ellos mismos.Querían mucho a sus hijos pero si podían tener tiempo para si mismos.En vez de viajes,solo para los más pastosos en aquella época,tenian el bar,la caza o las reuniones con sus amigotes.
Tener hijos es lo que tienes que tu ser se diluye .
La única mujer que me dijo y dice,aunque le gustaría,que no tenga hijos es mi madre.Si quieres vivir tu vida,dice.
En fin,no pretendo chafar a nadie,seguid buscando vuestro ser,no hay patrones sociales,hay que construirlos y quizás sea el comienzo esto.Pero pensad como se sentía vuestra madre,y vosotras,cuando vuestro papi,en su tiempo libre,bajaba al bar.
Besos.
Totalmente de acuerdo con bea B

Eres mala, porque me das envidia!!! :)
Me alegro mucho de que disfrutes de tus viajes, y haces bien en "quejarte" , sino conseguirás que no te manden porque la gente cuando ve que disfrutas intenta fastidiarte.
Por cierto, soy madre y no imbécil como tu compi!! Es una amargada, y en el fondo te envidia! se cree como muchas madres que son el eje del universo y que sin ellas nada funciona( en su cada), que equivocada! Ya vera cuando esos niños crezcan ! No tendrá vida propia, porque la abandono hace unos años! Menuda suegra será !!
Es un error, cuanto mas te enriqueces personal-laboralmente mejor será para tus hijos y tu pareja. Bravo

Pues yo no viajo por trabajo, pero un fin de semana de cada quince no estoy con mis pequeños, yo era de las de no separarme de ellos y lo sigo siendo, bastante pegatina con mis enanos, pero si es verdad q estos fines de semana "libres" me sirven de terapia y a ellos también y convierten esos domingos por la noche en arrumacos y achuchones y en contarnos cosas y querernos más q en el caótico día a día de deberes, obligaciones y "peleas"

Sí si todo un lujo!.. Pero no os dais cuenta que sólo se habla de "desintoxicación" ? Los viajes de trabajo estan muy bien pero el que no tiene oportunidad,...quizas deberia aprender a encontrarse a sí mismo en el gimnasio o en la cena de los jueves solo para "chicas" o en el partido de futbito de los martes con los amigotes...O en los entrenamientos semanales para prepararte una media maratón..No sé. Hay mil maneras.

Me encantan los viajes de negocios, te escapas de todo i de todos unos dias, vas de gorra y enciama no te pueden echar nada en cara porque estas currando, deberia haber uno al mes obligatorio.. me gusta estar sola, me ayuda a reencontrarme y hacerlo fuera de casa, fuera de tu entorno habitual, es como tu has dicho un autentico LUJO!!!

Q envidia me das! Cómo añoro los viajes de trabajo!. Las semanas de "yo conmigo misma" por frenéticas que fueran.
Son auténticas curas de desintoxicación de rutina y cuando hay niñ@as deberían venir con receta médica. Es totalmente necesario el tiempo de uno mismo para ofrecer tiempo de calidad a los demás, Si te absorben, qué les das?
Bon voyage y a regresar con ganas

El próximo 26 de abril se cumplen 74 años del bombardeo de Gernika. Pablo R. Picasso plasmó este bombardeo en el mundialmente conocido cuadro “Guernica”, que a día de hoy se ha convertido en símbolo de la Paz y de losDerechos Humanos.


Pedimos tu adhesión a la que creemos legítima reclamación de trasladar definitivamente el cuadro, “Guernica-Gernikara”.


http://www.guernicagernikara.net/home/?page_id=80

lo siento, pero soy de ese grupo de madres del "no sin mi hija", me gusta estar con ella, y me conformo con las 2 horas de soledad que me proporciona el transporte público cada mañana. En lo que no estoy de acuerdo con tu compañera es en lo de que la esposa debe dar la razón al marido y ganar menos. Ni de coña, en una pareja los dos tienen la misma voz y voto y que la mujer gane más que el marido debería estar al orden del día, así dejaría de sorprendernos que haya mujeres tan capaces (o más) que los hombres

Es necesario 'viajar' para poder estar contigo mism@. A veces no hace falta irse lejos, simplemente a un rincon de casa, o usando una actitud como tu 'AHA'. Dices que es un recurso anti-explicaciones, yo lo veo como un 'habla trucho que no te escucho'
Ah! por cierto. ese "AHA' que usas, me ha recordado un monton al 'TU MISMA' de hace algunos posts y que fue tan criticado.
Como ves todos tenemos una manera de 'escabullirnos'

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre la autora

Paloma Bravo
Soy madrastra, periodista y autora de “La novia de papá” (Plaza&Janés). Este blog no lo escribo yo, lo escribe Sol Beramendi, la protagonista de mi novela. O sea, que es ficción y, por lo tanto, absolutamente real.

Paloma Bravo

SOBRE EL BLOG

Según la RAE, madrastra es una “cosa que incomoda o daña”. ¡Y una mierda! “Tía buena (buena en todos los sentidos), lista e inmejorable” es lo que debería decir. ¿O no? El caso es que me ofrecieron crear una plataforma de “madrastras sin fronteras”, pero mis bestias me necesitan en casa, así que nos hemos quedado en un blog. Para hablar de vuestras familias y otros animales.

TWITTER

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal